DE FALACIAS Y MITOS PERVERSAMENTE UTILIZADOS

19 junio 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional

LA FALACIA DEL “NO SE PUEDE GASTAR MÁS DE LO QUE SE TIENE Y PUEDE”; UN MITO BIEN UTILIZADO.

Banqueros ladrones

Captura de pantalla 2018-06-01 a la(s) 12.13.51

Por Victor Leopoldo Martinez

En economía nada es tan complicado como se lo quiere vender. La clave de la cuestión económica argentina está simplemente en la distribución de la riqueza que produce el pueblo trabajador y de qué forma y mejor manera se pueden aprovechar nuestros valiosísimos  recursos naturales. Lógicamente todo esto…:

1) O es disfrutado por todo el pueblos argentino, algo que indica la propia lógica productiva humana en cualquier lugar de este planeta.

2) O solamente es usufructuado y super disfrutado por ese puñado de haraganes y especuladores financieros que conforman la oligarquía vernácula a la que se le suman los grandes empresarios (incluido el dueño del mayor monopolio mediático existente hoy en el pais) que concentran el poder económico y que solo pretenden obtener suculentas ganancias en el menor tiempo y con la menor inversión posible, además de conseguir la mayor explotación laboral de la población activa que al Estado se le pueda sacar.

Pero… ¿Cómo se logra concretar la una o la otra?

  1. A) -La primera a través de un gobierno que maneje los resortes de esa economía con criterio nacional y lo haga teniendo como meta única y exclusiva una distribución de esa riqueza entre los que la producen, de manera equitativa y justa, pensando siempre que todo excedente debe invertirse (diferente de “gastar”) en saneamiento básico, salud, educación, investigación y desarrollo tecnológico que agregue valor a la producción exportable. En general esta variante termina siendo calificada de “populismo” (o… “es mentira que todos pueden vivir bien”).
  2. B) -La segunda a través de aquella manipulación mediática que se encarga de generar consenso en los sectores medios de nuestra sociedad a quienes se educó previamente en el amor por el individualismo y la meritocracia –que prende con facilidad en cualquier aspirante a pequeño o gran burgués por ser comprador compulsivo de sus mitos sostenedores – recurriendo a construcciones discursivas plagadas de falacias. La ignorancia (la verdadera) hace el resto.

Para saber cómo descubrir el grado de verdad o falsedad de ciertos relatos politiqueros y periodísticos solo basta con ir a Google (ya ni siquiera sugiero libros). Seguramente allí  lo encontrarán. Ahora bien, lógicamente les demandará cierto esfuerzo que bien vale la pena hacerlo si en ustedes está ese deseo de dejar de ser tomados por estúpidos- (dicho de manera delicada y no groseramente).  El resto es saber traspolar y aplicarlo a lo que ustedes ya conocen y ven diariamente, según les indica el buen sentido que es cuando uno se vuelve criterioso en materia de análisis de la realidad; en este caso la que ahora nos está afectando.

Veamos:

El mito de la “pesada herencia”(mito como historia imaginaria construida con alteraciones de cualidades de la  realidad vivida por gran parte de la población en el pasado reciente, basado en un relato -una patraña- elaborada con generalidades a las que supieron darle más valor del que realmente tenían y tienen) incorporó en su pobrísima –pero muy eficaz- argumentación una falacia que operó sobre la beta culpógena judeo-cristiana que cargan los componentes de ciertos sectores sociales –clase media y media baja- y que traen en su mochila por deformación cultural previamente instalada; algo que hábilmente fue usufructuado: “NO SE PUEDE GASTAR MÁS DE LO QUE SE TIENE Y PUEDE”.

Por empezar, esto, en términos económicos, es una gran estupidez. Si  así fuera, el crédito sería innecesario, entonces sobraría el sistema financiero y los bancos serían innecesarios. ¿Viviríamos mejor o peor? ¡Vaya uno a saber!!! Pero hoy por hoy  el crédito es como la sangre, que transporta el oxígeno a las células, activando, así, el crecimiento económico haciéndola funcionar (esto ya lo sostenía Jauretche allá lejos y hace tiempo). El tema siempre consistió en saber y/o definir previamente con qué fin aparecen o se crean las entidades bancarias y por qué son necesarias esas entidades en manos del Estado; y esa finalidad se la da su condición: o son públicas (estatales) o privadas.

Sobre la presentación de esta premisa tan elemental surgen infinidad de preguntas: Si el dolar es una mercadería con tan alta demanda ¿Por qué no está en las góndolas de los super mercados? Usted dirá ¡Que pregunta tonta! Pero usted ¿No es más zonzo al suponer que puede comprar todos los días en cualquier banco 10 mil dólares? ¿Tiene pesos para hacerlo? ¿No se pregunta quienes son los que compran los 600, 700 o mil millones de “verdes” que vende el Banco Central? ¿En serio cree que esas operaciones financieras forman parte de la vida cotidiana de su vecina “doña Rosa”? El común de los mortales argentinos está muy lejos de ese mundo fabricado para giles. Si todo funcionara bien y de manera justa y equitativa…   ¿Por qué no puedo gastar el producto de mi trabajo en lo que yo quiera si me lo gane? ¿Por qué no puedo gastar a cuenta si tengo acceso al crédito de una entidad financiera estatal bien administrada que no cobra intereses usurarios como ocurre hoy?  ¿Por qué –si nos referimos al Estado como administrador- los actuales e improvisados gobernantes “PRO” se preocupan en llamar  «gasto» y no «inversión» o «distribución» el atender a los más necesitados y  desprotegidos? ¿No son humanos? ¿A quién debe ir destinado lo que el Estado recauda?  ¿”Gasta y mal” el Estado cumpliendo con su responsabilidad social? ¿Quién genera esa riqueza  supuestamente «mal gastada» por el Estado, el trabajador con sus aportes y su consumo o los empresarios con sus evasiones? ¿Es justo ser rico, o incrementar el capital privado evadiendo los compromisos fiscales? Eso ¿no es delito? Entonces ¿Por qué es delictivo que un usuario se niegue a pagar una suma exorbitante por un pésimo servicio?  ¿Por qué los grandes evasores privados ven bien que el Estado subsidie sus actividades para no “jugar” a perdida? ¿Qué es el «mercado» y cuáles son sus virtudes reguladoras? ¿El mercado por si solo produce bienestar general? Entonces ¿Por qué la necesidad de monopolizar producciones, comercializaciones y el manejo de la información por parte de algunos codiciosos empresarios? ¿El libre mercado tiene un mecanismo de justicia propio que le garantiza a la sociedad equidad distributiva? Si esto no es así a la sazón  el mercado es una herramienta perversa ya que contradice su discurso  sobre las ventajas de la libre competencia  al permitir la monopolización de algunas ramas de la economía. Luego… ¿Cuál es la ventaja social que brinda el “mercado” habilitando en los hechos la existencia de monopolios? El Estado…  ¿debe ser solo una “caja”  para negocios de empresarios poderosos…  o  un administrador de los recursos que producen los que trabajan para su posterior distribución con el criterio más justo, equitativo  y solidario posible?  El mercado… ¿Es solidario? ¿Qué papel juega entonces el sistema financiero sin la intervención del Estado? Bertolt Brecht dijo alguna vez “Robar un banco es un delito, pero más delito es fundarlo”. Quizá en esto radique la diferencia entre lo público y lo privado; entre los bienes sociales y los intereses individuales. El Estado ¿Cuál debe priorizar?   

Me detengo acá para no saturar con inquietudes que el común de los mortales no se las plantea ya que le resulta más fácil y hasta tranquilizador “consumir” las falacias ya digerida que brindan  los medios que en esforzarse por pensar y buscar las razones de sus males.  

Sin embargo…  ¡Cuantas  elementales preguntas no reciben respuestas de los “medios educadores en estupideces”;  o las que brindan son simple generalidades con las cuales los ricos y los “técnicos” embaucan a tilingos y perejiles!  

Vamos a lo concreto. Entonces, los enunciados preelectorales lanzados por el “macrismo” ¿Fueron falacias?

¡SÍ!

¿Por qué?

LA GRIETA MACRISTA

Una falacia es un engaño fabricado intencionalmente para persuadir o manipular a otros; es una construcción discursiva con un argumento que parece válido, pero no lo es: “La inflación se la controla con una buena administración”. (Macri; el “lúcido” que hace dos años y medio que no la puede domar); o en relación al reciente y pavoroso acuerdo con el F.M.I.: “Le quiero transmitir a los argentinos que estamos alejándonos definitivamente de la zona (¿?) de crisis” (Marcos Peña). Claros ejemplos dado por los máximos exponentes  de la hipocresía en la gestión PRO. Ambos dieron claras muestras, el primero de impericia, brutal ignorancia y torpeza, y el segundo de un maestro en hipocresías,  jamás antes visto; hablando como si la desastrosa situación actual del país (“crisis”) nació de un repollo y sin paternidad reconocida.  

Las falacias son muy usadas en la política y en el periodismo. Este último frecuentemente las utiliza en artículos de opinión en sus  medios gráficos de comunicación y en programas pseudo periodísticos  televisivos y de radio en los cuales la argumentación y la persuasión son de especial relevancia.

Veamos tipos de falacias:

La falacia “ad hominem” consiste en evadir el tema dando solo opiniones generales, no relevante,  y con eso poner en tela de juicio  la moralidad de otros. Por ejemplo: “se robaron todo (¿?); “Son todos corruptos y ladrones” Sin identificar quienes. O el propio presidente Macri que fue y es uno–sino el mayor- de los más  conspicuo corrupto del país,  contrabandista y evasor fiscal compulsivo con deudas con el Estado multimillonarias, con cuentas off shore en paraísos fiscales legalizada por él desde que asaltó la función pública, que hoy se la pasa presionando a la justicia para que no lo investigue, se anime a sostener: “La grieta se va a cerrar cuando el último corrupto quede preso y devuelvan todo lo que se robarón”.

Otra es la falacia de la autoridad (argumentum ad verecundiam) que traducido a ejemplos concretos sería “Asi eran las bóvedas de los Kirchner en el sur; Jorge Lanata lo dijo…” “Lilita Carrio lo denunció…”. A estas podríamos agregarle los  sofisma populista (argumentum ad populum) que manipulados como falacias a través de  una construcción argumental basada en la ignorancia del resto social  termina siendo muy utilizados de manera contradictoriamente absurda por una conductora que  desde hace varias décadas opina como vocera de “la «gente» me dice” en sus habituales almuerzos.  ¡Pero hay más! Para  dar esa patina de verdad que necesita  su opinión personal y de  lobista política, esta conductora socializa la misma con un «todo el mundo sabe que…», o «…es lo que la sociedad desea/espera/quiere». La ignorancia sobre el grado de verdad o falsedad de tamañas afirmaciones hace que la aseveración, como producto deductivo, sea fácilmente comprable. “La gente”, “todo el mundo”, “la sociedad” nunca dejaron de ser generalidades total y absolutamente inconsistentes por incomprobable. La mayor de ellas es la socialización de responsabilidades, hoy usada hasta el hartazgo luego de cualquier hecatombe económica nacional: “…somos todos responsables” que es como decir nadie porque nunca se podrá meter en cana  a ese nadie que somos todos; una falacia total y absoluta ya que los responsables de la hecatombe tienen nombre y apellido y son fácilmente identificables.

Hasta aquí ejemplos de producción y venta de falacias.

Ahora bien, ¿Cuándo comienzan a derrumbarse estas falacias PRO-mediáticas? Cuando la incontinencia verbal del medio pelaje ignorante que no solo se encuentra dentro del  ejecutivo nacional (cargos claves y Secretarías de Estado), sino también en  el congreso nacional y en alguna que  otra gobernación provincial  desnudan  esa mediocridad reaccionaria y  perversa, propia de todo tilingo, abriendo sus bocotas para opinar blanqueando así  su racismo, su sectarismo, su beta discriminadora y reaccionaria, su servilismo para con los poderosos a cambio de migajas.

Pruebas al canto:

GONZÁLEZ FRAGAa) González Fraga –actual Presidente del Banco Nación de la gestión CAMBIEMOS- sostiene: “Durante 12 años le hicieron creer al empleado medio que  su sueldo medio  servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos  e irse al exterior. Eso era toda una ilusión; eso no era normal.”

MICHETTI

b) Michetti, la vicepresidente de la Nación y presidenta del Senado de la gestión CAMBIEMOS manifiesta: “El pobre tienen que entender que es pobre y conformarse con lo que le corresponde y no creer que puede seguir viviendo como lo hacía antes.”  O “Sepan aguantar hasta que dentro de 2, 3 o 5 años podamos salir adelante”  O “Era necesario que los trabajadores salieran de la fantasía del consumo

VIDALc) Vidal, la ignorante gobernadora del principal estado provincial del país –Buenos Aires- afirma en el Rotary Club: “¿Es equidad que durante años hayamos poblado la provincia de universidades públicas cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad?”.

 

GERARDO MORALESd) Gerardo Morales (gobernador de Jujuy implicado en más de un negocio turbio como operador de empresarios como los Blaquier, hoy a cargo del gobierno provincial) manifiesta: “Si estas causas contra Milagros Salas fallan, tengo 60 más para imputarla”….

No hay nada más que agregar. Saque usted lector sus propias conclusiones.

Conclusión: Ni la situación económica dejada por el anterior gobierno –“pesada herencia”-  fue tan pesada como la pintaron ya que comenzaron a blanquear sus verdaderas intenciones al segundo día de hacerse cargo del gobierno con hechos y decisiones económicas concretas: Apostar a la timba financiera con el endeudamiento externo como recurso. Esto no hubiese sido nunca posible si las condiciones en que se encontraba el país hubiesen sido malas;  nadie presta a un insolvente, lo cual permite deducir que el gobierno de Macri solo pudo endeudar al país de la manera descomunal que lo hizo  en apenas un año porque el país tenía solvencia económica y las condiciones político-sociales con que  recibió el país así se lo permitieron.    

La  pobreza cero, la eliminación del impuesto a las ganancias en los trabajadores, la no devaluación, la generación de trabajo genuino, el no aumento de tarifas,  el cuidado de los jubilados, el no ajuste, nunca estuvo en los planes PRO. He aquí las falacias con las que engrupieron a la población.

Ninguno de los integrantes del “equipo de lujo, ni su director técnico –Macri-” sabía cómo se gobierna la Nación: “Nos equivocamos porque estamos aprendiendo (Aranguren-Michetti-Peña)”. Siempre supieron y solo  saben cómo hacer negocios con el Estado. La mayoría de ellos son CEOS empresarios que siempre operaron con el Estado en materia de obras públicas sacando el mayor provecho posible.  El resto; el resto de los interesados PRO solo son simples operadores financieros de bancos extranjeros.

Ahora ya nadie puede tener dudas que venían dispuesto a concretar una devaluación y con ella una brutal transferencia de riqueza de la población laboral a los que más tienen; vinieron para  quitarles todas las retenciones, impuestos y gravámenes a los poderosos, vinieron a legalizar el saqueo del país implantando la especulación financiera (bicicleta) como la más clara y eficiente (por su rapidez) herramienta para la fuga de capitales  y de los dólares que ingresan como préstamos (basta leer el memorándum de acuerdo con el  F.M.I. para enterarse de cuál será el destino de ese préstamo).

Nunca antes se había logrado generar tamaña crisis económica en tan poco tiempo. Lo grave es que todavía hoy existen dentro de nuestra sociedad ignorantes personajes que como verdaderos leguleyos intenta explicar lo inexplicable repitiendo las estupideces que  bajan los integrantes del “equipo de lujo” Macrista y son transmitida por la “cadena Clarin” de periodistas inescrupulosos y serviles que jamás asumirán su alta cuota de responsabilidad cómplice en la generación del actual mal pasar de los argentinos.

¿Cómo pueden ciertos personajes de este gobierno tener el coraje de hablar sobre su buena gestión cuando en dos años se comieron ministros y presidentes de bancos porque los “lujosos” no dejaron defecación por realizar en su paso por la función pública (fuera de llenarse los bolsillos de guita)? Estoy hablando de decisiones en materia económica tremendamente perjudiciales para el país y sus intereses; perjudiciales para la población en general y solamente muy beneficiosas para ellos y/o para los que ellos representan. La inexperiencia, la ignorancia política (y general) y la ineptitud en todos y  cada uno de los hombres del gobierno de Macri impiden que sean “presentables” en términos internacionales porque resulta incompresible para cualquier operador extranjero medianamente serio entender su designación y/o el rol que cumplen dentro de un Estado Nacional (más allá de reconocerlos como simples delincuentes de dudosa moral). Carrió, llegado el momento de tener que dar cuenta de tanta perversión, seguramente acudirá a otra de sus actuaciones magistrales para mostrarse como loca (algo que le cuesta muy poco) y así salvar su ropa como inimputable frente a la justicia.

Hoy por hoy es muy evidente que  gracias a Macri (con su agente de prensa Lanata) y su equipo de lujo, el pueblo argentino está siendo considerado a nivel mundial como un pueblo de brutos, torpes  e ignorante; consideración que por suerte a una muy importante porción de ese pueblo que conformamos, no nos cabe como sayo; pero por esa irresponsabilidad  del resto -los votantes de este rarísimo engendro político llamado PRO-  lamentablemente así nos ven.

Gran parte de los argentinos entraron “sin querer queriendo” en el libro guinness de record  como los mayores giles compradores de falacias del mundo ¡Si señor!!! Nos devolvieron al mundo… pero como un pueblo de imbéciles!!!

Anuncios

ENTRE LA ESPERANZA, LA VERGÜENZA Y LA TRISTEZA

1 junio 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional

MICHETTI 1

Captura de pantalla 2018-06-01 a la(s) 12.13.51

Por Victor Leopoldo Martinez

¿Por qué titule así esta nota? Porque seguí el debate del Senado de la Nación sobre la ley contra el tarifazo que ya venía con media sanción de la Cámara de Diputados, en sus partes más sustanciales (lógicamente “sustanciales” dentro de mi parecer).

Fernando Pino Solanas

A fuerza de ser sincero y luego de escuchar varias exposiciones de diferentes senadores, algunas más que lamentables por la pobreza argumental, entre ellas la del senador por Salta y ex gobernador de esa provincia Juan Carlos Romero, realmente voy a reproducir los conceptos centrales de la alocución del senador Fernando Pino Solanas porque me pareció, de todas, la más seria. Las percepciones que formaron parte de su argumentación fueron más que sostenedora para que su voto sea positivo en relación a la norma en discusión. Su discurso encendió una luz de esperanza en mí y despertó aquella ilusión que nunca dejo que se pierda dentro de mi espíritu. Volví a escuchar la palabra PROYECTO. Volví a escuchar en boca de “Pino” una sintética lección de historia basada fundamentalmente en el concepto de Soberanía Nacional.

Captura de pantalla 2018-06-01 a la(s) 12.25.11No por casualidad traje el nombre de Juan Carlos Romero. Como Menem son esos personajes que se dicen peronistas pero que siempre actuaron para y como si fueran oligarcas. Mal recordado por el pueblo-pueblo trabajador de Cafayate –lugar donde tiene sus viñedos- en alguna oportunidad allá por el 2005 y cuando Romero era gobernador, tuve oportunidad de visitar esa localidad del sur de aquella provincia e intercambiar historias con un adolescente del lugar de unos 15 años que trabajaba “en la finca de don Juan Carlos” quien le pagaba 30 centavos por canasto de uva recogido (recogía 10 canasto por jornada de lunes a lunes junto a su madre que tambien trabajaba allí por la misma paga). Pibe que a esa edad recién cursaba el 5to grado ya que iba a la escuela cuando podía; de condición muy humilde, en todo momento se mostraba agradecido de su patroncito porque hasta le realizaba los aportes para la jubilación y la obra social reteniéndole 10 centavos. Venía realizando ese trabajo desde los 8 años (trabajo infantil prohibido por ley). En concreto el pibe recibía 20 centavos por canasto y el “patrón” le retenía 10 (el 33,33% de sus haberes) y con ello hasta se hacía pagar sus “aportes patronales” por sus trabajadore. Dejo al lector averiguar los porcentajes que le corresponden al empleado y al empleador como aportes jubilatorios y de obra social y podrá comprobar como don “Romerito” explotaba a su peones hasta en eso. Sobre el haber mensual de su peón, la cuenta no era muy difícil: 10 canasto por día a 20 centavos p/c daba 2 $ por jornada, por 30 jornadas mensuales sumaban el sueldazo de 60 $ mensuales (1$ = 1u$s en épocas de la convertibilidad) 60 dólares mensuales. Así satisfacía la necesidad de trabajo de un lugareño de Cafayate-Salta Don Juan Carlos Romero, hoy Senador nacional, y encima dice ser “justicialista”. 

MICHETTI 2

VERGÜENZA

Por comprobar a ojos vista la pobreza intelectual-cultural y política de la señora Vicepresidenta del país y presidenta del Senado de la Nación, Doña Gabriela Michetti. Claro que no me sorprende y menos aún debe sorprender a nadie el saber, el tomar conciencia en manos de quién está el país, estamos los argentinos. Desde un presidente que ni con la ayuda de una fonoaudióloga logra pronunciar bien las palabras más sencillas, que no logra hilvanar nunca un concepto medianamente coherente respecto a ningún tema (incluido el futbol); hasta la imagen de pánico que tenía la presidenta del Senado –Gabriela Michetti- anoche en el recinto frente a tamañas exposiciones que la desnudaban a cada instante en su supina y total ignorancia no solo del tema que se estaba debatiendo sino de un mínimo de cultura general, lo único que me producía era vergüenza ajena y vergüenza como imagen para el mundo. Tener que mostrar tanta mediocridad de autoridades nacionales a ese mundo que Macri nos quiere introducir realmente da vergüenza.

MICHETTI 3

El desconcierto en la cara de Michetti por no entender de qué se estaba hablando; la cara de pavor y la mirada desesperada hacia cualquier lado tratando de evitar cualquier pregunta (que lamentablemente para ella se las hicieron) pintaba un cuadro de decadencia institucional propia de “neoliberales de pacotillas” que llevan adelante los funcionarios y legisladores PRO-CAMBIEMOS.

Es doloroso comprobar que una parte importante de la sociedad eligió para que gobierne el país esta banda de “vivos para los negocios”, de “pícaros aventureros”, pero seres totalmente brutos e ignorantes; faltos de la cultura más elemental. El único consuelo que tengo es saberlos productos de la lamentable comercialización de títulos que hace la “educación privada” que prioriza el negocio por encima de los contenidos que debería enseñar (los mínimos).

ENTRE LAS PROMESAS Y LA ESTUPIDEZ, LA REALIDAD

TRISTEZA

Por saber de antemano que resulta imposible “pedirle peras a un Olmo”. Macri es un “Niño bien, pretencioso y engrupido, que tiene berretín de figurar… Pelandrún que la vas de distinguido…” como reza el tango de Collazo y Fontaina, y como tal está actuando. Se la pasa actuando, y encima sin condiciones actorales. No le gusta que lo contradigan y está convencido que es el protagonista principal dentro del país de esta puesta en escena, donde el cree tener todos los derechos, incluido el de recorrer y desfigurar a su antojo al protagonista de   “Juguete Rabioso” de Roberto Arlt; lógicamente sin que lo haya leído. Macri, con la soberbia que generalmente caracteriza a los ignorantes, se cree un ganador nato y lo que no le gusta lo “VETA”.

Pero volvamos a la esperanza.         

El discurso de Pino Solanas en la madrugada del 31 de mayo del 2018 fue sencillamente brillante; simplemente por lo claro, concreto y porque fue el único que hablo de Patria y proyecto de país. Habló del problema de fondo: la crisis energética argentina y el fracaso de un modelo político (el neoliberal macrista) que en poco tiempo hace agua por todos lados, y que como tal solo se limita, a modo de reprimenda por su adhesión al gobierno “populista” anterior, castigar a los sectores más vulnerables, a las PYMES y a grandes sectores de las capas medias.

En su racconto histórico el legislador Solanas comenzó refiriéndose a las audiencias públicas para determinar las tarifas y según él “fueron una farsa, una teatralización alejada de la realidad ya que no se le dio cabida a ninguna de las observaciones y reclamos de los participantes; y –con ayuda de la prensa complaciente- a estas audiencias se las vendió como que se había “cumplido con la formalidad institucional; como si el hecho culminara allí”.

MICHETTI 6

Comenzó elogiando (la calificó de “brillante”) “la política comunicacional del gobierno de CAMBIEMOS (complicidad mediática mediante) para lograr convencer a la población que en realidad había sido injusta porque estuvo pagando muy poco por la energía que consumía”. Luego contra argumentó sobre el disparate de querer ajustar los precios de la energía a los internacionales señalando que “Argentina no importa el 100% de la energía que consume porque argentina tiene y produce gas y petróleo. Solo un 11 % del gas –el gas licuado- se importa a un alto costo (lo vende Shell, la compañía para la que Aranguren gerencia desde el Estado como bien lo señala Pedro del Arrabal en su artículo en esta misma revista); y el “pícaro” ministro de energía pone el precio de todo el resto del gas al mismo precio que el Estado paga por el licuado.

MICHETTI 5

A partir de esto, planteó que existe un debate pendiente y que ni el oficialismo ni la oposición lo quieren encarar: “¿Cuánto vale producir energía en la Argentina? ¿Cuál es el costo de la energía en la Argentina; el costo del gas acá, en el país? Sra. Presidenta ¿De quién es el gas que se produce en la Argentina? (Michetti muda miraba desesperada para todos lados …). Pino la salva respondiéndose: “De las provincias y de la Nación porque lo dice la Constitución Nacional”. Luego continua -“Existe una gran estafa a la buena fe de los argentinos porque estamos pagando casi 5 dólares por el millón de btu y el costo de producción en la Argentina está entre 1,90 y 2 dólares ese millón de btu. Cuando le preguntamos al ministro de energía Aranguren en una interpelación cuál era el costo, se fue por la tangente y no contestó. Lo mismo pasó en todas la interpelaciones a los ministros que vinieron acá (y señaló al “Toto” Caputo entre ellos)” Agregó: “YPF produce el 49% del gas que se consume en el país y su precio es de 1,90 el mdbtu y tanto el gobierno nacional como los provinciales tienen la obligación de decirle a la población cómo se compone el costo del gas en boca de pozo. Hoy, argentina está pagando el gas más caro del planeta; Japón, el Reino Unido y varios países de Europa que no tienen ni gas ni petróleo están pagando 4,5 el mdbtu y se quejan porque lo pagan caro. Nosotros lo estamos pagando 5 dólares y lo quieren llevar a 7 y monedas”… Y nos mienten diciéndonos que estamos pagando muy poco por la energía que consumimos; y fíjense ustedes que el español solo destina el 2,6 % de sus ingresos a pagar las tarifas energéticas, el canadiense el 2,5 % de su salario y acá en argentina el 12% del salario. Acá, y sin contar la devaluación de las últimas semanas, el salario mínimo ronda los 450 u$s y paga el 0,5 % el Kw; en Francia paga el 0,11% y el salario es de 1.850 u$s. Todos los argumentos del gobierno son un grosero e inmoral embuste al pueblo argentino. Entonces ¿Cómo es posible que acá haya habido un 1200 % de aumento en el gas, un 1800 % de aumento en la energía eléctrica y el agua un 550 % de aumento?”

“El tema mayor es el Proyecto Argentino continuó. “Si hay 2 temas centrales en la vida de las naciones, en el gobierno de las naciones son la soberanía alimentaria y la soberanía energética. Argentina, durante 60 y pico de años desarrollo la más importante política de estado que tuvo el país y que hizo escuela,, que fue luchar por la autodeterminación energética y el autoabastecimiento; y se desarrolló la primera y mayor industria hidro carburífera del hemisferio sur. En los años “60” exportábamos catalizadores para sacarle el plomo a las naftas a España, Italia y Francia.   Esa máquina de política de Estado fue iniciada por Hipólito Irigoyen, por los generales Mosconi y Baldrich y en 7 años multiplicaron en 400 veces el capital de la compañía. Eran tiempos donde el rigor técnico era parejo con el rigor ético de la compañía. Mosconi no te daba un lápiz sino le entregabas el cabito del usado. Y fueron detenidos en la calle en el golpe del 6 de septiembre de 1930 por “comunistas”. Eran comunistas porque le rompió el mercado a las multinacionales comprando crudo a menos de las mitad de precio a la URSS. Argentina con las privatizaciones se descapitalizo en 250 y 300 mil millones de dólares al perder la soberanía energética del país. Argentina se colocó un 38 largo en la cabeza con la privatización del petróleo, paralelo al endeudamiento externo.

“Lo que no discute –prosiguió-la dirigencia política argentina es el proyecto nacional estratégico…No lo tenemos… La energía es un derecho humano y universal garantizado por la constitución nacional y por los pactos internacionales que incorporó la reforma del “94”. El radicalismo y el Justicialismo tienen una tradición en defensa del interés nacional y de la energía que hizo escuela en el continente y el mundo. Sra. Presidenta, creo que esto es un fracaso estrepitoso; creo que hasta en la luna sienten el ruido de este fracaso. Al fin y al cabo terminamos siendo los mayores hijos de la pavota del planeta.”

¡Simplemente brillante!!! Estos fueron los datos que a mi entender resultan y son los más significativos para los intereses del país y de sus habitantes; y Pino Solanas lo puso en palabras en su exposición.

Captura de pantalla 2018-06-01 a la(s) 13.47.22

La sesión continuó y llegó el momento de la exposición de Cristina Fernández de Kirchner. Luego de su acostumbrada enumeración de logros de su gestión; todos ellos innegables, pero siempre señalados de manera autorreferencial eludiendo con elegancia pero poco tino político su condición “peronista”, que en los hechos y acciones de gobierno demostró ser pero que en lo discursivo lo evita en su afán de recibir ese innecesario reconocimiento por parte de esa “progresía de izquierda” que hoy sigue colgada de sus faldas susurrándole constantemente que ella encarna “la instancia superadora del peronismo”. Quizá sea este el salto cualitativo que a Cristina Fernandez le falta dar para transformarse, por formación intelectual y sobradas condiciones naturales en la lógica conductora del mayor movimiento revolucionario que parió estas tierra llamado peronismo y cuya columna vertebral fue y sigue siendo la clase trabajadora; que ella sin lugar a ninguna duda defendió y defiende pero que en momentos como este donde la PATRIA ESTÁ EN PELIGRO, se olvida. Y al olvidar tamaño detalle se olvida del sentimiento peronista que envuelve a todo trabajador argentino; que ese trabajador lo siente  como una desvalorización de su historia familiar y social y de su lucha política y gremial por conseguir una cuota de justicia social; lucha que ya lleva casi 4 generaciones.

Cristina-MichettiLa senadora le preguntó a Michetti: “Usted era diputada señora presidenta cuando se votó la nacionalización de YPF” Michetti le respondió que “si”. Cristina repreguntó “¿Cómo votó usted… Cómo voto usted la nacionalización de YPF, de Vaca Muerta?” Michetti contesta: “Negativamente”. Cristina: “Mire que interesante. O sea que si hubiese sido por ustedes Vaca Muerta hoy seguiría en manos de Repsol. Y el presidente va a Vaca Muerta y se saca Fotos, y habla de una empresa que la siente como propia”. 

CRISTINA (1)

Luego le recordó a Michetti: “Rescaté un tuit suyo del 16 de noviembre de 2015, seis días antes del ballotage. En él decía: -No hay que subir tarifas, hay que favorecer a la gente más humilde que paga muy caros los servicios“, para luego interpelar directamente a la vicepresidente: “Esto lo decía usted, señora presidenta, cuando era candidata”. Ya en un tono más efusivo, la ex jefa de Estado continuó dirigiéndose a Michetti: “¿Y ustedes nos hablan a nosotros de mentira y de verdad? ¿En serio tienen cara para hablar de mentiras en la Argentina? Pero por favor, se cansaron de mentir en todo”.

Lo interesante también en la exposición de la Senadora fue la mención puntual de la situación catamarqueña en relación al tema tarifario. Tomó como ejemplo el comportamiento de sus legisladores nacionales que en el ámbito del Congreso Nacional son “oficialista (sic) en este tema (el tarifario) pero cuando vuelven a sus provincias donde la gobernadora es peronista por ejemplo, son opositores a las decisiones tarifarias de ese gobierno provincial y plantean recursos ante la justicia por los aumentos que la empresa local cobra a los usuarios por sus servicios. Y los aumentos son lógicamente obligados ya que la empresa local traslada el aumento de precio que CAMMESA les cobra por megavatio a ellos.”

CASTILLO-COLOMBO

“Pero estos legisladores no solo piden la nulidad del aumento y que se retrotraigan al monto anterior sino que también reclaman que se le devuelva a los usuarios el cobro del aumento. O sea, los mismos legisladores que acá son oficialista y apoyan los aumentos tarifarios propuestos por ustedes Sra. Presidenta, cuando llegan a sus provincias dicen que los aumentos provinciales son una barbaridad”, en clara alusión a los legisladores del FCS Catamarqueño (Oscar Castillo -Senador Nacional; “Marita” Colombo -Legisladora provincial-  operadora “castillista” en el orden local.)

A la Senadora Cristina Fernandez le siguió en el uso de la palabra el Senador Pichetto. Sin ninguna duda es un dirigente al cual se le podrá endilgar todo tipo de “agachadas” y componendas, pero lo que nadie podrá quitarle como mérito es su cintura política a la hora de proponer y posicionarse políticamente en momentos álgidos. Con su discurso supo colocarse en el lugar debido a la hora indicada.

Me retire a descansar cuando Michetti habilitó al Radical Negri quien empezó con la vieja y harto conocida letanía de la “pesada herencia” para justificar lo injustificable. Ahí dije “basta por hoy”.  


SIMPLEMENTE UN “GERENCIAMIENTO”.

31 mayo 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

Entre otras acepciones, gerenciar significa representar a una compañía –o a varias- frente a terceros y controlar que las metas y objetivos que ellas tengan se cumplan inexorablemente. En los hechos los gerentes son un conjunto de empleados de alta calificación que se encargan de dirigir y gestionar los asuntos de dichas empresas. Con excepción del actual presidente, empresario al cual bajo ningún punto de vista le cabe eso de “alta calificación”, y menos aún a  3 de sus elegidos: Patricia Bullrich, el rabino Bergman y Laura Alonso, al resto de los integrantes del gabinete de Mauricio Macri les cabe la calificación y hasta cierto punto.  En algunos casos y ocasiones son los propios dueños-accionistas de dichas empresas los que gerencian desde el gobierno (Mario Quintana, Marcos Peña por tomar solamente dos ejemplos); en los otros casos “testaferrean” (Aranguren, Caputo, Calcaterra, etc, etc.) ¿Quién es el tercero en “discordia” sobre el cual “operan”? EN ESTE CASO, EL ESTADO NACIONAL.

LOS GERENTES

¿Cómo se puede comprobar esto? Veamos:

Si el jefe de gabinete del presidente está más preocupado por las deudas que puedan tener las distribuidoras de energía eléctrica provinciales para con sus empresarios amigos que monopolizan la administración y  venta de la misma a nivel nacional (EDENOR, EDESUR y CAMMESA) sin que le interese un pito el pésimo servicio que brindan esos amigos al usuario, el jefe de gabinete simplemente está gerenciando a favor de estas. Si el presidente de la Nación, por cadena nacional, les habla de manera extorsiva a legisladores nacionales solicitándole que no “afecten” el tarifazo implementado por él porque desfinancia al Estado, el presidente está gerenciando.

Pero usted me pedirá evidencias concretas y no abstracciones: Las descomunales ganancias entre subsidios y elevadas tarifas que obtuvieron estas empresas en los 2 últimos años, la condonación de sus deudas impositivas para con el Estado, la no inversión ni de un mísero peso en el mejoramiento del servicio y la fuga de sus capitales ganados al extranjero, es la más clara evidencia.

Sobre hechos más que concretos, contundentes, hoy por hoy y luego de 2 años y medio de operar desde su jefatura, es claro que Peña está realizando esta tarea para favorecer a empresas, grupos económicos e intereses empresarios que él representa dentro del gobierno. Desplazó  arbitrariamente con total impunidad los servicios indelegables del Estado para con sus habitantes y los reemplazó por “operaciones fraudulentamente técnicas”. Esto fue posible gracias al fuerte apoyo mediático. El actual y gigantesco monopolio Clarín viene siendo el gran beneficiado con la pauta publicitaria oficial con cobro al día –además de verse favorecido con concesión de licencias y/o avalando espurios negociados para la compra de otros medios que aseguren el monopolio total informativo. Devolución de gentilezas que le dicen. Son los multimedios del grupo los encargados de “lavar la cara” a dichos gerenciamientos  garantizando y justificando dolosos negocios desde y con el Estado; lógicamente con  muy  alta  rentabilidad  al más bajo costo para los beneficiados.

Esto, como modelo operacional bajó naturalmente desde las esferas antes mencionadas a todas las operaciones que los ministros bajo órbita realizan. Cuentan  todos ellos con “blindaje informativo”  por parte del monopolio. Actúan con la inmunidad que les da el actuar descaradamente como si tuvieran la suma del poder político-público y con la impunidad que les ofrece esa pasividad cómplice de una parte importante del  poder judicial con la suprema corte a la cabeza.

En general los comunes mortales de esta tierra desconocen que LA OBRA PÚBLICA Y LOS SERVICIOS a cargo del Estado son los mayores negocios a los que pretenden acceder la parte más delincuencial del empresariado que opera a nivel nacional (sería una torpeza de mi parte llamar “empresariado nacional o argentino”). ¿Por qué? Se preguntará usted: 1) Porque  los “politiqueros” en la función pública son los más fáciles de corromper. En este país no se castiga al corruptor. 2) Porque es el negocio más seguro y más rentable en el corto, mediano y largo plazo ya que el Estado es garantía de cobro. ¿Por qué?  Porque el funcionario corrupto nunca se detiene en la “letra chica” de los contratos (donde aparece tiempos, plazos, intereses y órbitas legales a las que puede acudir el “Sr” empresario para asegurarse el cobro) ya que utiliza ese tiempo tratando de garantizarse que la “cometa” se concrete.

Pero como toda tragicomedia, la parte graciosa está en la verbalización argumental de los “gerentes”.

Los actuales “gerenciadores” macristas esgrimen argumentos de “seriedad” tomando como ejemplos a los países centrales. Lo que no dicen los macrista es que salvo el mundo de las finanzas (que son los que manejan la economía mundial y hacen jugosos negocios con los estados nacionales) los empresarios “primermundista” verdaderamente liberales arriesgan capital en un emprendimiento que puede resultar beneficioso y nefasto; pero arriesgan. Los gerentes y empresario que operan en nuestro país nunca arriesgan capital propio; siempre operan con préstamos internacionales con el Estado como garante, luego desvían parte de esos préstamos a la bicicleta financiera para por último girar las ganancias a sus cuentas offshore, hechos que para el resto del mundo son ilegales, acá y con el macrismo se volvieron “legales” (algo que difícilmente ocurra en un país serio y central). ¡Ah! Nunca se olvidan de pasar sus pasivos (deudas) al Estado (lo que se conoce como “estatización de las deudas privada”; o sea que de sus deudas nos hagamos cargos todos los argentinos).  Con esto queda claro que conocen al dedillo que sus fraudulentas operaciones son tan dudosas  que ni ellos mismo son confiables entre ellos.     

El “realismo, la responsabilidad y la transparencia” de la gestión “macrista” esgrimido por un Marcos Peña cada vez que habla con la prensa escondido en su cínico rostro de “niño bien”, no dejan de ser un simple y pobre recurso argumental solo para que sea reproducido por un sector de la población totalmente idiotizada que repiten cual vulgares loros barranqueros sin siquiera saber de qué están hablando ya que sus niveles de imbecilidad les impide asomarse al sentido común; pero innegablemente muy eficaz en ese sector; de allí su gravedad.     

Si hoy el Estado está desfinanciado es porque  el proceso de desfinanciamiento ya viene desde hace dos años accionando para que eso ocurra: a) Depreciación de la moneda de casi un 200%. b) Eliminación de las retenciones al agro y a la minería. c) Eliminación de impuestos a la riqueza. d) Malversación de fondos del ANSES utilizando sus recursos para beneficiar a funcionarios y amigos banqueros en la famosa bicicleta financiera. e) Producto de esto último –la bicicleta- el vaciamiento de las reservas para mantener la “cotización del dólar” vendiendo divisas a “desconocidos” compradores con la intermediación bancaria y posterior fuga de divisas y… por último f) Las fabulosas cifras en dólares que se encuentran fuera del país sin pagar impuestos y sin que se les cruce por la cabeza a los evasores hacer patria repatriándolo (valga el juego de palabras). Todo esto a pesar de que alguna desequilibrada legisladora nacional y en una de sus habituales derrames verborrágicos tribuneros les haya reclamado patriotismo a los ¿ruralista casualmente?. Todo esto demuestra que lo único que existe es una tarea de gerenciamiento con un solo objetivo: beneficiar al poder económico del que él forman parte -el presidente  con su grupo familiar y su séquito de interesados CEOS-.

¿Otro ejemplo?

Si el presidente recula frente a una advertencia sobre una de sus tantas improvisaciones –en este caso frenar “por un tiempo” la eliminación de las retenciones al agro (la codiciosa Sociedad Rural; o sea la patria del grano y la bosta vacuna)-, quiere decir que su servilismo a esa oligarquía auto considerada “patricia” es más que evidente. Una vez más esa oligarquía nunca perderá de vista que los Macri (aunque Franco se haya casado con una Blanco Villegas,  hija de una adinerada familia de Tandil, dueña de Philco con la cual tuvo cuatro hijos: Mauricio, Sandra, Mariano y Gianfranco y que sus suegros sean dueños de la estancia “La Carlota”, donde el Presidente se casó con la Awada), huelen a “tanitos mafiosos” y no a pedigrí anglo-sajón al que nuestros oligarcas prefieren cerrando los ojos; menos aún y por más  “primera dama” y bonita que sea , quieren a una “negrera de cuarta” y encima musulmana libanesa frecuentando sus círculos exclusivos.

Si luego de aprobarse hoy 30 de junio de 2018 en el Senado de la Nación  la ley contra el tarifazo, Macri la veta, no será otra cosa que una muestra más del gerenciamiento que el empresario está llevando adelante. No se trata de ningún “desfinanciamiento irresponsable” propuesto por ninguna “loca” sino de la notable perdida de ganancias que les significaría a las empresas de los amigos del presidente; son esos 110 mil millones de los que habla el otro gerenciador: Dujovne.   

La realidad es muy clara. Se trata de un simple y perverso gerenciamiento llevado adelante por un incompetente, ignorante, perverso y torpe presidente y su séquito de inescrupulosos ministros y secretarios de estado para beneficiarse y beneficiar a un minoritario pero concentrado poder económico y en perjuicio de la mayoría de la población que ve avasallados sus más elementales derechos humanos.

Pocho-1


MATAR POR LA ESPALDA; SUS VARIANTES.

3 mayo 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Realidad político-social-institucional de la Argentina.

disparos por la espalda

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez (*)

Tiro preguntas a las que hoy  la sociedad debería acudir buscando encontrar respuestas para  la realidad que le toca  vivir,  y así hallar un sentido a su existencia como tal.

Parto del caso de un policía  asesino, Chocobar. Lo tomo como referencia de una situación extrema de alto riesgo que fácilmente, y como figura de deslealtad, puede ser traspolada a no pocas situaciones de actos traicioneros. Simplemente lo hago   para reflexionar e intentar que los catamarqueños lo hagamos por salud mental.

¿Porque aplaude el presidente un asesinato, el asesinato cometido por un policía? ¿Cuánta gente inocente hoy está muerta porque fueron víctimas del “gatillo fácil”, de feroces represiones, o por “equívocos” policiales y/o de fuerzas de seguridad; otras encarceladas injustamente, pero por suerte no muertas?    ¿Es un buen ejemplo aplaudir asesinatos para la sociedad “civilizada” que el Sr. Presidente –dice- quiere construir a futuro?  ¿Esa será una de las características de la sociedad que el actual gobierno nacional  pretende construir?  ¿Sobre qué base y que antecedentes personales lo pueden hacer estos señores? ¿La sociedad debe celebrar que la ley de la selva se implante en nuestro país? En la semana que pasó se empezaron a organizar grupos de vecinos en Florencio Varela (Pcia de Bs.As.) armados con palos y objetos contundentes que salen a las calles a hacer justicia por mano propia cansados de la inseguridad. ¿Este es el Estado que pretenden los defensores de las instituciones de la república; los que dijeron que traían el CAMBIO?

Disparar por la espalda, ¿es un acto de valentía o de cobardía? Combatir la inseguridad con actos criminales ¿diferencia a los protagonistas de ambos lados dentro de un hecho delictivo o criminal? ¿Se animaría Chocobar, u otro policía, dispararle  por la espalda a un Beccar Varela que asesinó a un isleño en pleno delta del tigre, o a un  Aranguren que con sus decisiones tarifarias esquilma el bolsillo de la gran mayoría de los argentinos y no pocos hasta podrían morir de angustia? Ya murió una auxiliar de maestranza en la Pcia de Bs.As. hace dos años –Gobierno de Vidal- porque al ir a cobrar se dio con que no tenía nada ya que le habían descontado todo. Se murió por un error contable o abuso de una autoridad educativa. Cuando un periodista le preguntó a Macri sobre esto, el presidente respondió: “No sé, no te puedo responder porque no estoy en tema”.  

Chocobar mató a un delincuente por la espalda por un crimen que no existió ya que la víctima de las cuchilladas del delincuente sigue vivo. El asesino Veccar Varela -por portación de apellido- goza de los beneficios del estado de derecho a pesar del horrendo crimen cometido;  Aranguren de la inmunidad que le da ser integrante de un Ejecutivo Nacional plagado de corruptos a quienes la justicia no se anima a investigar por temor a la sentencia mediática, ya que un  empresario, propietario del mayor monopolio de  comunicaciones del país,  con criterio mafioso y a través de sus medios, aprieta, fabrica pruebas, enjuicia y condena como si fuera el poder judicial mismo. El hombre no quiere competencia ni para él, ni para su –por ahora- socio presidencial. Se acabó el poder judicial. La justicia es impartida mediáticamente mientras lavan la cabeza y le meten absurdas ideas al indefenso ciudadano común quien cree que son buenas, sin pensar que mañana puede ser la próxima víctima de la dictadura mediática, especialista en matar por la espalda.    

El presidente dice “Las fuerzas de seguridad nos tienen que cuidar y proteger”. ¿A quiénes debe cuidar? ¿A la población o los intereses de la clase aristocrática y de los grandes grupos económicos?  ¿De qué y de quienes los deben cuidar?

Quien más que menos sabe, por experiencias políticas anteriores –los “90” por caso-, que la moral y la ética son simples vocablos usados por la inmoralidad y la desvergüenza hecha pastores empresarios cuando las circunstancia les son favorables.

Los que incorporaron a su modo vida empresarial métodos que les permitieron hacer fortunas, como por ejemplo: la práctica  del contrabando, la evasión fiscal, el agio, ¿pueden volverse en situación de gobierno paladines de la lucha “anticorrupción”? Para usted que me está leyendo ¿son creíbles? ¿No ve en ellos una moral dudosa, una ética solo limitada a discursos para perejiles?    

Es más que claro que no existe una única forma de traición por la espalda.

¡Pongase en situación! ¿No sería una traición de su parte actuar sobre aquel que le dio la espalda y comenzó a caminar confiado, seguro, pensando que Ud. no lo iba a traicionar con una acción desleal en estado de indefensión? Si lo hace… ¿no es también disparar por la espalda?

Ud. que voto por el CAMBIO,  coteje ese “cambio” prometido con lo que hoy le toca vivir; luego compárelo con el caso Chocobar. ¿No siente que Macri  le disparó por la espalda a sus votantes al traicionar las promesas electorales de “pobreza cero”, “eliminación del impuestos a la ganancias para los trabajadores”, “mejor y mayor cantidad de empleo”, “mayor inversión en salud y educación de calidad”, “1 millón de viviendas por año”, “mejoras a los jubilados”, “economía estable y baja inflación”  a cambio de su voto de apoyo para luego de conseguirlo traicionarlos haciendo todo lo contrario?

¿No es la sociedad un conjunto de humanos en estado de indefensión atacada por la espalda, traicionada,  engañada en su buena fe al confiar en un discurso mentiroso, lleno de promesas que su enunciador jamás pensó en cumplir? Los problemas económicos no son de orden técnico sino producto de decisiones políticas. Hoy los ricos en el gobierno decidieron que usted debe ser más pobre, que debe iniciar la guerra contra los otros pobres así se liquidan mutuamente mientras ellos siguen haciendo sus grandes negocios. 

Usted ¿seguirá confiando en policías como Chocobar?  Entonces siga confiando en el actual presidente de los argentinos. Pero no olvide que usted puede ser la próxima víctima y gracias a las operaciones mediáticas su lamentable muerte será justificada con simple “por algo fue”, “algo habrá hecho”, “se colgó de la luz”, “robo una garrafa de gas”; y si lo hizo  porque se moría de frio, o no tenía conque cocinar y tampoco lo dejaron hachar para leña porque daña el ambiente y genera monóxido de carbono que es contaminante, para Macri usted es un delincuente; pero para él los integrantes de su equipo de lujo que le roban la vida diariamente a los argentinos no lo son. Para Clarin y Magnetto los delitos de este gobierno tampoco existen; delitos eran los del gobierno anterior únicamente. Si Ud. es pobre, muérase que es lo mejor que puede hacer para placer y tranquilidad de los ricos de estas tierras argentinas que seguirán haciendo “negocios”; como ayer, como hoy, como siempre.

(*) Escritor, periodista, docente, investigador.


La democracia brasileña está en peligro

2 febrero 2018

Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Internacional-Regional

Fuente: http://www.elesquiu.com/correoyopinion/2018/2/2/democracia-brasilena-esta-peligro-275868.html

brasil__lula__apoyo__reuters.jpg_1718483347-1

Boaventura de Sousa

Por Boaventura de Sousa Santos (*)

Vivimos un tiempo de emociones fuertes. Para quienes –como yo y tantos otros– acompañamos en estos años las luchas e iniciativas en el sentido de consolidar y profundizar la democracia en Brasil y de contribuir a una sociedad más justa, menos racista y menos prejuiciosa, este no es un momento de júbilo. Para quienes –como yo y tantos otros– en las últimas décadas nos dedicamos a estudiar el sistema judicial brasileño y a promover una cultura de independencia democrática y de responsabilidad social entre los jueces y los jóvenes estudiantes de Derecho, éste es un momento de gran frustración. Para quienes –como yo y tantos otros– estuvimos atentos a los objetivos de las fuerzas reaccionarias brasileñas y del imperialismo norteamericano en el sentido de volver a controlar los destinos del país –como siempre hicieron, aunque esta vez pensaban que las fuerzas populares y democráticas habían prevalecido sobre ellas–, éste es un momento de algún desaliento. Las emociones fuertes son preciosas si son parte de la razón caliente que nos impulsa a continuar; si la indignación, lejos de hacernos desistir, refuerza el inconformismo y alimenta la resistencia; si la rabia ante sueños injustamente destrozados no liquida la voluntad de soñar. 
Éste no es el lugar ni el momento para analizar los últimos quince años de la historia de Brasil. Me concentro en los últimos tiempos. La gran mayoría de los brasileños saludó el surgimiento de la operación Lava Jato como un instrumento que contribuiría a fortalecer la democracia por la vía de la lucha contra la corrupción. Sin embargo, frente a las chocantes irregularidades procesales y la grosera selectividad de las investigaciones, pronto nos dimos cuenta de que no se trataba de eso sino de liquidar, por la vía judicial, tanto las conquistas sociales de la última década como las fuerzas políticas que las hicieron posibles. Sucede que las clases dominantes pierden frecuentemente en lucidez lo que ganan en arrogancia. La destitución de Dilma Rousseff, que tal vez fue la presidenta más honesta de la historia de Brasil, fue la señal de que la arrogancia era la otra cara de la casi desesperada impaciencia por liquidar el pasado reciente. Fue todo tan grotescamente obvio que, por un momento, los brasileños consiguieron apartar la cortina de humo del monopolio mediático. La señal más visible de su reacción fue el modo en que se entusiasmaron con la campaña por el derecho del ex presidente Lula da Silva a ser candidato en las elecciones de 2018, un entusiasmo que contagió incluso a aquellos que no lo votarían si fuese candidato. Se trató, pues, de un ejercicio de democracia de alta intensidad.
Dada la popularidad de Lula da Silva, era muy posible que ganara las elecciones en caso de ser candidato y eso significaría que el proceso de contrarreforma que se había iniciado con la destitución de Dilma Rousseff y la conducción política del Lava Jato habría sido en vano. Toda la inversión política, financiera y mediática habría sido desperdiciada, todas las ganancias económicas ya obtenidas estarían en peligro o perdidas. Desde el punto de vista de estas fuerzas, Lula no podía volver al gobierno. Si el Poder Judicial no hubiera cumplido su función, tal vez Lula fuera víctima de un accidente de aviación o algo similar. Pero la inversión imperial en el Poder Judicial (mucho mayor de lo que se puede imaginar) permitió que no se llegara a tales extremos. 
La democracia brasileña está en peligro y sólo las fuerzas políticas de izquierda y de centroizquierda pueden salvarla. Para muchos quizá sea triste constatar que en este momento no es posible confiar en las fuerzas de derecha para colaborar en la defensa de la democracia. Pero esa es la verdad. No excluyo que haya grupos de derecha que sólo se reconozcan en los modos democráticos de luchar por el poder; pese a eso, no están dispuestos a colaborar genuinamente con las fuerzas de izquierda. ¿Por qué? Porque se ven como parte de una elite que siempre gobernó el país y que aún no se ha curado de la herida caótica que le infligieron los gobiernos lulistas, una herida profunda que proviene del hecho de que un grupo social extraño a la elite osó gobernar el país y encima, cometió el grave error (y fue realmente grave) de querer gobernar como si fuese una elite.
En este momento, la supervivencia de la democracia brasileña está en manos de la izquierda y centroizquierda. Sólo pueden tener éxito en esta exigente tarea si se unen. Las fuerzas de izquierda son diversas y la diversidad debe ser bienvenida. Además, una de ellas, el PT, sufre el desgaste de haber gobernado, un desgaste que fue omitido durante la campaña por el derecho de Lula a ser candidato. Pero a medida que entramos en el período post Lula (por más que cueste a muchos), el desgaste pasará factura y la mejor manera de enfrentarlo es democráticamente, a través de un retorno a las bases y de una discusión interna que lleve a cambios de fondo. Seguir evitando esta discusión bajo el pretexto del apoyo unitario a otro candidato es una invitación al desastre. El patrimonio simbólico e histórico de Lula salió intacto de las manos de los justicieros de Curitiba & Co. Es un patrimonio a preservar para el futuro. Sería un error desperdiciarlo, usándolo instrumentalmente para indicar nuevos candidatos. Una cosa es el candidato Lula; otra, muy diferente, son los candidatos de Lula. Lula se equivocó muchas veces y los nombramientos para el Supremo Tribunal Federal así lo están mostrando. La unidad de las fuerzas de izquierda debe ser pragmática, pero basada en principios y compromisos detallados. Pragmática, porque lo que está en juego es algo básico: la supervivencia de la democracia. Pero con principios y compromisos, porque el tiempo de los cheques en blanco le causó mucho mal al país en todos estos años. Sé que, para algunas fuerzas, la política de clase debe ser privilegiada, mientras que, para otras, las políticas de inclusión deben ser más amplias y diversas. La verdad es que la sociedad brasileña es una sociedad capitalista, racista y sexista. Y es extremadamente desigual y violenta. Entre 2012 y 2016 fueron asesinadas más personas en Brasil que en Siria (279 mil contra 256 mil), a pesar de que el país asiático estaba en guerra y Brasil, en “paz”. La izquierda que piensa que sólo existe la política de clase está equivocada, la que piensa que no hay política de clase está desarmada.

(*) Doctor en Sociología del Derecho; profesor de las universidades de Coimbra y Wisconsin-Madison


NADA NUEVO BAJO LA VIÑA DEL “SEÑOR”

7 enero 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional

JONATHAN SWIF

Por Victor Leopoldo Martinez (*)

En octubre de 1710 las urnas inglesas le  habían dado la victoria a los “Tory” (Conservadores), el partido que defendía el final de la guerra (de Sucesión Española: 1701/13) en la que aquella nación estuvo embarcada desde el primer año del reinado de Ana (Estuardo -1702).  Jonathan Swifs,   autor de la famosa obra “Los viajes de Gulliver”, fantástica novela donde vuelca una feroz crítica sobre el inhumano, cómico y orgullosamente bestial sistema político-social vendido como “civilización”, cuenta en su trabajo “Escritos Políticos” –pág. 145- que cuando  regresa de Irlanda a Londres después de la caída de los Whigs (Liberales), fue recibido por un viejo militante del partido perdedor –R. Harley- que como buen “panqueque” de la época, se había vuelto “tory moderado”.  Este personaje supo utilizar el genio de Swif para, a través de la prensa, manipular a la opinión pública inglesa. Harley le propuso  a Swif ser periodista al servicio del gobierno Tory ofreciéndole que se hiciera cargo del periódico gubernamental The Examiner. Solo debía “afirmar los principios y justificar los procedimientos del gobierno entrante”. De modo que la tarea más urgente del periódico gubernamental fue la de “culpar al anterior gabinete –gobierno- de prolongar aquella contienda arruinando la Nación”.

Traído esto a nuestro país y a su actual realidad política, la similitud  no debería llamar la atención en materia de “transferencia de culpas”; menos aún puede asombrar que Magnetto (Macrista por conveniencia) y el Grupo Clarín hayan comprado los servicios del hasta el 2010, su mayor detractor –Jorge Lanata, que lógicamente no le llega ni a los talones al escritor irlandés- para la tarea “anti k” que viene realizando. Tampoco puede sorprender  el blindaje mediático que recibe el actual gobierno nacional en materia de justificación de todas y cada una de sus medidas. Lo consigue a través de una constante manipulación  de la información desviando la atención hacía  “pasados hechos de corrupción “k” y/o la pesada herencia”. De este modo se crean cortinas de humo que tapan los descomunales negociados que con total impunidad llevan adelante el propio presidente, sus familiares con Franco (padre y hermano) y el primo Calcaterra a la cabeza, los CEOs “M” y hasta el denunciado por estafa por su propia familia, Etchevehere (S.R.),  todos integrantes del equipo ministerial de lujo que según “Mauri” es el mejor de los últimos 50 años.

Nunca hubo nada nuevo bajo la viña del señor. Sobre el “4to” poder, solo basta separar ciertas características en el modus operandi periodístico ya que el avance tecnológico  fue actualizando las herramientas generando diversidad de plataformas.

Dividido en dos aspectos: a) La labor periodística y b) utilización de los medios (prensa escrita, radial, televisiva, control de la redes sociales, etc. etc.) como herramienta de presión política, las conclusiones saltan automáticamente.

Para el  caso a) es claro que el “periodismo estrella” ha desvirtuado totalmente nuestra profesión que era –y es- informar objetivamente. Hoy “actuar” la “desinformación” es mucho más redituable política y económicamente que informar objetivamente. Poco importa la sincera respuesta que un invitado a un reportaje pueda dar si esta no se ajusta a lo que el “entrevistador estrella” quiere que la “audiencia escuche”.  El “periodismo de opinión”, tan viejo como nuestra profesión,  practicado por “conductores estrellas” como los Lanata, Morales Sola, Blanck, Vander Koy, Bonelli, Castro(Nelson),Leucos, Majul, Fantino, Del Moro, etc, etc,  son los que hoy con ficciones y relatos elaborados con datos  tergiversados a través de la manipulación, logran construir en el inconsciente colectivo esas “pos verdades” que luego el ciudadano común reproduce como “reales” sin siquiera constatar su grado de verdad o falsedad. Insisto con lo que vengo sosteniendo en mis aportes por este medio: Si lo dice el “Conductor Estrella” o  “tal o cual” programa o medio, entonces es cierto. La ignorancia y el vacío de lectura y conciencia crítica que la educación formal no logra instalar en la sociedad, son los mejores y más aprovechables elementos para que la manipulación mediática “prenda”.

Para el caso b), Macri, con un delirante e irreal discurso hoy gobierna un país ficcionado que los medios adeptos y socios en los grandes negociados (Clarin y La Nación) dan cobertura y sustento. En esa imaginaria argentina mediática todo funciona bien y mejor que cuando gobernaba CFK. Pero para que esta ficción funcione ahora necesita que no existan voces disonantes en materia periodística; eliminar a los jueces que pretendan imponer justicia según lo que establecen  las leyes dentro de un Estado de Derecho, por su “peligrosidad”; que la división de poderes en este tipo de gobierno poco importa por no ser necesaria su aplicación política a los fines empresariales; que carece de valor la vida de cualquier argentino si con ella se  entorpece el valor superlativo de cualquier negociado;  que los trabajadores, jubilados y los que menos tienen deben ser los que más “pongan” para que los ricos y poderosos no lo hagan. Tapar la corrupción de la actual gestión, en plena ejecución, con acusaciones sobre corrupciones ajenas y anteriores, por ahora y por lo que se ve, seguirá funcionando durante el 2018, tal como funcionó en aquella vieja propuesta que recibió Swif del panqueque ingles Harley.

(*) Escritor, Cineasta, Periodista.


BALANCE 2017 – Entre promesas y la estupidez, la realidad

28 diciembre 2017

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional.

Publicado el 28 de diciembre de 2017 –día del “inocente”- en: http://www.elesquiu.com/correoyopinion/2017/12/28/entre-promesas-estupidez-realidad-271433.html

ENTRE LAS PROMESAS Y LA ESTUPIDEZ, LA REALIDAD

ENTRE LAS PROMESAS Y LA ESTUPIDEZ, LA REALIDAD

Por Victor Leopoldo Martinez (*)

A 2 años de gestión, el “CAMBIO PRO”, hoy por hoy, es un hecho. Se  lo puede comprobar en el deterioro de esa economía que afecta a una porción importante de nuestra sociedad. Graciosamente los “tecnócratas PRO” la  presentan  como  “saneamiento de la economía nacional” ya que en sus diagnósticos aparece el “exceso de distribución” por parte del Estado de las riquezas que produce la parte activa de la sociedad como un mal símil cáncer. ¿Cómo lo solucionan?  Con  un brutal ajuste sobre los trabajadores y jubilados  y una simple articulación de resortes claves de la economía para conseguir mejores negocios para amigos y familiares con dinero ajeno –en este caso del Estado- en materia de Obras Públicas; endeudamiento interno y externo para introducir las “divisas”  en la timba financiera y luego sacar las ganancias del país colocándolas en paraísos fiscales, para por último transferir sus pasivos al Estado vía “estatización” para que sus deudas las paguemos todos. Pero no se conforman solo con eso.  También incluyen  la eliminación de sus pagos  por compromisos fiscales. ¿Las prometidas “inversiones externas”? Nada por aquí, mucha por allá. ¿Adónde? ¡En la misma timba financiera! No existe país en el mundo que ofrezca tasas de interés de entre el 25 y el 35 %. ¡Los capitales golondrinas… de parabienes! ¿Cómo se pagan esos intereses? Con recortes presupuestarios y más deuda externa. Una bola de nieve imparable.

¿Se benefician los argentinos con este saneamiento? ¡Claramente No!  Solo lo  hacen  los grupos que la operan. Pero además cuentan con un “plus” extra: Esto es vendido mediáticamente como esa entelequia construida con acertijos indescifrables disfrazados de un cientificismo matemático bastante burdo por lo absurdo y a todas luces engañoso pero que en lo concretó viene beneficiando desde hace 2 años  -¡y vaya como!- a los sectores  más privilegiados de nuestra sociedad; y  en un plazo record.

La supuesta eficiencia de una gestión gubernamental  basada en la enunciación permanente por parte tanto del Presidente Macri como de sus funcionarios y legisladores, en esa letanía  exasperante  de generalidades vacías  de contenidos pero llena de simples promesas y/o expresiones deseos, solo puede conformar a esa marcada ignorancia  que como producto social instalado tampoco es casual. Es muy evidente que esa ignorancia es   consecuencia de una mala educación –o mal formación- claramente impartida por los medios de comunicación en los últimos 40 años.

Gobernar políticamente un Estado bajo ningún punto de vista  se lo puede equiparar con   “administrar” una empresa. Estas últimas, y dentro del sistema capitalista nunca tuvieron como objetivo  distribuir  la riqueza producida por los que trabajan en ellas sino por el contrario, siempre buscaron la mayor rentabilidad posible para sus propietarios  al más bajo costo laboral y con la menor inversión que se pueda. En nuestra Argentina esto fue una constante desde hace 150 años. Un empresario argentino jamás abriría sus contabilidades; menos las haría públicas. Muchos de ellos, como formadores de precios suelen ser  generadores  de “crisis” para luego emitir “comunicados” sobre supuestas “perdidas”, que nunca terminan siendo tales ya que no se conocen –en nuestros país por lo menos- ex grandes empresarios que hoy sean mendigos de puertas de iglesias.

En un país serio y “normal”, el Estado tiene el DEBER POLITICO de administrar y distribuir todas las riquezas que la Nación tiene y  produce dentro de su territorio, de manera justa y equitativa, cubriendo las necesidades básicas de todos sus habitantes. Lo fija nuestra constitución.  Para eso el Estado debe recaudar y con ello financiar todo su funcionamiento,  el bienestar y el desarrollo material del país logrando así elevar la calidad de vida de TODA la sociedad.

El gobierno de Macri comenzó su gestión desfinanciando al Estado, favoreciendo a los sectores económicos concentrados. ¿Cómo? Devaluando  la moneda, eliminando retenciones al agro y a las mineras, suprimiendo impuestos a los ricos y a los grandes empresarios, facilitando la concentración de los medios de comunicación,  reabriendo la timba financiera con el festival de bonos y  lebac y volviendo a colocar al país a la cabeza de los que tienen  mayor endeudamiento externo en la región. Lógicamente ese desfinanciamiento debe ser cubierto de alguna forma para que todo no salte por el aire. Entonces con criterio empresarial Macri viene buscando y accionando para que ese déficit lo cubran no casualmente los que más tienen -que a diario se siguen enriqueciendo de manera descomunal-, sino que la “pongan” (palabra presidencial)  las provincias (menos Bs.As.) a riesgo de terminar desfinanciadas por extorsión, pretendiendo que los trabajadores y los jubilados acepten mansamente las reformas laborales y previsionales sino las balas y los palos de la Ministra Bullrrich serán el castigo por desacato. La “grieta” social que prometió cerrar, Macri la agrandó. Con estas políticas… ¿Quiénes pueden comprar el verso de “POBREZA CERO”? Solo los ignorantes. Entonces que los que nunca trabajaron y siempre vivieron del esfuerzo ajeno y la especulación le quieran fijar condiciones inhumanas a los que sí lo hicieron (hoy jubilados) y  leoninas a los que  hoy lo hacen (trabajadores), no solo presenta al gobierno PRO como perverso sino también impúdico.

Macri es el único de los 5 mandatarios a nivel mundial que sigue en el poder después del escándalo internacional de los “Panama Paper”. El gobierno Argentino de los últimos 2 años es  considerado por la prensa internacional como el más corrupto a nivel planetario junto al de Brasil. Los medios adeptos solo hablan de la corrupción “k” (que seguramente existió pero que no puede ser pretexto para encubrir la actual). La Justicia Argentina sufrió en estos 2 años el mayor envilecimiento que su historia haya conocido superando aquella de las 1ra y 2da “décadas infames”.  Los presos y las persecuciones políticas y raciales están a la orden del día. Casi 100  argentinos muertos por negligencias e inoperancia oficial  entre bomberos de Iron Mountain, gendarmes, marineros e integrantes y defensores de pueblos originarios encarcelados y muertos en represiones tiene en su triste haber el actual gobierno. El supuesto “asesinato” de Nisman montado de manera circense por el Juez más corrupto –Bonadio-  sirve para “entretener a la gilada” (lo aseguran los propios funcionarios en voz baja). Todo esto son algunas muestras de un modo de entender la política (con fuerte represión como la del 14 de este mes) y un estilo de hacer  política basado en falsas promesas, el engaño permanente, todo con un solo fin: encubrir los  grandes “negociados” con dineros ajenos llevados adelantes por los amigos CEOS y Ruralistas de este gobierno. Estoy describiendo ni más ni menos que a la vieja y tradicional oligarquía que inescrupulosos como Julio Bárbaro (hacedor del menemismo) y “Chiche” Duhalde niegan que hoy exista.

¿Alguien puede refutar estos datos y  hechos concretos sin acudir a esas harto conocidas letanías comparativas  con la corrupción “K”? No son  pocos los “k” que hoy están presos… pero no así algún corrupto “M”; incluido el propio Macri.

¡Claro que volvimos al mundo que ansiaba Lanata! ¡Y lo estamos haciendo en el triste papel de profilácticos  de intereses oligárquicos y buitres financieros internacionales!  ¡Claro que tanto el  balance como el saldo son positivos para el gobierno y sus defensores! ¡Sin ninguna duda! Lo grave está en la estupidez de los otros, esa parte de la sociedad –el “medio pelaje” de la  clase media- que desde una supina ignorancia repiten argumentos y relatos falaces. Lamentablemente todavía no se dan cuenta que están viviendo los últimos días de un final anunciado con entierro miserable incluido;  aunque mediáticamente esto sea escondido. Como en otras oportunidades repito: Evidentemente la naturaleza tiene límites; la estupidez humana NO.

(*) Escritor, cineasta, periodísta.