“UNA HISTORIA ARMADA CON ÍCONOS INTOCABLES”

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Educación y Medios.

LOGO DE RADIO GRAFICA

El periodista Víctor Leopoldo Martínez conversó en “Los domingos no son puro cuento”, programa conducido por Mario Sadras y Ariel Magirena en Radio Gráfica (98.3) acerca de varios temas de educación, cultura y medios; temas que aparecen en su trabajo en tres tomos titulado “Guarda-polvos. Aorta pedagógica de la dependencia”, de Ediciones El Emilio.

domingosnosonpurocuento

“Plasmé ahí treinta años de trabajo, de investigación, de algo que señalabas vos Ariel recién sobre el tema de la lectura; de cómo leemos no solo libros sino también la realidad, lo que vemos. Alguien dijo (por Paulo Freire) ‘Primero se leyó el mundo para después escribirlo y luego volverlo a leer’. Lo que pasa es que en no pocos casos y aspectos, cuando se lo escribió, se lo escribió bastante mal y luego se lo leyó peor todavía. Busqué formas de decir mis cosas con la intensión de hacerlo lo más digerible posible porque son muchas las cuestiones que afectan al hecho educativo y muy fuertes las cosas que nos pasan a los que estamos en educación. El riesgo de hablar del tema es grande porque uno se mete con un mito sagrado. Las simulaciones académicas están muy internalizadas en todo el mundo. Y muchos viven de esas simulaciones”, aseveró Martínez en aquella entrevista dominical.

Añadió que “En cierta parte del texto señalo que la cuestión central está en los contenidos que se  vuelcan a nivel de enseñanza dentro de una institución. A mí me fascina el hecho de que el 6,7% por ciento del PBI se destine a educación, pero con qué finalidad? Creo que hay que parar la pelota y decir ‘¿Está bien seguir construyendo escuelas donde vamos a seguir metiendo docentes’… sin haber revisado antes por lo menos qué tipo de formación están recibiendo, si están en condiciones de cambiarle la cara a la educación? Es un tema muy complejo. Por ejemplo, yo tengo un terrenito en una localidad en Catamarca, y ahí el cumpa que trabaja conmigo construyendo la casa tiene una especie de hijita adoptada. Entonces me dice ‘Mire don Víctor, ¿no me puede conseguir el libro de inglés?’, porque la maestra le exige el libro de inglés.  Le compré y le lleve el libro de inglés. Luego con Luciana (así se llama la nena) converso y compruebo que  ella no conoce nada del lugar donde vive, ni el nombre del río, de los cordones montañosos que rodean ese bello lugar. Tampoco sabe su historia. Y está aprendiendo forzadamente cosas que no tienen nada que ver con ella”.

“Uno de los profesores de pedagogía que tuve en formación docente (soy de los viejos Maestros Normales Nacionales) – recordó Leopoldo Martínez, -nos dijo en una oportunidad: ‘Muchachos, ustedes van a ser maestros. Si ustedes no encuentran belleza en el hilito de agua que baja de nuestra montaña y a esa belleza no la saben transmitir, dedíquense a otra cosa’. Y ahí me di  cuenta que el asunto del magisterio pasaba por otro lado. En historia yo repetía como loro quiénes fueron los siete reyes de Roma al solo efecto de recuperar unas tortillitas de grasa que el profe me había encanutado. ¡Me los aprendí de memoria por las tortillitas!!! Pero saber que Rómulo, o Numa Pompilio, Tarquino el Antiguo habían sido algunos de ellos, no me cambio en nada la vida ni la cabeza porque ni siquiera supe si sus gestiones habían sido buenas o malas.  En cambio, nadie me contó nada de Juan Celemín, a quien le decían el Tigre de Los Andes. Me enteré de él ahora de grande. Estoy hablando del líder que condujo el mayor alzamiento contra la conquista europea que haya conocido la historia americana. Si yo lo hubiese mamado de chico esa otra historia ocultada de Catamarca seguramente hoy tendría otra visión de la cuestión. Crecí estudiando con la mirada puesta en la cosmopolita Buenos Aires, que a su vez vivía mirando a Europa. Entonces por carácter transitivo todos mirábamos a Europa.”

“Yo cuento en estos libros, historias; historias mías y de otros colegas; historias de nuestra tarea como docentes.” señaló. “ Y por lo que viví y experimente como alumno y docente, pongo en tela de juicio la educación primaria, media y universitaria. Incluí también el tema de la educación rural. En un capítulo que titulé ‘Aroma de Jarillal’ cuento una historia muy triste y muy graciosa al mismo tiempo. Transcribí en ese capítulo  historias que me contó un compañero mío, sobre su trabajo docente en un lugar donde no había nada; donde era él, las veinte o treinta familias que vivían ahí, alrededor de la escuelita y la escuelita. Entonces yo reflejo ahí e indirectamente dejo para la reflexión preguntas con respuestas desconocidas: ¿Cómo hace y cómo piensa un ministro provincial esa realidad para dar una directiva? ¿Qué hace y cómo piensa un ministro de educación de la nación sobre esa realidad? Porque ese lugar está inmerso en una provincia y en una nación. ¿En qué medida un tipo puede ir a decir algo sobre una realidad que le es totalmente desconocida’?”.

Completó la idea sosteniendo que -“Es fundamental empezar a tomar conciencia de que en este momento la cuestión educativa se está desplazando hacia los medios de comunicación. Porque concretamente dentro de un establecimiento educativo los docentes solo trabajan algunas horas. Niños y jóvenes pasan mucho tiempo Frente a un aparato de televisión y el aparato está bombardeando todo el tiempo. Con la computadora y sus ´ofertas´ pasa los mismo. Eso hace más caótica la situación. Tampoco existe la decisión política de cambiar el ángulo de visión del problema. Y hay muchas excusas que se utilizan para eso. En una cuestión como la historia política del país, nosotros no tenemos en los medios de comunicación a un tipo como [Norberto] Galasso pero sí tenemos a un [José Pablo] Feimann. Hoy en día se sigue trabajando con resabios de lo que fue el proyecto de 1880. Feinmann crítica ese proyecto pero siempre termina rescatando su esencia. La visión de la Historia es una visión culturosa, civilizada, prolijita, y la historia de Argentina y de América es otra. Es totalmente distinta, está más vinculada a la lucha patrióticamente popular. Está más vinculado al hacer y al padecer diario. Ese hacer lo conecta al hombre con su medio”.

Finalmente enfatizó “Se ha vendido una historia formada y armada con íconos intocables. En un artículo que escribí el año pasado en un diario de Catamarca comparé la gesta de San Martín con la gesta de Perón. “Convenció a cinco mil hombres de cruzar la Cordillera de los Andes.” ¿Tan tarados eran los cinco mil chabones? Porque si yo quisiera proponérselo a cualquiera hoy en día nadie me daría pelota!. Ahora, traspolando eso al 17 de octubre, esas más de 500.000 personas que pedían por Perón, ¿eran todos perejiles?, ¿Lo que había había hecho San Martín en San Lorenzo, lo que había hecho Perón entre el ’43 y el ’45 no cuenta? Entonces quitarle valor a todo eso es, como decía [Rodolfo] Kusch, la negación del pensamiento popular. En algún momento tenemos que hacer cirugía en serio.  En materia comunicacional hay tipos como [Fernando] Niembro que tenían escuelas de periodismo. ¿Qué tipo de formación pueden recibir los pibes ahí? Tenemos la norma, que es la Ley de Medios y un montón de pibes que se siguen formando en ese tipo de escuelas, que son perversas,  y luego terminan trabajando en consecuencia. Terminan siendo profesionales liberales; pero eso también es producto de una educación, de una formación, y tenemos que asumirlo. Entonces comenzamos a ver lo complejo que es el tema; pero al mismo tiempo hay una especie de dejo de cobardía. Nadie tiene el coraje necesario para decir las cosas; para plantear todo lo absurdo que está a la vista. Nadie se quiere comprometer con una propuesta de cambio.  La editorial nuestra la tuvimos que inventar. Nosotros, los compañeros de la Cátulo Castillo, producíamos una revista impresa. No nos dio el cuero económicamente para bancarla por mucho tiempo. Ahora redoblamos esfuerzos para crear una editorial -El Emilio-, porque nadie nos quiere publicar nuestros trabajos. Lo vendemos nosotros porque no nos queda otra.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: