CRISIS FINANCIERA Y ECONÓMICA GLOBAL

2 abril 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! Desde el 11 mayo EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

A www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

CRISIS 2008 Y PROTECCIONISMO SALVAJE

Por Enrique Oliva

Empecemos por reconocer una verdad innegable: los salvatajes bancarios son una forma cruel de proteccionismo, pues significa privilegiar a los especuladores financistas en primer término, como si tales delincuentes a nivel planetario tuvieran algún escrúpulo generoso o justiciero. Mientras, no se para de hablar hasta por los codos de eliminar el proteccionismo. Sin embargo, la Unión Europea acaba de decir que los salvatajes norteamericanos “llevan al camino del infierno”.

La alemana Deutsche Welle del 12 del actual, transcribe una opinión editorial de Wremj Nowoste (ruso) diciendo: “Los 20 grandes no poseen ningún instrumento para asegurar la implementación de las metas propuestas. Recordemos que los participantes del primer encuentro de los 20 en noviembre 2008, en Washington, se comprometieron a no dictar ninguna medida proteccionista. Pero más tardaron en llegar a sus países que hacer justamente eso: introducir medidas proteccionistas de los mercados nacionales, incluido el de Rusia. Las decisiones del G20 se pasan por alto la realidad.”

“El camino del infierno”

Todo este enredo comenzó con el primer salvataje de George W. Bush, por 700.000 mil millones de dólares, aunque los doce dígitos no cabían en las computadoras. Luego Barack Obama, una vez en la Casa Blanca acordó otro salvataje mayor con el mismo fin, por más de 800.000 mil millones, al cual no deja de hacerle agregados, obligando a Europa a seguirlo. No obstante, esa sangría monetaria no parece suficiente. Tal derroche más las nacionalizaciones, se realizan a cielo abierto. Sin pudor.

El pasado lunes 23, anunció Obama un nuevo salvataje a los bancos, adquiriéndoles “pasivos tóxicos”, es decir, prácticamente imposibles de cobrar.

Por desgracia, en el G20 los suramericanos y el resto de “países emergentes” están en minoría y la mayoría continúa buscando más alianzas. Entre tanto, el MERCOSUR no concreta la puesta en marcha de su Banco Sur, con moneda propia para comerciar en el área, desligándose en lo posible del peligroso dólar.

Otro delicado paso proteccionista de EEUU

Barack Obama ha enviado al Congreso un proyecto de ley de difícil digestión, disponiendo la obligación de utilizar solo hierro y acero nacional en las obras de infraestructura para “frenar el desempleo”. Canadá y Francia han protestado por ser fuertes exportadores de esos elementos a los EEUU, por tener precios más bajos. Al respecto, Dan Ikelson, del conservador Instituto Cato dice: “Es una idea terrible que no sentará bien a nuestros socios comerciales, y solo conseguirá que ellos respondan de igual manera, presentando demandas contra EEUU ante la OMC (Organización Mundial del Comercio) y desatará una guerra comercial”.

Tony Clemen, ministro de industrias de Canadá, afirma: “Siempre nos preocupa cuando hay presiones proteccionistas en EEUU. La Comisión Europea, por medio de un vocero advierte que “no se quedará mirando”. México, otro socio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, también se queja.

Hilary Clinton, la Secretaria de Estado de Obama, en medio del hervidero de contradicciones, sin nombrar el proyecto de ley, declaró: “EEUU no puede resolver solo los problemas más urgentes, pero el mundo tampoco puede hacerlo sin los Estados Unidos”. ¿Habrá que interpretar esas palabras como primero salvar a EEUU mediante el reconocimiento mundial de utilizar solo ellos el proteccionismo?

CRISIS 2008, MARX Y PERÓN

Vale la pena agregar algunas consideraciones más a la justa apreciación de Marx sobre las crisis del capitalismo tal como se evidenció en 1929 y en la actualidad. En mi nota del 22 de este mes de marzo, transcribía unas líneas por él escritas en 1867 en su obra El Capital. Al respecto es de recordar que Marx murió en 1883. Es decir, 46 años antes de la crisis de 1929.

Es sabido que Marx popularizó la expresión alemana “lumpen”, incorporada al diccionario de la Real Academia Española, definiéndola como “capa social más baja sin conciencia de clase”. El término lo usó contra México, al justificar la invasión y anexión a sangre y fuego de la mitad de su territorio a mediados del siglo XIX por parte de EEUU.

Es que Marx estaba convencido, e insistía vehementemente en ello, que la revolución de clases comenzaría en un país industrial avanzado, dando por probables a Inglaterra, Alemania o Estados Unidos. No creía en la capacidad revolucionaria de pueblos mayoritarios de lumpenproletarios. Por eso cuando unos socialistas le hablaron de intentarlo en Rusia, consideró la idea disparatada.

Creo necesario pensar que esta crisis actual puede llegar, como abundan las opiniones en esa dirección, a provocar el comienzo del fin del capitalismo salvaje. El desempleo y hambre genera, como lo vemos en la historia del siglo pasado, convulsiones caóticas que pueden llevar al poder a oportunistas con fuerzas políticas minoritarias pero con el dominio de las calles. Eso se dio con la revolución rusa y el nazismo germano, que sin contar ninguno de ellos con mayoría para llegar por vía eleccionaria al gobierno, tanto los bolcheviques como los nazis lo lograron.

El caso Juan Perón

Sin especulación política alguna, me atrevo a arriesgar el ridículo ante la tilinguería reinante, por recordar cómo y porqué el General Juan Perón fue plebiscitado por tercera vez presidente, hasta con votos de ex enemigos acérrimos: por ser el único político estimado con influencia real y capacidad de lograr un mínimo de orden para encaminar al país. Además, Perón poseía la autoría de las tres banderas que siguen significando toda una síntesis de política nacional expresada en seis palabras: soberanía política, independencia económica, justicia social. Desgraciadamente la muerte se lo impidió y volvimos a las desuniones. Pero sigue vivo su ejemplo, dejando la opción inevitable de que “el siglo XXI nos encontrará unidos o dominados”. ¡No queda tiempo para vacilaciones!

Interrogantes para un futuro cercano

¿A nadie se le ocurre que pueda repetirse en este siglo, o mañana o pasado, porque al punto determinante del inicio de las revoluciones no se les puede dar fecha precisa?

¿Es descabellado suponer la repetición de que, una situación caótica generada en un gran país industrializado desemboque en una crisis a nivel planetario?

¿Estamos los argentinos preparados para unirnos entre nosotros con un mínimo de políticas de estado para salir lo mejor librados posible de los males que afectarán al mundo, convenciéndonos que nuestra vía es la Patria Grande Suramericana que soñaron San Martín y Bolívar?

Esta posibilidad se hace más creíble por la carencia en estos momentos dramáticos de verdaderos estadistas a niveles internacionales, con el agravante de poseer cabezas nucleares.

La caída de un dólar sin respaldo por el exceso de emisión descontrolada, con masiva desocupación, carencia de techos familiares, saqueos de hambrientos y encima discriminaciones raciales ¿no crearían el momento sorpresa de una revolución surgida de las calles, o una alteración caótica en algún país altamente industrializado, como pensaba Marx?


MURIÓ RAÚL RICARDO ALFONSÍN.

2 abril 2009

alfonso

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por Pedro del Arrabal

Pasaba por congreso y una cantidad muy significativa de Argentinos cubrían dos cuadras de la Av Callao desde la Av. Rivadavia hasta casi la calle Perón.

¡Perón, me dije!

Toda esa gente estaba haciendo cola para darle el último adiós a Raúl Alfonsin, aquel que fuera el primer presidente constitucional de los Argentinos cuando nuestro pueblo recuperó para sí, aquel 10 de diciembre de 1983, la bendita democracia.

¡Perón, me dije!

Rápidamente me volvieron a la memoria aquellos días lluviosos –porque aquella vez, el cielo también lloró- de Julio de 1974 que, después de besar la frente de MI GENERAL, salí del edificio del Congreso y nos fuimos con el “Ruso” Labella a cargar termos con mate cocido para repartir y entibiar los helados pechos de compañeras/ros que no se movían de las colas –las dos más grandes llegaban, una hasta Retiro y la otra hasta Constitución-, porque querían darle su último adiós de agradecimiento al más grande político revolucionario que dio nuestra historia. El único que se había acordado de ellos.

Murió Raúl Ricardo Alfonsín, el primer presidente constitucional de una recuperada democracia. Todavía tengo en la memoria mi propia imagen de aquel 10 de diciembre de 1983. De ese peronista que yo soy, parado en la esquina de Av. Mayo y Perú, como el Maestro Arturo Jauretche lo hizo aquel 17 de octubre de 1945, o como el “peronista que está solo y espera” de don Raúl Scalabrini Ortiz -pero en otra esquina-; allí estaba yo. Veía pasar las columnas de Argentinos que volvían a respirar aires de libertad. Había alegría, mucha alegría. Aquella mañana hasta el sol acompañó aquella alegría porque estaba radiante. Y yo como Argentino peronista estaba contento, y acompañaba a la distancia la alegría de los demás.

No quería acercarme mucho por miedo a que mi inconciente me traicionara y pudiera ser identificado. Ya me había pasado la noche en que había ganado el Radicalismo. Salimos a la calle en el peugeot 403 del “Ruso” a festejar el regreso de la democracia ya que habíamos perdido las elecciones. Y en una esquina llena de boinas blancas se me ocurrió gritar ¡Viva Perón carajo! ¡Viva la democracia! Y lo grite porque lo había escuchado al Alfonso llenarse la boca con Perón y Evita. Pero por el resultado descubría que había sido una mala idea. Del lado de las boinas blancas empezó a salir un tufillo a mierda y una consigna que decía más o menos así: “Ahora se van a cagar negros peronistas de mierda”. El “Ruso” se quiso bajar a cagarlos a trompadas por imbéciles, pero a tiempo lo paré; y seguimos nuestro andar viendo que no habían entendido nada.

Pasaron los días, los meses y los años, y me tuve que aguantar al hijo de puta de Enrique Vazquez, ¡Sí, ese que está ahora en canal 7! Ese que se vende como periodista serio, ecuánime y objetivo, en aquella época y desde Radio Belgrano, todos los días destilaba mierda contra el “lumpenaje peronista”. Ese lumpenaje era el que andaba acompañando las protestas que encabezaba Saúl Ubaldini (bautizado por Alfonsin como “el llorón”).

Me acuerdo de aquella Semana Santa que después de trabajar 48 hs. seguidas en Radio Nacional, me fui a la Plaza junto a un montón de “cumpas perucas” para respaldar al gobierno democrático de Raúl Alfonsín; y terminamos escuchando “la casa está en orden”. Y el pobre la había ordenado como pudo. Había muchos milicos hijos de puta muy cebados del otro lado. Y estuvimos a la par de Raúl Alfonsín.

Murió Raúl Ricardo Alfonsín. Este ilustre desconocido peruca te dice gracias por haber sido el primer presidente constitucional de la recuperada democracia, y te desea que descanses en paz porque estoy convencido de que te lo mereces.

pocho-1