A cuarenta y un años del golpe militar del 76

La Rioja, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Derechos Humanos.

Fuente: http://tinkunaco.blogspot.com.ar/

Délfor “Pocho” Brizuela, Secretario de Derechos Humanos de la Provincia de La Rioja: A cuarenta y un años del golpe militar del 76

DELFOR POCHO BRIZUELA

Como organismo de Derechos Humanos de la Provincia de La Rioja, ratificamos la necesidad de reafirmar la necesidad de profundizar las politicas de Derechos Humanos, que van de la mano con la consolidación democrática y el compromiso institucional contra el Olvido, la Impunidad y el Negacionismo, que dañan las bases éticas, juridicas y politicas del orden democrático y constitucional.

Por eso vemos oportuno, en éste marco conmemorativo, valorar la decisión del gobierno constitucional del Dr. Alfonsin, de convocar y constituir la CONADEP y posibilitar las condiciones legales para que un tribunal de la democracia llevara adelante el juicio a las Juntas Militares.

Igualmente reconocemos el afianzamiento y la institucionalización de la búsqueda de centenares de niños y niñas nacidos en cautiverio, con las políticas por la Identidad, fruto de la lucha denodada y ejemplar de Abuelas de Plaza de Mayo.

Reconocemos el gran paso cualitativo, a nivel del Estado, en términos simbólicos, jurídicos y políticos, a partir del 2003, que va desde el retiro de los cuadros de los dictadores, la derogación y nulidad de las leyes de punto final y obediencia debida, el decreto de Indulto, y la contundente definición caracterizando la acción represiva como un plan sistemático y organizado estatalmente para el exterminio de disidentes politicos, sociales, culturales y económicos, asociados ilícitamente para delinquir criminalmente contra la humanidad.

Esto permitió la reapertura de causas archivadas y otras prescriptas por la acción del tiempo y el desarrollo, todavia inconcluso, de numerosos juicios que permitieron que la Memoria, la Verdad y la Justicia fueran eficaz remedio al pasado de terror de Estado.

En consonancia con estas conquistas democráticas el Estado desplegó articuladamente con las organizaciones de Derechos Humanos una bateria de políticas públicas y concreciones legislativas, referidas al apoyo y reparación a las victimas del terrorismo de Estado, acompañamiento activo en las causas judiciales con acciones como el programa Verdad y Justicia, la asistencia psicológica del Centro Ulloa, el registro, archivo, sistematización y resguardo documental de las vulneraciones de derechos cometidas en la historia Argentina del siglo pasado.

También se crearon oficinas de Derechos Humanos en áreas sensibles a las cuestiones de Derechos Humanos, como lo son Defensa, Seguridad, Mundo Financiero, Educación, además de fortalecer la acción acusatoria especializada del ministerio Público Fiscal, y dar vitalidad a la Comisión interpoderes.

También se desplegó una tarea pedagógica y de visibilización de la Memoria, con la señalización y creación de espacios de Memoria, a lo largo y ancho del País.

Todo esto y mucho más, constituyó y constituye un núcleo de institucionalidad que funciónó de antídoto a “arrestos” autoritarios y antidemocráticos en democracia, como fueron la Ley de Punto Final, la Ley de Obediencia debida y el decreto presidencial de indulto a los responsables del Terrorismo de Estado.

Hoy, esta genuina construcción de Derechos Humanos, con Memoria, Verdad y Justicia, interpelan el curso marcadamente negacionista, relativista y predemócrático que insinúa la actual gestión Nacional con conceptos y hechos que niegan estas valiosas conquistas, y que colocan al pais en un derrotero de retroceso, desmantelamiento y destrucción de las mismas.

Lo verificamos en:
Reducir el terrorismo de Estado a “Guerra Sucia”, desempolvando la teoría justificatoria de “los dos demonios”, poniéndo deliberada y falazmente en duda el número histórica y documentalmente sostenido por los organismos de Derechos Humanos e incorporado en la conciencia colectiva del Pueblo.


Reduciendo presupuestos de programas, cierre de oficinas específicas, autorizando creciente autonomización de las Fuerzas Armadas; promoviendo protocolos de “sesgos” represivos, desalentando el ritmo de juicios de lesa humanidad, dejando en “punto muerto” iniciativas y programas institucionales de puesta en valor de la Memoria, afirmaciones despectivas de la Agenda de Derechos Humanos, como  la conocida “frase” presidencial del “curro” de los Derechos Humanos.

Más grave aún es el armado de causas judiciales arbitrarias para instaurar la persecución, respaldada por algunos medios masivos, de opositores políticos y de referentes sociales, como es entre otros casos, la situación de Milagro Sala y otros miembros de la organización Social Tupac Amaru, que es un grito desgarrador en democracia.

No podemos dejar de señalar los casos aberrantes de violencia institucional reforzados con actitudes del Estado, de criminalización de jóvenes y migrantes.

Todas éstas señales nos preocupan inmensamente, pero también retemplan nuestro espíritu para redoblar nuestro compromiso activo, institucional y militante.

Sentimos que así como sin Justicia Social, trabajo, salud y eduación no hay verdadera democracia, tampoco la hay sin politicas de Estado de Derechos Humanos, sostenidas en los pilares indestructibles de  Memoria,Verdad y Justicia, que no permitiremos que se los niegue, olvide y destruya por acción u omisión.

Délfor “Pocho” Brizuela
Secretario de Derechos Humanos
Provincia de La Rioja

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: