PARA “LA NACIÓN”, EL PROBLEMA SON LOS PERONISTAS, NO LOS “PRO” QUE RIFAN EL PAÍS.

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC- EL EMILIO, periodismo  y política nacional

LA NACIÓN: Miércoles 14 de noviembre – Pág. 8 – Política – El Análisis – Por Joaquín Morales Solá

J.M.SOLÁ

V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

M. Solá es un delicado y fino operador político que acciona desde los medios (La Nación y TN) desde hace unos 15 años de manera permanente y sistemática. Sus rebuscados conceptos, clasificaciones y calificaciones sobre conductas humanas y sociales volcados en sus textos empalagan el particular (para mi gusto estúpido) gusto del tilingaje y medio pelaje de clase media alta que ama jugar de intelectual y/o entendido en cuestiones políticas.

Pero… usa palabras y frases que resultan por demás interesantes porque lo desnudan en sus preferencias  políticas, o en todo caso en su  nivel de hijaputes en términos de sicariato. La cuestión es que ese recurso le permiten transmitir a la “opinión pública” (en este caso los lectores del diario que Mitre dejó como “guarda intereses” del sector oligárquico nacional) fabricadas y perversas composiciones escolares  del tipo “Tema: La vaca” (en este caso Tema: “los políticos”)  y/o  relatos que aquí vamos a desmenuzar al solo fin de continuar con nuestra tarea de desenmascarar hipocresías:

Dice Solá en una parte de esta columna que tome como referencia: “Tres viejos zorros del peronismo  se irán del bloque moderado que preside Pichetto”.

Independientemente del  nombre de los destinatarios del calificativo, es claro que el peronismo  a nivel dirigencial -y para Solá en particular- es una manada de” zorros” (por lo visto peligrosos…  como lo fueron y siguen siendo  los peronistas  para sus “pagadores”; esos  que le permiten a Solá darse esa gran vida que viene llevando hace largo tiempo). Las palabras claves son: “moderado= Pichetto”.

O sea,  el mensaje que transmite Sola a través de sus columnas  a la dirigencia política que juega de “opositora”  es: “Todo aquel alcahuete del poder que con sus genuflexiones a la hora de argumentar y votar en el congreso a favor de las ventajosas leyes que permiten más y mejor saqueo a la población, será encasillado dentro de los «políticamente correcto» y será temporariamente exculpado por la justicia mediática y la otra, «la  justicia sirviente»”. Nada raro y menos nuevos dentro del quehacer político digitado por el poder económico.  

Mal  que le pese a Solá, sus textos se encargan de funcionar como aquellas carbonillas que en manos de dibujantes poco torpes suelen bocetar en papel o tela,  perfiles con cierta rigurosidad; y son sus textos los que lo dibujan. Veamos: ¿Qué intereses defiende el paladín de la libertad de prensa y expresión de La Nación como J.M. Solá? ¿Los nacionales o los sectoriales con fuerte inclinación al cipayismo?

Por este escrito –y una vez más- a  Solá le preocupan más los “zorros peronistas” que el trágico destino por el que atraviesa el país producto del des manejo de las finanzas y recursos del Estado llevado adelante por un  inescrupuloso, ignorante e incapaz Macri. A Solá poco le importa el peor desastre económico que recuerde la historia nacional porque ese desastre tuvo pocos y grandes beneficiados; desastre  en el que sumió al país  “el mejor equipo de los últimos 50 años”; desastre  que viene afectando  directamente a gran parte de la sociedad y  los intereses nacionales en materia de recursos estratégicos. A  Solá, hoy por hoy y como viejo vocero de los que él representa, en política  solo  le caben los “moderados y políticamente correctos,  tipo Pichetto; o  Massa”. Me refiero a los  que con estúpidos argumentos justifican saqueos y endeudamiento externo en “PRO” de la gobernabilidad (valga el juego de palabras).

Pero lo raro en esta ocasión es que Solá adivine, al referirse a las decisiones políticas que toman esos “zorros peronistas”,  cuándo  estos actúan por “conveniencia” y cuando “por convicción”.  Y todo es dudoso ya que “conveniencia” y “convicción” -como  aseveración- y en mi caso  hecho duda, creo que  le cabe mejor  como sayo  a su tarea…  ¿profesional? O mejor   de sicario periodístico.

Los que cayeron en esta volteada suya  son el tucumano Alperovich, el formoseño Insfran (que según Solá, en su Formosa  ya tiene a los otros peronistas tipo Pichetto (o sea  “moderados o racionales como antonomasia de los “zorros”,  más afín al paladar negro en materia política de los “saqueadores de guante blanco” macristas) y el pampeano Verna (que su peligrosidad está restringida para Solá por su enfermedad).

Pero lo más jugoso  de este análisis se encuentra en la parte final del 5to párrafo ya que el resto no dejan de ser elucubraciones harto conocidas refritadas por él de un modo elegante (ese que demanda La Nación) y  que solo tienen  como intensión  sacar de  la atención de su público lector  los problemas económicos y sociales reales del país para circunscribir la desgracia de este al terror político-social que puede  generar el regreso del peronismo al poder de la mano de Cristina F. de Kirchner.  

En las tres oraciones que siguen están las razones y el sentido de todo el innecesario palabrerío con el que llenó la página: “Todos hablan de lo útil que es Cristina para la reelección de Macri; pocos mencionan lo necesario que es Macri para la candidatura de Cristina. Macri  abroquela en su contra  al cristinismo, a la izquierda, el rencor ideológico, la furia política y el odio social. Ese abismo es lamentable,  pero sería necio negar su existencia.”

La facilidad con que elude dar las razones de esa supuesta “furia política y  odio social” que existiría en contra de Mauricito, y esa rara habilidad para transferir casualmente la intolerancia social y las claras  características racistas, violentas y xenófoba que el PRO -con Macri y su equipo de lujo a la cabeza-  volvieron a instalar a partir del 11 de diciembre del 2015, resulta, más que asombroso, desopilante si lo tengo que decir atenuado tomándolo desde el  humor algo que en realidad está resultando perversamente trágico (el odio de clase que real y contrariamente viene siendo ejercido desde arriba, desde los propios funcionarios “PRO”  y que  contagiaron a la pequeña y gran burguesía tilinga en contra de “los pobres del medio y  de abajo”)

Solá no incluye en su análisis nombre alguno de  quienes  agrandaron  “la famosa grieta” que hasta el 2015 era inexistente (la distribución de beneficios  regaba a los de abajo pero también a los de arriba) y  que con mucho desprecio social el PRO la fue ensanchando en los casi 3 últimos años; tampoco menciona las  razones para que esa perversa  grieta se transformara en abismo –según sus propias palabras- y hoy tengamos un país gobernado por el FMI y el poder financiero internacional que solo busca la más alta rentabilidad cortoplacista –algo habitual en ellos- y el apoderamiento de la mayor cantidad de recurso naturales existentes, todos ellos comprometidos por la imparable codicia de unos irresponsables e inescrupulosos empresarios y financistas que tomaron el Estado por asalto.

Para Solá, estos últimos  son “pequeños detalles”, lo peligroso para los intereses que defiende La Nación es el posible retorno del peronismo al poder del Estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: