LIBERTAD DE PRENSA ¿IGUAL A LIBERTAD DE EMPRESA?

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura y medios de comunicación

LECTURA DE NOTAS ESCRITAS POR EL “PERIODISMO MILITANTE  CLARINERO” EL FIN DE SEMANA

pedro-del-arrabal-3Por Pedro del Arrabal

16 páginas le dedicó el diario CLARÍN  el  domingo 10/04 al tema Lázaro Báez, Jaime y la “corrupción k” y ni una sola línea a “la ruta del dinero  para evadir cuestiones impositivas -vía Panamá constituyendo  empresas offshore-  PRO”. Salvo Van der Koy que insinuó algo parecido a un “reproche”, el resto fue tarea de continuar con la cortina de humo. Evidentemente esta es la libertad de prensa que aspiraba –y la consiguió-  Magnetto y que gran parte de la clase media argentina acepta gustosa.  Tiene razón Víctor Hugo Morales cuando titula  uno de sus trabajos literarios “Mentime que me gusta”. El que hoy se tome la palabra de un medio como cierta y válida es el resultado de  un fenómeno cultural propio del sutil  trabajo llevado adelante durante casi 40 años, tarea  que en estos desgraciados tiempos que vivimos está mostrando sus frutos.

 Eduardo Aliverti sostenía por Radio del Plata ese mismo domingo en una entrevista telefónica que se  le hizo; “La batalla cultural no se perdió” y prácticamente  descalificaba a los que sosteníamos lo contrario. Evidentemente entre los “progres y los peronistas” nos debemos un debate en serio sobre qué entendemos por cultura unos y otros y como se cultivó y cultiva la misma. Los hechos culturales dejan su sello, su impronta  en cada momento histórico; el sello neoliberal en materia social quedó estampado en  el culto al  individualismo –especialmente en los sectores medios de  nuestra sociedad-;  nos guste o no,  es una de las claras señales de un hecho cultural, por lo menos para nosotros, innegable, incontrastable.  No son  pocos  los que no aceptan esto y les reaparece esa veta gorila a la que siempre se acude para denostar a todos aquellos que mejoraron su calidad de vida y que ahora –con cierta lógica liberal adquirida a través de la educación- reclama más. Las manifestaciones de goriladas disfrazadas de “dichos progres lúcido”  se la encuentran muy a menudo en las redes sociales: “Te azulejaste el baño y ya te creíste que sos de los otros”. Estas  y otras estupideces son las que naturalmente operan para no entender  algunos  fenómenos o  ciertas reacciones sociales que no son otra cosa que  productos de un  trabajo  cultural (en los últimos 40 años con la tv como herramienta pedagógica) y que durante los últimos 12 años de  gobierno peronista no se lo contrarrestó desde lo educativo.

Sin ir muy  lejos y dentro del propio periodismo, basta  con ver las panquequeadas ideológicas de un gran números de periodistas (muchos de ellos muy jóvenes), o  leer y recorrer los textos periodísticos (los que los escriben también son producto del mencionado  trabajo cultural) para encontrarse en el dilema de no saber si lo hacen porque son realmente “sirvientes hdp del poder económico, periodístico o político de turno” (o sea sicarios o mercenarios de las letras)  o  estamos en presencia de verdaderos  ignorantes con titulo habilitante hasta de nivel universitario. Son textos que en su contenido –cuando lo tienen- atentan contra el sentido común (o el buen sentido como decía don Arturo Jauretche) y pauperizan la profesión periodística hasta hacerla muy creíble para una sociedad de consumo que es desnudada en su mediocridad y no  desarrollada  consciencia critica. La construcción de  textos informativos sin fuentes y abundando en potenciales solo pueden estar  escritos para lectores que ni siquiera se percatan de  estos dos detalles y  pasan frente a ellos total y absolutamente desapercibidos; más grave aún, dan por cierta la conclusión inducida periodísticamente.

El fenómeno del atosigamiento informativo  hasta en  fines de semana (que no está desplegado de manera casual), obtiene sus réditos en los sectores medios medios y medios altos de nuestra sociedad.  Hacia ellos (a quienes les gusta que los llamen  “la opinión pública”) dirigen sus construcciones discursivas los medios de comunicación.

Café de Riobamba y Av. Santa Fe (Barrio Norte); conversación de  domingo de desayuno –tarde;  (11 de la mañana)-  entre un entendido  en cuestiones económicas y un perejil asustado (dos tilingos) en la mesa contigua: – “Con el diario del lunes yo te digo como sigue la historia.”  Su interlocutor, el  asustado, le recuerda: -“Pero mira que el banco me está apretando.” –“Vos quédate tranquilo que con este gobierno las cuestiones financieras son más claras y fáciles de resolver. Si estuviera la yegua, ahí sí no te podía dar una mano”.

A mí  por lo menos, y por experiencia personal en  Bs. As., este tipo de charla  no las escuche  en una reunión  dominical de obreros, de  laburantes, o de vecinos que viven en un barrio como Urquiza, Flores, Barracas, Lugano, etc, etc.,  menos aún  alrededor de un asado compartido, mesa de café de barrio o plaza con cancha de bochas. En todo caso lo que escuché (y sigo escuchando) son comentarios y cargadas de fobal y/o burros. Ahora bien, ¿estos últimos son los  “boludos” (porque no están informados)  y los primeros los vivos?  En estos ejemplos ¿no están patentizadas algunas cuestiones culturales?

Pero volvamos al diario Clarín, esta vez del día anterior: sábado 9 de abril.  Página 2, columna de Jorge Lanata. Siempre sostuve que para ser hdp hay que tener talento; o sea, no cualquiera es un verdadero hdp. El caso Lanata dentro del periodismo es el más exitoso y  patético a la vez. Consiguió lo que pocos logran, gustar a los “progres izquierdistas” con la misma facilidad con que despertó el odio de ellos  al  transformarse en un profiláctico caro de la oligarquía económica. Charly Garcia lo definió a la perfección incluso cuando jugaba “por izquierda” diciéndoselo en la cara: “Sos un pelotudo”. Definición cuasi perfecta; le falto agregar “e  hdp”. Y uno debe caer tan bajo en materia de calificativos porque es el único modo de refutarlo haciéndolo  a su  altura en materia de lenguaje.

La situación personal  de Macri como empresario “poco serio” periodísticamente resulta imposible de sostener; más si sus constantes metidas de pata las hace desde su lugar de presidente de un país. Ardua tarea para cualquiera. Lanata lo intenta de una manera que no lo aleja del plan de extorsión que diseño Magnetto para quedarse con todos los negocios que le pueda sacar al Macri Junior. Para comenzar,  Lanata rastrea historias y de ellas rescata un personaje “re fashión” y tan delirante a la hora de argumentar como él: Graciela Fernández Meijide y en el intento compara el gobierno PRO con el de la Alianza (a nivel de torpezas) pero le encuentra una diferencia: “En la Alianza no se vivieron los afanos de la Campara”, otra de las tantas fantasiosas imputaciones que viene realizando sin aportar nunca prueba alguna. (Para Lanata el corralito de Cavallo y la fuga de divisas no fue un afano financiero que dejo al país en la quiebra y con los mismos de siempre -que hoy vuelven a tener el control del Estado- sacando fortunas hacia paraísos fiscales, hecho que produjo el diciembre negro del 2001) Para Lanata el Mega Canje por ejemplo no es dato valioso.  Más adelante ya hace una defensa descarada del gobierno PRO al sostener que ni a Franco Macri ni a Rodriguez Larreta se los vio llevando bolsos con guita (es de imaginar que en el segundo caso la comparación apuntaba a  Boudou a quien lo acusó de estar saliendo del país rumbo a Uruguay  con bolsos con dinero a una hora en la que el propio Boudou estaba presidiendo una sesión del Senado). Lógicamente no mencionó las grandes estafas de Franco Macri que hasta le hizo pagar al Estado  las deudas de sus empresas contraídas financieramente en el extranjero. Pero sutilmente le lanza a Macri alguna que otra advertencia si se decide  entregarle el negocio de la televisación deportiva a Ted Turner (CNN ) y no a su jefe Magnetto. Ahí si utilizó el escandalo de las offshore del “clan Macri” para empezar a extorsionarlo.

Más allá de la pág 20 aparece la cuestión del  “Panama-papers”  donde en una nota escrita por la corresponsal de Clarin en Londres, María Laura Avignolo, esta destaca  que David Cámeron (Premier ingles)  “con su credibilidad destrozada deberá dar explicaciones  al parlamento por su compañía offshore (algo que nuestros parlamentarios se negaron a hacer porque lógicamente somos “un país serio”).  Y en un recuadro señala que Vargas Llosa negó tener cuentas offshore cuando en la información filtrada aparece vinculado a una sociedad  denominada Tolome Service Corp y el escritor peruano descaradamente manifiesta que  “él no sabía que se había abierto”. El detalle final es el importante porque se ajusta a la idea de Macri de hacer de Bs.As. otro paraíso fiscal. Recordar que en un coloquio del PRO Vargas Llosa participo junto a Macri y lo colmó de elogios. El escritor  en cierto modo justificó la existencia de las “offshore”  en virtud(¿?) de “ la presíón impositiva  alienta la evasión”

Esto es Clarín. Estos son los defensores de la libertad de prensas … y de EMPRESA.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: