“FORMAR OPINIÓN PÚBLICA ¡¿ES UN NEGOCIO?!”

27 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, se nuestra redacción.

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

El colega y compañero Ariel Magirena levantó un posteo asociado al modo de entender el rol de periodismo y los medios de comunicación más que relevante dado los tiempos que corren y la responsabilidad que les/nos cabe. Los que hacemos periodismo a la vez somos ciudadanos y por ende nos cabe actuar con responsabilidad dentro de… y para la comunidad donde estamos inmersos; más sabiendo que lo que hacemos, está forjando algo (conciencia y pensamiento crítico, o por el contrario, pensamiento errático, inservible en lo personal pero muy funcional a ciertos y en ocasiones perversos intereses) desde un lugar de poder (el 4to).

La cuestión surgió a partir de unas desacertadas apreciaciones vertidas por el candidato a la presidencia Alberto Fernández en un reportaje publicado por Tiempo Argentino en relación al rol de los periodista y los medios.

Con claridad meridiana la letrada Graciana Peñafort salió a “observale” errores conceptuales del candidato, según lo recogido por la Nak&Pop de la red del “pajarito” (twitter).

Captura de pantalla 2019-05-27 a la(s) 16.55.00

Pero vayamos por parte. ¿Qué dijo Alberto Fernández (Tiempo Argentino 26/05/19)?:

-Estamos en un Estado de Derecho. Y todo el mundo sabe que yo siempre pensé, siempre lo dije, que el Grupo Clarín no debía acceder a Telecom. Se lo decía a Kirchner cuando era Jefe de Gabinete. Ahora, bueno, la verdad es que compraron el Grupo Telecom y el Estado Nacional convalidó absolutamente todo. Y cuando eso ocurre los derechos empiezan a adquirirse. Y empieza a haber derechos adquiridos. Esa discusión, por lo tanto, es una discusión vana. No tiene mucho sentido. Además, si el Grupo Clarín, como consecuencia de esto, tiene alguna posición dominante o alguna posición para-monopólica o cuasi-monopólica, se resuelve con las leyes de Defensa de la Competencia y de Defensa del Consumidor. Y esas son las leyes que tenemos que utilizar para ver si el Grupo Clarín incumple algunas de esas cosas. Pero no se resuelve eso con la ley de Medios. La Ley de Medios puede ser una gran herramienta si es que queremos multiplicar voces, y si queremos promover algo que, recuerdo, en esencia es un negocio. Porque ese fue uno de los errores de la Ley. Cuando la Ley dice que un tercio del espectro debe estar en manos de ONGs y de entidades sin fines de lucro. Porque no podés dejar en manos de una entidad sin fines de lucro un proyecto comercial. No es posible eso.

“-El error es pensar que puede una ONG tener una radio y competir con una radio que tiene una capacidad de contratación de locutores, de periodistas, de músicos, infinitamente mayor. Porque entonces nosotros creamos dos radios pero hay una que concentra la atención del público. Eso es el resultado de no advertir que los medios de comunicación son negocios.En la sociedad moderna son un negocio. Hay proyectos alternativos, muy respetables, que ojalá se desarrollen y ojalá crezcan. Ustedes saben que siempre he apoyado lo de Tiempo Argentino pero que se hacen con mucho esfuerzo y en medio de una selva, en la que las desigualdades son muy grandes. La ley de Medios no sirvió para aquello que quería servir. Sin embargo, sí sirvió para algo en lo que sí ganó claramente: que es la batalla cultural. O sea, se instaló en la sociedad el quién es quién en cada medio. Por eso, cuando hoy alguien lee Clarín sabe lo que está leyendo. Cuando lee La Nación sabe lo que está leyendo. Cuando lee Tiempo Argentino o Página/12 sabe lo que está leyendo. Cuando mira C5N sabe lo que está mirando y cuando mira TN sabe lo que está mirando. Y si uno elige creer en eso, es un problema de cada uno.Esa batalla la ganó la Ley de Medios. Cristina la ganó con creces. Por eso, muchos de esos grandes medios han perdido toda credibilidad. Toda credibilidad.” Hasta aquí lo más saliente de los dichos A.F. a T.A.

GRACIANA

Captura de pantalla 2019-05-27 a la(s) 17.00.02

Graciana Peñafort (abogada como Alberto Fernández) –según lo recogido por la Nak&Pop- le aclaró al candidato presidencial algunos puntos por twitter:

La comunicación NO es negocio; es un derecho.

Disentir en un tema no significa que desconozcamos lo importante que es que estas elecciones las gane el peronismo. Y vos sos nuestro candidato.

La comunicación refiere no solo a un derecho individual, sino también a un derecho colectivo, sostener que es solo un negocio, le quita entidad como derecho. Me sorprende que no sean los periodistas los primeros en discutirte eso. Si aceptamos que la comunicación es solo un negocio, los periodistas dejan de ser personas con una función social y democráticamente relevante, a ser vendedores de galletas o de detergentes. Lo que quiero señalar es que la comunicación NO es negocio. Es un derecho. La ONU ha dicho que la libertad de información era la piedra angular de todas las libertades y un derecho humano fundamental. Meros comerciantes de información.

Concordando con las apreciaciones de Graciana, me parece que el candidato presidencial, obnubilado por las luces de la candidatura, esta vez no encontró el tarrito para embocar su “pi pi” y guitarreo feo sobre un tema. Con el mismo derecho que él tiene de expresar sus ideas, yo puedo decir que en esas ideas abundan contradicciones que a futuro pueden resultar peligrosas para el caso de llegar a la presidencia.

Veamos:

Sostener que (el grupo Clarín) “compró el Grupo Telecom y el Estado Nacional convalidó absolutamente todo. Y cuando eso ocurre los derechos empiezan a adquirirse. Y empieza a haber derechos adquiridos. Esa discusión, por lo tanto, es una discusión vana.”  cuando el hecho en si mismo está viciado cuanto menos de nulidad ética y moral, parece un tanto desafortunado. Fernández sabe que la decisión política del actual Estado en manos de un delirante que comete atropellos a cada paso y que permitió que el beneficiado (Magnetto) concretara la operación para consolidar una posición dominante, con fuerte presión sobre el gobierno que con operaciones mediáticas instaló para controlar el poder desde lo institucional, es a todas luces arbitraria y compulsiva. Según el criterio de Fernández entonces la apropiación de “Papel Prensa” por parte del mismo grupo fue “legal” porque la convalidó el Estado, y poco debe importar que haya sido un Estado “dictatorial”. Estoy convencido que Fernández sabe la diferencia entre lo legal y lo legitimo. Sabe que en los tiempos que corren todo lo que el gobierno PRO volvió “legal” desde una posición dominante partió de una perversa decisión política y que oponerse políticamente a algo perverso es tan legitimo aunque conlleve una falta de respeto por esa “legalidad” impuesta. No todo lo legal es legítimo y viceversa cuando de ética y moral social se trata. «Lo “justo” (el cumplimiento de las leyes) es en realidad una imposición de los gobernantes en vistas de su propia conveniencia.» decía en los diálogos que aparecen en la República de Platón, Trasímaco de Calcedonia concepto que estaba en consonancia con lo que pensaba anteriormente Anacarsis de Escita; 400 años antes de Cristo.

Este gobierno “impuso” que las cuentas off shore para esconder la evasión fiscal en “paraísos” son legales en tanto considera que la legalidad impositiva es ilegitima y vuelve legítima la evasión. Lamentablemente este criterio, el actual gobierno no lo vuelve válido para el resto de los argentinos ya que el 80 % de la población paga “impuestos a las ganancias” y debe padecer los abusos tarifarios y la desbocada inflación en los artículos de primera necesidad al solo fin de cubrir la interminable codicia de los formadores de precios y así sostener un Estado que permite la gran vida a funcionarios y alcahuetes gubernamentales y a sus poderosos amigos. Siguen endeudándonos y timbeando financieramente con los dinerillos prestados para luego fugarlos y/o evadirlos. Lo hacen en nombre del Estado Argentino. Podrá ser legal pero políticamente es absolutamente ilegítimo. Y lo que rige la vida en comunidad es casualmente la política, madre de todas la decisiones finales.

Peor aún. Sostener como lo hace Fernández, que en materia comunicacional y para enfrentar una “posición dominante o alguna posición para-monopólica o cuasi-monopólica, se resuelve con las leyes de Defensa de la Competencia y de Defensa del Consumidor.” es aceptar que la información es una mercancía más. Y por lo visto es su convencimiento: “recuerdo, (la comunicación) en esencia es un negocio. No podés dejar en manos de una entidad sin fines de lucro un proyecto comercial. No es posible eso. Los medios de comunicación son negocios. En la sociedad moderna son un negocio.

Es claro que el hombre (nuestro candidato) debe ser un entendido en cuestiones legales pero por lo visto no así en cuestiones de política comunicacional. Digo política comunicacional porque el tema es eminentemente político y nos atañe a todos como comunidad. No creo tampoco que Alberto Fernández desconozca esta cuestión lo cual me genera –por lo menos a mí- más de una duda. Si la comunicación es un negocio y en ese negocio todo vale (incluidos relatos ficcionales y mentirosos vendidos como reales y ciertos, sin prueba fehaciente alguna), e incluye lo que pondré más abajo como ejemplos, es claro que el primer perjudicado esta siendo y lo seguirá siendo él. En otros términos, ¿todo el perverso desarrollo desplegado no solo por Duran Barba y Marcos Peña sino por legisladores y funcionarios PRO en complicidad con sicarios del periodismo al servicio de intereses monopólicos de información, en materia de construcción de relatos mediáticos que quemaron la cabeza de gran parte de la población con imágenes en puestas en escenas y actuaciones circenses mediáticas desde hace más de 8 años contra el anterior gobierno y sus funcionarios, fue todo legal porque se trató de un simple negocio? ¡Sin ninguna duda que fue un negocio! Pero ¿Para quién? ¿Quién compró la basura mediática? Fernández ¿se siente bien y justifica que mediáticamente le vendan pescado podrido? Fernández ¿no sabe porque a la prensa y a los medios de comunicación en general le llaman “EL 4TO PODER”?

Cuando Fernández sostiene en ese reportaje “La ley de Medios no sirvió para aquello que quería servir. Sin embargo, sí sirvió para algo en lo que sí ganó claramente: que es la batalla cultural. Esa batalla la ganó la Ley de Medios. Cristina la ganó con creces. Entra en una flagrante contradicción. 1) Si el tema es cultural, la cultura en este país nunca fue negocio. ¿Ganó entonces el anti negocio? ¡Humm; no lo creo. 2) La batalla cultural-educativa la ganó Clarín (junto a sus cientos de medios a lo largo y ancho del país) y La Nación. Y fue por goleada frente a la educación formal. Sino no se entendería porqué está Macri en el gobierno y porqué la grieta está agrandada y exacerbada. 3) Se equivoca Fernández al querer contar los pollos antes que nazcan. Faltan algunos meses hasta las elecciones. El poder de fuego mediático está intacto y con artillería más actualizada en materia de plataformas, gracias casualmente a eso que él define como: “…derechos adquiridos. Esa discusión, por lo tanto, es una discusión vana. No tiene mucho sentido En la sociedad moderna (los medios)son un negocio.

Evidentemente para Fernández y en comunicación lo que importa no es el contenido sino el envoltorio del producto. Si el consumidor se da cuenta después de haberlo comprado que el producto es basura… que se joda. ¿Y el Estado Fernández? ¿Correrá en defensa del consumidor y contra Clarín y a La Nación con la ley de defensa del consumidor? Suena bastante descabellado ¿No?

Fijese como operan hoy, incluso contra usted, estos “negociantes”:

Stornelli- La Nacion

La difusión de nuevas escuchas telefónicas entre ex funcionarios presos y operadores políticos reforzaron que el kirchnerismo sabía de la denuncia por extorsión contra el fiscal Carlos Stornelli nueve días antes de que la causa comenzara en el juzgado de Dolores.

Los diálogos, dados a conocer este domingo por el programa La cornisa que conduce Luis Majul, PPT, de Jorge Lanata,…. 

Las escuchas pertenecen a intervenciones telefónicas legales ordenadas en la causa que investiga al presunto narcotraficante Mario Segovia y también se encuentran registradas en la denuncia iniciada por Elisa Carrió, Paula Oliveto y Mariana Zuvic en el tribunal de Dolores sobre la existencia de una operación del kirchnerismo para desacreditar la causa de los cuadernos.

Anoche trascendieron 12 audios. El primero data del 19 de enero (nueve días antes de la denuncia) y le siguen otros tantos de días posteriores en los que se habla sobre la denuncia efectuada, de la reacción del juez Ramos Padilla y del impacto mediático esperado. El último audio es del 9 de febrero.

Los áudios que aparecen en el subrayado son “legales”  y además son viejos y pertenecen a otra causa que no tiene nada que ver con Ramos Padilla; pero La Nación eso no lo dice. La basura informativa ya está circulando. El juez debió destruir esas grabaciones pero no lo hizo y manos extrañas le hacen llegar el “material” a Carrio, Oliveto y Zuvich (la amenazadora) para iniciar la operación de encubrimiento a Stornelli y en contra del Juez Federal de Dolores.

INFOBAE-LANATA

 

 

 

 

 

 

LANATA 1

Lanata; el principal responsable de que hoy este Macri donde está; que hoy sigue operando para su amo Magnetto porque ambos son buenos negociantes, mira la pantalla y le dice a los televidente:

“Ustedes saben que no soy un tipo solemne. Me visto como Piñón Fijo y ejerzo el sentido del humor como una de las formas de inteligencia. Trato de que este programa y los otros que hago sean divertidos en medio del bajón que son las noticias. Pero hay una cosa que para mí es importante: trato de no ser frívolo”.

“Me parece que la frivolidad en un país como este, con un tercio de la población por debajo de la línea de pobreza, es una falta de respeto. A ver, señores. Los está mirando un país que no llega a fin de mes, gente que posterga todo el tiempo sus sueños y personas que no saben qué va a ser de su futuro y después ustedes, los ‘candidatos’ (así, haciendo los gestos de comillas), se preguntan apesadumbrados por qué la gente no cree en ustedes. ¿Se miran cada tanto al espejo? ¿Cómo voy a creer en un candidato que anteayer puteaba a su vice y hoy la acompaña?”

¿Cómo voy a creer en otro que no nombra a quien lo va a acompañar? Y hay un partido que quiere que un candidato se baje porque creen que pierde… ¿Puedo creer en otro que solo habla de consenso y solo aceptar ir él (a elecciones)? ¿Consenso con quién? ¿Y en uno que todos dudan de qué lado está?”.

La gente puede ser ingenua pero no es tarada. Se da cuenta de lo que ve y lo que se ve es un conventillo, un puterío. Que digan lo que quieran, pero háganlo. Sean serios. Hay chicos mirando todo esto. Hay viejitos que vivieron estafados y están mirando todo esto. Hay laburantes mirando todo esto. No le pidan tanto a los que ven la fiesta desde afuera. No sean frívolos, tengan un poco de respeto”.

Luego lo reproduce InfoBae

CLARÍN-FERNANDEZLA NACION-FERNANDEZ

Usted, Alberto Fernandez, ¿cree que esta puesta en escena no es comparable con su visión de las comunicaciones como negocio? Ese sesgo vendido como ecuanimidad por parte de Lanata presentándose como lejos y ajenos de toda responsabilidad de lo que le pasa a la gente, presentándose como defensor de pobres y desvalidos que no aparecieron de la nada porque que él ayudó a generarlos como parte de un gran negocio donde Lanata facturó cifras bochornosas; es lo que usted por lo visto no alcanza a ver; o lo justifica que es peor. Está a tiempo para recular. No pierda de vista que es un candidato a presidente de un futuro gobierno Nacional y Popular.

Anuncios

Los Muertos que vos matáis…

19 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

La incógnita se develó más rápidamente de lo que muchos esperaban e imaginaban y dinamitó la estrategia del poder macrista-mediático-judicial. La pretensión de volcar una elección que don Mauricio ve como rotundamente adversa mostrando la “foto” de su odiada enemiga e imaginada candidata a la Presidencia sentada en un banquillo judicial -el “Lula” bis- quedó pedaleando en el aire. Los tiempos políticos volvieron a ser manejados por aquellos que -otra vez más- dieron por muertos antes de tener la verdadera partida de defunción expedida por un profesional (en este caso el pueblo argentino). La política no es un juego para improvisados; menos para empresarios inexpertos y codiciosos que cargan sobre sus espaldas una devastadora ignorancia. Lo hecho hasta ahora por los mentirosos prometedores de un CAMBIO solo sirvió para retrotraer al país y a sus habitantes a espantosas situaciones pasadas de miseria, de entrega de patrimonio y riquezas económicas, de perdida de identidad cultural con perdida de soberanía política y territorial incluida. Tres años y medios bastaron para que quedaran al desnudo todas las miserias y perversiones de la gestión macrista; que no son pocas. La “pesada herencia” que dejen será tan real como fantasiosa fue la que inventaron para justificar el planeado saqueo.

CRISTINA 10

Digo más arriba “otra vez más” en razón de que si bien el lugar y en algún modo uno de los nombres puede haber resultado sorpresivo al anunciar Cristina la fórmula del frente opositor encabezado por el peronismo para las elecciones de octubre próximo, Alberto Fernández-Cristina Fernández (F.F.), la movida no resultó novedosa en términos históricos para cualquier veterano, tenaz, fiel y perseverante militante dentro del Justicialismo, ese movimiento que creo el Gral. Perón. Existen antecedentes en la historia del peronismo que leerán más adelante.

Cuatro detalles políticos no pasaron desapercibidos en las ultimas semanas. Para los más avezados de esa militancia punteada más arriba fueron señales, signos muy claros de que en el peronismo reapareció la tan esperada conducción política ausente por largo tiempo en el mayor movimiento de masas que haya tenido América Latina. Esto fue así desde la muerte de su líder el 1 de julio de 1974 y la lamentable desaparición física de un potencial sucesor como fue Néstor Kirchner en el 2010. Esos detalles son:

a) El lanzamiento por parte de Cristina de su libro en la Rural (escenario utilizado por la oligarquía vacuna para exhibir su soberbia) ante una multitud fue algo absolutamente pensado y elaborado. El acto en la Feria del libro que terminó en una simple presentación de un material bibliográfico y sin anuncios políticos rimbombantes (esperados estos últimos por la prensa monopólica y cómplice de la actual gestión para relanzar sus dardos envenenados contra la “yegua populista”). C.F.de K. lo hizo frente a esa muchedumbre que se conformó solamente con volverla a ver para ser feliz, soportando incluso la lluvia como muestra de fe, devoción y agradecimiento; sin lugar a dudas fue un claro mensaje hacía el poder macrista sobre quién fija –hoy por hoy- los tiempos políticos en la argentina. La masividad de un acto para una simple presentación de un libro dejó en claro quién es quién en materia de convocatoria política.

b) La propuesta de un “Contrato Social” hecha por Cristina en ese mismo acto, lanzado como base para iniciar ese necesario recupero de dignidad que el pueblo argentino necesita, espera y merece es tomado por la sociedad con alivio al verlo tan antagónico y alejado de ese otro proyecto “NADA” que ofrece Macri basado en el odio atávico de un sector social hacia el peronismo y que hoy no hace otra cosa que alimentar el encono ensanchando la grieta social creada por la oligarquía a mediados del siglo XIX y que el macrismo amplía diariamente con sus perversas medidas bajo el blindaje informativo de sus socios mediáticos.

c) Dejar el espació político de su creación (Unidad Ciudadana) y con humildad cruzar de vereda para ir a la sede del PJ Nacional, participar de la reunión como una peronista más mandando una clara señal hacia la militancia y la dirigencia partidaria de su lealtad a los principios del peronismo (“Nosotros somos peronistas, no dicen kirchneristas para bajarnos el precio” Néstor Kirchner), pero también a esa “progresía” que se cuelga de su falda por izquierda.

d) El corrimiento del lugar preferencial en la esperada formula para dejar colgados de la brocha a todo el oficialismo y el periodismo aliado que venían destilando odio sin reparo alguno sobre ella. Su aparición en el segundo lugar de la formula presidencial por decisión propia mostró que su disposición a conducir este gran desafío que significará la reconstrucción de la patria después del 10 de diciembre es un hecho a todas luces auspicioso en razón de la necesaria lucidez, temple y visión de futuro que un liderazgo político debe tener. Cristina conductora sintió la necesidad de dar una señal clara a esa sociedad devastada para que se recupere y recobre la necesaria confianza en si misma en momentos donde la anarquía política, institucional y económica reinante solo siembra desesperanza en el cuerpo social.

El antecedente histórico se lo encuentra en 1972. En una argentina políticamente convulsionada desde 1968 por los Cordobazo, Viborazo, Tucumanazo, Mendozazo, Catamarcazo y una sociedad harta de dictaduras que demandaba elecciones democráticas, Lanusse, dictador militar a cargo del ejecutivo, decide convocar a elecciones para marzo de 1973 y fijarle a Perón condiciones políticas para su regreso al país. Una de ellas era que debía estar antes del 1 de agosto de 1972 en la Argentina si pretendía participar en las elecciones. Perón no volvió en el plazo previsto por el dictador. Lanusse lanzó una frase temeraria contra el histórico dirigente: “A Perón le falta cuero”. El líder Justicialista le respondió al toque con una frase que quedó en la memoria de la militancia: “Poco jamón pa’ dos huevos”. Perón regreso cuando él quiso (17 de noviembre de 1972). La militancia que fue a recibirlo a Ezeiza bajo una pertinaz llovizna y soportando balazos de goma de fuerzas militares nunca arrió esa pancarta que llevaba el dibujo de un cuero y la frase que decía: “El cuero que le sobra a Perón”.

Los tiempos políticos los fijan los verdaderos conductores, no los improvisados. Al peronismo lo dieron por muerto en no pocas ocasiones anteriores. Hoy vuelve a quedar en claro que goza de buena salud. Poco importa el nombre que le quieran endilgar de aquí en más; sus banderas siguen flameando bien en lo alto para el bien de la Patria.