NO AL PAGO A LOS FONDOS BUITRES

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, ELEMILIO. Política Nacional

Por qué nuestros diputados y senadores no deben votar una ley de endeudamiento externo que redactaron los fondos buitres

Buitres-carroñeros

Porque:

  1. Al pagar en efectivo a los buitres, éstos obtendrían una ganancia del 1600%, lo que es inmoral y una estafa;
  2. El endeudamiento inmediato ascendería a 15 o 20 mil millones de dólares, reiniciando el ciclo de hipotecar el desarrollo del país y el bienestar del pueblo;
  3. Implicaría un suculento negociado para bancos, abogados, asesores y funcionarios que cobrarían escandalosas comisiones pagadas por los argentinos;
  4. No es cierto que ese pago garantice la baja tasa de interés y la entrada de inversiones extranjeras, lo que quedó demostrado en los ’90;
  5. Ningún inversor, argentino o extranjero, dejó ni dejará de invertir por el conflicto con los buitres, lo que se comprobó en los últimos diez años mediante acuerdos con otros países;
  6. El 93% de los bonistas que accedieron a las exitosas reestructuraciones de la deuda en 2005 y 2010, aceptando una quita del 70% del capital y su cobro a un larguísimo plazo– único caso ejemplar en el mundo– podrán reclamar ser resarcidos en la misma medida, con el riesgo de aumentar la deuda hasta 500 mil millones de dólares;
  7. Sería un premio a la especulación y el castigo a los inversores que facilitaron la recuperación de la economía argentina; el país estaría, otra vez, como en el 2001;
  8. El único acuerdo justo y sustentable sería el mismo que se pactó en las deudas reestructuradas, lo que igual representaría ganancia para los usureros, tal cual lo señaló inclaudicablemente el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner;
  9. Significaría una grave crisis internacional, ya que los países necesitados de reestructurar sus deudas externas no podrían hacerlo sabiendo sus acreedores que podrían cobrar la totalidad del capital más cuantiosos intereses y ante el peligro de que los fondos especulativos, basándose en esta negociación, puedan accionar legalmente ante algún juez de cualquier país; de ese modo, se desconocerían las leyes soberanas de los estados.
  10. Según expertos de las Naciones Unidas, “dificultará la solución de las crisis de la deuda de una manera justa” y “exacerbará la desigualdad económica creando las condiciones para una futura inestabilidad financiera”;
  11. La intervención del FMI como garante de nuevos endeudamientos y supuestas e improbables futuras inversiones condicionarían la política económica y social del país con los resultados ya conocidos por todos en los ’90;
  12. Representaría una claudicación y una humillación internacional, al abandonar los principios que Naciones Unidas habían aprobado por iniciativa argentina y apoyados por 137 países; Argentina nunca sería “confiable”;
  13. Según Aldo Ferrer, “para defender con eficacia el derecho y los intereses del país, es indispensable asumir que no se alcance un acuerdo razonable y los buitres tomen nota que, en definitiva, no cobrarán nunca”;
  14. Sería una hipoteca eterna; de aprobarse esta entrega del patrimonio a los buitres, se profundizarán los ajustes en la economía interna:

MÁS DESPIDOS

MÁS TARIFAZOS

MÁS AJUSTES

MÁS POBREZA

MÁS HAMBRE

MÁS CONFLICTOS SOCIALES

 NINGÚN ACUERDO INTERNO PUEDE SER NEGOCIADO A CAMBIO DE LA DIGNIDAD NACIONAL. EXIJAMOS A NUESTROS REPRESENTANTES QUE ACTÚEN CON PATRIOTISMO Y DEFIENDAN EL INTERÉS DE LA NACIÓN.

A los legisladores nacionales del Frente para la Victoria

Rechazo al acuerdo con los fondos buitres y a la derogación de las leyes de soberanía económica

       Cuando el 49% del pueblo argentino votó al Frente para la Victoria, expresó su decisión de continuar y profundizar las políticas de desendeudamiento, ampliación de derechos, unidad latinoamericana, independencia económica, pleno empleo, redistribución equitativa de la riqueza, recuperación de las empresas nacionales, expansión de la educación, activa intervención del Estado en la economía, defensa de los trabajadores y recuperación de sus leyes protectoras, absoluta libertad de expresión y manifestación, ofensiva a los monopolios, apoyo a la investigación científico-técnica propia, estímulo a la cultura nacional y a sus expresiones artísticas y tantas otras políticas de buen gobierno que habían implementado Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

         A pesar de la derrota electoral, ese mismo pueblo espera que sus representantes -–legisladores nacionales y provinciales, gobernadores, intendentes, concejales y funcionarios–, sin excepción, desarrollen y avancen en esas políticas desde el lugar en que el voto los ubicó.

         También espera el pueblo que quienes fueron electos por el Frente para la Victoria denuncien y enfrenten, con las armas de la democracia, todas y cada una de las medidas del gobierno actual que, electo por una mínima diferencia de votos, está desarrollando una inusitada e implacable restauración conservadora, similar a las de las dictaduras padecidas.

           Entre las gravísimas acciones que este gobierno está desarrollando contra el pueblo –despidos, eliminación de retenciones al campo y a las mineras, tarifazos, anulación de programas sociales y de derechos humanos, devaluación, apertura a la importación, abandono de la política latinoamericanista, designación de jueces por decreto, etc., etc.– el vergonzoso acuerdo con los fondos buitres y la derogación de las leyes 26017 (Ley Cerrojo) y 26984 (Ley de Pago Soberano) implican la más grave cesión de soberanía y la rendición incondicional ante el capital financiero internacional.

         Ya lo decía Don Arturo Jauretche en 1955, ante una política casi idéntica, en su texto “El Plan Prebisch: retorno al coloniaje”, cuando afirmaba que “… es falsa la afirmación de que el país está en crisis y este argumento sólo va dirigido a justificar la entrega. (…) Sostenemos que estamos en presencia de una operación de desembarco en que la revolución política (…) sólo tiene por objeto encubrir una contrarrevolución económica y social para replantear el país sobre su vieja base colonial”.

         Para cumplir sus objetivos, el gobierno y sus medios de comunicación aliados están realizando una doble extorsión. Hacia el pueblo, prometiendo inversiones hipótéticas a futuro para “superar la (inexistente) crisis” y hacia gobernadores y legisladores ofreciendo migajas –y, probablemente, prebendas– a cambio de votos indignos.

         Por todo ello, solicitamos a nuestros representantes que impidan –cada uno desde su función y con la táctica que resulte más conveniente– la aprobación del acuerdo con los fondos buitres y la derogación de las leyes de soberanía económica.

         Los únicos compromisos de “gobernabilidad” son los que defienden el interés del pueblo.

         Para honrar a Perón y Evita, el mandato de la hora es actuar con firmeza y patriotismo. Los argentinos sabrán juzgar.

         Cordialmente

COMPROMISO PERONISTA

Buenos Aires, 12 de marzo de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: