Rusia debe trabajar con, no contra EEUU en Siria

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Internacionales.

Zbigniew Brzezinski

Por: Zbigniew Brzezinski(*)

Todos sabemos cómo comenzó la primera guerra mundial. Los actos individuales de violencia acumulativamente en movimiento establecían operaciones militares irreversibles que carecían de orientación estratégica general así como una mayor claridad del propósito. El resto es historia: una masacre de cuatro años llevado a cabo por el bien de los objetivos ambiciosos  formulados en gran medida por las potencias vencedoras ex post facto (posterior al hecho).

Todavía estamos a tiempo para evitar una repetición dolorosa, esta vez la explosión en el Medio Oriente, y en Siria en concreto. Apoyé la decisión inicial del presidente Barack Obama de no usar la fuerza en la tragedia Siria. El uso del poder de Estados Unidos para acabar con el presidente Bashar al-Assad de su cargo – tan ansiosamente defendida por algunos de nuestros amigos en el Medio Oriente – no tenía sentido en ausencia de un verdadero consenso nacional a favor de ello, ya sea en Siria o en América. Por otra parte, nos guste o no, el señor Assad tampoco estaba inclinado a dar cabida a las exhortaciones de Washington de renunciar, ni intimidado por los atropellados esfuerzos estadounidenses para organizar la verdadera resistencia democrática a su gobierno.

Sin embargo desde entonces un gran avance se ha logrado, como en las muy difíciles negociaciones nucleares con Irán, en el que tanto los EE.UU. y Rusia han cooperado con otras potencias principales para superar los obstáculos. Uno podría entonces haber pensado que la próxima fase para hacer frente al problema sirio podría implicar un renovado esfuerzo para resolverlo, esta vez con la ayuda de semejantes signatarios importantes como China y Rusia.

En cambio, Moscú ha decidido intervenir militarmente, pero sin la cooperación política ni táctica de los EE.UU. – principal potencia extranjera comprometida en directo, si no muy eficaces, para derrocar Assad. Al hacerlo, pretendidamente lanzó ataques aéreos sobre elementos sirios que son patrocinados, entrenados y equipados por los estadounidenses, infligiendo daño y causando víctimas. En el mejor de los casos, era una muestra de la incompetencia militar rusa; en el peor de los casos, evidencia un deseo peligroso para resaltar la impotencia política estadounidense.

En cualquier caso, el futuro de la región, y la credibilidad de Estados Unidos entre los estados de Oriente Medio, están ambos en juego. En estas circunstancias de rápido desarrollo, los EE.UU. sólo tiene una opción real si se trata de proteger sus participaciones más amplias en la región: transmitir a Moscú la demanda de que cese y desista de las acciones militares que afectan directamente a los activos estadounidenses. Rusia tiene todo el derecho de apoyar a Assad, si así lo desea – pero la repetición de lo que acaba de ocurrir debería impulsar represalias estadounidenses.

La presencia naval y aérea de Rusia en Siria son vulnerables, aislada geográficamente de su patria. Podrían ser “desarmadas” si persisten en la provocación de los EE.UU.. Pero, mejor aún, Rusia podría ser persuadido a actuar junto a los EE.UU. en la búsqueda de un amplio acuerdo a un problema regional que trasciende los intereses de un solo estado.

Si esto ocurriera, incluso alguna escasa colaboración política y militar ruso-estadounidense sobre el Oriente Medio, podría provocar un desarrollo geopolítico más positivo: un compromiso constructivo más amplio por parte de China, en la contención de los peligros de una explosión de Oriente Medio. Beijing tiene una participación económica significativa en la prevención de un mayor conflicto de Oriente Medio. No sólo debe estar interesado en la prevención de la propagación del caos, sino también en el aumento de su influencia regional.

Francia y Gran Bretaña ya no pueden desempeñar un papel decisivo en el Oriente Medio. A los EE.UU. les está resultando difícil jugar un papel tan en solitario. La región en sí se divide en líneas religiosas, políticas, étnicas y territoriales, y caen en la ampliación de la violencia. Esto requiere de ayuda externa, pero no para una nueva forma de dominación neocolonial. El poder de Estados Unidos, con inteligencia y decisión aplicada en la búsqueda de una nueva fórmula para la estabilidad regional, es necesaria.

China, sin duda, prefiere quedarse al margen. Podría calcular que estaría entonces en una mejor posición para poder recoger los pedazos. Pero el caos regional podría extenderse fácilmente hacia el noreste, finalmente envolviendo al centro y noreste de Asia. Tanto Rusia como China entonces podrían verse afectados negativamente. Pero los intereses estadounidenses y amigos de Estados Unidos – por no mencionar la estabilidad regional – también sufrirían. Es hora, pues, de la audacia estratégica.

(*) Oscuro personaje si los hay. Politólogo norteamericano de origen polaco con fuerte influencia en las decisiones estratégicas del ejecutivo del gigante del norte. Desde 1973 David Rockefeller lo incorpora al “Trilateral Commission”, una comisión internacional con tres patas que aglutinaba a EE.UU., Europa Occidental y Japón creada y utilizada como una pantalla que decía “desarrollar el diálogo” entre los mencionados y los países en vías de desarrollo, cuando en la realidad se encargaba del estudio para control de la economía global. Posteriormente Rockefeller se lo recomienda en 1975 como asesor al Presidente demócrata Jimmy Carter. Hoy sigue operando detrás de Obama junto a su jefe Rockefeller y Monsanto.

Obras de Zbigniew Brzezinski

  • La Purga Permanente: Política en Totalitarismo soviético, Cambridge: Prensa de Harvard University (1956)
  • Bloque · soviético: Unidad y Conflicto, Nueva York: Praeger (1961) Entre Dos Años: El Papel de América en la Era Technetronic, Nueva York: Prensa Vikinga (1970),
  • Poder de · y Principio: Las memorias del Consejero de Seguridad nacional, 1977-1981, Nueva York: Farrar, Strauss, Giroux (marzo de 1983)
  • Plan de juego ·: Un Marco Geoestratégico para la Conducta de la Competición Estadounidense soviética, Boston: Atlántico Mensualmente Presiona (el junio de 1986)
  • El Magnífico Fracaso: El Nacimiento y Muerte de Comunismo en el Vigésimo siglo, Nueva York: Los Hijos de Carlos Scribner (1989),
  • El Control: Confusión Global en vísperas del siglo XXI, Nueva York: Minero
  • El Magnífico Tablero de ajedrez: Primacía americana y Sus Imperativos Geoestratégicos, Nueva York: Libros Básicos (octubre de 1997), posteriormente traducido y publicado en diecinueve lenguas ·
  • La Opción: Dominación Global o Liderazgo Global, Libros Básicos (marzo de 2004)
  • Segunda Posibilidad ·: Tres Presidentes y la Crisis de Superpotencia americana, Libros Básicos (marzo de 2007)
  • América · y el Mundo: Conversaciones sobre el Futuro de Política exterior americana. Libros Básicos. 2008.
  • Visión Estratégica: América y la Crisis de Poder Global. Libros Básicos. 2012.

Traducción: Níkolas Stolpkin (Colaborador de EL EMILIO)

Título original: Russia must work with, not against, America in Syria

Fuente original en Inglés en The Financial Times: http://www.ft.com/intl/cms/s/0/c1ec2488-6aa8-11e5-8171-ba1968cf791a.html#axzz3ndvRxUaG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: