UN PASADO VUELTO PRESENTE.

5 enero 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política nacional e internacional

hector timerman.

Murió el ex canciller argentino del último gobierno peronista: Héctor Marcos Timerman.

V.L.M.

Crespon

Por Victor Leopoldo Martinez

Héctor Marcos Timerman. Un ARGENTINO que profesaba de manera práctica y por tradición familiar la religión judía.

Este último señalamiento es muy importante en relación a ese sín fin de estupideces que dicen aquellos  ignorantes y/o perversos que muy sueltos de cuerpo y tratando de mostrarse eruditos en la materia, mezclan cuestiones religiosas, con otras cuestiones institucionalmente políticas.

Timerman fue un argentino judío; pero primero argentino y como tal fue un verdadero criollo que cumplió con la patria.

Vale aclarar algunas cuestiones vinculadas a ese estúpido y acomodaticio intento de separar religión y política que es como querer separar la educación de la política.

La religión es política porque nació de una decisión humana. Las creencias y la fe en la humanidad no son decisiones metafísicas, son elecciones según maneras de entender la vida y vivir acorde a dicha elección; parten de decisiones  humanas y sociales que se asientan en cuestiones y necesidades existenciales hasta transformarse en fenómenos culturales.  Pero en tanto el hombre es un ser eminentemente social, cualquier decisión humana –aún la individual- tiene incidencia social y por ende política.

Sin  lugar a ninguna duda toda religión tiene un interés político como lo tiene la educación. Cuando se dice “hay que sacar la ideología de la escuela”, es porque los que lo pregonan son de  otra ideología que es la que ansia  quedarse con el nicho que pretenden desalojar.

Desde el momento en que se decide que una religión sea “oficial” para un Estado, quiera o no esa religión como institución está involucrada en política porque tendrá incidencia sobre las decisiones que tome ese Estado. Pero este no es el único ejemplo. Los evangélicos (de origen norteamericano y bancados por ese imperio) que “operan” con sus iglesias dentro de nuestro país trabajaron denodadamente en las últimas elecciones presidenciales (2015) para que los fieles que concurrían a sus templos votaran a Macri (Si hubo acuerdo económico entre las partes más grave aún).  

Ahora bien, lo que a una comunidad, a un país, le debe interesar como Estado es el comportamiento de sus ciudadanos en relación a los interese sociales, nacionales y el bien común, independientemente de la religión que cada individuo, familia o congregación profese y en esto sí valen las diferentes actitudes que las congregaciones religiosas pasan a tener frente a determinados hechos políticos.

CUANDO LA HISTORIA MUESTRA UN PASADO IRREBATIBLES.

La  acusación de “judío traidor” por un lado y de “traidor a la patria” por otro, hecha a Timerman (lo primero lo digo por esa DAIA de “derecha PRO Israelí” y por los sirvientes del imperio norteamericano), es aberrante. Si se pretende hablar de “traidores”, nuestra  historia como Nación está plagada de ejemplos  de “católicos” que contrariamente al fraudulento caso judicial del “judío” Timerman, sí fueron grandes traidores para con los intereses de nuestra Patria y de su pueblo y jamás fueron tildados como tales; empezando por Rivadavía y Mitre en el siglo XIX y Roca (h) en el siglo XX; católicos que permitieron el saqueo de nuestras riquezas y la explotación de nuestro pueblo. Me refiero a esos viejos y también a los nuevos perversos que humillaron y humillan la soberanía política y la independencia económica del país y que, en momentos como esos, hasta la propia iglesia católica miró para otro lado argumentando ridículamente que su misión no era “mundana” y estar solo abocada a cuestiones del “reino celestial”. Esa iglesia “institucional” sabía que como parte del Estado podía parar esos saqueos, aquellas explotaciones de “hombres por otros hombres”, en muchos casos acompañada de prisión tortura y muerte; y no lo hizo.

Me estoy refiriendo a esa misma iglesia que permitió a cobardes católicos masacrar a población civil inocente bombardeando la ciudad de Bs.As. el 16 de junio de 1955, asesinando a ciento de compatriotas desde sus aviones que llevaban pintado en sus alas una cruz y la consigna “Cristo Vence”. ¿Se conoce los nombres y las sentencias sobre esos asesinos? No; porque nunca estos hechos existieron por decisión política de los “libertadores”; y la iglesia católica acompañó. Me refiero a esa “institución iglesia” que avaló y acompaño a la última dictadura en sus vejamenes y hasta justificó asesinatos de curas y monjas y hasta obispos como en el caso Angelelli.     

A Timernan se lo acusó injustificadamente de “traición a la Patria”. Esto no debe llamar la atención ya que es una constante histórica practicada por la oligarquía vernácula. Pero a fuerza de ser fiel a los hechos, en el caso de Timerman ni siquiera eso, ya que la acusación fue parte de una estrategia instrumentada de manera mediático-judicial  con mucho tufo a operación política distractiva y a simple venganza contra un gobierno popular. Fue diseñada por el tilingaje “PRO” bastante perverso y odiador, ese medio pelaje aspirante a grandes burgueses que para desgracia de ellos se quedaron en “guarangos y torpes funcionarios”, por falta de garlopa dijera Jauretche. Se los puede identificar claramente, de mayor a menor según sea el nivel de ignorancia y perversión: Macri, Peña, Bullrich, Alonso, Garavano, Bonadio,  Magnetto y los Saguier.

LOS HECHOS

Caída la operación “Nisman fue asesinado por el kirchnerismo” que sirvió para que Macri sea hoy presidente (hasta la delirante ex jueza Arroyo Salgado, y ex consorte de ese oscuro personaje que fue el ex fiscal Nisman , ahora se retiró como querellante; es loca pero no come vidrios), la segunda parte de aquel lamentable y hasta quizá inducido suicidio consistió en mantener mientras se pudo el argumento del asesinato para traer de los pelos la figura de “traición a la Patria” y encajársela a los funcionarios del gobierno anterior (Cristina y Timerman). Todo fue una burda fabulación mediatico-judicial sin sustento legal alguno y menos pruebas; a tal punto que tuvieron que inventar de manera torpemente ridícula (Patricia Bullrich y sus peritos gendarmes) pruebas para transformar un suicidio en crimen y  seguir con la causa “Irani” colocando a funcionarios de ese país como los responsables del atentado a la AMIA y así incluir  la supuesta complicidad del gobierno peronista de Cristina  interfiriendo la investigación. La verdadera historia sobre el tema AMIA, según canta el expediente, cuenta que el propio Bonadio fue apartado de la causa por ser él el que interfería y desviaba la investigación que se venía realizando. Lo hacía por pedido  norteamericanos-israeli.

Los dos atentados (embajada y AMIA) se produjeron en la década de los “90”, gobierno de Menen y Bonadio hombre de la “servilleta de Corach”. No hace falta ser muy astuto para descubrir las razones de la aparición del “Juez Bonadio” en la causa AMIA  como tampoco se requiere de esa misma astucia para darse cuenta de la “no casualidad”  que el “Juez Bonadio recibiera” la causa Nismán y calificará a Timerman (y Cristina) dentro del delito de “Traición a la Patria”. Pero la torpe acusación tuvo dos vertientes: a) La mediática (Clarín) que fogoneaba las supuestas pruebas que Nisman tenía e iba presentar, que no eran otras que las que el Juez Rafecca anteriormente ya había desestimado por insustanciales y pueriles. Y b) la judicial de Bonadio que la hizo basado en un memorándum que fue votado por el Congreso Nacional (sin que ningún legislador haya sido citado a declarar por este Juez) y en un supuesto levante de las “alertas rojas” que solo Interpol lo puede hacer y cuyo máximo responsable (jamás citado por Bonadio a declarar) negó rotundamente que el gobierno argentino de Cristina (con Timerman de canciller) haya solicitado se levanten. Toda esta perversión le costó la vida a un gran argentino.

Timerman murió por decisión no solo de la enfermedad terminal que lo aquejaba sino y fundamentalmente por la decisión de un perverso gobierno PRO y de un Juez que decidió sin ninguna prueba juzgarlo injustamente como un “Traidor a la Patria”; en otras palabras y con las reiteradas negativas de que saliera del país para tener un tratamiento adecuado para su enfermedad, Bonadio asesinó a Timerman. Y por qué digo esto? A Timerman, Bonadio lo torturó hasta el colmo de hacerlo ir a declarar en un estado de enfermedad desastroso; a Franco Macri (papá del delincuente que tenemos como presidente) y quien argumentó no poder ir a declarar por estar enfermo, todo aceptado, todo permitido.

La prensa adicta a los grandes negociados y cómplice en esta ocasión de la operatoria “macrista-judicial”, volverá, como lo hace de manera reiterada, a cumplir con la misión de esconder todo para que nadie jamás se entere de la verdad de otro crimen PRO. Maldonado, Nahuel y tantas otras tantas víctimas del gatillo fácil, –y ahora Timerman- son muestras acabadas de la perversión conjunta Clarín-PRO-Justicia complaciente. Esto en algún momento deberá pasar por una justicia más ecuánime; más tarde que temprano pero tendrán que rendir cuenta; especialmente el monopolio Clarín.

QUIÉN ES QUIÉN   

En nuestra historia solo dos personas lo anteceden a Timerman en tamaña acusación: Liniers y Perón. Como Timerman tanto el patriota Liniers como el Gral Perón fueron casualmente hombres con honor a la hora de defender los intereses de la Patria.

¿Quién acusó a Timerman? El gobierno más corrupto que recuerde la historia de nuestro país; y quizás el más antipatria que haya existido. Pero no solo eso; acusó a Timerman el gobierno que mayores traiciones a la patria cometió (superándolo al ideólogo en la materia, Bartolo Mitre) con descarados renunciamiento a nuestros derechos soberanos en no pocos intereses estratégicos; y los cometió en tiempo récord:

a) Permitir la instalación de bases norteamericanas en territorio nacional sin pasar por el  Congreso.

b) Acordar su servilismo sin condicionamiento alguno al imperio norteamericano e Israel.

c) Eliminación de toda limitación para la adquisición de tierras por parte de cualquier extranjero – poderoso económicamente desde ya-.

d) Entrega del manejo de nuestra economía al FMI.

e) Eliminación de todo impedimento legal para operar “lavado de dinero y fuga de capitales al Extranjeros”

f) Renunciamiento de nuestros derechos soberanos sobre las Islas Malvinas.

Entonces que un traidor acuse a alguien de “traidor a la patria” urdiendo una patraña con eje en el atentado terrorista contra la AMIA, en una causa que tiene a los principales responsables de la DAIA en aquel momento – junto al MOSAD y la CIA- como los más “sospechosos” por la decidida participación de todos ellos en el entorpecimiento de las investigaciones y de la causa misma; repito acusar a un Argentino judío por el solo hecho de haber participado de un gobierno Nacional, Popular, Peronista y anti oligárquico no puede sorprender a nadie más allá de las burradas argumentales utilizadas para justificar dicha acusación.   

El gobierno de Mauricio Macri -con él como máximo responsable-, en 3 años, se cargó asesinatos, prisiones y torturas de argentinos con el cuento de su lucha contra la “corrupción pasada”. Desde Milagros Salas en adelante todo fue de una perversión inusitada ya que se utilizó una técnica muy parecida a la usada por el nazismo alemán (“miente, miente, que algo quedará”). Jorge Lanata fue el más importante operador PRO-Nazi  ¿Se los llevará a la  justicia a estos criminales, respetándoles todos los derechos constitucionales que ellos no supieron respetar por odio de clase cuando fueron gobierno? 

Lonardi (integrante de “La Libertadora del 55”) cometió el error de manifestar una frase que a la oligarquía siempre le produjo  alergia, pero a la cual siempre acudió cuando vio que las “papas quemaban” y sus “personajes” podían ir a la cárcel: “Ni vencedores ni vencidos”. La oligarquía con Aramburu y Rojas decidieron que Lonardi estaba loco, lo rajaron y comenzó el “nazismo libertador” contra todo lo que fuera “peronismo”.

Luciano Benjamín  Menéndez, comandante del 3er cuerpo de aquel  ejército antinacional de ocupación que fue la última dictadura militar manifestó: “Para que este país pueda funcionar hay que matar a por lo menos 500 mil peronistas”. La última dictadura desapareció a 30 mil argentinos. Solo fueron y son enjuiciados los autores materiales de aquel genocidio pero no así los responsables civiles e ideológicos, la oligarquía agro ganadera-financiera que endeudó al país y se forró los bolsillos con esfuerzo ajenos gracias a la precarización laboral y a todo tipo de corrupción.

¿En qué se diferencia el gobierno de Macri de los antecedentes señalados?

Un pasado vuelto presente hoy  azota a nuestro país y a su pueblo de la mano de un mentiroso “chico bien” llamado Mauricio que aún y con todo el daño hecho descaradamente pretende ser reelecto  para seguir jodiéndole la vida a los argentinos.


El silencio como símbolo de la falta de ideas y/o complicidad

23 febrero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

fuente: http://www.elesquiu.com/noticias/2015/02/22/201525-el-silencio-como-simbolo-de-la-falta-de-ideas-yo-complicidad

MARCHA EN CATAMARCA

Por Victor Leopoldo Martinez, Especial para EL ESQUIÚ.COM

La política no es compatible con los silencios porque estos son su negación. La política siempre hace ruido y en ella hay ruidos, y estos son signos de salud; su desaparición es la muerte de la política. ¿Alguien quiere eso? Humm!!! Parecería que sí. Los silencios en general son poco confiables. Suelen ser aliados y fieles compañeros de traicioneras y nefastas operaciones realizadas por los poderosos de una sociedad en contra de ella. Anticipan los posibles hechos y/o los acompañan una vez consumados. Fue ese silencio de “los mismos de siempre” el que acompañó el nefasto accionar de los grupos de tareas de la última dictadura y hasta justificaban cada “chupe” de un ser humano con el mal recordado “por algo será”.

En general y cuando aparece el silencio en el escenario político-social lo hace de la mano de los analfabetos políticos. “Son lo peor del analfabetismo -decía Bertolt Brecht-; son tan burros que se enorgullecen y ensanchan el pecho haciendo gala de su ignorancia política”.

Esta tajante definición –en nuestro caso- le cabe a las propuestas de “marchas del silencio”. Al ser la antítesis de la política y estar operando como símbolo del vacío de ideas que nada aporta a la construcción armónica de una sociedad hace imposible llegar a esa necesaria síntesis de concordancia que la haga posible. Esto es claramente manipulado por los poderosos grupos económicos. De allí el “uso y abuso de la más perversa veta de lo político” por parte de esos poderosos para beneficiar sus mezquinos intereses. Para eso crearon una nueva alianza; dos nuevos “partidos políticos” le dan hoy una desleal batalla al gobierno nacional: El Partido mediático encabezado por Magnetto y el partido Judicial sin cabeza visible porque los conservadores nunca dan la cara pero operan como corporación. Las cosas por su nombre y a sacarse la careta.

La muerte de Nisman es un hecho lamentable. Es la justicia la que deberá determinar la causa de su deceso. ¿La dejarán? En realidad la imputación(=suposición) de encubrimiento a la presidenta ¿es más importante que la causa AMIA en sí? ¿No se querrá desviar la atención para paralizar dicha causa y/o seguirla cajoneando para que “particulares” intereses no salgan afectados (y no casualmente gubernamentales)?

Que cierto sector de la clase media piense que la manipulación que hacen de ella es por “otra” buena y noble “causa” a favor de “las instituciones de la República” y defienda con”movidas” sin siquiera preguntarse: a)Acompañar a fiscales corruptos que piden por una justicia independiente ¿Es una causa seria? b) ¿cuál es la causa por la que nos piden que “marchemos en silencio”? c)¿Nisman que durante 10 años cajoneo la causa AMIA debe ser el héroe y no Julio López? d) ¿Los medios tienen que decirles cual es la causa? ¿Tan tarado son? e)¿Nada les   resulta extraño? f)¿Se tienen que tragar el verso de que todas las transgresiones a la ley de medios por parte del “gran diario argentino” ESTÁN BIEN HECHAS y son necesarias para que estén correctamente informado? g) Que por ese favor(¿?) ahora ¿tienen que hacerse cargo de lo que ellos –los medios- han instalado; la responsabilidad gubernamental del ya sentenciado ASESINATO de Nisman? Eso ¿no les genera duda?

En general los analfabetos políticos suelen transformarse en los idiotas útiles que los poderosos usan para sus espurios fines a cambio de pequeñas prebendas. Poco importa su atuendo. Puede presentarse en formato de “simple ciudadano demandador de… ”; “pastora de un Dios muy particular que acepta se disfrace de monja para servir sin escrúpulos a la corrupción mediático-política”; “inescrupuloso personaje del fuero judicial”, o integrante desinteresado de una “fundación PRO lucha por la paz social y las libertades democráticas”.

La sociedad Catamarqueña conoció en carne propia el accionar de ciertas “marchas silenciosas”. En aquella oportunidad usando un lamentable y desdichado crimen –el de María Soledad Morales-. Es Vox Populi en el orden provincial que en el caso Morales hubo 20 testigos truchos “plantados” y la operatoria político-mediática de una periodista del diario Clarín, quien asiduamente “compartía asados” con el Presidente de la Corte Suprema de Justicia Catamarqueña de aquella época en su casa de la villa veraniega de “El Rodeo”, rindieron los frutos que esperaban los interesados en voltear al gobierno constitucional catamarqueño (entre ellos Menem aliado a Clarín). Con el caso Morales nace esa pata domesticante clarinera que nos hizo periodistas a Todos Nosotros (TN) de la mano del “impoluto” abogado Canaletti que nos explica disparatadamente los casos policiales (Ni la muerte de Nisman se salva de sus fantasiosas elucubraciones) como si todos los televidentes fueran “lelos de entendederas”.

Una analfabeta política con atuendo de monja, que hacía dos años que estaba en Catamarca fue usada por el -en aquel momento naciente- hoy poderoso monopolio mediático Clarín y sirvió para tumbar un gobierno democrático local (con todos sus errores y defectos a cuesta y a pocos meses de un acto eleccionario donde la sociedad podía expresarse libremente sobre sus supuestos desaciertos) poniéndola a la cabeza de “Las marchas del silencio”. Luego, y por largos 20 años, la monja acompañó con su silencio (aunque haya cambiado de domicilio provincial) todo tipo de corruptela de gobiernos del FCS. Cumplido su cometido la monja se fue con su silencio a la espera de otra oportunidad mediática para servir a los mismos o nuevos poderosos que requieran de sus servicios. Nunca antes se conoció de la Pelloni una expresión de repudio hacia los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura militar; ni en Catamarca ni en ningún lado. Evidentemente es una forma muy particular de entender la justicia no solo terrenal sino divina. De esta provincia la dictadura se llevó en vida a 30 seres humanos que se sumaron a los 30.000 que desaparecieron en todo el país, y ella -poco importa donde haya estado-, acompañó con su silencio y sin “marchar” el accionar de los cómplices locales y nacionales –en el orden local políticos del radicalismo y jueces convocantes a “marchar en silencio” el18F por la muerte de ex fiscal Nisman- que estuvieron descaradamente al servicio de aquel genocidio.

La peligrosa utilización del silencio por parte de los grupos mafiosos de “guante blanco” es lo que le debe preocupar no solo a la sociedad catamarqueña sino a la Argentina en su conjunto; no los ruidos de la democracia.


ESTA PELÍCULA, YA LA VIMOS…..

5 febrero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELA, Política Nacional

Captura de pantalla 2015-02-05 a la(s) 11.05.23Por Jorge Rachid

Los otoñales tenemos memoria de los golpes de estado, fuimos testigos y actores en diversas circunstancias de la vida nacional, cuando las fuerzas coaligadas de la reacción embistieron contra las instituciones de la República, invocando “su defensa” que acompañadas de gritos destemplados de “libertad” les servían de base de sustentación para implementar sus masacres sobre el pueblo argentino, con el objetivo principal de eliminar los derechos sociales, abrir la economía a la voracidad del Mercado , endeudar al país como forma de sometimiento colonial a los designios e intereses del imperio.

Estamos “bajo fuego” los argentinos, se ha desatado un mecanismo final de “golpe blando” que está en pleno desarrollo, con todo el arsenal posible que están mostrando y el que tienen preparado a futuro. Necesitan a Cristina destruída, ni siquiera les sirve la Presidenta entregando la banda presidencial a un adversario político, por la acumulación de poder que mantendría el peronismo en su recuperación identitaria, su fortaleza política y su presencia internacional, que nos ha colocado en las mejores posiciones de despegue nacional, después de décadas de hegemonía neoliberal, entreguista y apátrida, que intentaron incluso, dominar ese monstruo invertebrado, pero que filosófica, política y doctrinariamente ha sido el protagonista indiscutido de los últimos 70 años de historia nacional.

Se repiten los actores, una Nueva Unión Democrática ha logrado enhebrar la embajada de EEUU, como el viejo Braden del 45, como el Kissinger de los años 70, como el Todman de los 90, todos misiles diplomáticos, mas los “aprietes” de los Fondos Buitres”, las amenazas del FMI y la OMC, una oposición alineada y obediente que repite libretos que recibe diariamente por las tapas de los diarios hegemónicos que pretenden marcar agenda, oposición que ha perdido el rumbo y la capacidad de generar políticas, por fuera de los mandatos y financiamientos que recibe a través de Fundaciones y aportes “non santos”. Esa oposición a coro que pide a gritos “anticipar elecciones”, que ayer pedía” la renuncia del vicepresidente”, que pretendía denigrar la figura presidencial con personajes menores de la farándula con relatos fantásticos, periodistas transformados en showman domingueros contradiciendo sus propias historias, coaptados y disciplinados por los dueños del poder, “el círculo rojo” golpista.

¿Quienes son?. Lo mismos que en cada paso de la historia, sectores de poder que afectados por las políticas populares, emancipadoras, distribucionistas, soberanas del gobierno popular, al que tempranamente comienzan a llamar “populista”, como a todas las democracias populares latinoamericanas, en una cadena informativa, sistemática,que tanto defiende los buitres, como ataca a países soberanos como Venezuela hoy, ayer Bolivia y Ecuador,provoca golpes blandos en Honduras y Paraguay, instala bases militares “antiterroristas” en países limítrofes, intentando cercar a la Argentina, bajo el lema “estamos lejos del mundo”, como latiguillo repetido, martillado como libreto a un país como el nuestro que ha logrado éxitos internacionales , que no lográbamos desde los años 50.

Molesta sin dudas que la Argentina haya logrado romper el cerco informativo y la presión con 182 votos en Naciones Unidas para el tratamiento del tema de reestructuración de deudas soberanas, sólo EEUU, Israel e Inglaterra votaron en contra. También votaron en contra de nuestro reclamo en Malvinas en cada resolución favorable del pleno de la UN. Exigieron descaradamente a nuestro país pagar el fallo Griesa, como sometieron a Grecia,España, Portugal, Irlanda, Italia y Francia ahora al poder de los poderes financieros internacionales que actúan supranacionalmente. Los mismos que metieron sus servicios de inteligencia en la causa AMIA, desde el atentado infectando el expediente, desviando la investigación , impidiendo la investigación de la conexión local. Los mismos países que intentan alinear al mundo y a nosotros detrás del “eje del mal”, intentando describir a nuestro país y a Cristina como complacientes del terrorismo. Esos mismos que nos intentan poner sanciones, o crear comisiones internacionales de investigación en un intento de intromisión en asuntos internos de nuestro país. Los mismos que agitan el fantasma Chino como expresión de un “nuevo colonialismo”, o la alianza con el BRICS y por ende con Rusia,intentando recrear en nuestro suelo la Guerra Fría de los 60. Ese bombardeo tienen un solo fin: someter a la Argentina a las políticas imperiales e intereses de las potencias hasta ayer hegemónica, por lo cual no toleran la inserción económica, comercial e integrativa de la Argentina con nuevos escenarios.

Como observamos TODO está relacionado, desde los doméstico a lo internacional.

¿Donde se discuten estos escenarios en el Parlamento Nacional?
¿ En que agenda de la oposición figura su posición sobre la política internacional?
¿ Como se plantean el financiamiento social que ha permitido laampliación de derechos inédita en nuestro país, cuando se están comprometiendo a eliminar retenciones, bajar el impuesto a los ricos, terminar con los subsidios a los humildes en transporte, educación y salud?
¿ Que plantean con respecto a las políticas soberanas de recuperación del patrimonio nacional malversado en las privatizaciones de los 90?
¿ Van a volver a endeudar al país en el FMI, permitiendo la verguenza de sus monitoreos destinados a manejar la política interna?
¿ La oposición piensa alinearse nuevamente en misiones punitivas militares en oriente medio, direccionados por EEUU?
¿ Que piensan con respecto al UNASUR y la CELAC?
¿ Volverán a romper relaciones con CUBA, bajo mandato del imperio?
¿ Serán capaces de bajar los reclamos de Malvinas en razón de lo “politicamente correcto”,facilitando a Inglaterra su operación de saqueo marítimo?
¿Qu dicen publicamente de los juicios de Lesa Humanidad?

Son los mismos que la Unión Democrática, hasta los apellidos se repiten, no son enemigo menores, no lo fueron ayer, no lo son hoy, seguirán operando en dirección destituyente, cada vez con mas rigor y menos pudor, les va quedando menos tiempo antes del pronunciamiento del pueblo argentino, lo quieren impedir o crear condiciones desfavorables como mínimo, con el mecanismo de fortalecer una conciencia racista, antipopular, discriminatoria y primermundista falsa, moneda de cambio de las minorías oligárquicas que se creen mas de lo que son, sueñan con Miami y desconocen Avellaneda, hablan de los “pobres” como categoría sociológica, ignorando la inmensa humanidad y complejidad de nuestro pueblo, aplauden la represión social pero son cómplices del saqueo nacional financiero.

El peronismo les dió batalla ayer y se las dará ahora, con nuevos ímpetus y energías que emergen de una juventud que ha aprendido a forjar su propio destino, que valoró la política como único instrumento de liberación nacional en paz, la democracia como campo de construcción de un nuevo modelo social solidario del siglo XXl, por lo cual les digo: la batalla por el futuro ya está ganada, se ha creado un nuevo paradigma nacional del cual no se va a retroceder historicamente, esa conciencia colectiva del pueblo anida en lo mas profundo de nuestras raíces populares, como lo fue desde las luchas del federalismo, la Patria Grande, el interior versus el puerto, entre otras que nos dieron un Pensamiento Nacional Latinomericano que se ha hecho realidad nuevamente en nuestro continente. Por eso nos quieren voltear, No Pasarán, una vez mas , Ya perdieron la batalla cultural que queda como remanente colonial, sólo en minorías golpistas que saben de su debilidad democrática.

JORGE RACHID


ANTISEMITAS

28 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, publicaciones en otros medios periodísticos virtuales

Captura de pantalla 2015-01-28 a la(s) 11.19.56

 

ANTISEMITAS

Nadie puede negar que detrás de la simpatía por la causa palestina que prolifera en este país existe algún dejo de antisemitismo criollo.

Ojo, acá también se mezcla ese espíritu típicamente argentino de solidarizarse con el perdedor, con el underdog. Con el equipo africano que llega al mundial y se la banca hasta octavos.

Pero decididamente, cuando defendemos la causa palestina, a través nuestro habla el nono que vino de Italia cagado de hambre y lloraba por el Duce. Somos Miguelito. Al menos un poquito.

Enfrentémoslo: somos una nación fundada por españoles. Sí, esa madre patria de vanguardistas que fundó su Inquisición en 1784, cinco años antes de que Francia decapitara a sus reyes y ocho años después de que los Estados Unidos de América -otra nación de antisemitas marca cañón fundada por talibanes cristianos- decidiera dejar de pagarle retenciones al Rey de Inglaterra por exportar su té.

Desde nuestro ground zero, desde que todo comenzó en Santiago del Estero y éramos todos unos municipales, la Iglesia Católica marcó el ritmo de cómo se iba a organizar la sociedad.Giuseppe

Porque acá no había nada, pero nada de veras, y la municipalidad era el feudo. Pero en la era feudal, el Rey no educa, si con suerte sabe leer. Educan los curas, y los curas cobran peaje. Te enseñan, pero te enseñan lo que a ellos les conviene.

Las cosas no mejoraron mucho con las olas migratorias que fueron renovando la composición demográfica de esta aldea de rednecks, porque acá no llegó el belga para quedarse. Llegó Giuseppe.  Tal vez peco de sarmientismo en mi elaboración. Y sí, algo de eso hay. La diferencia es que a Sarmiento los judíos no le gustaban ni medio. Después de todo, tenía apellido español.

A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César. Y así fue en este país, al menos en los papeles. Porque hasta que llegó Roca, la consigna era: Con la Iglesia no se come ni se cura, pero al menos se educa.

¿O acaso creen que al Colegio Nacional de Buenos Aires lo fundaron unos franceses iluministas que venían de tomarse un café con Voltaire? Au contraire. Pas. Rien. Colegio de San Carlos. Y al que no le gustan los Jesuitas, que se vaya a estudiar a Rusia o a Cuba.

No es sólo antisemitismo. También somos homofóbicos y machistas. Por eso tal vez no van a lograr que Nisman sea el Favaloro que necesitaban, pero ésa es otra discusión.

¿Está bien? No, está para el orto. Es una imbecilidad fenomenal.

Ahora: ¿Qué tan grave es nuestra patología? Nada preocupante. Se labura. Ojo, el antisemita no la pilotea, pero con laburo y disciplina se anula. La cosa acá no pasa de decirle “Ruso” al Ruso Sofovich, o de hacer un chiste medio pesadito una vez cada tanto. Como los chicos de Charlie Hebdo.

Así y todo, no somos mucho más antisemitas ni homofóbicos que los ciudadanos de Estados Unidos de Norteamérica. Tenemos menos armas de fuego, además, lo que nos hace mucho menos peligrosos.
La realidad es que muchos no son antisemitas. Seguramente al rati que te para en la calle no le gustan los judíos, pero tampoco le gustan los putos; los zurdos ni los faloperos. Como al 90% de las fuerzas de seguridad del mundo que conforman lo que podríamos denominar la “Comunidad Internacional de los Cabeza de Tacho“. Y analizar la causa A.M.I.A. como una cuestión de antisemitismo local es -en principio- oportunista, por no decir imbécil y mala leche.

Es más un residuo cultural colonial que otra cosa, sólo que nos faltan unos años más de Normas ISO-LUBERTINO 9001/9002 para terminar de aprender los modales del Siglo XXI, ésos que los yankees se metieron a fuerza de repetición y fallos de la Suprema Corte de Justicia.

Y si algo tenemos para decir a nuestro favor es que tenemos cero (0) genocidios en nuestro haber, a diferencia de los Alemanes, los Turcos, los Chinos u otras naciones civilizadas del mundo que se sientan en la mesa de los que se reparten el petróleo sin que a nadie se le ocurra acusarlos de antisemitas.

Nuestros máximos exponentes del antisemitismo son los viejos ridículos de la foto que se juntan a comer un asado y le entran a la ensalada mixta de una ensaladera de plástico berreta. Al menos ésos son los que no la pilotean, porque también lo tenemos al Ing. Mauricio Macri, el hijo de un tano que se educó en el Colegio Cardenal Newman, se hizo ingeniero en la Universidad Católica Argentina y desde el año 2007 gobierna la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. A la sazón, se encuentra procesado por una causa de escuchas ilegales contra un dirigente de la Comunidad Judía al que se le ocurrió reclamar justicia por el atentado a la A.M.I.A.

No se preocupen que acá la comunidad judía no vive ni vivirá  jamás un mal rato. Acá los que la pasan mal son los negros, pero no los negros lindos que cantan bien y ganan medallas olímpicas. No, los otros.

Fuente: http://anarkoperonismo.blogspot.com.ar/2015/01/antisemitas.html


AMIA, NISMAN & CIA.

27 enero 2015

C.A.B.A.,Argentina, UNASUR-CELAC, El pájaro rojo

Como Ícaro, Nisman accede horrorizado a La Verdad, que lo destruye. El show de Canaletti y la omnipresencia de Langley & The Embassy. De la tragedia a la farsa: la fuga del tuitero Parcher

Captura de pantalla 2015-01-26 a la(s) 19.55.22Por Juan Salinas

La desaparición del periodismo. Habitualmente no miro televisión, aunque no pueda sustraerme en los lugares públicos de sus zócalos, ni en la agencia de escuchar como ruido de fondo algunos de los comentarios que por ella se emiten. Llego a casa muy tarde, con mucho material sin leer, y encuentro los aparatos monopolizados, acaparados por mi mujer y mi hijo. Ahora, por fin en mucho tiempo, veranero unos días sin ellos… y me tocó el tole tole de la denuncia tremebunda de Nisman-Stiuso y la casi inmediata muerte del fiscal. Entonces ver la tele por la noche, hacer zapping por los canales de noticias, me resulta toda una novedad. Y ratifica mi convicción de que con algunas pocas excepciones el periodismo que conocí y del que me enamoré en los años ’60, durante la dictadura de Onganía, cuando era un adolescente (categoría que vale recordar, apenas existía y era, queríamos que fuera, efímera) el de Primera Plana y la prohibida Marcha de Montevideo que mi padre –que trabajaba en el todavía llamado “vapor de la carrera” traía a casa, e incluso también el del acomodaticio Clarín que leía en la casa de mi vecino Napoleón Cabrera (crítico musical del diario y frondifrigerista de paladar negro), ese periodismo, digo, no sé si ha muerto, pero en la mayoría de los medios, ¡y en los diarios! o agoniza o ha desaparecido.

El deseo vehemente de molestar al poder real ha sido reemplazado por el deseo de acordar con él para lograr cámaras y progreso material. Cualquiera dice cualquier cosa de cualquier tema, no hay contexto, y el resultado es embrutecedor. Sin embargo, el mortal enfrentamiento entre un Grupo Clarín (y La Nación, y más allá, aliado, Perfil) que oficia como portavoz y vanguardia de los grupos económicos concentrados, y la persona que las mayorías populares han elegido para que las represente y conduzca ha hecho que una parte minoritaria pero considerable del público haya aprendido a decodificar los mensajes con que es bombardeado. No todo está perdido.

icaro

La metáfora de Ícaro. Ayer al mediodía quedé fascinado por el espectáculo, el monólogo, stand-up le dicen ahora, de Ricardo Canaletti, acerca de la “muerte dudosa” del fiscal Nisman. Más allá del traspié con el caso Ángeles Rawson, Canaletti es muy bueno en lo suyo, y si no está cumpliendo el rol que mal que mal sigue desempeñando Lanata ha ser probablemente porque conserve escrúpulos, límites, alguna ética. Si no, ya lo hubiera desplazado (lo de Lanata, como se puede comprobar aquí, es bochornoso: antes de que el Grupo Clarín lo conchabara, se burlana ácidamente de las acusaciones de Nisman a los iraníes). Así que, decía, miré con el espíritu gozoso con que un niño observa a un mago las evoluciones de Canaletti por un estudio que reproducía parte del lujoso piso en el que vivía el fiscal, incluyendo el baño en el que se lo encontró muerto (Canaletti no encuentra motivos para que se haya suicidado o lo hayan matado en él). Aunque parece claro que, sin descartarla, Canaletti descree de la hipótesis del asesinato, su parlamento desembocó en un momento casi lírico al postular que a Nisman parece haberle pasado lo mismo que a Ícaro, al que acercarse mucho a la verdad -el sol-, se encendió y ardió, que esa búsqueda le costó la vida.

Claro, eso puede interpretarse de dos maneras: una directa, ramplona, para el público inadvertido o distraído, parece decir que Nisman descubrió un plan malévolo de la Presidenta y el Canciller para garantizar la impunidad de quienes asesinaron a 85 personas, pero la otra, la preferida por gentes más avisadas o suspicaces, que Nisman se puso a leer y subrayar la acusación, un bodoque de 300 páginas que evidentemente él no había escrito (en esas páginas se habla de él en tercera persona, como haría un rey… o Maradona) y en el cual, al decir de Zaffaroini, no se describe un solo delito.

Reversión. Acostumbrado al dolce far niente, y a recibir dinero, papers y canonjías de tres estados, Nisman debió darse cuenta, horrorizado, de cuanta verdad había en los comentarios del puenteado y engañado juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral, quien subrayó que en los últimos dos años Nisman y más de medio centenar de subordinados (acaso hasta ochenta como han dicho algunos medios) que él, el juez de la causa, creía abocados a identificar a quienes volaron la AMIA y asesinaron a 85 personas, se habían dedicado, a sus espaldas, a tratar de embocar a la Presidenta y el Canciller en algún ilícito.

Resulta evidente que el disparador de esta reversión silente del objetivo de la UIF de Nisman (como el propio texto de la denuncia reconoce explícitamente) fue la firma por ambos de un memorando de entendimiento con el gobierno de Irán para destrabar la situación y que Nisman pudiera viajar a Teherán a tomarles declaración a los acusados.

Surreal. Muchas veces me imaginé (y así lo escribí en este sitio) la escena digna de Mel Brooks y su Superagente 86 en la que Nisman tuviera que enfrentarse al ex presidente Askbar Rafsanjani, el más afín a la reconciliación con Estados Unidos de todos los ayatolás, y uno de los principales apoyos del presidente Rohani.

  • Lo acuso de haber ordenado el ataque a la AMIA en un reunió que se realizó en la ciudad de Mashad.
  • Ah, ¿y se puede saber quién se lo dijo?
  • Se lo dijeron a Aboljasan Mesbaji, el “testigo C”, un desertor de sus servicios secretos que está refugiado en Alemania.
  • Ah, es un impostor, un delincuente. Que, por cierto, escapó de Irán bastante antes no ya del ataque a la AMIA, sino también del ataque a la Embajada de Israel en Buenos Aires, del cual también se ha acusado a Irán sin ninguna prueba. ¿Se puede saber quién le habría podido decir tal cosa a Mesbaji…
  • No, no se puede saber: los agentes de inteligencia se mueven con fuentes reservadas.

El “Testigo C” declaró varias veces, siempre contradiciéndose y acomodando cada vez sus dichos a La Historia Oficial (es quien dijo que Irán le había pagado a Menem una millonaria coima para que Menem no formalizara una denuncia por la supuesta responsabilidad de la república islámica en el ataque a la AMIA ofreciendo datos que resultaron falsos) la última y más importante, por teleconferencia desde Alemania, en el juicio AMIA. En esa ocasión, se supo, tenía al lado, fuera del alcance de la cámara, al hasta ahora incombustible Stiusso, acaso porque nunca procuró acercarse a la verdad, sino más bien evitar que nadie llegue a ella y se lo escuche.

¿Un agente doble? Por cierto, hay que velar, y mucho, que ninguna mano negra vaya a cargarse a Stiusso. Que, como Nisman, puede servirle mucho más a los golpistas muerto que vivo. Como el mensajero Diego Lagomarsino, el hombre que le llevó a Nisman la pistola que horas después habría de darle muerte. Parece obvio que si a los 35 años le pagaban 41.000 pesos para bajar y manipular archivos de la UIF (es decir, tenía el contrato más alto de la misma… ¡y sin obligación de concurrir!) es porque tenía una recomendación del más alto nivel. Lo más probable es que esa recomendación haya sido la de “La Embajada”, y que Lagomarsino fuera el encargado de llevar y traer archivos desde y para dicha legación diplomática, esto es, desde y para la CIA. Ya wikileaks demostró fehacientemente que Nisman adelantaba sus movimientos y los sometía a la aprobación de La Embajada. Lagomarsino, sospecho, debió ser su contacto.

Sucursal. Anteayer se reprodujo aquí un despacho de Télam que reprodujo un trabajo del periodista Juan Cruz Sanz que demostró fehacientemente no sólo que como antes el juez Juan José Galeano, Nisman estaba vinculado al entorno de Hugo Anzorreguy (el ex jefe de la SIDE acusado de encubrimiento en el caso AMIA que probablemente se libre del juicio en ciernes argumentando demencia senil) y que el lujoso Audi Q3 no era suyo sino de contratistas de la CIA.

El experto Marcelo Saín, creador de la Policía de Seguridad Aeronáutica (PSA) y diputado provincial por Nuevo Encuentro, tras recordar que Lagomarsino se ofreció para trabajar en la PSA (es decir, posiblemente, quiso infiltrarse para oficiar de topo al servicio de Stiuso y de la CIA), fue concluyente:

“Lo concreto es que el fiscal Nisman andaba en un auto de un contratista de la CIA. Me impresiona, aunque siempre he dicho que Nisman era un empleado de la Secretaría de Inteligencia que, a su vez, bajo la mano de Stiusso, era una sucursal de la CIA”.

Recalculando. Volvamos al show de Canaletti, capaz de llenar toda una hora de TN con mínimos recursos. Para dejar constancia de que no embestía contra los cimientos de las hipótesis alentadas por el Grupo, Canaletti dijo de Nisman que “si este tipo, hizo esto (en aparente referencia a la denuncia) ¿cómo no se iba a atrever a defenderla (en el Congreso)?”.

Bueno, ya se ha dicho, el asunto es que no fue Nisman el autor, o al menos no fue el autor principal. De sus propios mensajitos telefónicos y guasáps surge que volvió precipitadamente a la Argentina para presentar un escrito, una denuncia tremebunda  que pensaba presentar más adelante, y que lo hizo porque alguien se lo ordenó, y ese alguien, claro, no fue su jefa formal, Alejandra Gils Carbó.

Supongamos ahora que Canaletti no se refería a esta denuncia, sino a la anterior, a la acusación que presentó hace años contra altos funcionarios y ex funcionarios del gobierno de Irán. Me reí mucho cuando hace un par de días Antonio Laje dijo que no podía entender que la denuncia contra Cristina y Timerman fuera tan floja cuando la acusación original contra los iraníes que Nisman formuló en 2004 fuera tan “brillante”.

Dimes y diretes. Ja. Se nota que no la han leído. Me acaba de escribir desde Rosario el lector Darío Ascolani. Dice que “sería de gran valor informativo acceder y publicar el fallo del tribunal inglés que rechazó la extradición de (el ex embajador iraní) Hadi Soleimanpur, luego que fuera detenido por el alerta rojo requerido por Argentina. Es una prueba irrefutable que la acusación de Nisman contra los iraníes no tenía sustento alguno y era una burda operación política en favor de Israel y EEUU. A pesar de la importancia de ese fallo, nadie parece prestarle atención, cuando en el mismo seguramente se expondrán las razones del rechazo al pedido de extradición, la falta de pruebas, e incluso las razones del pago (por Argentina) de una indemnización por daños en favor del diplomático iraní creo que de U$S 25.000.”.

¿No es curioso que nadie haya querido publicar ese fallo?

Agrega Ascolani:  “El sistema del common law, que incluye al Reino Unido y a una serie de países que formaban parte de la comunidad británica, ese fallo es obligatorio para todas las cámaras de apelaciones y jueces inferiores,en los casos en que se discuta un tema exactamente igual (para el caso, si alguno de los restantes iraníes fuera detenido en alguno de esos países, sería nuevamente liberado). Incluso, la jurisprudencia inglesa tiene fuerte ascendiente en la justicia norteamericana. En definitiva, todo el pescado podrido con el que Nisman fundamentó el tema AMIA, no se puede sostener en ningún tribunal”.

Es que el texto original, del 2”4, al igual que el nuevo, es de una desconcertante carencia de sustancia. Tal como comenta hoy en Perfil el escritor Juan José Beccerra (“El último eslabón”, pág. 22), la resonante denuncia de Nisman-Stiusso podría sintetizarse en “la vaga idea de que hubo un hombre que vio al hombre que vio al oso”, puesto que en él la lógica de los servicios de inteligencia se comió el “discurso jurídico del mismo modo en el que un tiburón podría comerse a un surfer”.

No es muy difícil conjeturar quien pudo haberse puesto en contacto con el atribulado fiscal ni qué pudo haberle dicho. Ha de haber sido Stiusso o alguno de sus enviados,  y ha de haberle dicho con algo de razón (si se tiene en cuenta la falta de trabajo y de resultados de su mastodónica UIF) o sin ella, que debía regresar de inmediato a Buenos Aires y presentar el texto cuyo borrador conocía, antes de que Gils Carbó lo removiera.

Homologación. Sin embargo cualquier analista político desapasionado (y aún a los apasionados, como la Presidenta) puede colegir que habida cuenta de los señores que servían Stiusso y Nisman, los servicios de inteligencia y seguridad de Estados Unidos e Israel, el motivo del súbito llamado a Nisman no pudo ser otro que tratar de homologar a Irán con el terrorismo puro y duro del Estado Islámico, ISIS, Daesh o como quieran llamarse los degolladores, decapitadores, lapidadores, etc., etc., wahabitas, salafistas y takfiristas reunificados bajo las banderas negras, aprovechando los estremecedores asesinatos de París. Que, por cierto, y según un conoisseur como Jean Marie Le Pen, el octogenario líder de los fascistas franceses, fueron teledirigidos desde las sombras por los servicios secretos galos. Que han de estar furiosos –explicó Montserrat Mestre en estas páginas– por la suspensión de las entregas –y por lo tanto de los cobros– de dos fragatas misilísticas del tipo Mistral –una de las cuales ya está terminada- a Rusia a causa de que Hollande se doblegó a las presiones de Washington, que, embarcado en una ofensiva contra Moscú en el oriente de Ucrania, proclamó un unilateral regreso a una guerra fría que puede volverse caliente en cualquier momento.

Cualquier analista de política internacional sabe también que ISIS fue una creación de la CIA para garantizar el desmembramiento de Irak y el ataque a Siria (países cuyos gobiernos baazistas eran laicos) tarea en la que fueron generosamente financiados por Arabia Saudita, Qatar, Kuwait y Turquía.

El contexto internacional. En los últimos tiempos y después de proclamar el Califato, los del ISIS se dedican a arrojar al vacío homosexuales, lapidar adúlteras, degollar periodistas y crucificar a cualquiera que no se le someta, nadie sabe a ciencia cierta por órdenes de quien, ya que su líder, el autoproclamado califa “Al Baghadí” habría sido herido de gravedad por un bombardeo a fines de noviembre.

Pocas dudas pueden existir en este contexto que la CIA, el Mossad (y más que el Mossad, el Shin Beth, que opera en el Líbano y los territorios ocupados) tratan de demonizar a Irán en momentos en que Obama procura llegar a un acuerdo con los ayatolás con el doble propósito de sustraerlo de una alianza con el tándem China-Rusia, y de conseguir que sean los iraníes y Hezbolá quienes lleven el peso de la lucha con sus mortales enemigos del ISIS, de modo de no tener que enviar tropas.

El acuerdo con Irán pasa, además de por sus centrales nucleares, por dejar de procurar la deposición del presidente sirio Bachar al Assad, lo que enfurece a los “halcones” de Washington y Tel Aviv.

Sabotear esta posibilidad parece haber sido a todas luces el objetivo principal, planetario, de la tan impactante como infundada denuncia de Nisman-Stiusso, pero el secundario, local, pero no menos importante fue, es evidente, iniciar un nuevo movimiento destituyente, golpista, que estigmatizara a Cristina como “asesina” y desembocara en una Plaza del Maidán, una situación que sirve para nuevas manipulaciones, como ya se experimentó tanto en Kiev como en Caracas: matar algunos de un lado y algunos del otro, y apostar a que la situación se descontrole.

Ruidos. Imagino la depresión de Nisman cuando se sentó a examinar el mamotreto terminado de ensamblar y refritar en su ausencia, al caer en la cuenta, con infinito horror, que lo mandaban a la primera línea de la batalla con un escarbadientes, que estaba solo y que nada podría evitar que en Congreso los diputados oficialistas lo despedazaran.

El vocero Kollmann aventura que Diego Lagomarsino le habría dicho al fiscal que Nisman le pidió su Bersa 22 argumentando que no confiaba en su custodia y que la necesitaba “por si en algún momento tenía que disparar al aire ante una amenaza”… un absurdo puesto que esa pistola no hace más ruido que un portazo, y en el edificio Leparc, sobre todo en esta época, hay muchos departamentos vacíos, por lo que si de llamar la atención se trataba, era mucho mejor abrir la ventana y aullar como los lobos.

Se haya matado o lo hayan matado, no cabe duda de que, como rápidamente entendió la Presidenta; Nisman le era y es mucho más útil a la CIA, el Mossad, el Shin Beth y los golpistas vernáculos muerto que vivo.

Patcher

De la tragedia a la farsa. En las últimas horas, la trágica muerte de Nisman comienza a adobarse con sugestivos elementos de farsa. Damián Patcher, un argentino-israelí del Buenos Aires Herald que fue el primero en dar la noticia de la muerte de Nisman por tuiter, dice haber tenido que salir del país rumbo a Israel por haber sido amenazado. Patcher se marchó dejando su auto en el estacionamiento del diario y sin siquiera ponerse en contacto con su director, Sebastián Lacunza. En cambio, lo hizo con un anónimo periodista en el aeropuerto Ezeiza antes de abordar el avión que lo llevó a Tel Aviv, a quién le dijo: “No sé desde cuándo es que me empezaron a seguir. No voy a contar nada todavía, pero sí puedo decir que recibí un mensaje del Estado que yo lo entendí como un mensaje hacia mí, luego lo chequeé y efectivamente fue así (…) hoy (por ayer) se confirmó todo porque mi fuente me dijo ‘Andate ya porque te están buscando’”.

Ante dichos tan desconcertantes, que permiten imaginar que si le hubieran hecho estallar una bolsa de papel cerca Patcher ya hubiera llegado a Tokyo, el cronista de Perfil ha de haberle preguntado por qué se sentía perseguido, porque Patcher agregó:
“Les cagué el tema con ese tuit. Siento que les arruiné algo”. Y agregó con tono misterioso: “Voy a volver al país cuando mis fuentes me digan que las condiciones cambiaron. No creo que sea durante este Gobierno”.

Para rematar la farsa, salió a la palestra Fopea, una organización de periodistas opositores que gustan parecer ecuánimes, que reveló que su asociado Patcher se comunicó con ellos desde Israel para decirles que “sintió en riesgo su vida” por ser “víctima de seguimientos sospechosos” y porque “un vehículo habría seguido sus movimientos”.

Patcher no parece querer explicar por nada del mundo cómo se enteró de la muerte de Nisman.

********

PS1: Acabo de leer el relato de la fuga (?) de Parcher en La Nación y estoy cada vez más desconcertado. ¡Es una payasada tan obvia! Compruébenlo ustedes mismos. Dice que comenzó a enloquecer ¡porque lo llamaban de muchos medios para entrevistarlo! Resultó livianito el hombre. Y ahora leo lo que publicó en Infobae, donde también trabaja… ¡y ensalza al periodismo local! ¡y especialmente a TN!Tanta pavada ratifica plenamente lo que decía más arriba acerca de la desaparición del periodismo..

PS2: Apostilla Nahuel Coca, que vive en el mismo edificio dónde vive ¿vivía? el fugitivo:

Mi vecino de abajo. El pibe que no paga las expensas siendo propietario. El que sin embargo estacionaba una camioneta 0 km en la cuadra, demasiado grande para su soltería. El que al hablar del gobierno en algún ascensor compartido, parecía más un paracaidista sueco que un periodista con experiencia en agencias, periódicos y portales. 
Resultó ser un paracaidista, o al menos un ex soldado, israelí con miedo a volar. 
Sus tuits dando la primicia y su posterior explicación no dejan ninguna duda: su fuente es inconfesable y además lo usó de la mejor forma que se puede usar a un periodista, o sea, sin que levante sospechas. Poca gente informada puede manifestarse tan candida a menos que lo sea…
El gobierno, ante los rumores de que el paracaidista se sentía perseguido, tuvo mala muñeca y publicó en Twitter datos sobre sus pasajes al exilio, o según él escribió en un diario israelí, de vuelta a casa. Un error de criterio…
No creo que al muchacho le dé el bocho para ser un espía activo, siendo más probable que se trate de un boludo útil. 
No se da cuenta de que aquellos que hicieron volver a Nisman posiblemente sean los mismos que le dieron la primicia, sus fuentes, que en ningún momento quiso revelar. 
Se está sacando todos los números para la próxima rifa: el premio mayor es el de ser el segundo muerto a los pies de Cristina, ahora que ni el diario La Nación cree en otra hipótesis más que en la del suicidio. Ojalá me equivoque y sigamos pidiéndole que pague, ahora que según dice no va a volver a menos que su fuente le diga…

Fuente: http://pajarorojo.com.ar/?p=12650

Foto e imágenes: Agencia Paco Urondo, Pájaro Rojo


DE JULIO LOPEZ AL FISCAL ALBERTO NISMAN… ¿DURMIENDO CON EL ENEMIGO?

24 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC,  de nuestra redacción

PEDRO-DEL-ARRABAL-3Por Pedro del Arrabal(1) Especial para EL EMILIO

Historiando llamativos acontecimientos

julio-lopezfw

Julio López

En el Nº 6 de EL EMILIO -impreso en el año 2006- ya sosteníamos en la nota editorial de esa edición que Néstor Kirchner, a raíz de la desaparición física de Julio López y en relación a la SIDE-, estaba durmiendo con el enemigo. Recordemos que López era no solo testigo clave en el juicio por crímenes de lesa humanidad sino también querellante en la causa por genocidio contra Miguel Etchecolatz, mano derecha del reo Ramón Camps aquel siniestro personaje que fue jefe de la policía de la Pcia. de Bs.As. desde Marzo de 1976 y posteriormente -1977- Jefe de la Policía Federal Argentina desde donde controlaba, manejaba y dirigía los campos de concentración durante la última dictadura militar. Camps también fue responsable del secuestro de la Familia Graiver en el caso Papel Prensa donde Clarín y La Nación salieron beneficiados. Siempre hay que sumar “coincidencias” entre hechos y personajes de ayer y de hoy.

Luego de la sentencia a cadena perpetua de Etchecolatz y con el testimonio que López  pensaba realizar, iban a quedar involucrados alrededor de 69 militares y policías cosa que no ocurrió ya que su “llamativa”, desgraciada y lamentable desaparición (al mejor estilo practicado durante el tristemente célebre Proceso de Reorganización Nacional) impidió la consecución de la causa en esa línea ¿Otra “coincidencia”?.

Pero… Los servicios de inteligencia argentinos… ¿Eran y son realmente argentinos? Si volvemos hacia atrás, es un “secreto” a voces y conocido en los cuatro vientos los fuertes vínculos con el gobierno norteamericano que aquella dictadura tuvo. No solo la Escuela de las Américas panameña “transformó” a militares argentinos en fieles y leales soldados de la causa anticomunista-antipopulista norteamericana para operar como ejercito de ocupación en nuestro país y de esa forma favorecer intereses económicos de empresas de la capital imperial aliadas a la oligarquía nacional, sino que la imbecilidad presente en superiores y “deformados” oficiales los llevó a creer que llegado el momento esa alianza les serviría en la cuestión Malvinas de 1982. Todos padecimos los resultados y el grueso de los Argentinos (todavía existe un minúsculo sector que morirá cipayo) ahora ya  saben, cómo, con quien, para qué y para quién juega el imperio del norte.

Enancados en todas estas torpezas de la “inteligencia militar y de estado” Argentina, la CIA llegó al extremo de operar sin inconveniente alguno y sin que sus hombre pongan el cuerpo, en inteligencia interna en nuestro país a través de la SIDE local como si fuera una estructura más de su telaraña global; algo difícilmente de imaginar en sentido inverso, la SIDE haciendo inteligencia dentro de EE.UU. a favor de intereses argentinos, algo que justificaría su existencia.

Esos malos hábitos y costumbres de los “muchachos” espías locales adiestrados por sus colegas norteamericanos hizo que ni siquiera sirvieran para hacer, no digamos contrainteligencia que ya sería mucho pedir sino un mínimo de inteligencia en favor del país en aquel intento de recuperación de Malvinas. Solo sirvieron para ayudar a ineficaces oficiales a hacer “inteligencia interna” contra pobres soldados a quienes denunciaban a sus superiores por supuestos contactos que esos chicos que hacían el servicio militar podían tener con “subversivos”. No pocos de esos soldaditos hoy están desaparecidos.

La pregunta cae de maduro: ¿Para qué le sirve al país pero fundamentalmente a nuestra sociedad tener este tipo de “S.I.” con devaluados, perversos y en algunos casos ex profesamente inútiles e inservibles “agentes espías”, estructura plagada de vicios, de corruptela, de delación espuria con fines inconfesables?

Volvamos al caso López-Etchecolatz; la pregunta clave que por ese momento nos hacíamos era saber ¿por qué despareció Julio López en el marco de un gobierno democrático que supuestamente controlaba todos los resorte de poder y ni esos S.I. pudieron jamás dar con su paradero? Sin respuesta… O… ¿Se estaba durmiendo con el enemigo?.

Alberto-Nisman,El Fiscal Nisman

Cristina, con su responsabilidad de Presidenta a cuesta, da cuenta en una carta publicada en su Facebook y que El Emilio reprodujo, una serie de interrogantes que a ojos vista se los podría plantear cualquier Argentino con 2 dedos de frente. Todos relacionados con lo que ella pone en duda: ¿Fue o no un suicidio el de Nisman? La compañera presidenta tiene una certeza y según mi modesta opinión bastante fundada. Si la endeble denuncia fogoneada mediáticamente sirvió con un Nisman vivo y disparador de la misma siendo este el fiscal de una causa tan emblemática como dolorosa que fue embarrándose desde el comienzo por aquella Suprema Corte adicta a Menem con Julio Nazareno a la cabeza, con mayor razón iba a servir con Nisman muerto. Obviamente que la “opinión pública” son ese conglomerado de energúmenos analfabetos que salieron con sus carteles de “TODOS SOMOS NISMAN” para que Clarín truque fotos que hagan aparecer una plaza colmada de indignados. ¡Todo tan espontaneo que asombró su coordinación!

Las crónicas periodísticas y los trabajo de investigación realizado por Santiago O’Donnell titulados Argenleaks y Politileaks basados en las revelaciones de cables norteamericanos que aparecen en Wikileaks muestran a Nisman muy comprometido con las directivas que le bajaban desde el gigante del norte vía embajada para el manejo de la causa y en la que también aparece el ex Director de operaciones de la Ex Secretaria de Inteligencia del Estado(SIDE) Antonio Jaime Stiuso que fue quien esta vez le tiro el pescado podrido al pobre Nisman.

Ahora bien, ¿hacia qué dirección debía desviar la atención Nisman según estas “bajadas norteamericanas”? Los de “arriba” indicaron hacia los “autores” del atentado dejando de lado a los que Nisman señalaba como desviadores de la investigación y plantadores de pruebas falsas entre los cuales figuraban Menem, el ex Juez Juan José Galeano, el ex Jefe de la SIDE Hugo Anzorreguy y el ex comisario Jorge “Fino” Palacios. La pregunta que sigue sin respuesta es ¿Por qué? Nisman se disculpó antes sus jefes norteamericano por su “error” y por no haber consultados si sus pasos eran los correctos, algo que corrobora la hipótesis de los que sostienen que Nisman mandaba sus escritos a la Embajada para su “corrección”, quitas y agregados antes de ser presentado. En buen criollo a la causa AMIA y a Nisman la manejaban los servicios de inteligencia norteamericano y el Mosad (Servicio de Inteligencia Israelí). Nadie en el mundo entero que esté vinculado de una manera u otra al “periodismos político internacional” desconoce o no esté mínimamente informado sobre las “relaciones carnales” por intereses económicos que unen las actividades conjuntas de la CIA y el Mosad.

Nada nuevo en las operatorias de los hacedores de “misiones imposibles”. Si historiamos operatorias de inteligencia realizadas por EEUU hay una que por su torpeza sobresale del resto: La fabricación mediática del arsenal químico de destrucción masiva que supuestamente tenía Saddam Husein y que después de la invasión a Irak, la detención del dictador Iraquí y su posterior ahorcamiento, nunca se encontró; pero el Imperio del norte tenía ya bajo control otro proveedor de petróleo y se instalaba como cuña en medio oriente junto a Israel con miles de Iraquíes de la población civil asesinados por la incursión norteamericana pero…, que eran presentados por la misma prensa como “daños colaterales”.

Cuantos terroristas –entre ellos árabes- fueron formados por “izquierda” por la propia “inteligencia” norteamericana y como parte del negocio armamentista de la industria bélica gringa para luego de usarlos masacrarlos en “operaciones exitosas transmitidas por TV” quedando los “intrépidos y valientes” defensores de la libertad y los valores occidentales como los “buenos de la mejor película Hollywoodense”.

Traspoladas estas no tan fantasiosas hipótesis para un trabajo periodístico sobre el caso Nisman con tantos antecedentes sobre la “mano norteamericana” y “desinteresadas colaboraciones”, resulta inexplicable que el sagas –para los giles pero miserable y mediocre para el resto de pensantes de este país y por tomar un caso de los múltiples sirvientes que tiene Magnetto a su servicio- periodista que hace “PPT” y que se emite por el “13” no se haya percatado de estos detalles? ¿Son menos importantes que las bóvedas que los Kirchner supuestamente tenían en el sur; o el aprendió a fabricarle bóvedas a los Kirchner como los Yanquis arsenales químicos a Saddam Husein? Y si jugamos con la fantasía como lo hace él por qué no imaginar que el voluminoso periodista también este jugando su papel en todo este entramado y al servicio de esas “inteligencias foráneas”.

CRISTINA

Los S.I. y la Justicia

Lo que no hizo Néstor lo hace Cristina. Metió mano y comenzó a limpiar los SI. La reacción no podía ser otra. Sus hombres, acostumbrados a servir al mejor postor local o extranjero reaccionaron de la única manera que lo suelen hacer: sembrar dudas y operar en consecuencia. Responsables de tantas “operaciones”, de tantos asesinatos en la oscura noche dictatorial, perdidos por perdidos que le podía hacer una mancha más al tigre, esto es operar para los de “adentro” (grupos económicos + Magnetto y La Nación) utilizando lo que pasó “afuera” (atentado terrorista en Francia) para oscuros designios no solo nacionales sino internacionales también. Espías y códigos mafiosos son partes del juego no solo internacional sino también nacional. La ficción siempre se adelantó a la realidad. Desde que Hollywood tomó el tema con sus “Misiones Imposibles” u “Operaciones” en otros países para cuidar intereses norteamericanos (siempre presentados como supremos valores asociados a la moral occidental, la libertad y la justicia) nos cansamos de ver en las dos pantallas –la chica y la grande- que si los espías caían, o eran descubiertos y las “operaciones” se frustraban, “El gobierno o la empresa que financiaba al espía o la operación nunca tuvo que ver con nada de la “operación” ni con ninguno de los “cirujanos”. Pero por las dudas los Yanquis sacaron una ley de “cumplimiento universal” para dar mayor seguridad a sus “cirujanos” y ella establece que si alguno de sus “mercenarios” cae como delincuente que es en manos de la justicia de un país extranjeros, esta no lo puede juzgar y solo puede ser juzgado por tribunales y leyes norteamericanas. ¿Impunidad para operaciones imperiales? ¡Y… Si!

Muy poco tiempo después de tomada y ejecutada la decisión de Cristina aparece el Fiscal Nisman denunciando al Gobierno nacional por encubrimiento en caso AMIA y luego muerto; con los medios monopólico induciendo a responsabilizar al gobierno nacional de dicha Muerte en razón de lo denunciado por el fiscal y en medio de una opereta que ni siquiera el dolor de la familia de Nisman se respetó. El objetivo se había logrado. Las dudas estaban instaladas y oscuros personajes comienzan a respirar frente a un Juicio como el de la AMIA que los tenía en la mira, plagado de encubrimientos anteriores, de plantaciones de pruebas falsas, de desvío de los cursos de investigación, etc., etc. Es aquí donde intereses norteamericanos e Israelíes y de ciertos países europeos que controlan la UE, comienzan a jugar su papel de instalación del tema como escándalo internacional. Con el Fiscal Nisman lamentablemente muerto la cosa adquirió esos ribetes y los intereses de Buitres y sus operadores locales comienzan a ponerse en acción para que el “golpe blando” se consuma con el pretexto de arrasar con la corrupción de este gobierno y así “salvar las instituciones y a la Republica misma” (desde ya una Republica “muy particular” y a la medida de los intereses económicos concentrados).

La pata judicial ya venía asegurada desde el 24 de marzo de 1976. Tuvo esporádicos replegamientos pero siempre se mantuvo al acecho. “La Nobleza de la toga” (como la llamaba Abelardo Ramos) es uno de los forúnculos con mayor cantidad de pestilente pus que tiene nuestro particular sistema republicano, y hasta el día de hoy sigue operando con total impunidad gracias a políticos que operan para sectores sociales privilegiados generándoles a través de disparatadas interpretaciones -con “cobertura mediática de seriedad”- las condiciones para que cámaras, jueces, secretarías y fiscalías “operen” con total desvergüenza e impunidad. Las urgencias de los “delincuentes de guante blanco” hacen que sus delitos tenga tratamiento excarcelatorio inmediato y cajoneo de la causa hasta que la misma prescriba. El ladrón de gallina por hambre se comerá años de prisión hasta que algún juez le destine un mínimo y mísero minuto de su valiosísimo tiempo para ver su causa. ¿De qué justicia y con qué cara pueden hablar los integrantes de esa embarrada toga?(2)

La vergonzosa “pata política opositora”      

Los datos para nada llamativos aparecen con el accionar mediático y casi inmediato -en formato declarativo- de los “pichones” presidenciables que fogonea el “Partido Político Monopólico Multimedia”. Entre ellos hay dos que sobresalen: Massa pidiendo “extraordinarias” en el Congreso cuando ni a las “ordinarias” concurre; o intentando disparatadamente constituirse en querellante de “causas” que como ignorante y mal asesorado desconocía que eso era una estupidez elevada a la enésima potencia (¿Nadie le dijo que con eso estaba tratando de imbéciles a los argentinos? ¿Jugó con la ignorancia de algunos que a menudo suelen acudir a la plaza con cacerolas para sacarse el lastre de su condición tilinga golpeando a la pobre olla). Peor aún, un Macri procesado casualmente por el delito de espionaje y escuchas ilegales, con cara de compungido haciendo mención a su preocupación por lo “institucional” cuando en el caso AMIA uno de los que aparece involucrado es el “hombre ejemplar y Mejor Policía” –según el gobernador de la C.A.B.A.- conocido como el “Fino” Palacio; y había fundamentado su designación al frente de su Policía Metropolitana (disfrazada con uniforme similar a la Scotland Yard londinense) que lo habían recomendado los servicios de inteligencia norteamericano e Israel. (¿Otra coincidencia?).

Los lamentables disparates que salieron en esta ocasión de boca del resto de los políticos de la pobre y manejada oposición, lo único que hace es poner en evidencia algo grave para la política Argentina: La mediocridad que induce al servilismo a ciertos políticos con tal de no perder esos -para ellos- invalorables privilegios de los que gozan siendo legisladores y que lógicamente se pagan con minutos de fama televisiva y/o radial o simples importes que no pasan de ser “propinas” para los grandes grupos económicos entre los cuales también están los propietarios de grandes monopolios mediáticos y que ni siquiera salen de sus bolsillos ya que las dietas, viáticos y demás gastos que reciben en condición de “legislador nacional” salen del erario público; vergonzoso.

Esta tragedia (El asesinato de cualquier ser humano es una tragedia. Los hay a diario a manos de policías inescrupulosos que son justificados –prensa cómplice mediante- porque actúan para contrarrestar la inseguridad existente y denunciada por cierta clase media tilinga, y de la cual -según ellos- es culpable y responsable Cristina y el Gobierno Nacional) que constituye la muerte (por suicido o asesinato, eso ya poco importa) del Fiscal Nisman, quizá permita a gran parte de nuestra sociedad conocer un poco más sobre aquellos que pretenden manejar el poder político desde la impunidad que dan “las sombras” gracias al poderío económico conseguido (y no casualmente por esfuerzo personal). La oligarquía mundial extendió sus tentáculos hasta la Argentina y nuestro pueblo como antes, como siempre, tiene una vez más que enfrentar no solo a la local sino también a la que maneja el imperialismo financiero internacional donde las fuerzas de ocupación norteamericanas cumplen el rol de gendarmes cuidadores del nuevo orden mundial.

(1) Columnista de EL EMILIO

 Notas

(2)Gabriela Cerruti:

“Cuando muchos se preguntaban por qué un fiscal se movilizaba en un Audi, nos enteramos que no era de él. Según la información publicada por el periodista (claramente opositor al gobierno nacional) Juan Cruz Sanz, se lo facilitaba una empresa. Pero resulta que la empresa es la filial argentina de Ackerman Group, la empresa de seguridad y espionaje americana que trabaja para Franco Macri y está involucrada en la causa de las escuchas. En esa causa, el procesamiento de Mauricio Macri no fue elevado a juicio oral porque la Cámara entendió que faltaba seguir una línea de investigación: la que involucraba la contratación de Ackerman Group. El juez Sebastián Casanello tiene la causa paralizada porque Ackerman no contesta el exhorto que fue enviado pidiendo información. No sé si recuerdan que el fiscal de la causa de las escuchas era Nisman. Estos datos no tienen nada que ver con lo que sucedió en los últimos días. Pero tal vez expliquen por qué no avanzó una causa donde estaban todas las pruebas sobre el espionaje de Mauricio Macri a sus parientes, a funcionarios y a ciudadanos porteños. Porque la verdad es así, no pide permiso para aparecer”. (Publicado en Facebook)


Publicado por la compañera Presidenta de la Nación Argentina (en su facebook)

22 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC.

Captura de pantalla 2015-01-22 a la(s) 11.56.26

AMIA y la denuncia del fiscal Nisman

Los espías que no eran espías. Los interrogantes que se convierten en certeza. El suicidio (que estoy convencida) no fue suicidio.

CRISTINA

Ayer, los argentinos tomamos conocimiento de la denuncia completa del fiscal Nisman. Siempre se ha dicho que el idioma inglés, a diferencia del español, no tiene tanta diversidad de palabras para definir objetos, situaciones, adjetivos, etc. Y es cierto. Pero debo reconocer que en esta oportunidad, al ver y leer en el día de la fecha la tapa del diario porteño Buenos Aires Herald, la economía de vocabulario tiene también sus ventajas.

En efecto, el referido matutino expresa su opinión sobre la denuncia del fiscal Nisman y lo hace con precisión quirúrgica, o tal vez lingüística. Sobre un facsímil del dictamen, dos palabras inapelables: “Nothing new”. En español: “Nada nuevo”.

Buenos Aires Herald

Por si no bastaba, agrega como subtítulo: “El reporte de Nisman fracasa en avivar las llamas de conspiración”. Fracaso y conspiración, dos palabras que si hubiera utilizado esta Presidenta sería objeto de las peores críticas. Creo que nadie podrá acusar al periódico de habla inglesa de ser un medio afín o cooptado por el gobierno.

Podría mencionar también el análisis de Horacio Verbitsky: ¨Alerta roja¨, publicado en Página 12 también en el día de la fecha, o el de Raúl Kollmann, en el mismo diario, páginas 2 y 3… pero ya se sabe, no faltarían quienes los impugnaran pese a ser ambos periodistas quienes han analizado y seguido el caso AMIA desde sus orígenes. Inclusive Horacio Verbitsky preside el CELS, que representa a familiares de víctimas del atentado, que integran el colectivo Memoria Activa.

Bueno Aires Herald, Página 12 y otros medios (no quiero ser injusta con nadie), derribaron como un castillo de naipes lo que fue presentado como “la denuncia del siglo”, que demostraría nada más ni nada menos que la complicidad de la Presidenta de la República, de su Canciller, y del Secretario General de La Cámpora, en el encubrimiento de los iraníes acusados de haber participado en el atentado a la AMIA hace 21 años.

Por mi parte, debo confesar que una rápida lectura de la denuncia publicada en el CIJ, sitio informático de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, no hizo más que confirmar mis peores sospechas, y encontrar respuesta a muchos de los interrogantes que planteé el día 19 del corriente en la ÚNICA carta que escribí y compartí con el Pueblo argentino: “AMIA. Otra vez: tragedia, confusión, mentira e interrogantes”.

ÚNICA en mayúsculas se debe a que se publicó y habló de “una nueva carta de Cristina” (sic). NO. La carta fue una sola, difundida por distintos sistemas de la red. Basta con leer el texto, pero en la Argentina, tal como siempre lo afirmo, todos los días hay que volver a explicar lo obvio y simple.

Esta es la segunda, y con motivo, precisamente, de haber conocido finalmente el texto de la denuncia, al igual que el resto de los argentinos. Saludable signo democrático: la Presidenta denunciada se entera al mismo tiempo que el resto de los 40 millones a los que tiene la responsabilidad de representar.

Decía que la lectura de la misma no hizo más que confirmar mis peores sospechas. Tenía razón el Buenos Aires Herald: Nada nuevo. Pero también por otras razones: al informe de Nisman le “plantaron” información falsa. Casi una réplica de lo que me tocó ver en la comisión que seguía la investigación de la causa principal. Los presuntos agentes de Inteligencia que Nisman identificaba como miembros de una “SIDE paralela” en conexión “directa” con la Presidenta, Ramón Allan Héctor Bogado y Héctor Yrimia, NUNCA habían pertenecido a la Secretaría de Inteligencia, bajo ningún carácter. Es más, con fecha 12 de noviembre de 2014, la Secretaría de Inteligencia denunció criminalmente al Sr. Bogado por la posible comisión del delito de “tráfico de influencias”, ya que se presentaba ante funcionarios de Aduana como personal de Inteligencia. La causa se tramita en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 9.

Por si fuera poco, el 7 de agosto de 2013 se recibió en la Secretaría de Inteligencia un oficio librado por el Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 en una causa por el delito de “extorsión” en el cual se solicitaba saber si Ramón Allan Bogado prestaba servicios en dicha dependencia, y en caso afirmativo, debía concurrir al Tribunal a declarar. Todo lo precedentemente detallado fue informado al juez Lijo a requerimiento del mismo, por haber quedado radicada la denuncia de Nisman en el juzgado a su cargo.

Dichas actuaciones tuvieron lugar antes de que asumieran las actuales autoridades de la Secretaría y quien puso en conocimiento de las mismas a sus superiores fue precisamente el entonces Director General de Operaciones, Ing. Antonio Horacio Stiusso, el día 10 de noviembre de 2014. La denuncia fue presentada al día siguiente.

Aquí es bueno recordar declaraciones del fiscal Nisman realizadas el 14 de enero de 2015 en el programa “A dos voces” del canal de cable TN (ya saben de quiénes se trata). Allí, ante una pregunta sobre el Ing. Stiusso de Alfano: -“¿Y que hizo Stiusso?”, Nisman contesta: -“Absolutamente todo lo que yo le pedía. Con quien coincidía muchas veces y tenía muchísimas discrepancias. Stiusso en un excelente profesional, no tengo dudas, pero a veces Stiusso como todo hombre de Inteligencia venía y me decía “tengo ésta prueba, en tal hecho participó fulano” y la explicación que me daba cuando me hablaba era coherente, la prueba la daba un informante de la triple frontera, “pero escúcheme, para Inteligencia es bárbara ésta prueba, yo tengo que ir ante un tribunal, me sacan corriendo, qué digo, ¿me lo dijo el señor Stiusso?” y se generaban discusiones. Yo solamente validaba jurídicamente a lo que le podía dar validez judicial”. Textual.

Si Stiusso era el que le daba toda la información que Nisman pedía y tenía, es más que evidente que fue el propio Stiusso el que le dijo (¿o le escribió?) que Bogado e Yrimia eran agentes de Inteligencia. ¿Es posible que se haya olvidado que él mismo lo había denunciado en noviembre del año pasado y se había iniciado causa judicial? Y si se había olvidado un hombre tan memorioso ¿no consultó con la oficina de Recursos Humanos?

Aquí cobran especial importancia las declaraciones del juez de la causa, Dr. Rodolfo Canicoba Corral, quien se ha referido críticamente a la participación del Ing. Stiusso, manifestando que en lugar de colaborar, terminó dirigiendo la investigación. Personalmente creo que hacía algo más que dirigirla. Los hechos hablan por sí solos.

Si entonces todo es falso; si los agentes no son agentes; si Interpol, en la persona de su ex jefe Ronald Noble, demolió la acusación sobre las alertas rojas afirmando que lo que decía Nisman era falso; si el comercio con Irán decrece en vez de aumentar luego del Memorándum; si los que venden granos no son ni la Presidenta, ni el Canciller, ni el Secretario General de La Cámpora, sino en forma privada y sin intervención del Estado, entre otras, las firmas: Bunge, Cargill, Nidera, Oleaginosa Moreno de la firma suiza Glencore, Aceitera General Deheza, Molinos Rio de La Plata, Vicentin, e inclusive el Sr. Jorge Aranda, directivo de Clarín, quién triangula operaciones de venta de arroz a Irán a través de la firma Molinos Libres S.A. Como se verá, empresas y empresarios que no son precisamente “amigos” del Gobierno, como gusta adjetivar Clarín a algunos que no responden a sus directivas o invitaciones.

Si además el Gobierno nunca compró petróleo a Irán; si además el supuesto agente iraní Jorge Alejandro Khalil aparece asociado comercialmente a su hermano Alberto Amado Edgardo Khalil, quién se desempeñó como Director General de Asuntos Jurídicos de la Legislatura porteña, designado por el entonces Vicepresidente de la Legislatura Santiago de Estrada y el entonces Secretario Administrativo Oscar Moscariello (hoy Vicepresidente de Boca Jrs. y dirigente del PRO). Luego, por Decreto, se le otorgó Poder General Judicial para representar al Gobierno de la Ciudad, y renuncia a la Dirección General de Asuntos Jurídicos 8 días después del procesamiento y dictado de prisión efectiva al ex Jefe de la Policía Metropolitana Jorge “el fino” Palacios por espionaje telefónico, entre otras personas, a familiares de víctimas de la causa AMIA.

Resulta extraño que quien profesa con tanto fervor la fe islámica, lo cual merece mi mayor respeto, y es un incondicional defensor de la República Islámica de Irán, algo completamente legal en Argentina, se asocie con dirigentes de un partido manifiestamente anti-iraní. Porque si bien los parientes no se eligen, los socios comerciales sí.

Asimismo, llama la atención que el fiscal Nisman, o quienes lo asesoraban en la investigación, se hayan interesado únicamente en escuchar telefónicamente a Khalil cuando hablaba con determinadas personas. En cualquier parte del mundo una investigación antiterrorista seria, lo primero que hace es determinar vínculos comerciales, de financiamiento, etc.

Es más, si algún juez o jueza profundiza la investigación sobre este ciudadano, además de escuchar su teléfono, tal vez se encuentre con información que nada tiene que ver con la religión, con Irán y con todas las cosas que parecen ser. Porque en la Argentina, como en todos lados, no todo lo que parece es, y viceversa.

En síntesis, la acusación de Nisman no sólo se derrumba, sino que constituye un verdadero escándalo político y jurídico. Y ahí está una de las claves. El fiscal Nisman no sabía que los agentes de Inteligencia que él denunciaba como tales, no lo eran. Mucho menos que uno de ellos había sido denunciado por el propio Stiusso. Tampoco investigó, fuera de las escuchas que le suministraba Stiusso, al ciudadano Jorge Alejandro Khalil.

A esta altura, los interrogantes que me planteaba el 19, se van convirtiendo en certezas, igual que cuando se avanzaba en la investigación de la causa AMIA.

La denuncia del fiscal Nisman nunca fue en sí misma la verdadera operación contra el Gobierno. Se derrumbaba a poco de andar. Nisman no lo sabía y probablemente no lo supo nunca. La verdadera operación contra el gobierno era la muerte del fiscal después de acusar a la Presidenta, a su Canciller y al Secretario General de La Cámpora de ser encubridores de los iraníes acusados por el atentado terrorista a la AMIA.

El estrépito de la denuncia, sumado al marco internacional por lo sucedido en Francia, que aún sin pruebas ni sustento, plagada de información “plantada”, quedaba sepultada por la muerte del fiscal. Eso sí, bajo la forma de aparente suicidio. Recurso que ya ha sido utilizado en muchos casos tristemente célebres. Quiero recordar uno en especial para retomarlo más adelante, el de Lourdes Di Natale quién se “suicidara” tirándose por un balcón.

Al fiscal Nisman no lo hacen volver sólo para denunciar algo que sabían no tenía sustento y que no podía perdurar. Cuando la periodista Sandra Russo analiza el caso en Página 12 bajo el título “El truco de la confusión” y afirma que “quisieron usar vivo a Nisman y ahora lo usarán muerto”, se equivoca. Lo usaron vivo y después lo necesitaban muerto. Así de triste y terrible.

Porque surgen nuevos interrogantes a medida que se hacen públicas muchas cosas. ¿Por qué habría de suicidarse alguien que escribe un mensaje en su chat como el que escribe el fiscal Nisman cuando explica a un grupo cerrado de amigos su regreso intempestivo al país? En un tono casi épico, reflejando que venía a cumplir una tarea “para la que se había preparado pero no se la imaginaba tan pronto”.

CHAT DE NISMAN

¿Por qué se iba a suicidar alguien que en su chat explica que la tenía pensada hace tiempo pero que la había tenido que adelantar? ¿Tal vez lo hicieron venir por lo ocurrido en Francia? ¿O estaba pensada para la campaña presidencial? ¿O tal vez se adelantó por los cambios efectuados en la Secretaría de Inteligencia?

¿Por qué se iba a suicidar alguien que el sábado a las 18:27 le envió una foto a Wolff, miembro de la DAIA, de una imagen de su escritorio donde se ven papeles y resaltadores, y le aseguraba que se estaba preparando para la reunión del día lunes en Diputados? El propio Wolff expresa textualmente: “Le escribí para consultarle sobre quién debía levantar el secreto de sumario sobre los miembros de los servicios de Inteligencia. El me respondió que quien lo tenía que hacer era el Secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli, y me envió una foto del escritorio en el que estaba trabajando”.

Escritorio de Nisman ¿Por qué se iba a suicidar si no sabía que era falsa la información que estaba en el informe? Estas respuestas seguramente las podrán dar quienes lo convencieron de que tenía en sus manos “la denuncia del siglo” proporcionándole datos falsos.

Pero además, si hubiera tenido sospechas de falsedad de información o de falta de sustento en el supuesto de que se lo habían escrito “otros” ¿Por qué se iba a suicidar alguien que ya había sido acusado por numerosos familiares de las víctimas del atentado en la AMIA o directamente lo habían recusado? ¿En qué hubiera cambiado su vida si el informe no tenía sustento y el juez a cargo, como es común, corriente y sucede a diario, le dicta un “téngase presente y resérvese hasta que se adjunte más prueba”?

¿Por qué se iba a suicidar alguien que siendo fiscal gozaba, él y su familia, de una excelente calidad de vida? Pero además, ¿por qué iba a pedir prestada un arma para suicidarse cuando el fiscal tiene registradas dos armas a su nombre en el RENAR? Una pistola semiautomática marca Bersa calibre 22 plg largo rifle (similar a la que fue hallada junto a su cuerpo) y un revólver acción doble marca Rossi calibre 38.

Resulta imposible no observar que en cualquier lugar del mundo, si alguien aparece muerto por un arma que está registrada a nombre de otra persona y esa misma persona resulta ser la última que estuvo con él en vida, le entregó el arma en el mismo lugar del hecho, su casa, y es un íntimo colaborador suyo especialista en informática que trabaja también en la causa AMIA desde el año 2007, resulta cuanto menos raro. Muy raro. Por eso es más que conveniente que se le otorgue mucha protección al Sr. Diego Ángel Lagomarsino.

Como también resulta muy conveniente que se ordenen sumarios e investigaciones lo más rápidamente posible sobre la propia custodia del fiscal Nisman. Esto es: los 10 policías federales. ¿Si informaron inmediatamente de descubierto el hecho al 911 o a sus superiores? ¿Cómo se permitió el ingreso al lugar donde estaba el cuerpo del fiscal Nisman a un médico privado de una obra social antes de dar cuenta al juez, a sus superiores, a los forenses?

Interrogantes estos y otros que deberán ser investigados por la jueza y la fiscal de la causa. Sí, ya sé. Llegaron a mí la publicaciones en Twitter y Facebook de la jueza interviniente. Manifestaciones no solamente de neto corte opositor hacia el gobierno nacional, sino que diría hasta ofensivas hacia la figura presidencial que revisten mayor gravedad proviniendo de una funcionaria pública de otro Poder. Dicho sea de paso, también tuvo expresiones hacia su propia institución, cuanto menos, poco felices.

Pero lo que más me inquieta es que es la misma Jueza que trató la causa del “suicidio” de Lourdes Di Natale, ex secretaria de Emir Yoma, quien lo denunció por pago de coimas y fue una figura clave en la venta ilegal de armas. La causa se cerró y Lourdes sigue “suicidada”.

No fue casual que en la única nota que publiqué el 19 de enero, antes de conocer la denuncia de Nisman, en el segundo párrafo, y refiriéndome concretamente a la muerte del Fiscal Nisman, escribí con signo de interrogación “¿suicidio?”.

Hoy no tengo pruebas, pero tampoco tengo dudas. Había que traerlo urgente al país para aprovechar el estrépito internacional provocado por los actos terroristas ocurridos en Francia. Nisman mismo lo expresa en su chat cuando dice que no lo imaginaba tan pronto refiriéndose a lo que venía a hacer en su retorno imprevisto. Lo que nunca pudo imaginar es que el tiempo no solamente había comenzado a correr para la “denuncia del siglo”, sino también para su propia vida.

En varios medios de comunicación se recordaron, en estos días, casos de “suicidios” que nunca se esclarecieron: el Brigadier Etchegoyen que investigaba en la Aduana un caso de narcotráfico, mientras la aeronáutica era conducida por su camarada José Antonió Juliá (padre de los dos condenados en España por narcotráfico); el Capitán de Navío Horacio Pedro Estrada que estaba imputado en la causa por venta ilegal de armas; Marcelo Cataneo, acusado de pagar coimas en el caso de Banco Nación-IBM; el caso de la propia Lourdes Di Natale que mencioné en párrafos anteriores.

Sin embargo, el caso del fiscal Nisman es diferente. Todos los casos mencionados remiten a cuestiones de corrupción y dinero. El caso AMIA es otra cosa. Es el mayor atentado terrorista que sufrió nuestro país y cobró la vida de 85 argentinos. Las víctimas y sus familiares esperan justicia hace 21 años y es precisamente desde allí, desde el Poder Judicial, único encargado de investigar, acusar, juzgar y condenar a los responsables de tanta tragedia, desde donde se puede cumplir esa demanda permanente de Verdad y Justicia.

Dra. Cristina Fernández de Kirchner
Presidenta de la Nación Argentina