EL SENTIMIENTO DE EVITA EN RELACIÓN AL PERONISMO Y EL MARXISMO.

2 septiembre 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura, política y filosofía.

EVITA I

V.L.M. 3

Por Victor Leopoldo Martinez

La -o las- izquierdas vernáculas  siempre criticaron la religiosidad (ese “opio para los pueblos”) existente desde siempre, en sus distintas formas y manifestaciones, dentro de  los movimientos populares; básicamente en esta América.  Continente colonizado a sangre y fuego por un “cristianismo europeo” bastante perverso en su accionar, históricamente terminó siendo  combatido por otros vehementes seres, también europeos,  que vienen practicando la misma religiosidad  que critican  en los cristianos  pero colgados del “racionalismo crítico” un tanto  Popperiano; un conflicto filosófico y existencial que por ser netamente eurocéntrico, a su geografía cultural debió circunscribirse en cuanto a modelo de aplicación; digo por lo poco traspolable si nos ajustamos a que la historia nunca se repite de igual forma; por cuestiones de tiempos, formas y conformaciones culturales. Lamentablemente  no ocurrió así y la colonización cultural lo exportó a estas tierras, no solo en lo sustancialmente europeo en cuanto a  disquisiciones  ideológicas  y/o filosóficas, sino hasta en el modo de análisis. En el abordaje de un estudio antropológico social sobre fenómenos americanos en los claustros de estudios superiores se encuentra el más claro ejemplo de la falta de originalidad.  Lógicamente dentro de este contexto y a la hora de la crítica, no  por casualidad, el peronismo cae en la “volteada”. Lo dije y escribí en reiteradas oportunidades: “El peronismo antes que nada es un sentimiento y como tal difícil de explicarlo y/o ponerlo en palabras; como cualquier sentimiento amoroso, o de odio”.   

Aclarado esto, a mí -como peronista y a modo de simple señalamiento-, no me resulta difícil inferir que los  marxistas vernáculos, en sus modos y formas de análisis,  no se diferencia metodológicamente del resto de sus pares europeos por estar colonizados mentalmente por aquellos. En esto encuentro  la razón por la cual  profesan una fe ciega en la doctrina y los principios marxista que hace que también incluyan al peronismo dentro de sus enemigos.  O sea, para las izquierdas (en nuestro país  son muchas y en eterno conflicto entre ellas) y la derecha local, el enemigo en términos político-ideológico-“doctrinales” sigue siendo –desde su nacimiento- el peronismo; llamativamente no así la oligarquía terrateniente latifundista, tampoco los capitalistas grupos económicos concentrados;   menos aún lo son esos aliados naturales y de mayor peso formativo en la opinión pública para que esta acepte la expoliación y la explotación del hombre por el hombre como algo “lógico y normal” como son las empresas periodísticas multimedios.

Ninguno de los “lúcidos” de las vanguardias “progre” de izquierda y menos aún los liberales “técnicos económicos” sirvientes de la derecha cipaya local se reconocerán a sí mismo como claros exponentes de una colonización cultural que restringe su capacidad de análisis a una simple rayita de la cual equidistan (como los rieles ferroviarios) las dos únicas e inmaculadas concepciones ideológicas existentes en el mundo: izquierda y derecha. Para colmo de males Perón los deschavetó con su creación de la “Tercera Posición”.

Los tienen tan obnubilados estos modos de mirar y analizar la realidad político-social local  y regional que no se dan cuenta que, en términos de perspectiva -para colmo negativa-,  ambos rieles se juntas en ese  horizonte de quimeras ideológicas  y  terminan operando  de manera  desgraciada sobre  destino final de nuestro pueblo, coadyuvando y facilitando así  la explotación de los trabajadores por parte del capitalismo, al  tiempo que ahuecan de contenido el concepto  PATRIA permitiendo así el vaciamiento del patrimonio no solo cultural sino también territorial y  de  riquezas naturales; todo esto  a manos de intereses foráneos .    

Se me ocurre pensar y sugerir que, si filosóficamente y tomando el materialismo dialéctico como base  para la comprensión de ciertos fenómenos políticos-sociales locales y regionales, partimos de la tesis asentada en el cientificismo dialéctico marxista-lenninista (descubrimiento científico de la ley de la evolución de la historia humana), abrimos ese cientificismo a la incorporación de elementos  que si bien no nos pueden  resultar novedosos pero por apego a esas abstracciones  importadas los fuimos dejando de lado, y los incorporamos  como elementos muy presentes en los fenómenos que tomaron forma de movimientos populares en un lugar del mundo como el continente americano donde la evolución de la historia de sus pueblos originarios parte de una cosmovisión disímil  a la construida por el occidentalismo europeo, y por ende un ordenamiento histórico-social donde la originalidad hace la diferencia en su conformación(1),  y a esto lo colocamos   en lo que sería la antítesis, el peronismo bien podría ser la síntesis –o por lo menos una posible variante de síntesis- si es que pretendemos ser tan puntillosos a la hora de intentar entender  “científicamente” al peronismo desde un marxismo más americano.

karl-marx

Quizá en esto pensó Evita cuando aseguró en su libro «Historia del peronismo»: “Carlos Marx es el ‘jefe’ del movimiento obrero internacional”.  Pero acto seguido no se privó de arriesgar su diferencia con parte del ideario marxista al criticar su antirreligiocidad  ya que según ella “no hay nada más popular que la religión a la que no hay que confundir con clericalismo”.

Esta aclaración hecha por Evita no niega al marxismo; al contrario, resalta el valor de los aportes hechos por Carlos Marx  a las causas obreras internacionales.(2)  Pero según mi entender ese “internacionalismo” está para Evita circunscrito al proletariado europeo. De ahí que Evita hace foco en el “clericalismo” y no por casualidad.  El “clericalismo” también es un fenómeno netamente europeo  impuesto en estas tierras por la conquista y colonización. Desde el preciso momento en que en el año 380 el cristianismo pasó a formar parte del Imperio Romano como “Religión Oficial”, la “Institución Iglesia” siempre tuvo peso político primero en los reinos y luego en los gobiernos nacionales. Tradicionalmente, y como ocurrió en Europa,  en nuestro país, fue una doctrina instrumentada políticamente. Siempre se  inmiscuyó en los asuntos públicos y profanos como un poder  más corrigiendo, intentado  orientar y supervisar políticas de Estado conforme a sus dictados. Su oposición a las leyes de matrimonio igualitario y  legalización de la interrupción voluntaria del embarazo son las dos últimas y más claras muestras de su accionar en estos últimos años que estamos viviendo, 2012- 2018. En nuestra historia reciente los ejemplos del  accionar clerical a la usanza Torquemada sobran: La participación cuasi militar de la cúpula eclesiástica en el golpe de estado de 1955 (bombardeo a plaza de mayo asesinando a civiles inocentes); el apoyo a las persecuciones políticas contra la resistencia peronista; sus fuertes vínculos con la última dictadura militar; la vista gorda para con el asesinato del Obispo Angelelli  junto a otros curas riojanos, la masacre de los Palotinos en la C.A.B.A. por mencionar solo algunos,  son claros  ejemplos de cómo ese poder clerical se sacaba de encima a los molestos de sus propias filas, y el nivel de perversión puesto en práctica con total hipocresía con tal de mantener ese poder. Los milicos asesinos eran soldados de Dios; le pasaban a ellos el trabajo sucio y solo se limitaban a “justificarlos y perdonarlos”. Es ese poder clerical el que Evita no quería y viceversa.  Esta son las razones para que  el justicialismo sea anticlerical; pero no por eso dejó de ser profundamente humanista y cristiano; básicamente por los principios sociales y morales establecidos por el flaco Jesús. 

Ahora bien, si queremos ir más allá sobre los dichos de Evita, los mismos también podrían basarse en algo que en términos Hegelianos  estaría más asociado el rescate que el filósofo de Stuttgart hace del Estado al considerarlo  “justo cuando posibilita la realización de la libertad de todos sus miembros”. Para corroborar esto bien vale  acudir al estudio que publicó en el 2010 Gerardo Ávalos Tenorio.(3)  Según Tenorio,  Hegel aborda el estudio de la positividad de la religión cristiana: “Para Hegel  y otros estudiosos, -dice Tenorio– lo que en principio fue la fe en un hombre, más tarde sirvió para que otros hombres lo sustituyeran  por una fe en esa secta que finalmente incide en la política como un  Estado eclesiástico.” A partir de esto deduzco, según mi modesta formación, que  Evita  realiza  la diferenciación: Estado político + Estado Clerical…  ¿Justo o acomodaticio según intereses? El razonamiento de Hegel apunta a descubrir la falta de sustancia moral en el Estado eclesiástico; por lo visto, Evita acompaña este razonamiento.

Pero además esta -para mi- brillante observación de Evita es clave para entender dos fenómenos muy claros pero poco estudiado dentro de las necesarias investigaciones que se deben hacer sobre las razones de la incomprensión que para no pocos  resulta  nuestro sentimiento  de “ser” dentro del “estar” en América:  Diferencia entre Ser europeo y el “soy” en tanto “estoy” americano; “somos”  en tanto “estamos”.

RodolfoKusch

Es en esto donde Rodolfo Kusch(4) descubre la diferencia sustancial existente en la valoración del “Ser”. Una cosa es el  “Ser” (dentro de la concepción europea) como producto individual  funcional a las necesidades de un status quo predeterminado universalmente hecho sistema social imperante (importada concepción social netamente eurocéntrica en términos culturales). Europa centro de lo “universal”.  Otra muy distinta es para Kusch el “Estar” que me hace “Ser” dentro de una cosmovisión diferente, donde hombre y naturaleza son una sola cosa, una relación religiosa biunívoca que es lo que le da -y se lo visualiza claramente- ese sentido solidario que uno encuentra en los originarios, en los nativos humildes que habitan suelos americanos; a lo largo de toda su extensión.  Es el hecho de “ser” en tanto existo y tengo valor para mis semejantes, tanto como lo tienen ellos para mí; es el convivir  en ese medio propio que hasta se lo siente original por el solo hecho de contenernos. De allí la genialidad de Eva para plantear la diferenciación entre Justicialismo y Marxismo, no en lo sustancial ya que los dos buscan lo mismo, pero si en la concepción  y  entendimiento de cómo tomar y respetar al hombre en su fas sentimental. De ahí también la identificación  del Justicialismo  con el cristianismo en un Jesús político que busca poner justicia donde no la hay y lucha para que la dignidad humana no sea moneda de cambio y motivo para negocio casualmente dentro de los templos (sinagogas como instituciones políticas).

Rodolfo Kusch, en su trabajo “La negación del pensamiento popular” nos dice lo siguiente y es importantísimo rescatarlo por su vigencia en relación a lo que hoy estamos viviendo: “… ante la crisis, no caben las soluciones elaboradas minuciosamente por los estudiosos en nombre de un racionalismo de estudiante recién recibido, sino que es preciso entroncar con alguna constante. Y en América no hay otra constante que la de su pueblo. La base de nuestra razón de ser está en el subsuelo social (Scalabrini Ortiz). Es lo que demuestra el peronismo y este, a su vez, es la consecuencia de una verdad que América viene arrastrando a través de toda su historia. Fue la verdad que alentaba detrás del Inca Atahualpa, y es la que sigue palpitando, aun hoy, después de la muerte de Perón. Contra esa constante que es el pueblo mismo, se estrellan las izquierdas y las derechas y los centros. Quizá ni siquiera quepa ahí la política (sublimemente paradójico esto último) … De ahí entonces la ubicación de una trampa lógica que opera en el pensamiento popular mediante un anti-discurso, a través del cual aquel logra constituirse existencialmente en su pura emocionalidad, lo que por su parte se concreta ya sea en valores, ya sea en un puro querer o en un puro pensar desde el corazón. Como si se tratara de un pensar sin finalidad que sin embargo esconde una finalidad recóndita, quizá la de subsistir, fundando siempre al existir mismo y afianzando sus valores.”(5)

eva y peron

Este entender la originalidad desde  lo nuestro que hace  Rodolfo Kusch, Eva Perón lo pone en palabras y sentimientos: “Me animo a hablar, porque como mujer, como argentina y como la más fervorosa y apasionada peronista, nada puede haber más grande que hablar de Perón y de su doctrina extraordinaria…. nuestro primer maestro, el general Perón, va a enseñarnos su Doctrina: el Justicialismo, que él nos ha dado, arrancándola de la claridad genial de su inteligencia y del fuego ardoroso de su corazón.” . En mi caso, siento que en gran medida y a su manera,  Kusch, por ser contemporáneo, corrobora a Evita. Solo un ser surgido de ese subsuelo social de la patria misma como María Eva, bajo determinadas condiciones y una realidad político-social incontrastable como fue el gobierno de Perón, ese subsuelo se anima a hablar; y lo hace como mujer, como mujer americana; lo hace desde el fervor y de  manera apasionada porque ya siente a la doctrina justicialista como propia en tanto es producto de una necesidad cubierta, encubierta, ocultada enterrada en el subsuelo de su Patria, que nunca dejo de ser sentimiento y que con Perón emergió como tal. Evita lo valora como “inteligente” en tanto surgió de un ardoroso corazón (el de Perón). Que Evita considere y asocie lo que sale el corazón con algo inteligente es un razonamiento en esencia, sustancialmente americano; por ende peronista.

Notas:

(1) .-“…el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión; que por tanto la producción de los medios materiales inmediatos de vida y, por consiguiente, la correspondiente fase de la evolución económica de un pueblo o de una época son la base sobre la que se han desarrollado las instituciones estatales, las concepciones jurídicas, el arte y también las ideas religiosas de los hombres, con arreglo a la que por tanto deben explicarse y no al revés, como hasta entonces se había venido haciendo” (Engels). Esto vale para la historia europea y se acopla a la teoría marxista que, desarrollada, concluye en: “El hombre, con la ayuda de los instrumentos de trabajo, de la técnica, en el proceso de producción influye sobre la Naturaleza”. Analizado esto último minuciosamente, en el fondo no se diferencia mucho de la concepción judeo-cristiana netamente europea sobre que el hombre, por mandato religiosamente divino o por mandato científico, es dueño de la naturaleza y puede disponer de ella según sus intereses y como se le antoje. Los pueblos europeos siempre imbuyeron a sus vidas un sentido práctico; lógicamente por razones propias y particulares en términos geográficos y de recursos naturales. Usufrutuaron y hasta se masacraron entre ellos por el control  de sus colonias de ultramar en la gran guerra del XIV; todo esto  asociados a las necesidades, codicia y designios de sus pueblos. Muy diferente a la de los pueblos americanos donde el hombre no es el dueño de la naturaleza sino parte de ella. Visto y analizado así, la matriz analítica cambia radicalmente.

(2).- Vale señalar sintéticamente la historia de la “Internacionales”. La 1ra juntó en Londres a trabajadores ingleses, franceses e italianos republicanos en 1864. En la segunda (1889) –promovida por Frederick Engels- ya aparece el Partido Socialista Argentino como afiliado a la “Internacional” junto con el socialismo uruguayo. La 3ra Internacional ya es organizada por el Partido Comunista Soviético y se realizó en Petrogrado (San Petersburgo), entre el 2 y el 6 de marzo de 1919. La mayoría de las organizaciones proletarias convocadas –Salvo EE.UU., Japón y Australia- eran todas de países europeos. En 1938 se pudre el rancho de las “Internacionales” y León Trotsky patea el burocrático tablero soviético con lo que fue la IV Internacional. Trotsky termina asesinado en México y posteriormente aparece en escena dentro del trotskismo un argentino que adquiere relevancia internacional por su participación en varios hechos revolucionarios en América Latina (Cuba por citar un ejemplo) llamado Homero Rómulo Cristali Frasnelli, más conocido como “J. Posadas”. A los fines del presente escrito queda claro que la cuestión de la “internacionalización” del proletariado tuvo como finalidad reunir fundamentalmente al proletariado europeo que pasó a ser el principal afectado por la revolución industrial desde 1870 hasta el comienzo de la Primera Guerra, periodo conocido como la Belle Epoque.

(3).- Doctor en Ciencia Política por la UNAM, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco y  miembro del Sistema Nacional de Investigadores de México.

(4).- Rodolfo Kusch (1922-1979), antropólogo y filósofo argentino.

(5).- Rodolfo Kusch, Obras completas- Tomo II – Pág. 569/71

Anuncios

“MEMORIAS DE UN MAESTRO RURAL”

21 mayo 2018

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura y Educación Nacional.

PRESENTACIÓN 0

Palabras sobre el libro de Mamerto Rodríguez  “Memorias de un Maestro Rural” dichas en la presentación del material que se realizó el 18 de mayo pasado en el Salón Calchaquí de San Fernando del Valle de Catamarca.

PRESENTACIÓN 4

Por Victor Leopoldo Martinez

Agradezco el honor que me concedió el colega, amigo y compañero Roque Eduardo Molas para que lo acompañe en esta presentación.            Lo primero que se me vino a la cabeza fue pensar en términos comparativos e imaginar qué hubiese pasado si lo que se presentaba esta noche aquí era un libro de Susana Giménez (y habría que hacer un gran esfuerzo de imaginación para visualizar a la conductora escribiendo), a Mirta Legrand, o aun intelectual porteño como Ricardo Forster. Seguramente las colas para entrar alcanzarían las dos cuadras. Pero no; hoy estamos presentando un libro de un docente catamarqueño que realmente hizo patria y la sala está colmada lo cual y para los tiempos que corren es un indicio alentador para los que amamos este “oficio” dijera el Lic. Juan CarlosTedesco (ex ministro de educación de la Nación).

Lo que hoy estamos presentando –“Memorias de un Maestro Rural”- yo lo considero un verdadero tratado pedagógico. Lo califico como tal porque por suerte el contenido de este material está muy lejos de todas las definiciones, formulas abstractas y  sesudos estudios teóricos elaborados en laboratorios áulicos de escuelas urbanas o trabajadas por “Lic.” o “dotores” en Ciencias de la Educación en alguna Universidad.

Tampoco está en mi intensión quitar mérito alguno a los extraordinarios aporte de teóricos-prácticos como Piaget –por caso-; o prácticos como el constructivismo de su discípula argentina Emilia Ferreiro; o los aportes en psicogénesis de Ana Kaufman; o el desarrollo de capacidades del ruso Vygotsky tan de moda en los ámbitos académicos. No. Al libro de Rodríguez yo lo pondría a la misma altura de una obra de otro ruso, Anton Makarenko titulada “Poemas Pedagógicos” donde narra experiencias educativas inigualables. No quiero dejar afuera a mi maestro y guía, aquel eximio pedagogo y sin lugar a ninguna duda el más grande que pario esta tierra argentina llamado Gustavo Francisco Cirigliano, de cuya mano yo me formé hasta hacerme su discípulo.

¿Y porque comparo estas “Memorias” con la obra del ruso? Porque así como Makarenko, según cuenta en el mencionado trabajo, comenzó a entender de qué se trataba el hecho educativo en sí mismo, ese ida y vuelta que debe existir en un proceso educativo entre docente y alumno y que Makarenko recién lo entendió e incorporó cuando se hizo cargo de un reformatorio de menores; ¡Sí! Ese lugar adonde van a parar los pibes marginales de una sociedad. Paulo Freire también lo explica muy bien en su “Pedagogía del oprimido”.  Mamerto Rodríguez lo vivió de la misma forma, en otro lugar, construyendo sus relaciones con la decisión de aquellos que llevan la vocación docente en el alma, con la esperanza de que su tarea siempre sea bendecida mágicamente por el universo al que él llama Dios cumpliendo con la palabra sagrada que sostiene que para recoger amor primero se debe sembrar amor.

Uno viene defendiendo la educación pública desde que esta se implantó. Pero  si dejamos la hipocresía de lado y abordamos un poco más en serio el tema, son muy pocos de los que se dicen docentes, aquellos que entienden acabadamente qué significa educar. Digo esto porque solo se puede educar si uno tiene en claro que en el hecho educativo en sí mismo, se establece esa relación biunívoca entre educador y educando donde fácilmente se invierten los roles sin pérdida de autoridad; donde el enseñar y el aprender es mutuo.

PRESENTACIÓN 1

Cuantos docentes se quejan de lo que ellos consideran pésimas condiciones laborales para trabajar dignamente. Entonces que tendría que decir Mamerto que nos cuenta en esta obra en relación a su primer viaje hacia “Alto la Sierra” (lugar desconocido hasta para los lugareños) cuando en el medio del trayecto tuvo que pasar la noche en una humilde vivienda: “Ya en la vivienda sus dueños hicieron gala de su generosidad, sacaron a unos niños de un catre y me la proporcionaron. Por toda iluminación en la casa había un mechero, y con la tenue luz, pude observar la oscura sabana, aun tibia por el calor de los cuerpos de los niños. Mirando con detenimiento, vi pequeños puntitos que se movían muy despacio. Eran garrapatas y chinches pero no podía detenerme a pensar en eso. Muy despacio para no molestar a nadie, sacudí la única sabana, alcance a decir una oración de acción de gracias por la cama y por la familia que me acogió. Serían las 5 de la mañana; no recuerdo nada más.”

Una muestra acabada del compartir de los pobres; el desprendimiento de los pobres de esta tierra; la infinita solidaridad humana siempre presente en los que menos tienen. Esos seres eran y son la patria misma, la patria abandonada, olvidada. Ese pedazo de tierra habitada por  los olvidados de siempre, los verdaderos dueños de estas tierras que nosotros invadimos y se las arrebatamos; y los marginamos. Es  esa patria  la que Mamerto fue a dignificar, a engrandecer con su tarea alfabetizadora; y lo hacía mientras trataba de aliviar dolores ajenos y aprender de las desgracias ajenas. Y termino educándose él mismo desde el mirar, leer y vivir la realidad del otro  En algún otro momento explicaré la diferencia que a mi entender existe entre educar y alfabetizar, dos tareas diferentes pero complementarias que Mamerto desarrolló.

Invito a cualquiera de los presentes a que me manifieste qué entiende por hacer patria, que me diga  que siente cuando una persona te cuenta esto: “Daba gracias por haber llegado a este lugar (refiriéndose  a La Hoyada del Dto. Santa María de Catamarca) de mi primera experiencia docente y oraba para poder cumplir mi tarea acabadamente, según mi vocación, convicciones y dando el máximo de mi capacidad”

Cuanto aprenderían los docentes urbanos quejosos  si leyeran este para nada imaginario relato de lo que es hacer patria alfabetizando en condiciones como estas: “Por fin llegue al aula que yo tanto ansiaba conocer. No era muy grande, pero era suficiente para atender a los alumnos más pequeños. Tenía pupitres un poco deteriorados, pero buenos, un armario, una mesa pequeña y una silla para el maestro. ¡Mi primera aula! La recorrí palmo a palmo con la mirada. Con el tiempo pude conocer cada rincón, cada intersticio… El piso era de tierra, las paredes de adobe, blanqueadas con cal, oscura porque no se podían abrir las ventanas. El techo era de ramas y paja, sostenido por horcones y travesaños. A modo de cielo raso, cubría el techo un “tumbadillo”, mezcla de paja picada y barro. Un pizarrón y sobre él una lámina de don Domingo Faustino Sarmiento, con cara de inspector que lo observaba todo.”

¡Cómo puedo yo poner en tela de juicio ese detalle sarmientino contado graciosamente por Mamerto! El personaje de la lámina no es santo de mi devoción, pero… ¡A quién le importa eso! Mamerto creyó en la historia que le contaron del sanjuanino, para quien –según mi humilde entender-la educación era domesticación de la barbarie. Mamerto no lo entendió así y en su imaginario bañado de inocencia y pureza  hizo lo que su patria necesitaba: “La hora llegó por fin. Como respuesta al sonido de la campana, el patio se llenó de niños… Me sentía observado por los pequeños que cuchicheaban, seguramente preguntándose acerca del nuevo maestro. Recuerdo sus caritas sonrientes, los rasgos particulares  de pómulos pronunciados, su tez morena, la piel curtida por los vientos, el frio y el sol de la Puna. Por todo abrigo, un chaleco o pulóver de lana de llama al igual que las medias, de ojotas , las canillas descubiertas por los pantaloncitos cortos o las faldas de las niñas. Toda ropa elaborada artesanalmente por sus padres… Ver a nuestra enseña patria elevarse en ese mástil, un pobre palo de álamo, en ese lugar tan lejano de nuestra patria, me llenó de emoción. 24 de enero de 1963.” (Son escuelas de régimen de verano por cuestiones climáticas y las clases se dictan entre septiembre a mayo)

Para mamerto la patria fueron esos Santamarianos de “La Hoyada”. Y su patria también fueron sus alumnos de “Alto la Sierra”, ese lugar metido en el medio del “Impenetrable” Chaco-Salteño. Porque  su patria fueron esos Wichis, Matacos, Tobas, Mocovíes, Pilagas a quienes Mamerto llevó su amor y con ello dignificación para ese puñado de seres humanos; para esos argentinos victimas de esa historia maltratada, despojados no solo de sus tierras sino hasta de la propia dignidad humana. Aun  hoy siguen siendo maltratados

PRESENTACIÓN 2

¡Qué paradoja nuestro ser argentinos ¿no?! Una gran mayoría de compatriotas hoy, viven preocupados por el dólar, por las deudas que siguen adquiriendo; preocupados por el descenso de su capacidad de consumo, mientras otros no consumen nada porque no tiene cómo consumir ni siquiera lo elemental para subsistir.

Por eso y para cerrar, yo me limito a sugerir la lectura de este poema pedagógico que escribió Mamerto, y estoy seguro que la mirada que ustedes tienen hoy de la vida, cambiaría radicalmente  y entenderían como la misma cobra sentido y un valor superlativo cuando la pienso, la siento, y la vivo con el otro y desde las necesidades del otro que deberían ser mis necesidades. Solo una persona como Mamerto que siente el hecho educativo como un regalo amoroso de  vida puede escribir esto: “SIN DOCENCIA NO HAY PATRIA, SIN PATRIA NO HAY FAMILIA, SIN FAMILIA NO HAT AMOR, SIN AMOR EL CORAZON DEL NIÑO, DEL JOVEN, DEL ADULTO, DEL ANCIANO ESTÁ TRISTE.”

Este trabajo debe ser un manual diario para ser trabajado por todos aquellos que dicen ser formadores de futuros docentes. Este trabajo enseña cómo se hace grande una patria. Este material debería ser de lectura obligatoria en la carrera de Ciencias de la Educación. Pero de esa Ciencia de la Educación pensada en argentino, para argentinos y con visión integradora latinoamericana. Gracias Mamerto por este bello aporte. Mamerto, como yo, es egresado de la Normal de Maestros Fray Mamerto Esquiú de nuestra querida Pcia. de Catamarca. Mamerto con este tratado pedagógico me mostró que mis humildes interpretaciones sobre qué significaba educar no eran ni son tan erradas.

CHANCALAYDos trabajos colman mi espíritu por provenir de plumas colegas. Este material adquiere para mí, el mismo valor  que aquel regalo que también hizo a la educación argentina mi compañero y amigo Oscar Salcedo titulado “Lo que se está llevando el olvido”.

Mamerto cerró aquella presentación de su material señalando con profundo acierto lo esencial del hecho educativo. Señaló que la importancia estaba en la parte formativa, en el trabajar valores humanos. Y la verdad… ¡Me emocioné! Esta aseveración coincidía con lo que yo sostengo en mi trabajo “Guarda-Polvos…”: “Si nuestras escuelas no hacen buenas personas, buenos argentinos, entonces nuestras escuelas no sirven.”

Muchísimas Gracias Mamerto Rodríguez por este aporte. Gracias colega, compañero y amigo Oscar Salcedo. Gracias a Patricia Saseta Pastrana por esta invitación. 

Nada más que agregar.

PRESENTACIÓN 3


LA GRAVEDAD DE UNA RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

22 octubre 2017

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción y en un día de duelo.

Captura de pantalla 2017-10-21 a la(s) 20.49.52

Crespon

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez(*)

El dolor, la angustia emocional y la indignación que en ocasiones y sobre caliente impiden pensar, luego de algunas horas dan paso a la racionalidad; el posterior análisis de la tragedia comienza a mostrar sus primeros signos: la descomposición de una parte de la sociedad, que en partes, es responsable y hasta justifica dicha tragedia.

NuncaMas

A Santiago Maldonado no lo había herido ningún puestero, ni estaba en Entre Ríos; menos existe un pueblo donde todos se parecen al pibe secuestrado. Tampoco ningún camionero lo había trasladado por Salta y hasta el matrimonio que supuestamente lo había llevado por el sur resultó inexistente. Hasta se fabricó una peluquería donde Santiago se había cortado las rastas y se armó una escena con un Juez allanador –Otranto- realizando ridículos secuestros de pelos testimoniales. Ni siquiera existió ese miserable 20% de posibilidad de que estuviera en Chile manifestado por una desquiciada mental -Carrio- con domicilio permanente en el Congreso Nacional y que seguramente los porteños este domingo la elegirán como su Diputada Nacional.

clarin y sus pistas falsas

Clarin 1

Simplemente a Santiago Maldonado lo asesinaron, y hoy tenemos una etnia originaria de suelo argentino estigmatizada como terrorista. Las intenciones de los poderosos es más que clara.

Todos esos “potenciales” anteriores no surgieron por generación espontánea; fueron incluidos ex profesamente en las construcciones de los más variados y perversos relatos que, desde medios claramente identificados y por lo visto en “estado de guerra permanente” se vienen vertiendo a diario en chorros de tinta y parloteos radio-televisivos irresponsables. Volcados esos ladino y taimado relatos sobre una parte de nuestra sociedad conformada por lo que se ve por “gansos y perejiles” domesticados mentalmente que desde hace un tiempo importante –más exactamente 10 años- vienen siendo des-educados en sentido común y educados en estupideces y en cursos acelerados, finalmente va produciendo lo que el poder económico real buscaba, esa necesaria confusión social en materia de tergiversación de valores. El accionar se conjuga con una tarea distráctiva y la creación de un ambiente propicio para que delincuentes de guante blanco enquistado en el poder del Estado desde el 10/12/15 sigan operando sus negocios, esta vez con total impunidad. Sus “socios empresarios de medios”, con ayuda de esos gansos y perejiles mal educados oficiando de agentes multiplicadores, “demonizan” a los posibles entorpecedores de dichas operaciones “económico-financieras”.

La responsabilidad de este crimen no solo es del gobierno nacional con el presidente Macri a la cabeza, su Ministra de Inseguridad Patricia Bullrich, el jefe de gabinete de esta última Pablo Noseti –defensor de criminales de lesa humanidad de la última dictadura-, los “obedecedores debidos” de la Gendarmería, Marcos Peña, Garavano, Avruj y compañía. Son tanto o más responsable de este crimen la corporación mediática y su caterva de sicarios tipo Jorge Lanata, escribas y parlanchines que hoy por hoy manejan la desinformación en el país: el Grupo Clarín y su monstruosa red de medios y plataformas.

Creaciones fantásticas usada malévolamente por estos medios hegemónicos, vino exacerbando la imaginación en ciertos seres hasta el punto de hacerlos creer que tienen derecho a recrearlas en niveles de perversión. Así pude leer (en redes sociales) y escuchar (en absurdas conversaciones) las más estúpidas y perversas explicaciones sobre el “caso Maldonado”. Leí y escuché repetir las mismas idioteces que constantemente bajaban –y bajan- las usinas de medios de Clarín, TN, canal13, Radio Mitre y sus repetidoras, pero multiplicadas en “detalles” agregados. Es más, recreadas argumentaciones que atentaban cualquier lógica por carecer del menor sentido, eran sus endebles pilares. Estaba en presencia de escritos y dichos expresados por seres comunes y corrientes (no me animo llamarlas personas) que están dando claras señales de haber sido previamente descerebrados. Y digo esto porque siempre resultó imposible mantener un diálogo mínimamente coherente con alguno de ellos en razón de que al poner yo en evidencia los marcados niveles de ignorancia en sus planteos argumentales, automáticamente aparecía la necia soberbia de aquel que sabe que miente pero cree ser poseedor de esa verdad que aunque mentirosa,  la continúa defendiendo como absoluta. No son pocos. Es claro que están imposibilitados de percatarse que solo son simples y vulgares consumidores y repetidores de posverdades ajenas. Grave por el nivel de insensatez presente.

Evidentemente la penetración de esta deformación cultural-educativa llevada adelante por los medios hegemónicos no respeta clase ni condición social. En esto radica el riesgo que se cierne sobre nuestra sociedad, donde la estupidez y la irracionalidad son  valores ya instalados, y la desconfianza social va deteriorando diariamente cualquier posibilidad de construcción solidaria.

El CAMBIO vino para instalarse de la mano de MACRI-PRO; con su alto nivel de perversión y engaño a cuesta.

Clarin 2

Con esa vil y morbosa ayuda mediática el asesinato de un argentino por parte del Estado, se consumó con niveles de perversión nunca antes visto; y la impunidad sigue estando para los “operadores” que desde los medios y sus repetidoras siguen actuando. No hace falta dar nombres; el pueblo argentino los tiene bien identificados. Espero que esa perversa valentía de la que vienen haciendo gala no se transforme en ese cobarde escudo de pedido de respeto por esa libertad de prensa y opinión de la que abusaron; porque alguna vez y sentados ante un tribunal, estos “formadores de opinión” deberán hacerse cargo de sus criminales y falsas “construcciones” mediáticas ya que estas agravan el delito por la responsabilidad social que tiene nuestra profesión. El haber instalado socialmente “aparentes” razones para justificar un crimen los hace tan asesinos como los ideólogos y ejecutores . Aquel “por algo será” es esa vieja-nueva construcción con la cual los medios convencieron durante la última dictadura a esa misma parte de la sociedad que hoy opina como opina sobre la desaparición de Santiago Maldonado; es  ese mismo sector social que justificó el asesinato y la desaparición a 30.000 argentinos. Solo les alcanzaba repetir el argumento bajado mediáticamente casualmente  por los mismos medios y los mismos sicarios periodísticos, ahora más viejos pero con sus niveles de perversión intactos.

clarin-acta-institucional

(*) Director de EL EMILIO.


CUANDO LA COLONIZACIÓN CULTURAL ELIMINA EL SENTIDO COMÚN Y CON ÉL EL VERDADERO PATRIOTISMO.

8 septiembre 2017

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

Si la PATRIA y su territorio hoy, corren serios riesgos, y se piensa que el enemigo son los auto denominados pueblos originarios y no el capital extranjero apropiador sistemático de tierras gracias a la cipaya oligarquía, es errarle fierro al vizcachazo. ¿Por qué? Atenta no solo el sentido común sino que desnuda la supina ignorancia generalizada con la que juegan los educadores mediáticos.

Pueblo Mapuche

Las burdas teorías conspirativas esgrimidas por ciertos “teóricos” sobre las pretensiones separatistas del Pueblo Mapuche, que sin “querer queriendo” y por imbecilidad adquirida por derecha alimentan la demonización de ese pueblo –o étnia, como más les guste-, algunas de estas teorías basadas en la harto conocida estrategia británica de “dividir para reinar” que sin lugar a ninguna duda existe ya que sus juegos diplomáticos dan cuenta de la mayoría de sus triunfos “económicos” gracias a esto (Empréstito rivadaviano por ejemplo), en nuestro caso –el Argentino- funcionó por otro lado. Lo hizo de la mano de nuestra demonizadora “oligarquía” que de cuna fue siempre cipaya y sirvió para aplastar la “barbarie criolla” exterminando incluso a nativos ancestrales al solo fin de apropiarse de sus tierras y/o entregar riquezas y bienes patrimoniales de la Nación a los “civilizadores anglosajones”.

En términos históricos y muy concretos, a ningún hombres de pueblo se le ocurrió jamás eso. Ejemplo: el paisano “bárbaro” demonizados por Mitre, Sarmiento y todos sus hijos, nietos y bisnietos putativos que hasta el día de hoy lo hacen, jamás traicionaría a su patria. José Hernández, en su obra maestra –Martín Fierro- da cuenta del destino del gaucho, del matrero que escapando de aquella miserable explotación “civilizadoramente blanca” se refugiaba en las tolderías. Son muchos los ejemplos que dan cuenta que fueron los criollos más patriotas por amor a esta tierra que los auto denominados “patricios”. El criollo jamás fue cipayos.

Luciano Benetton

Entonces: ¿La “RAM Mapuche” pone en riesgo la integridad territorial más que los que voy a señalar más abajo?

Luciano Benetton y su empresa Compañía de Tierras Sud Argentino S.A. posee 900.000 hectáreas de campo en Argentina (Santa Cruz, Río Negro y Chubut.), 90.000 veces más de lo permitido por la ley 26737 que en su CAPITULO I Ámbito territorial y personal de aplicación de la ley, en su artículo 1º sostiene — La presente ley rige en todo el territorio de la Nación Argentina, con carácter de orden público. En su artículo 8º Se establece en el quince por ciento (15%) el límite a toda titularidad de dominio o posesión de tierras rurales en el territorio nacional, respecto de las personas y supuestos regulados por este capítulo. Dicho porcentual se computará también sobre el territorio de la provincia, municipio, o entidad administrativa equivalente en que esté situado el inmueble rural. Pero además, en su articulo 11 establece:— A los fines de esta ley y atendiendo a los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) suscriptos por la República Argentina y que se encuentren vigentes a la fecha de entrada en vigor de esta ley, no se entenderá como inversión la adquisición de tierras rurales, por tratarse de un recurso natural no renovable que aporta el país receptor. (Esta ley fue modificada por Macri a través del decreto 820/2016 para facilitar la extranjerización) 

Benetton tiene cuatro estancias en el país: tres en la Patagonia y uno en la provincia de Buenos Aires de 15.800 hectáreas en la localidad de Balcarce (Estancia Santa Marta). Los magnates estadounidenses Douglas Tompkins, Ted Turner –fundador de la cadena de noticias CNN-, y Ward Lay –dueño de las papas fritas Lay’s y el director de Pepsi-Cola-, también poseen enormes extensiones en la Patagonia (con solo entrar en internet se consiguen estos datos).

Joe Lewis

El amigo de Macri, Joe Lewis, posee una fortuna de u$s 5.300 millones y es el titular del grupo financiero Tavistock (usura internacional), que gestiona un patrimonio de 2.800 millones de dólares.

Entre 1996 y 1997, Lewis compró un predio de 12 mil hectáreas a menos de 45 kilómetros de El Bolsón, al sur de la provincia de Río Negro, entorno al lago Escondido (vedado para cualquier argentino). Fundó la compañía Hidden Like SA, la empresa con la que administra la finca en la que además de una mansión de 3.600 metros cuadrados, ofrece un chalet para invitados, caballerizas, espacio para la práctica de distintos deportes, una cancha de fútbol 11, un anfiteatro y helipuerto entre otras comodidades (esto lo publicó Clarín).

Tanto Benetton, como Lewis y los gringos yanquis llegaron al país en la segunda “década infame” (la menemista); hoy con el gobierno macrista -simil dictadura militar- buscan consolidar sus negocios y que mejor para hacerlo que apropiarse de un recurso natural vital para el futuro de la humanidad como es el agua… ¡El negocio del futuro!!!  

¿Por cuidar los intereses y bienes territoriales argentinos -hoy en manos extranjeras- la Gendarmería Nacional (encargada del resguardo de nuestra soberanía territorial) maltrata a etnias aborígenes y desaparece a un pibe –Santiago Maldonado-, ciudadano argentino?

Queridos argentinos, los mal educados por los medios hegemónicos, les comento que algo está oliendo mal. Se me ocurre pensar que dichos medios –La Nación y Clarín- le están vendiendo vizcacha podrida; ustedes como compradores le están errando fiero al vizcachazo.

Ver también: http://www.elesquiu.com/correoyopinion/2017/9/9/colonizacion-cultural-260007.html


LA CULTURA Y EL PERONISMO

7 abril 2017

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, De nuestra redacción

raúl guzman

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

Resulta por demás interesante incursionar en ese pasado de la historia reciente (últimos 200 años) que sigue, cuando no escondido, negado o distorsionado. En esta oportunidad rescaté una reflexión del compañero Guillermo Mac Loughlin quién se tomó el trabajo de analizar la cultura de esa argentina “bárbara”; la cultura de ese “aluvión zoológico” que por primera vez se visibilizó gracias al PERONISMO.

Por eso resulta bueno refrescar al lector qué se entiende por cultura, cómo y desde donde se la entiende como fenómeno propio, natural, que establece identidad.

Según Velkley: «El término “cultura”, que originalmente significaba la cultivación del alma o la mente, adquiere la mayoría de sus posteriores significados en los escritos de los pensadores alemanes del siglo XVIII, quienes en varios niveles desarrollaron la crítica de Rousseau al liberalismo moderno y la Ilustración (a continuación nos detendremos en esta etapa: las de la “ilustración”). Además, un contraste  entre “cultura” y “civilización” está usualmente implícito por estos autores, aun cuando no lo expresen así ¿Le suena conocido esto? ¿Se acuerda de la concepción “Civilización o Barbarie”?

MOLINA CAMPO

Pero detengamos en esta cuestión de la “ilustración” ya que estamos padeciendo desde hace años esa plaga de “ilustrado” funcionales a las clases dominantes vernáculas, formados casualmente en el siglo XIX con manuales de los colonizadores, pero que sus hijos putativos siguen operando con categorizaciones similares hasta el día de hoy y no pocos políticos tomando sus valores como referencia. Sin ir muy lejos, el despiadado ataque al gusto por “chori” de los “negros de mierda que son arreados en movilizaciones”, muy similar al recordado usan los parquet de sus casas para hacer fuego” de finales de los “40” y comienzo de los “50” del siglo pasado, son  muestras contundentes usadas actualmente hasta por el propio Presidente Macri. Otro ejemplo bien lo es la eterna legisladora Carrio quien hasta llegó a decir en algún momento de manera burda y peyorativa (con el perverso fin de sumar votos): “A mí me encantaría comer un choripán con las patas sobre la mesa”; una acabado ejemplo de la distorsionada visión que tienen no pocos argentinos de lo que la “cultura” dio en llamar “El aluvión Zoológico”. Como si el pobre, el laburante, el de abajo argentino, fuera tan “bruto” y “bandido” para comer con los pies sobre la mesa, algo que esta gorda y mediocre  legisladora sacó de los western yanquis y estúpidamente traspoló.  

Pero sigamos.

Thompson sostenía que: «… a partir de la Ilustración  es cuando surge otra de las clásicas oposiciones en que se involucra a la cultura, esta vez, como sinónimo de la civilización. Esta palabra aparece por primera vez en la lengua francesa del siglo XVIII, y con ella se significaba la refinación de las costumbres. Civilización es un término relacionado con la idea de progreso. Según esto, la civilización es un estado de la Humanidad en el cual la ignorancia ha sido abatida y las costumbres y relaciones sociales se hallan en su más elevada expresión. La civilización no es un proceso terminado, es constante, e implica el perfeccionamiento progresivo de las leyes, las formas de gobierno, el conocimiento. Como la cultura, también es un proceso universal que incluye a todos los pueblos, incluso a los más atrasados en la línea de la evolución social. Desde luego, los parámetros con los que se medía si una sociedad era más civilizada o más salvaje eran los de su propia sociedad (obviamente las europeas). En los albores del siglo XIX, ambos términos, cultura y civilización eran empleados casi de modo indistinto, sobre todo en francés e inglés.» Sin quitar valor alguno a estas consideraciones, acá podemos detenernos por un instante para analizar ciertos aspectos relacionados con los tiempos históricos y esa supuesta “evolución”.

Lo descrito por  Thompson tiene su matriz en la Revolución Industrial (1779-1860) y su “mayor expresión” en materia cultural en la “Le Belle Epoque” (1870-1914. Nuestros oligarcas iban a Paris a tirar manteca al techo y llevaban la vaca atada en los barcos para que sus “nenes tomaran leche fresca”, costumbre que luego se continuó practicando en la primera parte de la década infame). Pero esta historia tuvo  un colofón trágico: “La guerra de 14” (Primera Guerra Mundial). Traducido al criollo esa “culta civilización”  despertó en los gobiernos y pueblos europeos de la época ese mal llamado “codicia” ya que dicha disputa en el fondo estuvo  vinculada pura y exclusivamente al control colonial de los territorios de ultramar. Asociando ambas cuestiones  no resulta casual la codicia que acompaña a nuestra oligarquía desde el siglo XIX.  

Volviendo a la cuestión central de este artículo, según otros autores,  «la palabra “cultura” en la antropología americana está referida a la evolucionada capacidad humana de clasificar y representar las experiencias con símbolos y actuar de forma imaginativa y creativa; o bien las distintas maneras en que la gente vive en diferentes partes del mundo, clasificando y representando sus experiencias y actuando creativamente.»

Arte carpani

Pero es un antropólogo peronista (que venía del marxismo y que nunca renegó de él por ser otra víctima de esa deformada ilustración)  -Rodolfo Kusch- es quién, según mí muy modesto entender, introduce la base  histórica del fenómeno y es el que mejor define esta cuestión:

«Un individuo que pasa a ser personaje histórico se hunde en la inconsciencia social, se aleja del presente para reintegrase al semiolvido de los archivos. Por eso la historia es en primer término una sumisión inconfesa del presente inteligente al demonismo original del suelo. Hacer historia es, ante todo, poner en juego la verdad del presente.»

Ahora sí los dejo en la grata compañía del compañero Mac Loughlin para entender nuestro peronismo como fenómeno cultural:

PONCHOS CATAMARQUEÑOS

“Con el peronismo  de las alpargatas la Argentina se vuelve pionera en la actividad cultural y referente de las naciones hispanoparlantes con sus revistas, libros, películas y obras musicales. La Argentina desde el lejano sur, se transforma casi sin proponérselo en una alternativa ante el nuevo imperio de origen anglosajón que surge en el hemisferio norte, una de cuyas armas es precisamente la industria cultura que desarrollaban con premura febril (televisión y cine) y total conciencia de su valor como Instrumento de penetración y consolidación de su proyecto de expansión.”

“Pero el gran acto revolucionario fue posibilitar que un reprimido y negado por la Argentina liberal-conservadora, a saber la Argentina mestiza o criolla, el cabecita negra, el componente (que es más más importante y numeroso de lo que se quiere admitir) tuviera en sus manos los instrumentos para empezar a ser actor de la historia. A través de los canales que abre el peronismo, todos estos conciudadanos afirman su presencia en el escenario político para hacer escuchar su propia historia.”

“Con los instrumentos para desarrollar su música y acompañar su voz, pinceles para mezclar sus propios colores y sobre todo, con los medios para hacer llegar ese tesoro a sus compatriotas, empezaron así a escribir la historia común.”

“Hasta aquel momento, hablar de cultura en la Argentina era hablar de mundos paralelos con pocos vasos comunicantes. La clase media y alta de las grandes ciudades de la pampa húmeda (quienes fijaban los parámetros para establecer qué era lo “culto” y qué  “bárbaro”) veneraba e imitaba solamente la cultura universal, o mejor dicho la así consagrada por Francia e Inglaterra (No por casualidad tanto para Churchill como para la Tatcher el enemigo del mundo –o sea ellos- tiene nombre y apellido: Juan Domingo Perón). El folclore, en sus distintas variantes, era solo “cosa de negros y borrachos”. Estos últimos son esa parte de la Argentina bárbara que fingen ignorar porque es diferente a la “civilización a la que aspiran. Apenas si aceptan el tango, exótico producto de los bajos fondos, simplemente porque París y otra capitales del mundo lo han santificado con su aprobación.” (*)

(*) “Del aluvión zoológico a la derrota y la recuperación” (Apuntes peronistas para el debate nacional – 2004)


A PROPÓSITO DE LA SEMANA DE LA MEMORIA, POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA.

20 marzo 2017

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Derechos humanos.

EVA PERÓN LE RECUERDA AL “MOMO” VENEGAS LA IMPORTANCIA QUE TIENE PARA EL PERONISMO, PARA EL JUSTICIALISMO EL DERECHO DEL PEÓN RURAL A TENER UNA VIDA LA DIGNA.

EVITA-MACRI-VENEGAS

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

EL EMILIO como publicación total y absolutamente identificada con el ideario PERONISTA, brinda en esta semana de la memoria por los Derechos Humanos parte del pensamiento de la compañera EVITA, guía de nuestra militancia, sobre un tema crucial que aún hoy afecta la vida del trabajador de campo. En esta oportunidad mostramos en palabras de Eva la necesidad que tuvo el Peronismo y el Gral Perón de devolver al peón rural y a su familia, de manera inmediata, el derecho humano a tener una vida digna, una paga justa y condiciones laborales adecuadas

El avasallamiento de los DD.HH. tiene demasiada antigüedad, una larga data que debe servirnos de referencia para entender sus causas, las razones y los errores que posibilitaron que ese avasallamiento se extendiera hasta nuestros día. Estas referencias abren la puerta para el entendimiento sobre el cómo, el porqué y el para qué se deben redoblar esfuerzos en esta lucha desigual contra el capitalismo neoliberal salvaje que sigue atentando ferozmente contra la dignidad humana.

Está claro que el CAMBIO que votó la ciudadanía, engañada en su buena fe en algunos caso y en otros por deformación cultural, no tiene nada que ver con el retroceso económico y social que está padeciendo el país y su pueblo. Este terrible deterioro alcanzado en tiempo record lo logró el actual gobierno de CAMBIEMOS conducido por un pobre pero siniestro e ignorante Presidente llamado M. Macri.

Los derechos humanos más elementales comenzaron a ser llevados por delante a partir del 10 de diciembre de 2015 por esa soberbia propia del poderoso que puede comprar su impunidad frente a la justicia con solo un puñado de dólares. La brutal perversión de algunos miembros de ese séquito de acompañantes ministeriales que él tituló “el mejor equipo de los últimos 50 años”, con sus torpezas se complementan a la perfección en mediocridad con la lastimosa ignorancia de la que hacen gala cada vez que abren la boca su vice presidenta, la Gobernadora de Bs. As. el gobernador de Jujuy, la Ministra de Seguridad y la responsable de la “Oficina de Anticorrupción”.

Evita

Pero ahí no termina la cuestión y por eso bien vale la pena que ese pobre y tristemente célebre tilingo dirigente gremial de la UATRE, Gerónimo “El Momo” Venegas, que declama “peronismo” sin conocer sus más elementales principios y dice ser “la pata sindical peronista de CAMBIEMOS”, conozca cómo pensaba y defendía a los “descamisados rurales” María Eva Duarte de Perón… EVITA.        

“Nuestra Revolución encontró al campo argentino y a sus trabajadores en una situación que se puede clasificar , sin temor, como semifeudal y prácticamente de servidumbre. De un lado estaba el “señor”, propietario de tierras, manteniendo en sus manos todos los derechos, y del otro lado, el descamisado rural, que no tenía un solo derecho, pero que sentía gravitar sobre sus espaldas todos los deberes habidos y por haber. Como derecho no lograba identificar más que el derecho al trabajo, que nunca, o casi nunca resultaba tampoco derecho a una compensación para él…

Niño-trabajando

…se mantenía en fosa común toda posibilidad de mejora del descamisado del agro, entregado maniatado y sin defensa a la voracidad de los aventureros y traficantes de tierras; con las ventas a “fijar precio”(1), se despojaba a los pequeños propietarios y arrendatario del producto de su labor. Así en la medida en que los agentes de los “trusts” y el capitalismo foráneo, cómplice descarado de los señores del “pool” mundial de granos iban aumentando vertiginosamente sus fortunas y las de sus patrones del exterior, se fue pauperizando, material y moralmente, el campo argentino, y sobre la tierra fértil de toda fertilidad se perfiló un campesino triste y pobre que ya no lograba creer ni en los hombres ni casi en Dios.    

El “Estatuto del Peón” fue el primer paso y el factor inicial de organización que logró despertar a los descalificados del agro y enseñarles el camino de su dignificación por la vía de su redención económica. Los convenios colectivos y los laudos, que lograron condiciones justas para las tareas agrícolas señalaron el segundo paso hacia la Justicia Social que también reivindica y corresponde a los descamisados del campo. La comercialización de las cosechas oponiendo al concepto de “comprador único” que sostenían el “trusts” y sus agentes, la medida salvadora del “vendedor único” como instrumento eficaz en la defensa de los precios de nuestros producción agropecuaria, arrancó a los pequeños productores y a los arrendatarios de las garras de sus explotadores y valoró su producción.

Este es el aporte del gobierno del Gral. Perón a los descamisados del campo y lo que justifica la fe de esos compañeros nuestros entregados a otra forma de producción que la que conocemos de la ciudad”

María Eva Duarte de Perón

-Porque soy peronista-

“Hacia la total emancipación

de los «descamisados» del campo.”

Nota

(1) Recurso por el cual se manipulan los precios de compra venta de granos a futuro por parte de los acopiadores recurso que incide directamente en los productores y eso repercute en la determinación del salario del Peón Rural.

M_Sala

RESTITUCIÓN INMEDIATA

 DE TODOS SUS DERECHOS

A MILAGRO SALA

PRESA POLÍTICA DEL GOBIERNO

PROVINCIAL Y NACIONAL


“LOS ESCLAVOS FELICES NO TIENEN HISTORIA.”*

14 noviembre 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Mitos y realidades sobre nuestra América.

Foto de V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez (1)

En su trabajo “La historiografía paraguaya y los afrodescendientes” publicado por CLACSO, Ignacio Telesca comienza señalando la escasa documentación y los muy pocos trabajos historiográficos que existen al día de hoy en Paraguay, algo que por lo que se lee en la obra, continua imposibilitando los más variados intentos de no pocos investigadores curiosos de hurgar en los orígenes y el pasado de la nación hermana. Telesca es uno de esos investigadores. Por los datos y característica de la obra, su lectura resulta altamente recomendable. Acá simplemente voy a realizar rescates de fragmentos y algunos señalamiento sobre los mismos que por sus singularidades resultan más que interesantes. Para ello recurriré al paralelismo con otros textos de similares valoraciones conceptuales en materia de significantes a la hora de evaluar conductas y gestos humanos.

En el mencionado trabajo el autor rescata la tarea de registros –cuasi históricos- hechos por un integrante de una comisión demarcatoria de límites entre Paraguay y los dominios portugueses –límites según lo que establecía el tratado de San Ildefonso de 1777-, de nombre Félix de Azara; y otro escrito –el de Josefina Pla- de donde extraje el título de esta entrega.

Antes de transcribir fragmentos de la obra de Telesca que a mi entender resultan atrayentes y significativos, deseo detenerme en la oración que utilice para titular la presente reflexión.

esclavos-1

 

Resulta impactante leer una oración donde la paradoja está claramente expresada en el significante de dos de sus términos presentes en el sujeto: “esclavos felices”; pero además, con un predicado por demás llamativo como colofón: la negación del hombre como sujeto histórico (el “feliz” no tiene historia) en razón de estar transitando un estado de “júbilo y satisfacción”, en este caso por su condición de esclavo “bien tratado”. ¡Suena alocadamente desestructurante en términos de racionalidad¡

Es dable suponer que todo estado de esclavitud no puede hacer feliz al que lo padece; cualquiera sea el modo o forma del mismo. Hasta podría incluir aquella que hace a un individuo “esclavo de sus palabras” ya que nunca tendrá certeza total –dudas existenciales que en algunos casos acompañan hasta la muerte- sobre el grado de verdad o falsedad de las mismas en tanto ser social y las variopinta valoraciones que de conductas y actitudes individuales frente a temas o situaciones sociales que a manera de desafíos mundanos suelen presentarse. Por ejemplo, esa atribución interpretativa que se toma la autora a partir de priorizar el estado emocional de un sujeto para deconstruir –sacarlo, abatirlo en términos de Heidegger(2)- privándolo de tener historia . Se lo podrá sacar de un relato histórico ya que muchos de ellos hacen hincapié únicamente en la parte trágica; pero no sacarlo de la historia.

Sin embargo y como atenuante, esto de “esclavos felices” podría ser parcialmente aceptado solo si se lo analiza en términos comparativos tomando las diferentes situaciones y formas de esclavitud que existieron a lo largo del tiempo en el mundo y en nuestra América en particular –lo acoto a mi realidad y lo que he estudiado sobre ella-, según el grado de humanidad o perversión de los esclavista de turno. Pero de ningún modo esto puede significar la barbaridad de aceptar que hay esclavitudes buenas y esclavitudes malas, que es como justificar y avalar por fatalismo histórico, proyectos imperialistas porque los hay buenos, estupidez muy presente en muchos de nuestros sirvientes cipayos de los imperialismos -ingles o norteamericano- según sea la paga para los quinta columnas al servicio de ellos.

Existen otros textos casi del mismo tenor, también justificatorios de esto último. Tomo otro caso como ejemplo que por lo llamativo no deja de asombrar. Aparece en : http://primeross.blogspot.com.ar/2013/10/la-mentira-de-la-esclavitud-y-el.html . En él y desde un razonamiento muy particular que ya escuché y/o leí en boca y textos de otros, se intenta inferir que los pueblos masacrados, sometidos, esclavizados, a pesar de eso deben ser pueblos agradecidos por los aportes “culturales” de los conquistadores, masacradores, sometedores, esclavizadores. Paradójico planteo bien Darwiniano hecho en medio de denostaciones al imperialismo anglosajón que –según sus sostenedores- por “oscuros intereses” crea y recrea la “leyenda negra” de la conquista española; como si Europa fuera cuna de las virtudes humanas hecha civilización; o peor aún, como si Europa se dividiera entre conquistadores buenos y malos (Hermann Hesse los calificaba de pueblos belicosos). Solo bastaría para desmitificar la supuesta bondad de los europeos, la opinión de los pobres africanos al respecto quienes por proximidad fueron los primeros que los padecieron en sus más denigrantes conductas humanas (no todos los europeos desde ya, pero en estos casos las excepciones de poco sirven a la hora de evaluar consecuencias y costos en términos de vidas y valores humanos). Rescatar la audacia de invasores elevándola a rango de gesta heroica sin señalar la codicia que motorizó la decisión, es un atentado a la razón. Transcribo textualmente:

Título: La mentira de la esclavitud y el genocidio español.

Texto: “Todo proceso histórico conquistador o colonizador conlleva el uso de la violencia y de las armas. Si bien el Imperio Romano invadió y conquistó España desde el siglo III A.C., arrasando y aniquilando a nuestros antepasados celtíberos, lucitanos, astures o cántabros, a nadie con un mínimo de inteligencia se le ocurriría hoy decir que Roma es la culpable de la aniquilación de España y del sometimiento injusto de nuestro pueblo…”

martirio-de-cristianos-pavel-ryzhenko

Por empezar y en esos tiempos España como país, nación, no existía. Más bien eran territorios donde habitaban los originarios del lugar –si es que lo fueron- que el texto menciona. En esos tiempos (y aún hoy) la codicia territorial garantizaba sustento en materia de necesidades básicas. Que el Imperio Romano fue arrasador y aniquilador como lo fueron otros europeos en otros momentos y hasta entre ellos -las Cruzadas sin ir más lejos-, es un hecho que hasta el propio cristianismo y judaísmo dan cuenta con Barrabas y Jesús enfrentándolo. Hasta hoy no escuche a ningún judío, cristiano o palestino mostrarse “agradecido” a Roma; a menos que al relato haya que cambiarlo solicitándole a los actores históricos (algo tan absurdo como pedirle a Netanyahu, Abbas y al propio Papa Francisco) que pidan disculpa a Berlosconi o Mattarella como representantes de los emperadores Octavio Augusto y Tiberio por los alzamientos de los desacataos Barrabás y Jesús; como Macri disculpándose ante el padre del Rey de España por la “aunque angustiante, irrespetuosa osadía  de nuestro independentista”.

Lo que si se puede sacar como aleccionador de aquellos tiempos es reconocer que tanto Jesús como Barrabás mostraron al mundo que existen dos modos de revolucionar al hombre y a los pueblos sojuzgados: A través de la palabra o de manera violenta. “Hay dos formas de hacer una revolución, con mucho tiempo y poca sangre o en poco tiempo y con mucha sangre. Yo prefiero la primera; el justicialismo eligió la primera (J.D.P)”. Por eso el peronismo por definición doctrinaria es profundamente humanista y cristiano.

la-independencia-y-colonia-de-colombia-9-728

Regresando a “La mentira de la esclavitud…” el texto continua: “… Más bien, los españoles mantendremos una deuda eterna con Roma por habernos dejado un legado inigualable tras su paso, latinizándonos y regalándonos su influencia y su organización. Algo parecido, o quizá de superior magnitud, sucedió en lo que respecta a la transmisión de riqueza a América tras nuestra llegada. La diferencia, sin embargo, es que el Imperio Romano no tuvo la mala suerte de contar con un enemigo anglosajón que volcara sobre él durante siglos infinitas mentiras y leyendas destinadas a diezmar su legitimidad y grandeza incontestable”.

Si no fuera que esto está registrado como serio, entraría en la categoría de chiste de gallegos!!! Digo por eso de la “eterna deuda” para con Roma. ¿A cambio de influencia y métodos organizativos? ¡Vaya vaya con este tipo de “españoles”!!! Cuando habla de la transmisión de riqueza a América con su llegada (¿valores humanos entre los cuales debe figurar el agradecimiento al invasor-conquistador por sus perversiones? ¿la lengua? ¿religión? ¿la santa inquisición como método disciplinante? ¿de qué riquezas habla?), es más evidente lo contrario. Fue muy alto el costo que debió pagar este continente en vidas humanas (que este señor justifica a cambio de…) nuevos alimentos y metales preciosos saqueados de estas tierra y que sus ociosas e inútiles monarquías ni siquiera supieron aprovechar adecuadamente para crecer como imperio que debió capitalizarse (según los principios económicos clásicos). En todo caso la espiritualidad latina fue muy bien recibida por los hombres de estas tierras y sumada a la ya existente acá, no así la estupidez de la sumisión impuesta por el temor desde la concepción religiosa a la cual resistieron heroicamente muchos pueblos originarios del ¿nuevo? continente donde la conquista europea también arrasó bellas manifestaciones culturales de esta América. Basta trazar un simple paralelo entre la magnitud de la Tenochtitlan con sus 300 mil habitantes, su infraestructura edilicia, calidad habitacional y de servicios sanitarios básicos que encontró Cortés en 1521, con la ciudad más importante y poblada de Europa en aquellos tiempo, Florencia, con solo 45 mil habitantes y un déficit espantoso en la materia comparado con lo que contaba la ciudad Azteca. Es mucha más la deuda que tiene Europa (decir España es una torpeza) por el saqueo de bienes que hizo durante 300 años en América que la estupidez reclamada por el actual y torpe “soberano español”. En todo caso es Europa la que debería pedir perdón por los crímenes cometidos, y estar eternamente agradecida de América por los bienes que le sustrajo, disculpándose por el daño en sus valores culturales que produjo.

Con esto no estoy negando los aporte culturales que hizo la conquista en sus distintas manifestaciones y que fuimos incorporando, como tampoco se puede negar la barbaridad de los “conquistadores” de hacer desaparecer manifestaciones culturales de nuestros nativos por simple codicia y desvalorización de lo supuestamente inferior (El que aún hoy muchos traten de diferenciarse del latinoamericano de manera despectiva y deseen parecerse al europeo es la muestra más evidente). Tampoco significa negar que muchos somos descendientes de esos que bajaron de los barcos y las posteriores mezclas que maravillosamente aquí se dieron. Ahora bien, esto no significa que se deba aceptar como “lógicos y normales” los tratos perversamente injustos que existieron en estas tierras por parte de la conquista, tratos injustos inclusos entre hombres de diferentes clases sociales de los propios conquistadores, situaciones que con el correr del tiempo sirvieron para que , casualmente por esa situación existente, las mezclas de originarios con criollos que se dio en las tolderías -refugio del gaucho perseguido- fueran posibles tal como lo describe nuestro José Hernández en el Martín Fierro; solicitar encima que a esa injusticia se le manifieste gratitud; que “el negro sea blanco”, que el maltrato y los crímenes cometidos contra los “indios limpios y buenitos” que dijo Colombus encontró aquí nunca existieron. Eso es tan torpe como aceptar que 1+1=3 al calificar de serviles a los intereses anglosajones a todos aquellos que hurgamos nuestro pasado sin otro fin que conocer otras verdades, la otra historia, no solo aceptar mansamente la escrita por los ganadores. 

Ahora bien, si los anglosajones son brillantes a la hora de operar sobre imbecilidades ajenas no es culpa de los “perversos anglosajones” sino porque existen imbéciles sobre los cuales se puede operar psicológicamente. Churchill sentó a su país -destrozado y diezmado por la II guerra- en la mesa de negociaciones de Yalta y Potsdam para participar del reparto del mundo. Nunca fueron giles.

esclavos-0

Pero volvamos a la cuestión de los afrodescendientes paraguayos.  

Según Telesca, Félix de Azara cuenta en su obra Viajes por la América Meridional lo siguiente: “No se puede dejar de admirar aquí la generosidad de los españoles del Paraguay, que han dado libertad a ciento setenta y cuatro de sus negros y mulatos por cada ciento, aunque nadie los necesita tanto como ellos. No se conocen esas leyes y esos castigos atroces que se quieren disculpar como necesario para retener a los esclavos en el trabajo. La suerte de estos desgraciados no difiere nada de la de los blancos de la clase pobre y hasta mejor. […] La mayoría muere sin haber recibido un solo latigazo, se los trata con bondad, no se los atormenta jamás en el trabajo, no se les pone marca, y no se los abandona en la vejez […] se los viste tan bien o mejor que a los blancos pobres y se les da un buen alimento. En fin, para creer la manera de tratar a los esclavos en este país es necesario haberlo visto, […] así nunca habrá derecho a quejarse de los esclavos. Yo he visto a varios esclavos a rehusar la libertad que se les ofrecía y no querer aceptarla más que a la muerte de sus dueños (Azara, 1969: 276-277).

Con esta cita –según Telesca- Azara da origen al mito del esclavo feliz. Uno se quedaría con la duda acerca de la veracidad de la misma si es que no fuera porque a renglón seguido agrega: “Los españoles de este país tratan con la misma dulzura y humanidad a los indios de sus encomiendas”

Estas caracterizaciones de Azara –continua Telesca- se han convertido en moneda común en los subsiguientes trabajos sobre los afrodescendientes. Si bien la bibliografía sobre el punto no es abundante, tampoco está ausente del escaso debate historiográfico paraguayo. Podemos decir que la misma se inicia con la obra de Josefina Pla, Hermano Negro en 1972. Es el primer trabajo que intenta abarcar todas las facetas del universo esclavo en Paraguay utilizando como fuente el Archivo Nacional de Asunción, con cuyos documentos ha formado un importante apéndice. Su trabajo se extiende hasta la Guerra contra la Triple Alianza de 1864-1870.

Pla –señala Telesca- sin lugar a dudas es la que comienza a arar la tierra archivística y quien va a dar la pauta de los temas a seguir investigando. Ya desde el título de su obra se puede apreciar el tinte de la misma. Sin dejar de realizar un análisis global y general de la temática, siempre insiste en esa supuesta armoniosa relación entre los afrodescendientes y el resto de la sociedad. Según Pla, las “actitudes sórdidas y crueles” que dan material a los archivos “constituyen la excepción”, haciéndose célebre su frase, “los esclavos felices no tienen historia”. Sin embargo, -sostiene Telesca- podríamos pensar de manera contraria, que los expedientes judiciales que se encuentran en el Archivo Nacional de Asunción (ANA) representan a esa minoría de esclavos y pardos libres que pudieron, por una razón u otra, llegar a los estrados judiciales. Que hubo esclavos felices no puede ponerse en duda, pero no creemos que sean la norma sino exactamente su excepción. –termina diciendo Telesca.

Interesante material para aquellos amantes de la investigación histórica sobre temas relacionados con la vida de los afro-esclavos y sus descendientes, como es mi caso, además del deseo de socializarlo, algo necesario para seguir debatiendo sobre estas cuestiones que siento jamás serán resueltas a menos que nos despojemos de nuestras sagradas subjetividades, algo por ahora imposible a Dios gracia para no terminar sumidos en el aburrimiento de la total concordancia.

Notas:

* Frase de Josefina Pla que aparece en su obra “Hermano Negro”.

(1)Director de EL EMILIO

(2) “Ser y tiempo”; Martín Heidegger