DE “CUENTOS”, “RELATOS” Y PROYECTOS

9 agosto 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Elecciones PASO 2019

Captura de pantalla 2019-08-08 a la(s) 22.25.32

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

Lo que acá pretendo desentrañar es la relación entre un “cuento”, el “relato” del mismo y cómo estos dos recursos se diferencian de un “proyecto”.

Comienzo por señalar qué los recursos mencionados, manipulados mediáticamente, sirvieron en estos casi 4 últimos años como cortina de humo para tapar el desarrollo de un verdadero saqueo del país junto al atropello de la dignidad de su población sin que esto tome estado público y pase desapercibido para los afectados. Este atropello muy lejos estuvo y está de haber sido un “proyecto político” y ya veremos porqué.

El “cuento” es esa narración breve, generalmente ficcionada, donde aparecen un reducido número de personajes y una intriga poco desarrollada que habilita un clímax y un desenlace rápido.

El “relato” adorna una historia construida sobre supuestos conocimientos y detalles de ciertos hechos que dan cuerpo a ese “cuento” y logra funcionar como complemento de este vistiéndolo de verosimilitud (credibilidad).

Veamos:

El “cuento” PRO-CAMBIEMOS: “Venimos a combatir la corrupción K que se robó todo. Nosotros somos la transparencia y los recuperadores de las instituciones republicanas”.

Captura de pantalla 2019-08-08 a la(s) 22.26.52

El “relato” (en este caso mediático elaborado y difundido por grupo Clarín y La Nación) comenzó –por tomar un punto de partida- con el supuesto “asesinato” de Nisman. Continuo con CAMBIEMOS ya en el poder y la aparición de los personajes participantes en las distintas historias que se fueron fabricando; algunas “semi verdades” por haberse “obviados” a los actores principales en el papel de corruptores: Macri y sus empresarios amigos vinculados a la Obra Pública para el caso de “Lopecito y sus bolsos”. Pero la lista la engrosan Boudou y Ciccone; De Vido y la Obra Pública; Cristina y las bóvedas en sus casas del sur más los container que junto con De Vido habían enterrado en los desiertos patagónicos; las cuentas de Máximo y Nilda Garre en el extranjero; la ruta del dinero “k” que terminó desembocando en la autopista del dinero “M”; la “morsa” Fernández (Aníbal) convertido en asesino por el negocio de la efedrina, Cristóbal López y De Sousa con el grupo INDALO estafando al Estado, etc, etc).

Captura de pantalla 2019-08-08 a la(s) 22.27.44

Los relatos mediáticos funcionaron de maravillas para una porción de la sociedad que había recibido e incorporado creencias sobre una “realidad amorfa” (Darío Sztainszrajber: ¿Qué es la posverdad?). Esos relatos “cuajaban y cerraban” con las representaciones que en el imaginario social habían sido instaladas previamente y ahora funcionaban de manera justificadora. Todos tenían y tienen similar y patético final, que lógicamente opera como colofón del “cuento PRO” sobre la “corrupción k” y que aun hoy se repite: Se robaron 2 PBI.

¡Como disparate funcionó! Funcionó tanto que hoy, el Presidente Macri, busca que vuelva a funcionar. Lanza como consigna (slogan) de campaña: “No fundamentes ni des explicaciones sobre tu voto. Sentite orgulloso(¿?) Votame porque sí. Votame por favor”. Una irracional ¿propuesta política? que cancela cualquier posible reflexión o análisis sobre la desastrosa realidad que se vive e imposibilita cualquier intercambio de IDEAS en busca de soluciones.

La gestión CAMBIEMOS nunca tuvo proyecto político; tampoco tiempo para elaborarlo o por los menos planificar algo porque nunca estuvo en sus planes. Solo jugaron con la posibilidad de tomar el Estado por asalto; y les funcionó. El triunfo del 2015 los tomó por sorpresa, y sobre un hecho consumado comenzaron a improvisar hasta el día de la fecha; eso sí, lo hicieron sobre conocimientos sólidos en algo que dominan con marcada eficiencia: negocios de todo tipo y todos por “izquierda” (mientras como ideología la defenestran). En esto sí se puede asegurar que se trató de una gestión muy exitosa; y lo fue porque el éxito se asentó en la utilización de los dos recursos señalados al comienzo de esta nota y con admirable habilidad. Además lograron concretar todos sus objetivos en un plazo asombrosamente corto, algo que como tal no registra antecedentes. Se me podrá contra argumentar y/o discutir si todo respondió -o no- a un proyecto o a un plan premeditado, pero jamás me podrán negar su éxito. Los números del incremento patrimonial y la radicación de los mismos fuera del país por parte de la mayoría de los funcionarios nacionales PRO con el presidente a la cabeza hablan por si solo. Nunca confiaron ni en sus propias políticas.

Un atroz endeudamiento externo con entrega de la soberanía financiera incluida; un proceso inflacionario incontrolable y un marcado deterioro en la calidad de vida de los argentinos son las más claras consecuencias de la gestión que hoy pide por favor que la voten. 4,7 millones de niños del país viven en estado de pobreza estructural (mal alimentados, sin agua potable, cloacas, sin poder acceder a la educación y con un escaso nivel de atención sanitaria). Por ser el más doloroso, solo menciono uno de los tantos indicadores que hablan de CAMBIEMOS como gestión de gobierno enmarcada en una lamentable improvisación llevadas adelante por empresarios neófitos en política y en proyectos de Estado; empresarios -“made in argentine” valga la aclaración- que solo vieron y ven a la ciencia, a la educación , a la salud y la dignidad de los trabajadores como parte de aquellos “gastos que el Estado puede prescindir”.

Aun así y lamentablemente, estos “cuentos” y “relatos” tienen final abierto. La incertidumbre estará presente hasta el final de los procesos electorales que se avecinan, porque hasta ahora esos “cuentos” y “relatos” imposibilitaron a los argentinos hablar de proyecto de país y sociedad. Así estamos.

Anuncios