POLÍTICA: DEL CASTAÑO CLARO A UN OSCURECIDO PANORAMA (II)

30 julio 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política, Argentina y las PASO

(Segunda y última Parte)

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

Continuando con la línea de análisis que comencé a bocetar en el articulo publicado anteriormente (ver: https://revistaelemilio.wordpress.com/2019/07/30/politica-del-castano-claro-a-un-oscurecido-panorama/ ) sobre la campaña electoral para las PASO del próximo 11 de agosto, no resulta muy complicado conseguir ejemplos que corroboren lo que aquí se sostiene.

Captura de pantalla 2019-07-30 a la(s) 16.32.46

Marcos Peña y Duran Barba vienen explotando exitosamente la estupidez social previamente instalada sobre el valor superlativo de la meritocracia, algo que está acoplado al deseo de pertenencia a círculos selectivos, muy presente en todos aquellos personajes que Jauretche llamaba “tilingos; y tanto Peña como Duran Barba lo hacen con mucha habilidad. Consta de lo siguiente: Con un mensaje “esperanzadoramente futurista” el oficialismo busca que esos “tilingos” renuncien a ser “guarangos” (“medio pelo” ostentadores porque tienen y pueden) y por necesidad de pertenencia social prefieran ser esclavos miserables y obedientes. ¡Lo grave es que lo van consiguiendo!

Peligroso en términos de presente y futuro social por incubar de manera latente resentimientos que pueden degenerar en reacciones no deseable en aquellos que terminan colmados por el hastío. Diciembre del 2001 no es un antecedente para obviar.

El detalle también peligroso es la singularidad muy presente en esta campaña. “Juntos Por el Cambio” amedrenta a la población con ficticios “cucos” a través de todos los recursos a su alcance. Cuenta con medios escritos. televisivos, radiales, monopolizados y hoy oficialistas operando en sus múltiples plataformas que incluyen el control y manejo de las redes sociales a través internet y telefonía celular –Clarín y Telecom asociados-. A través de ellos accionan sin escrúpulo alguno con todo tipo de “fake news” (noticias falsa y humillantes). De este modo van logrando reflotar, y sobre todo exacerbar en gran parte de la población, ese nefasto sentimiento que apareció en la historia nacional en contra del Irigoyenismo primero y luego del Peronismo; ODIO.

Captura de pantalla 2019-07-30 a la(s) 16.47.43Solo recuerdo dos antecedentes históricos de este tipo en el que se recurrió como ahora a un lenguaje incitador de odio: “Perón, el tirano ladrón” y “Viva el cáncer” que desembocó en la revolución libertadora que derrocó el gobierno democrático de Juan Domingo Perón en el siglo pasado; y Macri: “Hay que tirarlo a Kirchner por la ventana del tren; no lo aguanto más”, junto a los reclamadores de dólares en Plaza de Mayo que llevaban carteles con un “Néstor, llévate a la yegua”. Es el único paralelo comparativo que recuerdo dentro de una campaña preelectoral donde la perversión aparece como muy presente.

Nadie puede negar que el gobierno logró instalar socialmente el odio por aquel que piensa distinto; odio por quien no es “argentino”, o por el que no es “blanquito”; pero fundamentalmente CAMBIEMOS exacerba ese odio inhumano por el desclasado y el desposeído; esos a quienes el propio CAMBIEMOS les quitó sus pocas posesiones que no iban mas allá de un trabajo digno, casa, comida, salud y educación, componentes que redondeaban una vida medianamente confortable. La vicepresidenta Gabriela Michetti muy suelta de cuerpo dijo en algún momento “Lo más difícil para nosotros es atravesar el momento en el cual salís del populismo y salís de la fantasía de una mentira importante y muy grande, de haberle dicho a la gente que podía vivir de esta forma eternamente porque tenemos recursos para eso”. Los recursos siempre existieron; la cuestión siempre pasó por cómo se los distribuye.

Cuando CAMBIEMOS cuestiona y desvaloriza las propuestas y/o posturas políticas opositoras y condiciona la existencia futura del país, involucrando al ciudadano elector con un “Todos Juntos Podemos” sin decir qué es lo que se va a poder; por lo menos suena raro. Encima planteado desde una falsa dicotomía como “O Nosotros o volver al pasado”.

Todo viene acompañado con un relato descalificador de la protesta laboral y social a las que califican de “políticas” como si todas las resoluciones de la gestión CAMBIEMOS –nefastas para la mayoría de la población- no fueran de neto corte político. La instalación de la desocupación, el cierre de fabricas, la desindustrialización, el desamparo a jubilados, el desfinanciamiento de la salud y la educación, la ciencia y la cultura, el crecimiento de la pobreza y la instalación de la timba financiera nunca surgieron por generación espontanea, ni acá ni en ninguna parte del mundo; siempre fueron y son las resultantes de decisiones políticas de personajes claramente identificables con intensiones de beneficiar a unos pocos en detrimento de muchos otros.

Captura de pantalla 2019-07-30 a la(s) 17.04.00Mauricio Macri no puede atemorizar con el pasado porque él no es otra cosa que la encarnadura, el regreso casualmente de ciertos pasados. Por ejemplo: encarna el regreso en los sustancial del proyecto del “80” del siglo XIX que tuvo su colofón en la I Década Infame del siglo XX (proveedor mundial de carnes y mieses); el regreso del Plan Prebisch (o retorno al coloniaje) luego del golpe del 55; el regreso de la desindustrialización y el endeudamiento externo que implementó la última dictadura. Por último y de la mano de Macri volvió el neoliberalismo menemista que como el macrismo llegó al poder engañando a la población: “ Si decía lo que iba a hacer, no me votaba nadie” (Carlos Menem). En concreto, ese pasado con el que Macri quiere asustar a la población es casualmente el pasado donde las grandes mayorías tuvieron bienestar y fueron artífices de su propio destino. Entonces el pasado al que los verdaderos argentinos le deben temer porque históricamente fue su denigración, es ese pasado que Macri y Todos Juntos por el Cambio representan; ese que en tres años y medio lograron reimplantar la dependencia externa en tiempo record.

Sembrando vientos solo se recogen TEMPESTADES. No pasemos de un castaño claro a un oscuro panorama futuro movidos solo por una simple codicia de poder y teniendo como objetivo el seguir lucrando fácilmente. Manejar un Estado no es solo cuestión de negocios. Un poco de ética y un cacho de moral nunca estarán de más en cualquier gobernante.

Anuncios

PARA QUE VUELVA EVITA

27 julio 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia Nacional

Captura de pantalla 2019-07-27 a la(s) 14.07.07

Ariel Magirena

Por Ariel Magirena

Celebrar a Evita es celebrar el peronismo y la militancia. Frente a los evitadores de Evita, los que la traicionan intentado mellar al peronismo inventando colisiones entre ella y su gran amor y autor político, la militancia es el homenaje merecido en el camino que nos señalara sin ambages.

Es a Evita a la que se niega en el olvido o la postergación de las deudas de nuestra democracia. Se suspende a Evita en la suspensión de la demanda y de la lucha. Porque Evita es la voz de esa demanda que se funda en acción. La expresión palmaria de que la militancia es un desafío cotidiano. Que es la construcción social el cimiento de la voluntad política. Contra los poderes constituidos y el consenso del relato que manipulan los mercaderes de la información no alcanzan las gracias de un gobierno. Las medidas sin demanda corren el riesgo de ser anécdota si no son carne del pueblo. Fue lo que preservó por décadas derechos que nos parecen ya incuestionables, y es la falta de esa carnadura la base de esa amnesia selectiva que supone avances en lo que es recuperación y lo que habilita el retraso para lo que necesitan los que esperan cuando ya no pueden esperar. Evita es la garantía en la lucha de los logros populares: esos que costará sangre arrancar, si es que lo logran. Evita significa lealtad, sin dudas ni condiciones, al proyecto de Perón que es la felicidad del Pueblo.“Yo le pido a Dios que no permita a esos insectos levantar la mano contra Perón, porque ¡guay de ese día! Ese día, mi general, yo saldré con el pueblo trabajador, yo saldré con las mujeres del pueblo, yo saldré con los descamisados de la patria, para no dejar en pie ningún ladrillo que no sea peronista”…Intérprete genuina del pueblo que la ungió de santidad cuando Perón la propuso, en su condición de indio negada por la historia liberal, “jefa espiritual del movimiento”, Evita encarnó la mística misma de la militancia por la Patria justa, libre y soberana. En el planteo genial del gran estratega Evita cumplió, afuera del Estado y las estructuras formales de la partidocracia, el papel que la colocó para siempre en la historia y la puso por encima de lo que jamás hizo otra mujer en los días de la humanidad. En sólo 7 años, desde su unión en amor y militancia con Perón, Evita cambió para siempre los destinos de los humildes de nuestro suelo y fue ejemplo para los pueblos del mundo. No fue desde una banca que Evita consiguió el voto femenino, sino construyendo la demanda entre las mujeres.
Siendo la primera afiliada del Partido Peronista Femenino encaró la lucha por los derechos de las mujeres considerándolas protagonistas, en contraste explícito con las feministas de su época que se colocaban en rol de víctimas o las que se extraviaban buscando competir con los varones en roles de varones despreciando aquellos que sólo las mujeres pueden cumplir.
“Donde hay una necesidad nace un derecho”, sentenció para movilizar a los sectores antes adormecidos y siempre necesitados para hacerse escuchar. Y cada derecho fue acción, porque ir por más, o ir por todo no puede perderse en la futilidad de una consigna: es construir explícitamente cada “más” y cada “todo”.Se manifiesta vacante en estos dias quien pudiera ser Perón: sintetizar y conducir; ser estrategia y doctrina. Pero a 100 años de su nacimiento también se patentiza la ausencia de quien pudiera ser Evita: la militancia y el pueblo movilizado, consciente de su rol y sus derechos.
Su centenario estará signado por homenajes sentidos y por provocaciones de quienes intentan apropiarse de ella y de su imagen reinterpretándola manipulando y traicionando su mensaje elocuente e irrefutable, pretendiéndola embanderada en micropolítica de secta en momentos en que su prédica de unidad es mas necesaria que nunca en el contexto de derrota cultural y abdicación de la clase política.
Falta y nos hace falta, Evita. La impaciente y la insumisa. La del amor violento y la caricia masiva. La pasión de la inteligencia. La sangre brava de la revolución inconclusa. Necesitamos ser millones para que vuelva.

INGRESO UNIVERSAL, SERVICIO SOCIAL VOLUNTARIO Y CAPITALISMO EXTREMO.

19 julio 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura y educación.

Ariel Magirena

Por Ariel Magirena

Para terminar con el “costo laboral” terminarán con el trabajo. 

Soros y las fundaciones “humanistas” que financian la reducción poblacional y la fragmentación social y  promueven la transculturación y transexualidad, alientan en el mundo el “ingreso social” para la subsistencia de los que no forman parte del plan de la etapa superior del capitalismo. De ese modo limitarán la protesta y solventarán a los sobrevivientes mansos mientras la humanidad llega al mínimo ideal.

Captura de pantalla 2019-07-19 a la(s) 14.42.14

En el caso argentino chocan con la oligarquía que acuña un odio patológico contra los pobres y asalariados desde que alcanzaron sus derechos y protagonismo con el peronismo, la que intenta obedecer ese mandato pero a cambio de una “contraprestación” con salidas como la del “servicio cívico voluntario” para jóvenes a quienes arrancarán de sus hogares y geografías y mantendrán controlados (aunque ellos dirán que los “contienen”). 

Hoy, ejecutado el ajuste brutal por encima de las exigencias del FMI, el progresismo le rinde mucho mejor al capitalismo, pero los dueños del poder real permanecen con relativa lealtad a la clase cipaya que siempre le sirvió. Lo único que lo mella es la organizacion de los trabajadores y el peronismo al que tienen oportuna y generosamente infectado de micropolítica y marketing.

Una sola clase social hegemoniza la política en nuestro pais y el resultado es que la agenda que abarca todo el espectro electoral tiene eje en reivindicaciones micro y de sector habiendo arrasado con las de interés social. 

Para consumar con éxito su cometido necesitan terminar con la cultura de derechos y alentar la cultura del ego en la que “uno/a” está habilitado a hacer cualquier cosa para “ser” y si no lo entiende debe “deconstruirse”, que es el neologismo que pretende suavizar la renuncia y la destrucción.

La cura a esta pandemia liberal (progre o conserva) sigue siendo el nacionalismo popular revolucionario que expresa desde hacen 3/4 de siglo la doctrina justicialista.


UN “MANUAL” DE ANTIGUA ELABORACION Y MEDIOCRES ACTUALIZACIONES.

18 junio 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

Es común escuchar en el campo de la “oposición política” instalada en el parlamento nacional, o en boca del periodismo opositor afirmar : “Las reacciones y los argumentos PRO MACRI utilizados por funcionarios, medios adictos y periodistas sicarios para embarrar la cancha política o justificar decisiones gubernamentales son de «manual»” .

¡Y no están equivocados! ¡Son de manual! Pero reacciones de la clase política opositora que intenten contraponerse a esas maniobras, o ponerle al menos coto desde lo legal-institucional, no aparecen por ningún lado.

Cabe preguntarse: Las nuevas reglas de la política que muchachas/chos de la oposición se auto impusieron… ¿Les exige un “no confrontar”, un “no hacer olas”, un “no mover el avispero” un “no copar la calle” para no ser defenestrados por los “medios hegemónicos” públicamente y/o evitar que maten conciudanos -literalmente- P. Bullrich y sus fuerzas de ocupación? Los dirigentes peronistas ¿se comieron el verso “civilizador” de que hay que “actuar de manera políticamente correcta” según las reglas que impone el stablishment? ¿Es más importante llegar “ordenaditos” a octubre aunque el pueblo llegue con la dignidad humana avasallada diariamente por el piso? En una oportunidad Néstor Kirchner les dijo a los acreedores externos. “Los muertos no pagan”. ¿Porqué no traspolar el concepto y pensar por ejemplo: “Con un pueblo con moral baja por estar sin trabajo, hambreado y desnutrido y con un sistema productivo destruido será casi imposible cualquier recuperación. ¡Hagamos algo!?”. El PRO, al parlamento lo mantiene cerrado y la oposición se para en la puerta esperando que alguna vez lo abran!!! ¿Se justifica seguir soportando el daño a las instituciones de la república, al conjunto de los argentinos y a los intereses nacionales en pos de otorgar “gobernabilidad” a un grupo de delincuentes e inútiles que encima demandan un segundo mandato para continuar con sus perversiones, o piden al menos ese tiempo de tranquilidad que va hasta las próximas elecciones para finalizar sus fechorías?

El país y su pueblo entró en un cono de sombra el 11 de diciembre del 2015; el 16 de junio de 2019 y como aquel otro desgraciado 16 pero de 1955, el país se oscureció. El del “19” por un apagón padecido por gente indefensa; el del “55” por un criminal bombardeo contra gente indefensa. Del luctuoso y criminal día del “55” se sabe la cantidad de víctimas fatales; las víctimas del apagón del domingo pasado fueron 45 millones y de las fatales (que seguramente las hubo) jamás nadie se enterará. Se llegó al fondo negro del cono. El gobierno PRO se corre de cualquier responsabilidad sobre el desastre que ellos mismos están produciendo; los dirigentes opositores están “rosqueando” los lugares en las lista frente al inminente cierre de plazos. ¿Solo a los tilingos de clase media, el gobierno los maneja como estúpidos? Ningún dirigente opositor se lo pregunta.    

Es claro que a futuro la historia demandará por estos errores a todos, repito TODOS los protagonistas del presente. Pero ya será tarde; tarde hasta para querer enmendar las desgracias que viene soportando el grueso de la población en estos tiempo por el hecho consumado del macrismo en el poder. El tiempo se come la vida; las penurias y los malos tragos padecidos en un tiempo no se borran tan fácilmente con enmiendas futuras; daños sufridos en un período de nuestra vida nunca son compensados con bonanzas de tiempos futuros. Los daños siempre dejan secuelas físicas y psíquicas. Para daños padecidos alcanza y sobra con los que nos infringió e infringe  Macri.  

Macri Lagarde

Este desgraciado presente que padece el país se pudo evitar si solo se miraba a tiempo y sin soberbia los macanazos que se venían cometiendo entre el 2012 y el 2015. El peronismo le dio a la Dra. (como dice el “turco” Asís) en el 2011 el 54 % de aprobación para que siguiera haciendo peronismo. Se leyó mal políticamente aquel resultado. Se fue “limpiando” de peronistas la gestión del último gobierno para exhibir en la estantería a “técnicos y progresistas” que en la primera de cambio aparecieron “saltando el cerco” y presentándose como los “críticos de la primera hora de la autoritaria kirchnerista”. Un inmenso semáforo con su “rojo” titilante se encendió en las elecciones intermedias del 2013. La ceguera del poder les impidió verlo. En el semáforo del 2015 cancherearon y terminaron estrellando el “proyecto” de la mano de los que “abrían cartas” porque tenían la posta de lo que había adentro escrito por Scioli. El proyecto “carta-abiertista” era Randazzo quien en la primera de cambio saltó el cerco poniéndose al servicio de Macri-Vidal. Mas patético es el caso Bossio que ensucia sus pantalones cada vez que Magnetto-Macri le muestran una “carpeta”.   

Todo lo anterior forma parte de este lamentable presente.  

Nada de lo que está sucediendo en materia mediática, social, política, económica y judicial en este país puede sorprender a nadie. El consumo de politiquería (operaciones políticas basura y baratas) por gran parte de la clase media argentina es moneda corriente; algo habitual en una población que viene siendo domesticada desde hace largo tiempo para que su avidez cultural y de formación política se limite a consumir fantasías y posverdades fabricada mediáticamente. Hoy se llega al colmo de tener que presenciar la aceptación por parte del tilingaje que el “vivir” con el actual y degradado nivel de vida que padecen es un merecido castigo por los tiempos de bonanzas del que disfrutaron en el pasado inmediato.

Einstein dudaba que el universo fuera infinito, no así la estupidez humana a la cual consideraba ilimitada. Esas construcciones de “posverdades” difundidas mediáticamente y lanzadas con fluidez diariamente permitieron que por lo menos en este país Einstein tuviera razón.

Pero en términos políticos nada es nuevo. Infringir padecimiento es viejo. Es el modo y la forma de entender la política en su practica concreta; un estilo que tiene a un sector social que lo hizo propio desde hace tiempo. Todo fue posible porque siempre, repito SIEMPRE, ese sector social gozó de impunidad para hacerlo ya que su poder económico les permitió “comprar” conciencias y así blindarse para evitar cualquier accionar judicial. La justicia también se compra. Me refiero a esa oligarquía cipaya y soberbia que históricamente se movió y operó haciendo concordar sus espurios intereses sectoriales con los intereses del capitalismo financiero internacional, accionando de manera conjunta en el saqueo de la Patria y la explotación de nuestro Pueblo.

Una y otra vez dijeron y utilizaron el mismo y falaz argumento: “Llegan para poner «orden», acabar con la «corrupción y el robo» y «sanear» la economía nacional de los despilfarros populistas”; todo presentado de manera mediáticamente circense y como un “esfuerzo patriótico” de parte de ellos. La revolución del “30” contra Irigoyen; la del “55” a la que llamaron pomposamente «Libertadora» contra Perón; la del “76” calificada como “Proceso de Reorganización Nacional” nuevamente contra otro gobierno peronista; todas a través de sediciones militares (golpes de Estado alentados por los sectores privilegiados –esa oligarquía- de la sociedad).

Sin embargo en el 2015 llegaron por otra vía –la democrática- previa preparación de la opinión pública utilizando los mismos y recurrentes argumentos; en este caso el desastre populista “k”. Como en ocasiones anteriores dijeron que venían a traer el CAMBIO y llegaron de la mano de un empresario de muy dudosa moral. El personaje consiguió acceder a la presidencia estando procesado y tuvieron que sobreseerlo de urgencia para que pudiera asumir. La impunidad otorgada por los grupos económicos-mediáticos comenzó a servirle para poner en marcha un saqueo como los anteriores pero esta vez a cara descubierta.

A eso, el primer mandatario le sumó su incontinencia de autoritarismo y su marcada ignorancia sobre cómo funcionan las instituciones de la república. El nombramiento por DNU de 2 integrantes de la Corte Suprema eludiendo la responsabilidad del Congreso Nacional -bestialidad en estado puro- fue una de las burradas que le siguieron al comienzo del latrocinio iniciado el 11 de diciembre del 2015: a) devaluación de la moneda, b) quita de las retenciones a no pocos empresas extranjeras que operaban en el país, c) eliminación de impuesto a los ricos, d) justificación de la evasión impositiva quitándole ilegalidad a las empresas off shore en paraísos fiscales utilizaba hasta por el propio Macri para tener sus dudosas ganancias como empresario fuera del país liberándolas de toda carga impositiva. Transferencia de riqueza para su mayor concentración en pocas manos. Cuadro pintado con brocha gorda por el “mejor equipo de los últimos 50 años”, vendido mediáticamente como una obra “transparente”.

Todos los caso que se dieron a lo largo del tiempo, señalados mas arriba, fueron y son fenómenos políticamente reaccionarios , similares entre si, con aplicación de iguales “recetas” de ajuste para el conjunto del pueblo y “libertad absoluta” para espurios negociados con el Estado y/o con las multinacionales y la banca internacional, por parte del empresariado amigo y cómplices; operaciones que siempre terminaron afectando la dignidad y los intereses de trabajadores en general; rifando la riqueza nacional.

¿Cuales fueron las consecuencia posteriores de estos 4 engendros políticos señalados 2 o 3 párrafos más arriba? Al golpe del “30” le siguió la Primera Década Infame; al golpe del “55”, el “Plan Prebisch (o retorno al coloniaje dijera Jauretche); al criminal golpe del “76”, el comienzo de los grandes endeudamientos externos y el vaciamiento del país conseguido a sangre y fuego con la última dictadura militar como protagonista central pero en aquella ocasión usada como mano de obra para trabajos sucios y criminales mientras la misma oligarquía de siempre hacia sus grandes negociados. Con Macri volvieron los eternos delincuentes de guante blanco que operaron con aquella dictadura; los mismos que luego con Menem vendieron las joyas de la abuela y a quienes hoy ya ni siquiera les importa que sus guantes se muestren muy sucios en solo 3 años de salvaje y bárbara gestión Macrista.

He mencionado los más claros ejemplos históricos que dan cuenta de la similitud en un “modus operandi”.

Pero existe un agravante más; la “cosa Macrista” apareció mostrando la peor cara de esa parte de la sociedad conformada por esa oligarquía mediocre disfrazada de “patricios” a quienes esta vez se le sumó el tilingaje de clase media y media baja con aspiraciones burguesas. Desde ese 11 de diciembre del 2015 el Estado Nacional adquirió por primera vez en su historia el síndrome de los dictacráticos (dictadura de los “calificados” –el mejor equipo de los últimos 50 años- con disfraz “democráticos”), decidiendo en lo económico-político-mediático y judicial a su antojo. Implantaron de prepo una desastrosa gestión gubernamental que hasta les permitió animarse a justificar públicamente sus torpes y no por eso menos perversos errores con un simple “estamos aprendiendo sobre la marcha”.

Ahora queda claro (lamentablemente no para toda la población) que solo se trató de un club de empresarios y operadores financieros, todos ellos simples truhanes encabezado por el propio presidente Mauricio Macri. Estos personajes hicieron primar esa “viveza criolla” que nunca los abandona para llevar adelante la mayor depredación económica e institucional que el Estado argentino haya conocido y padecido a lo largo de toda su historia.

El daño ya fue hecho. El desastre es total en los términos que se quieran analizar y en los ámbitos que uno se decida auscultar. Ni siquiera la retirada quedó sin contemplar. De ahí el orden de la secuencia: mediática, social, política, económica y judicial. Los periodistas sicarios ya comenzaron a sacar el paragua antes que llueva victimizándose para asegurarse fuentes de trabajos sucios posteriores si es que el “populismo” regresa. ADEPA (Clarín y La Nación) iniciaron sus operaciones. Ahora se le sumó el FOPEA de Santoro-Sclauzero.

Lo grave está que la oposición política, hoy se presentan como un núcleo de incapaces inhabilitados para anticipar; menos prever y/o contrarrestar futuras maniobras, hechos concretos que a diario vienen hiriendo de muerte no solo a la población sino al Estado mismo en los cuerpos de todas sus instituciones republicanas y en sus soportes económicos-financieros. Hoy el pueblo argentino quedó a merced de las locuras de este engendro político llamado CAMBIEMOS. No es difícil inferir que lo seguirán haciendo hasta el 10 de diciembre de este año si es que ese día tienen que dejar el poder formal por decisión electoral. El poder real (el económico) estuvo y hoy está reasegurado a futuro; como lo estuvo siempre; y seguirá operando desde las sombras.

Seguramente son de “manual”. Pero hay que aclarar de que tipo de manual. Repito, el “modus operandi” no es original. El imperio norteamericano lo usa habitualmente en sus operaciones locales e internacionales. Copiarlo no demanda mucho trabajo. El stableshment siempre se caracterizó por ser “copiador”; la vanguardia lúcida de izquierda vernácula con su euro centrismo a cuesta nunca dejó de acompañarlo:

  • Operación mediática de preparación de la opinión pública con imputaciones sostenidas con falsos relatos para que el consumidor  aborrezca situaciones, actos, individuos o gobiernos hasta transformarlos a estos en enemigos públicos, con posterior enjuiciamiento y sentencia mediática de todos aquellos a los que hicieron víctimas por no acordar con las empresas periodísticas negocios beneficiosos para los intereses empresarios. .
  • El enjuiciamiento público-mediático tiene su correlato en operaciones judiciales llevadas adelante por el núcleo más corrupto del poder judicial encarnado en fiscales, jueces, jueces de cámara y hasta la propia Corte Suprema sobre quien se desarrolla la necesaria presión mediática por “operar” ambos de manera concomitante, buscando lograr la “vista gorda” de sus integrantes sobre estas espurias maniobras.
  • Persecución político-ideológica llevada adelante por el Ejecutivo (con escuchas y seguimiento interno por parte de los servicios de inteligencia) luego manipuladas mediáticamente para mayor impacto en la opinión publica contra todo legislador, juez, empresario, o ciudadano que no se avenga a prestarse para sus sucios juegos (ni el Papa se salva).
  • La pata política para la supuesta defensa del “republicanismo” en la denodada lucha contra la “corrupción política” (nunca empresaria) que llevan adelante los medios defensores de la “cacareada libertad de prensa” (que en realidad se trata de “libertad de empresa” para sus sucios negocios) la integran corruptos legisladores del parlamento nacional a quienes utilizan mediáticamente para sostener esas falsas denuncias señaladas más arriba y todo atropello legal que habilite cualquier tipo de operación política destructora de adversarios.
  • Todo lo anterior funciona como material distractivo (cortinas de humo) para que los más grandes y espurios negocios pasen total y absolutamente desapercibidos mientras se los ejecutan.  

El consumidor de toda esta basura político-mediática es solo una víctima confiada y engañada en su buena fe. Bien vale la pena recordar aquella historia que contó Jauretche en uno de sus trabajos, recordada por su nombre: “El chico de la bicicleta” (1) de donde podemos rescatar que la cuestión de la manipulación mediática tiene vieja data.

Nota:

(1) “El doctor Manuel Ortiz Pereyra, uno de los fundado­res de F.O.R.J.A., fallecido hace ya muchos años, dejó un pequeño libro, editado en 1926 ó 1927, que se titulaba «El S.O.S. de mi pueblo». Era hombre con mucho «estaño», do­tado de una notable inteligencia que le había permitido su­perar la solemnidad y el empaque, entonces anexos al tí­tulo universitario; había sido la suya una vida múltiple y agitada en la que había tocado los más variados niveles de la fortuna y de las actividades ciudadanas; además, Dios lo había dotado también de gracia.                      
Sobre esto de la información traía un capítulo titula­do “El chico de la bicicleta”. 
Comentaba allí la apariencia técnica con que los dia­rios presentan una página llena de cuadritos con letras y números diminutos, donde se habla de cotizaciones de la producción en mercados de los que el chacarero nunca oyó hablar y en medidas y precios de los que no tiene la menor idea. El chacarero, decía, se hace una imagen borrosa dón­de se embarullan Winnipeg, Ontario, Yokohama, Rotter­dam, con dólares, libras, yens, rupias, florines, tonela­das y bushells, todas palabras misteriosas para él. No en­tiende, pero está muy agradecido a los grandes diarios que se preocupan por ilustrarlo para la defensa del precio de la cosecha,  y supone que estos sostienen grandes oficinas llenas de peritos de toda clase, que le proporcionan la infor­mación.

No hay nada de eso, decía Ortiz Pereyra. Lo único que hay es un chico con una biciclet que va a buscar la página a lo de Bunge y Born o a lo de Dreyfus; es decir que la aparente información para el vendedor la proporciona el comprador. ¡Y hace tanto tiempo que vamos al almacén con el “Manual del Comprador” escrito por el almacenero! El último que se ha “avivado” es Raúl Prebisch.”


Los Muertos que vos matáis…

19 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

La incógnita se develó más rápidamente de lo que muchos esperaban e imaginaban y dinamitó la estrategia del poder macrista-mediático-judicial. La pretensión de volcar una elección que don Mauricio ve como rotundamente adversa mostrando la “foto” de su odiada enemiga e imaginada candidata a la Presidencia sentada en un banquillo judicial -el “Lula” bis- quedó pedaleando en el aire. Los tiempos políticos volvieron a ser manejados por aquellos que -otra vez más- dieron por muertos antes de tener la verdadera partida de defunción expedida por un profesional (en este caso el pueblo argentino). La política no es un juego para improvisados; menos para empresarios inexpertos y codiciosos que cargan sobre sus espaldas una devastadora ignorancia. Lo hecho hasta ahora por los mentirosos prometedores de un CAMBIO solo sirvió para retrotraer al país y a sus habitantes a espantosas situaciones pasadas de miseria, de entrega de patrimonio y riquezas económicas, de perdida de identidad cultural con perdida de soberanía política y territorial incluida. Tres años y medios bastaron para que quedaran al desnudo todas las miserias y perversiones de la gestión macrista; que no son pocas. La “pesada herencia” que dejen será tan real como fantasiosa fue la que inventaron para justificar el planeado saqueo.

CRISTINA 10

Digo más arriba “otra vez más” en razón de que si bien el lugar y en algún modo uno de los nombres puede haber resultado sorpresivo al anunciar Cristina la fórmula del frente opositor encabezado por el peronismo para las elecciones de octubre próximo, Alberto Fernández-Cristina Fernández (F.F.), la movida no resultó novedosa en términos históricos para cualquier veterano, tenaz, fiel y perseverante militante dentro del Justicialismo, ese movimiento que creo el Gral. Perón. Existen antecedentes en la historia del peronismo que leerán más adelante.

Cuatro detalles políticos no pasaron desapercibidos en las ultimas semanas. Para los más avezados de esa militancia punteada más arriba fueron señales, signos muy claros de que en el peronismo reapareció la tan esperada conducción política ausente por largo tiempo en el mayor movimiento de masas que haya tenido América Latina. Esto fue así desde la muerte de su líder el 1 de julio de 1974 y la lamentable desaparición física de un potencial sucesor como fue Néstor Kirchner en el 2010. Esos detalles son:

a) El lanzamiento por parte de Cristina de su libro en la Rural (escenario utilizado por la oligarquía vacuna para exhibir su soberbia) ante una multitud fue algo absolutamente pensado y elaborado. El acto en la Feria del libro que terminó en una simple presentación de un material bibliográfico y sin anuncios políticos rimbombantes (esperados estos últimos por la prensa monopólica y cómplice de la actual gestión para relanzar sus dardos envenenados contra la “yegua populista”). C.F.de K. lo hizo frente a esa muchedumbre que se conformó solamente con volverla a ver para ser feliz, soportando incluso la lluvia como muestra de fe, devoción y agradecimiento; sin lugar a dudas fue un claro mensaje hacía el poder macrista sobre quién fija –hoy por hoy- los tiempos políticos en la argentina. La masividad de un acto para una simple presentación de un libro dejó en claro quién es quién en materia de convocatoria política.

b) La propuesta de un “Contrato Social” hecha por Cristina en ese mismo acto, lanzado como base para iniciar ese necesario recupero de dignidad que el pueblo argentino necesita, espera y merece es tomado por la sociedad con alivio al verlo tan antagónico y alejado de ese otro proyecto “NADA” que ofrece Macri basado en el odio atávico de un sector social hacia el peronismo y que hoy no hace otra cosa que alimentar el encono ensanchando la grieta social creada por la oligarquía a mediados del siglo XIX y que el macrismo amplía diariamente con sus perversas medidas bajo el blindaje informativo de sus socios mediáticos.

c) Dejar el espació político de su creación (Unidad Ciudadana) y con humildad cruzar de vereda para ir a la sede del PJ Nacional, participar de la reunión como una peronista más mandando una clara señal hacia la militancia y la dirigencia partidaria de su lealtad a los principios del peronismo (“Nosotros somos peronistas, no dicen kirchneristas para bajarnos el precio” Néstor Kirchner), pero también a esa “progresía” que se cuelga de su falda por izquierda.

d) El corrimiento del lugar preferencial en la esperada formula para dejar colgados de la brocha a todo el oficialismo y el periodismo aliado que venían destilando odio sin reparo alguno sobre ella. Su aparición en el segundo lugar de la formula presidencial por decisión propia mostró que su disposición a conducir este gran desafío que significará la reconstrucción de la patria después del 10 de diciembre es un hecho a todas luces auspicioso en razón de la necesaria lucidez, temple y visión de futuro que un liderazgo político debe tener. Cristina conductora sintió la necesidad de dar una señal clara a esa sociedad devastada para que se recupere y recobre la necesaria confianza en si misma en momentos donde la anarquía política, institucional y económica reinante solo siembra desesperanza en el cuerpo social.

El antecedente histórico se lo encuentra en 1972. En una argentina políticamente convulsionada desde 1968 por los Cordobazo, Viborazo, Tucumanazo, Mendozazo, Catamarcazo y una sociedad harta de dictaduras que demandaba elecciones democráticas, Lanusse, dictador militar a cargo del ejecutivo, decide convocar a elecciones para marzo de 1973 y fijarle a Perón condiciones políticas para su regreso al país. Una de ellas era que debía estar antes del 1 de agosto de 1972 en la Argentina si pretendía participar en las elecciones. Perón no volvió en el plazo previsto por el dictador. Lanusse lanzó una frase temeraria contra el histórico dirigente: “A Perón le falta cuero”. El líder Justicialista le respondió al toque con una frase que quedó en la memoria de la militancia: “Poco jamón pa’ dos huevos”. Perón regreso cuando él quiso (17 de noviembre de 1972). La militancia que fue a recibirlo a Ezeiza bajo una pertinaz llovizna y soportando balazos de goma de fuerzas militares nunca arrió esa pancarta que llevaba el dibujo de un cuero y la frase que decía: “El cuero que le sobra a Perón”.

Los tiempos políticos los fijan los verdaderos conductores, no los improvisados. Al peronismo lo dieron por muerto en no pocas ocasiones anteriores. Hoy vuelve a quedar en claro que goza de buena salud. Poco importa el nombre que le quieran endilgar de aquí en más; sus banderas siguen flameando bien en lo alto para el bien de la Patria.


POLÍTICA: Modos de hacer y practicarla según pasan los años.

15 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

foto mia 2

Por Victor Leopoldo Martinez

“Entre un dicho y el hecho hay un largo trecho” reza un viejo adagio popular. La prueba de tan acertado refrán se la encuentra fácilmente con solo escuchar a cualquier joven elogiar sabidurías de viejos ya “muertos” que encuentran en registros gráficos varios y se encuadran a la perfección en el “dicho” del proverbio anterior (algo rescatable por donde se lo mire), mientras lo que menos hacen es escuchar y aprender de los viejos “vivos” a quienes generalmente se los trata de “desactualizados”, algo que también calza a la perfección en el “hacer” subrayado más arriba. Seguramente será una torpe ley de vida propia de humanos. Lo cierto es que a todos nos pasó cuando jóvenes. ¿Quién no desacató consejos paternos con un “vos no entendés las cosas de estos tiempos”? Estas rebeliones juveniles “naturalizadas” por la modernidad y luego por la posmodernidad no fueron –ni son- otra cosa que cambios culturales asentados en las formas; nunca en el fondo de las cuestiones formativas y sustanciales de la vida. La búsqueda del consejo experimentado al que se acudía en otros tiempos depositado en viejos que sabían mucho no solo por “zorros” sino –y más que nada- por viejos (los tan elogiados “Consejos de Ancianos” a los que acudían nuestros ancestros de pueblos originarios, o la actitud diferente que despertaba en nosotros la comprensión y paciencia presente en nuestros “abuelos” a quienes siempre les poníamos oídos) hoy está más ausente que nunca desde que se instaló el posmodernismo, fenómeno que se encargó de exacerbar el despreció por las experiencias (buenas y malas; de ahí su valor empírico) que a modo de enseñanzas nos regala casualmente el pasado.

Por suerte para nuestra especie, este fenómeno no afectó –ni afecta- a todos; solamente a algunos; que desgraciadamente son mayoría.

Así las cosas, esta introducción tiene un sentido práctico cuando como reflexión, es llevada a la política, madre de todas las relaciones humanas dentro de proyectos que buscan “organizar una comunidad”.

Recuerdo con mucho cariño todas las enseñanzas que recibí de viejos sindicalistas que se hicieron peronistas como consecuencia de frustrantes tropiezos anteriores, de conocer y convivir en antaño con falsas promesas que siempre habían quedado como simples expresiones de deseos de socialista y comunistas “teóricos” dentro de bonitos y progresistas discursos “vanguardistas”, copiadores de experiencias europeas. La aparición en 1943 del Coronel en la recién nacida Secretaría de Trabajo y Previsión les comenzó a cambiar la vida y a posibilitarles transformar en realidad los sueños de una vida digna. Perón no regaló nada a nadie porque nunca pensó en humillar la condición humana. Perón creo las condiciones políticas que facilitaron el ascenso de los trabajadores, de los desclasados y de los desprotegidos a una vida respetable y justa. El “viejo” los convenció con sus hechos: “Mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar”. A partir de ese momento la clase trabajadora argentina prestó sus oídos a los dichos de Perón y se hizo peronista.

Cuento esto como una experiencia personal para rescatar el valor del aprendizaje que se incorpora tomando prácticas ajenas que encierran valor empírico. En mi caso y antes de conocer a Perón mi maestro político fue un dirigente gremial a quien supe escuchar con unción en sus charlas militantes (cátedras populares) sobre cómo seguir la conducción política de un viejo zorro como Perón. Cervecero el hombre para más dato. Por entonces (finales de “60” comienzo de los “70 del siglo pasado) éramos jóvenes y con esa mística propia de la edad nos vanagloriábamos de pertenecer a la gloriosa JP, algunos enarbolando las banderas de la resistencia peronista nacida el 16 de septiembre de 1955. La mayoría quedó prendida de esa mística heroica propia de los años jóvenes y miraban el horizonte sin saber cuál “colectivo” tomar. El mayo francés de 1968 aparecía en mentes universitarias como el paradigma  para las “acciones” locales sin percatarse la inutilidad de experiencias ajenas cuando se desconoce la idiosincrasia del pueblo cuya dignidad se pretendía reivindicar.    

Otros, y sin perder esa mística, buscábamos sabiduría en la experiencia política de aquellos viejos militantes obreros, algo que nos ayudó a entender la política nacional y verla con ojos criollos, razón de ser de nuestro perseverante peronismo que, gracias a Dios y a la experiencia recibida de aquellos sabios y viejos peronistas, nos acompaña hasta el día de hoy.

Hoy, lamentablemente, la historia vuelve a repetirse y dejo al lector hacer la traspolación correspondiente. Pero vale la pena aclarar; se puede tropezar con los mismo peñones una y otra vez solo cuando lo señalado anteriormente desgraciadamente no es tenido en cuenta.

CRISTINA Y PERON

Los tres últimos gobiernos peronistas encabezado por Néstor Kirchner y continuado por su compañera Cristina Fernández fueron peronista porque plasmaron políticas sociales peronistas reinstalando una cuota de justicia para con la clase trabajadora y los desprotegidos; porque implementaron políticas soberanas en defensa de los intereses de la Patria de neto corte peronista, y porque aplicaron medidas económicas con criterio propio, independiente de intereses foráneos. Pero desde el 2011 “progresista de izquierda” con su anti peronismo a cuesta como odio visceral latente se acercaron y se colgaron de las faldas de la compañera buscando transformar este último Kirchnerismo en esa instancia superadora del peronismo, sin entender (como antes, como siempre) por donde pasa la Revolución Nacional y Popular que nunca dejó de tomar al peronismo como matriz ideológica desde que apareció en la escena política nacional contemporánea.

Con su asistencia a la reunión en la sede del PJ Nacional de la Calle Matheu en la C.A.B.A. dejando su casa (el Instituto Patria), y en una fecha clave -14 de mayo del 2019-a sus sentimientos, Cristina mando una señal clara y contundente. Dio la necesaria lección de su compromiso con el peronismo que el momento histórico demanda, y puso en el tapete político actual su innegable condición y decisión de conducir desde el peronismo la recuperación de la Patria del fango al que nos arrastró este infame y cipayo gobierno macrista que hoy solo es un vil sirviente del FMI y de intereses sinárquicamente financieros manejados por el sionismo internacional con fuertes intereses en la región.

Pero hay que recordar que fue ese “Cristinismo” kirchnerista obsecuente el que nos llevó a la derrota en el 2015 y el responsable de las penurias hoy padecida por el pueblo argentino a manos de un gobierno inescrupuloso conformado por uno manga de ignorantes y codiciosos. El tema es que hoy corremos el mismo riesgo frente a un futuro posible y esperanzador. Esa “progresía” ahora intenta regresar con su purismo ideológico de base foránea nuevamente colgados de las faldas de Cristina. Esta vez lo hacen tomando diferente plataformas comunicacionales buscando volver a instalar la dicotomía Kirchnerismo-Peronismo. Periodistas y comunicadores de medios opositores que se asumen como paladines de la lucha contra el gobierno macrista no dejan de utilizar la palabra kirchnerismo para todas sus bajadas políticas denostando de paso a dirigentes peronistas que no hacen lo que ellos creen se debe hacer.

Lo grave es que “soldados del pingüino/a” y colgados de ese “hay que sumar” y “sumarse porque el enemigo es el macrismo y el FMI”, el arduo trabajo que le espera al seguro gobierno peronista para el caso de recuperar el poder político-institucional el 10 de diciembre, puede llevarnos a sufrir la misma frustración y tirar por la borda nuevos logros de la misma forma que se tiraron por la borda los logros de los últimos 12 años de gobierno peronista.    

Perón utilizaba metafóricamente un aforismo popular para explicar el arte de conducir: “Para hacer un buen adobe se requiere de buena tierra, pero también de bosta y paja” Ahora bien, Perón nunca perdió de vista que la buena tierra (la clase trabajadora) era lo fundamental para la elaboración de ese adobe; pero que la bosta nunca dejaría de ser bosta como la paja (intelectual) jamás dejaría de ser tal.

Si los “nuevos y jóvenes peronistas” no toman en cuenta las enseñanzas históricas que recogió la vieja militancia peronista en la construcción del Movimiento Nacional Justicialista (no digo partido que es solo una herramienta electoral según lo establecido por el propio Perón) en ese trágico pero heroico derrotero que trajo al peronismo hasta aquí, y vuelven a cometer los mismos errores   del pasado reciente, ya no será culpa de los “viejos peronistas” sino de un caprichoso y perverso juego llevado adelante por viejos imberbes del pasado que hoy se dedican a engatusar adolescentes y jóvenes sobre los “errores y Perón y los peronista” aduciendo que la única revolucionaria del fenómeno nacido en 1945 y que tanto odian fue Evita.

Los peronistas somos respetuosos del legado de Perón y Evita y defensores de compañeros Peronistas como Néstor y Cristina. Por la patria y por ellos nos jugamos.


Aleksandr Duguin y su devoción por Perón y el modelo sindical argentino

13 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMLIO, Política nacional e internacional

Fuente:https://mundogremial.com/aleksandr-duguin-y-su-devocion-por-peron-y-el-modelo-sindical-argentino/

Captura de pantalla 2019-05-12 a la(s) 23.17.32

“Perón creó los principios para el futuro. El futuro peronista es hoy”

El movimiento nacional justicialista conmemoró hace semanas los 70 años del Primer Congreso Nacional de Filosofía de Mendoza donde el General Juan Domingo Perón presentó y desarrolló su concepto de Comunidad Organizada.

La obra de Perón rompió fronteras y fue estudiada por innumerable cantidad de pensadores en distintos puntos del mundo.

Tal es así, que para recordar aquel congreso de filosofía se congregaron en nuestro país destacados filósofos que dedicaron parte de sus estudios al “peronismo”. Entre ellos,Aleksandr Duguin.

Duguin es un filósofo , historiador y analista ruso, reconocido mundialmente, que analizó la figura de Perón a quien llegó a definirlo como “un ejemplo a seguir por todos los Jefes de Estado”.

Hace días, visitó la sede central de la CGT en el marco de las actividades para rememorar aquel Congreso de Filosofía junto a filósofos argentinos, historiadores y pensadores de la región.

Mundo Gremial entrevistó a Duguin para conocer su análisis del peronismo, y sobre todo su visión respecto al modelo sindical argentino y su definición del trabajo.

MG: ¿Qué opinión tiene usted del movimiento peronista?

AD: “El peronismo se basa sobre necesidades de tener una alternativa al liberalismo global, a la hegemonía de América del Norte que está representado en el pensamiento político y filosófico de Juan Perón.

En su Tercera Posición de Juan Perón veo muchos aspectos parecidos a la Cuarta Teoría Política (de su autoría) que critica el liberalismo, comunismo y nacionalismo.

Creo que Perón no era tan nacionalista, era más que nacionalista. Pensaba en los intereses de la civilización latinoamericana. Por eso iba con esta propuesta de Getúlio Vargas de Confederación, también con Chile.

La unificación del continente con su identidad manifestada con la forma política del peronismo, justicialismo, con soberanía y justicia social. Es importante la dignidad del hombre de trabajo, CGT, trabajadores, como el centro, creo que no ha perdido ninguna importancia. Eso se diferencia con Brasil que después de la caída de los Getúlio Vargas, todo el sistema de la CGT de Brasil está destruida totalmente.

Acá después de Juan Domingo Perón, la situación de la CGT está conservada; estos colectivos para defender la dignidad de los trabajadores está presente, vive hoy y es muy importante. Porque Perón ha hecho algo más que ser un líder político, ha creado los principios para el futuro. El futuro peronista es hoy. Por esto es que considero a Perón como el pensador político, es el creador del pensamiento de estos valores para el futuro”.

Captura de pantalla 2019-05-12 a la(s) 23.18.34

Juan Manuel Morena, director de Mundo Gremial, junto a Duguin en la CGT

MG: Siguiendo esta línea, hoy hay un impacto muy fuerte en el mundo del trabajo que naturalmente va impactar en el modelo representación, ¿cómo lo analiza usted, en términos de trabajo?

AD: “Pienso que debemos concebir trabajo por fuera del marxismo. Porque el marxismo se ocupa del trabajo abstracto solamente, por eso (Karl) Marx pensaba que el capitalismo es la fase necesaria del desarrollo de la humanidad, de la economía, de la sociedad. Solamente cuando todo el trabajo deviene abstracto y no concreto, solamente después, la revolución socialista proletaria sería posible.

Eso es totalmente negativo, por eso esto juega a favor del capitalismo, liberalismo, globalización, esto se ve en la izquierda moderna, post moderna, que son los aliados del liberalismo gran capital”.

MG: Y son los grandes representantes de muchos sindicatos a nivel mundial también…

AD: “Sí, por eso el sindicalismo del trabajo peronista debe ser el sindicalismo de otra naturaleza, con otra esencia y esa esencia tiene que ser, según mis ideas, en la defensa del trabajo concreto. Es diferente trabajo concreto, es trabajo que no está hecho para vender.

Vender es una forma secundaria de manejar los objetos, es una forma de la creación, el trabajo creador. Trabajador no es proletario, trabajador es cuando hace trabajo concreto que está destinado a auto consumación o a un cambio en el contexto concreto también. Esto es trabajo para trabajo, es una forma de la dignidad humana que está presentada como arte con creación que no está para vender.

En el capitalismo todo trabajo deviene abstracto para vender, solamente para vender. La calidad de la plata no cuenta. Y por eso es que creo que tenemos que defender este trabajo concreto.

Volver al trabajo concreto que debe ser inscripto en el contexto local, humano, en el contexto de aldea, de ciudades, de la gente que si se conozca entre ellos”.

MG: ¿Y según ese pensamiento, cómo debemos pensar la economía de un país?

AD:A la economía hay que pensarla en concreto, la economía de la producción estratégica, de peso nacional, podría ser de otro nivel. Pero en ambos casos el trabajo debe ser a favor de la gente, de la sociedad, de la Nación. Esa es precisamente la diferencia entre los sindicatos marxistas o izquierdistas y los peronistas.

Por eso creo que el trabajo debe ser concebido como el hecho, el acto creador, como el arte, como un acto humano, profundamente humano que manifiesta la posibilidad del hombre de crear. Por eso el producto de este trabajo no puede tener precio, el precio es el don, el cambio del alma, del corazón; este trabajo cualitativo debe ser puesto en el medio de la lucha para la liberación del trabajo”.

Captura de pantalla 2019-05-12 a la(s) 23.13.20