“OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE” (ParteIII)

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

CONSIDERACIONES PRELIMINARES DEL POR QUÉ

DE LA PROPUESTA.

PRIMERA CONSIDERACIÓN

Todas estas cuestiones (y seguramente otras más que los participantes podrán aportar) no enfocadas y menos aún resueltas por ningún gobierno en los últimos treinta años, hacen que la educación formal, pública y gratuita se deslice por inercia en distintos andariveles y sin ninguna dirección definida, algo que a simple vista no nos está conduciendo a ningún objetivo concreto. Para esto, los funcionarios de turno vienen fijándose metas encuadradas en marcos teóricos que alimentan etéreas entelequias con formato de definición resumida -por lo general indescifrable- entre las cuales (y más usada) se encuentra: “Eliminar el analfabetismo”, las remanidas “más (¡y dale con el más!) y mejor educación…”, “una educación para todos…”, Una educación que prioríce la excelencia(¿?) y la calidad(¿?)…” etc.etc. En concreto, ¿qué se quiere decir cuando menciona esto? Pregunto esto buscando respuestas en términos reales y concretos, aplicables a cualquier situación que requiera solución, ya que hasta el día de hoy, y viendo los resultados, nadie lo sabe. Por esta razón y en términos generales, la Educación Argentina sigue recibiendo serias críticas y su accionar puesto en tela de juicio. Hasta se podría agregar que nosotros, como docentes que funcionamos dentro del sistema, tampoco sabemos para qué estamos educando; o mejor dicho ¿estamos educando?.

Lo que se busca es abrir el debate para intercambiar experiencias dentro de la comunidad educativa. Y cuando hablamos de comunidad educativa nos referimos a todas las variantes y formas existentes y en las que el hecho educativo esté presente. Lo que se buscaría es poner en tela de juicio el valor y vigencia de los paradigmas que sustentan al actual sistema educativo, muchos de ellos nacidos a partir de ciertos intereses de la clase dirigencial y gobernante del país y sus necesidades, en la segunda mitad del siglo XIX (Proyecto del “80”), y que continuaron vigentes a lo largo del siglo XX, a pesar de los escasos -pero diferentes- intentos de torcer aquel rumbo como lo fueron aquellos períodos entre 1945-1955 y 1966- 1974. Analizar la validez de los soportes que utiliza dicho sistema para su continuidad dentro de una realidad a todas luces cambiante, donde las certezas desaparecen y el docente debe manejarse en el campo de las incertidumbres, algo que inevitablemente le demanda descubrir y generar, cotidianamente, nuevos criterios pedagógicos para la construcción de saberes que le sirvan a ambos, educador y educando; todos ellos válidos, pero con la rara habilidad con que el sistema se maneja, a través de sus “eruditos”, le quita validez por carecer de “rigor científico”.

ENTRE MULTIPLES Y VARIADAS CAUSAS

En materia educativa y como soporte del actual sistema, se pasó de la abstracción de las palabras producidas por un mundo virtual y mediático a un encantamiento que fomenta el individualismo, el consumismo, el aislamiento y una realidad social dominada por los mercados financieros en “aras” de la tan mentada globalización, donde el hombre se transformó en un número de código binario sin esencia ni valor existencial más allá que la de ser un ente funcional al sistema imperante. Nuestro país no quedó al margen de esta ola. La realidad cotidiana de millones de argentinos y decenas de millones

de compatriotas latinoamericanos sumidos en la más cruel de las calamidades humanas -la extrema pobreza- producto de políticas aconsejadas por organismos internacionales y multilaterales e implementadas por “Patriotas” gobernantes, aviesas decisiones que transformaron a nuestros hermanos más desprotegidos, en una masa de disfuncionales marginados, son sobradas muestras de una realidad que se trata de esconder por todos los medios(Esto último de manera literal).

Muchos se preguntarán sin darse cuenta que la propia pregunta es producto de la deformación recibida: ¿qué tiene que ver esto con la Educación ? Pues acá tienen algunas sencillas respuestas:

1. Si se pretende mejorar la educación Argentina y ponerla a disposición de todos sus habitantes, solo basta con saber pensar en argentino y latinoamericano. Si el conocimiento no está al servicio de todo nuestro pueblo, entonces ese conocimiento no sirve. Y esto está estrechamente relacionado con un Proyecto Político Nacional (PPN) que se asiente en la integración de los intereses regionales. Sin PPN -algo que se viene dando desde 1974- no hay educación soberana. Sin embargo existe una base de trabajo. La dejó el General Perón como un proyecto de país, y se llama “El modelo Argentino”. Con las lógicas actualizaciones, no estamos totalmente en pelotas.

2. Si aspiramos a elevar cualitativa y cuantitativamente nuestra educación y ponerla al servicio de la educación latinoamericana, debemos pensar en una “Ley Nacional de Educación” que se complemente con las leyes educativas regionales y favorezcan dicha integración, y no en una “Ley de Educación Nacional”. La diferencia está en que la primera entrega potestad al Estado para que decida cuál es la educación que se necesita, abre el juego a la integración de la Gran Nación Latinoamericana, incluye al conjunto social, visualiza recursos naturales disponibles y utilizables sobre la base de un manejo sustentable de los mismos, complementa y articula desarrollos científicos y tecnológicos regionales en aras del bien común Latinoamericano. La segunda acota y deja abierta a una futura interpretación antojadiza de lo público y lo privado. Además deja muy expuesto al sector social más vulnerable -el de menores ingresos- a sufrir las más arbitrarias decisiones de parte de las autoridades gobernantes de turno. Para pensar que “OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE” solo debemos recurrir a la imaginación, la creatividad, el espíritu de sacrificio, la decisión y el coraje de todos nuestros compatriotas. Esta no es una tarea para “iluminados”, ni “técnicos” ni “elegidos” sino para ser realizada con el aporte de todos, ejecutada por todos y para el bien de todos.

Un gran antropólogo argentino, Guillermo Magrassi, sostenía: “El conocimiento solo cobra valor si se lo socializa. Por eso -decía- el que más sabe, mas obligación tiene de compartir ese conocimiento, y mayores son sus responsabilidades sociales”.

Otro gran Pedagogo Argentino, Gustavo F.J. Cirigliano, nos estuvo marcando durante mucho tiempo el riesgo que implicaba para una Nación la carencia de un proyecto de país. Afortunadamente hoy lo sigue haciendo al decirnos: “Cuando no sabemos hacia donde vamos, todos los caminos nos resultan iguales”.

EXISTE UN PUNTO DE PARTIDA.

No nos mueve otro interés que no sea el de ejercer un derecho constitucional y mostrar a nuestras autoridades gobernantes, y fundamentalmente a los funcionarios del área de educación, que:

1. La capacidad y el potencial intelectual del conjunto de la sociedad Argentina se encuentran intactos.

2. Que dicha capacidad sigue siendo su mayor reserva y principal riqueza.

3. Y que, como pueblo, estamos dispuestos a demostrar que somos realmente una Nación a la que no consiguieron cautivarle el Alma.

Queremos, como hombres y mujeres de la Nación Argentina, recuperar nuestra Libertad, nuestra Soberanía y aquella Justicia Social que alguna vez el pueblo Argentino supo gozar. Que queremos incorporarnos a la comunidad latinoamericana aportando noblemente todo nuestro potencial para ayudar a la liberación y el crecimiento regional.

Queremos integrarnos a la “Aldea Global”, pero sin tener que renunciar a nuestra identidad y sin que se nos impongan condiciones. Buscaremos hacerlo con perfil propio; junto a todo el pueblo Argentino, sin excluidos, y en condiciones de vida dignas. Estamos en condiciones de generar conocimiento para brindarlo al mundo, como así también deseamos tener acceso al conocimiento universal para poder desarrollarnos y así dar bienestar y felicidad a todos nuestros compatriotas.

Si de globalización se trata, queremos integrarnos al mundo en la etapa de la “universalización”, pero con identidad propia; en definitiva, queremos incorporarnos al mundo “global”, pero jamás aceptaremos ser incorporados colonialmente.

Estamos en condiciones de demostrar, una vez más, que todavía nos sobra dignidad como para aceptar mansamente el despojo de nuestro patrimonio y nuestra identidad con la imposición de modelos ajenos que tratan de colonizar a la especie humana con el infame pretexto de la “globalización” en los terrenos político, económico, cultural y pedagógico.

Creemos que este es un momento histórico en la vida de nuestro pueblo, y comenzamos a sentir en el quehacer cotidiano que “el subsuelo de la Patria(GRANDE agregaríamos nosotros)” de don Raúl Scalabrini Ortiz esta emergiendo. Que en realidad somos nosotros los verdaderos responsables de nuestro destino y debemos asumir que nos cabe ser los principales protagonistas en la búsqueda de soluciones. Por eso pensamos que es un deber ineludible para aquellos que abrazamos la causa de la educación ponernos al lado de nuestros compatriotas para acompañar, con ideas y acciones, las necesarias transformaciones que dichas soluciones requieran.

Sabemos que no existen soluciones mágicas, como tampoco son soluciones las que están basadas en la entrega, la injusticia, la hipocresía, la desidia y la corrupción. No hay peor acto de corrupción que aquel que basa su accionar en la mentira para justificar los hechos.

Las sucesivas traiciones que el conjunto de la sociedad Argentina sufrió en los últimos años, cuando confió en las palabras y promesas preelectorales de nuestros “políticos” y acompañó con su voto a los que nos gobernaron y gobiernan, nos llevó a corroborar, una vez más, que “el camino al infierno suele estar empedrado de buenas intenciones”. Para gobernar un país no basta con las buenas intenciones; hay que estar preparado y formado como Argentino y Latinoamericano; saber como hacerlo y tener la decisión política para llevar adelante acciones a favor del bien común Nacional. El acompañamiento social surgirá de esta nueva educación.

EL ESTADO NO DEBE SER UN NEGOCIO PARA POCOS SINO EL ADMINISTRADOR DE LOS INTERESES DE TODOS.

Al fuerte avance de los grupos económicos enquistados en el poder de la República desde hace 31 años, quienes siguen operando para defender espurios intereses y ambiciones sectoriales destruyendo diariamente, entre otras cosas, la Educación Pública Nacional, debemos oponerles una sólida organización social cuya fuerza se asiente en el mencionado PPN y que desarrolle propuestas alternativas basadas en proyectos de corto, mediano y largo plazo que defienda los intereses de todos los argentinos.

Para esto es necesario que el conjunto del pueblo Argentino, a partir de autoridades comprometidas con la soberanía popular, recupere el manejo de nuestras riquezas, se generen fuentes de trabajo genuinas, se dignifique la condición humana mejorando la calidad de vida de todos los habitantes, y fundamentalmente se mejore la educación, algo que saldrá naturalmente por demanda de ese PPN.

DAR MEJOR Y MÁS EDUCACIÓN ARGENTINA A TODOS LOS ARGENTINOS ES UNA CUESTIÓN DE CONTENIDOS, NO DE LEYES. Solo eso garantiza la construcción de sólidos soportes donde se puede asentar un PROYECTO POLÍTICO NACIONAL.

DESDE NUESTRO LUGAR EN LA EDUCACIÓN COMENCEMOS A REALIZAR NUESTROS APORTES PARA LA REELABORACIÓN DE ESE PROYECTO NACIONAL Y SU PUESTA EN MARCHA.

Prof. Victor L. Martinez

Revista “EL EMILIO”

DIRECTOR

Anuncios

One Response to “OTRA EDUCACIÓN ES POSIBLE” (ParteIII)

  1. Me parece muy acertado el planteo.
    Estoy de acuerdo con que otra educación es posible y con la apertura de esta convocatoria que ojalá encuentre interlocutores validos.
    Creo que hay que darles forma a los lineamientos que generen una politica educativa que subordine los contenidos educativos a un proyecto de país real sin excluidos ni marginados que posibilite realmente la promoción social.
    Hace falta esa herramienta: la politica educativa para tener un rumbo, pero primero se debe definir claramente el país que queremos lograr y adonde insertaremos a los egresados del sistema para que motoricen ese proyecto y lo perfeccionen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: