POR UN JUSTICIALISMO CIENTÍFICO

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Publicado en http://anarkoperonismo.blogspot.com

carloncho1

No somos amigos de los pronósticos precoces. A decir verdad, nos irritamos bastante cuando vienen a hablarnos de pos-kirchnerismo, sin tener aún a la vista los resultados de Octubre o siquiera las encuestas más confiables de la segunda mitad del año.

No decimos que esto no pueda ocurrir pero nos parece prematuro andar firmando certificados de defunción como cheque pos-datado, sin saber todavía el estado de salud del paciente. Y nos afecta particularmente porque es un asunto que nos importa. Vivimos este proceso y lo sufrimos, somos simpatizantes del mismo cuando no partidarios. Ante esto somos susceptibles.

¿Qué va a pasar con el Justicialismo si los Kirchner son derrotados? ¿Adónde van a ir a parar los Vargas Aignasse o los Dante Gullo? ¿Tendría -por poner un ejemplo- Juan Cabandié y todo lo que él representa, un espacio dentro del justicialismo si éste resulta hegemonizado por Reutemann o Duhalde? Sabemos que antes de Kirchner no lo tenían, por lo que se vieron obligados a construir por vías alternativas. Nada garantiza que esta vez vaya a ser diferente.

¿Sería bueno volver a esto? No, sería una derrota. Con todos los déficits que el kirchnerismo tiene, fue y es un paraguas. Permite que referentes como los antes enumerados tengan lugares en boletas de esas que te hacen diputado por un tubo, las del Justicialismo y todos los armados locales que lo componen. Hasta Victoria Donda tuvo lugar.

Lo mejor que se puede hacer ante esta incertidumbre (repito, no adoptemos pronósticos precoces) es evitar el desbande. ¿A qué me refiero con “el desbande”? A la fuga del kirchnerismo por izquierda, proceso que terminaría por aislar a la única corriente medianamente progresista del Justicialismo intrapartidario de los últimos 20 años. Nada más apetitoso para los Duhalde y los Romero que presenciar este espectáculo. La potente estructura del Partido Justicialista envuelta con moño y lista para regalar a los representantes políticos de la UIA y la SRA, con dedicatoria escrita por Héctor Magnetto.

¿Qué se puede hacer para evitar este desbande, o al menos para morigerar sus efectos? Usar la cabeza. “Usar la cabeza” como negación de “usar al cabeza”, que es la fórmula del pejotismo duhaldista o romerista.

El kirchnerismo como ciclo político requiere un “relato” (cómo me gusta esta palabra, a pesar de lo que diga Beatriz Sarlo). Si no se elaboró hasta ahora fue por fiaca, por deficiencia de la cúpula y a su vez por deficiencia de las bases. No importa, pase lo que pase quedan dos años para construirlo. Es de vital importancia encarar la tarea faraónica de escribir un relato que plasme ideológicamente lo que el Kirchnerismo representó dentro del mapa ideológico de los últimos 5 años. No sólo eso, un relato que plasme lo que debería representar en los dos años restantes y más allá del 2011. Un relato de izquierda peronista (algo así como el Peronismo Renovador pero con un final más venturoso) con capacidad para contener ideológicamente a los disconformes, a los que se plantean el quiebre (o coma etílico como a veces le dicen) y a los que transitoriamente siguen afuera a la espera de definiciones.

Los inciertos tiempos políticos exigen hacer del kirchnerismo el inicio de algo que no muera con la hegemonía partidaria de Néstor Kirchner, y que evolucione hacia la superación del kirchnerismo discutiendo sus puntos negativos (que no son pocos). Éste sería un espacio de izquierda peronista con referentes propios que dispute poder dentro del Partido Justicialista y ya no más por fuera. Resulta una obligación que no viene de arriba hacia abajo, es mútua. E implica el compromiso militante. Es la mejor alternativa que se me ocurre ante el miedo siempre presente del eventual revés electoral de Octubre o el cuco del triunfo a cambio de la derechización.

Ahora, si llegamos a ganar que se vayan todos a la puta que los parió (no, mentira, igual es necesario construir el relato).

Hay que leer a Ivancich

PD: ¡Que aparezca Lucas Carrasco loco!

ManuK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: