En política, dar examen es sinónimo de inseguridad…

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, de nuestra redacción

Foto de V.L.M.Por Victor Leopoldo Martinez

…Y más cuando la mesa examinadora está conformada por evaluadores dispuestos a “bocharte” si no decís y/o haces lo que ellos consideran lo correcto.

Para el caso político –que es el más patético en brindar cantidad de ejemplos de evaluadores -, es de una torpeza imperdonable creer que los “conceptuadores” no tienen ideas ni fines políticos a la hora de tomar exámenes. Peor aún es creer que estos “personajes” llegaron al rango de evaluadores por capacidad, idoneidad, objetividad, pulcritud, asépticos y asexuados y no porque el “sistema” los vio con condiciones para el “servicio” y dotados de la adecuada formación para ser lo suficientemente “funcionales a sus intereses”. Llamo sistema a toda estructuración social en términos normativos hecha, o bien por construcción comunitaria, o impuesta exógenamente y para beneficio sectorial. En este caso me estoy refiriendo al sistema financiero-político con sus consecuencias sociales harto elocuentes hoy vigente. El orden de estas características del sistema que doy –según mi modesto entender- me parece correcto ya que hacen a los resultados que ese sistema obtiene; son los intereses financieros los que determinan, hoy por hoy, las acciones política en todo el mundo; nosotros no teníamos por qué ser la excepción. Aunque podríamos transformarnos en la excepción si existiera el suficiente convencimiento político de que soberanamente estamos en condiciones de tomar el mejor camino para lograr la total independencia económica y así concretar la tan ansiada justicia social para el conjunto de la Comunidad Nacional.

En términos políticos y para bocetar groseramente los “modelos” de mesas examinadoras que hoy tiene el gobierno nacional (porque no se los puede tomar en serio aunque sí es recomendable tener precauciones con ellos por su nivel de servilismo) solo basta con ver sentados en ellas a los políticos que dicen ser “la oposición”; Morales, Alonso, Sanz, Cobo, Bullrich, Carrio, Binner, Solanas, ¡Macri! En nivel de caradures van superando holgadamente cualquier antecedente histórico.

¡Sí! Son los mismos que tendrían que haberse ido en el 2001 por masivo pedido social y cuando el 100% de los habitantes de este bendito país (piqueteros y los aparecidos y nuevos caceroleros estafados por los banqueros juntos) cantaban a los gritos descargando su rabia e impotencia “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”.

¡Y no se fueron!

No se fueron a pesar de ser los principales responsable de:

  1. a) El mayor desfalco de ahorros de los argentinos.
  2. b) Del descomunal endeudamiento externo.
  3. c) Sirviendo de reaseguro a las corruptas operaciones para destrozar la industria nacional, el salario de los trabajadores y los magros ingresos de los jubilados.

Pero todo esto fue posible gracias a la complicidad y el fuerte apoyo mediático que estos personajes recibían. El monopolio multimedial Clarín junto a los intereses que representa La Nación fueron dos de los principales beneficiados de esas medidas de “austeridad” y tan responsables como los ejecutores de aquellas oprobiosas políticas que ellos alentaban diariamente aplaudiéndolas, haciendo uso de esa “libertad de prensa” que solo sirvió para que el país entrara en default y su pueblo sufriera las nefastas consecuencias. Tampoco hay que olvidar que con operaciones mediáticas que funcionaban como cortinas de humo permitieron a los banqueros sacar a escondidas hacia el extranjero las divisas robadas al país y a los Argentinos .

Aquellos políticos aquí están, vivitos y coleando y sirviendo a los mismos viejos-nuevos amos conformando esa parodia de reflotada UNION DEMOCRATICA, sentados en mesas examinadoras total y absolutamente amorales.

Si hay algo que les impide zafar de cualquier futuro juicio social e histórico sobre sus acciones es el nivel de conciencia con que realizaron y realizan sus maldades (el nivel “educativo” alcanzado por todos ellos elimina el factor inconsciencia y habilita la imputación y posterior proceso por alta traición a la patria aunque sea de manera histórica ya que jamás podremos esperar algo serio de la tercera pata en términos de complicidad: el sistema judicial).

Si hacemos historia, a especímenes de esta calaña es difícil encontrarlos haciendo un mea culpa antes de enfundarse en su estuche de madera para partir definitivamente de este mundo.

Los que tomaron las riendas en el 2003, hasta tuvieron que bancarse la desconfianza popular y superar con hechos aquella fundamentada desilusión que el pueblo tenía sobre la clase política, demostrando con gestión que no pertenecían a esa “banda” que se tenía que ir –y no se fue- en el 2001.

 “La culpa no es de los chanchos…”

Uno de los males que viene acompañando a los liberales de izquierda de estos lares –muchos de ellos acompañantes de esta gestión Kirchnerista en cargos de importancia- es la imperiosa necesidad de aprobación que necesitan de parte de la poderosa “derecha económica que suele creerse ilustrada”, que controlan y no largan las “academias” ni beodos. Este mal lamentablemente parece ser contagioso.

La Sarlo

Veamos:

Desde estas páginas El Fierro de Martín ya había dado aviso sobre la presencia de este mal en su nota del 29 de mayo del 2011 titulada: “La Sarlo, 6-7-8 y la necesidad de dar examen”. En esa oportunidad se encargó de señalar lo que para él eran torpezas manifiestas de parte de los “progres” que “opinan” en 678.

¿La protagonista? Beatriz Sarlo; una especie de Beatriz Guido Jauretchana, similar en cuanto a su medio pelaje pero mejor formadita –intelectualmente… digo… ¿no?-.

El Fierro se preguntaba: “¿Qué se buscó con esa invitación? ¿Mostrar la supuesta pluralidad política que practica el programa? (aclaro lo de “supuesta” porque en otra nota Pedro se encargó de señalar la negativa existente en ese programa a invitar a PERONISTA ya que parece que a los panelistas les resultaban impresentables) ¿Para qué y con qué fin se invitó a Sarló? ¿Pensaron que la intelectual debatiría seriamente ciertos temas y lograrían que ella cambie de opinión? ¿Creyeron que la correrían con los informes que presenta el programa?

Forster

¿Cuál fue la intención de sentar a un Forster frente a la Sarlo? ¿Mostrar el supuesto nivel “culturozo del programa? El papelón pasado por Forster disculpándose en reiterados momentos y dando “su parecer” a modo de examen tratando que la Sarlo no lo castigue, transformaron la circunstancia en un hecho patético. Ni que hablar del vapuleo que recibió Orlando Barone cuando se le “soltó la cadena” (algo que esperaba con ansias la Sarlo) y la intelectual lo dejó mudo con su “Conmigo no Barone”.

Sintéticamente; en nuestros liberales de izquierda el mal parece ser congénito en términos culturales, y por ende difícil de erradicar por más tratamiento intensivo de “Pensamiento Nacional” que se les aplique. Lo grave se presenta en saber si ese mal no se está haciendo contagioso.

Lamentablemente, y como los “chanchos”, estos personajes pueden que terminen siendo inimputables.

Entre la Farrow y la “Navrati-bola”

Ahora parece que se incorporaron dos nuevas “examinadoras” a las mesas; ¡y en el plano internacional!!!.

Muchos de los mortales de este país ni sabían que Mia Farrow y Martina Navratilova existían y menos que pensaban; menos aún sabían que estás dos señoras eran entendidas en política exterior. Lo cierto es que los medios monopolizados que operan políticamente para desestabilizar a nuestro gobierno se encargaron de anoticiarlos.

Martina

Mia Farrow

Rápida, torpe y pésimamente asesorados, funcionarios de gobierno salieron a notificar ¿a la sociedad, o a los medios que fijan agenda? que la Sra. Presidenta les iba a mandar una carta a ambas “Sras”; y nadie sabe, menos este escribiente, con qué fin lo haría; a simple vista no los hay. Menos aún suponer que simples dichos de dos pobres mujeres de un lejano Estado opresor e imperialista podrían traer serias consecuencia para el país -aunque bien podrían estar en el juego de las apetencias político-financieras del gigante del norte-. A menos que por ser Farrow una, actriz de Hollywood , alguien pensara (¿liberales de izquierda quizá; o derechosos admiradores del norte desarrollado y primermundista?)que luego de sus dichos saldría la caballería de las pantallas listas para atacar a la dictadora.

Esto resultan tan risible como suponer imaginariamente que unos posibles dichos que señalarían la porquería que es el gobierno norteamericano expresados por nuestra gran actriz Norma Aleandro y la gran Gabriela Sabatini, Obama entrara en estado de desesperación y de inmediato se tomara en el trabajo de contestarle a nuestra actriz y a nuestra tenista por temor a que los dichos de las argentinas trasciendan internacionalmente y para que el congreso norteamericano no entre en crisis existencial. Cómico por donde se lo mire.

Es aquí donde aparece mi temor de contagio de ese mal llamado “dar examen”. Preguntas:

Cristina

1)¿A quien le importa las opiniones de un par de ignorantes como Mia Farrow o de una tenista que solo podría responder sobre su deporte si ambas se informan por los perverso “servicios informativos” de su país? Si esas mujeres tuvieran “2” dedos de frente se ocuparían de las barbaridades e inhumanidades que a diario cometen empresarios, banqueros, militares, paramilitares y servicios de inteligencia de su país alrededor del planeta.

2) ¿Quién en el gobierno piensa que la presidenta con todo su talento y alta formación intelectual e ilustración se debe tomar el trabajo de contestar a un par de ignorantes que como tales merecen respeto aunque ese respecto presidencial no se condiga con el no tienen estas dos mujeres  por una primera mandataria y por el simple y solo hecho de que lo es de un país periférico?

3) ¿En que ayudarían las cartas presidenciales (con el riesgo de que sean tergiversada por los propios medios que difundieron las opiniones de las norteamericanas)? ¿Por qué nuestra compañera presidenta se debe rebajar a dar explicaciones a dos seres evidentemente ignorantes e irrespetuosos? Con ignorarlas alcanza.

Pero esa maldita y estúpida necesidad cultural de dar examen a los del norte muy presente en ciertos asesores “progres” se está extendiendo como plaga cultural. Y eso es peligroso porque brinda al enemigo imperialista un signo de inseguridad que jamás se debería mostrar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: