¿Quien es Maximiliano Rusconi, abogado de Lagomarsino?

31 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, de nuestra redacción

Lagomarcino y Rusconi

Dice La Nación en su versión del Jueves 29 de enero de 2015 | Publicado en edición impresa:

“Rusconi, un hábil defensor con larga experiencia de fiscal

La habilidad y rapidez de reacción del abogado penalista Maximiliano Rusconi quedaron de manifiesto ayer en la conferencia de prensa que brindó junto con su nuevo cliente, Diego Lagomarsino , en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Rusconi sabía que el joven experto en informática y amigo de Nisman causaría una buena impresión, y que la necesitaba, porque el Gobierno y la Presidenta no cesaban de avivar las sospechas sobre Lagomarsino. El abogado de 49 años acertó y redobló la apuesta anticipando que pedirá que la Presidenta declare en la causa.

La ejecutividad es una característica de Rusconi, de larga trayectoria en la Procuración General de la Nación, donde en algún momento, durante el menemismo, su nombre sonó como posible titular del organismo…

 Como abogado, su cliente más famoso fue el ex presidente Carlos Menem, al que defendió en el juicio oral por el contrabando de armas del Ejército a Croacia y Ecuador. En aquel juicio, ante testigos de peligro para su cliente, solía formular las preguntas de una manera intrincada que podía llegar a confundir al testigo, recurso que alguna vez sacó de las casillas al entonces fiscal Mariano Borinsky, actual integrante de la Cámara de Casación.

En aquel extenso juicio, Rusconi obtuvo un primer éxito, pues el Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 3 concluyó que no hubo contrabando, por lo cual Menem y los demás imputados fueron absueltos. Pero luego la Cámara de Casación determinó que hubo contrabando y ordenó al tribunal oral que fijara las penas. Menem fue condenado a siete años de prisión, pena que se encuentra apelada ante la Corte Suprema.”

Guillermo Díaz Martinez

Dice de Rusconi el Dr. Guillermo Díaz Martínez abogado querellante en la segunda parte del juicio que se inicia el 18 de febrero en la Pcia. de Catamarca, por la desaparición de Nelly Yolanda Borda, una de las víctimas que aparece en la Película “El Jardín de Juan Ctkhaeliemin” del director de nuestra publicación:

Gral (R) Raúl Horacio Gallardo

¿Saben también a quién defiende el Dr. Maximiliano Rusconi?

Bueno, les cuento: a través de la Dra. Mariana Barbitta llevan adelante la defensa del “represor” Gral (R) Raúl Horacio Gallardo quien se encuentra acusado por el Ministerio Público Fiscal y las querellas de haber participado en la desaparición forzada de los catamarqueños Francisco Ponce, Griselda Ponce, Julito Burgos Ponce y Yolanda Borda, ocurridas en Catamarca durante la dictadura cívico-militar del 1976/83.
Va una foto del represor caminando en Catamarca y un recorte de una nota imperdible de ÁMBITO FINANCIERO del 15/03/2007 con motivo del llamado a indagatoria ordenando por el Juez Federal de Catamarca y que refleja quién es el pupilo del Dr. Rusconi.

Ambito Financiero


Sergio Massa: “Así se hace campaña… Giles!!!”

30 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, de nuestra redacción

Haga click sobre cada “Massa” y tendrá a tuitas las provincias escuchando al ¡”Idolo!”

Captura de pantalla 2015-01-30 a la(s) 13.38.13

 

 

Captura de pantalla 2015-01-30 a la(s) 13.38.48

 

Captura de pantalla 2015-01-30 a la(s) 13.39.33

 

Captura de pantalla 2015-01-30 a la(s) 13.40.03

 

Captura de pantalla 2015-01-30 a la(s) 13.37.33

 

Captura de pantalla 2015-01-30 a la(s) 14.10.19

 

Captura de pantalla 2015-01-30 a la(s) 16.11.49


JAURETCHE, ante todo un MAESTRO de lo NACIONAL

30 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, de nuestra redacción.

En Prosa de hacha y tiza, bajo el título “los novios asépticos de la revolución”, citó una frase del Profesor Silvio Frondizi que dice: “Hasta la aparición del Partido Comunista, el Socialista fue le único partido de base científica”. Esto desencadenó mi siguiente comentario: “Dado el éxito del Partido Socialista habrá que convenir que en la Argentina la ciencia sirve para todo menos para hacer política, o que este es un país anti-científico”.

Arturo Jauretche-Manual de las zonceras argentinas -Pág. 104

Foto de V.L.M.Por Victor Leopoldo Martinez(*)

“FUI UN AFORTUNADO”

En materia pedagógica, las enseñanzas y el pensamiento de Arturo Jauretche están presentes en todos mis trabajos. Fue uno de los tres grandes maestros, hoy todos ellos ausentes, que tuve; los otros dos, Gustavo Francisco Cirigliano y Paulo Freire. Orgullosamente sostengo esto desde mi condición docente y humilde aprendiz de sus enseñanzas, además de ser un loco que intenta vanamente constituirse en otro de sus discípulos.

Voy a focalizar esta semblanza de don Arturo en la importancia que tuvo para él lo educativo, algo que a través de sus textos me trasmitió. Es un tema con el que siempre estuve vinculado de “oficio” (1) y comencé a conocer de manera medianamente seria, o mejor dicho a descubrir la seriedad del mismo, cuando él tuvo la osadía de mostrarlo íntimamente ligado a nuestra falta de independencia mental a la hora de pensar lo nacional.

Jauretche encontró en la educación el nudo gordiano de nuestros males culturales, algo que aún hoy nos sigue privando de tener una identidad definida. En homenaje a él -con poca modestia y mucha pedantería de mi parte al tratar de emularlo- titulé mi último trabajo sobre educación: “Guarda-Polvos, aorta pedagógica de la dependencia” (2).

Fui un afortunado al conocerlo personalmente. Desde el momento que escuche por primera y única vez una brillante “clase” suya sobre pensamiento nacional, mi visión del valor de la educación que hasta ese momento estaba asociada exclusivamente a lo “académico”, cambió radicalmente; dio un giro de 180º y se instaló en su lógico y correcto lugar, el político. Este fortuito encuentro ocurrió luego del triunfo del peronismo en aquel 11 de marzo de 1973 y previo a la asunción del “Tío” Cámpora, disertación que disfruté junto a mi inseparable ladero Pedro del Arrabal en un saloncito del sindicato de Luz y Fuerza de la calle Perú al 800 de esta Capital Federal.

Hasta ese momento y desde el año “70” del siglo pasado había sido un simple pero ferviente militante callejero de la JP en este Bs.As.(ni siquiera universitario que en ese momento lo era pero prefería militar en mi laburo y barrialmente). No tenía una clara conciencia de la disociación que existía entre universidad y sociedad-país; pero escuchar hablar a compañeros militantes que actuaban en mi facultad en contra de la “burocracia sindical” me pegaba como muy disonante, independientemente de que en algunos casos fuera cierto y en otros una simple infamia. La formación peronista recibida de mi abuela materna había internalizado en mi la idea de que la clase trabajadora argentina (todos sindicalizados) constituía la columna vertebral de movimiento justicialista; “Lo dice Perón” me aclaraba. En ese entonces yo era un simple laburante a lo que le sumaba mi condición universitaria, única forma de poderme mantener y estudiar al mismo tiempo. Escuchar a mis pares de facultad hablar en contra de los dirigentes sindicales era como hablar mal de los laburantes; yo lo era. Junto a mis compañeros de yugo, todos “cabecita negra” como yo, no lo sentíamos justo. Había una historia de resistencia peronista encabezada por trabajadores y dirigentes gremiales; muchos de ellos perseguidos, encarcelados, asesinados después del “55” y eso constituía parte de la historia que habiamos mamado en los estratos populares de donde proveníamos. Ese trato despectivo para con los laburantes generaba en mi desconfianza que hizo en primera instancia que me alejara de la militancia universitaria.

Fue aquella charla de Jauretche la que casualmente me impulsó a “parar la bocha”, ese el momento en que comencé a desandar el camino que me había llevado a ser un maestro zonzo (17 años iba a cumplir cuando me recibí de Maestro Normal Nacional en mi lejana y amada Catamarca donde había sido capacitado y profesionalizado para enseñar zonceras técnicas y falsedades históricas como verdades absolutas por el supuesto “rigor científico” que las avalabas).

Aquel día inicié mi transitar inverso -a contramano- por la senda recorrida con anterioridad a través de la educación formal. En ese regreso y gracias a los señalamientos puntuales que aparecían en los textos de don Arturo fui descubriendo todos y cada uno de los grandes baches que existían en la empedrada senda por donde se había deslizado la historia oficial y el conocimiento en general montados ambos en carros tirados por sirvientes fieles… fieles a los intereses imperiales de turno. Jauretche me “avispó” la mirada y gracias a eso pude encontrar la olla pedagógica donde se había cocinado el elixir hecho “pensamiento cipayo”,   con el cual nos inoculaban “desde nuestra más tierna infancia y en dosis para adultos” como socarronamente sostenía él.

Mirado a la distancia y con no poca nostalgia casualmente, uno lamenta que salvo esa honrosa excepción que constituye por si solo el querido Maestro, compañero y amigo Norberto Galasso, hoy por hoy y en nuestro medio no existan pensadores e intelectuales nacionales -con la excepción señalada- de la talla de un Jauretche. Solo un talentoso como él pudo superar en su época esa colonización pedagógica tan bien estructurada por “tatita Bartolo Mitre” y apadrinada por un ambivalente Dominguito Sarmiento (que con sus “chupa mortajas” aún hoy siguen jodiendo).

Leyendo y releyendo sus escritos no resulta difícil imaginar el perfil del joven político que fue. Acodao en una pulpería de pueblo o en un bar de Av. de Mayo y agudizando su mirada, solo un tipo curtido por el barro, a puro estaño y adoquín como Jauretche pudo ver lo que antes había visto José Hernandez; peribió algo muy distinto de esa Argentina acartonada que le habían presentado en los claustros de estudio. Desde esos lugares contempló el país real, su grandeza construida por hombres y mujeres cuyos nombres no figuraban en las guías sociales pero si en las telefónicas, necesario señalamiento hecho por él para “separar la paja del trigo” en materia de pretendidos hacedores de Patria. La figura utilizada no podía ser mejor aun sabiendo que la gran mayoría de los laburantes ni en esta última guía aparecían porque no tenían teléfono; se valió de ella para diferenciar a la parasita clase que se decía “patricia” del pueblo trabajador, constructor diario de la grandeza nacional y muy poco agraciado a la hora de distribuir sus riquezas. Jauretche vio y experimentó la miserable vida que padecía ese vulgo trabajador que habitaba zonas rurales y empobrecidos ejidos urbanos.

Arturo+Jauretche1

¡LA EDUCACIÓN…!

Gracias a él nos quedó claro por qué los egresados de nuestras universidades, la mayoría de las veces y en muchos casos aún hoy, siguen siendo fagocitados por un sistema estructurado por la clase dominante quien parió una educación en función de sus intereses, algo que según mi modesto punto de vista todavía no fue tocado en la profundidad que demanda la hora actual y el proyecto hoy en el gobierno.

La vigencia de aquellas observaciones realizadas en antaño por Jauretche lo muestran como el político patriota diferente que fue. En su obra “Los Profetas del Odio”, utilizando ejemplos concretos mostró claramente el apoderamiento de las cuestiones pedagógicas realizado por la clase dominante desde la génesis misma de la estructuración del sistema educativo nacional:

“La Reforma Universitaria (1918) creada por la primer presencia del pueblo en el Estado, se vuelve contra aquel una y otra vez. Así la reforma nació con Irigoyen, cuando el pasado, vencido por el país, se refugió en la universidad para aislarla como su reducto (Por eso la Reforma fue anti-católica en Córdoba y anti-liberal en Bs. As. y La Plata, correspondiendo a las características del sector dominante en cada caso que impedía la incorporación de la Universidad al país nuevo que empezaba). Por eso también fue uniformemente anti-Irigoyenista, volviéndose contra el movimiento nacional que la había generado; como después fue anti-peronista en la misma medida que perdía contacto con la realidad que se parteaba... …Así, el egresado universitario obtiene una “patente de corso”. Formado como profesional ninguna importancia tiene que se haya graduado en el país o en el extranjero; la técnica que maneja y domina es universal y su función en la vida es meramente aplicarla”.

Con esta sencillez explicaba Jauretche la falacia del valor universal de ciertos conocimientos y técnicas. El sentido común siempre le indicó la inutilidad de esa uniformidad de contenidos, simplemente porque las realidades político-sociales entre naciones y pueblos diferenciaban a estos notoriamente. En este mundo vienen convivíendo de manera forzada dominantes y dominados, cruel y lamentable realidad que la historia se encarga de mostrarnos a cada paso; quizá una consecuencia natural de ciertas debilidades humanas no superadas.

Los poderosos imperios nunca perdieron de vista la importancia del know how (conocimientos) y siempre lo valoraron adecuadamente. Invertían en investigación, o se apoderaban de él cuando no lo tenían; y si era necesario a través de la ocupación y la fuerza bruta. En algunos caso bajo el manto de una buena causa como fue la decisión de combatir al psicótico Hitler (“encanute” de científicos alemanes que estaban al servicio del Tercer Reich para apropiarse de sus conocimientos; y a ninguno de nuestros intelectuales se le ocurrió llamar a Roosevelt “pro-Nazi” como se lo calificó a Perón); o utilizaron el conocimiento como herramienta de dominación económico-comercial sobre los pueblos sojuzgados cuando lo poseían.

¡Y minga de compartirlo sin previo pago de royalty (regalías)!

Imperios… En sus planes jamás estuvo el no atentar contra la diversidad cultural y las diferentes idiosincrasias de los pueblos que caían bajo sus garras. Lo primero para ellos era apoderarse de bienes y riquezas naturales y lo segundo conseguir mano de obra barata para su explotación. El paso siguiente consistía en invadir culturalmente al dominado. Para eso solo se necesitaba buscar o generar “agentes cipayos”. ¡Que mejor que las casas de altos estudios para este cometido! En nuestro caso a ese conocimiento servicial se le llamó “Civilización”; todo lo que se oponía a esto fue calificado de “Barbarie”, y lógicamente la universidad con sus universitarios adentro siempre esquivaron la barbarie; de ahí la mentalidad cipaya de muchos de nuestros egresados.

La capacidad deductiva que poseía don Arturo le permitía concluir fácilmente que si lo universal no se adaptaba a lo nacional, lo correcto debía ser acudir a la creación original; “para eso tenían (y tienen) que estar las casas de altos estudios”, razonaba. En el fondo Jauretche siempre peleó con su pluma y militancia por un sueño: que nuestros universitarios miraran las necesidades de nuestro país y su pueblo y estuvieran dispuesto a poner los conocimientos adquiridos a su servicio; simplemente porque ese pueblo fue quien siempre solvento todos los estudios (primarios medios y “altos”). Creía en la lógica gratitud humana. Soñaba con un país que tuviera universitarios que por formación priorizaran el interés social y nacional por encima de lo rentable que pudiera resultar vender sus conocimientos técnicos y/o científicos poniéndolos al servicio de expoliadoras empresas extranjeras.

La educación y los conocimientos ¿eran bienes capitales, o sociales y nacionales? ¡Esa era la cuestión para Jauretche!

Otro de sus grandes hallazgos concretado gracias a esa aguda mirada que le permitía auscultar minuciosamente la cambiante realidad social argentina fue “el medio pelo”. Jauretche delineo a la perfección el perfil de dos nuevas creaciones locales surgidas de esa colonización cultural: El tilingo y el guarango, fieles exponentes de ese medio pelaje social argentino. Se trata de tristes híbridos culturales que siempre miraron con desprecio a nuestra “chicha” mientras convivían con la impotencia de no tener el pied de grue (pedriguee) necesario para saborear la “limonada”. Pueblan este sector desde intelectuales “progres” y liberales de izquierda que hacen cola para escribir en La Nación, hasta nuevos y mitómanos ricos que reniegan de su origen y se niegan a ver el origen y las razones de su ascenso social.

ABRIENDO SURCO CON AZADÓN NACIONAL

Fundador FORJA junto a Homero Manzi, Dellepiane, del Mazo, Dario Alessandro(Padre), Scalabrini Ortiz entre otros allá por el “35” del siglo pasado, Jauretche comienza allí a meter azadón abriendo surcos en las mentes argentinas con la esperanza que algún día florezca la Conciencia Nacional. Eran épocas donde el gobierno era para los “cultos”, y “bajo esa fachada se escondían los intereses antinacionales”, sostenía. Se refería nada más y nada menos que al cipayaje vernáculo enquistado en las clases pudientes a través del cual los intereses foráneos lograban mancillar, ultrajar no solo a bastos sectores sociales sino también los intereses nacionales. Corrían los años de la Primera Década Infame.

Su trabajo no fue en vano. Orgulloso por la tarea realizada y parado en la esquina de Perú y Av. de Mayo, el 17 octubre de 1945 contempló gustoso el paso de esa masa sudorosa que estaba pariendo un nuevo intento por hacer de este país una Nación Soberana. La “barbarie” comenzaba a olfatear la proximidad de la Justicia Social. Había aparecido un hijo de india llamado Juancito Sosa (Perón) que acaudillaba a los hijos de obreros de una Nación parturienta. Aquel 17 de octubre “la chusma” reclamaba la libertad del Gral. Perón. Ninguno de los manifestantes reconoció a don Arturo. Ese hecho lo ayudo a descubrir que todo estaba bien; esos que luego serían los “grasitas” de Evita, simplemente lo veían y sentían como uno más, “es otro de los nuestros” pensarían; para la grandeza de un Jauretche eso…, eso ya era suficiente.

Sin hacerse Peronista acompañó aquel movimiento de masas en la seguridad que no le pifiaba en todo lo relacionado con los intereses populares y nacionales. Aplaudió aquel intento del gobierno peronista -a pesar de su fracaso- por querer hacer de nuestras universidades las acompañantes del naciente movimiento nacional; redobló los aplausos cuando Perón creo la Universidad obrera, aquella que producía técnicos e ingenieros necesarios para el proyecto de país en marcha y cuyos títulos eran invalidados por los “académicos cipayos” que controlaban las universidades nacionales.

Con el cruel golpe militar del “55” se arrancaron las “flores de ceibos” que estaban en las universidades (así llamaba Jauretche a los docentes universitarios con conciencia nacional) para implantar las “Flores de Romero” (nombre que también le asignó Jauretche a todo ese profesorado cipayo que retornó a la universidad de la mano del “Socialista pro-libertadora” José Luis Romero a quien aquella sangrienta y cipaya revolución designo interventor en la UBA).

Sin embargo uno que otro profesor universitario -antiperonista desde ya- al poco tiempo de aquel golpe, sin reconocerlo y menos aún mencionarlo, terminó dándole la razón a don Arturo. Tal es el caso de Oscar Varsavky, aquel docente de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales que retornó a esa casa de estudios tras el golpe gorila y antipopular y a quien se le encomendó el control de los concursos docentes y los futuros nombramientos. Solo basta con transcribir fragmentos de una disertación de Varsavky en Caracas, allá por el año 1966 para corroborarlo:  “El resultado práctico de nuestros esfuerzos fue que “triunfamos”, digámoslo entre comillas (muchas personas siguen creyendo lo mismo; yo no). Lo que conseguimos fue estimular el cientificismo, lanzar a los jóvenes a esa olimpiada que es la ciencia según los criterios del hemisferio norte, donde hay que estar compitiendo constantemente contra los demás científicos, que más que colegas son rivales (“virtudes” del sistema capitalista señalaría yo) . Por eso no resulta extraño que ninguno de los muchos papers publicados por nuestros investigadores desde 1955 haya hecho adelantar notablemente ninguna rama de la ciencia. Si no se hubieran escrito, la diferencia no se notaría.” En lo personal no entiendo cómo una mente brillante como la de Varsavky pudo alguna vez creer que una simple publicación podía hacer adelantar a la ciencia. ¿Tan tarde se dio cuenta que en la valoración de los trabajos realizada por las editoriales que publican revistas científicas(¿?), estaba escondida otra “zoncera”? (3)

Anteriormente Jauretche ya había identificado a estos productos universitarios perfilados por Varsavky de la siguiente manera: “Trabajando en probetas o en laboratorios, en bibliotecas o archivos y oyendo clases magistrales, el egresado de nuestras universidades ingresa al mundo como el producto exclusivo de la probeta, el laboratorio, el libro o la lección magistral. Cuanto mas desvinculado de la realidad a la que pertenece esté, es más perfecto como técnico.”

Varsavky reconoce en la siguiente cita lo que Jauretche desde una postura más crítica respecto del inservible academicismo cientificista -básicamente por antinacional- ya sostenía: “Poco a poco la facultad se fue transformando en una sucursal de las universidades del hemisferio norte. En nuestros laboratorios trabajaba gente joven, muy capaz, becada al hemisferio norte apenas graduado. Recibían allí un tema de trabajo, y ahora de regreso en el país seguían con ese tema porque era lo único que sabían bien y lo único que les permitía seguir publicando.”

No puedo cerrar este paralelo sin volver a transcribir lo que el simple sentido común le indicaba a un brillante Jauretche: “Una universidad Argentina de esta naturaleza , solo será Argentina por su radicación geográfica y los lógicos productos de esa universidad serán contadores que manejan las cifras y los asientos falsos de las empresas, doctores en ciencias económicas que distribuyen las doctrinas de encargo que se importan, filósofos e historiadores que adecuan el pensamiento y la versión de la historia conveniente a esos mismos intereses, ingenieros que planifican y construyen sin vincular su obra con el destino nacional., médicos que curan a los enfermos sin buscar las raíces económicas y sociales de los males, y abogados y jueces que consolidan la estructura jurídica de la dependencia.”

En lo personal lamento mucho la ausencia de sus textos como lectura obligatoria en los claustro de estudio y en una necesaria asignatura que debería llamarse “formación de Argentinos”; lamento también la no utilización de su pensamiento como elemento disparador en talleres de reflexión, no solo en enseñanza media sino y básicamente en las universidades; exigible esto último en todas las carreras, aún sabiendo que a los integrantes de las Academias de Educación, Ciencias e Historia, esto les revolvería las tripas; con mayor razón lo debemos hacer por este motivo. En una de esas se les hace un favor y de esa manera se sacan del entripao los restos de pensamiento cipayo que les queda para así comenzar a sanar sus mentes empezando a ser más argentinos.

Arturo Jauretche fue y seguirá siendo otro gran patriota dentro de la memoria popular; no solo en términos nacionales sino Latinoamericano. El antinacional discurso dominante fijado por agenda desde los monopolios mediáticos, bajado por periodistas que impúdicamente dicen defender la libertad de prensa y expresión cuando son ellos los que trabajan en su contra actuando mercenariamente a favor de intereses económicos monopólicos y corporativos, es otra prueba del por qué para el “Jauretche periodista” era tan importante una educación que apunte esencialmente a formar más y mejores Argentinos por encima de formar periodistas premiables para un stablishmen, o brillantes científicos que de argentino solo tengan el rótulo asentado en el item “nacionalidad” en su pasaporte internacional.

Si como pueblo y con trabajo no logramos -porque no nos dejarán tan fácilmente- construir esa gran Nación a la que aspira la gran mayoría silenciosa, Nación liberada y con justicia social para su pueblo, al menos no renunciemos a dar hasta nuestra vida si es necesario en todos los intentos que sean necesarios para que alguna vez el habitante de esta tierra sea lo que siempre debió y quiso ser, ARGENTINO Y LATINOAMERICANO; en honor a San Martín, Irigoyen, Perón, don Arturo Jauretche y tantos otros patriotas.

Notas

(*) Director de EL EMILIO.

(1)Así denominó despectivamente a la tarea del maestro el ex ministro de Educación J.C. Tedesco de esta gestión “kirchnerista” argumentando que los maestros no eran profesionales y se dedicaban a “eso”(la docencia primaria) por ser “universitarios frustrados”.

(2)Obra en tres tomos publicada por Ediciones El Emilio en el 2012. Triunvirato 3971, Dto “C” C.A.B.A. Tel cel:111555134976; fijo: 03834426714.

(3)“Cualquier trivialidad puede hacerse publicar en alguna revista internacional con solo tener un conocido en el cuerpo editor”, manifestó Varsavky en esa misma disertación. A confesión de parte, relevo de pruebas.


“EL JARDÍN DE JUAN CTKHAELIEMIN”

28 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, de nuestra redacción

Ante nuestra ausencia “forzada” (página hakeada) de la web  por casi un año, y frente a la ¿imposibilidad? de solucionar el tema por parte del ELSERVER.COM quien nos brindaba la plataforma -no gratis desde ya-, decidimos volver a nuestro anterior blog de wordpress. Esta es la razón por la cual vamos dando a conocer poco a poco  los trabajos que seguimos realizando desde febrero del 2014 hasta nuestra reaparición.

Presentamos acá la última película de nuestro director, estrenada el 24 de Marzo de 2014 en la provincial de Catamarca como acto central del Día de la Memoria, por la Verdad y Justicia, con la presencia de la Sra Gobernadora de la Provincia Dra. Lucia Corpacci.

Anuncio del estreno en Info GEI

 

AFICHE NUEVO

 

Comentarios periodisricos de la peli 0-2

 

Estreno 1

 

“EL JARDIN DE JUAN CTKHAELIEMIN”

El film, en términos de relato, está atravesado por los artilugios que en forma de reiterados señalamientos, aparecen mostrando el ocultamientos que hace la “Historia Oficial” de un pasado real, el que fue sustituido por otro fantaseado por “académicos” del sistema educativo triunfador en “Caseros”. Historia de un pasado, soñado, sentido, pensado, trabajado y padecido por pueblos originarios y posteriormente por los hijos de sublimes mezclas; un pasado que fue y sigue siendo construido a diario y heroicamente por gente común, simple y sencilla; tan simple que las autoridades educativas creyeron no era ni es merecedor de ser incluído en las currículas educativas. Historias que fueron perversamente ignoradas por mucho tiempo, cinco siglos, salvo períodos que fueron honrosas excepciones.

La película da cuenta del por qué el poder dominante creyó necesario darle a nuestro pueblo otra identidad; y que mejor y más sencillo que adoptar identidad ajena. Si fue un despojo no solo perversamente material sino y fundamentalmente cultural el que hicieron los   europeos durante los siglo XVI, XVII y XVIII, no muy distinto fue el despojo permitido a la oligarquía nativa por la última dictadura a fuerza del genocidio de una generación de luchadores políticos y sociales. Esto en el film queda claramente patentizado.

Paradójicamente el film intenta ser un canto a la vida, a los ideales y a los valores que en momentos históricos diferentes de un lugar determinado encarnaron dos personajes: El cacique Juan Ctkhaeliemin, bravo guerrero que encabezó el mayor alzamiento de pueblos originarios contra el invasor europeo alrededor de 1630 y Nelly Yolanda Borda militante político-social entre 1970 y 1977 año en que fue secuestrada y desaparecida por la última dictadura militar. Valores que honran la vida, valores perennes que aún hoy la hacen merecedora de ser vivida. Es una película que suena a melodía casi silenciosa, apenas murmurada por el entorno natural de un lugar único. Silencios que en otros momentos desaparece tapado por el pasado que a modo de sumbido aparece y alerta. Esos bellos y propios sonidos de ese hermoso lugar que es Belén, Dto. ubicado en el noroeste de la Pcia de Catamarca, son acompañado por relatos y testimonios.

Es claro que además de ser un documental -en partes ficcionado- se trata de una película en primera persona. La cámara, de manera subjetiva, ubica espacio-temporalmente una historia que no es otra que la búsqueda de la propia identidad del documentador quien intenta reconstruir el rompecabezas que constituyen datos y experiencias acumuladas en su memoria; una historia que hurga un pasado remoto que le fue escondido y otro reciente desconocido por él y que hacen a la esencia de sus ideales. Muestra el modo, y los hechos que permitieron al realizador-narrador vincularse con ese pasado y dos historias muy propias de un lugar demasiado particular y casi único en virtud de la idiosincrasia de su gente, y que por el relato uno descubre que se trata de un pedazo de tierra muy vinculado a profundos sentimientos del realizador.

Banner 01

 

Comentarios periodisricos de la peli 0-5

Clickear este link para acceder al trailer:

 http://youtu.be/IMqEVTJF1V4

En el entramado de imágenes las historias de ambos personajes juegan de manera paralela. Pero además y a través de ellas se muestra que no por casualidad la protagonizaron dichos personajes y que ambos eran oriundos del mismo lugar, solo separados por el tiempo; una en el pasado remoto y la otra dentro de un pasado cercano que tuvo al narrador como protagonista y en cierta manera víctima ya que muchos de sus compañeros y amigos están desaparecidos.

El film desnuda historias muy escondidas dentro de la narrativa y el discurso oficial academicista hasta de la propia Catamarca entre ellas la historia de uno de los personajes víctima fatal de aquella dictadura genocida, Nelly Yolanda Borda. También es justo y necesario destacar que estos temas recién en los últimos diez años fueron puestos en vidriera por decisión de los dos últimos gobiernos democráticos nacionales.

El film bucea las razones de su anterior -y en no pocos casos actual- exclusión de ciertos hechos de las currículas asociadas a la enseñanza de la Historia y de los Estudios Sociales tanto en el orden nacional como provincial. Aún así, la visión y el abordaje de las historias en el film resultan muy respetuosos. Refleja poéticamente sueños, ilusiones y los trágicos finales de ambos personajes a través de danzas. Muestra el camino que tuvo que recorrer el realizador para poder reconstruir y poner en imagenes la vida y los ideales de Juan CTKhaeliemin (Cacique Calchaqui apodado el “Tigre de los Andes”) descuartizado en 1633, y Yolanda Borda, joven militante del campo popular en las filas del PRT, desaparecida forzadamente en enero de 1977 y luego asesinada en el campo de concentración “Arsenal” en la provincia de Tucumán; ambos oriundos de Belén. El detalle más significativo el espectador lo podrá encuentra en las danzas ya que pasan a cumplir un rol fundamental en la película porque forma parte de la idiosincrasia propia del lugareño. Con ellas se muestra el amor por la vida y el apego por el placer de vivirla hecho carne en el pueblo “belicho”.

Otra característica destacable del film es que junto a la narración, las imágenes dan cuenta de la cosmovisión que los pueblos originarios tenían; muy diferente a la del conquistador. Se retrató lugares donde se registraron los principales hechos históricos de aquel gran alzamiento, de aquella resistencia que Ctkhaeliemin encabezó. Relatos, sonidos e imágenes juegan mágicamente con la imaginación del espectador dando cuenta de los espacios y tiempos de cada historia.

El film documentó valores e ideales que movilizaron y decidieron a estos dos seres dedicar sus vidas a esa lucha en contra de la opresión de los poderosos, los usurpadores de tierras, de bienes, de derechos, en síntesis, seres decididos a enfrentar a los hurtadores de dignidad humana.

A través de relatos de un antropólogo, Dario Iturriza, investigador respetuoso no solo de las fuentes que el rigor científico exige sino también de esas historias envueltas en heroísmo que aparecen dibujadas casi mágicamente por el escritor catamarqueño Joselín Cerda Rodriguez y de los relatos populares de trasmisión oral que llegan hasta la actualidad, el realizador pudo reconstruir gran parte la vida de aquel bravo cacique.

La película muestra cómo la última dictadura militar que asoló a la Argentina, obró de la misma manera que aquellos invasores que vinieron de Europa a partir de 1492 e hicieron desaparecer vidas, cuerpos y culturas para apropiarse de lo ajeno e imponer la suya. La última dictadura también se llevó no solo la vida sino el cuerpo de una luchadora popular, Nelly Yolanda Borda. A través de testimonios recogidos en San Fernando del Valle de Catamarca, en el propio Belén, en Salta y en Tucumán, el realizador logró reconstruir la vida y los ideales de esta joven que también como Ctkhaeliemin, nadie sabe adónde fueron a parar sus huesos.

La fotografía que estuvo a cargo del belga Olivier Auverlao -varias veces premiados internacionalmente por sus trabajos- retrata sitios arqueológicos como los del Shincal, Asampay, Pozo Verde en el Dto de Belén y paisajes ineditos a lo largo de los Valles Calchaquies.

CARATULA DEL FICIP

 

NOTA EN EL ESQUIU

 

NOTA EN EL ESQUIU VERSION GRAFICA

 

Para accede a una proyección con posterior debate y presencia del Director del film solicitarla con anticipación en un tiempo no menor a 60 para programar la misma a:

Los Locos Bajitos

Producciones Audiovisuales Argentinas

Av. Triunvirato 3971 – “C” – C.A.B.A. (CP: 1341)

llbpaa@gmail.com

Requisitos técnicos: Pantalla, cañón de proyección, audio para sonido Dolby, proyector de DVD o Blue Ray.  


ANTISEMITAS

28 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, publicaciones en otros medios periodísticos virtuales

Captura de pantalla 2015-01-28 a la(s) 11.19.56

 

ANTISEMITAS

Nadie puede negar que detrás de la simpatía por la causa palestina que prolifera en este país existe algún dejo de antisemitismo criollo.

Ojo, acá también se mezcla ese espíritu típicamente argentino de solidarizarse con el perdedor, con el underdog. Con el equipo africano que llega al mundial y se la banca hasta octavos.

Pero decididamente, cuando defendemos la causa palestina, a través nuestro habla el nono que vino de Italia cagado de hambre y lloraba por el Duce. Somos Miguelito. Al menos un poquito.

Enfrentémoslo: somos una nación fundada por españoles. Sí, esa madre patria de vanguardistas que fundó su Inquisición en 1784, cinco años antes de que Francia decapitara a sus reyes y ocho años después de que los Estados Unidos de América -otra nación de antisemitas marca cañón fundada por talibanes cristianos- decidiera dejar de pagarle retenciones al Rey de Inglaterra por exportar su té.

Desde nuestro ground zero, desde que todo comenzó en Santiago del Estero y éramos todos unos municipales, la Iglesia Católica marcó el ritmo de cómo se iba a organizar la sociedad.Giuseppe

Porque acá no había nada, pero nada de veras, y la municipalidad era el feudo. Pero en la era feudal, el Rey no educa, si con suerte sabe leer. Educan los curas, y los curas cobran peaje. Te enseñan, pero te enseñan lo que a ellos les conviene.

Las cosas no mejoraron mucho con las olas migratorias que fueron renovando la composición demográfica de esta aldea de rednecks, porque acá no llegó el belga para quedarse. Llegó Giuseppe.  Tal vez peco de sarmientismo en mi elaboración. Y sí, algo de eso hay. La diferencia es que a Sarmiento los judíos no le gustaban ni medio. Después de todo, tenía apellido español.

A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César. Y así fue en este país, al menos en los papeles. Porque hasta que llegó Roca, la consigna era: Con la Iglesia no se come ni se cura, pero al menos se educa.

¿O acaso creen que al Colegio Nacional de Buenos Aires lo fundaron unos franceses iluministas que venían de tomarse un café con Voltaire? Au contraire. Pas. Rien. Colegio de San Carlos. Y al que no le gustan los Jesuitas, que se vaya a estudiar a Rusia o a Cuba.

No es sólo antisemitismo. También somos homofóbicos y machistas. Por eso tal vez no van a lograr que Nisman sea el Favaloro que necesitaban, pero ésa es otra discusión.

¿Está bien? No, está para el orto. Es una imbecilidad fenomenal.

Ahora: ¿Qué tan grave es nuestra patología? Nada preocupante. Se labura. Ojo, el antisemita no la pilotea, pero con laburo y disciplina se anula. La cosa acá no pasa de decirle “Ruso” al Ruso Sofovich, o de hacer un chiste medio pesadito una vez cada tanto. Como los chicos de Charlie Hebdo.

Así y todo, no somos mucho más antisemitas ni homofóbicos que los ciudadanos de Estados Unidos de Norteamérica. Tenemos menos armas de fuego, además, lo que nos hace mucho menos peligrosos.
La realidad es que muchos no son antisemitas. Seguramente al rati que te para en la calle no le gustan los judíos, pero tampoco le gustan los putos; los zurdos ni los faloperos. Como al 90% de las fuerzas de seguridad del mundo que conforman lo que podríamos denominar la “Comunidad Internacional de los Cabeza de Tacho“. Y analizar la causa A.M.I.A. como una cuestión de antisemitismo local es -en principio- oportunista, por no decir imbécil y mala leche.

Es más un residuo cultural colonial que otra cosa, sólo que nos faltan unos años más de Normas ISO-LUBERTINO 9001/9002 para terminar de aprender los modales del Siglo XXI, ésos que los yankees se metieron a fuerza de repetición y fallos de la Suprema Corte de Justicia.

Y si algo tenemos para decir a nuestro favor es que tenemos cero (0) genocidios en nuestro haber, a diferencia de los Alemanes, los Turcos, los Chinos u otras naciones civilizadas del mundo que se sientan en la mesa de los que se reparten el petróleo sin que a nadie se le ocurra acusarlos de antisemitas.

Nuestros máximos exponentes del antisemitismo son los viejos ridículos de la foto que se juntan a comer un asado y le entran a la ensalada mixta de una ensaladera de plástico berreta. Al menos ésos son los que no la pilotean, porque también lo tenemos al Ing. Mauricio Macri, el hijo de un tano que se educó en el Colegio Cardenal Newman, se hizo ingeniero en la Universidad Católica Argentina y desde el año 2007 gobierna la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. A la sazón, se encuentra procesado por una causa de escuchas ilegales contra un dirigente de la Comunidad Judía al que se le ocurrió reclamar justicia por el atentado a la A.M.I.A.

No se preocupen que acá la comunidad judía no vive ni vivirá  jamás un mal rato. Acá los que la pasan mal son los negros, pero no los negros lindos que cantan bien y ganan medallas olímpicas. No, los otros.

Fuente: http://anarkoperonismo.blogspot.com.ar/2015/01/antisemitas.html


Carta abierta al terrorista Luis D´elia

28 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, notas compartidas aparecidas en otros medios virtuales

Ante la inmensa ola de opiniones que se vienen vertiendo en los medios de comunicación masivos y las redes sociales acerca del líder piquetero Luis D´elia he decidido publicar esta carta abierta al señor D´elia, carta cuyo contenido y conclusiones seguramente serán compartidas por millones de ciudadanos democráticos de la Argentina.

Luis D'elia

 

Carta abierta al terrorista Luis D´elia

Luis:

En primer lugar debo explicar por que dirigirme a vos como “terrorista” en el encabezado de esta carta.

Sin duda el terrorista produce terror, de ahí el término tan utilizado por estos días y vos lo producís. Vos Luis producís terror en amplios sectores de la sociedad Argentina.

No es ni fue mi caso, mas allá de algunas diferencias de estilo, mas allá de cuestiones estéticas o tácticas a mi no me das miedo ni un tantito así, claro que a muchos si, y veamos el por qué:

Les produce terror el color de tu piel, tus kilos de mas, tus centímetros de menos pero sobre todo que seas de de origen humilde y que pese a ello sepas llegar al corazón de millones de compatriotas que te siguen y te respetan, tal vez por que vos los respetás a ellos.

Sí, efectivamente esa clase social, ese mediopelo con aspiraciones de clases alta, a la que nunca pertenecerán te tiene pánico, un pánico que no le tuvieron a Videla, con el que se sentían seguros y cómodos porque en ese entonces los argentinos éramos derechos y humanos.

Te tienen pánico cuando no se lo tuvieron a Cavallo, el desquiciado, ni a Menem el perverso, por que les daba dólares a un mango y la deuda mas descomunal de la historia como contrapartida. Te temen como no le temieron a Harguindegui o a Galtieri aunque metieran a sus hijos o hermanos en una aventura bélica embriagada de megalomanía y scotch.

Te tienen terror Luis, por que vos andás por ahí amparando refugiados, negros, putos, trabas y lesbianas, musulmanes, judíos, disidentes y excluídos. Por que bajo tu ala Luis caben todos los perseguidos, los dejados de lado, los patitos feos, los que no tienen lugar ni amparo en otros sitios.

Estoy seguro Luis, que si mañana la mano viniera pesada con los blanquitos descendientes de europeos como yo, tu solidaridad sería la misma.

Te temen por que sin tener un Master en Comunicación en Harvard ni un media coaching como Mauricio, les copaste la parada en ese programa dónde todos gritan y nadie entiende a nadie y como un campeón tomaste el centro de la escena y le hablaste de los pibes del conurbano y les hablaste de amor, amor, amor, y los dejaste perplejos y con la sabiduría de los grandes te retiraste en el punto mas alto. Pocos resisten a un minuto mas de cámara, y vos lo hiciste, por que la misión estaba cumplida, por que al igual que Evita le diste luz en la pantalla a los grasitas y como Walsh denunciaste a los matones.

¿Cómo no te van a tener terror Luis, si a ese programa van licenciados y doctores nadie puede decir una palabra sin que lo interrumpan, y vos un negro maleducado y ordinario les dió el Sermón de la montaña en la era del Twiteer?

Claro que nunca te van a decir que te temen por complejo de inferioridad, por miedo a que seas tan humano o mas que ellos, y por eso te tienen que demonizar, como hicieron hasta con Cristo, el poder es implacable por que siempre hay una gilada que los consiente Luis.

De modo que hay que encontrarte cosas sinuosas, por ejemplo esas escuchas inocentes dónde ni mas ni menos decís lo que decís en privado o abiertamente en tus programas de radio y de TV , que Irán no es el responsable de los atentados tal como lo afirman desde hace mas de una década los cuatro periodistas que investigaron a fondo el tema, entre ellos, claro que si Jorge Lanata.

O la piña al ruralista que te provocó un kilómetro seguido insultándote al oído. Si hasta el Papa Francisco te absolvió sin mencionarte. Te condenan por una piña a un provocador esos que si les tocas la 4×4 te descargan una Glock en el balero. Y te aclaro que te entiendo, aunque no apruebe la trompada, vos estás para mas, Luis.

O que te manden a la hoguera por decirle “paisano” a un paisano como le dicen tano a los italianos paragua a los paraguas o nos dicen gallegos a los gallegos. Claro que ellos pueden decir que vos sos un negro de mierda, pero la vara es despareja, ya lo sabés, tan despareja que hasta una causa te hicieron, despilfarrando recursos de la justicia ( mejor digamos, Poder Judicial ) mientras quedan genocidas sueltos y cómplices civiles de tanto saqueo y tanta muerte.

O que tomaste una comisaría, aunque se olviden que el Pepe Mujica al que tan hipócritamente dicen admirar, hizo lo mismo aunque dejando unos cuántos muertos allá en sus años de Tupamaro, mientras vos lo hiciste sin sangre.

Y por supuesto Luis no le tienen tanto terror a tu lengua que a veces convendría que cuides, sino a tu coraje, ese que te puso al lado de Néstor aquella noche del golpe de estado organizado por las patronales del agro, los medios de comunicación Cut&Paste globalizados y los servicios que hoy mismo te están poniendo en la picota.

A vos Luis, y a unos cuantos patriotas mas, les debemos el conservar la democracia mas inclusiva de los últimos cincuenta años. ¿Cómo no vas a producirles terror, hermano?

Atentamente

Juan Carlos Romero López

http://www.facepopular.net/juancarlosromerolopez


AMIA, NISMAN & CIA.

27 enero 2015

C.A.B.A.,Argentina, UNASUR-CELAC, El pájaro rojo

Como Ícaro, Nisman accede horrorizado a La Verdad, que lo destruye. El show de Canaletti y la omnipresencia de Langley & The Embassy. De la tragedia a la farsa: la fuga del tuitero Parcher

Captura de pantalla 2015-01-26 a la(s) 19.55.22Por Juan Salinas

La desaparición del periodismo. Habitualmente no miro televisión, aunque no pueda sustraerme en los lugares públicos de sus zócalos, ni en la agencia de escuchar como ruido de fondo algunos de los comentarios que por ella se emiten. Llego a casa muy tarde, con mucho material sin leer, y encuentro los aparatos monopolizados, acaparados por mi mujer y mi hijo. Ahora, por fin en mucho tiempo, veranero unos días sin ellos… y me tocó el tole tole de la denuncia tremebunda de Nisman-Stiuso y la casi inmediata muerte del fiscal. Entonces ver la tele por la noche, hacer zapping por los canales de noticias, me resulta toda una novedad. Y ratifica mi convicción de que con algunas pocas excepciones el periodismo que conocí y del que me enamoré en los años ’60, durante la dictadura de Onganía, cuando era un adolescente (categoría que vale recordar, apenas existía y era, queríamos que fuera, efímera) el de Primera Plana y la prohibida Marcha de Montevideo que mi padre –que trabajaba en el todavía llamado “vapor de la carrera” traía a casa, e incluso también el del acomodaticio Clarín que leía en la casa de mi vecino Napoleón Cabrera (crítico musical del diario y frondifrigerista de paladar negro), ese periodismo, digo, no sé si ha muerto, pero en la mayoría de los medios, ¡y en los diarios! o agoniza o ha desaparecido.

El deseo vehemente de molestar al poder real ha sido reemplazado por el deseo de acordar con él para lograr cámaras y progreso material. Cualquiera dice cualquier cosa de cualquier tema, no hay contexto, y el resultado es embrutecedor. Sin embargo, el mortal enfrentamiento entre un Grupo Clarín (y La Nación, y más allá, aliado, Perfil) que oficia como portavoz y vanguardia de los grupos económicos concentrados, y la persona que las mayorías populares han elegido para que las represente y conduzca ha hecho que una parte minoritaria pero considerable del público haya aprendido a decodificar los mensajes con que es bombardeado. No todo está perdido.

icaro

La metáfora de Ícaro. Ayer al mediodía quedé fascinado por el espectáculo, el monólogo, stand-up le dicen ahora, de Ricardo Canaletti, acerca de la “muerte dudosa” del fiscal Nisman. Más allá del traspié con el caso Ángeles Rawson, Canaletti es muy bueno en lo suyo, y si no está cumpliendo el rol que mal que mal sigue desempeñando Lanata ha ser probablemente porque conserve escrúpulos, límites, alguna ética. Si no, ya lo hubiera desplazado (lo de Lanata, como se puede comprobar aquí, es bochornoso: antes de que el Grupo Clarín lo conchabara, se burlana ácidamente de las acusaciones de Nisman a los iraníes). Así que, decía, miré con el espíritu gozoso con que un niño observa a un mago las evoluciones de Canaletti por un estudio que reproducía parte del lujoso piso en el que vivía el fiscal, incluyendo el baño en el que se lo encontró muerto (Canaletti no encuentra motivos para que se haya suicidado o lo hayan matado en él). Aunque parece claro que, sin descartarla, Canaletti descree de la hipótesis del asesinato, su parlamento desembocó en un momento casi lírico al postular que a Nisman parece haberle pasado lo mismo que a Ícaro, al que acercarse mucho a la verdad -el sol-, se encendió y ardió, que esa búsqueda le costó la vida.

Claro, eso puede interpretarse de dos maneras: una directa, ramplona, para el público inadvertido o distraído, parece decir que Nisman descubrió un plan malévolo de la Presidenta y el Canciller para garantizar la impunidad de quienes asesinaron a 85 personas, pero la otra, la preferida por gentes más avisadas o suspicaces, que Nisman se puso a leer y subrayar la acusación, un bodoque de 300 páginas que evidentemente él no había escrito (en esas páginas se habla de él en tercera persona, como haría un rey… o Maradona) y en el cual, al decir de Zaffaroini, no se describe un solo delito.

Reversión. Acostumbrado al dolce far niente, y a recibir dinero, papers y canonjías de tres estados, Nisman debió darse cuenta, horrorizado, de cuanta verdad había en los comentarios del puenteado y engañado juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral, quien subrayó que en los últimos dos años Nisman y más de medio centenar de subordinados (acaso hasta ochenta como han dicho algunos medios) que él, el juez de la causa, creía abocados a identificar a quienes volaron la AMIA y asesinaron a 85 personas, se habían dedicado, a sus espaldas, a tratar de embocar a la Presidenta y el Canciller en algún ilícito.

Resulta evidente que el disparador de esta reversión silente del objetivo de la UIF de Nisman (como el propio texto de la denuncia reconoce explícitamente) fue la firma por ambos de un memorando de entendimiento con el gobierno de Irán para destrabar la situación y que Nisman pudiera viajar a Teherán a tomarles declaración a los acusados.

Surreal. Muchas veces me imaginé (y así lo escribí en este sitio) la escena digna de Mel Brooks y su Superagente 86 en la que Nisman tuviera que enfrentarse al ex presidente Askbar Rafsanjani, el más afín a la reconciliación con Estados Unidos de todos los ayatolás, y uno de los principales apoyos del presidente Rohani.

  • Lo acuso de haber ordenado el ataque a la AMIA en un reunió que se realizó en la ciudad de Mashad.
  • Ah, ¿y se puede saber quién se lo dijo?
  • Se lo dijeron a Aboljasan Mesbaji, el “testigo C”, un desertor de sus servicios secretos que está refugiado en Alemania.
  • Ah, es un impostor, un delincuente. Que, por cierto, escapó de Irán bastante antes no ya del ataque a la AMIA, sino también del ataque a la Embajada de Israel en Buenos Aires, del cual también se ha acusado a Irán sin ninguna prueba. ¿Se puede saber quién le habría podido decir tal cosa a Mesbaji…
  • No, no se puede saber: los agentes de inteligencia se mueven con fuentes reservadas.

El “Testigo C” declaró varias veces, siempre contradiciéndose y acomodando cada vez sus dichos a La Historia Oficial (es quien dijo que Irán le había pagado a Menem una millonaria coima para que Menem no formalizara una denuncia por la supuesta responsabilidad de la república islámica en el ataque a la AMIA ofreciendo datos que resultaron falsos) la última y más importante, por teleconferencia desde Alemania, en el juicio AMIA. En esa ocasión, se supo, tenía al lado, fuera del alcance de la cámara, al hasta ahora incombustible Stiusso, acaso porque nunca procuró acercarse a la verdad, sino más bien evitar que nadie llegue a ella y se lo escuche.

¿Un agente doble? Por cierto, hay que velar, y mucho, que ninguna mano negra vaya a cargarse a Stiusso. Que, como Nisman, puede servirle mucho más a los golpistas muerto que vivo. Como el mensajero Diego Lagomarsino, el hombre que le llevó a Nisman la pistola que horas después habría de darle muerte. Parece obvio que si a los 35 años le pagaban 41.000 pesos para bajar y manipular archivos de la UIF (es decir, tenía el contrato más alto de la misma… ¡y sin obligación de concurrir!) es porque tenía una recomendación del más alto nivel. Lo más probable es que esa recomendación haya sido la de “La Embajada”, y que Lagomarsino fuera el encargado de llevar y traer archivos desde y para dicha legación diplomática, esto es, desde y para la CIA. Ya wikileaks demostró fehacientemente que Nisman adelantaba sus movimientos y los sometía a la aprobación de La Embajada. Lagomarsino, sospecho, debió ser su contacto.

Sucursal. Anteayer se reprodujo aquí un despacho de Télam que reprodujo un trabajo del periodista Juan Cruz Sanz que demostró fehacientemente no sólo que como antes el juez Juan José Galeano, Nisman estaba vinculado al entorno de Hugo Anzorreguy (el ex jefe de la SIDE acusado de encubrimiento en el caso AMIA que probablemente se libre del juicio en ciernes argumentando demencia senil) y que el lujoso Audi Q3 no era suyo sino de contratistas de la CIA.

El experto Marcelo Saín, creador de la Policía de Seguridad Aeronáutica (PSA) y diputado provincial por Nuevo Encuentro, tras recordar que Lagomarsino se ofreció para trabajar en la PSA (es decir, posiblemente, quiso infiltrarse para oficiar de topo al servicio de Stiuso y de la CIA), fue concluyente:

“Lo concreto es que el fiscal Nisman andaba en un auto de un contratista de la CIA. Me impresiona, aunque siempre he dicho que Nisman era un empleado de la Secretaría de Inteligencia que, a su vez, bajo la mano de Stiusso, era una sucursal de la CIA”.

Recalculando. Volvamos al show de Canaletti, capaz de llenar toda una hora de TN con mínimos recursos. Para dejar constancia de que no embestía contra los cimientos de las hipótesis alentadas por el Grupo, Canaletti dijo de Nisman que “si este tipo, hizo esto (en aparente referencia a la denuncia) ¿cómo no se iba a atrever a defenderla (en el Congreso)?”.

Bueno, ya se ha dicho, el asunto es que no fue Nisman el autor, o al menos no fue el autor principal. De sus propios mensajitos telefónicos y guasáps surge que volvió precipitadamente a la Argentina para presentar un escrito, una denuncia tremebunda  que pensaba presentar más adelante, y que lo hizo porque alguien se lo ordenó, y ese alguien, claro, no fue su jefa formal, Alejandra Gils Carbó.

Supongamos ahora que Canaletti no se refería a esta denuncia, sino a la anterior, a la acusación que presentó hace años contra altos funcionarios y ex funcionarios del gobierno de Irán. Me reí mucho cuando hace un par de días Antonio Laje dijo que no podía entender que la denuncia contra Cristina y Timerman fuera tan floja cuando la acusación original contra los iraníes que Nisman formuló en 2004 fuera tan “brillante”.

Dimes y diretes. Ja. Se nota que no la han leído. Me acaba de escribir desde Rosario el lector Darío Ascolani. Dice que “sería de gran valor informativo acceder y publicar el fallo del tribunal inglés que rechazó la extradición de (el ex embajador iraní) Hadi Soleimanpur, luego que fuera detenido por el alerta rojo requerido por Argentina. Es una prueba irrefutable que la acusación de Nisman contra los iraníes no tenía sustento alguno y era una burda operación política en favor de Israel y EEUU. A pesar de la importancia de ese fallo, nadie parece prestarle atención, cuando en el mismo seguramente se expondrán las razones del rechazo al pedido de extradición, la falta de pruebas, e incluso las razones del pago (por Argentina) de una indemnización por daños en favor del diplomático iraní creo que de U$S 25.000.”.

¿No es curioso que nadie haya querido publicar ese fallo?

Agrega Ascolani:  “El sistema del common law, que incluye al Reino Unido y a una serie de países que formaban parte de la comunidad británica, ese fallo es obligatorio para todas las cámaras de apelaciones y jueces inferiores,en los casos en que se discuta un tema exactamente igual (para el caso, si alguno de los restantes iraníes fuera detenido en alguno de esos países, sería nuevamente liberado). Incluso, la jurisprudencia inglesa tiene fuerte ascendiente en la justicia norteamericana. En definitiva, todo el pescado podrido con el que Nisman fundamentó el tema AMIA, no se puede sostener en ningún tribunal”.

Es que el texto original, del 2”4, al igual que el nuevo, es de una desconcertante carencia de sustancia. Tal como comenta hoy en Perfil el escritor Juan José Beccerra (“El último eslabón”, pág. 22), la resonante denuncia de Nisman-Stiusso podría sintetizarse en “la vaga idea de que hubo un hombre que vio al hombre que vio al oso”, puesto que en él la lógica de los servicios de inteligencia se comió el “discurso jurídico del mismo modo en el que un tiburón podría comerse a un surfer”.

No es muy difícil conjeturar quien pudo haberse puesto en contacto con el atribulado fiscal ni qué pudo haberle dicho. Ha de haber sido Stiusso o alguno de sus enviados,  y ha de haberle dicho con algo de razón (si se tiene en cuenta la falta de trabajo y de resultados de su mastodónica UIF) o sin ella, que debía regresar de inmediato a Buenos Aires y presentar el texto cuyo borrador conocía, antes de que Gils Carbó lo removiera.

Homologación. Sin embargo cualquier analista político desapasionado (y aún a los apasionados, como la Presidenta) puede colegir que habida cuenta de los señores que servían Stiusso y Nisman, los servicios de inteligencia y seguridad de Estados Unidos e Israel, el motivo del súbito llamado a Nisman no pudo ser otro que tratar de homologar a Irán con el terrorismo puro y duro del Estado Islámico, ISIS, Daesh o como quieran llamarse los degolladores, decapitadores, lapidadores, etc., etc., wahabitas, salafistas y takfiristas reunificados bajo las banderas negras, aprovechando los estremecedores asesinatos de París. Que, por cierto, y según un conoisseur como Jean Marie Le Pen, el octogenario líder de los fascistas franceses, fueron teledirigidos desde las sombras por los servicios secretos galos. Que han de estar furiosos –explicó Montserrat Mestre en estas páginas– por la suspensión de las entregas –y por lo tanto de los cobros– de dos fragatas misilísticas del tipo Mistral –una de las cuales ya está terminada- a Rusia a causa de que Hollande se doblegó a las presiones de Washington, que, embarcado en una ofensiva contra Moscú en el oriente de Ucrania, proclamó un unilateral regreso a una guerra fría que puede volverse caliente en cualquier momento.

Cualquier analista de política internacional sabe también que ISIS fue una creación de la CIA para garantizar el desmembramiento de Irak y el ataque a Siria (países cuyos gobiernos baazistas eran laicos) tarea en la que fueron generosamente financiados por Arabia Saudita, Qatar, Kuwait y Turquía.

El contexto internacional. En los últimos tiempos y después de proclamar el Califato, los del ISIS se dedican a arrojar al vacío homosexuales, lapidar adúlteras, degollar periodistas y crucificar a cualquiera que no se le someta, nadie sabe a ciencia cierta por órdenes de quien, ya que su líder, el autoproclamado califa “Al Baghadí” habría sido herido de gravedad por un bombardeo a fines de noviembre.

Pocas dudas pueden existir en este contexto que la CIA, el Mossad (y más que el Mossad, el Shin Beth, que opera en el Líbano y los territorios ocupados) tratan de demonizar a Irán en momentos en que Obama procura llegar a un acuerdo con los ayatolás con el doble propósito de sustraerlo de una alianza con el tándem China-Rusia, y de conseguir que sean los iraníes y Hezbolá quienes lleven el peso de la lucha con sus mortales enemigos del ISIS, de modo de no tener que enviar tropas.

El acuerdo con Irán pasa, además de por sus centrales nucleares, por dejar de procurar la deposición del presidente sirio Bachar al Assad, lo que enfurece a los “halcones” de Washington y Tel Aviv.

Sabotear esta posibilidad parece haber sido a todas luces el objetivo principal, planetario, de la tan impactante como infundada denuncia de Nisman-Stiusso, pero el secundario, local, pero no menos importante fue, es evidente, iniciar un nuevo movimiento destituyente, golpista, que estigmatizara a Cristina como “asesina” y desembocara en una Plaza del Maidán, una situación que sirve para nuevas manipulaciones, como ya se experimentó tanto en Kiev como en Caracas: matar algunos de un lado y algunos del otro, y apostar a que la situación se descontrole.

Ruidos. Imagino la depresión de Nisman cuando se sentó a examinar el mamotreto terminado de ensamblar y refritar en su ausencia, al caer en la cuenta, con infinito horror, que lo mandaban a la primera línea de la batalla con un escarbadientes, que estaba solo y que nada podría evitar que en Congreso los diputados oficialistas lo despedazaran.

El vocero Kollmann aventura que Diego Lagomarsino le habría dicho al fiscal que Nisman le pidió su Bersa 22 argumentando que no confiaba en su custodia y que la necesitaba “por si en algún momento tenía que disparar al aire ante una amenaza”… un absurdo puesto que esa pistola no hace más ruido que un portazo, y en el edificio Leparc, sobre todo en esta época, hay muchos departamentos vacíos, por lo que si de llamar la atención se trataba, era mucho mejor abrir la ventana y aullar como los lobos.

Se haya matado o lo hayan matado, no cabe duda de que, como rápidamente entendió la Presidenta; Nisman le era y es mucho más útil a la CIA, el Mossad, el Shin Beth y los golpistas vernáculos muerto que vivo.

Patcher

De la tragedia a la farsa. En las últimas horas, la trágica muerte de Nisman comienza a adobarse con sugestivos elementos de farsa. Damián Patcher, un argentino-israelí del Buenos Aires Herald que fue el primero en dar la noticia de la muerte de Nisman por tuiter, dice haber tenido que salir del país rumbo a Israel por haber sido amenazado. Patcher se marchó dejando su auto en el estacionamiento del diario y sin siquiera ponerse en contacto con su director, Sebastián Lacunza. En cambio, lo hizo con un anónimo periodista en el aeropuerto Ezeiza antes de abordar el avión que lo llevó a Tel Aviv, a quién le dijo: “No sé desde cuándo es que me empezaron a seguir. No voy a contar nada todavía, pero sí puedo decir que recibí un mensaje del Estado que yo lo entendí como un mensaje hacia mí, luego lo chequeé y efectivamente fue así (…) hoy (por ayer) se confirmó todo porque mi fuente me dijo ‘Andate ya porque te están buscando’”.

Ante dichos tan desconcertantes, que permiten imaginar que si le hubieran hecho estallar una bolsa de papel cerca Patcher ya hubiera llegado a Tokyo, el cronista de Perfil ha de haberle preguntado por qué se sentía perseguido, porque Patcher agregó:
“Les cagué el tema con ese tuit. Siento que les arruiné algo”. Y agregó con tono misterioso: “Voy a volver al país cuando mis fuentes me digan que las condiciones cambiaron. No creo que sea durante este Gobierno”.

Para rematar la farsa, salió a la palestra Fopea, una organización de periodistas opositores que gustan parecer ecuánimes, que reveló que su asociado Patcher se comunicó con ellos desde Israel para decirles que “sintió en riesgo su vida” por ser “víctima de seguimientos sospechosos” y porque “un vehículo habría seguido sus movimientos”.

Patcher no parece querer explicar por nada del mundo cómo se enteró de la muerte de Nisman.

********

PS1: Acabo de leer el relato de la fuga (?) de Parcher en La Nación y estoy cada vez más desconcertado. ¡Es una payasada tan obvia! Compruébenlo ustedes mismos. Dice que comenzó a enloquecer ¡porque lo llamaban de muchos medios para entrevistarlo! Resultó livianito el hombre. Y ahora leo lo que publicó en Infobae, donde también trabaja… ¡y ensalza al periodismo local! ¡y especialmente a TN!Tanta pavada ratifica plenamente lo que decía más arriba acerca de la desaparición del periodismo..

PS2: Apostilla Nahuel Coca, que vive en el mismo edificio dónde vive ¿vivía? el fugitivo:

Mi vecino de abajo. El pibe que no paga las expensas siendo propietario. El que sin embargo estacionaba una camioneta 0 km en la cuadra, demasiado grande para su soltería. El que al hablar del gobierno en algún ascensor compartido, parecía más un paracaidista sueco que un periodista con experiencia en agencias, periódicos y portales. 
Resultó ser un paracaidista, o al menos un ex soldado, israelí con miedo a volar. 
Sus tuits dando la primicia y su posterior explicación no dejan ninguna duda: su fuente es inconfesable y además lo usó de la mejor forma que se puede usar a un periodista, o sea, sin que levante sospechas. Poca gente informada puede manifestarse tan candida a menos que lo sea…
El gobierno, ante los rumores de que el paracaidista se sentía perseguido, tuvo mala muñeca y publicó en Twitter datos sobre sus pasajes al exilio, o según él escribió en un diario israelí, de vuelta a casa. Un error de criterio…
No creo que al muchacho le dé el bocho para ser un espía activo, siendo más probable que se trate de un boludo útil. 
No se da cuenta de que aquellos que hicieron volver a Nisman posiblemente sean los mismos que le dieron la primicia, sus fuentes, que en ningún momento quiso revelar. 
Se está sacando todos los números para la próxima rifa: el premio mayor es el de ser el segundo muerto a los pies de Cristina, ahora que ni el diario La Nación cree en otra hipótesis más que en la del suicidio. Ojalá me equivoque y sigamos pidiéndole que pague, ahora que según dice no va a volver a menos que su fuente le diga…

Fuente: http://pajarorojo.com.ar/?p=12650

Foto e imágenes: Agencia Paco Urondo, Pájaro Rojo