ENDEUDARSE, UN PARADIGMA CULTURAL ATADO CON ALAMBRE

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Politica Nacional

Fuente:http://www.elesquiu.com/noticias/2016/05/02/240050-endeudarse-un-paradigma-cultural-atado-con-alambre

Victor L Martinez 4

Por Victor Leopoldo Martinez (Especial para EL ESQUIÚ.COM)

PRESENTACIÓN TEMATICA

No hay peor ignorancia que la ignorancia² (ignorancia al cuadrado). Esto es aplicable a todo individuo o porción de sociedad que ignora su propia ignorancia. Un fenómeno claramente cultural. De la ignorancia se puede salir con un trabajo social sistémico de adecuada y correcta formación integral complementada con objetiva información; pero esto sólo es posible si se parte del reconocimiento de la inopia. La ignorancia² sólo genera seres y sectores sociales con altos niveles de necedad, algo que se retroalimenta con el paralelo crecimiento de un estado mental lindante con la mitomanía.

La realidad cultural actual tanto en el orden nacional como provincial nos está mostrando diariamente patéticos ejemplos de lo antes explicitado.

Veamos:

Que por manipulación mediática un individuo o sector social acepte como algo conveniente para su existencia “vivir endeudado”; que incorpore a su vida como “algo normal” que “adquirir deudas ayuda a salir de pozos económicos” sin que se pregunten al menos a qué costo y quién se beneficia con el endeudamiento, suena no sólo excéntrico sino disparatado; atenta contra la lógica de vida de un ser político en tanto ser social como es el caso de un ciudadano cualquiera que pretende vivir tranquilo (sin deudas). El ignorante sabe, por sentido común, que la usura financiera es simple especulación de los que aprovechan necesidades circunstanciales -reales o inventadas a través del fomento del consumismo- de otros. Esos “otros” son los que a través de su trabajo generan riquezas para un país a bajo costo, riqueza que generalmente termina siendo aprovechada por los especuladores; por lo visto los ignorantes de esto no se percatan.

La usura, madre de la especulación financiera, tiene mucha antigüedad. Ya era una práctica habitual en la Europa de las monarquías allá por los siglos XIV y XV, y los pueblos de ese entonces también padecían sus consecuencias. O sea, si bien es cierto que estas situaciones no nacieron por generación espontánea sino como consecuencias de manejos culturales a lo largo del tiempo, llamativo resulta ver hoy ciudadanos que tuvieron o tienen acceso a los tres niveles de la educación formal, ser manipulados mediáticamente con tanta facilidad.

No se les escucha una simple observación desde una visión crítica sobre las operaciones mediáticas que padecen y que, además, manejan su vida y destino a través de una agenda de prioridades alejadas de sus reales necesidades, intereses mediatos y/o particularidades. Lo lamentable es ver y escuchar a estos seres en lo cotidiano; actúan, hablan y opinan sobre dichas prioridades como propias. Esta apropiación individual y/o sectorial de una construcción discursiva mediática total y absolutamente distorsionada evidentemente distrae y desvía la atención del consumidor y sirve para encubrir las maniobras y operaciones gubernamentales actuales que están beneficiando enormemente al poder económico concentrado y real.

Mediáticamente antes éramos un país “poco serio y aislado del mundo” porque no aceptábamos las demandas usurarias de bonistas buitres; ahora los mismos medios dicen que “somos serios y confiables para ese supuesto mundo” (que obviamente se trata de países centrales, reductos amparadores de la usura financiera internacional legalizada) porque el actual gobierno saldó esa demanda de carroñeros; pero no informan correctamente el contenido del “paquete”, y cuando lo hacen “blanquean” con el calificativo de “comisiones” la descomunal ganancia por intermediación que lograron “ciertos bancos” en la operación; esto sin incluir otros “detalles no menores” que están apuntalando el inicio del nuevo y colosal endeudamiento externo de cuya devolución lógicamente deberá hacerse cargo otra vez más la sociedad toda; todo para que unos “vivos operadores, banqueros y empresarios serios” vuelvan a enriquecerse “lícitamente” en mucho menos tiempo.

Familias poderosas y grandes empresarios argentinos mantienen fuera del país entre 300 y 500 mil millones de u$s sin que exista en ellos intención alguna en repatriarlos; entre ellos nuestro actual presidente (presidente desconfiado de su propio país que pide confianza a los posibles inversores extranjeros). Sin embargo el país debe endeudarse y el pueblo argentino debe resolver sus problemas atándolos con alambre.

Ahora estamos en el centro de la mira mundial por el escandaloso caso de corrupción al tener a nuestro presidente, sus múltiples funcionarios de primera, segunda y tercera línea, gobernadores, intendentes, jueces, senadores y diputados nacionales que representan a provincias en la alianza “Cambiemos” e innumerables empresarios asociados a la actual gestión nacional involucrados en empresas “offshore” (estructuras jurídico-empresariales creadas para evasión fiscal y/o lavado de dinero en “cuevas [paraísos] fiscales”); pero estos mismos medios pasan por alto la noticia o en el peor de los casos la venden como algo “normal y legal” según el entendimiento “técnico”; más aún, sus “consumidores” (zonzas víctimas compradoras de estupideces) inducidos mediáticamente operan como agentes multiplicadores que avalan estas innobles prácticas montados en la ilusión de que ellos alguna vez podrían ser los beneficiados con tan ignominiosas operaciones antisociales y antinacionales.

CAJA BOBA

El huevo de la serpiente

Desde 1970 los medios de comunicación entraron a jugar un rol fundamental en todo el entramado político mundial logrando hacer de la política un producto de mercadeo. Hoy en día los monopolios que controlan la información no dejan ninguna plataforma de lado. Los medios transformaron el consumo en consumismo y sobre esto montaron y montan operaciones políticas para consumo masivo.

Las sociedades de consumo son el resultado de una acertada articulación entre mercado y medios de comunicación. En este complejo entramado, la televisión jugó y juega un rol importantísimo. Centralizó su accionar en crear y estimular en el imaginario cotidiano del consumidor no sólo necesidades –la mayoría ficticias- sino el corto placismo (anulación total de la política real que demanda tiempos). La prueba más evidente está en la instalación de información –real o inventada- como mercancía de consumo que entra y sale diariamente de la mente del consumidor con una velocidad asombrosa y que en ese fárrago la repetición pasa desapercibida, no así la instalación de sentencias o juicios de valor en el inconsciente de los individuos que operan como condicionantes a la hora de evaluar personas, conductas y/o hechos tan sólo con el tañido de una sola campana. (“Si lo dijo la Tele debe ser cierto”).

En los últimos 30 años, la alimentación del individualismo desde el pensamiento neoliberal que viene operando en forma conjunta con los medios de comunicación, está haciendo cada vez más difícil cualquier construcción política colectiva. La multiplicidad de intereses que defienden organizaciones políticos-sociales aparecen como un impedimento para que valores como libertad, o soberanía sean importantes para el individuo; es más, estos valores aparecen como ajenos a sus prioridades y hasta les resultan extraños cuando no lejanos.

Sobre esta realidad, la improvisación en el consumidor aparece espontáneamente intentando suplir su ignorancia de la ignorancia (ignorancia².) con “algo(¿?)”; entonces esgrime argumentos disparatados atados con alambre, que lo único que hace es desnudar la pobrísima cultura que acompaña a no pocos argentinos esperanzados que alguna vez los de arriba se acuerden que ellos fueron los fieles compradores de sus estupideces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: