CAPITALISMO, CULTURA DE LO IRRACIONAL

¡¡¡ATENCIÓN!!! desde el 11 de mayo EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ A  www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por Victor L. Martinez

La irracionalidad de una formación intelectual capitalista

 

Sería interesante, pidiendo disculpas por lo reiterado, intentar recordar el significado de dos términos: Capital y Capitalismo.

Capital, en términos generales se lo puede definir como un conjunto de riquezas acumuladas. Esta acumulación puede ser de bienes, monedas, y/o todos los excedentes que pueda generar una actividad económica. La cuestión está en cual es el fin, el destino final de dicha acumulación y quién la realiza: si un privado o un cuerpo social.

En el Capitalismo como sistema económico, predomina el capital por sobre el trabajo, y opera como elemento de producción y creador de riqueza. El dominio de la propiedad privada sobre los medios de producción desempeña un papel fundamental.

Pero la Revolución Industrial introdujo un elemento nuevo y con valor superlativo en las relaciones de producción. La incorporación de la máquina al sistema productivo trajo consigo la diversificación en torno a las generación y producción de bienes. Esto le permitió al propietario capitalista saltear un eslabón en la cadena económica al incorporar la variable tiempo con valor laboral. A partir de allí, el propietario privado de un medio de producción comienza a pagar al obrero, no por lo que produce sino por el tiempo que emplea en producirlo; mientras él usufructúa económicamente el total de lo producido. Esto último no es un detalle menor en un proceso de acumulación, y la estrecha relación que esto tiene con la generación de poder dentro de cualquier organización social.

Dicho esto, vayamos al grano.

 

CÓMO OPERAN NUESTROS “CAPITALISTAS” EN EL PAÍS

El actual enfrentamiento Agro- Gobierno está mostrando descarnadamente el lado oscuro de un sistema económico –el capitalismo- que engordó un estilo de vida en vastos sectores de nuestra sociedad, generando al mismo tiempo, una cultura que hace que cualquier acción que atente contra el proceso de acumulación que lleve adelante un individuo o sector social, estos se sienten con derecho a desestabilizar, o a generar reacciones “sociales”, todas acciones que ensombrecen con oscuros nubarrones cualquier atisbo de racionalidad en la gobernabilidad de este maravilloso país.

Todos los personajes que mediáticamente fueron puestos en escena para representar el grotesco de un “refrito” teatral (¿o tendré que usar el neologismo “remake”para estar a tono con la cultura actual?) de una obra que fue escrita allá lejos, hace mucho tiempo, desnudan la formación (¿o deformación?) recibida por estos malos actores a través de la educación.

Sintiéndose más Argentinos que el resto de los Argentinos, defienden valores que nada tienen que ver con la Nación Argentina, y si con los bolsillos de cualquier burgués capitalista. Facundo Cabral sabiamente solía decir que los capitalista son parecidos entre si en todo el mundo, sus costumbres y consumos los hace iguales en cualquier parte del planeta.

Estoy hablando de una obra que siempre encuentra mediocres escritores que, ante su marcada falta de creatividad, reflotan viejas historias de confrontaciones sociales y políticas, desde sus nuevos nichos editoriales: los medios de comunicación.

Todo por un puñado de dólares dijera mi amigo Pedro del Arrabal

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

Esta absurda contienda, donde el conjunto de la población juega el papel de convidado de piedra y se limita a un pasivo rol de simple espectador hogareño, sentado frente a la “caja boba”, no hace otra cosa que mostrar crudamente el vacío de ideas que existe, no solo en ciertos sectores sociales que miran el mundo que los rodea detrás de sus lentes “shopping”, sino también en la dirigencia política y funcionarial de la actual gestión gubernamental. Ante la carencia de un proyecto político claro y concreto, estos señores navegan en las turbias aguas de la política local tratando que el tiempo se encargue de solucionar los problemas que a diario van apareciendo; algo prácticamente imposible.

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

Pero lo más grave se presenta cuando uno percibe el corrimiento de la gran escena nacional, y con ello el descompromiso para con la acción, que muestran los sectores vinculados al conocimiento y las ciencias. Son los capitalistas del conocimiento. El momento por el que atraviesa el país requiere de sus servicios, pero ellos no aparecen por estar enfrascados en la acumulación de conocimientos; y los que sí lo quieren hacer son silenciados por los medios. Para el primer caso, parecería ser que la erudición los cubre con un manto de asepsia y los libera de culpa y cargos. Daría la sensación que las constantes especializaciones los vuelve más “tololos” e inoperantes a la hora de poner sus conocimientos al servicio de sus semejantes1. Mi referencia es general, ya que les cabe tanto a los de las ciencias duras como a los de las blandas; y fundamentalmente a los de las Ciencias Sociales. Pero los que más me preocupan –específicamente- son los de las Ciencias Naturales.

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

Los teóricos de las ciencias sociales hablan y escriben constantemente sobre la necesidad de la “transversalidad” en cualquier abordaje temático a nivel científico, y de cómo el no hacerlo –abordaje fragmentado- puede condicionar negativamente el quehacer cotidiano de cualquier individuo y/o grupo social. Lo grave es que el concepto solo queda enmarcado en la teoría, ya que a ojos vista y en estas cruciales circunstancias, parecería ser inservible.

¿O será otro de los tantos vicios de nuestra educación en su constante deambular por el mundo del conocimiento sin saber para qué?

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

CARACTERIZACIÓN DE LOS ACTORES

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

Un pool multimedios agita las aguas de la confrontación social buscando sacar provecho de la situación y ante la inminente posibilidad de sanción en el parlamento Nacional de la nueva ley de radiodifusión, algo que beneficiaría a la democracia y a la comunidad en general pero a un costo, en términos de privilegio y poder, que éste pool no está dispuesto a pagar, ni siquiera a negociar. Sabe perfectamente que salirse de esta postura significaría resignarse a compartir los espacios de poder con un espectro social más amplio, algo que afectaría seriamente su actual monopolio informativo, generador de una importante cuota de poder por él manejado.

Un grupo de pequeños productores agropecuarios son azuzados por grandes terratenientes (oligarquía vacuna)cuya codicia no tiene límite alguno. Cortan las rutas y vociferan consignas que ni ellos mismos entienden. Pero eso sí, ya conocieron la “buena”, y le han tomado el gustito a los “verdes”. ¡No vaya a creer que el gusto por el verde es el de las plantas de soja, sino a los otros “verdes” que sus porotos dejan! Poco les importa si con sus monocultivos degradan las áreas de explotación agraria. ¡Qué les vienen con aprovechamiento responsable y explotación sustentable de suelos! Acá lo que importa es quién se queda con los “verdes”. Una postura adquirida en la cultura del Capitalismo.

Un gobierno que tiene en su seno un cúmulo de inoperantes -para algunas cuestiones (pero muy “vivillos” a la hora de hacer negocios con el Estado)- funcionarios, la mayoría de “carrera” (“ganadores natos” porque siempre corren con los caballos de todos los comisarios de diferentes gobiernos)que se manejan con cuadros estadísticos y definiciones genéricas para cubrir su marcada ignorancia en temas álgidos, colocándose un disfraz de erudición, que a simple vista les queda grande, y que ni siquiera les sirve para bailar con la más fea. Y…

Por último, el INTA , las Fundaciones Ambientalistas y Los Centros de Estudios Especializados en Economía, casi no abren la boca para decir ¡He, este problema también me afecta! Solo acompañan con el pensamiento este tétrico aquelarre. Los “técnicos” en economía brindan argumentaciones tan difíciles de entender que terminan dejándote la amarga sensación que una vez más te van a volver a joder. Las meticulosidades abunda en su raras explicaciones y les sirven para no decir nada y cuidar su quintita a futuro. ¡No sea cuestión que les restrinjan los fondos sus amos capitalistas!. Inútilmente la PazVerde (Greenpeace) grita en contra de la sobre-explotación de suelos con cultivo de soja, por ser materia prima muy demandada para el biocombustible que se genera y utiliza en Europa. Pero a quién le importa eso si la soja significa ingresos de divisas para el país (vaya a las arcas del Estado o al bolsillo de los chacareros).

Todo vale cuando de capitalismo se trata.

Capitalismo, una palabra que puede englobar a seis de los siete pecados capitales: Lujuria, Gula, Avaricia, Ira, Envidia y Soberbia. Este mundo es uno solo, pero no para todos sus habitantes. Las reglas del capitalismo así lo indican; porque el capitalismo también es global. Todo aquel que comete alguno -o los seis- pecados capitales, los domingos va a misa, sabiendo que es una ceremonia Capital. Todos estos pecados son perdonables por la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Y una vez perdonado, todo pecador está habilitado para volver a pecar. Roma, Capital del primer Imperio global. ¿Todo será pura casualidad?

 

El sistema capitalista, de la mano de los países occidentales desarrollados, llevó a estos a una situación de acumulación y bienestar sin precedentes en la historia universal, y muy por encima a la lograda por las potencias europeas en la Belle Epoque. Pero también dejó al planeta a punto de colapsar en materia ambiental, a ingentes masas humanas famélicas intentado flotar en un mar de pobreza, un aire viciado de humo y muerte, como sus más visibles consecuencias. ¿A este modelo nuestros gobernantes nos quieren sumar?

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>Los suelos agrícolas están en constante y permanente degradación por el cultivo intensivo, sin que exista política alguna al respecto.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>El desmonte en áreas claves es permanente. Pero poco importan las consecuencias futuras de esta acción. La actividad privada requiere expandir la agricultura para “aprovechar” las actuales condiciones en materia de precios internacionales; y el estado no quiere quedarse fuera del negocio. Requiere de fondos frescos, ¿para gastarlos en un tren bala? Estos hechos forman parte de una realidad cotidiana; y todos los gobiernos (nacionales, provinciales y municipales) miran para otro lado para no afectar ningún negociado.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>Nuestros humedales se encuentran seriamente afectados, y siguen sin recibir políticas para su situación.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>Llamativamente los tres temas anteriores, a ninguno de los medios que practican un “periodismo independiente” les interesa.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>En este país veintitrés pibes de menos de dos años se siguen muriendo de hambre y enfermedades por falta de criterio preventivo; y seguimos sin políticas sociales y de salud que las contemple. Solo se intenta mitigarlos con planes trabajar.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>Las explotaciones mineras basadas en el saqueo, la contaminación y el vaciamiento de acuíferos, algo que se arrastra de gobiernos anteriores, no fueron tocadas, y la devastación sigue su curso.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>La brecha entre las naciones ricas y las pobres, es hoy de 94 a 1 (datos de Naciones Unidas). Pero los gobiernos de este país quieren estar entre las naciones ricas, actuando como ellas en materia económica y sin importarle las cuestiones y consecuencias ambientales. Hasta el día de hoy, los resultados obtenidos solo cubren apariencias un estilo de buen pasar. Pero como de costumbre los beneficiados son los mismos de siempre, y siempre del mismo sector social. ¡De qué se pueden quejar!

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>El planeta está a punto de colapsar por el deterioro ambiental, el saqueo económico y el derroche de energía y alimentos por parte de los países centrales, pero sectores de este país quieren vivir como se vive en esos países.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>Esos países centrales agotaron no solo sus propios recursos naturales sino los de gran parte del planeta, y en su afán de expansión y acumulación capitalista llevaron al planeta al borde del suicidio, pero los ciegos y sordos capitalistas de este país ni se dieron por enterados. Los gobiernos tampoco.

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

EL CAPITALISMO ES UNA CULTURA QUE TODO LO PUEDE; HASTA LLEVARNOS A TODOS HACIA LA PROPIA MUERTE.

¡PERO ESO QUE IMPORTA!

EL CAPITALISMO GANÓ LA PULSEADA IDEOLÓGICA A NIVEL PLANETARIO, Y ESO ES LO QUE IMPORTA.

EL CULTO IRRACIONAL POR PARTE DE LOS PAISES CENTRALES HACIA ESE SISTEMA, HOY POR HOY, ES TODO UN HECHO.

COMO PAÍS PERIFÉRICO, Y A MENOS QUE CAMBIEMOS EL RUMBO A TIEMPO, NUESTRO DESTINO FINAL SERÁ SIMILAR AL DESTINO DE ELLOS, CON MUCHO OLOR A PODRIDO Y CON EL SABOR AMARGO DE LA MUERTE.

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

Prof. Victor L. Martinez

DIRECTOR

Revista EL EMILIO

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

 

<!–[if !supportEndnotes]–>

<!–[endif]–>

1 «Por incapacidad ilustrada entendemos una adquirida o aprendida incapacidad para comprender o captar problemas, y, mas aún, para hallar soluciones. En forma creciente, cuanto más experto o al menos más ilustrado es un individuo, más probable es que adolezca de tal defecto. Ilustración implica, necesariamente, selección, adoctrinamiento, un especial entorno intelectual, el desarrollo de un peculiar conjunto de “postulados” o “hechos” que no admiten discusión, y el adiestramiento necesario para pensar según determinadas pautas. Sin embargo, cuando el problema o su solución se desarrollan fuera del marco establecido, el experto es, a menudo, más incapaz de dar con la solución que cualquier aficionado.»

Herman Kahn “Lo que habrá de suceder” Editorial EMECE -1972 –Pág. 87 “Incapacidad Ilustrada”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: