Un día como hoy. el pueblo ARGENTINO lloró.

26 julio 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, en un día de duelo Patrio

De nuestra Redacción

Eva-Funeral 3

 

Eva-Funeral 1

 

Eva-Funeral 2

 

Eva-Funeral 4

 

MARIA EVA DUARTE DE PERÓN

 

ETERNA EN EL ALMA

DE NUESTRO PUEBLO

evita 2

 

PRESENTE!!!

AHORA…

Y SIEMPRE!!!

 


Eva Perón y el voto femenino

26 julio 2015

C.A.B.A.,Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, En un día de duelo Patrio.

Evita

 

“El voto femenino, será el arma que hará de nuestros hogares, el recaudo supremo e inviolable de una conducta pública. El voto femenino, será la primera apelación y la última. No es sólo necesario elegir, sino también determinar el alcance de esa elección. En los hogares argentinos de mañana, la mujer con su agudo sentido intuitivo, estará velando por su país, al velar por su familia”.

Eva Perón, Mensaje a la mujer argentina, 27 de enero de 1947.

Por Maximiliano Pedranzini*

Si ha existido en nuestro país y en el resto del continente un emblema por la lucha y reivindicación de los derechos sociales, ese ha sido la figura de Eva Perón. Quien encabezando una de las reivindicaciones civiles y políticas fundamentales en la historia de nuestra larga y frágil democracia, logró cristalizar años de luchas incansables por la el derecho a la representación política, pieza esencial para construir una sociedad más justa y democrática. Por otro lado, la incorporación de la mujer en la escena política, aspecto que no estaba contemplado en la vieja ley Sáez Peña de 1912. Esto constituía el establecimiento de una democracia más plena, donde la representatividad política atravesaba todos los géneros y no quedaba reducida únicamente a los varones que había hegemonizado, tanto la vida política como la vida cultural de occidente. La Argentina y América latina no eran la excepción. Nuestro país forma parte un proceso arduo y complejo de luchas y reivindicaciones para incluir a las mujeres a la política y construir un concepto de ciudadanía plena que se sinteticen todas las garantías políticas. Eva Perón alcanzó el anhelo más importante, no sólo para las mujeres argentinas, sino para todo el pueblo: la construcción de una ciudadanía absoluta, donde el derecho y la igualdad de las mujeres alcanzaban legitimidad, tanto política como jurídica. Esto se vio reflejado en la ley 13.010 de Sufragio femenino, aprobada el 23 de septiembre de 1947 que se convirtió en la piedra angular por los derechos de las mujeres a la representación política. El peronismo fue el vehículo que sirvió para lograr este objetivo. Las condiciones sociopolíticas eran propicias para edificar lo que sería la arquitectura femenina en el ámbito público y la arena del Estado. El peronismo desde su eclosión el 17 de octubre de 1945, había logrado integrar a sectores que por mucho tiempo estuvieron postergados, excluidos de la vida pública y del mundo del trabajo. Y entre ellas se encontraban las mujeres, impedidas por el simple hecho de ser mujeres. La situación de la mujer logró cambiar gracias a la aprobación de la ley de Sufragio femenino, que consistió fundamentalmente en otorgarles los mismos derechos políticos y deberes cívicos que estaban condensados en la reforma de 1912, trascendental para terminar con el fraude patriótico y darle participación a grandes masas populares, pero sólo garantizaba el voto masculino. La ley de Sufragio femenino tomó el espíritu de la ley de 1912, donde establecía el voto obligatorio a partir de los 18 años de edad y el derecho a ser candidatas electivas. Esto le otorgaba marco jurídico y legitimidad a la mujer como ciudadana con derechos plenos y sería la pieza de rompecabezas faltante en nuestra sociedad política. Pero además le sirvió a Eva Perón como base para constituir el Partido Peronista Femenino, que incorporaría masivamente a las mujeres al ámbito de la política y que serviría como un instrumento esencial para reclutar a las nuevas masas femeninas en el arco político propuesto por el peronismo.

Pero esta ley significó un avance trascendental, no sólo para el peronismo sino para la historia de nuestro país: La cristalización de los derechos plenos de la mujer y su participación en la escena política nacional; la reestructuración de la política en términos de género y de incrementos de nuevas masas electorales ausentes en el mapa de la política; la generación de una nueva cultura política en nuestro país que finalmente se podía jactar de instituir patrones de igualdad en la vida pública y modificar las reglas de juego de la vieja república conservadora y la democracia fraudulenta. Para el peronismo representaría la acción más clara y concreta de la integración efectiva de la mujer a la política y tendría a Eva Perón como propulsora de este proceso y que fortalecería en esa coyuntura al peronismo en términos electorales como de nuevas masas que se incorporaban a las filas peronistas. A pesar de que el liderazgo de Evita ya existía de forma prematura y se encontraba en franco ascenso, llevar este proyecto reforzaría este liderazgo, sobre todo como conductora indiscutida de las masas femeninas que bregaban por ser incluidas en el mapa político nacional. Eva Perón lograría algo que ninguna otra había conseguido en luchas anteriores y que los frutos de esta lucha fueron muy significativos para el peronismo en su momento, pero que quedarían grabados en el corazón de todo el pueblo argentino. En este sentido, Eva Perón en su Mensaje a la mujer argentina pronunciado el 27 de enero de 1947 dice de manera contundente: “Yo considero, amigas mías, que ha llegado quizá el momento de unirnos en esta faz distinta de nuestra actividad cotidiana. Me lo indica, diariamente, la inquietud de vuestros pensamientos y la ansiedad que noto cada vez que cruzamos dos palabras. La Mujer argentina ha llegado a la madurez de sus sentimientos y sus voluntades. La mujer argentina, debe ser escuchada, porque la mujer argentina supo ser aceptada en la acción. Se está en deuda con ella. Es forzoso restablecer, pues, esa igualdad en los deberes. La mujer que recorrió a pie largas distancias, para afirmar junto al hombre, una voluntad: la ‘descamisada’ que convirtió cada hogar en un baluarte de exaltación revolucionaria; el corazón que sustento, sin desmayo ni retroceso, el triunfo del pueblo el 24 de febrero, no podrá ser olvidado por los hombres que salieron ungidos sus representantes, en aquella histórica contienda cívica. Esos hombres no olvidaron a la mujer. Esos legisladores del pueblo, recordarán a la entraña de ese pueblo: la mujer argentina, llegada a su madurez social y política. El voto femenino, será el arma que hará de nuestros hogares, el recaudo supremo e inviolable de una conducta pública. El voto femenino, será la primera apelación y la última. No es sólo necesario elegir, sino también determinar el alcance de esa elección. En los hogares argentinos de mañana, la mujer con su agudo sentido intuitivo, estará velando por su país, al velar por su familia. Su voto será el escudo de su fe. Su voto será el testimonio vivo de su esperanza en un futuro mejor. Los legisladores saben eso, compañeras. Es premioso recordarles que no lo olviden. Esa es una de las formas de nuestra lucha cotidiana, amigas, ahora que nos hemos conocido mejor y estamos unidas por todo el país, en un bloque solidario.” Y continua con sus notable palabras: “La mujer del presidente de la República, que os habla, no es -en este sentido- más que una argentina más, la compañera Evita, que está luchando por la reivindicación de millones de mujeres, injustamente pospuestas, en aquello de mayor valor en toda conciencia: la voluntad de elegir, la voluntad de vigilar, desde el sagrado recinto del hogar, la marcha maravillosa de su propio país. Esta debe ser nuestra meta” (Eva Perón, Mensaje a la mujer argentina, 27 de enero de 1947).

Un legado que perdurará como símbolo de igualdad y de ciudadanía plena. Indefectiblemente el contexto histórico favoreció a la sanción de esta ley, pero ¿cuál fue el contexto más propicio para alcanzar esta reivindicación fundamental para nuestra democracia política? Asimismo, antes de la ley de 1947, se habían tratado otros proyectos de ley en el Congreso de la Nación, pero sin mucho éxito. Cientos y cientos de proyectos fueron presentados durante tres décadas y media para su discusión, pero ninguno tuvo consideración del recinto, quizás por clara pronunciación conservadora y oligárquica. La encargada de llevar este nuevo proceso para las mujeres fue Eva Perón, que inició a partir del `47 una incansable campaña a favor del derecho de la mujer y su vinculación en la esfera pública. Esto había alcanzado un amplio consenso en todo el arco político y la población en general. No tuvo mayores inconvenientes en ser sancionada por el parlamento. Sería ella la protagonista crucial de llevar adelante este nuevo proceso que sintetizaría años de luchas anteriores que se fueron desvaneciendo con el tiempo. Eva Perón lograría tomar estas viejas banderas de lucha que aún quedaban vigentes y volverlas propias con el apoyo del peronismo y del pueblo trabajador. Lo que la convertiría en un mito con luz propia: la luz de la lucha por el voto femenino.

La ley de Sufragio femenino significó en términos históricos, la lucha por la ciudadanía femenina que asentó sus raíces en este presente agitado y convulsionado por seguir profundizando nuestra democracia, susceptible a cualquier movimiento adverso que fracture sus cimientos. La tarea de Eva Perón se ha convertido en pilar indiscutido por las reivindicaciones civiles, no sólo de las mujeres sino de todos los sectores postergados, silenciados y olvidados de nuestra sociedad. La albacea de un proyecto que la colocaría en la cumbre de la historia argentina como la responsable de incorporar a la política y al Estado a la mujer y su consolidación como líder, no sólo de las mujeres, sino de todo el pueblo como sujeto de transformación social. Fue el faro que ilumina el camino de la lucha por los derechos sociales en nuestro país.

*Ensayista. Integrante del Centro de Estudios Históricos, Políticos y Sociales “Felipe Varela”.


LA ECONOMÍA SEGÚN PERÓN

5 julio 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO. Economía y política

Captura de pantalla 2015-07-05 a la(s) 19.28.42(Del Modelo argentino para el Proyecto Nacional)

  • La dimensión política es previa al ámbito económico.
  • El objetivo fundamental es servir a la sociedad como un todo, y al hombre no sólo como sujeto natural sometido a necesidades materiales de subsistencia, sino también como persona moral, intelectual y espiritual.
  • La historia nos indica que es imprescindiblemente necesario promover la ética individual primero, desarrollar después la consecuente conducta social y desprender finalmente de ellas la conducta económica.
  • En el mundo, está ganando terreno la idea de que el bienestar de los pueblos se halla por encima de las concepciones políticas dogmáticas.
  • La realidad me permite afirmar que no somos un país subdesarrollado.
  • Nuestra patria tiene todo lo necesario para que sus hijos sientan el gozo infinito de la vida. Dios nos ha brindado riquezas incalculables, sólo falta que asumamos la decisión irrevocable de realizar la empresa que nos aguarda.
  • Aquella nación que pierde el control de su economía, pierde su soberanía.
  • Si se trata de obtener máximos beneficios consolidando intereses que están en el exterior, los aportes a la economía nacional se alejarán considerablemente de lo que resulta conveniente para el país.
  • El hombre es principio y fin de la comunidad organizada, por lo que no puede haber realización histórica que avasalle la libertad de su espíritu.
  • Hubo una insuficiente utilización del recurso humano que ha sido deficientemente incorporado en los últimos lustros, de acuerdo con la evidencia surgida de las tasas de desempleo.
  • Nuestra comunidad sólo puede realizarse en la medida en que se realice cada uno de los ciudadanos que la integran.
  • Para que la planificación sea efectiva no bastan los planes de mediano o largo plazo. Las decisiones concretas de política económica requieren también planes de corto plazo, que deben ser los reales.
  • Es necesario, instaurar un inalienable principio de objetividad. No puedo pensar otro criterio de objetividad que no sea la presencia de la voluntad del pueblo como guardián de su propio destino.
  • La actividad económica debe dirigirse a fines sociales y no individualistas, respondiendo a los requerimientos del hombre integrado en una comunidad y no a las apetencias personales.
  • Debe prevalecer una distribución socialmente justa.
  • Al país como comunidad armónica y donde los logros económicos no atentan contra la libertad y la dignidad del hombre.
  • Se dan las condiciones para armonizar una estructura económica agropecuaria con una industrial, sin que el progreso de un sector se logre a costas del otro.
  • Es respecto de todo proceso productivo que adquiere verdadero sentido el concepto de autosuficiencia y ruptura de la dependencia.
  • En la función empresarial el Estado tendrá un papel protagónico o complementario de la acción privada, según que las exigencias.
  • Ningún país es realmente libre si no ejerce plenamente el poder de decisión sobre la explotación, uso y comercialización de sus recursos y sobre el empleo de sus factores productivos.
  • Es cristianamente inaceptable que este desarrollo se materialice a expensas de los más necesitados.
  • Todos deben participar en el esfuerzo, pero todos deben también gozar de los beneficios.
  • No podemos olvidar que somos los únicos responsables de los éxitos o fracasos que el País experimenta.
  • Sólo podremos exigir el cumplimiento de un compromiso social si previamente facilitamos los medios básicos para llevarlo a cabo.
  • La intervención directa en el proceso de comercialización interna y externa, como así también en la fijación de precios que aseguren un beneficio normal y una eliminación de la incertidumbre del futuro, son también responsabilidades que el Estado no debe bajo ningún concepto delegar y menos aún olvidar.
  • El progreso económico dependerá exclusivamente de nuestro propio esfuerzo; de allí que el capital extranjero deba tomarse como un complemento y no como factor determinante e irremplazable del desarrollo.
  • Si tanto el Estado como el sector privado, comprenden que su meta es la misma – el bienestar de toda la comunidad – la determinación de los límites de acción no puede ser conflictiva.
  • Desde el punto de vista del beneficio empresario, el mismo debe guardar estrecha relación con la aspiración de trasladar a la comunidad los frutos del progreso, a través del sistema de precios.
  • El primer objetivo de la empresa en una sociedad que quiere justicia social auténtica, no es simplemente el beneficio, sino el servicio al País.
  • Cuando hablo de sector privado industrial, me refiero tanto a empresarios como a trabajadores, nucleados unos y otros en sus organizaciones naturales.
  • La importación de tecnología debe ser reducida a lo estrictamente imprescindible.
  • No ayuda a la liberación la existencia de estrechos compromisos tecnológicos.
  • El Modelo necesita una tecnología que cimente su desarrollo, pero esta necesidad no debe instrumentar la acción de un poderoso factor de dependencia.
  • Tenemos que desarrollar en el país la tecnología que nutra permanentemente a nuestra industria.
  • El gasto en investigación y desarrollo debe ser tan grande como jamás lo haya sido hasta ahora.
  • Sin tecnología nacional no habrá una industria realmente argentina, y sin tal industria podrá existir crecimiento pero nunca desarrollo.
  • Debemos cuidar nuestros recursos naturales con uñas y dientes de la voracidad de los monopolios internacionales que los buscan para alimentar un tipo absurdo de industrialización y desarrollo en los centros de alta tecnología donde rige la economía de mercado.

PERON Y SCALABRINI ORTIZ

5 julio 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia y Pensamiento Nacional

CARTA DE PERON A RAÚL SCALABRINI ORTIZ

peronAl señor Raúl Scalabrini Ortiz
Buenos Aires

Mi Querido Amigo:
He leído con profunda emoción su carta del 28 de febrero contestación a la que yo le dirigiera. En ella, usted expone puntos de vista sobre la política Argentina que no están contaminados por egoísmos personales ni partidistas si no que responden a una inmensa pasión patriótica.
Coincido plenamente con esas opiniones, y a tal respecto creo que dos documentos que usted seguramente conocerá traducen esa identificación de pensamiento, el mensaje a todos los peronistas y las directivas dirijan a los comandos tácticos peronistas de 6 y 10 de marzo respectivamente. Allí he fijado una conducta que responde a las necesidades del país desoyendo toda incitación a la violencia sin sentido o ductilidad oportunista.
El peronismo tiene una misión histórica que cumplir, y de allí no se apartara toda su táctica esta subordinada a los grandes objetivos que justificaron su aparición y que confirman su vigencia, por lo que la búsqueda de minúsculos dividendos de politiquería inmediata es ajena a la esencia y a la razón de ser del movimiento.
En tal sentido, he comprometido el apoyo de del movimiento a un programa de restauración nacional y popular que se comprometió a cumplir el nuevo presidente. Mientras él haga fe a su palabra, no tendrá que estar cuidándose las espaldas mientras lucha con el enemigo de afuera: de ese me encargo yo.
Tengo una esperanzada confianza en que no obstante el mediocre entourage político del Dr. Frondizi se mantendrá ala altura de las gravísimas circunstancias nacionales. En su elenco figuran hombres que siempre han combatido en las filas de lo antinacional, lo cual no han sido obstáculo para que nosotros los consagráramos con nuestro voto para la alta función publica. Esa es la demostración de que esperamos que prevalezcan las posiciones enunciadas por Frondizi, por sobre la conjuración de los mediocres que intentaran desviarlo de los objetivos nacionales libertadores.
Hemos hecho lo que debíamos y seguiremos haciéndolo solo nos resta entonces encontrar idéntico espíritu por parte del nuevo mandatario y el coraje para despreciar las incitaciones al compromiso, al hedonismo y a equilibrios mezquinos.
legisla.para_.el_.debil_Como usted me dice de la clase media es atinado y oportuno. El fenómeno que se produce en América Latina es el de una clase media con mas sentido clasista que el proletariado. Los obreros tienen mas claramente fijado el concepto de la integración nacional y de la necesidad de presentar un frente unido al adversario común. Las clases medias en cambio, tienen extraordinaria tendencia a concentrar su espíritu combatiendo en antagonismos internos y artificiales a menudo creados y siempre alentados por la propaganda imperialista. Es evidente que sectores cuya suerte que esta unida indisolublemente a la clase trabajadora tiene su vista puesta sin embargo en la oligarquía que por su interrelación con el imperialismo esta marginada de los anhelos y las necesidades nacionales Las causas de este contrasentido son numerosas, y han sido analizadas por algunos escritores que siguen los asuntos del país. Pero entre esas causas ocupa un lugar preponderante la propaganda de la ¨”intelligentzia” usted es uno de los intelectuales Argentinos que siempre vio claro, y denuncio al enemigo real, dando su ubicación y detallando los disfraces que adopta para predicar la desintegración del país. El peronismo fue el primer movimiento politicosocial que entablo la lucha en los verdaderos términos del conflicto. Nuestro antiimperialismo fue practico y efectivo adecuado a la realidad y no a declamaciones teóricas. Eso que el pueblo sabía, después del 16 de septiembre de 1955 lo comprendieron algunos intelectuales que ahora buscan sumarse a la corriente nacional y popular en la que siempre estuvo enrolado.
De manera que no soy yo con una carta quien lo hace entrar en la historia, si no su obra incansable, su vocación patriótica y su sacrificada trayectoria, nosotros siempre lo consideramos de los nuestros, y cada una de sus líneas es un aporte al movimiento peronista que valoramos debidamente y apreciamos como parte de nuestro acervo.
No reconsiderare el pedido que formula, porque él estaba supeditado a sus modalidades, usted ejerce una jefatura espiritual innegable no le pido que la transforme en un mandato político si no que la emplee para nuclear esfuerzos, para evitar dispersiones que no responden a la realidad. En el campo intelectual como en los demás frentes de lucha se han ido conformando bloques antagónicos e irreconciliables que libran batallas enconadas y continuaran combatiéndose implacablemente. Nosotros no queremos apaciguamiento ni transacciones ni eclecticismos de conveniencias con lo que representa intereses antinacionales y antipopulares. Pero jamás ahondaremos divisiones con quienes están en la línea de pensamiento que sobrepone los intereses de la patria a toda consideración de otra índole. Lo que sobran son puestos para esta lucha que nadie se aleje de ellos por incomprensión, por suspicacias, por plantear mal las cuestiones.
En esa obra de persuasión es que reclamo su concurso para que aclare panoramas que algunos no ven con nitidez para que termine con fricciones y antagonismos artificiales la historia tiene sus fueros y siempre los hace
valer las soluciones para el país son peronistas y quienes no lo comprendan giraran en el vacío, lo cual a su vez impone a nuestro movimiento la obligación de desechar sectarismos absurdos y planteos miopes para constituir la gran fuerza que integre los empeños para realizar el gran destino nacional. Seremos intransigentes hasta cualquier extremo en la preservación y la defensa de los ideales, pero jamás mezquinos guardianes de las formas sacrificando objetivos a diferencias tácticas.
La etapa que se abre con las nuevas condiciones políticas creadas por el triunfo popular el 23 de febrero requerirá de nosotros una acción vigilante y enérgica al mismo tiempo que dúctil para adaptarse a las variantes de circunstancias.
La masa tiene disciplina y madurez, lo mismo que muchos cuadros del movimiento que se han templado peleando en las condiciones más adversas.
Queremos que los intelectuales también cumplan adecuadamente las funciones que los destina su actividad. Nadie mejor que usted para decir la palabra orientadora y llevar el mensaje que los alinea para mejor defensa del programa que el país reclama.
Yo parto en un corto viaje, a cuyo regreso volveré a escribirle. Le ruego mantenga contacto con el Dr. Cooke, que ha conversado conmigo largamente sobre todos estos temas y esta compenetrado de mi pensamiento sobre estas y otras materias.
Hasta entonces, le reitero mi amistad y afecto, lo abraza

Juan Perón


“LLEVO EN MIS OIDOS LA MÁS MARAVILLOSA MÚSICA QUE ES LA VOZ DEL PUEBLO ARGENTINO”

1 julio 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, En un día Histórico

Juan Domingo PERÓN¡PERÓN, ETERNO EN EL ALMA DE NUESTRO PUEBLO!

Por Victor Leopoldo Martinez

Pseudo intelectual

Nunca falta el colonizado mental que, jugando el papel de “historiador post moderno pseudo intelectualizado para beneplácito del stablischmen culturoso”, con gusto acepta –a cambio de una postulación para un carguito- las reglas de ese perverso juego impuesto por el neoliberalismo que desde hace casi 40 años viene penetrando en cabezas previamente preparada por el mitro-marxismo manejador de la historia oficial.

Nunca falta el “personaje” que se pregunta ¿Adónde va el Peronismo? Algo muy común en los “desorientados del sur”. Escriben sobre el peronismo como “voceros autorizados” vaya uno a saber por quién. ¿Será el “libre pensamiento” el autorizante? Por lo visto “paga bien”. Se anima a calificar al Peronismo como algo de “nostálgicos”; o que ya no se puede hablar de “pueblo” por ser, en los tiempos que corren, una ambigüedad que en los hechos “aglutina diversos modos de hacer política, nuevas formas, expresiones y manifestaciones acorde a los avances comunicacionales y tecnológicos”. Como si Perón no hubiese recurrido a una herramienta novedosa para el momento –la radiofonía- para hacer política en y con ese pueblo que recién se estaba familiarizando con aquel nuevo avance comunicacional, hasta llegar a ese glorioso 17 de octubre de 1945.

En política las herramientas son simplemente colaboradoras en las formas pero lo esencial está en el fondo, la finalidad. Se es partidario de la Justicia Social, anti oligárquico y anti imperialista o no se es. Se es nacionalista (no “nazionalista”) y Patriota o no se es. Patria es pueblo porque en los genuinos intereses del pueblo, de los humildes, de los desprotegidos, de los trabajadores está la PATRIA.

Francis Fucuyama también habló del fin de la historia; esta le pasó por encima y hoy sus escritos dolorosamente deben significarle un martirio para su introducción en la parte posterior de su cuerpo.

Ni la erudición, ni las elucubraciones intelectuales de laboratorios son garantía de nada. La lucha, la disputa planteada por y entre humanos a lo largo de la historia en los marcos de  ideas y  hechos fue, es y será en términos ideológicos. No se requiere ser muy lúcido para comprobar su verdad y eterna vigencia.

Parecería que para estos evolucionados descubridores de fenómenos políticos “post modernos” también nos cabe una nueva -y por ende re categorización superadora de la Borgiana “incorregibles”- calificación: “Nostálgicos”.

¡Y Bue…! Escribo como un “nostálgico” que a DIOS gracias conserva en su memoria y gracias a la trasmisión oral, aquella otra historia que esa “ambigüedad llamada pueblo” todavía conserva por poseer un cúmulo de valores supremos; valores que hacen que una vida adquiera categoría de digna en términos políticos-sociales, con un pueblo en plena participación, algo que solo el peronismo con el Gral. Perón a la cabeza supo brindarle a ese, nuestro pueblo.

Hoy es un día triste para una parte de la sociedad, para esa parte “ambigua llamada pueblo” que todavía hoy recuerda dolorosa y nostálgicamente aquel último adiós a su amado líder.

Pedro del Arrabal, mi inseparable compañero peronista, escribía el 30 de junio de 2009 lo siguiente:

Peron

53E

Ese fue PERÓN.

El hombre político que era entendido, querido y respetado por toda la clase trabajadora argentina. El único político que jamás la traicionó.

Ese fue PERÓN.

Aquel hombre que supo reconocer que no hay mejor melodía, mejor música que la voz del Pueblo Argentino.

Ese fue PERÓN.

El que se llevó esa música, esa melodía en sus oídos al momento de despedirse de su pueblo.

Y ahora digo Ese es PERÓN porque sigue vivo en mi corazón. Porque sigue vivo en el corazón de los más humildes, de los trabajadores, de los obreros, de los jóvenes luchadores, de los jóvenes estudiantes que quieren servir a nuestra Patria y a la Gran Patria Latinoamericana.

Pero un día el viejo se cansó y decidió, el 1 de julio de 1974, descansar eternamente en el alma de su pueblo. En su caso no había ni hay lugar más cómodo, seguro y reconfortante para un merecido descanso que hacerlo en el alma de sus laburantes.

Estoy seguro que dentro de su humildad él nunca imaginó que su decisión causaría tanto dolor. Era dolor de un AMOR profundo que la desgracia, el destino, o vaya uno a saber que, privó al Pueblo Argentino que tuviera un renovado romance con final feliz.

Y ese pueblo se volcó a las calles. Desde el interior del Congreso donde lo estaban velando, miraba yo por sus ventanas y vi un pueblo maravillosamente agradecido. Vi un pueblo transformado en serpenteantes hileras humanas que sin dejar de acompañar con sus lágrimas el llanto celestial, componía largas colas que se perdían e el infinito gris de aquellos días donde el cielo también lloró (1).

Colas en el funeral de Perón

Con el “Ruso” Labella (y si bien algunos carros de campaña del ejercito estaban apostados en las inmediaciones de la Plaza Congreso dando mate cocido a la gente que a pesar de la persistente llovizna no se movía) fuimos a buscar café en nuestras casas, llenamos termos, lo llevamos hasta el lugar y comenzamos a darle a la gente más cagada de frio que veíamos en las colas.

corriendo al lado de la cureña

Luego cuando trasla-daron la cureña con el cuerpo de mi Gral. desde el Congreso hasta la Quinta de Olivos, con el “Ruso” la alcanzamos a la altura del barrio de Belgrano y desde allí corrimos detrás de ella desde Juramento y Libertador hasta lo que sería provisoriamente su última morada, mientras a lo largo del trayecto miles, millones de flores iban cayendo a su paso.

Quizá con la esperanza que lo que estaba viviendo no fuera cierto, corría y corría. Corría deseando que eso que se movía delante mio no fuera más que un mal sueño, como haciendo penitencia para que esa pesadilla acabara.

Tampoco imaginaba que la pesadilla estaba a punto de comenzar.

PERÓN ya no estaba, pero el trató que eso no se note. Y como viejo sabio que fue, supo en quien confiar su legado: “Mi único heredero es el Pueblo Argentino. Solo la organización vence al tiempo”

Como viejo y genial estratega que era dejó aquella sentencia: “Cada militante deberá llevar el bastón de Mariscal en su mochila”.

Un 1 de julio de 1974, mi gran Gral., aquel extraordinario estratega, aquel genial conductor que tuvo mi pueblo, decidió trasladar sus oficinas a las alturas, morada de los grandes dioses.

El Gral Perón

COMPAÑERO GENERAL JUAN DOMINGO PERÓN

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

Gral. JUAN DOMINGO PERÓN.

¡PRESENTE!

¡AHORA Y SIEMPRE!

pocho-11

30 de junio de 2009

Notas

(1)Había cinco colas de gente para despedir a mi general. Todas comenzaban en la esquina de Callao y Rivadavia. Una se había formado por la Av. Rivadavia hacia el oeste y tenía más de 25 cuadras de largo. Otra recorría Callao, seguía por Av. Corrientes hasta el bajo y de allí por Alem hasta Retiro. Una tercera recorría Av. Rivadavia hacía el este, continuaba por Av. De Mayo hasta el bajo y desde allí por Paseo Colón hasta el Parque Lezama. Una cuarta hacía el mismo recorrido hasta la Av. 9 de Julio y desde allí, por Lima hasta Constitución. La quinta y última recorría la Av. Entre Ríos hasta la Av. Caseros. Ese era el Pueblo Argentino, el Pueblo Peronista, mi pueblo; el pueblo de PERÓN que con llanto en los ojos despidió a su líder.”