POLÍTICA: Modos de hacer y practicarla según pasan los años.

15 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

foto mia 2

Por Victor Leopoldo Martinez

“Entre un dicho y el hecho hay un largo trecho” reza un viejo adagio popular. La prueba de tan acertado refrán se la encuentra fácilmente con solo escuchar a cualquier joven elogiar sabidurías de viejos ya “muertos” que encuentran en registros gráficos varios y se encuadran a la perfección en el “dicho” del proverbio anterior (algo rescatable por donde se lo mire), mientras lo que menos hacen es escuchar y aprender de los viejos “vivos” a quienes generalmente se los trata de “desactualizado”, algo que también calza a la perfección en el “hacer” subrayado más arriba. Seguramente será una torpe ley de vida propia de humanos. Lo cierto es que a todos nos pasó cuando jóvenes. ¿Quién no desacató consejos paternos con un “vos no entendés las cosas de estos tiempos”? Esta rebelión juvenil “naturalizada” por la modernidad y luego por la posmodernidad no fue –ni es- otra cosa que cambios culturales asentados en las formas; nunca en el fondo de las cuestiones formativas y sustanciales de la vida. La búsqueda del consejo experimentado al que se acudía en otros tiempos depositado en viejos que sabían mucho no solo por “zorros” sino –y más que nada- por viejos (los tan elogiados “Consejos de Ancianos” a los que acudían nuestros ancestros, o la actitud diferente que despertaba en nosotros las comprensión y paciencia presente en nuestros “abuelos” a quien siempre les poníamos oídos) hoy está más ausente que nunca desde que se instaló el posmodernismo, fenómeno que se encargó de exacerbar el despreció por las experiencias (buenas y malas; de ahí su valor empírico) que a modo de enseñanzas nos regala casualmente el pasado.

Por suerte para nuestra especie, este fenómeno no afectó –ni afecta- a todos; solamente a algunos; que desgraciadamente son mayoría.

Así las cosas, esta introducción tiene un sentido práctico cuando como reflexión, es llevada a la política, madre de todas las relaciones humanas dentro de proyectos que buscan “organizar una comunidad”.

Recuerdo con mucho cariño todas las enseñanzas que recibí de viejos sindicalistas que se hicieron peronistas como consecuencia de frustrantes tropiezos anteriores, de conocer y convivir en antaño con falsas promesas que siempre habían quedado como simples expresiones de deseos de socialista y comunistas “teóricos” dentro de bonitos y progresistas discursos “vanguardistas”, copiadores de experiencias europeas. La aparición en 1943 del Coronel en la recién nacida Secretaría de Trabajo y Previsión les comenzó a cambiar la vida y a posibilitarles transformar en realidad los sueños de una vida digna. Perón no regaló nada a nadie porque nunca pensó en humillar la condición humana. Perón creo las condiciones políticas que facilitaron el ascenso de los trabajadores, de los desclasados y de los desprotegidos a una vida respetable y justa. El “viejo” los convenció con sus hechos: “Mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar”. A partir de ese momento la clase trabajadora argentina prestó sus oídos a los dichos de Perón y se hizo peronista.

Cuento esto como una experiencia personal para rescatar el valor del aprendizaje que se incorpora tomando prácticas ajenas que encierran valor empírico. En mi caso y antes de conocer a Perón mi maestro político fue un dirigente gremial a quien supe escuchar con unción en sus charlas militantes (cátedras populares) sobre cómo seguir la conducción política de un viejo zorro como Perón. Cervecero el hombre para más dato. Por entonces (finales de “60” comienzo de los “70 del siglo pasado) éramos jóvenes y con esa mística propia de la edad nos vanagloriábamos de pertenecer a la gloriosa JP, algunos enarbolando las banderas de la resistencia peronista nacida el 16 de septiembre de 1955. La mayoría quedó prendida de esa mística heroica propia de los años jóvenes y miraban el horizonte sin saber cuál “colectivo” tomar. El mayo francés de 1968 aparecía en mentes universitarias como el paradigma  para las “acciones” locales sin percatarse la inutilidad de experiencias ajenas cuando se desconoce la idiosincrasia del pueblo cuya dignidad se pretendía reivindicar.    

Otros, y sin perder esa mística, buscábamos sabiduría en la experiencia política de aquellos viejos militantes obreros, algo que nos ayudó a entender la política nacional y verla con ojos criollos, razón de ser de nuestro perseverante peronismo que, gracias a Dios y a la experiencia recibida de aquellos sabios y viejos peronistas, nos acompaña hasta el día de hoy.

Hoy, lamentablemente, la historia vuelve a repetirse y dejo al lector hacer la traspolación correspondiente. Pero vale la pena aclarar; se puede tropezar con los mismo peñones una y otra vez solo cuando lo señalado anteriormente desgraciadamente no es tenido en cuenta.

CRISTINA Y PERON

Los tres últimos gobiernos peronistas encabezado por Néstor Kirchner y continuado por su compañera Cristina Fernández fueron peronista porque plasmaron políticas sociales peronistas reinstalando una cuota de justicia para con la clase trabajadora y los desprotegidos; porque implementaron políticas soberanas en defensa de los intereses de la Patria de neto corte peronista, y porque aplicaron medidas económicas con criterio propio, independiente de intereses foráneos. Pero desde el 2011 “progresista de izquierda” con su anti peronismo a cuesta como odio visceral latente se acercaron y se colgaron de las faldas de la compañera buscando transformar este último Kirchnerismo en esa instancia superadora del peronismo, sin entender (como antes, como siempre) por donde pasa la Revolución Nacional y Popular que nunca dejó de tomar al peronismo como matriz ideológica desde que apareció en la escena política nacional contemporánea.

Con su asistencia a la reunión en la sede del PJ Nacional de la Calle Matheu en la C.A.B.A. dejando su casa (el Instituto Patria), y en una fecha clave -14 de mayo del 2019-a sus sentimientos, Cristina mando una señal clara y contundente. Dio la necesaria lección de su compromiso con el peronismo que el momento histórico demanda, y puso en el tapete político actual su innegable condición y decisión de conducir desde el peronismo la recuperación de la Patria del fango al que nos arrastró este infame y cipayo gobierno macrista que hoy solo es un vil sirviente del FMI y de intereses sinárquicamente financieros manejados por el sionismo internacional con fuertes intereses en la región.

Pero hay que recordar que fue ese “Cristinismo” kirchnerista obsecuente el que nos llevó a la derrota en el 2015 y el responsable de las penurias hoy padecida por el pueblo argentino a manos de un gobierno inescrupuloso conformado por uno manga de ignorantes y codiciosos. El tema es que hoy corremos el mismo riesgo frente a un futuro posible y esperanzador. Esa “progresía” ahora intenta regresar con su purismo ideológico de base foránea nuevamente colgados de las faldas de Cristina. Esta vez lo hacen tomando diferente plataformas comunicacionales buscando volver a instalar la dicotomía Kirchnerismo-Peronismo. Periodistas y comunicadores de medios opositores que se asumen como paladines de la lucha contra el gobierno macrista no dejan de utilizar la palabra kirchnerismo para todas sus bajadas políticas denostando de paso a dirigentes peronistas que no hacen lo que ellos creen se debe hacer.

Lo grave es que “soldados del pingüino/a” y colgados de ese “hay que sumar” y “sumarse porque el enemigo es el macrismo y el FMI”, el arduo trabajo que le espera al seguro gobierno peronista para el caso de recuperar el poder político-institucional el 10 de diciembre, puede llevarnos a sufrir la misma frustración y tirar por la borda nuevos logros de la misma forma que se tiraron por la borda los logros de los últimos 12 años de gobierno peronista.    

Perón utilizaba metafóricamente un aforismo popular para explicar el arte de conducir: “Para hacer un buen adobe se requiere de buena tierra, pero también de bosta y paja” Ahora bien, Perón nunca perdió de vista que la buena tierra (la clase trabajadora) era lo fundamental para la elaboración de ese adobe; pero que la bosta nunca dejaría de ser bosta como la paja (intelectual) jamás dejaría de ser tal.

Si los “nuevos y jóvenes peronistas” no toman en cuenta las enseñanzas históricas que recogió la vieja militancia peronista en la construcción del Movimiento Nacional Justicialista (no digo partido que es solo una herramienta electoral según lo establecido por el propio Perón) en ese trágico pero heroico derrotero que trajo al peronismo hasta aquí, y vuelven a cometer los mismos errores   del pasado reciente, ya no será culpa de los “viejos peronistas” sino de un caprichoso y perverso juego llevado adelante por viejos imberbes del pasado que hoy se dedican a engatusar adolescentes y jóvenes sobre los “errores y Perón y los peronista” aduciendo que la única revolucionaria del fenómeno nacido en 1945 y que tanto odian fue Evita.

Los peronistas somos respetuosos del legado de Perón y Evita y defensores de compañeros Peronistas como Néstor y Cristina. Por la patria y por ellos nos jugamos.

Anuncios

De intelectuales vernáculos y otras yerbas

10 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO. De nuestra redacción

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

En una nota sin firma publicada por www.perfil.com en https://m.perfil.com/noticias/politica/la-tragedia-personal-de-macri-la-mezquindad-de-cfk-y-otras-10-frases-de-beatriz-sarlo.phtml?rd=1 que comenta una entrevista realizada por los periodistas María O’Donnel y Ernesto Tenembaum en el programa “Corea del Centro” (Net TV) a Beatriz Sarlo (periodista y ensayista) aparecen 11 señalamientos que el redactor decidió calificarlos como: “… una selección de sus mejores comentarios en la entrevistada” (sin darle la posibilidad al lector decidir sobre si en realidad lo son). Lo cierto es que el redactor ya resolvió por el lector y la cuestión está cocinada por su decisión; típica actitud de ese periodismo que se dice “no manipulador e independiente”. La elección no fue casual. Mixturó palos de la Sarlo al macrismo inoperante (algo que a esta altura del partido no requiere la condición de intelectual para repartirlos en esa dirección) y resentidos garrotazos políticos, morales y estéticos a Cristina; cuestiones que nacen de la envidia al talento ajeno en este último caso.  

De todos modos resulta interesante tomar esta antojadiza “selección” de comentarios para desmenuzarlos y así auscultar pasado y presente político de nuestro país, razones y pifies de personajes que yo, sin mucho esfuerzo, puedo asociar a otros personajes “progresista” que volvieron a reaparecer en estos 2 últimos meses mediáticamente en algún canal y/o radio que “sin querer queriendo” están direccionando su accionar por las mismas arterias de errores que anteriormente se cometieron con la “experiencia 678”. Criticar y hacer “oposición mediática” contra la desastrosa no-gestión macrista resulta hoy por hoy un juego -si se quiere- de niños. Pero ciertas ayudas a la oposición desde dichos medios corriéndola por izquierda vuelven a parecerse a esos caminos empedrados de buenas intenciones que terminan conduciéndonos al infierno. Me estoy refiriendo a esos personajes que haciéndose bien los “dolobus” como esos perros que tiraron la olla y corriéndose de toda responsabilidad por este devastador presente Macrista que ellos ayudaron a instalar boicoteando en su momento la campaña del candidato peronista Daniel Scioli por dar uno de los tantos ejemplo. “Poco importa quien vaya a ser el candidato y si pierde Cristina en el 2015. Este gobierno ya generó ese 30% de la población del país que necesita en el futuro para fortalecer el kirchnerismo”, manifestó uno de esos personajes en la Pcia. De Catamarca el 14 de Julio del 2014 (1 año y 3 meses antes de las presidenciales) en una charla que brindo en la sala Ezequiel Soria desnudando su odio visceral hacia el peronismo. Ud. lector/ra descubrirá de quien se trata en los renglones que siguen.

Veamos:

Nuestros “intelectuales –auto-considerados- progresistas” son además y esencialmente autoreferenciales, con fuerte tendencia a mirar pajas en ojos ajenos a pesar de las vigas presentes en los propios. Según la nota de Perfil, Beatriz Sarlo calificó a C.F.K. en el punto 7 de esta selección hecha por este medio, de “¿autocentrada?”. Pero… en el punto 1 dice: .-“Yo creo que nadie me esperaba en el macrismo….” En mi caso y con cara de preocupación me pregunto: ¿Quién era la autocentrada? Y en términos jocoso también podría preguntar ¿Cómo pueden haber sido tan estúpidos los del PRO de olvidarse en el convite a la fiesta de CAMBIEMOS de Beatriz? Sarlo está indignada por ese “no tenerla en cuenta”, y cuenta detalles de sus coqueteos con el PRO cuando gobernaba la C.A.B.A. algo que exacerba su bronca: “En el primer macrismo, soy amiga de alguna gente de la cultura, como Avelluto o Telerman. Pero nadie me esperaba. Y creo que a los demás no les interesó. ¡Que descorteses! ¡Lindos amigos los de la Sarlo! Con amigos así no necesita de enemigos. Hasta aquí todo lógico y muy normal viniendo de la Beatriz Jauretchana[1] siglo XXI.

FORSTER-SARLO

Pero a renglón seguido blanquea algo que en su momento nuestro director (V.L.M.) lo señaló en su artículo “La Intelectualidad y el pensamiento nacional” publicado entre otros medios por nuestra Revista EL EMILIO, reproducido por la Revista IDA & Vuelta (http://revistaidayvuelta.blogspot.com/2014/08/la-intelectualidad-y-el-pensamiento.html ), y el 4 de agosto del 2014 por el matutino de Catamarca ELESQUIU.COM: https://www.elesquiu.com/testimonios/2014/8/4/intelectualidad-pensamiento-nacional-156599.htm . Sarlo dice: “Porque así como el kirchnerismo estaba profundamente interesado en reclutar intelectuales, al macrismo no le interesa eso en absoluto” Y Sarlo no miente. Ricardo Forster, el que fuera Coordinador Estratégico del Pensamiento Nacional dentro del marco el Ministerio de Cultura de la Nación de nuestro gobierno, que resuelve la incógnita sembrada más arriba, dijo en un reportaje publicado por Pág/12 el domingo 27 de Julio del 2014 (ver: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-251643-2014-07-27.html ) y ante la siguiente pregunta: “–Usted anunció públicamente que invitará a Sarlo para algunas de las actividades. ¿A qué actividades?” Forster respondió: –Cuando digo Beatriz Sarlo, también pienso en Juan José Sebreli, Carlos Altamirano, Horacio Tarcus, Maristella Svampa y Luis Alberto Romero, para tomar una diversidad de actores de la vida intelectual académica argentina. Beatriz podría perfectamente participar de “Los Frondizi”, que incluye a Arturo, a Risieri y a Silvio, porque me parece que es una pintura extraordinaria de la compleja trama de la vida política, intelectual, académica argentina. Como describiera V. L. Martinez en su nota: “Lo más reaccionario –salvo algún nombre- a nivel pensamiento, todos en una misma bolsa; y no creo que sea para domesticarlos.”

Ahora queda más claro que nunca que nuestro gobierno dormía con el enemigo. En ese mismo reportaje Forster llegó a manifestar: “romper dogmatismos hacia adentro del campo nacional y popular para ensancharlo, ampliarlo, provocarlo, discutirlo. Atravesar aquellas palabras entumecidas y equívocas como “pensamiento nacional”, re significarlas críticamente.” La argentinidad como tal es una invención, algo en debate; sus fronteras son lábiles, sus contradicciones inmensas.¡Claro que está en todo su derecho decir y masturbarse ideológicamente; pero no como funcionario de un gobierno Nacional y popular; y menos Peronista! Un “intelectual” que manifiesta semejante estupidez como la que esta subrayada siendo ¿Coordinador Estratégico del Pensamiento Nacional? indica dos cuestiones: a).-Error gubernamental a la hora de elegir para un cargo así, y b).- Fundamentalmente comprobar la tremenda deformación cultural que padece la “intelectualidad progresista” en general y la allegada al kirchnerismo en particular que nuevamente pretende regresar a la escena política colgados de las faldas de Cristina.

Que Beatriz Sarlo manifieste en un reportaje: “Cristina me parece una política mezquina, una política cortoplacista, que siempre está hablando de un futuro que parece que está hablando del siglo tres mil (…) La mezquindad de un político es uno de los peores rasgos que puede tener y yo creo que Cristina es absolutamente personalista, autocentrada y por ende, mezquina” no hace otra cosa que mostrar las disparatadas contradicciones propia de la “inteligencia vernácula. Una política “cortoplacista” por lo general no habla del siglo 3 mil, habla de cómo solucionar políticamente los problemas sociales en lo inmediato. Si habla del futuro es porque al presente lo ve con criterio de prospectiva.

Que Beatriz Sarlo aseguré: “Ella nunca fue peronista. Su idea fue siempre kirchnerismo y antikirchnerismo, o cristinismo y anticristinismo”, está en la misma dirección de lo aspirado por su frustrado convocador Forster (que para el caso de regresar al poder, espero que Cristina, lo mantenga como hincha sin cometer el mismo error del pasado).

CristinaPor último, que Beatriz Sarlo diga: “Yo creo que ella explotó muy bien su condición de mujer permanentemente. Si hay alguien que no ha sufrido su condición de mujer es ella. Pero cada uno puede hacer de su historia la versión que quiere”, no hace otra cosa que desnudar mucha impotencia frente a tamaño talento político, un alto grado de envidia femenina frente a graciosa y atractiva figura y ese ¿Por qué carajo no me tocó a mí?

Nota:

[1] El personaje analizado por Jauretche en “El medio Pelo en la sociedad argentina” se llamaba Beatriz Guido, autora de “El Incendio y las vísperas”.

 

Para no despertar suspicacias va a continuación lo publicado por Perfil:

“A continuación, ofrecemos una selección de sus mejores comentarios según el redactor de la nota en http://www.perfil.com:

1.-“Yo creo que nadie me esperaba en el macrismo. En el primer macrismo, soy amiga de alguna gente de la cultura, como Avelluto o Telerman. Pero nadie me esperaba. Y creo que a los demás no els intereso. Porque así como el kirchnerismo estaba profundamente interesado en reclutar intelectuales, al macrismo no le interesa eso en absoluto”.  

2.-“Estoy muy preocupada por la imagen que los políticos argentinos transmiten sobre la Argentina, empezando por Macri, que dice que este es un país fantástico, que está abierto a todas las oportunidades, que en cuanto esto se normalice un poco vienen los inversores y los vas a tener que parar en Ezeiza por las cantidades de dólares. Esa imagen muestra un país atractivo que no es”.  

3.-“Para Macri, no ser reelecto sería el fin de una tragedia personal. Consiguió ser presidente de la República y fracasó, por eso jamás le va a dejar el lugar a María Eugenia Vidal. Preferiría no ser reelecto en ese caso. Hizo una presidencia que puede ser calificada como fracasada, pero eso también es una tragedia personal”.  

4.- “Mantengo mi respeto hacia Lavagna en el sentido de su currículum. Es uno de los pocos políticos argentinos que tiene un currículum exitoso. Entró al gobierno, tomó una crisis que estaba estallando, hizo salir de esa crisis y después Kirchner lo sacó. Mantengo un respeto intelectual y político muy fuerte hacia él. Creo que los políticos argentinos más conscientes de ese momento como Duhalde y Alfonsín fueron los que impulsaron que Lavagna entrara en ese gabinete y eso me parece que es un buen currículum cuando todos tienen currículum de desastre.  

5.-“Me hubiera gustado más que en esta kermese de pactos que quieren firmar con los 10 puntos Lavagna hubiera seguido teniendo la posición que uno de sus asesores anunció hace días, que dijo que ellos no hacen pactos. (…) Uno podría decir, como se hace de los buenos cantantes, que es un ‘buen tiempista’, es decir nunca se apresura a la música. Pero el gran cantante, en algún momento canta al unísono con la nota. Y creo que queda muy poco tiempo, y es un político que a mí me gustaría ver disputando unas elecciones. Me parece que le está quedando poco tiempo.   Beatriz Sarlo dijo que lo que más teme de una segunda presidencia de Mauricio Macri es “la miseria creciente”.  

6.-“No entiendo por qué la idea de la grieta, que yo creo que habría que abandonar un poco, gobierna todo. Es decir, si vos vas para atrás, en la Argentina las leyes fundamentales que hasta hoy son política de Estado, fueron sacadas con arduas votaciones, discusiones y polémicas. Y después se convirtieron en políticas de Estado. No hay necesidad hoy de firmar un contrato”.  

7.-“Cristina me parece una política mezquina, una política cortoplacista, que siempre está hablando de un futuro que parece que está hablando del siglo tres mil (…) La mezquindad de un político es uno de los peores rasgos que puede tener y yo creo que Cristina es absolutamente personalista, autocentrada y por ende, mezquina”.  

8.-“Ya me dijeron muchos kirchneristas, gente que volvió al departamento de Cristina después de años y años: ‘no te imaginás lo cambiada que está’. Y nada, no me lo imagino. Hay un discurso que simula que ‘no te imaginás lo cambiada que está’. (…) Ella nunca fue peronista. Su idea fue siempre kirchnerismo y antikirchnerismo, o cristinismo y anticristinismo”.  

9.-“Ahora revisten a Cristina de una tradición histórica a la cual ella nunca se reclamó. No sé si porque no la aprendió en la universidad, pero la gente la recuerda muy vagamente o no la recuerda en la militancia en la universidad. Pero ella, ¿peronista? Nunca se manifestó. Es como si no conociera la tradición peronista. Su discurso es kirchnerismo y antikirchnerismo y lo que el kirchnerismo vino a traer”.    

10.-“Cristina Kirchner tiene un discurso carismático, tiene un efecto de conquista masiva de voluntades y sentimientos. Yo creo que ella explotó muy bien su condición de mujer permanentemente. Si hay alguien que no ha sufrido su condición de mujer es ella. Pero cada uno puede hacer de su historia la versión que quiere”.  

11.-“Macri con los radicales no ha discutido nada. Por eso me parece un poco hipócrita eso de los pactos en un presidente que gobernó tres años y medio sin preguntarle ni a los radicales, que le dieron toda la potencia territorial para poder ser electo, qué les parecía algo. Nada, no los llamó”. (Fuente http://www.perfil.com).


HOMENAJE DE REVISTA EL EMILIO A MARÍA EVA DUARTE DE PERÓN (EVITA) AL CUMPLIRSE EL CENTENARIO DE SU NATALICIO

7 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, de nuestra redacción

ADELANTOS DEL LIBRO “DOS MUJERES, UN PUEBLO” -TOMO III-A  DE CUADERNOS EL EMILIO- DE INMINENTE APARICIÓN ESCRITO POR NUESTRO DIRECTOR.

TAPA

CONTRATAPA

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10


EL ÚLTIMO 1 DE MAYO DE UN PUEBLO CON SU AMADO LIDER.

1 mayo 2019

C.A.B.A. Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, en el día internacional del trabajor y el trabajo.

PERON Y EL 1 DE MAYO (1)

Ariel MagirenaPor Ariel Magirena

En otro aniversario de una plaza en disputa me parece oportuno volver a denunciar el relato con el que “progresistas”, la derecha local, el imperialismo y peronistas que siguen aferrados y alentando una interna provocada por la CIA para fracturar el frente Nacional y Popular sostienen sin rigor ni comprensión históricos lo que sucedió aquel 1 de mayo de 1974. Sorprende que todos esos sectores coincidan en una falacia burda como la del supuesto que “Peron echó a los montoneros de la Plaza”. No hay ningún tramo del discurso en el que eso se explicite. Tampoco es cierto que haya atacado a la juventud, sino a “esos estúpidos que gritan” insultos mientras él reivindicaba la resistencia peronista en la que el sindicalismo había ocupado un lugar fundamental mientras que “hoy resulta que algunos imberbes pretenden tener más mérito que los que durante veinte años lucharon”(J.D.P.)

Omiten a propósito, los propagandistas de esta infamia, que era 1º de Mayo: el primer y único después del golpe y el exilio. El primer y único contacto directo de Perón con la masa trabajadora, columna vertebral de nuestra revolución. 

Era un acto de homenaje a la clase trabajadora, pero un sector de la juventud “se comportó como un niño celoso del cumpleaños de su hermano mayor”, según me describiera mi padre, peronista y montonero, protagonista junto a cientos de miles de argentinos de aquella historia.

Con amargura y bronca leí en estos últimos días el editorial de un prestigioso periodista en una inusual autocrítica, que sin embargo envenenaba diciendo que Perón censuraba en Montoneros aquello que les había alentado en los últimos años; como si las acciones de resistencia y desestabilización a una dictadura tuviesen algún sentido en tiempos de democracia, que es el carril por donde transita la revolución peronista. Como si las “formaciones especiales” no fueran, precisamente, especiales y para atender momentos de urgencia y coyuntura.

Era también un 1 de mayo sin Rucci, el delegado de Perón para la renovación sindical, mandatado para conseguir las renuncias de las cúpulas en la oportunidad en que fue asesinado. Y, sobre todo, fue la anteúltima cita del Pueblo con su líder.

Como parte del plan del imperialismo para negar, infamar y ocultar al peronismo, la anécdota de la Plaza busca ocultar un hecho indeseable por el poder hegemónico que es la presentación ante la Asamblea Legislativa del Modelo Argentino para un Proyecto Nacional: el legado político, filosófico y doctrinario de Perón que se proponía como base de discusión de la nueva Constitución Revolucionaria para la que previó un llamado a elecciones constituyentes en 1975.

Por eso quiero, en este 1 de Mayo, reivindicar al que supo ganarse el titulo de primer trabajador por haber hecho por los asalariados mas que ningún otro en el mundo y en la historia de la humanidad.


ANGELELLI, GUARDIAN Y EJECUTOR DE SECRETOS CONCILIARES

30 abril 2019

La Rioja, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestro enviado especial

MARTIRES RIOJANOS

V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

Para poder entender el cómo y por qué los mártires riojanos llegan a ser beatificados, primero se debe conocer, aunque sea de manera somera, la historia de la iglesia católica como institución universal, sus leyes y objetivos.

El desconocimiento por parte del hombre común del significado y sentido de palabras como “concilio”, “derecho canónico”, desconocimiento muy presente en muchos creyentes que solo se mueven por una cuestión de fe, resulta hasta cierto punto comprensible. En sus fantasías estos términos juegan como mágicos y solo asociados a lo metafísico. Nada más alejado de la verdad y de la realidad terrenal. Concilio es una asamblea de autoridades religiosas donde participan obispos y otros eclesiásticos, hombres comunes que optaron por practicar y predicar el amor al semejante, a la justicia social, a la solidaridad, fomentando la hermandad entre los hombres, valores inculcados por Jesús, aquel que dijo ser el hijo de Dios hecho hombre en esta tierra.

En este caso, los concilios a los que me refiero están organizados por la Iglesia Católica. En ellos se delibera sobre materias doctrinales y cuestiones disciplinarias. Cuando es Ecuménico la participación se abre a representantes de todo el mundo.

Uno de ellos fue el Concilio Ecuménico Vaticano II (lugar donde se desarrolló). Convocado por el Papa Juan XXIII (1962-1965), en principio lo presidió él mismo hasta finalizar su primera etapa –otoño de 1962-. Las tres sesiones siguientes que concluyeron en 1965, fueron convocadas y presididas por Pablo VI, su sucesor. En este Concilio estuvo Angelelli, el que luego sería Obispo Riojano.

Si bien es cierto que el poder eclesiástico tradicional y conservador enquistado en el Estado Vaticano, logró finalmente torcer -en partes- las resoluciones finales que surgieron de aquel encuentro, no es menos cierto que en ese Concilio aparecieron figuras extraordinarias como la del arzobispo brasileño Hélder Cámara, aquel que inmortalizó la frase: “Cuando doy comida a los pobres, me llaman santo. Cuando pregunto por qué son pobres, me llaman comunista”.

muralesangelelli

El “Vaticano II” fue un concilio pastoral, no dogmático. De esto da cuenta “GAUDIUM ET SPES” aquella CONSTITUCIÓN PASTORAL que surgió en aquel encuentro y del cual extraigo algunos conceptos para entender la pastoral social que llevó adelante Enrique Angelleli, acompañado por el sacerdote profeso de la orden de frailes menores Carlos de Dios Murias, el presbítero y misionero francés Gabriel Longueville y el laico Wenceslao Pedernera, todos ellos asesinados por la última dictadura militar; hoy gracias a la gestión del Papa Francisco, Beatos de la Iglesia católica:

“Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente más humano que no encuentre eco en su corazón…     Es la sociedad humana la que hay que renovar.”

“Al proclamar el Concilio la altísima vocación del hombre y la divina semilla que en éste se oculta, ofrece al género humano la sincera colaboración de la Iglesia para lograr la fraternidad universal que responda a esa vocación. No impulsa a la Iglesia ambición terrena alguna. Sólo desea una cosa: continuar la obra misma de Cristo, quien vino al mundo para dar testimonio de la verdad, para salvar y no para juzgar, para servir y no para ser servido.” Enrique Angelelli respetó esto; se alejó de la pompa eclesiástica, renunció en vida a todos los símbolos del poder eclesiástico y se puso a caminar a la par de los pobres, a servir al pueblo pobre, al pueblo humilde riojano, pueblo injustamente castigado por el sistema imperante donde prevalecía la injusticia social. Angelelli trató de llevar un poco de dignidad para esas vidas tan castigadas por el olvido de gobiernos, de egoístas clases sociales, vidas explotadas por el poder económico.

Pero esta decisión tomada por Angelelli tiene que ver con algo muy especial que ocurrió en aquel cónclave Vaticano II. Hélder Cámara fue uno de los proponentes y signatarios del Pacto de las catacumbas, un documento firmado por cerca de 40 padres conciliares el 16 de noviembre de 1965, después de celebrar juntos la Eucaristía en las Catacumbas de Domitila en Roma. Entre esos 40 curas estuvo Enrique Angelelli. En ese pacto los curas firmantes se comprometieron a caminar con los pobres asumiendo un estilo de vida sencillo y renunciando a todo símbolo de poder.

Entonces, la beatificación de los cuatro mártires riojanos que se dio en esa conmovedora ceremonia que tuve la suerte de vivir y experimentar el pasado el 27 de abril en la hermana provincia, al pie del cordón del Velasco, presidida por el cardenal Gionvanni Angelo Becciu, enviado especial del Vaticano, una vez más no fue un hecho casual y fortuito. Es la resultante de aquel pacto conciliar secreto que firmó el Obispo riojano junto a Hélder Cámara y que Angelelli juramentó respetar y ejecutar diariamente con su voto de pobreza cristiana sin dejar de lado nunca ese pelear contra el sistema que sea buscando un poco de dignidad humana para los pobres, para los que menos tienen, para los sufrientes que padecen la indiferencia humana frente a todo acto de injusticia social.

Angelelli - El Papa (2)

Tampoco fue un hecho casual y fortuito que esta bendición celestial bajada de la mano de un Papa argentino como Francisco se haya dado como un canto de esperanza exclamado desde este NOA rebelde y federal, cuna de Güemes, Facundo, Varela y el “Chacho” Peñaloza prorrumpido como señal de alerta al ver sobrevolar sobre la Patria vientos destructivos y traidores desde hace algunos años. La rechifla generalizada de la multitud ante la sola mención del nombre de la vicepresidenta de la Nación presente en la ceremonia da cuenta de quién es quién en estás horas aciagas para nuestro pueblo que con fé y devoción fue a agradecer a los cuatro mártires riojanos. La rechifla no fue un signo de violencia, un acto de barbarie, fue un soplido multitudinario lleno de indignación frente a una oprobiosa gestión de gobierno –el nacional- que hizo de la burla sobre desgracias ajenas un constante comunicacional.

No quiero dejar de expresar el orgullo que me produjo escuchar y saber de la presencia de la gobernadora de mí provincia, compañera Lucía Corpacci en tan magno acontecimiento. Fue una hermosa brisa refrescante para alguien que estaba trabajando, registrando el histórico momento bajo un otoñal pero ardiente sol riojano.    


LOS PASOS DE UN MAL DANZARÍN DENTRO DE UNA TRAGEDIA TEATRAL

23 abril 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Politica Nacional, de nuestra redacción.

MACRI BAILANDO

FOTO MIAPor Victor Leopoldo Martinez

Macri, como presidente que intenta gobernar un país, es un pésimo danzarín y peor actor. El ballet (remedo de gabinete) que lo secunda –por obsecuencia o estupidez congénita- imita pesimamente sus pasos. Conclusión, la puesta en escena hecha gestión de gobierno no solo excede el grotesco sino que supera cualquier límite de perversión audiovisual y de maltrato social. Macri gobernando es la torpe versión de una extraña mezcla de Freddie Mercury y Maximiliano Guerra (pido perdón al eximio bailarín argentino por usarlo para este ejemplo) que de manera improvisada intenta cantar una melodía que desconoce mientras baila algo que pretende ser fusión de clásico con malambo; entonces mezcla un fauette con un repiqueteo; o un arabesque con el quebrado con desplazamiento; o un développé con un saltado quebrado “haya”. Así son sus pasos dentro de una pésima coreografía que él encima acompaña con una mala actuación. Así son las explicaciones que brinda sobre sus decisiones gubernamentales.

Escuchar a Macri contestar preguntas periodísticas con sus habituales e incoherentes asociaciones de supuestas ideas a las que les suma ridículas comparaciones, es un sacrificado ejercicio intelectual para cualquier humano. Peor aun cuando cual deteriorado arlequín quiere parecer populachero en materia de lenguaje y ante una pregunta asociada al hambre que padece la población él responde con cara de circunstancia: “Me angustia que haya chicos que no tienen para comer pero antes convivían literalmente con la mierda. Hicimos cloacas”. Macri se parece mucho a esa mamá de familia muy pobre del cuento de Facundo Cabral que cuando su pequeño hijo le dice: -“Mamá, quiero caca”, la madre le contesta –“No hay”.

Cuando Macri utiliza la palabra “mierda” pensando que es el lenguaje propio de los pobres, de los humildes, no se diferencia de “Lilita” Carrio que alguna vez manifestó para hacerse la “popular” –“Como me gusta comer un choripán con las patas sobre la mesa”-. O un Martín Cabrales que le dice a los periodistas: -“Pónganse contentos: tienen asado y vino”. Ellos piensan y sienten así; despectivamente. Creen que pobreza es sinónimo de ordinariez. Creen ser diferentes y superiores al resto de los mortales cuando en realidad son más miserables y mediocres que aquellos que pretenden denigrar.

Así las “cosas” (término amado por el presidente) y según Macri, una familia del segundo cordón del gran Buenos Aires (o de pueblo del interior del país), con el hijo sentado en su letrina conectada a una red cloacal esperando que le salga algún desecho de su trasero, (cosa rara ya que viene comiendo salteado y difícilmente tenga algo para expulsar -ni fuerza para ir al colegio tiene-), le debe agradecer al Sr. presidente por la cloaca y el asfalto que pasa por frente de su precaria vivienda. O sea, los pobres que ahora son más pobre por decisión de ellos, deben contentarse con los favores que en formato migajas ellos tiran. Y disfrazan las migajas –las cloacas por ejemplo- con falsa retórica que aduce cuidado por la salubridad de la población como si el hambre que esa población padece no fuera un flagelo asesino y/o productor de otras enfermedades.

En realidad no son favores. Las cloacas y el asfalto son simples y jugosos negocios que los amigos del presidente hacen con el Estado gracias a la intermediación hecha decisión política de Macri. Para estos caso poco importa el hambre de la gente.

Están convencidos que con un imaginario relato de algo que desconocen la gente se convencerá que el hambre que hoy padece por falta de trabajo tiene su razón de ser; que volverá a ser feliz y será compensado dentro de 10 o 20 años cuando recupere el trabajo que para entonces será ¿genuino? porque será producto de las “reformas estructurales” que para bien de él y del país, ellos están llevando adelante. Si alguien le espeta que difícilmente esa persona llegue viva para entonces, seguramente Macri le dirá que ellos le garantizarán un buen cajón para el entierro gracias al invalorable ¿trabajo? que lleva adelante el Rabino Bergman en cuestiones ambientales y cuidado de bosques proveedores de madera.

Esta farsa operística italiana transformada en un grotesco, en una espantosa opera ballet versión argentina interpretada por Mauricio Macri con un ballet que pretende que el pueblo argentino baile su coreografía, ya no emociona a nadie. Parecería que Dios, que es argentino y por primera vez decidió atender en el interior profundo de nuestra patria sintió que esta puesta en escena debe llegar a su fin. Vox Populis, Vox Dei (La voz del pueblo es la voz de Dios). Que así sea. Amen.  


LOS MEJORES CORRUPTOS DE LOS ÚLTIMOS 100 AÑOS

21 abril 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Mensaje de Pascuero 2019

*“Si hubiera sabido” ¿o “si hubiera escuchado”?*

Eduardo de la Serna

Por Eduardo de la Serna (Cura Opción por los pobres)
Una de las cosas que se ven, escuchan o leen cada vez con más frecuencia en estos días es “yo no sabía”, o “no me imaginé”, o “me desilusionó”, o “no creí qué”… Todas referidas a la debacle nacional a la que nos sigue llevando inexorablemente el gobierno (o des—) de Cambiemos. Y se me ocurre pensar.
Una de las características que los estudios bíblicos reconocen de los profetas es que “saben leer la realidad”. Los profetas no son sujetos o sujetas que adivinan o intuyen el futuro, sino quienes leen desde Dios el presente. Veamos: la historia de Israel (tal como se leía entonces, por cierto) reconocía que a medida que el pueblo olvidaba a Dios, Dios lo olvidaba a él; y entonces, los pueblos vecinos los despojaban, oprimían o incluso, esclavizaban.
 
• Por eso la idea de “este sí es un buen camino” o, por el contrario, “por este camino nos estrellamos” es característico de los profetas. 
• La idea de mirar la realidad: “si oprimimos a los pobres, si nos desentendemos del huérfano o la viuda” nos disolvemos como pueblo de hermanos, que es lo que debiéramos ser. 
Esa es la mirada de los profetas. El gran estudioso judío Abraham Herschel afirma que la característica de los profetas es su “simpatía” con Dios (del griego _syn_ = con; _pathos_ = sentir). Los profetas sienten lo que y como siente Dios ante la realidad, positiva o negativa. Entonces, decir, “si seguimos por este camino nos vamos a estrellar” no es hablar del futuro, sino del pasado. Es haber mirado la historia del pueblo con la mirada puesta en Dios y puesta en el pueblo. Y saber las consecuencias obvias del obrar de tal o cual manera.
Decir que alguien se sorprendió, o se decepcionó con lo que está haciendo el gobierno argentino (y tantos otros neoliberales de América Latina) es haber sido (¿y seguir siéndolo?) un ciego que no quiere ver, o un sordo que no quiere oír. Simplemente.
Desde que asumió el gobierno de Cambiemos el grupo de Curas en Opción por los Pobres lo dijimos a quien quisiera oír. Durante todo el año 2016 escribimos cartas quincenales “al pueblo de Dios” señalando y alertando lo que estaba ocurriendo y lo que iba a ocurrir: ¡esto mismo que hoy está ocurriendo! ¿Fuimos adivinos? ¡De ninguna manera! ¿Sabios y expertos politólogos? ¡Tampoco! ¿Profetas (en el sentido bíblico, no en el sentido habitual)? ¡Sin duda! Bastaba con mirar la historia, bastaba con tener un oído en el Evangelio y un oído en el pueblo. Con escuchar los dolores que ayer le provocaron los capataces de Egipto. 
Es cierto que uno escucha hoy a periodistas (o los que fungen de tales; más de uno, en realidad, operadores del modelo), o a curas que hasta “ayer” hablaban de “la realidad” que hoy se manifiestan sorprendidos, decepcionados, “no me imaginé” … Y “dan ganas” de responderles varias cosas. A algunos periodistas se les puede recomendar que pasen al así llamado periodismo deportivo (que vende bastantes globos, así que una mancha más no le hace nada al tigre). A algunos curas se les puede recomendar que renuncien a los cargos o suplementos y se dediquen a escuchar los clamores de su pueblo, o – para decirlo con metáforas francisquistas – que tengan “olor a oveja”. Insisto, los curas opp desde que empezó el neoliberalismo remozado de Macri y sus huestes, los mejores corruptos de los últimos 100 años (ya no son 50… por la inflación, quizás) señalábamos que rumbo a esto íbamos. Es cierto que no faltaron las voces (muchas que ahora dicen “si hubiera sabido”) nos cuestionaron, nos criticaron y dijeron que hacíamos política, etc… “Un oído en el Evangelio y un oído en el pueblo” repetía el Pelado Angelelli, ese que no murió en un accidente (como decían los eclesiásticos amigos del poder… es decir, que se metían en política, pero en “otra política”). Ese oído en el pueblo le da raíces al Evangelio; ese oído en el Evangelio propone la utopía del Reino de Dios al pueblo. El gran teólogo luterano Karl Barth afirmaba que hay dos lecturas que un cristiano no debe dejar de tener cada día: el evangelio y el periódico (claro que Barth no se refería a Clarín, o La Nación, por cierto… era inteligente). Es que, sin escuchar el sufrimiento de las víctimas, y escucharlo con los oídos de Dios, lo que digamos no será de parte de Dios, sino de parte del “poderoso caballero”, ese Don Dinero que ya Jesús nos avisaba que el que sirve al Dinero, odiará a Dios (o viceversa). Desde ese “lugar” es lógico “estar sorprendido”, o “decepcionado”.
Dan ganas, como decía, de repetirles: “nosotros te avisamos”. Pero ahora no es cosa de pedir esa autocrítica a los ciegos y sordos voluntarios. Ahora es cosa de decirles que escuchen al pueblo… a ese que ayer podía encender un ventilador en verano, o comer un asado cada tanto, o dar leche (leche de verdad) a sus hijos en su propia mesa… Aunque fuera fruto de un “plan” sus hijos comían (y sus padres compraban). Quizás escuchando al pueblo (sintiendo, pathos) entiendan de otro modo el Evangelio. No está mal, al menos, para esta Pascua.