Rafecas desestimó la denuncia de Nisman contra la Presidenta

26 febrero 2015

C.A.B.A.,Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO.

Fuente:http://www.infojusnoticias.gov.ar

Rafecas-II

El juez federal Daniel Rafecas decidió desestimar la denuncia que había presentado Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Ninguna de las dos hipótesis sostenidas por el fiscal Pollicita se sostiene minimamente”, dice la resolución del juez.

El juez federal Daniel Rafecas desestimó este mediodía la denuncia por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA presentada por Alberto Nisman contra la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, confirmaron fuentes judiciales. Rafecas no hizo lugar al dictamen en el cual el fiscal federal Gerardo Pollicita impulsó la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

“La evidencia reunida, lejos de sostener mínimamente la versión fiscal, la desmiente de un modo rotundo y lapidario, llevando también a la misma conclusión de la inexistencia de un delito”, afirmó Rafecas-. Para el juez “ninguna de las dos hipótesis de delito sostenidas por el fiscal Pollicita en su requerimiento, se sostienen mínimamente”. La primera porque el presunto delito nunca se cometió: es decir, nunca se conformó la Comisión por la Verdad prevista en el acuerdo con Irán para lograr la declaración de los iraníes imputados en la investigación del atentado. La segunda porque el móvil -la baja de los pedidos de captura internacional de los iraníes a través de Interpol tampoco se concretó.

El martes 3 de febrero Pollicita y Rafecas habían resultado sorteados para hacerse cargo de la denuncia que, inicialmente, había sido presentada por Nisman en el juzgado Federal Nª 4 de Ariel Lijo, el 14 de enero, en plena feria judicial. Tras la reanudación de las actividades, Lijo entendió que la misma no tenía “conexividad” con las causas anteriores por encubrimiento de la AMIA que él había investigado y la mandó a sorteo. Tras varias idas y vueltas, el expediente recayó en el juzgado de Rafecas, subrogado por Ramos. Fue Ramos quien tras recibir la denuncia –de 289 páginas- y las pruebas, entre las que hay más de 5000 horas de escuchas, remitió todo a la fiscalía de Pollicita, la Nª 11 del fuero Federal. Desde entonces Pollicita trabajó en la denuncia con parte de su equipo.

El escrito que presentó el fiscal federal Alberto Nisman desarrolla a lo largo de sus 290 páginas el supuesto “plan delictivo” para dotar de impunidad a los imputados de nacionalidad iraní acusados por el atentado de la AMIA que argumenta con diversos artículos periodísticos, notas de portales, discursos de funcionarios, mensajes de Twitter de la presidenta e intervenciones telefónicas. Con esa base y escasa prueba directa, el fiscal hace afirmaciones que quedaron refutadas con documentos presentados por distintos funcionarios.

De acuerdo a su hipótesis, y según detalla en la página 270 del escrito, el plan “pergeñado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner” se basaba en “el cese de las notificaciones de Interpol”, objetivo que no se cumplió, según Nisman, por el firme accionar del Secretario General Ronald Noble, quien fue titular de Interpol desde 2000 hasta 2014. Se trata de los pedidos de captura de máxima prioridad para Interpol que tienen 5 de los 8 imputados de origen iraní.

Sin embargo, el canciller Héctor Timerman ya presentó pruebas contundentes que avalan la decisión del gobierno argentino en mantener las alertas rojas. En el apartado de la página 83 cuando habla de los “motivos” del plan criminal Nisman dice: “Timerman no cumplió, no porque no haya querido, sino porque Interpol se lo impidió”.

Timerman leyó un correo electrónico que le mandó Noble, donde quedó sentado, por escrito, que Argentina insistió una y otra vez para que el memorandum de entendimiento con Irán no afectara la vigencia de las notificaciones rojas de Interpol sobre ciudadanos iraníes sospechados de participar en el atentado a la mutual israelita de 1994. “Usted indicó que INTERPOL debía mantener las notificaciones rojas en vigor. Su posición y la del Gobierno argentino fueron consistentes y firmes”.

En su resolución, el juez Rafecas dice que no hay delito: ni siquiera entró en vigencia la Comisión por la Verdad, nunca se pidió la baja de las alertas rojas -sino todo lo contrario-, no hay evidencias o indicios de que Cristina Kirchner haya preparado un plan de encubrimiento, no había una diplomacia paralela con Irán. Y Nisman, además, había tenido otra valoración del Memorandum con Irán. Aquí, los puntos principales del escrito.

-Sobre el Memorándum de Entendimiento con Irán

El magistrado consideró que transcurridos casi dos años de la firma de este acuerdo no se concretó la toma de las declaraciones indagatorias a los iraníes involucrados en el atentado. Se preguntó el juez: “¿Cómo puede un instrumento jurídico que nunca cobró vida constituir un favorecimiento real, una ayuda material concreta prestada –en este caso- a prófugos de la justicia argentina?”. En claro para el juez “meras ideas y/o actos preparatorios de un delito”, no son delito.

-Sobre el supuesto pedido de dar de baja de las notificaciones rojas de Interpol

El Magistrado descartó toda connotación delictiva sobre el punto. En especial, a partir de la carta de Timerman envió a Interpol junto con la notificación de Memorándum, en donde claramente refuta la denuncia de Nisman, y que fue corroborada por otros documentos y expresiones públicas del Secretario General de Interpol. En aquella carta, de 15 de febrero de 2013, Timerman expreso:

“Por otra parte, de acuerdo con las normas aplicables, cualquier cambio en los requerimientos de captura internacional oportunamente formulados a INTERPOL desde la Argentina en relación con los graves crímenes investigados en la causa AMIA, sólo podrá ser realizado por el juez argentino con competencia en dicha causa, Dr. Rodolfo Canicoba Corral […] Es decir que la firma del Memorándum de Entendimiento […] no producen cambio alguno en el procedimiento penal aplicable, ni en el status de los requerimientos de captura internacional arriba referidos”.

Además, Rafecas tuvo en cuenta además los dichos de Ronald Noble, Secretario General de Interpol: “Puedo afirmar con un ciento por ciento de certeza, ni un atisbo de duda, que el Ministro de Relaciones Exteriores [Héctor] Timerman y el gobierno argentino ha sido constante, persistente e inquebrantable para lograr que Interpol emita, mantenga vigentes y no suspenda o remueva sus notificaciones rojas”.

-Falta de evidencias contra de la Presidenta de la Nación

En la resolución, el juez dice que “…podemos afirmar que, a partir de todas las evidencias reunidas en este expediente a la fecha, presentadas por el extinto Fiscal denunciante, habiendo estudiado con máximo detenimiento la extensa presentación fiscal; examinado con la mayor atención las notas periodísticas e informes de inteligencia citados; leído con rigor cada una de las escuchas telefónicas arrimadas (de las cuales, hay que decirlo, no surge la intervención de ningún funcionario nacional), llego a la conclusión de que no hay un solo elemento de prueba, siquiera indiciario, que apunte a la actual Jefa de Estado respecto -aunque sea- a una instigación o preparación (no punible) del gravísimo delito de encubrimiento por el cual fuera no sólo denunciada sino también su declaración indagatoria requerida, delito que, además, y como ya expuse previamente, no existió, en ninguna de las dos hipótesis planteadas por el Dr. Pollicita en su requerimiento de instrucción”.

No hubo diplomacia paralela

“A lo largo de las miles de líneas de conversaciones escrutadas durante varios años, no surge una sola mención, una sola referencia, una sola gestión, una sola participación, ni del Canciller argentino, ni de absolutamente nadie de la cartera que conduce. No hay una sola vez en la que la Cancillería argentina aparezca envuelta en lo que Nisman denominó la «diplomacia paralela de facto»”.

El juez afirma que de las escuchas surge justamente lo contrario: que Timerman, y en definitiva, la «diplomacia real», lejos de ser un aliado de estos individuos, eran justamente el rival a vencer, a derrotar, a torcerle el brazo”. Y que las escuchas también revelan la “frustración” de los operadores pro-iraníes, ante la inflexibilidad de la “diplomacia real”.

-Nisman había tenido otra valoración del Memorándum

Por último, el Juez tuvo en cuenta que se agregaron al expediente dos documentos (idénticos) recientemente presentados y firmados el Dr. Nisman, con fechas de diciembre de 2014 y enero de 2015, en donde “no sólo que no hace ningún tipo de alusión a la inminente o consumada presentación de la denuncia en contra de las máximas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional, sino que, a lo largo de sus páginas, presenta una postura diametralmente opuesta, en el sentido de que realiza consideraciones sumamente positivas de la política de Estado del gobierno nacional, desde 2004 hasta la actualidad, destaca todos los discursos de los dos sucesivos presidentes, todos los años, ante la ONU, y considera que tanto el ofrecimiento de juzgamiento en un tercer país (2010) como la firma del Memorándum (2013), ambas iniciativas del P.E.N., como una consecuencia entendible de la “erosión” y “desgaste” que lograron hacer los iraníes debido a su irreductibilidad y negativa a colaborar en el avance de la causa AMIA, que llevaron al gobierno argentino, nos dice ahora el Dr. Nisman, a ir paulatinamente reduciendo sus pretensiones, con tal de lograr el objetivo de siempre: sentar a los acusados ante el juez, y de este modo, permitir avanzar la causa hacia el juicio oral”.


LA JUSTICIA EN EL PAÍS DE LAS “CLARINGRILLAS”

26 febrero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

PEDRO-DEL-ARRABAL-3Por Pedro del Arrabal

Captura de pantalla 2015-02-25 a la(s) 19.11.15

1.- Nombre del “impoluto” Juez que disparatadamente ordenó intervención judicial a un órgano de prensa (16 letras)

2.- Provincia donde se produjo la intervención (9 letras)

3.- Calificación mediática para una hipotética intervención judicial al matutino Clarín(58 letras)

4.- Nombre del Sindicato Patronal que aglutina a los dueños de “Grandes Medios” que todavía (hoy 26/02)no se dio por enterado de este avasallamiento a la libertad de prensa (producido el 22/02), ni saco comunicado alguno. (5 letra)

Respuesta

1.- Martín Ever Acosta

2.- Catamarca

3.- “La injusticia Kirchnerista avanza sobre la prensa libre y va por todo”

4.- ADEPA

El Diario ELESQUIÚ.COM de la provincia de Catamarca fue intervenido judicialmente

Resulta prácticamente imposible imaginar algún argumento medianamente coherente y que roce el sentido común dentro del orden constitucional (Provincial, Nacional y legislación internacional) para tamaño disparate judicial como el que vive en este momento el matutino catamarqueño EL ESQUIÚ.COM, Además la decisión resulta llamativamente “expeditiva” para una justicia catamarqueña que cuenta con algunos jueces que se caracterizan por esa exasperante parsimonia de la que hacen gala para ciertos “expedientes” y que por lo general y según sean los intereses en juego duermen el sueño de los “cajoneados” que bajo ningún pretexto se pretende para este caso; sí claridad conceptual y mínimos conocimientos sobre límites de atribuciones a la hora de expedirse.

Sobre una situación planteada por uno de los accionista sobre quien recae una denuncia por parte del matutino El Esquiú.com por administración fraudulenta, la señora Juliana Ibarra (nombre de la accionista demandante) en otra causa que que se tramita y se encuentra en manos del Fiscal Ezequiel Walther, es hija del reconocido agente inmobiliario Julio Edmundo Ibarra que, a su vez, está denunciado por robo de libros de actas de la empresa. A todas luces se trata de una cuestión meramente administrativa contable que de modo alguno habilita una medida como la tomada. Sin embargo el Juez Martín Ever Acosta sobrepasando con creces y en términos interpretativos su rol y función decide por sentencia interlocutoria Nº 261/262 /14 lo siguiente:

  1. “… hacer lugar a la cautelar demandada por la parte actora y en consecuencia y en consecuencia disponer de la INTERVENCIÓN JUDICIAL de EDITORIAL ESQUIÚ S.AS…”
  2. “La función del interventor será la de dirigir y administrar la sociedad …”

En estos lesivos términos para una actividad como la periodística me exime de cualquier comentario adicional más allá de señalar algunos aspectos y realizarme algunas preguntas: ¿Con qué autoridad profesional y moral y como podría un contador DIRIGIR y administrar un matutino? Sin menoscabo de la posible capacidad del designado, esto atenta cualquier lógica; a menos que independiente de su profesión este contador tenga sobrada experiencia en materia periodística de hecho; caso contrario es como poner a un agrimensor a conducir una intervención quirúrgica.

Hablo de lesivos en tanto existen sobrados antecedentes en materia de legislación nacional e internacional donde el Juez Acosta puede acudir para nutrirse antes de sentenciar de manera avasallante. Baste recordar:

El artículo 33 C.N.: “Las declaraciones, derechos y garantías que enumera la Constitución no serán entendidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados; pero que nacen del principio de la soberanía del pueblo y de la forma republicana de gobierno.”[Así de esta manera, el no reconocimiento expreso en la CN del derecho analizado, no puede interpretarse como una negación al mismo.

La reforma constitucional del año 1994, por disposición del articulo 75 inc. 22 C.N. incorporó una serie de tratados internacionales que adquirieron jerarquía constitucional conformando un bloque de constitucionalidad:

– Declaración Universal de Derecho Humanos (DUDH): en su artículo 19 establece: “toda persona tiene el derecho a la libertad de opinión, y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar, y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.”.

-Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) en el artículo 19.1 establece: “toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.”

– Convención América sobre Derechos Humanos (CADH) en su artículo 13 consagra el derecho a la libertad de pensamiento y de expresión, estableciendo:

“Artículo 13. Libertad de Pensamiento y de Expresión

1)Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

2)El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:

a)El respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o

  1. b) La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.
  2. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados

Pero analizado esto en términos políticos-sociales no resultaría difícil inferir la descomunal reacción mediática de los medios del monopolio multimedia del Sr. Magnetto si esta situación se hubiese dado en alguno de los medios de su propiedad –por otro lado total y absolutamente previsible además de justificada-. El país entero sentiría el peso y el rigor mediático sobre semejante avasallamiento a la libertad de prensa.

Captura de pantalla 2015-02-25 a la(s) 15.39.09

Captura de pantalla 2015-02-25 a la(s) 15.49.35

Claro… hay una diferencia sustancial: Clarín es el Gran Diario Argentino; EL ESQUIÚ.COM es un humilde emprendimiento editorial de una provincia del interior del país, que trata de ejercer libremente la noble profesión de informar