LA “CÁSCARA” Y EL CONTENIDO.

19 febrero 2017

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

¿Cuándo comienzan las clases? -Empecé preguntándole. Su nombre, Luciana. Así se inició aquella breve charla con esa nena de ojos vivaces, de unos doce años aproximadamente, que está a punto de iniciar sus estudios secundarios. Hija adoptiva de un trabajador lugareño, vive en un bello pueblo metido en hermosa quebrada con el típico río de aguas cristalinas en su profundidad rocosa.

fotos-imagenes-paisajes-selva-yungas-bosque-montan%cc%83as-singuil-catamarca-photos-pictures-landscapes-rainforest-mountains-13

Es uno de los tantos pueblos que aparecen entre cerros donde nativos y lugareños aprovechan y disfrutan los majestuosos paisajes de mi provincia-Catamarca. Sin mayores pretensiones urbanísticas se trata de un caserío habitados por no más de 150 familias tan trabajadoras en rutinas de campo como solidarias entre ellos. Comunidad orgullosa de tener una escuela (lógicamente pública, puesta por el Estado) a la que con esfuerzo ayudaron a que tuviera su propio Jardín de Infante (educación inicial) y desde hace un par de años aumentar el número de aulas para tener su propia escuela secundaria. Claro está, fuente de trabajo para “gente de afuera” ya que ni la/el directivo ni su cuerpo docentes son del lugar; ni surgieron del seno de aquella comunidad. Detalle no menor, en la mayoría de las veces y casos no valorado y nunca agradecido por estos beneficiados “externos”.

El 6 de marzo. -Me respondió de manera lacónica y con la mirada perdida en algún lugar del paisaje lugareño. ¿Estás contentas con iniciar esta nueva etapa? ¿Qué útiles necesitas? –Le pregunté. Familia humilde, de bajo recursos, como son todos los del lugar que no pertenecen al club de los “patrones propietarios de tierras” de la zona. Mi pregunta partió de un convencimiento personal: este tipo de sueños argentinos merecen todo mi respeto, solidaridad y la ayuda que pueda ofrecer, que este dentro de mis posibilidades y a mi alcance. 

¡Sí! Me contestó Tenemos que ir con mi Mamá a la ciudad porque tiene que comprarme el uniforme.

¿Qué uniforme? Le pregunté -¡El que tenemos que llevar los del secundario: pantalón gris, camisa blanca, buzo gris y zapatos negros! -me respondió con aire casi exultante pero a la vez denunciador de su necesidad de pertenencia, de no ser la diferente del resto de sus futuros compañeros, ni siquiera en esa “apariencia” que dan los uniformes.

emilio-con-bronca

Un molesto cosquilleo recorrió todo mi cuerpo ante tamaña respuesta. Era inevitable; soy docente, pero muy crítico de nuestro sistema educativo. Una vez más volví a corroborar que en cualquier lugar de nuestra Patria – hasta en los lugares más recónditos- nunca falta un docente carente de sentido común que priorice la “cáscara” por encima del “contenido”. ¡Docentes que no son culpable, claro está! Son productos de lo que les enseñaron; de una educación que hace a su formación cultural. Como seres sociales son otro producto más de la cultura del consumo y la apariencia. Nada original ni nuevo. En los “60” del siglo pasado, los de la “Fray”, teníamos la obligación de usar aquel uniforme de pantalón gris, camisa blanca, corbata azul y blazer azul. Con él desfilé en alguna de aquellas “Fiestas Patrias”. Hoy, esa ridícula obligación sigue vigente.

Es de dominio público que el año lectivo corre serio riesgo de no comenzar en tiempo y forma porque los gremios docentes están en un lógico “pie de guerra” ya que sus paritarias, en los hechos, fueron dadas de “baja” en tanto el ministro del área del gobierno nacional le puso techo al aumento salarial, techo calculado ridículamente sobre la base de una hipotética inflación a futuro, sin tener en cuenta que la inflación pasada ya se comió todo el poder adquisitivo del salario docente durante el 2016.

La realidad indica que hoy por hoy existe una inflación galopante donde los artículos de primera necesidad se fueron por las nubes y siguen ascendiendo, que los aumentos del costo de todos los servicios públicos brindados por privados a quienes se les condonan deudas fiscales nunca pararon desde el 1/01/16, que salarios y jubilaciones prácticamente permanecen congelados. Lógicamente esto hace que el bolsillo de cualquier trabajador o jubilado –incluido los docentes- se vean vaciados en los primeros 15 días del mes.

En tiempos de bonanza económica donde la sociedad en su conjunto –algunos con mucho, otros con poco- tenía “con qué” (fondos, dinerillos) darse algunos gustos, la cuestión se podía entender… Y hasta cierto punto. Pero no es la situación por la que comenzó a atravesar la mayoría del pueblo argentino a partir del 10 de diciembre del 2015. El verso de la “pesada herencia” recitado por el gobierno nacional PRO solo puede ser sostenido por algunos –para nada inocentes en términos de beneficiados sectoriales- a fuerza de menoscabo intelectual, mucha imbecilidad y/o una alta cuota de perversión.      

Sobre esta realidad ¿Se puede aceptar y entender la pretensión de un directivo de “escuela pública RURAL” que los alumnos de su establecimiento vayan “uniformados”? ¿Con el gasto que eso implica? ¿Adónde figura y está normada esa exigencia dentro de los requisitos para recibir educación “libre y gratuita?

En la educación privada el envoltorio (el uniforme) hace a la diferencia. Dentro de las “reglas de mercado” es comprensible. Los negociantes de la educación conocen y usufructúan adecuadamente ese deseo y amor de ciertos argentinos por “diferenciarse” del resto –inigualable estupidez humana si las hay- y “aprovechan” de ella. Pero… ¿En la educación pública también? ¿Y los contenidos? El educando ¿aprende más cuando va “uniformado”? La clave de una “buena educación” es “uniformar” (estructurar) al educando ¿primero por afuera y luego mentalmente dentro del establecimiento?

Nadie puede negar que nuestra educación es tan estratificante como diferenciadora. La cultura del consumo trabajada pedagógicamente desde los medios alimenta esa diferenciación al darle valor superlativo el “tener”; el párvulo abreva desde su más tierna infancia eso de “según cuanto tengas, será tu valor social”; y si no tenés, aparenta tenerlo, disfrázate. Esto, el “envoltorio”, la “cascara”, la imagen juega un papel fundamental para aquellos que aprovechan esa estupidez humana.        

Que la educación es una “mercadería” dentro del sistema privado a esta altura del partido ya nadie duda; tampoco la lamentable calidad que brinda dicho sistema aunque esa estupidez señalada más arriba haga que sus consumidores crean que la “educación pública” no brinda esa “excelencia” de la que ellos creen ser merecedores. Con solo mirar a nuestro actual presidente de la República, ministros y asesores (todos surgidos de claustros privados) creo que tenemos sobradas muestras. ¡Vaya con la excelencia y la eficiencia del sistema educativo privado!

Lo grave de todo esto es que esa estupidez también llegó y se aquerenció incluso hasta en la propia educación pública y encima en los lugares más recónditos de nuestra amada Patria donde un para nada “ilustre” desconocido directivo comienza su tarea pedagógica anual enseñando a los lugareños que las “cascaras” son tan o más importantes que los propios contenidos.


EDUCANDO EN HISTORIA CON EL MANUAL DE DON “BARTOLO”

1 febrero 2017

Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

educacion

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

San Fernando del Valle, capital de la provincia de Catamarca, República Argentina (2016)

Cuadro de situación: Escuela Privada, alumno de 4to año del secundario, 16 años, clase presencial. Docente: profesora de historia.

Conflicto: Por las características del mismo se trata de una profesora formada bajo la égida de  la “historia oficial”, única historia habilitada por la “Academia Nacional” para la enseñanza formal, adquirida  –es de imaginar- en un Instituto de Estudios Superiores, o la propia Universidad Nacional local (UNCA). La docente, con título habilitante bajo el brazo, se presenta ante sus alumnos como única entendida en el tema. Del otro lado un alumno inteligentemente curioso con observaciones que descolocan a dicha docente y la sacan de la rutina complicando su tarea.

Temas desencadenantes (2):

1.-“Rosas, el TIRANO villano” (según mi modesto parecer, un relato recogido de la hipócrita historia fabricada por Bartolomé Mitre la que ubica a la docente dentro de los “chupa mortaja de Mitre” –como los había y hay de Sarmiento según dijera el MAESTRO Jauretche-); y…

2.- “La última dictadura no fue dictadura, sino un Proceso de Reorganización Nacional”. (Obviamente siguiendo la cipaya línea histórica Mayo-Caseros trazada en sus escritos y su relato histórico por don Bartolo, luego continuada por sus hijos putativos “Alvearistas no personalistas”-El Roquismo de la 1ra Década Infame-“Libertadora de 1955” que eliminó la 2da Tiranía –Perón- y los partidarios de los sucesivos Golpes Militares eliminadores de populismos y ordenadores de la economía en beneficio de la oligarquía nativa, hasta llegar a la 2da Década Infame menemista; y desde el 10 de diciembre del 2015 retomada por el gobierno neoliberal-conservador Macrista).

Recomendación Docente al educando: “Usted debe estudiar de los libros  y del material que yo le doy o sugiero; no debe hacerle caso a lo que le diga o su Papá o el amigo de su Papá”.

Tal como lo vengo sosteniendo en mis sucesivos escritos y trabajos investigativos: “Saber establecido, saber incuestionable”

Esto deja al descubierto la paupérrima (y no por casualidad sino por causalidad) formación que se brinda a nuestros docentes en todo establecimiento “académico serio” y que a fuerza de repetir estupideces atentatorias de toda lógica, del mínimo grado de sensatez y de toda racionalidad, adquieren el tan ansiado “título habilitante”. Ese es el preciso momento donde aparece el otro condimento de nuestra pésima educación, el autoritarismo (que nunca fue equivalente de autoridad) donde la sacro santa palabra docente no puede ser puesta en tela de juicio, menos en duda ni por un familiar, peor aún, ni por un amigo de la familia aunque estos últimos tengan más y mejor formación y mayor solidez argumental a la hora de fundamentar conocimientos históricos.

1ra Conclusión: Para el correcto funcionamiento del sistema educativo, el educando solo debe cumplir con la rutina de presentimos y el ritual de repetición de saberes ajenos que lo habilitará para recibir el certificado que le permitirá sortear los distintos niveles de domesticación.  

Lamentable…

Como lamentable y real es nuestro nivel educativo que hoy por hoy  nos degrada como argentinos al haber elegido como presidente un personaje con tan alto nivel de ignorancia y torpeza que para colmo tiene tantos aplaudidores.     

Como todo tiene que ver con todo vale aclarar que dentro del sistema privado, la educación es un comercio, los contenidos la mercancía, los docentes los vendedores  que están bajo el régimen de “empleados de comercio” (¡Esto no es joda! ¡Funciona así!) y tienen un sindicato SADOP cuyos dirigentes nacionales dicen ser “peronistas” (no es un detalle menor) pero solo preocupados por la relación laboral “trabajador-patrón” de sus afiliados en términos “contractuales”. ¡Estoy hablando de estructuras educativas, la mayoría subvencionadas por el Estado! (Lo que la transforma en un negocio altamente redituable para sus propietarios).

Si analizamos el modo de enseñanza y los contenidos que se vierten en “Estudios Sociales” en nuestros establecimientos educativos aun hoy -2017-, sin temor a equivocarme puedo asegurar:

2da. Conclusión: Nuestras escuelas y colegios (públicos y privados) en materia de “Estudios Sociales” no forman argentinos, domestican en el respeto por los contenidos que llevan al educando a ser un producto estúpidamente colonizado con base en “híbridos histórico-culturales” de valores universales. Lógicamente el proceso genera “ciudadanos del mundo” con identidad indefinida que terminan siendo caldo de cultivo para la instalación del individualismo y el pensar cipayo.

Pregunta: Entonces… ¿Qué se entiende por educación?

3ra.  Conclusión: Aceptar mansamente el proceso de domesticación para ser políticamente correcto y socialmente aceptado; repetir saberes establecidos, nunca cuestionarlos, menos pensar y menos aún hacerlo críticamente.

Claro… En la disciplina “Historia” o “Estudios Sociales”, según sean los distintos cambios de nombre que cada tanto aparecen en las grandes y cacareadas modificaciones educativas implementadas por “progres” que nunca tocan cuestiones de fondo (contenidos) y por ende, al stablishmen culturoso de derecha que maneja las “academias”, le resultan inocuos, todo esto pasaría desapercibido si se tratara de una docente y un colegio de la C.A.B.A. (donde esta línea histórica nunca desapareció pero sí recobro fuerza y vigor en la gestión Macri desde el 2007). Hasta el más neófito percibe que esa educación se sigue rigiendo por los mandatos de la educación eurocéntrica portuaria que salió a la luz dentro del Proyecto del “80” del siglo XIX que con sus aciertos y errores instauró la educación libre y gratuita (extranjerizante pero al menos libre y gratuita). Pero estamos hablando de una docente que vive y trabaja en la provincia que parió a uno de los más grandes argentinos, autor de la primera proclama Americanista: FELIPE  VARELA, un declarado anti Mitrista por el disparate de la Guerra de la Triple Infamia; catamarqueño que en su momento fue lugarteniente de otro gran PATRIOTA como don  Ángel Vicente “El Chacho” Peñaloza; Felipe Varela, histórico caudillo provincial, férreo defensor de los intereses y la dignidad de la “chusma” (O sea, uno de los “chicos bárbaros y malos” según los mitro-sarmientinos). La docente ¿pasó por alto este detalle en su propia provincia?

Queda claro que el personaje de marras, si fuera mediamente responsable en y con su profesión, debió, o debería, investigar, saber que también cuenta con bibliografía “no autorizada” por los señores “académicos” donde  podría enterarse que existe “otra historia”, que la podrá discutir en su grado de  “verdad” o falsedad con todo el derecho que le cabe como argentina responsable; necesario ritual que debió hacer con su “historia Oficial”; teniendo pruebas documentales en la mano. De ningún modo  como docente –creo yo, que también lo soy-  debió dejar de preguntarse: ¿No seré otra “mascarita” transitando un “Corso a contramano” al repetir letanías sin saber siquiera si son estupideces o no?

En razón de esto le acerco a esta docente algunas cositas de su amado pero mentirosito “Don Bartolo” como para que vaya tomando conciencia de quién era en realidad;  saber por ejemplo, en temas militares ¿quién fue y qué hizo don Bartolo para que se lo llame “Gral.”?

Según aparece en La Gazeta Federal:

mitre

“Coronel artillero y amante de las culturas foráneas, estudiaba las tácticas y estrategias de guerra científicas que se aplicaban en Europa, pero no daban resultados en estas pampas salvajes. Iluso, se veía a sí mismo como una especie de genial estratega al estilo de Napoleón o Carlomagno.”

“Incapaz en el campo de batalla (“a Mitre no se le ocurre nada en el campo de batalla” diría D`Amico, oficial porteño.) pero dotado de un optimismo enfermizo, esto lo hacía avanzar en el campo de batalla “hacia ningún lado”, como cuando las tropas enemigas se le habían esfumado en Cepeda y su terquedad no le dejaba ver que estaba totalmente derrotado, casi solo, de noche en el medio del campo y totalmente rodeado por el enemigo que le daba la oportunidad de escabullirse. (“Un milico medio tarambana… o tarambana y medio” diría otro paisano)

“Escarmentado en todas las batallas que participó y más predispuesto a salvar el pellejo que a arriesgarlo (¡Igualito a San Martín, o Mansilla!) lo llevaba a disparar antes de tiempo; como en Pavón cuando Urquiza le “regalaba” el campo de batalla y la victoria. “No dispare general, que ha ganado” diría el parte que lo alcanzaba en su huida furtiva, para enterarlo de la realidad.” (Lo que se dice “un Gral. de mil batallas”; aunque  a sus “chupa mortajas” poco les importe si fueron perdidas cobardemente, rebajadas en dignidad o ganadas en los papeles. Les alcanza con que el “padre de la Historia” las dio por ganadas en sus escritos disfrazados de “seriedad” -libelos al fin- de lectura obligatoria en establecimientos educativos.)

sarmiento

El “loco” Sarmiento no se le quedaba atrás. Su participación en la Guerra de la Triple Infamia lo muestra como un extraordinario fabulador y un terco a la hora de opinar sobre lo que jamás entendió, pero en absoluto se lo rescata como un hombre de “armas llevar”. Autor intelectual de los asesinatos de Nazario Benavidez (caudillo Sanjuanino) y “El Chacho” Peñaloza (caudillo Riojano) no figura en su foja de servicio ni el “alias” ni el mote de criminal y asesino; además, y de regalo, tiene un himno que hasta es obligatorio cantar en todos los establecimientos educativos argentino y en todo acto escolar por ser el “padre del aula”.

Cuenta Luis Alberto Murray en su obra “Pro y Contra de Sarmiento” que siendo el sanjuanino ya presidente (1868-1874) quiso ser retratado como Gral.. Ante  la carencia de uniforme para su voluminoso cuerpo, obligó a un Sargento que revistaba en la casa de gobierno que le cediera su uniforme. Como era medio gordo, al querer abrocharse la chaqueta prestada, los botones saltaron por el aire, lo que lo enfureció con las consecuencias del caso para los que estaban en su proximidad. ¡Por algo hasta los propios mitristas lo apodaron “el Loco”! 

En cuanto a la “seriedad” y “confiabilidad” de los escritos de Mitre podríamos agregar este  fragmento del historiador José María Rosas:

“Como historiador engañó a generaciones enteras: Mitre había escrito la historia de Belgrano. (Bastante criticada por Vicente Fidel López, en esa época); y Adolfo Saldías (Liberal, discípulo y admirador de Mitre), le propuso a Mitre (y éste lo alentó) continuar con la historia de la “tiranía” de Rosas y la “liberación” de Mitre. Saldías se tomó las cosas en serio y revolvió todos los documentos de la época, y hasta el propio archivo de Rosas en Inglaterra, facilitado por Manuelita Rosas. Cuando terminó su Historia de Rosas, luego Historia de la Confederación Argentina, (basada en un estricto estudio de la documentación), le mandó orgulloso un ejemplar a Mitre para pedirle opinión sobre su investigación histórica; Mitre le mandó a Saldías una carta con una serie de gansadas y reprochándole entre otras cosas que no había mantenido los “nobles odios que todo liberal debe mantener sobre  toda tiranía”; o sea que para Mitre, la historia no se hace en base a “documentos”, sino a “nobles odios”. El loco Sarmiento fue más sincero: “Jovencito, no tome como oro de buena ley todo lo que hemos escrito contra Rosas. Nosotros éramos sus enemigos políticos” (Historia Argentina – José María Rosas –  tomo VVII – pag.187)  

Pero bueno es saber  que la “teta” de la que Mitre mamó la leche oligárquica ya era una ternera crecidita:

“Los federalistas no solo quieren que Buenos Aires no sea la capital sino que como perteneciente a todos los demás pueblos divida con ellos el armamento los derechos de aduana y demás rentas generales; en un palabra que se establezca una igualdad física entre Buenos Aires y las demás provincias, corrigiendo la naturaleza que nos ha dado un puerto, unos campos, un clima y otras circunstancias que le han hecho físicamente superior a otros pueblos, y a la que por las leyes inmutables del orden del universo esta afecta cierta importancia moral de un cierto rango” (La Gazeta de Bs.As. 15-12-1819) (AGM.p.103)

Y podría seguir con el muestrario de elementos que por lo visto la docente (y como ella miles de colegas) desconocen y siguen repitiendo gansadas tras gansadas año tras año; pero creo que con esto alcanza.


¿MURIÓ FIDEL CASTRO?

1 diciembre 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

crespon-luto

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

Corría los días de abril de 1961 y se realizaba la habitual Fiesta de la Virgen del Valle en la capital de mi Catamarca. Tenía yo 10 años y transitaba la peatonal Rivadavia (que tenía 2 cuadras, entre las calles Mota Botello y San Martín y de 18 a 21 hs.), cuando de pronto me encaran uno jóvenes que se identificaron como de “Acción Católica” pidiéndome que firme un papel para pedir a Dios que no ingrese el demonio comunista en América Latina. Ocho años después tome conocimiento que por esos día se había producido el intento de invasión a Cuba por parte del imperialismo Yanqui en Bahía de Cochinos, Playa Girón; intento que a DIOS gracias fracasó. Hoy recuerdo los versos de Silvio Rodriguez que con cruda franqueza y frente a la injusticia social plantea:“Y al que diga que me aguante debajo de una sotana, le encajo una caravana de sentimientos gigantes.”(1)

silvio-rodriguez-vicente-feliu-y-fidel-castro

Así comenzó mi vinculación sentimental con la historia de América Latina. Castro ya comenzaba a ser ese héroe para los que amábamos la Patria Justa, Libre y Soberana y para aquellos jóvenes que habíamos decidido abrazar con fuerza la causa libertaria que el peronismo representaba en nuestro país.

Entonces la respuesta que reciba la pregunta del título será la mejor herramienta para entender cómo y desde dónde se toma, se siente y se juzga un hecho que el común de los mortales lo toma de manera dolorosa pero a la vez con la necesaria resignación por ser algo naturalmente inevitable al formar parte de la existencia biológica humana. Murió físicamente FIDEL CASTRO.

Sin embargo la muerte de figuras como las de MARTÍ, SANDINO, IRIGOYEN PERÓN, EVITA, el propio “CHE”, VELAZCO ALVARADO, TORRIJO, CHÁVEZ, NÉSTOR KIRCHNER y ahora FIDEL CASTRO, con sus luchas y realizaciones políticas concretadas en vida, transforman ese cambio de estado material en algo más sencillo y noble; se reduce a una simple “desaparición física”. Sus conductas, acciones y concreciones políticas dejan esa impronta que los inmortaliza; siguen viviendo en el alma de los pueblos. En algunos casos hasta exceden el rol de grandes PATRIOTAS, trascienden fronteras y pasan a ser ejemplo para los luchadores de los pueblos oprimidos por cualquier imperio en cualquier parte del mundo.

Evidentemente Fidel Castro, como Perón, fueron PATRIOTAS, y como todos los grandes patriotas –ellos lo fueron- no morirán jamás. Solo mediocres cipayos festejan estos hechos en la estúpida creencia que “con la muerte del perro la rabia se acaba”. La estupidez de esta mediocridad radica en la ignorancia de dos cuestiones muy concretas: 1) “La rabia no es una enfermedad únicamente biológica y limitada a los perros; los hombre no son perros y la sienten. Y 2) La absurda negación que tienen para reconocer que son sus perversas acciones motorizadas por la codicia las que generan rabia en sus pares de especie.

Los hombres pasan; son sus ideas y acciones, si fueron buenas -o malas- para el resto de los humanos, las que perduran.

Son las causas que centralizan sus luchas en la defensa del respeto por la dignidad humana las que trascienden en el tiempo. Fidel Castro defendió esa causa con acciones concreta, claridad meridiana y un profundo amor por su patria. Para el cubano Castro es la Patria porque la patria nunca se arrodilla ante ninguna fuerza invasora extranjera. Para los gusanos de Miami la patria es un negocio y por eso se fueron; y por eso celebran su muerte.  

Quién no recuerda aquella pintada que decía “Viva el cáncer” tras la muerte de Evita; o el deseo de un “progre” como José Pablo Feimann que Perón muriera antes de regresar de su exilio; o más recientemente “Néstor, porque no te llevas a tu yegua también ” por la ex presidenta Cristina Fernández gritado por los “caceroleros”.

El denominador común que une a los que manifiestan estos deseos es el ser la parte mediocre de los ejemplares que conforman la especie humana.

Las oligarquías – en particular la nuestra- y los “tilingos que aspiran” conseguir ese status, constituyen el mayor flagelo para cualquier sociedad por su alto grado de ignorancia. El culto a la holgazanería hace el resto. Entonces no puede asombrar que un Rodriguez Larreta hable del “bajísimo nivel de desarrollo” de Cuba como país y que por eso “tanta gente se ha querido ir”. Solo un bruto de supina ignorancia puede desconocer las virtudes de un régimen que consiguió logros tan trascendentes en materia de salud, alimentación y educación por encima de los países más desarrollados del mundo, algo reconocido hasta por todos los organismos internacionales de Naciones Unidas hoy vigentes. Pero mas grave aun es hacerlo desde una gestión de gobierno como la suya y la de antecesor –el actual presidente Macri, otro ignorante elevado a la enecima potencia- que llevaron a la C.A.B.A. a tener el peor servicio de salud y educación de los últimos 10 años, llegando al extremos de tener hoy indigentes poblando sus calles esperando la misericordia de congéneres y de la buena voluntad de Dios.

Que otro bruto como el norteamericano pariente del Pato Donald -el “Tío rico” Trump- amenace hoy a sus votantes cubanos que viven en Miami para que “regresen a su amada patria” después de sus burdos festejos aclarándoles que si no lo hacen él los ayudará convenciéndolos con una patada en trasero, tampoco debe asombrar a nadie. Es el destino de los pusilánimes. Y vuelvo a esa recordada canción de Silvio en la parte que dice: Yo digo que no hay quien crezca más allá de lo que vale —y el tonto que no lo sabe es el que en zancos se arresta—. Y digo que el que se presta para peón del veneno, es doble tonto y no quiero ser bailarín de su fiesta.”

FIDEL CASTRO VIVE EN EL CORAZÓN DE LOS OPRIMIDOS DE LATINOAMERICA, PUES ENTONCES

¡QUE VIVA FIDEL!!!  

Nota:

(1) Fragmento de la canción “Yo digo que las estrellas” – Silvio Rodriguez.


ENTRE EL AMBATO Y EL ANCASTI, UN FILOLOGO ENAMORADO

6 octubre 2016

San Fernándo del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura.

EL PERIODISTA JUAN FRANCISCO URIARTE PRESENTÓ SU OBRA “EL SENTIDO DE LA LITERATURA” EN EL MARCO DE LA 3RA EDICIÓN DEL FESTIVAL DE LA PALABRA PROVINCIAL

patxi-patricia-1

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

Transitar la senda que lleva a tratar de encontrar “el sentido de la literatura” no es un trabajo menor, y por lo visto no lo fue para un joven que comenzó a recorrerla, por lo poco que conozco de él, hace ya tiempo. Según sus propias palabras pareciera que toda carga emocional junto al deber personal frente a determinada responsabilidad (o sea una “respuesta adecuada” según entendía la responsabilidad Krishnamurti), se alivianan y hasta se vuelven agradables cuando el motor que mueve el soplo divino es el amor, la felicidad y el placer que despierta trabajar en lo que a uno le gusta, disfrutar que uno existe y puede concretar la misión asignada para este paso terrenal.

presentacion-libro-juan-f-uriarte-1

“Hagan lo que realmen- te les gusta, disfruten con hacerlo, descubran el placer que esto produce, encuentren la felicidad haciéndolo; sean felices”; palabras más palabras menos es lo que simplemente se limitó a sugerir Juan Francisco Uriarte, joven escritor catamarqueño, a la nutrida concurrencia que lo acompañó la noche del 30 de septiembre del 2016 cuando presentó su libro en la Casa de la Cultura de San Fernando del Valle en el marco de la tercera edición del Festival de la Palabra provincial.

francisco-presentacionPara los tiempos que corren en nuestra PATRIA donde volvieron a reaparecer viejos y perversos signos de aquella intolerancia eurocéntrica que cual serpiente desovo en aquel “Tratado de Versalles del “19” (1976) y los nacientes reptiles rompieron sus cascaras en la Alemania de los “30” (2016), quemadora de libros, torturadora de pensares y sentires diferentes, que un joven se anime y rescate esa ilusión de Ernesto Guevara por recuperar el valor del trabajo para los jóvenes, buscando sacarle esa tristeza que genera la necesidad del mismo en razón de conseguir el sustento diario, algo impuesto por la codicia capitalista: “…todavía no le hemos dado al trabajo el verdadero sentido. No hemos sido capaces de unir al trabajador con el objeto de su trabajo”, haría decir a Fromm (Erich): “Este pibe le perdió el miedo a la libertad”.

Al recorrer las páginas de su obra uno descubre al joven auscultador de pasiones, pensares y sentires de diversos autores volcados en textos varios, en toda su magnitud; sana curiosidad que lo lleva a desarrollar su trabajo rescatando los aporte que recibió de la escolástica académica pero sin hacerle asco a la transgresión de sus estrictas reglas encasilladoras.

Veo en esa pasión hecha belleza interpretativa de creaciones ajenas lo que le da a su obra mayor envergadura. Su lectura despierta a nuestros dormidos pero curiosos duendes y ellos nos vuelven a empujar al amoroso deseo de recuperar el hábito de la lectura, tan postergado hoy en día por priorizar la vorágine asentada en el voraz consumo de cuestiones intrascendentes.

Su obra nos invita a incursionar en el descifrados de esos maravillosos mundos narrados, versados por diferentes autores en sus creaciones literarias, mundos que en no pocas ocasiones muestran perversión y miserias humanas, en otros nobles y esperanzadores deseos, forjados a fuerza de amores y odios, de frustradas pasiones mundanas, donde con una rara habilidad y mucha naturalidad se mezclan el amor por la vida con el sentido de la muerte, donde esas miserias humanas y la hipocresía se pavonean desnudos y sin prejuicio alguno, y la grandeza del hombre en ocasiones vuelve a las catacumbas del anonimato por sentirse inservibles, o al forzado silencio que impone el instinto de preservación.

manuel-fontenla-1Coincidiendo con Fontela cuando le toco presentar la obra y hablar del autor, Uriarte va descubriendo y te muestra que los verdaderos creadores literarios nunca dan recetas por ser respetuosos de la inteligencia; en sus obras simplemente se limitan a transitar el camino de las letras dejando estelas de libre albedrio para que se desplacen las diferentes interpretaciones. Uriarte admira en los creadores el respeto por la inteligencia y la libertad.

A fuerza de ser sincero debo reconocer que la lectura de “el sentido de la literatura” me hizo víctima de mis propios y reiterados reclamos hacia el sistema de educación formal nacional, desnudando en mi una marcada incultura sobre la existencia de tantos prolíficos autores nacionales y americanos, al tiempo de poner en evidencia lo acertado de mi reclamo. Uriarte desnudó mi ignorancia en relación a esto como yo lo vengo haciendo con el sistema educativo desde hace largo tiempo por esconderlos.

La honestidad me obliga a reconocer que desconozco a casi todos los autores que Uriarte utilizó para concretar su trabajo tanto como las obras a las que acudió. Esto despertó en mi la curiosidad antes señalada y el deseo de acceder a ellos; pero también me despertó no poca nostalgia de aquellos años setentinos que me vincularon con obras y autores que jamás había oído nombrar en mis años de secundaria. Fue entonces y lejos de mi provincia que conocí a los Peruanos Vallejos, Mariátegui, Scorza, al cubano Carpentier. Mientras padecía mi condición de “cabecita negra” en la “iluminada” Buenos Aires y trataba de asimilar y comprender mi nuevo lugar de residencia vinculándome con Arlt,  traté de entender Adán Buenosayres de un Marechal para mi desconocido y un tanto complejo a la par de un Enrique Medina, un Kieffer o un Bioy Casares. Así transcurrieron mis primeros años en la gran “Capi” que comenzaba a convulsionarse políticamente. Los estudios universitarios y las urgencias políticas sumado al necesario ostracismo que ciertos y no lejanos tiempos imponían y mi fuerte vínculo con la pedagogía y el periodismo que para mi significaron un refugio seguro, fueron desviando atención y mis preferencias de lectura hacia otros autores y obras. Uriarte y su obra me devolvieron el deseo de reencontrarme con aquel amor por la buena lectura que en algún momento y en un rincón cualquiera de mi vida había dejado, quizá postergado.

En este bello valle que me vio nacer y que hoy me tiene de regreso, encajonado entre los majestuosos cordones del Ambato y el Ancasti, encontré un pibe, filólogo él, que con su muestra de amor por el trabajo de crítico literario, me permitió volver a conectarme con una parte muy importante y apasionada de mi vida, la lectura en general.

Con una excelente selección de textos, escudriñados en sus aspectos más íntimos y que no viene al caso comentar en esta reseña, “El sentido de la literatura”, obra del joven escritor Juan Francisco Uriarte editada por Lago Editora de la Pcia de Córdoba, es un trabajo muy recomendable y de lectura obligatoria por ser orientadora de bibliografía; especialmente para aquellos que necesiten recuperar el viejo y fiel amor que significa para la vida de cualquier humano este tipo de reencuentro alimentador de la imaginación creativa. Amor por la buena lectura; quizá el único modo de conocer y mantener un contacto dialógico con el mundo y otros humanos en ese bello juego de acercamientos que la literatura regala.


PELIGROSAS “GENERALIDADES” EN BOCA DE UN ACADÉMICO

23 agosto 2016

Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura neoliberal y Educación

Decano Arellano

Bajo el título de “100 millones de dólares en pérdidas de inversión olivícola”, EL ESQUIÚ.COM publicó una nota el sábado 20 de agosto pasado donde aparecen peligrosas generalidades en formato de diagnóstico y erróneos cálculos relacionados con la actividad olivícola expresadas por un Decano de la UNCA.

Victor L Martinez 4

Por Victor Leopoldo Martinez (1)

Oscar Arellano de la Facultad de Ciencias Agrarias -de él se trata- se refirió a la crisis olivícola y la pérdida de las hectáreas dedicadas al cultivo.  Señaló un monto cercano a los 100 millones de dólares en  pérdidas de inversión, aclarando que los números que dio son estimativos.

En el cuerpo de la nota se puede leer: ‘En primer lugar, Arellano indicó que en el encuentro con la comisión de los legisladores nacionales se expuso. “que las economías regionales vienen con serios problemas seis años atrás hacia esta parte”.’ Sin poner en duda tal aseveración en cuanto a los inconvenientes por los que puede estar pasando el sector, lo llamativo es el señalamiento del “tiempo” (6 años atrás) que evidentemente se alinea con el relato oficial de la “pesada herencia” usado por el Gobierno Nacional PRO. Manifiesto esto estando informado de la real situación, que desde ya no es buena aún hoy en el sector olivícola, situación además fuertemente condicionada por el mercado internacional, “Estados protectores” (algo que el neoliberalismo vernáculo desecha) y las potencias financieras manipuladoras de precios.

Luego el diario señala: ‘Sobre esta línea, Arellano comentó que “hay intentos de mejoras, aunque no fueron consolidados y aparecieron problemáticas como el incremento en la tarifa energética. A ello debe sumarse los altos costos en la mano de obra lo que dificulta competir contra países como España, que tiene altos subsidios a la producción olivícola y que, además, maneja el precio internacional del olivo”.’

En este párrafo todos los datos resultan muy “llamativos”:

a) Según el decano, el gobierno –es de imaginar que se refiere al Nacional- “amaga con socorrer” a los olivo-productores al tiempo que los ahoga con el incremento de las tarifas energéticas (servicio que el gobierno anterior subsidiaba).

mano de cosecherob) En línea con la aspiración de cualquier empresario liberal, de sus dichos se infiere que la culpa por la baja rentabilidad también la tienen “los trabajadores” (¡Cuando no!) por el alto costo de mano de obra que dificulta la competencia internacional (¿Otra vez más los culpables son los trabajadores?)”; o sea… Arellano coloca sobre las espaldas de los laburantes “aceituneros” la responsabilidad de que el país no pueda ser competitivo internacionalmente por demandar remuneraciones justas. Sería interesante para el lector saber de qué se está hablando. Hoy un peón rural cosechero trabajando a destajo (día que por cuestiones climática no trabaja, no cobra) percibe un poco más de $ 300 por día. ¿Esta remuneración resulta encarecedora de costos para el empresario?

c) Lo anterior entra en colisión que el reconocimiento explícito que hace Arellano para el caso “España” que no solo hace un culto de los “subsidios” como política de Estado en defensa de sus productores con el fin de hacerlo competitivos internacionalmente sino que hasta se da el lujo de ser un país “formador de precios internacionales” en el rubro. Lo llamativo es que Arellano  no habla de las remuneraciones de los trabajadores españoles del sector.

Más adelante y según el matutino, Arellanos manifestó: ‘“Hay que entender que estamos en un mundo globalizado y que en otros lugares hay subsidios a la producción en un sentido muy profundo (¿?), explicó el decano, dando cuenta de que en el país se dan altos “costos laborales con una gran carga desde los aportes patronales y energéticos, donde un 40 por ciento es impuesto”.’ Leyendo –ya ni siquiera “entre líneas”-  queda claro de qué habla el Sr. Decano cuando utiliza eso del sentido “profundo” del subsidio. Lo que está planteando Arellano en su papel de “académico lobista” es que sumado a su encubierta demanda de la rebaja salarial, “sugiere” que el Estado le elimine a los empresarios del sector la obligación de realizar los aportes patronales y le subsidie los gastos energéticos abaratándole costos para de ese modo aumentar los márgenes de ganancia. Más abajo quedará más en evidencia con el tema del diferimiento impositivo.    

ELESQUIU.COM continua: ‘En tanto, se refirió al número de hectáreas perdidas que fueron destinadas a la producción de olivos en la provincia. Arellano aclaró que “son apreciaciones” las que se emanaron en la comisión de Economías Regionales, por cuanto “no hay estadísticas concretas en la cantidad de hectáreas perdidas”.’ En otras palabras, Arellano se está pareciendo al periodista Lanata en cuanto a largar datos que no fueron “híper recontra chequeado” en un marco de audaces generalizaciones.

olivares 1

Luego aparece esto: ‘Arellano indicó que por diferimiento impositivo se aprobaron aproximadamente entre “27 y 28 mil hectáreas a implantar en Catamarca, de las cuales se implantaron alrededor de 22 mil. El dato que da vuelta es que están quedando solamente unas 12 mil en producción”, señaló, afirmando que “hay fincas que se abandonaron y dejaron de regar”.

Es en este párrafo donde se encuentran los “no datos” más importantes ya que no brinda ninguna explicación clara sobre las razones del porqué “hay fincas que se abandonaron y dejaron de regar”, quienes sus propietarios y si cumplieron con las disposiciones para ser beneficiados con el diferimiento impositivo. Uno puede deducir que si el abandono fue consecuencia del aumento tarifario dispuesto por el gobierno nacional que asumió el 10 de diciembre pasado, entonces el decano evitó señalarlo ya que antes de diciembre, reitero,  el servicio estaba subsidiado. Es  vox populis en el Valle Central provincial la identificación que las autoridades y no pocos docentes de la UNCA tienen con el radicalismo del FCS Catamarqueño quiénes luego los premian con cargos de funcionarios y legisladores cuando esa fuerza consigue el control del poder político provincial.  Además, en el ámbito provincial es de conocimiento público que la Suprema Corte de Catamarca –cuyos miembros también están fuertemente identificados con el Radicalismo local- impidió la aplicación del ajuste tarifario pretendido por el Ministro Aranguren a nivel Nacional y que se quiso aplicar en todo el ámbito provincial; a cualquier catamarqueño le quedó claro que se trató de una operación política en contra del actual gobierno provincial del FpV que es ahogado y chantajeado constantemente por las autoridades nacionales.

Pero ¿qué lector sabe qué es un diferimiento impositivo? Los diferimientos impositivos permiten diferir (aplazar) el pago de sumas que los inversores en una empresa deberían desembolsar  en concepto de Ganancias, Ganancia Mínima Presunta, Bienes Personales, IVA, IVA importación e impuestos que los complementen y sustituyan según el texto de la ley. Si lo ejemplificamos queda más claro lo que sería “la tragada” por no pagos de los impuestos señalados: sobre un $ 1.000.000 que la empresa debería pagar por los conceptos antes señalados, la misma resulta beneficiada con $ 750.000. Esas sumas, no obstante, deben ser justificadas por inversiones de capital equivalentes (que nunca se realizan), más otro 25% de inversión pura (con precios inflados para que cubran gran parte del otro 75% que no se hizo). “Viveza empresaria criolla” que le dicen. ¿Los controles? Ausentes sin aviso y con cobro de “diezmo” por adelantado. Y si no que le pregunten a José López.

Lo grave es que un decano tire números que desconoce, datos sin chequeos previos ni corroboración alguna, conceptos ambiguos, dada la gravedad del panorama que presentó, pero que por sus dichos suenan más a mensajes de un lobista empresario  que a un serio y responsable informe de un “decano” de Universidad Pública –detalle para nada menor-; por ser una autoridad universitaria sus apreciaciones de por sí resultan lamentables dentro de una exposición periodística para un académico. En sus propias palabras: “Son números aproximados, pues no hay un dato preciso o un relevamiento”; el número preciso proviene por las hectáreas aprobadas con diferimiento. Fueron (¿?) datos oficiales en su momento (¿Qué momento?) y las que están en producción no tienen un dato preciso”. ¿Entonces? ¿De qué está hablando el Sr. Decano?

olivar_riego

Según le manifestó a ELESQUIU.COM: ‘de esta manera, Arellano trazó un monto estimado respecto a la pérdida de inversiones para las hectáreas olivícolas: “Implantar una hectárea arrancado de cero, iniciando con desmonte y perforación, equipo de riego, está alrededor de los 10 mil dólares ($160.000). Si se perdieron 10 mil hectáreas de olivo y esta cifra se multiplica por 10 mil dólares de inversión, estamos hablando de 100 millones de dólares de pérdidas. Quizá en este párrafo este lo más disparatado:

1°) Lo que no hay en su audaz aseveración es una clara fundamentación sobre las supuestas perdidas empresaria habiendo gozado de un diferimiento impositivo.

2°) Resulta disparatado y ridículo incluir en el costo por hectárea la perforación (lo más caro) porque solo un ostentoso, ridículo y torpe productor, con 100 hectáreas de olivos puestas a producir se le puede ocurrir  hacer “100 perforaciones”. Este detalle “pasado por alto”  baja la perdida por hectárea calculada por el decano de manera sustancial. Si bien es cierto que hoy por hoy los productores están colocando 420 plantas por hectárea que llegan a producir 14 tn, con una demanda de agua anual de 3200 m³/ha (hablando de sistema de riego por goteo y según el ETo de la zona), a ningún productor se le ocurriría tamaño disparate de “perforaciones” cuando se pueden realizar estudio previos para mejorar  el aprovechamiento del recurso hídrico bajando considerablemente la inversión en insumos e infraestructura.

Por otro lado el matutino “El Ancasti” en una nota publicada el 22 de diciembre del 2014 sostenía: “El sector olivícola tiene altas expectativas respecto de la cosecha 2015, aunque admiten que no llegará a superar campañas anteriores (o sea que tan mal no venían). La gerente de la Asociación Olivícola de Catamarca (ASOLCAT), Bibiana Marabini, aseguró que la producción y la demanda de mano de obra serán altas, y los productores están trabajando para conseguir el financiamiento para cubrir los costos de la cosecha. 66 son los millones de kilos de aceituna (66 mil toneladas) que se estiman para esta cosecha (2015). La mayor demanda de mano de obra se concentrará en todo el Valle Central y Pomán. Entonces un cálculo grosero sacado de estas declaraciones periodísticas realizadas por dirigentes de las cámaras empresaria del sector y  otros datos que surgen de informes publicados por organismos de mediana seriedad nos permitiría hablar –dólares más dólares menos por año- en concepto de exportación por la producción catamarqueña de casi 50 millones de u$s ( 800 millones de pesos) de aceitunas y casi 95 millones de u$s ( 1520 millones de pesos) por exportación de aceite. Estas cuentas surgen automáticamente al recoger información confiable sobre los valores internacionales: precio promedio de exportación por tonelada de aceitunas nacionales de mesa: 1427 dólares; precios del aceite de oliva por tonelada  3158 dólares. La pregunta surge automáticamente: Los empresarios del rubro ¿estarían dispuestos a abrir sus contabilidades para determinar pérdidas y ganancias?

¿Había información y antecedentes para que el “decano” estudiara y elaborara un diagnóstico mínimamente serio antes de lanzar temerarias afirmaciones? ¡Sí! Una más. En  una nota que apareció en enero del 2012 en el Matutino porteño La Nación, José Hidalgo Pallares –su firmante- volcó los dichos del presidente de la Cámara Olivícola de La Rioja, Emilio Caimi: “España está presionando fuerte para colocar sus productos en Brasil, que es uno de nuestros principales mercados. Es más que conocida la injerencia que la UE tiene en cuanto a subsidiar ciertas producciones, y los que están en el tema no desconocen que existe un desfasaje muy marcado dentro de la exportación y en materia de fletes ya que desde España a San Pablo el transporte de una carga  cuesta 800 dólares. Un camión de Chilecito a San Pablo para transportar la misma mercadería cobra 3500 dólares. ¿Quiénes y con qué criterios regulan esto? Esa es la cuestión!!!

Pero sigamos con los antecedentes. En la misma nota de La Nación Cristian Correas, subsecretario de Agricultura, Ganadería y Alimentos del Ministerio de Agroindustria y Tecnología de Mendoza, reconoció que “La caída de la rentabilidad ha afectado a todos los eslabones, pero el sector de distribución y comercialización manejaba ganancias de 200 o 300%, que le permitieron mantener un margen. En cambio, los sectores primario y transformador ya no tienen rentabilidad.” Para Correas, la solución no pasa por rebajar los salarios o devaluar el peso, sino por mejorar la integración y la competitividad de los distintos eslabones de la cadena olivícola. “Todos los eslabones deben ser parte del negocio”.

Modestamente creo que es hora de comenzar a tratar los temas donde se encuentra involucrada la calidad de vida de los trabajadores, con mayor respeto y un mínimo de rigurosidad; más en aquellos portadores de “chapa” académica  que hoy están al frente de  Facultades de Universidades Nacionales y que obtuvieron su título universitario gracias a la existencia de ámbitos de Estudios Superiores gratuitos, financiados por el Estado gracias al aporte casualmente de los trabajadores argentinos.

(1) Director de EL EMILIO, publicación nacional digital especializada en Educación, Cultura y Política.


UN LARGO, TORTUOSO E IRREMEDIABLE MODO DE REGRESAR A CASA.

18 agosto 2016

Belén, Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO. Derechos Humanos

BELÉN TENDRÁ LA POSIBILIDAD SE COBIJAR EN SUS POLVOS CRISTIANOS EL POLVO Y LOS SUEÑOS DE JUSTICIA SOCIAL DE UNO DE SUS HIJOS, JUAN CARRERAS. SON ESAS DESGRACIAS NO “CASUALES” QUE EN SU CASO TUVO UN PEQUEÑO TOQUE DE SUERTE PARA SU FAMILIA GRACIAS AL TRABAJO DEL CUERPO DE ANTROPOLOGÍA FORENSE QUE LOGRÓ IDENTICAR SUS RESTOS ENTRE ESA HACINA DE CENIZAS,  ENTERRADAS EN LA FOSA COMÚN LLAMADA  “POZO DE VARGAS”, SINIESTRO LUGAR DE  LA Pcia. DE TUCUMÁN.

Juan Carreras

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez (Para EL EMILIO)

JUAN CARRERAS regresó a su tierra, Belén- Catamarca. Ayer, 13 de agosto llegaron sus restos a la ciudad que lo vio nacer. Fue otra de las víctimas de la última dictadura militar que asoló nuestro país. Secuestrado el 16 de septiembre de 1976; sacado de una de las aulas de la Universidad Nacional de Tucumán para pasar a integrar la nómina de desaparecidos. A él le siguió otro Belicho casi dos meses después Luis Oscar Gerván, más conocido como “el Cura Gerván (por su condición sacerdotal)” secuestrado el 6 de noviembre de 1976. Cuatro meses después de secuestrar a Juan Carreras, un 27 de enero de 1977 Nelly Yolanda Borda –su compañera de militancia- era arrancada del domicilio familiar en la ciudad de Belén.

Juan Carreras 5 - Jardín de la Memoria

Juan Carreras 6 - Jardín de la Memoria - 1

Belén lo recibió en ese pequeño lugar de su plaza central donde parientes de las víctimas erigieron un “Jardín de la Memoria” un sábado 13 de agosto de 2016 dirá la historia. Pero un detalle no pasó desapercibido. El pueblo belicho no estuvo para esperarlo; los fantasmas de un pasado aterrador sobrevolaron aquella histórica ciudad forzando a sus viejos habitantes, aquellos que conocen las historia de los desaparecidos belichos, a otra nueva reclusión y silencio; como si esos fantasmas azuzaran al instinto de preservación para que vencieran con facilidad cualquier atisbo de valor y coraje para decir: “Puta madre, bienvenido  A CASA Juan; y…  gracias por tu coraje para jugarte por un ideal”. El sistema cultural-educativo fue muy cuidadoso al guardar bajo 7 llaves el horror que sembró aquella dictadura; de las jóvenes generaciones son muy pocos, hasta me animaría asegurar que casi ninguno,  conoce algo de aquel negro pasado  argentino, que incluyó el desgraciado destino de catamarqueños y en este caso el de  Belichos. Sobre esta realidad, la paradoja cultural-educativa hasta parece natural; nunca antes Belén y su pueblo tuvo una oportunidad tan clara para que docentes y alumnos secundarios participaran de una emotiva ceremonia a modo de clase abierta sobre DD.HH. Nuevamente el sistema escondedor de verdaderas historias se impuso con su TRADICIONAL (tradición de derecha): “De eso no se habla, porque no está en la currícula, ni en horario, menos aún dentro de los valores “académicos”. En cambio y con total hipocresía, se canta su himno en cada fiesta escolar, especialmente cuando se recuerda su muerte; hablo del asesino (por instigación) de dos grandes Patriotas como  fueron Nazario Benavidez y Ángel Vicente “El Chacho” Peñaloza; ese “civilizado anti bárbaros” que propuso “no ahorrar sangre de gauchos”; ese que la historia oficial decidió “motearlo” con el apelativo “padre del aula” ¿Nombre del criminal? Domingo Faustino Sarmiento.

Belen recibe a Juan Carreras

Juan Carreras 4 - Casa de la memoria

No más de 100 personas entre familiares, organizaciones de DD.HH. y funcionarios acompañaron el cálido, sentido y emocionado recibimiento; la mitad habían llegado de la capital provincial y de la hermana Pcia. de Tucumán.

Juan Carreras 7 - Guillermo Díaz Martinez

El Dr. Guillermo Díaz Martínez, abogado querellante en el juicio por la desaparición de Nelly Yolanda Borda y ferviente activista por la defensa de los derechos humanos, al momento de hacer uso de la palabra manifestó dentro de aquel emotivo acto: “Este es el triunfo de la verdad sobre la mentira, de la memoria sobre el olvido, es el triunfo de la justicia y de la esperanza”.

Juan Carreras 3 - Carlos Leiva

Un emocionado Prof. Carlos Leiva, quién convive con el dolor todavía hoy de tener a su hermana desaparecida, pintó la historia del terror de Estado de aquellos años. Lo hizo con voz quebrada, la emoción a flor de piel, y los ojos nublados por las lágrimas: “Reclamábamos que ‘ahora resulta indispensable, aparición con ida y castigo a los culpables’; pero del otro lado, algunas voces, que quizás incluso hoy están acá presente, nos contestaban que los desparecidos ‘estaban en Europa, llenos de plata y desde allá le mandaban plata a su familia’ ”. Ironía que mezclaba un culposo presente de no pocos belichos y catamarqueños con el infame “relato dictatorial” difundido y apañado mediáticamente por Clarín y La Nación que se replicaba en cada lejano lugar de nuestra tierra.

Ahora el pueblo de Catamarca sabe, a fuerza de perseverancia y trabajo de las organizaciones de DD.HH., que la provincia no fue aquella “isla” donde no había ni represión ni comprovincianos secuestrados, torturados y desaparecidos como sostenía aquel funcionario Radical en cargo Ejecutivo en la provincia como representante de aquella dictadura (Arnoldo Castillo).

LO DE ANTES… LOS COBARDES DE SIEMPRE

Horas después de aquella emotiva ceremonia de un conmovedor sábado 13 de agosto, vino la hora de los cobardes de siempre,  “oscuros personajes” que van reapareciendo de la mano de un gobierno apañador de genocidas, liberador de criminales, que hace la vista gorda a siniestras operaciones como comienzan siendo de intimidación pero ya todos sabemos  cómo terminan. Cobardes que nunca actúan solos porque sus pantalones comienzan a heder por la pestilente defecación que produce el miedo, siempre operando en patota para darse aliento, único modo de defender ideologías ajenas siempre necesitadas de mano de obra de simples profilácticos humanos para trabajos sucios; como en los viejos tiempos. La casa particular de la tucumana Dra. Laura Figueroa, abogada querellante de la familia Carreras, fue destrozada mientras ella se encontraba en la ceremonia Belicha. Familiares de desaparecidos que habían llegado a Belén para esta ceremonia, a su regreso fueron perseguidos por un vehículo sin identificación que los rebasó cruzándolos con clara intención de producir el vuelco del que transportaba a los familiares. A eso le siguieron llamadas intimidatorias; o sea, allí no terminaron las intimidaciones.

Represión a Jubilados

Con MACRI volvieron viejas prácticas que se condicen con las de aquel pasado negro. Liberó represores y asesinos de aquella dictadura. Está creando las mismas condiciones económicas de aquel entonces  para que el pueblo se divida, se enfrente y así justificar cualquier tipo de represión para la imposición por la fuerza de un nefasto y antipopular programa económico.  A ojos vista es otro modo de atentar contra los derechos elementales a una vida digna que todo argentino tiene por dictado constitucional, además de estar violando diaria y descaradamente la Soberanía política, económica y territorial de nuestra Patria.

Mauricio_Macri

“No tengo idea si fueron 9 mil o 30 mil los desaparecidos” dijo Macri; como si un genocidio fuera una cuestión de números. De un presidente que “no tiene idea” sobre la trágica historia reciente padecida por los argentino, tampoco se puede esperar que hable de una política gubernamental suya en materia de DD.HH. Pero no solo eso, la sola enunciación de tamaña barbaridad lo descubre en su ex profesa  decidía y desinterés por un tema tan caro en el sentimiento de nuestro pueblo asociado nada más y nada menos que a la muerte de compatriotas por parte de la más feroz y  sangrienta represión estatal. En términos históricos esto no es extraño; menos aún incoherente. La Flia Macri (en ese entonces -1976- era un pequeño y mediocre proyecto empresario) salió muy beneficiada en términos económicos de aquel perverso “proceso de reorganización nacional” que sembró muerte, miseria y desolación a lo largo y ancho de nuestra patria. La Familia Macri -con Mauricito hoy presidente del país- es una de las numerosas familias  que conformaron esos “cómplices civiles” de aquel “proyecto sucio”.  Lo cierto es que el crecimiento “patrimonial empresarial” de los Macri en aquellos años los puso entre los “poderosos de este país. Como ayer, hoy otros  “acólitos políticos” siguiendo a su jefe, persiguen, reprimen y encarcelan a luchadores populares (Milagro Salas) y  defensoras de DD.HH. (Hebe de Bonafini). Macri y “sus equipos de mejores” no se diferencian en nada de aquellos perversos personajes de la dictadura  en cuanto a sus objetivos de servir y beneficiar a los poderosos del país, más allá de apropiarse del poder político por vía de las urnas.

Aún así, JUAN CARRERAS REGRESÓ A BELEN, SU HERMANA TIENE AHORA UN LUGAR ADONDE LLEVARLE UNA FLOR.  AHORA QUEDA CLARO QUE LA LUCHA DE AQUELLOS BELICHOS POR CONSEGUIR UNA VIDA DIGNA PARA SUS COMPATRIOTAS TENÍA UN SENTIDO Y SIGUE VIGENTE.


Cara a Cara: “La memoria popular es el cofre más sagrado que existe”

30 marzo 2015

Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO

Reportaje a nuestro director realizado por el matutino EL ESQUIÚ.COM

Fuente: http://www.elesquiu.com/noticias/2015/03/29/204945-cara-a-cara-la-memoria-popular-es-el-cofre-mas-sagrado-que-existe 

Foto de Victor Martinez 2

Por “Kelo” Molas

Su película “El jardín de Juan Ctkhealiemín” es en gran medida su carta de presentación: prohibido silenciar la verdadera historia. Hace 45 años dejó su Catamarca natal y se radicó en Buenos Aires, donde desde muy joven comenzó a subir, de a uno, los peldaños de la vida: peronista, docente, periodista, cineasta. Dice el “Taki Ongoy” en su prólogo que “quienes suponen que la historia puede ser contada desde un sólo punto de vista, se equivocan”, y este catamarqueño aceptó sin dudar el reto de sacar a la luz lo que otros se empeñaron en ocultar. Tiene una especial valoración de las comunidades gozosas de provincianía de nuestro interior y en cada expresión suya parece parafrasear aquellos versos de “Los pueblos de gesto antiguo”, del enorme poeta Hamlet Lima Quintana. Descalifica sin dudar a Sarmiento y a la oligarquía nacional. Y habla con manifiesta gratitud de la “Fray”, que lo formó en sus primeros pasos.

En el Cara a cara de este domingo, se hace escuchar Víctor Leopoldo Martínez, el “Tico” de la memoria intacta.

-¿Qué representa para vos un 24 de marzo?

-Fundamentalmente, es memoria. Porque en este país se ha tratado, a lo largo de la historia, de tapar algunas cosas que afectaban a determinados intereses. Desde el nacimiento mismo de la Patria hubo dos claras posiciones que se vinieron repitiendo: hay un  sector social con mucho poder –particularmente económico- que lo único que entiende como valor Patria son sus bienes materiales, nada más; y hay un sector mayoritario de argentinos en el cual el concepto de Patria es muy grande, amplio donde entran a jugar también los sentimientos. Lo que intentó esa minúscula parte, que comúnmente se conoce como oligárquica, fue ocultar esa historia, de manera especial a través de la educación, cambiando el eje de la cuestión, ubicándolo en otro lugar, sitio donde ya otras historias vendían mentiras sobre nuestra realidad. Por eso el 24 de marzo es un punto de inflexión en nuestro historial y lo concreto es que acá hubo una parte de la sociedad que utilizó a las fuerzas armadas para sus fines y en el marco de esa metodología se implementó el terror; eso es lo que no se puede volver a repetir: pretender esconder la historia, incluso desde épocas anteriores a (Carlos) Menem quien como responsable de los Indulto fue otro que intentó tapar la verdadera historia. Por eso también es que recién ahora aparece y  se habla de un  (Juan) Chelemín, resistidor de opresiones en épocas de la conquista y colonización; alguien que visceralmente  forma parte de nuestra historia, la Historia de Catamarca.

-Cuando aludes a ese “sector social con mucho poder económico”, ¿el mismo sigue, como se dice, vivito y coleando?

-Totalmente. El otro día tuve una discusión, y digo discusión en términos de intercambiar ideas, respecto del tema qué se entiende por derecha con un compañero de la izquierda nacional. Ese compañero dice que la derecha tiene ideología y, por ejemplo, (Alejandro) Dolina sostiene que no y yo estoy de acuerdo con Dolina por una cuestión muy sencilla: si hay un sector en esta sociedad que es burro, ese es el oligarca; imposible hablar con ellos, no conocen nada, hay una marcada ignorancia en ese compartimiento, y ojo, estoy hablando de gente que ha sido alfabetizada en los tres niveles, no me estoy refiriendo a personas que no han tenido acceso a la educación. En general, la derecha, la oligarquía nuestra, es bastante ignorante; es lamentable, pero real. Es más: se jactan de esa ignorancia, creen que lo que tienen les alcanza y sobra para imponer el “soy más que ustedes”.

-A esa “marcada ignorancia” hay que responderle con una buena educación. ¿La tenemos en el país?

-Hablo a título personal: yo acompaño mucho a este proyecto político nacional con el cual, en líneas generales, estoy totalmente de acuerdo. Soy peronista y creo que lo que más se acercó al peronismo del ‘43 y del ‘55 es esta gestión. Lo que no comparto de este gobierno es que no se haya animado a meter mano en la Educación, me refiero a meter mano a fondo en los contenidos, porque ahí está la clave: con los contenidos se coloniza o se libera, no hay términos medios. Y tenemos que pensar en educar en término americano. Estamos en una etapa que ya el general (Juan Domingo) Perón llamaba continentalismo. Pero volviendo a la educación, vale tener en cuenta que esa oligarquía de la que hablaba se apropió de todo, lo que ellos llaman “academicismo”: han inventado academias de historias, de educación ¡y hasta de moral! ¿Y cuál es la moral que ellos defienden? La occidental y cristiana, por supuesto, a cualquier precio, no importa el costo. Y ahí aparece un 24 de marzo. Insisto: si hoy en día en la currícula de la educación no aparecen Chelemín, los 30 catamarqueños desaparecidos, la verdadera historia de Catamarca más allá de la zamba y el verdadero (Felipe) Varela, algo anda mal. Porque si hubo algo que valía la pena en este país ese era el gaucho, y (Domingo Faustino) Sarmiento se empeñó en hacerlo desaparecer; el gaucho era el caudillo, el único que defendía los intereses de las clases sumergidas, y eso no está ahora en los contenidos de la educación. Hay que empezar a inculcar, desde la niñez el concepto de Patria, recuperar los conceptos que nos hablan de esa Patria Grande.

-En la conciencia de los argentinos existe hoy, cuando se refiere al 24 de marzo, un cambio: lo que en un principio se decía únicamente “golpe militar”, ahora quedó marcado como “golpe cívico-militar”.

-Coincido plenamente. Creo que mucho más fuerte es lo que tenés enfrente y ahí están los intereses monopólicos, en términos comunicacionales, los que sostienen lo contrario; es decir: Clarín es tan responsable del golpe –y lo digo en todos los términos-, lo mismo que La Nación, son responsables de lo que pasó. Esa es la gente que estuvo en la cena de (Mauricio) Macri; a esto hay que entenderlo también, son los mismos que defienden los intereses de los que se colgaron de las fuerzas armadas para que éstas hicieran el trabajo sucio.

-El texto Nº 4 de la magnífica obra “Taki Ongoy”, de Víctor Heredia, refiriéndose al gran alzamiento diaguita de 1630, dice: “No fue la nuestra una lucha de bárbaros contra seres civilizados, no lo fue. Luchábamos por la libertad y don Juan Chelemín, el bravo cacique, fue nuestro líder y guía”. ¿Cuál es el punto en común entre aquel líder indígena y una víctima del terrorismo de Estado como fue Nelly Yolanda Borda, parte de la trama de tu película?

-El eje central de la película “El jardín de Juan Ctkhealiemín”, que se estrenó el 24 de marzo de 2014 en el Cine Teatro Catamarca, es que la historia se repitió en ambos casos. Es  difícil probar el tema de la entrega, pero lo que se conoce a nivel de voz popular es que hubo entrega en los dos casos. En el caso puntual de Chelemín, fue el indio Utis Amaya el que lo entregó y en el suceso de Nelly Yolanda Borda ocurrió lo mismo. Se conoce perfectamente que semanas previas a su desaparición hubo gente que estudió bien la zona de Belén, ya había sido marcada. En Londres (Belén) se estacionaron 3 camiones con militares que mintieron que iban en busca de traficantes de drogas cuando en realidad el operativo era para secuestrar a Yolanda. Fue una crueldad y una animalada, era una simple militante política que realizaba un fuerte trabajo social; tenía todo el derecho del mundo a compartir un ideario con otros compañeros, lo que por supuesto no justifica para nada que haya sido secuestrada un 27 de enero de 1977, y nunca más se supo de ella.

-Sobre tu película hubo una infeliz frase de la diputada Buenader, cuando dijo que habría que preocuparse más por los derechos humanos de los vivos. ¿Te merece alguna opinión?

-No hay ningún justificativo; si lo hubiese pensado dos veces, seguro que no lo dice… el tema es que hay que pensar. Debería preguntarse mejor qué hice yo cuando se estaban llevando a catamarqueños en aquella época. Habría que preguntarle qué hizo. Lo de esta señora fue una utilización política de baja estofa. De más está decir respecto de los derechos humanos que todavía hay muchas cuestiones por solucionar.

-En este 24 de marzo se notó la ausencia en los diarios locales de pronunciamientos sobre la fecha por parte de varios partidos políticos, entre ellos la UCR. ¿Qué significado tiene para vos?

-Se trata de un indicativo claro de ese compromiso que tuvo ese partido con sus hombres trabajando para aquel proyecto, básicamente aquí en Catamarca. A nivel nacional hay muchas cosas que se pueden objetar, pero al menos hay un compromiso mínimo por parte de los partidos políticos, excepto –y en esto quiero poner mucho énfasis- una fracción política raramente cipaya por tradición, el Partido Comunista, que estuvo muy comprometido en el ‘43 con la Unión Democrática y ofreció sus militantes en el ‘55 para perseguir y cazar peronistas y, además, son los que levantaron en el ‘76 la consigna de que (Jorge Rafael) Videla era democrático. Lo más triste de la UCR es que rompió, con el acuerdo con (Mauricio) Macri, una línea histórica que tuvo su eje en el pensamiento de Hipólito Yrigoyen.

Foto de Victor Martinez 3

-¿Qué tiempo te llevó hacer la película “El jardín de Juan Ctkheakiemín”?

-Empecé a trabajar en la investigación en el 2011 y la terminé en febrero del 2014. Tengo que agradecer de manera especial a Belén, siempre digo que la película es de Belén, es de Catamarca, yo apenas fui un instrumento, nada más. El gobierno provincial se portó muy bien conmigo, y fue un orgullo que la gobernadora Lucía Corpacci estuviera presente el día del estreno, que la secretaría de Cultura la haya auspiciado y que la declararan de interés cultural los concejos deliberantes de Belén y de Santa María.

-Resulta saludable hablar sobre los derechos humanos con la más absoluta libertad, pero si como dicen el peligro siempre está al acecho, ¿no crees que está faltando mayor educación sobre el tema para conocimiento de las nuevas generaciones?

-Un tema clave, sin lugar a dudas. En términos curriculares, es una gran falencia que tiene el sistema educativo por aquello de que no se puede querer lo que no se conoce y creo que en nuestro país hace falta, esencialmente, como decía un gran antropólogo como Guillermo Magrassi, mirarnos un poco más hacia adentro. Esto es lo que tiene que enseñar la escuela: mirarnos entre nosotros y valorar lo que tenemos. Todas esas cosas, que enaltecen a la condición humana, el sentirse americano, no se conocen en profundidad. Erróneamente, se prioriza el tenés que ser y para poder ser tenés que tener y se deja lado lo prioritario que es el estar, el sentarse una tarde, tomar unos mates y ver el atardecer; esto, que constituye un lujo en la vida, no lo tiene cualquiera.

-¿Quién está en deuda con los 30 desaparecidos en Catamarca?

-Creo que existe una realidad indiscutible y que en algún momento se debe replantear el tema como sociedad, y pensar seriamente en esta vida democrática, a la hora de emitir un voto por ejemplo, quiénes son los confiables. Aquí hay responsabilidades concretas y si bien no se puede hablar de complicidades de carácter exprofeso, cuando se acompañan estos procesos con el silencio se termina siendo cómplice. Hay que asumir esa verdad que se vivió en la provincia y que se ocultó por mucho tiempo, alguna vez alguien tiene que decir y hacer algo. En la película, bien lo dice el Dr. Guillermo Díaz Martínez: ¡Cómo puede ser que en el juicio a los represores en Catamarca, a ningún docente de la carrera de Derecho se le haya ocurrido llevar a los alumnos! Y la Universidad Nacional de Catamarca es una casa de altos estudios que tiene que responder al pueblo catamarqueño y no a un determinado sector político.

-La escuela no debería ser cómplice del silencio, de algo así como “de esto no se habla”.

-¡Por supuesto! Pero hay algo muy contradictorio: en la escuela, a lo largo de los ciclos primario y secundario, se habla bien de un criminal, concretamente Sarmiento.

-¿Domingo Faustino?

-Claro, un tipo que decía abiertamente “no hay que ahorrar sangre de gauchos, porque no vale nada”, y encima tiene un himno. Y yo no estoy en contra de Sarmiento porque sí nomás, simplemente digo que hay que mostrar la realidad. El mismo (Arturo) Jauretche dice que todo lo que crearon en torno a la figura de Sarmiento son mentiras. Entonces, si esa historia se inculca a fuerza de insistencia, me pregunto por qué nosotros no podemos empezar a insistir en el otro objeto, que significa comenzar a revisar toda la historia. Con esto no queremos ser los dueños de la verdad, pero discutamos los distintos puntos de vista esgrimiendo argumentos sólidos; no se puede estar todo el tiempo sosteniendo la idea de que hay puntos que es mejor ocultarlos, porque a la larga o a la corta eso salta a la vista. La memoria popular es el cofre más sagrado que existe, no olvidemos.

-El país se debate en un clima exasperado de todos contra todos. ¿Es que no hay un punto en común y, peor, la sensación de que nada nos une?

-Yo creo que hay puntos en común y es que debemos entender cabalmente qué es lo que se entiende por Patria, por nación, por pueblo; hay distintas concepciones y desde ya todas respetables, pero debemos tener en claro cuál pensamiento priorizamos en función del bien común, y aquí es donde saltan las diferencias.

-¿Por qué peronista?

-Tengo dos referentes en mi vida para haber entendido lo que es el peronismo: mi abuela, la mamá de (Manuel) Isauro Molina, doña Aurora Molina, y por supuesto Isauro, por quien tengo una gran admiración, porque dedicó su vida íntegramente a defender los ideales peronistas. Lo que le pasó a manos de los militares fue muy triste, y si yo soy peronista en gran medida se lo debo a él.

-¿Por qué crees que el silencio le fue ganando a la memoria en Catamarca en los últimos años?

-Porque hay un trabajo sistémico muy fuerte en el cual mucho tienen que ver los medios de comunicación. La educación formal compite con la educación informal, la cual dan los medios, con una clara desventaja, porque un chico puede estar 4 ó 5 horas por día con un docente, mientras el televisor, por ejemplo, lo bombardea durante 12 horas diarias; en esto hay que trabajar, y bastante. También están las campañas publicitarias, que muestran cómo se puede lograr todo con la ley del menor esfuerzo, y en esto se ha trabajado –vaya casualidad- desde el 24 de marzo de 1976 en adelante y se ahondó en el orden nacional en la era menemista, que fue algo así como la frutilla del postre.

-¿Qué recuerdos tenés de la “Fray Mamerto Esquiú”, tu escuela?

-A la “Fray” le debo todo, escuela a la que fui desde el jardín de infantes. Recuerdo que en esa institución, junto a los chicos más humildes del secundario, armamos un grupo estudiantil al que le puse el nombre de “ENUT” (Estudiantes Normalistas Unidos Triunfaremos), ya venía encarando para el lado de “unidos triunfaremos”, como dice la Marcha Peronista.

-Hoy, en la vida cotidiana, ¿qué te hace expresar “que lo parió” y qué te hace decir “esto me gusta”?

-Detesto la hipocresía, no la entiendo, y hasta admito que soy intolerante con ese tema, ahí cabe el “que lo parió”; por el contrario, me despierta mucha admiración la dignidad del pueblo humilde, ese que te da todo sin pedir nada a cambio. Uno lo puede comprobar cuando va al interior, donde alguien te ofrece su catre para dormir y ese alguien duerme en el suelo, y tiene esos gestos sin ningún tipo de especulación. Se perdió eso de “voy a hacer una gauchada” sin pensar en una recompensa, y esto es lo que me gusta.

-¿Cuánto vale tener ideales?

-¡Sin lugar a dudas: mucho! Es la savia que alimenta y le da sentido a la vida; vivir sin ideales es muy triste, tan triste como vivir sin dignidad. Es linda esta cosa de valorar el esfuerzo, de obtener logros mediante el sacrificio