SIMPLEMENTE UN “GERENCIAMIENTO”.

31 mayo 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

Entre otras acepciones, gerenciar significa representar a una compañía –o a varias- frente a terceros y controlar que las metas y objetivos que ellas tengan se cumplan inexorablemente. En los hechos los gerentes son un conjunto de empleados de alta calificación que se encargan de dirigir y gestionar los asuntos de dichas empresas. Con excepción del actual presidente, empresario al cual bajo ningún punto de vista le cabe eso de “alta calificación”, y menos aún a  3 de sus elegidos: Patricia Bullrich, el rabino Bergman y Laura Alonso, al resto de los integrantes del gabinete de Mauricio Macri les cabe la calificación y hasta cierto punto.  En algunos casos y ocasiones son los propios dueños-accionistas de dichas empresas los que gerencian desde el gobierno (Mario Quintana, Marcos Peña por tomar solamente dos ejemplos); en los otros casos “testaferrean” (Aranguren, Caputo, Calcaterra, etc, etc.) ¿Quién es el tercero en “discordia” sobre el cual “operan”? EN ESTE CASO, EL ESTADO NACIONAL.

LOS GERENTES

¿Cómo se puede comprobar esto? Veamos:

Si el jefe de gabinete del presidente está más preocupado por las deudas que puedan tener las distribuidoras de energía eléctrica provinciales para con sus empresarios amigos que monopolizan la administración y  venta de la misma a nivel nacional (EDENOR, EDESUR y CAMMESA) sin que le interese un pito el pésimo servicio que brindan esos amigos al usuario, el jefe de gabinete simplemente está gerenciando a favor de estas. Si el presidente de la Nación, por cadena nacional, les habla de manera extorsiva a legisladores nacionales solicitándole que no “afecten” el tarifazo implementado por él porque desfinancia al Estado, el presidente está gerenciando.

Pero usted me pedirá evidencias concretas y no abstracciones: Las descomunales ganancias entre subsidios y elevadas tarifas que obtuvieron estas empresas en los 2 últimos años, la condonación de sus deudas impositivas para con el Estado, la no inversión ni de un mísero peso en el mejoramiento del servicio y la fuga de sus capitales ganados al extranjero, es la más clara evidencia.

Sobre hechos más que concretos, contundentes, hoy por hoy y luego de 2 años y medio de operar desde su jefatura, es claro que Peña está realizando esta tarea para favorecer a empresas, grupos económicos e intereses empresarios que él representa dentro del gobierno. Desplazó  arbitrariamente con total impunidad los servicios indelegables del Estado para con sus habitantes y los reemplazó por “operaciones fraudulentamente técnicas”. Esto fue posible gracias al fuerte apoyo mediático. El actual y gigantesco monopolio Clarín viene siendo el gran beneficiado con la pauta publicitaria oficial con cobro al día –además de verse favorecido con concesión de licencias y/o avalando espurios negociados para la compra de otros medios que aseguren el monopolio total informativo. Devolución de gentilezas que le dicen. Son los multimedios del grupo los encargados de “lavar la cara” a dichos gerenciamientos  garantizando y justificando dolosos negocios desde y con el Estado; lógicamente con  muy  alta  rentabilidad  al más bajo costo para los beneficiados.

Esto, como modelo operacional bajó naturalmente desde las esferas antes mencionadas a todas las operaciones que los ministros bajo órbita realizan. Cuentan  todos ellos con “blindaje informativo”  por parte del monopolio. Actúan con la inmunidad que les da el actuar descaradamente como si tuvieran la suma del poder político-público y con la impunidad que les ofrece esa pasividad cómplice de una parte importante del  poder judicial con la suprema corte a la cabeza.

En general los comunes mortales de esta tierra desconocen que LA OBRA PÚBLICA Y LOS SERVICIOS a cargo del Estado son los mayores negocios a los que pretenden acceder la parte más delincuencial del empresariado que opera a nivel nacional (sería una torpeza de mi parte llamar “empresariado nacional o argentino”). ¿Por qué? Se preguntará usted: 1) Porque  los “politiqueros” en la función pública son los más fáciles de corromper. En este país no se castiga al corruptor. 2) Porque es el negocio más seguro y más rentable en el corto, mediano y largo plazo ya que el Estado es garantía de cobro. ¿Por qué?  Porque el funcionario corrupto nunca se detiene en la “letra chica” de los contratos (donde aparece tiempos, plazos, intereses y órbitas legales a las que puede acudir el “Sr” empresario para asegurarse el cobro) ya que utiliza ese tiempo tratando de garantizarse que la “cometa” se concrete.

Pero como toda tragicomedia, la parte graciosa está en la verbalización argumental de los “gerentes”.

Los actuales “gerenciadores” macristas esgrimen argumentos de “seriedad” tomando como ejemplos a los países centrales. Lo que no dicen los macrista es que salvo el mundo de las finanzas (que son los que manejan la economía mundial y hacen jugosos negocios con los estados nacionales) los empresarios “primermundista” verdaderamente liberales arriesgan capital en un emprendimiento que puede resultar beneficioso y nefasto; pero arriesgan. Los gerentes y empresario que operan en nuestro país nunca arriesgan capital propio; siempre operan con préstamos internacionales con el Estado como garante, luego desvían parte de esos préstamos a la bicicleta financiera para por último girar las ganancias a sus cuentas offshore, hechos que para el resto del mundo son ilegales, acá y con el macrismo se volvieron “legales” (algo que difícilmente ocurra en un país serio y central). ¡Ah! Nunca se olvidan de pasar sus pasivos (deudas) al Estado (lo que se conoce como “estatización de las deudas privada”; o sea que de sus deudas nos hagamos cargos todos los argentinos).  Con esto queda claro que conocen al dedillo que sus fraudulentas operaciones son tan dudosas  que ni ellos mismo son confiables entre ellos.     

El “realismo, la responsabilidad y la transparencia” de la gestión “macrista” esgrimido por un Marcos Peña cada vez que habla con la prensa escondido en su cínico rostro de “niño bien”, no dejan de ser un simple y pobre recurso argumental solo para que sea reproducido por un sector de la población totalmente idiotizada que repiten cual vulgares loros barranqueros sin siquiera saber de qué están hablando ya que sus niveles de imbecilidad les impide asomarse al sentido común; pero innegablemente muy eficaz en ese sector; de allí su gravedad.     

Si hoy el Estado está desfinanciado es porque  el proceso de desfinanciamiento ya viene desde hace dos años accionando para que eso ocurra: a) Depreciación de la moneda de casi un 200%. b) Eliminación de las retenciones al agro y a la minería. c) Eliminación de impuestos a la riqueza. d) Malversación de fondos del ANSES utilizando sus recursos para beneficiar a funcionarios y amigos banqueros en la famosa bicicleta financiera. e) Producto de esto último –la bicicleta- el vaciamiento de las reservas para mantener la “cotización del dólar” vendiendo divisas a “desconocidos” compradores con la intermediación bancaria y posterior fuga de divisas y… por último f) Las fabulosas cifras en dólares que se encuentran fuera del país sin pagar impuestos y sin que se les cruce por la cabeza a los evasores hacer patria repatriándolo (valga el juego de palabras). Todo esto a pesar de que alguna desequilibrada legisladora nacional y en una de sus habituales derrames verborrágicos tribuneros les haya reclamado patriotismo a los ¿ruralista casualmente?. Todo esto demuestra que lo único que existe es una tarea de gerenciamiento con un solo objetivo: beneficiar al poder económico del que él forman parte -el presidente  con su grupo familiar y su séquito de interesados CEOS-.

¿Otro ejemplo?

Si el presidente recula frente a una advertencia sobre una de sus tantas improvisaciones –en este caso frenar “por un tiempo” la eliminación de las retenciones al agro (la codiciosa Sociedad Rural; o sea la patria del grano y la bosta vacuna)-, quiere decir que su servilismo a esa oligarquía auto considerada “patricia” es más que evidente. Una vez más esa oligarquía nunca perderá de vista que los Macri (aunque Franco se haya casado con una Blanco Villegas,  hija de una adinerada familia de Tandil, dueña de Philco con la cual tuvo cuatro hijos: Mauricio, Sandra, Mariano y Gianfranco y que sus suegros sean dueños de la estancia “La Carlota”, donde el Presidente se casó con la Awada), huelen a “tanitos mafiosos” y no a pedigrí anglo-sajón al que nuestros oligarcas prefieren cerrando los ojos; menos aún y por más  “primera dama” y bonita que sea , quieren a una “negrera de cuarta” y encima musulmana libanesa frecuentando sus círculos exclusivos.

Si luego de aprobarse hoy 30 de junio de 2018 en el Senado de la Nación  la ley contra el tarifazo, Macri la veta, no será otra cosa que una muestra más del gerenciamiento que el empresario está llevando adelante. No se trata de ningún “desfinanciamiento irresponsable” propuesto por ninguna “loca” sino de la notable perdida de ganancias que les significaría a las empresas de los amigos del presidente; son esos 110 mil millones de los que habla el otro gerenciador: Dujovne.   

La realidad es muy clara. Se trata de un simple y perverso gerenciamiento llevado adelante por un incompetente, ignorante, perverso y torpe presidente y su séquito de inescrupulosos ministros y secretarios de estado para beneficiarse y beneficiar a un minoritario pero concentrado poder económico y en perjuicio de la mayoría de la población que ve avasallados sus más elementales derechos humanos.

Pocho-1


“MEMORIAS DE UN MAESTRO RURAL”

21 mayo 2018

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura y Educación Nacional.

PRESENTACIÓN 0

Palabras sobre el libro de Mamerto Rodríguez  “Memorias de un Maestro Rural” dichas en la presentación del material que se realizó el 18 de mayo pasado en el Salón Calchaquí de San Fernando del Valle de Catamarca.

PRESENTACIÓN 4

Por Victor Leopoldo Martinez

Agradezco el honor que me concedió el colega, amigo y compañero Roque Eduardo Molas para que lo acompañe en esta presentación.            Lo primero que se me vino a la cabeza fue pensar en términos comparativos e imaginar qué hubiese pasado si lo que se presentaba esta noche aquí era un libro de Susana Giménez (y habría que hacer un gran esfuerzo de imaginación para visualizar a la conductora escribiendo), a Mirta Legrand, o aun intelectual porteño como Ricardo Forster. Seguramente las colas para entrar alcanzarían las dos cuadras. Pero no; hoy estamos presentando un libro de un docente catamarqueño que realmente hizo patria y la sala está colmada lo cual y para los tiempos que corren es un indicio alentador para los que amamos este “oficio” dijera el Lic. Juan CarlosTedesco (ex ministro de educación de la Nación).

Lo que hoy estamos presentando –“Memorias de un Maestro Rural”- yo lo considero un verdadero tratado pedagógico. Lo califico como tal porque por suerte el contenido de este material está muy lejos de todas las definiciones, formulas abstractas y  sesudos estudios teóricos elaborados en laboratorios áulicos de escuelas urbanas o trabajadas por “Lic.” o “dotores” en Ciencias de la Educación en alguna Universidad.

Tampoco está en mi intensión quitar mérito alguno a los extraordinarios aporte de teóricos-prácticos como Piaget –por caso-; o prácticos como el constructivismo de su discípula argentina Emilia Ferreiro; o los aportes en psicogénesis de Ana Kaufman; o el desarrollo de capacidades del ruso Vygotsky tan de moda en los ámbitos académicos. No. Al libro de Rodríguez yo lo pondría a la misma altura de una obra de otro ruso, Anton Makarenko titulada “Poemas Pedagógicos” donde narra experiencias educativas inigualables. No quiero dejar afuera a mi maestro y guía, aquel eximio pedagogo y sin lugar a ninguna duda el más grande que pario esta tierra argentina llamado Gustavo Francisco Cirigliano, de cuya mano yo me formé hasta hacerme su discípulo.

¿Y porque comparo estas “Memorias” con la obra del ruso? Porque así como Makarenko, según cuenta en el mencionado trabajo, comenzó a entender de qué se trataba el hecho educativo en sí mismo, ese ida y vuelta que debe existir en un proceso educativo entre docente y alumno y que Makarenko recién lo entendió e incorporó cuando se hizo cargo de un reformatorio de menores; ¡Sí! Ese lugar adonde van a parar los pibes marginales de una sociedad. Paulo Freire también lo explica muy bien en su “Pedagogía del oprimido”.  Mamerto Rodríguez lo vivió de la misma forma, en otro lugar, construyendo sus relaciones con la decisión de aquellos que llevan la vocación docente en el alma, con la esperanza de que su tarea siempre sea bendecida mágicamente por el universo al que él llama Dios cumpliendo con la palabra sagrada que sostiene que para recoger amor primero se debe sembrar amor.

Uno viene defendiendo la educación pública desde que esta se implantó. Pero  si dejamos la hipocresía de lado y abordamos un poco más en serio el tema, son muy pocos de los que se dicen docentes, aquellos que entienden acabadamente qué significa educar. Digo esto porque solo se puede educar si uno tiene en claro que en el hecho educativo en sí mismo, se establece esa relación biunívoca entre educador y educando donde fácilmente se invierten los roles sin pérdida de autoridad; donde el enseñar y el aprender es mutuo.

PRESENTACIÓN 1

Cuantos docentes se quejan de lo que ellos consideran pésimas condiciones laborales para trabajar dignamente. Entonces que tendría que decir Mamerto que nos cuenta en esta obra en relación a su primer viaje hacia “Alto la Sierra” (lugar desconocido hasta para los lugareños) cuando en el medio del trayecto tuvo que pasar la noche en una humilde vivienda: “Ya en la vivienda sus dueños hicieron gala de su generosidad, sacaron a unos niños de un catre y me la proporcionaron. Por toda iluminación en la casa había un mechero, y con la tenue luz, pude observar la oscura sabana, aun tibia por el calor de los cuerpos de los niños. Mirando con detenimiento, vi pequeños puntitos que se movían muy despacio. Eran garrapatas y chinches pero no podía detenerme a pensar en eso. Muy despacio para no molestar a nadie, sacudí la única sabana, alcance a decir una oración de acción de gracias por la cama y por la familia que me acogió. Serían las 5 de la mañana; no recuerdo nada más.”

Una muestra acabada del compartir de los pobres; el desprendimiento de los pobres de esta tierra; la infinita solidaridad humana siempre presente en los que menos tienen. Esos seres eran y son la patria misma, la patria abandonada, olvidada. Ese pedazo de tierra habitada por  los olvidados de siempre, los verdaderos dueños de estas tierras que nosotros invadimos y se las arrebatamos; y los marginamos. Es  esa patria  la que Mamerto fue a dignificar, a engrandecer con su tarea alfabetizadora; y lo hacía mientras trataba de aliviar dolores ajenos y aprender de las desgracias ajenas. Y termino educándose él mismo desde el mirar, leer y vivir la realidad del otro  En algún otro momento explicaré la diferencia que a mi entender existe entre educar y alfabetizar, dos tareas diferentes pero complementarias que Mamerto desarrolló.

Invito a cualquiera de los presentes a que me manifieste qué entiende por hacer patria, que me diga  que siente cuando una persona te cuenta esto: “Daba gracias por haber llegado a este lugar (refiriéndose  a La Hoyada del Dto. Santa María de Catamarca) de mi primera experiencia docente y oraba para poder cumplir mi tarea acabadamente, según mi vocación, convicciones y dando el máximo de mi capacidad”

Cuanto aprenderían los docentes urbanos quejosos  si leyeran este para nada imaginario relato de lo que es hacer patria alfabetizando en condiciones como estas: “Por fin llegue al aula que yo tanto ansiaba conocer. No era muy grande, pero era suficiente para atender a los alumnos más pequeños. Tenía pupitres un poco deteriorados, pero buenos, un armario, una mesa pequeña y una silla para el maestro. ¡Mi primera aula! La recorrí palmo a palmo con la mirada. Con el tiempo pude conocer cada rincón, cada intersticio… El piso era de tierra, las paredes de adobe, blanqueadas con cal, oscura porque no se podían abrir las ventanas. El techo era de ramas y paja, sostenido por horcones y travesaños. A modo de cielo raso, cubría el techo un “tumbadillo”, mezcla de paja picada y barro. Un pizarrón y sobre él una lámina de don Domingo Faustino Sarmiento, con cara de inspector que lo observaba todo.”

¡Cómo puedo yo poner en tela de juicio ese detalle sarmientino contado graciosamente por Mamerto! El personaje de la lámina no es santo de mi devoción, pero… ¡A quién le importa eso! Mamerto creyó en la historia que le contaron del sanjuanino, para quien –según mi humilde entender-la educación era domesticación de la barbarie. Mamerto no lo entendió así y en su imaginario bañado de inocencia y pureza  hizo lo que su patria necesitaba: “La hora llegó por fin. Como respuesta al sonido de la campana, el patio se llenó de niños… Me sentía observado por los pequeños que cuchicheaban, seguramente preguntándose acerca del nuevo maestro. Recuerdo sus caritas sonrientes, los rasgos particulares  de pómulos pronunciados, su tez morena, la piel curtida por los vientos, el frio y el sol de la Puna. Por todo abrigo, un chaleco o pulóver de lana de llama al igual que las medias, de ojotas , las canillas descubiertas por los pantaloncitos cortos o las faldas de las niñas. Toda ropa elaborada artesanalmente por sus padres… Ver a nuestra enseña patria elevarse en ese mástil, un pobre palo de álamo, en ese lugar tan lejano de nuestra patria, me llenó de emoción. 24 de enero de 1963.” (Son escuelas de régimen de verano por cuestiones climáticas y las clases se dictan entre septiembre a mayo)

Para mamerto la patria fueron esos Santamarianos de “La Hoyada”. Y su patria también fueron sus alumnos de “Alto la Sierra”, ese lugar metido en el medio del “Impenetrable” Chaco-Salteño. Porque  su patria fueron esos Wichis, Matacos, Tobas, Mocovíes, Pilagas a quienes Mamerto llevó su amor y con ello dignificación para ese puñado de seres humanos; para esos argentinos victimas de esa historia maltratada, despojados no solo de sus tierras sino hasta de la propia dignidad humana. Aun  hoy siguen siendo maltratados

PRESENTACIÓN 2

¡Qué paradoja nuestro ser argentinos ¿no?! Una gran mayoría de compatriotas hoy, viven preocupados por el dólar, por las deudas que siguen adquiriendo; preocupados por el descenso de su capacidad de consumo, mientras otros no consumen nada porque no tiene cómo consumir ni siquiera lo elemental para subsistir.

Por eso y para cerrar, yo me limito a sugerir la lectura de este poema pedagógico que escribió Mamerto, y estoy seguro que la mirada que ustedes tienen hoy de la vida, cambiaría radicalmente  y entenderían como la misma cobra sentido y un valor superlativo cuando la pienso, la siento, y la vivo con el otro y desde las necesidades del otro que deberían ser mis necesidades. Solo una persona como Mamerto que siente el hecho educativo como un regalo amoroso de  vida puede escribir esto: “SIN DOCENCIA NO HAY PATRIA, SIN PATRIA NO HAY FAMILIA, SIN FAMILIA NO HAT AMOR, SIN AMOR EL CORAZON DEL NIÑO, DEL JOVEN, DEL ADULTO, DEL ANCIANO ESTÁ TRISTE.”

Este trabajo debe ser un manual diario para ser trabajado por todos aquellos que dicen ser formadores de futuros docentes. Este trabajo enseña cómo se hace grande una patria. Este material debería ser de lectura obligatoria en la carrera de Ciencias de la Educación. Pero de esa Ciencia de la Educación pensada en argentino, para argentinos y con visión integradora latinoamericana. Gracias Mamerto por este bello aporte. Mamerto, como yo, es egresado de la Normal de Maestros Fray Mamerto Esquiú de nuestra querida Pcia. de Catamarca. Mamerto con este tratado pedagógico me mostró que mis humildes interpretaciones sobre qué significaba educar no eran ni son tan erradas.

CHANCALAYDos trabajos colman mi espíritu por provenir de plumas colegas. Este material adquiere para mí, el mismo valor  que aquel regalo que también hizo a la educación argentina mi compañero y amigo Oscar Salcedo titulado “Lo que se está llevando el olvido”.

Mamerto cerró aquella presentación de su material señalando con profundo acierto lo esencial del hecho educativo. Señaló que la importancia estaba en la parte formativa, en el trabajar valores humanos. Y la verdad… ¡Me emocioné! Esta aseveración coincidía con lo que yo sostengo en mi trabajo “Guarda-Polvos…”: “Si nuestras escuelas no hacen buenas personas, buenos argentinos, entonces nuestras escuelas no sirven.”

Muchísimas Gracias Mamerto Rodríguez por este aporte. Gracias colega, compañero y amigo Oscar Salcedo. Gracias a Patricia Saseta Pastrana por esta invitación. 

Nada más que agregar.

PRESENTACIÓN 3


POR QUÉ UN TRABAJADOR NO PUEDE GOBERNAR UNA PROVINCIA O UN PAÍS (3ra. y última parte)

19 mayo 2018

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia política de nuestra Nación.

V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

RAZONES POLÍTICO-ECONÓMICAS

Esa afrenta hecha por el peronismo a la “intelectualidad” cipaya de derecha, y también de izquierda (incluida la actual; la que el historiador Norberto Galasso bien calificó como el “mitro-marxismo”) que siempre miró el país con ojos foráneos,  nunca le fue  ni le será perdonada al mayor movimiento revolucionario que pario este país.

Siempre se buscó demonizar a la dirigencia gremial. Los trabajadores fueron –y siguen siendo- la columna vertebral de ese “hecho maldito del país burgués” que es el peronismo. Se lo hizo por izquierda acusando a sus dirigentes de burócratas y por derecha de corruptos  y ladrones. Sin querer justificar delito alguno sea quien fuere el delincuente, si un dirigente gremial robo algo alguna vez (y debe haber ejemplos concretos seguramente ya que alguien con conocimiento de causa manifestó: “Para que este país funciones hay que dejar de robar dos años”), ese algo robado por ese gremialista resultaría en términos comparativos, un vuelto de confitería céntrica a la par del saqueo permanente del país que viene practicando la oligarquía agro-industrial-financiera desde hace centuria y media. Estoy hablando de grandes vaciamientos de nuestras riquezas con el consecuente empobrecimiento de su población llevada adelante por esa corrupta y fundamentalmente ignorante oligarquía y ejecutada casualmente por “entendidos técnicos y «dotores»”. Un vaciamiento que no lo hicieron casualmente los trabajadores sino los que viven del trabajo ajeno.  

MACRI Y EL CAMPO 1

En realidad los temores existentes entre los mandamases del statu quo vigente son dos y muy claros, muy visibles; lo mismo que su motor:

1) El pánico que les produce la posibilidad de que exista en el país una distribución equitativa de la riqueza (solo producida por los que realmente trabajan) lo que en igualdad de condiciones los obligaría a trabajar como los demás.  

2) Su motor, la interminable y perversa codicia que los vuelve sumamente peligrosos porque para sostener los privilegios no dudan en acudir a cualquier medio ya que todos justifican el fin. Esto incluye el escarnio, la demonización y hasta el asesinato de dirigentes que representen trabajadores o dirigentes sociales.

La “historia oficial reciente” siempre se encargó de refregarle por la cara a los trabajadores los asesinatos de empresarios, que en realidad fueron cometidos por los  “iluminados” de izquierda de siempre; los cómplices funcionales de esa oligarquía por el lado siniestro. Un verdadero trabajador argentino nunca participaría de un hecho criminal porque en ellos no existe ese deseo. En  la idiosincrasia del trabajador argentino nunca figuró el asesinato de un semejante; ni siquiera por venganza. Esta actitud frente a la vida de un semejante siempre lo engrandeció y lo hizo diferente del resto de sus compatriotas; casualmente de esos “dotores”, cultos y  léidos, la mayoría  sirvientes ladinos de los vende patria.    

Si esto lo extendemos a toda la región latinoamericana, a nuestra querida PATRIA GRANDE, hoy no resulta difícil entender  el martirologio del dirigente gremial y ex presidente de Brasil Ignacio “Lula” Da Silva. En nuestro país tenemos sobrados antecedentes. Dirigentes gremiales de la talla del Textil Andres Framini, electo gobernador de la Pcia. de Bs. As. en 1962 a quien no lo dejaron asumir; Atilio López, electo vice gobernador de Córdoba en 1973 que terminó asesinado, cientos de legisladores provinciales y nacionales encarcelados, torturados y no pocos desaparecidos por su simple condición de dirigente gremial y peronistas son muestras acabadas de lo que aquí sostengo.

¿Vos sos laburante? ¿Cómo pretendes entender de estas cosa “legales” de gobierno? Para eso están los empresarios y los “dotores”!!! ¿Qué esos a vos te vienen pisando la cabeza desde que nació la Patria? ¡Y bueno viejo…!!! ¿Qué pretendes… desestabilizar las instituciones republicanas y que todo se vaya al carajo? ¡Mira cómo te dejan el país esos gobernantes populacheros!!!

¡Y sí… Pobrecitos los ricos!!! ¡Como sufren y padecen cuando los injustos trabajadores demandan justicia social!!!

¿Y los “dotores políticos”… que hacen hoy? Ahí están; en el parlamento nacional; buscando cómo servir al nuevo monarca; ese corrupto empresario y benefactor de la oligarquía que de golpe se transformó en el paladín de la lucha contra la corrupción populista. Nada nuevo; nada original; tan antiguo como nuestra historia.

(La primera y seguna parte están más abajo)


POR QUÉ UN TRABAJADOR NO PUEDE GOBERNAR UNA PROVINCIA O UN PAÍS (2da parte)

19 mayo 2018

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia política de nuestra Nación.

V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

RAZONES CULTURALES CON BASE EN LA EDUCACIÓN

Si el conocimiento se hizo mercancía, ¿por qué no el papel moneda? Hoy resulta natural pensar así. Tomemos por caso el dólar. Para  burgueses y aspirantes a tales es una mercancía más, una moneda de alta cotización que su posesión da seguridad económica y status social. Suena muy disparatado que un papel pintado adquiera tanto valor, pero la realidad indica que la estupidez humana instalada artificial y mediáticamente es mucho, pero mucho más eficiente que cualquier buen sentido. Pero ellos… ¡Ellos son unos vivos bárbaros porque la patria para ellos es el bolsillo!!!

Y… Una cosa trae la otra. El conocimiento como bien “capital” es un producto rentable y altamente comercializable. Se lo puede vender; o poner al servicio del mejor postor capitalista y de esa forma posicionarse socialmente como capacitado para ejercer alguna función pública; y hasta pensar en  gobernar una provincia, o el Estado Nacional;  solo basta con ser el candidato impuesto mediáticamente por el stablishment capitalista y elegido por el voto.

En realidad y salvo honrosas excepciones, los gobernantes elegidos democráticamente jamás gobernaron para sus electores. ¿Por qué? Si don Raúl Alfonsín viviera le daría algunas de las respuestas ya que él lo padeció; o Menem, o a De La Rua podrían responder a esto. En este país se puede gobernar tranquilo si y solo si  estás dispuesto a servir al capital oligárquico. Este  pequeñísimo detalle no le debe interesar a nadie; y de que esto pase desapercibido se encargó, encarga y encargará siempre la prensa, su principal cómplice y aliado generador de cortinas de humo distractivas en términos informativos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los 3 niveles de tratamiento pedagógico de la educación formal –que todos defendemos- facilitan la demandada estratificación social que habilita o restringe el acceso a un cargo de decisión política en el orden legislativo y/o ejecutivo. El tercer nivel es el que “dotora”, y una vez “dotorado” estas habilitado, no para servir a la sociedad sino para defender el status quo vigente.

Para que esto fuera posible era necesario instalarlo; y Mitre, contó con el aporte inestimable de don Domingo Faustino. La cuestión era “civilizar a la barbarie” (domesticarla). Pero no tan llamativamente fue a él –a don Bartolo- a quién “se le pasó por alto” liberar el derecho para que cualquier ciudadano pueda decidir sobre quién debía ser su gobernante en aquella constitución del “53”. A don Juan Bautista no. Si bien es cierto que a   este último mucho trabajo no le costó su elaboración previa en general ya que se limitó a copiar de la constitución norteamericana su estructura jurÍdica, salvo –claro está- algunas omisiones. Pero Alberdi incluyo el derecho a sufragar para todos los habitantes, algo que fue amañado a través de las leyes electorales;  y desde 1862 hasta 1916 (en 1912 aparece la ley Saenz Peña) el voto pasó por ser “cantado”  cuando no  “calificado” (solo podían votar los “cultos y entendidos”). Posteriormente se las siguieron ingeniando para manipular el recurso electoral y en algunos casos hasta lo llamaron “fraude patriótico” (Patria=Oligarquía) como fue en la primera década infame 1930-1943.

Hasta 1945 ni el parlamento nacional  fue espacio para un representante de los “no domesticados”, de los “barbaros”=trabajadores=la chusma. Fue casualmente Juan Domingo Perón quien decidió que los trabajadores debían tener representación parlamentaria. La Historia mitrista todavía hoy sigue escondiendo aquella frase que dio la “mal venida” a los representantes de los trabajadores en el parlamento nacional en 1946: “Se viene el aluvión zoológico”; y desde las galerías superiores les tiraban maíz para indicar que  los representantes obreros eran equinos. El “dotor” Ernesto Enrique Sammartino (de la Unión Civica Radical) manifestó en el parlamento: “El aluvión zoológico del 24 de febrero parece haber arrojado a algún diputado a su banca, para que desde ella maúlle a los astros por una dieta de 2.500 pesos. Que siga maullando, que a mí no me molesta.”

(Inicia más abajo y continua más arriba)


POR QUÉ UN TRABAJADOR NO PUEDE GOBERNAR UNA PROVINCIA O UN PAÍS (1ra parte)

19 mayo 2018

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia política de nuestra Nación.

V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

RAZONES HISTÓRICAS

La siguiente reflexión nació con la lamentable situación por la que atraviesa el compañero trabajador que llegó a presidir un país como Brasil: Ignacio “Lula” Da Silva, y como homenaje a dirigentes gremiales catamarqueños que llegaron a cubrir cargos de legisladores –tanto nacional como provincial- como lo fueron Manuel Isauro Molina, Patricio Scolamieri, Pedro “Uto” Carrizo, entre otros.  Como las historias se repiten aunque los escenarios sean distintos, las similitudes nos orientan hacia determinadas conclusiones porque se trata de la PATRIA CHICA, LA PATRIA Y LA PATRIA GRANDE. Gracias a las enseñanzas de mi Maestro y Guía, Gustavo Francisco Cirigliano, el más grande pedagogo que dio esta tierra, puedo mirar y pensar nuestra realidad con ojos criollos y latinoamericanos.

LULA-M.I. MOLINA 1

“Gobernar es cosa de dotores” se dijo y se inculcó desde siempre en estas tierras argentinas. Ergo un trabajador según este criterio jamás reunirá las condiciones para hacerlo. ¿Será tan así? ¡Humm!!! ¡Miren que los “dotores” hicieron GRANDES macanazos y jodieron al pueblo en general la mayoría de las veces que gobernaron! ¿Hay excepciones? ¡Claro que las hay; pero son las menos!

Desde que Mitre decidió organizar institucionalmente el país al servicio de la minoría a la que él pertenecía, este pícaro y sinvergüenza personaje fijó condiciones y les impuso categoría de  “sumamente necesarias” para poder ejercer una responsabilidad gubernativa o función pública: la necesaria domesticación cipayamente cultural impartida a través de una educación que él pensó como valioso instrumento para concretar su proyecto. Allí  aparece su primer engendro: el bachillerato. ¿Qué es un bachiller? ¡Vaya uno a saber!!! En principio se trata de una persona que sumó conocimientos varios, generales y “universales”, un poco de todo pero, en realidad un individuo que no sabe nada de nada y no sirve para nada en términos prácticos. ¿Es tan así? ¿Mitre era zonzo? ¡No, para nada! Mitre pensó el bachillerato como el paso intermedio para aquellos que sí podían acceder a la universidad. Nuestras universidades siempre estuvieron más preocupadas por incorporar conocimientos universales –preferentemente europeos- aunque estos fueran inservibles para resolver problemáticas nacionales; casas de “altos estudios”  más  preocupadas por importar soluciones para nuestras problemáticas  sin conocer sus razones político-sociales-económicas reales donde se encontraban las verdaderas causas de nuestros males. Un “bachiller” traía la “deformación” justa para esta necesidad. Esas universidades preparaban “dotores” (preferentemente abogados que son los ideales para operar con “normas” tramposas o para volverlas tramposas) capacitados para “conducir” el país. Lo cierto es que históricamente y en la realidad solo estaban habilitados para servir y defender los intereses o bien de los poderosos o bien los foráneos. Arturo Jauretche las identificabas claramente: “Nuestras universidades son argentinas solo por radicación geográfica”

Don Bartolo se apropió del relato histórico nacional, herramienta necesaria para la construcción argumental que a modo de pilar sostuviera un  concepto de riquezas de la patria: Vacas y mieses y esa necesaria oligarquía como la única capacitada y con derecho a usufrutuar de sus beneficios.

Luego sembró hijos putativos a lo largo y ancho de nuestro territorio para que reproduzcan esa zonza historia nacional que él fabricó a pura semi verdades.  De esa forma quedó instalado en el inconsciente del ciudadano eso de que el conocimiento te permite acceder a una –aunque siempre ínfima- cuota de ese poder. ¡“Mi’jo el dotor”, pasó a ser una aspiración de máxima para cualquier argentino frente a esa realidad impuesta culturalmente por el proyecto mitrista para la salvación individual del “ciudadano”. Así se destrozó toda posibilidad de construcción colectiva con un mínimo de justicia social en materia de distribución equitativa de la riqueza que solo los trabajadores producían y producen.  

En realidad siempre se trató de un “engañapichanga”.

¿Por qué? Porque en los hechos el poder siempre lo tuvo el CAPITAL y sus poseedores; el resto de la burguesía nacional solo jugó obrando como simples marionetas movidas hilos, aunque invisibles, muy firmes. Fue  ese capital el que impuso las reglas para una selección amañada de “personajes aptos” para que solo se limitaran a lo largo de la historia a  defender sus intereses. Además  buscaron que nunca se cuestione ni la forma ni el modo sobre  cómo se conformó ese capital: usurpación de propiedades ajenas, explotación de esfuerzos ajenos, etc, etc. Porque fue esa la forma utilizada por aquella burguesía mercantilista y contrabandista que apareció –para nuestra desgracia- con el nacimiento mismo de la Patria; burguesía que  posteriormente aprovechó al máximo la conquista Roquista de aquel territorio “desértico” para quedarse con lo que hoy se conoce como la “Pampa Húmeda”.

Entonces comienza la tarea de  forjar  esa idea que sostiene que la formación académica y el conocimiento son  como la plata, como el dinero,  una mercancía más que se compra y se vende como cualquier otra.

(Continua más arriba)


La religiosidad popular es una evidencia existencial de Dios.

14 mayo 2018

Brasil, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Una pintura de la PATRIA GRANDE y de uno de sus CREADORES POLÍTICOS más importante

Lula

leonardo boff

Por Leonardo Boff

ESPIRITUALIDAD Y POLÍTICA

El 7 de mayo se cumplieron 30 días de prisión del ex presidente Lula. Se le concedió por primera vez recibir la visita de amigos. Tuve el honor de ser el primero en encontrarlo, por la amistad de más de 30 años y por la comunión en la misma Causa: la Liberación de los empobrecidos, y también para reforzar la dimensión espiritual de la vida. Cumplí el precepto evangélico: “estaba preso y me visitaste”.

Lo encontré como lo conocemos fuera de la prisión: rostro, pelo, barba… sólo que algo más delgado. Los que querían verlo rabioso o deprimido, deben estar decepcionados. Está lleno de ánimo y de esperanza. La celda es una amplia habitación, muy limpia, con armarios empotrados, baño y ducha en una zona cerrada. La impresión es buena, aunque viva en una celda de aislamiento, pues, a excepción de los abogados y de los hijos, sólo puede hablar con el guardián, de origen ucraniano, gentil y atento, que se ha vuelto un admirador de Lula. Le trae las bandejas de la comida, más calientes o más frías, y café siempre que lo solicite. Lula no acepta ningún alimento que los hijos le traen, porque quiere alimentarse como los demás presos, sin ningún privilegio. Tiene su tiempo de tomar el sol. Pero últimamente, mientras lo hace, aparecen drones sobre el espacio. Por precaución Lula se va pronto entonces, pues no se sabe cuál es el propósito de estos drones, si fotografiarlo o, quizá, algo más siniestro.

Lo importante fue nuestra conversación sobre espiritualidad, en medio de comentarios sobre política… Lula es un hombre religioso, pero de la religiosidad popular, para la cual Dios es una evidencia existencial. Lo encontré leyendo un libro mío, El Señor es mi pastor, (de la editorial Voces) un comentario del famoso salmo 23, el más leído de los salmos, también por otras religiones. Se sentía fortificado y confirmado, pues la Biblia generalmente critica a los pastores políticos y exalta a los que cuidan de los pobres, de los huérfanos y de las viudas. Lula se siente en esta línea, con sus políticas sociales que beneficiaron a tantos millones. No acepta la crítica de “populista”; dice: “Yo soy pueblo y he venido del pueblo, y oriento la política, lo más que puedo, hacia el pueblo”.

En la cabecera de la cama hay un crucifijo. Aprovecha el tiempo de reclusión estricta para reflexionar, meditar, revisar tantas cosas de su vida y profundizar las convicciones fundamentales que dan sentido a su acción política, lo que su madre Lindu (que la siente como un ángel protector e inspirador) siempre le repetía: siempre ser honesto, y luchar, y luchar de nuevo. Ve en eso el sentido de su vida personal y política: luchar para que haya vida digna para todos y no sólo para algunos, a costa de los demás. La grandeza de un político se mide por la grandeza de su Causa, me dijo, enfáticamente. Y la Causa tiene que ser producir vida para todos, comenzando por los que menos vida tienen. En función de eso, no acepta derrotas definitivas. Ni quiere caer de pie. Lo que no quiere es caer. Sino mantenerse fiel a su propósito de base, y hacer de la política el gran instrumento para ordenar la vida en justicia y paz para todos, particularmente a los que viven en el infierno del hambre y de la miseria.

Este sueño tiene una grandeza ética y espiritual innegable. Es a la luz de estas convicciones como se mantiene tranquilo, pues dice y repite que vive de esta verdad interior, que posee fuerza propia, y que quedará al descubierto un día. “Sólo quiero- comentaba- que sea después de mi muerte, pero aún en mi tiempo de vida”. Se indigna profundamente por las mentiras que divulgan contra él y sobre ellas montan el proceso del tríplex. Se pregunta, “¿cómo pueden las personas mentir conscientemente y poder dormir en paz? Hace un desafío al juez Sergio Moro: “presénteme una sola prueba, de que soy dueño del tríplex de Guarujá; si me la presenta, renunciaré a la candidatura a la Presidencia”.

Me recomendó que pasara ese mensaje a la prensa y a los que están en el campamento: “Soy candidato. Quiero llevar adelante el rescate de los pobres y hacer de las políticas sociales en favor de ellos, políticas de Estado, y que los costos -que son inversión-, entren en los presupuestos de la Unión. Voy a radicalizar estas políticas para los pobres, junto a los pobres, y a dignificar nuestro país”.

La meditación le hizo entender que esta prisión tiene un significado que le trasciende a él, a mí, y a las disputas políticas. Debe ser el mismo precio que Gandhi y Mandela pagaron, con prisiones y persecuciones, para alcanzar lo que alcanzaron. “Eso creo, y espero -me dijo- que es eso lo que estoy pasando ahora”.

Yo que entré para animarlo, salí animado. Espero que otros también se animen y griten el “¡Lula libre!”, contra una Justicia que no se muestra justa.


EL JUEGO DE LAS PALABRAS

9 mayo 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Situación de crisis nacional.

MARQUITOS PEÑA

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

El modo de entender la política “contemporánea” por parte de la fuerza de reciente creación en nuestro país llamada PRO… o CAMBIEMOS va metiendo a presión las bases que permitirán reconstruir esa cultura tan particular  ya instalada en el inconsciente colectivo que deja en  claro que “prometer” no necesariamente implica cumplir a futuro  con lo prometido. La mentira, como medio justifica todo fin.

La palabra engañosamente manipulada fue. CAMBIO.

La frase “Si queremos que todo siga como está (en relación a quién maneja el poder), es necesario que todo cambie” adquiere un valor superlativo  en los tiempos que corren. Creada  y escrita en su obra “El Gatopardo” por Giuseppe Tomasi di Lampedusa describe un círculo en la trama narrativa que vuelve a colocar las cosas en su punto de partida. Llevado a nuestra realidad política y frente a  gobiernos populares que intentaron realizar una distribución más equitativa de la riqueza producida por la clase trabajadora en periodos históricos claramente identificados (1916-1922; 1945-1955; 1973-1976 y 2003-2015) tratando de  cambiar  las relaciones de poder implantadas por los diferentes representantes oligárquicos por casi una centuria, lo que intentan nuevamente estos últimos es recuperar el terreno perdido en los períodos señalados. Lo primero que vienen utilizando como mecanismo reiterado es jugar con palabras ya instaladas subliminalmente en  ciertos sectores sociales para que sus integrantes asocien popular con  “populismo”, término previamente demonizado, luego  este con demagogia y esto última con funesto, nefasto para cualquier aspiración individual. Dicha demonización parte en realidad de una imperiosa necesidad que tiene la clase social privilegiada de pensar en forma permanente en el aniquilamiento de toda tentativa política que resulte atentatoria al deseo superviviente en ellos que la riqueza siga concentrada en pocas manos. Voy a ejemplos concretos:

Macri promete pre electoralmente y hasta el 10 de diciembre del 2015  “Pobreza Cero” –CERO-. El día 11 se olvida de ella  y comienza con su accionar para incrementarla concentrando la riqueza en pocas manos a través  una feroz devaluación, eliminación de retenciones y de impuestos a la riqueza etc, etc.

Seis meses después, 7 de junio del 2016, su jefe de gabinete Marcos Peña sostuvo: “La Pobreza Cero es una meta inalcanzable. Pero lo más importante es que quede claro que es la primera prioridad para el Gobierno”. O sea Peña insiste con el falaz artilugio del juego de palabras: “Ustedes deben seguir creyendo que eso es posible aunque para eso deban sufrir”. Década del 90 del siglo pasado: “Estamos mal pero vamos bien”. Terminamos con el país en default en el 2001.

La expresión “Pobreza Cero” fue solo una expresión cínica. ¿Y por qué digo esto? Peña luego se encargó de  blanquear el grado de engaño transfiriendo a través de la socialización la responsabilidad de una posible eliminación de la pobreza a toda la comunidad: “Pobreza Cero tiene que ver con una meta como sociedad”. O sea “si quieren pobreza cero, arremánguense ustedes y lógrenlo; nosotros vinimos a hacer nuestros negocios”. Pero no solo blanquea el engaño sino que además sincera que como objetivo real nunca estuvo en el plan del gobierno macrista: “Es una meta desde ya inalcanzable como definición de largo plazo”; o sea “Es una utopía y nosotros no somos  “populistas”  para andar corriendo detrás de ellas”.  

Ahora queda claro que la palabra “CAMBIO” en el lenguaje PRO solo  revela una pérfida enemistad con el cambio verdadero y sincero, ese que podría beneficiar al conjunto de la sociedad. Simplemente fue una simulación, una puesta en escena, una manipulación terminológica para engañar a una sociedad domesticada mediáticamente y así recuperar los excesos de ganancias (porque nunca perdieron como tampoco invirtieron) que le habían recortado en los últimos 12 años ese maldito gobierno populista.

LOS TRES JUNTOS

Macri: “Eliminaremos el impuesto a las ganancias para los trabajadores”

María Eugenía Vidal: “Cambiamos Futuro por Pasado” (la noche del triunfo del 2015 luego del ballotage)

Prat Gay: “La eliminación del impuesto a las ganancias jamás estuvo entre las medidas económicas que íbamos a tomar”.

Marcos Peña: “Durante años estuvimos alejados del mundo por gente que veía la realidad de hace 30 o 40 años y encima con “recetas que fracasaron”.

“Alejados del mundo” y “recetas que fracasaron” son los términos claves en el enunciado de Peña. “Alejados del mundo”, en boca del jefe de gabinete, no hizo otra cosa que vender de manera disfrazadas el futuro económico de un brutal endeudamiento externo –hoy concretado y con el F.M.I. instalado en “casa” y su fuerte pedido de ajuste en marcha- y un monitoreo de la timba financiera local por parte de los centros financieros internacionales. “Fracasaron” como término amerita algunas preguntas: ¿Por qué fracasaron las recetas? ¿A qué intereses afectaron esas recetas  para que recibieran el categórico juicio de “decepcionantes (fracasaron)”. Para el conjunto de la sociedad las recetas aplicadas por el gobierno popular en los últimos 12 años, fueron aliviadoras de las  casi 2 décadas y medias anteriores vividas entre crímenes,  pobreza y angustia a partir de marzo de 1976. Los años de la dictadura y el menemato fueron los gobiernos que para este sector social de privilegiados resultaron exitosos. La conclusión no es muy difícil de extraer: Todas “receta” que no garantice ganancias exorbitantes para ellos son recetas destinadas al “fracaso”; a ellos no les alcanza con ganancias “chicas… mínimas”. Ahora todos sabemos para qué el macrismo quería “volver al mundo” y quienes son los que salen a utilizar –con fuerte apoyo del monopolio mediático, socio en los negocios- el término “fracaso” para demonizar las medidas económicas de gobiernos populares.

Pero… jugar con las palabras, en ocasiones y en nuestro país, también es jugar con fuego.

UN MINISTRO DE ECONOMÍA EN CONTRADICIÓN