LA RAZÓN de “la información”

¡¡¡ATENCIÓN!!! desde el 11 de mayo EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ A  www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

CUANDO

“LA RESPONSABILIDAD DE INFORMAR”

ES LA PERFECTA EXCUSA PARA

DESINFORMAR, PREPARANDO A LA

“OPINIÓN PÚBLICA”,

PERVERSAMENTE. ¿PARA QUÉ?

Las imágenes aparecidas el viernes 6 de junio –y de manera reiterada-, en los diarios del pool Clarín (sus dos matutinos: Clarín y Pág/12 y el vespertino LA RAZÓN ), algunas de las cuales se las mostramos a continuación, impactan por su crueldad y abofetean con mucha crudeza la dignidad humana.

En un país donde un sector social, y los gobernantes (recordar que el pueblo gobierna a través de sus representantes) tienen enormes deudas con seres humanos de otros sectores sociales que sobreviven en condiciones de vida paupérrimas, y en muchos casos por debajo de la línea de extrema pobreza; en un país donde 24 pibes se mueren de hambre diariamente; imágenes de camiones tirando leche ofenden el sentido común y exacerba la indignación hasta límites ciertamente intolerables.

La primera inquietud que me surge es la siguiente: -Como sociedad, ¿habremos perdido el sentido común?

Detenga su mirada por un instante en estas imágenes.

INFORMACIÓN POR “DERECHA”

INFORMACIÓN POR “IZQUIERDA”

LA RAZÓN

INFORMACIÓN “GRATIS”

¿Qué se buscaba con la publicación de estas imágenes, con los títulos y los copetes?

No cabe ninguna duda que en esta encarnizada lucha del Grupo Clarín contra el gobierno, la dueña del pool, conocida apropiadora de hijos de desaparecidos, no escatimará en el uso de cualquier recurso.

Por lo pronto resultaba muy alevoso poner en los titulares de sus diarios: “Tengan cuidado hermanos de la clase media, que este gobierno puede atacar nuestros pobres capitales y nuestros escasos ahorros.” No obstante, optaron por una estrategia para nada sutil:

“Hay menos frutas y verduras y advierten por la leche” Copeteaba Clarín ese día.

“…El creciente riesgo de desabastecimiento…” era lo que anticipaba Pág./12, la versión “izquierdista progre”(¿?) del mismo pool;

mientras que en su versión vespertina LA RAZÓN se anunciaba que “Empezaron a sentirse los primeros problemas por desabastecimiento”. Todo en un mismo día. El mismo día en que mi mujer había concurrido a dos supermercados (al mediodía a un Disco del centro a buscar su almuerzo porque trabaja en la zona, y a la tarde al Carrefour del barrio para comprar algo para la cena) y me comentaba, al ver las imágenes de góndolas semivacías que mostraba TN mientras anunciaba el creciente desabastecimiento, -“Pero qué basura que son, si acabo de venir del supermercado y las góndolas están repletas de mercaderías.”

En ese momento se me cruzó por la cabeza que mi mujer podría estar engañándome vilmente con otro hombre, más hombre que yo, lógicamente. –Si –me dije –seguro que me engaña, como lo está haciendo en este momento. Si TN dice que las góndolas están vacías, y ella dice que no, uno de los dos miente; y seguro que es mi mujer, porque la televisión nunca miente. De todos modos la perdono por el amor que siento hacia ella; y comentario al margen, a mi mujer le causa mucha gracia (por no decir otra cosa) las caras de circunstancia que pone la periodista Silvia Martinez cuando se refiere a los “pobres ruralistas” en TN a las 7 de la mañana. Ni que hablar de la ira que le despiertan los comentarios a favor de los ruralistas, en contra del gobierno y los tonos dramáticos que le pone a sus comentarios, buscando asustar a los de su clase social, el periodista Carnota en el mismo servicio de la Martinez.

 

Indudablemente que el objetivo del mensaje era y es (porque continua) claro y tiene un destinatario concreto: generar espanto y horror en la clase media porteña en particular y en la de las grandes urbes provinciales en general, sector social con estómago “resfriado” para generar pánico a través del chisme, y caldo de cultivo para cualquier acción antigubernamental con serias intenciones desestabilizadoras del orden institucional. Históricamente este sector cumplió ese rol.

Pero volviendo a los diarios del día 6, ni una sola línea sobre la perversión del hecho que mostraban las imágenes. Peor aún, ningún periodista acreditado en la zona reaccionó ante semejante despropósito. Simplemente se limitaron a registrar lo que había sucedido para que el “patrón” del diario se encargue del resto.

El mensaje apuntaba a señalar a un solo responsable del posible desabastecimiento que sufriría dicha clase media; y no sería otro que el propio gobierno Nacional. La “perversión” estaba en el gobierno nacional, no en los señores que tiraban la leche en la ruta; esa leche que para desgracia de la clase media no estaría en las gódolas de los super. ¡Jamás le cabría responsabilidad alguna a la “resistencia agraria”, sector “muy perjudicado” por las políticas implementadas por este gobierno; sector que incluso estaría dispuesto a solicitar cualquier ayuda internacional (¿incluida la de los EE.UU. si es necesario?) para que no se atente contra la libertad de defender sus cajas fuertes (cuyo contenido huele a sudor de peonada).

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

Pero lo más preocupante lo encuentro en las bastardeadas que, en nombre de nuestra profesión, se realizan y repiten cada vez más seguido y de manera práctica en estos medios. Esto nos lleva a realizarnos innumerables preguntas relacionadas con dichas prácticas:

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>¿Existe una ética profesional en nuestra actividad?

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>¿Cuáles son sus parámetros?

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>¿Dónde empieza y donde termina nuestra responsabilidad profesional?

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>¿Dónde empieza y termina la tan mentada y defendida “libertad de expresión”?

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–> ¿Existen límites naturales para ella como en el Derecho, o son todos artificiales?

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>¿El “propietario privado” de un medio es el poder que fija dichos límites?

¡Cuantas veces hemos escuchado en redacciones de diarios y revistas “No le des ni una línea a ese/esos…”; o en los servicios informativos de radios y TV, aquello de “No le des ni un segundo de aire a ese/esos…”, sabiendo del poder que tiene el silencio y/o el ser ignorado por los medios! En alguna que otra oportunidad, estas actitudes eran justificadas por sus promotores sobre la base de que se debía actuar “responsablemente ante la sociedad” en esa ocasión y por las circunstancias. ¿Qué pasó con aquella ética?

Parecería ser que la cultura “Procesista-menemista” del “todo vale” con tal de acrecentar el patrimonio y el poder de “los privados”, hizo que la ética en nuestra profesión fuera reemplazada por descarnadas y rentables operaciones mediáticas ordenadas por los “patrones de los medios” . Entonces ¿“por la plata baila el mono” es el nuevo lema que rige el accionar de algunos colegas? (si se les puede llamar colegas).

Haciendo uso y abuso de estos “nuevos valores” en la profesión periodística ¿se puede esgrimir que algo o alguien atenta contra la libertad de expresión? ¿Con qué derecho? ¿Cuáles son los límites en el uso de ciertas libertades por parte de individuos, empresas o sectores, en relación con el colectivo social? ¿ ¿Se conocerá que la verdadera libertad es aquella que se usa responsablemente? (Según Krishnamurti: responsabilidad= respuesta adecuada).

 

Ursula, una de las panelistas del programa de Pettinato, que se emite en otro medio del “pool Clarín” (Canal 13) blanqueó un secreto a voces: -“La televisión no tiene la misión de educar… o formar.(Como si el entretenimiento no lo hiciese directa e indirectamente) La televisión es un negocio, y se maneja como tal”

Por lo que se está viendo en los últimos tiempos, la labor periodística también. Y si no, pregúntenle a Niembro que del tema sabe, y mucho. Su labor periodística para que Macri llegara al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires fue impecable.

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

pedro-del-arrabal-y-el-pocho1

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: