REFLEXIONES EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS (PARTE II)

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, El Emilio, de nuestra redacción.

Captura de pantalla 2020-04-19 a la(s) 12.53.29

Captura de pantalla 2020-04-19 a la(s) 12.12.41

Por Victor Leopoldo Martinez (29 de Marzo-Décimo día de cuarentena obligatoria)

NATURALEZA; ENTRE LA SENSATEZ Y LA ESTUPIDEZ HUMANA

Si realizamos constantes lecturas críticas sobre la realidad mundial y local, teniendo una mediana formación académica interdisciplinaria (harto compleja pero no por eso indescifrable) y contando en nuestra profesión periodística con información adecuada y confiable, los que podemos acceder a ello (entre los que me incluyo) estamos en condiciones de llegar a otras conclusiones que sin constituir verdades absolutas pueden aportar otros puntos de vista para debatir más seriamente diversos temas que hacen a la continuidad de la vida humana y planetaria hoy en estado crítico gracias a  otra pandemia con ciento de millones de infectado y una capacidad de contagio inconmensurable: la estupidez humana (pandemia con contagiadores y difusores del virus, todos instalados en los medios de comunicación de masas). 

No son -somos- muchos los curiosos, pero tampoco pocos. Somos y estamos. Hasta podemos  parecer violentos a la hora de comunicar lo que muchas empresas periodísticas esconden de manera cómplice e interesada. Peor aún, no solo resultamos chocantes sino que hasta corremos el riesgo de ser convertidos en “enemigos sociales” (con demonización, escraches, y de ser posible, padecimientos hasta el exterminio por ser malignos seres sociales, sentenciados y ejecutados en hogueras público-mediáticas escarmentadoras). 

Aun así me animo a proponer que el lector realice una revisión exhaustiva de la historia (no la “oficial”) y los sobrados antecedentes políticos, económicos y sociales existentes en diferentes experiencias alrededor del globo.  Seguramente el que se anime se encontrará con muchas sorpresas; hasta podría llegar a tener una visión nueva, no alienada con esa realidad ficticia que se vende mediáticamente y/o por redes sociales sistemática y constantemente. Es necesario intentar contrarrestar la decisión ya tomada por los delirantes y codiciosos poderosos del mundo como “la solución final”.

Veamos:

CAPACIDAD DE CARGA

La capacidad de carga (relación entre los recursos naturales energéticos -energía en su amplio espectro significante, de obtención y utilización- existente y disponibles en nuestra biosfera para responder adecuadamente a las demandas humanas de manera sustentable y sostenida en el tiempo) del planeta ya fue rebasada hace 50 años.

Captura de pantalla 2020-04-19 a la(s) 13.09.53

La prueba de esto se la encuentra en la década de los “60” del siglo pasado donde, preocupados por el tema, nacen los centros de estudios de prospectivas financiados por esos poderosos del  mundo con el fin de lograr el control político-económico planetario y el manejo de los recursos naturales estratégicos ante tal situación. El más destacado de estos centros, financiado por David  Rockefeller, fue el Instituto Hudson -norteamericano- dirigido por Herman Khan que comienza a realizar estudios de prospectiva aplicando la interdisciplinariedad en los mismos junto a la teoría de “causa y efecto” (generar determinadas acciones focalizadas en regiones estratégicamente puntuales del planeta y estudiar las respuestas políticas, económicas y sociales de sus sociedades desde la sociología, la psicología y lo cultural), orientados todos ellos a ser aplicados en la política exterior y de dominación del imperio norteamericano. (Recomiendo leer “Lo que habrá de suceder, década 75-85”, obra publicada en 1969 -Emece- y que anticipaba la caída del Sah de Iran Mohammad Reza Pahlaví -enero de 1979- y la caída del régimen dictatorial de la dinastía Somozista en Nicaragua en julio del mismo años… 10 años antes. También aparece en ese trabajo el “posible” conflicto del Atlantico Sur -Malvinas 1982- 13 años antes)

Por si esto fuera poco entra en escena la Trilateral Comission (1973) una entidad creada también por Rockefeller en colaboración con el polaco Zbigniew Kazimierz Brzeziński. Esta estructura aglutinó a los economistas que trabajaban para los poderosos de Norteamérica, Europa y Japón (del Asia del Pacífico). Brzeziński, un Alcón belicista, terminó siendo, paradójicamente, asesor del presidente demócrata Jimmy Carter (uno de los presidentes norteamericano con mayor sentido común y muy respetuoso de los DD.HH. y  la libre determinación de los pueblos. El acuerdo sobre la restitución del Canal al pueblo Panameño fue el más claro ejemplo de su conducta de verdadero demócrata).  

El descomunal desarrollo industrial que se dio en los países centrales (Europa y EE.UU.) en la segunda mitad del siglo pasado, quienes más utilizaron -y lo siguen haciendo- combustible fósil agregó otro componente a la acción contaminante de nuestra atmósferas que se iba incrementando y empeorando con el uso de los clorofluorcarbonados utilizados por la proliferación de los refrigerantes y aerosoles junto a los dañinos efectos de los fertilizantes hidrogenados, tan dañinos para la capa de ozono. Por esto último aparecieron los primeros  agujeros en ella por donde comienzan a filtrase los peligrosos rayos UV.

Bienestar para los que vivían y viven en los países centrales vs la alta pobreza y el elevado costo ambiental  padecido y pagado por el resto de los habitantes planetarios. Para colmo de males los países pobres y en vía de desarrollo vinieron siendo imposibilitados de salir de la pobreza incluso aprovechando sus recursos naturales a través de una explotación racional y sustentable. Tampoco pudieron lograr un mínimo de desarrollo industrial generador de fuentes de trabajo y tecnología, condicionados por la legislación ambiental que los países centrales contaminantes obligaban a respetar al resto de los países (El famoso slogan defendido hasta por “ONGs y operadores ambientalista”: “Crecimiento cero”, que junto al dumping comercial que aplicaban las potencias produjo estragos en las economías de la periferia global). 

Desde esa periferia global no pocos venimos sosteniendo desde hace 40 años que el mayor enemigo que tiene la naturaleza y el medio ambiente planetario es la pobreza existente en esa periferia. Los visibles fenómenos de desplazamientos humanos no son casuales. Las ingentes masas famélicas que desde África y Medio Oriente intentan desplazarse hacia Europa, y centroamericanos intentando ingresar a EE.UU. son los más claro ejemplo que me permiten sostener -como sostienen tanto otros pares del mundo en este tema- que si el “Centro” no permite desarrollarse a la “periferia”, esta última  seguirá intentado desplazarse hacia el “Centro” por una cuestión instintiva generada por hambre. 

Captura de pantalla 2020-04-19 a la(s) 12.52.08

EL VERDADERO ENEMIGO AMBIENTAL    

Todo lo anterior va acompañado de  una pésima distribución de la riqueza producida por la clase trabajadora (70% de la población activa mundial) explotada por las multinacionales con cabecera en los  países centrales quienes siembran empresas en todos los rincones de la periferia global. Riqueza  usufructuada por el 1% de la población mundial y gozada por apenas un 1/6 de ella. El combo que se armó -no por casualidad- terminó siendo explosivo y su mecha encendida en los “90” del siglo pasado, década de auge del neoliberalismo en el planeta. Neoliberalismo que como fenómeno aparece en nuestros país por primera vez con la última dictadura militar y llega a su punto más alto a escala mundial de la mano de Reagan y Thatcher en los “80 y “90” del siglo pasado. La  máxima expresión local  con formato democrático fue el menemato, ya  superado por la devastación Macrista. 

Aquella mecha intentó ser apagada en la cumbre mundial ECO-RIO 92 con Agenda XXI, esfuerzo que terminó siendo inútil por acción de los lobbies gubernamentales y empresarios norteamericanos a lo que se le sumó la estupidez humana generalizada que le rendía culto al consumismo. María Julia Alsogaray como la  “polifuncionaria” del menemato neoliberal era la responsable de la Secretaria de Medio Ambiente  en aquel entonces y la que alineo al país detrás de los intereses norteamericanos en aquella cumbre planetaria (114 presidentes del mundo presentes) sacándolo del grupo de los “77” Países No Alineados que hasta ese momento nuestro país integraba. Les vendió a los estúpidos que nuestra pertenencia al “Primer Mundo” era ya un hecho gracias a la “convertibilidad” Cavallista. 

Planteada la cuestión en estos términos solo le restaba a la humanidad esperar los  maravillosos resultados anunciados por los que sostenían la “teoría del derrame” que supuestamente traería el bienestar que la humanidad demandaba. Los sostenedores de aquella “teoría” auguraban que el planeta, y por la aplicación de las recetas económicas “sugeridas” por los países centrales a través de sus voceros -FMI y B.M.-, se dirigía al estado universal cuasi perfecto; caso contrario y si se seguían los dictados “populistas” inexorablemente el mundo acabaría con “la explosión final”. 

HIPOTESIS FALAZ

Toda la pintura anterior… ¿Era y es cierta? ¿Sino se aceptan sumisamente las directivas de los organismos multilaterales manejados y mantenidos por las poderosas economía del mundo, la situación es irreversible?

¡NO! ¡Hipótesis falaz! La humanidad todavía está a tiempo para evitar esta catástrofe, atenuar las consecuencias y comenzar con la tarea de recuperación. Pero esto solo será posible si se elimina la avaricia y el egoísmo que anida en el alma de los poderosos de esta tierra; ardua tarea si las hay.

El COVID-19 vino para quedarse y con su presencia los poderosos deben replantearse totalmente su alto nivel de codicia; y en el caso argentino la desmesurada avaricia ¿Lo harán? Dudo. Las reglas económicas deben cambiar en función de prioridades, y esas prioridades deben tener un eje rector que debe definirse con la respuesta a la siguiente pregunta: ¿Elegimos priorizar una humanidad racional y solidaria o se sigue respetando la imbécil propuesta realizada por unos pocos, estúpidos y delirante codiciosos que solo buscan llevar a la humanidad al suicidio pensando que ellos serán simples espectadores de tragedias ajenas?

JUGANDO CON EL FUTURO   

Los poderosos del mundo esto lo saben y sus planes a futuro son otros, más próximos a lo segundo de la pregunta anterior; sus intereses y prioridades siguen muy alejados de los intereses de la humanidad. Hace unos 8 años (2012), el multimillonario norteamericano David Rockefeller se animó a  blanquear la cuestión del agotamiento de la capacidad de carga planetaria y sin inmutarse manifestó que en base al crecimiento demográfico calculado en prospectiva para el siglo XXI (7 mil millones) la misma solo alcanzaba para cubrir las necesidades de 4000 millones de habitantes.¡Lamentablemente tenía razón! Los cálculos científicos y de prospectiva así lo indican. En principio y con la actual mala distribución de la riqueza y el despilfarro energético que llevan adelante los países centrales , sobraran 3000 millones. El magnate implícitamente dejó como sugerencia  que había que eliminarlos. Claro está que el multimillonario pensó que los sobrantes y las posibles víctimas del potencial exterminio debían ser los pobres de la periferia global.

Pedro del Arrabal, en una nota publicada en esta revista digital en febrero de ese año le acercó algunos sugerentes números a Don David (que no es el del vino de Cafayate) como para ir acercando al de los sobrantes señalado por el magnate norteamericano. Graciosamente Pedro le sugirió a Rockefeller sacarse de encima a los más jodidos del planeta en materia ambiental; y le dio datos y números concretos: 270 de norteamericanos + 600 millones de europeos (grandes derrochadores de energía y consumidores de esa capacidad de carga), daba un número interesante -870 millones- que acercaba el bochin en un 25% al número de los que quiere eliminar don Rockefeller. Dicho sarcásticamente por Pedro el planteo tenía más lógica. Solo piense usted lector que una monumental ciudad  levantada para la “joda y el divertimento de ricos y pudientes” en pleno desierto como es el caso de Las Vegas; consume por día la misma cantidad de energía que consumen 5 medianos países centroamericanos juntos en un año. ¿Le queda Claro?   

Pero… apareció el coronavirus y pudrió todos los planes, porque el “bicho” comenzó su ataque mortal justamente en los países centrales. Hasta el otro multimillonario -Bill Gate-, que en principio se prestó al juego de las “simulaciones virtuales” para “chequear” la reacción de la humanidad frente a una pandemia, terminó pidiendo la “chata” porque el cagazo a la “parca” le afloró por todos los poros; sabe que a la inmunidad para protegerse de los pequeños asesinos no se la puede comprar con u$s ya el desboque de “bichajes” utilizados en estas experiencias no se maneja con divisa alguna y  no  respeta poder económico ni clases sociales.    

EXPERIMENTOS EN CONSTANTE EXPANSIÓN

Nadie con 2 dedos de frente (porcentaje escaso en términos comparativos sobre el total de la población mundial) -me refiero a esos que no estamos (están) alienado mentalmente en determinada dirección por efecto de relatos mediáticos generadores de reflejos condicionados-, puede hoy negar que el mundo está siendo manejado por locos y  delirantes con carnet. Trump, Boris Jhonson, Bolsonaro y Piñera en A.L. (por suerte nosotros nos sacamos a tiempo al bruto de brutalidad congénita pero recargado de hijaputes Mauricio Macri) son los ejemplos mas notorios de psicóticos adoradores del Dios dinero y guías para los innumerables idiotas e imbecilizados  apóstoles dispersos por el mundo predicadores de las bondades del “mercado”. Tuvimos un ignorante como Macri y seguimos teniendo teniendo perversos y perseverantes hdp como J. L. Espert  ¿Objetivo? Que la estupidez humana no baje del altar al neoliberalismo, lugar donde se le rinde pleitesía. Para esto se requiere de mucha ignorancia y en nuestro país sobran ejemplares; especialmente en la clase media donde con mayor facilidad anidó la estupidez 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Hasta la década del 50 del siglo XX el problema del crecimiento demográfico y su control, los poderosos del mundo lo manejaban a través de Guerras. Los 2 grandes conflictos bélicos mundiales que se dieron en ese siglo con escenario central en Europa dieron pie para que en el caso de la Primera gran Guerra aparecieran por primera vez las nefastas  armas químicas. Sin embargo también  generaron un cambio en la mentalidad de las nacientes generaciones preferentemente europeas y en medida no menos notoria en la juventud norteamericana. Pero… 

Aún así esos poderosos se las ingeniaron para no resignar ninguno de sus objetivos e inventaron en las décadas siguientes de posguerra un nuevo tipo de guerra -la “fría”- asentándola en lo ideológico. Esto permitió al imperio norteamericano el desarrollo de la industria bélica  en modo “preventivo”. A las armas químicas y nucleares ya utilizadas en los dos grande conflictos le sumaron  el trabajo de los laboratorios que venían realizando actividades de manipulaciones genéticas, dando inicio al uso de nuevas armas de destrucción masiva del tipo virus-bacteriológicas. El incremento de ganancias para esos poderosos pasó a ser descomunal tanto como su poder político internacional asentado en el poderío armamentista (ya habían brindado muestras en el salvaje ataque atómico a Hiroshima y Nagasaki) y la utilización de la fuerza como el derecho de las bestias. A partir de allí se arrogaron otro derecho, el  de ser los gendarme y custodios “del mundo libre” que ellos comenzaban a esclavizar a escala planetaria. La caída del Muro de Berlín y el derrumbe de la experiencia socialista soviética fue tomado por el imperio norteamericano como el triunfo total del capitalismo.

Hoy ya ni siquiera necesitan mandar “cristos al combate” como en el siglo pasado; les alcanza con utilizar Drones bombarderos para aniquilar poblaciones enteras masacrando ingentes masas de población civil, o recurriendo a la siembra de “bichaje” y sustancias químicas en sus guerras “químico-virus-bactereológicas” ya que operan como bombas neutrónicas asesinando humanos y toda forma viviente sin dañar infraestructuras e instalaciones edilicias que puedan resultar aprovechables a futuro. 

No es ficción; es lamentable realidad. Las pruebas y testimonios los encontramos diariamente en Medio Oriente y en lo que dejaron en pie en Africa. 

Lamentablemente  la codicia capitalista juega con fuego al no incorporar en sus análisis de prospectiva sobre los resultados de sus experimentaciones con las armas antes señaladas (“químico-virus-bactereológicas”), una variable que para estas cuestiones es fundamental no perder de vista: el metabolismo propio de la naturaleza que tiene tiempos muy diferentes al resto de los metabolismos de las especies vivas. Se toma su tiempo. Pero tarde o temprano le cobra “facturas” a los que intentan “jugar” con ella y/o dominarla.

RECURSOS EN ESTADO CRÍTICO

Evaluando el estado actual en que está quedando el planeta, el  problema a resolver es la disputa entre la estúpida codicia de los poderosos capitalistas del planeta y aquella parte de la población mundial sensata que sigue intentando frenar la hecatombe buscando soluciones de alternativa, intentos estos últimos que siempre terminan siendo calificados de “terroristas”.  

Agua y biodiversidad son hoy por hoy recursos claves  y en estado crítico. 

Agua. La contaminación de ríos, mares y océanos torna al vital elemento en un recurso crítico. Nada es caprichoso, panfletario ni porque  sí. El 70% del cuerpo humano está conformado por agua lo que la torma esencial para la continuidad de la vida de la especie. No por casualidad las empresas reclaman su privatización. Lo ven como otro gran negocio. Y sino pregunten a Nestle qué opina al respecto.

La palabra “biodiversidad” no solo está  asociada a la preservación de ecosistemas y biomas esenciales a nivel planetario sino también a la salud de los humanos. La disputa económica entre los laboratorios europeos y norteamericanos por el control de la mayor reserva de biodiversidad planetaria -la Amazonía, fuente de innumerables especies que pueden guardar en sus entrañas la cura para enfermedades hasta hoy incurables, fue investigada solo en un 5%- puede llegar a definir el escenario de la tercera y ultima guerra mundial dentro de una disputa capitalista: América Latina. Estoy hablando de un negocio para los laboratorios medicinales presentes en esta disputa por el control de esa reserva de unos 50 mil billones de u$s (¡Sí! Vuélvalo a leer!) para los próximos 100 años. Por lo menos así lo consideran los amos del mundo afectados por el virus de la estupidez. Para ellos la ciencia nunca fue neutral y la salud solo un gran y redituable negocio.

(Continua)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: