CARTA DE UN DOCENTE DESILUSIONADO (11 de septiembre de 2018).

12 septiembre 2018

Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia, educación y política

V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

Me tomé tiempo este 11 de septiembre para escribir la siguiente reflexión. Soy docente. No soy maestro –aunque mi  título de enseñanza media  así lo indique-. Y no lo quiero ser  porque  en estas tierras, serlo, en realidad es semejarse a un asesino disfrazado de inmaculado, justificar sus decisiones criminales, cantarle un himno honorifico (pero mentiroso) a un ser deleznable;  ser cómplice en esa tarea educativa que hasta el día de hoy se sigue cumpliendo a rajatabla (y yo jamás lo hice) en ese ritual anual al que se ven sometidos nuestros párvulos.  Muchos se llenan la boca con  la ley 1420 pero pocos profundizan el tema. Con Roca en la presidencia se la promulga, y en realidad lo que se buscaba con esta ley era contar con una herramienta fundamental para cohesionar a una población heterogénea constituida por grupos étnicos tan diversos, así como el modelado de la población a semejanza de los ideales del grupo dominante; o sea nuestra oligarquía. Eran años donde se habían conquistado miles de kilómetros cuadrados de territorios indígenas, se habían repartido y alambrado esas tierras, se sometían a los gauchos a la condición de peones rurales en estado de servidumbre, se promovía la inmigración de miles de europeos empobrecidos, marginados sociales producto de la revolución industrial y la “belle epoque” para que sirvieran como mano de obra barata. Pero de esto nunca se habla; ni por izquierda menos por derecha.

DIA DEL MAESTRO

No pocos me dirán “separa el valor del término «Maestro»  de la figura del sanjuanino”. No lo puedo hacer porque mis vísceras no me lo permiten y porque en este país, en materia educativa, nadie lo hace.   No quiero –y nunca quise-  ser otro responsable de inculcar a nuestros pibes, valores pensados por un personaje siniestro, nefasto a quien llaman  “padre del aula”. No quiero que me confundan con ese ser perverso; con alguien que dio cobertura legal a la colonización mental asentada  en  una creación pedagógica cuyo único fin fue domesticar a la “barbarie” (la “chusma”; o sea nuestro pueblo); que buscó  justificar y dar sustento ideológico al exterminio de todo criollo que se negara a tal disciplinamiento.

A esta altura de mi vida poco me importan las descalificaciones e insultos sobre mi persona que estas reflexiones puedan generar en todos aquellos hipócritas chupa mortaja de don Domingo.

Hoy los “maestros defensores de la educación pública,  libre y gratuita” que el macrismo está destruyendo,  sin dudarlo puedo asegurar que en un 80% votaron a este presidente por ser “clarito y de ojos claros”; una clara –valga el juego de palabras- prueba de la vigencia cultural de aquel viejo proyecto oligárquico PRO europeo.   Hoy esos maestros celebran su día y poco les importa que les esté destruyendo no solo su medio de vida e ingresos para su  subsistencia sino que poco les importa que este gobierno este destruyendo el país mismo, sus recursos, desparramando hambruna a lo largo y ancho de él. Hoy esos  «maestros» seguramente disfrutaran de su merecido día de descanso después de haber rendido homenaje en el día de ayer al “ilustre e inmortal sanjuanino”.

Por eso, «ministros, supervisores y maestros» todos los 11 de septiembre obligan  a nuestros ingenuos niños  cantar: “…en su pecho la niñez de amor un templo, te ha levantado y en el sigues viviendo, y al latir tu corazón va repitiendo: ¡Honor y gratitud al gran Sarmiento!

¡Claro! ¡Cómo voy a osar llenar la cabeza de esos inocentes niños con la sucia política contándoles la verdad de este personaje siniestro! ¡Cómo voy a decir que Sarmiento fue un asesino! ¡Peñaloza merecía ser asesinado porque junto a Felipe Varela fueron los infames precursores de los hoy choripaneros! Por eso nunca entraron a nuestros sacrosantos establecimientos educativos; ni ellos ni el mal viviente Dorrego, ni el tirano Rosas, ni Facundo, ni Peñaloza ni Varela y tanto otros de la “chusma delincuencial”. Tampoco entró Santiago Maldonado; menos Rafael Nahuel, dos pibes de la chusma indígena también asesinados. Esa política sucia (porque está hecha por “negros sucios”) nunca deberá entrar en los colegios. Si podrán entrar los “argumentos técnicos” del vaciamiento del país dados por el “10 de la championg league, Caputo”. Y los «maestros» lo enseñaran así porque fueron educados para obedecer, para ser obsecuentes con toda manifestación de hipocresía. En este país, mi país siempre se vivió de la mentira. El actual presidente Mauricio Macri es la mejor muestra (peor aún, es producto de otra mentira: la eficiencia de la educación privada y como tal  el máximo exponente de lo que es ignorancia). Macri, Michetti, Bermang, Alonso son los alumnos sobresaliente de lo que sería la educación sarmientina: Ignorantes, mentirosos y arteros; todas esta cualidades del mundo civilizado que desde la segunda mitad del siglo XIX, Sarmiento pretendió instalar como valores supremos en este país para que se pareciera a su soñado EE.UU. (o a la Europa soñada por don Bartolo)

Cómo le vamos a contar a nuestros niños y adolescentes que ese ¿padre?; padre de las aulas sostenía: “Se nos habla de gauchos… la lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre de esa chusma criolla incivil, bárbara y ruda es lo único que tienen de seres humanos”.[1]

Cómo voy a osar contar a mis alumnos adolescentes que Sarmiento tenía pensamientos hecho dichos como estos, hablándoles a los sanjuaninos: “Conciudadanos, vosotros conocéis La Rioja… Es hoy un desierto poblado por muchedumbres que solo el idioma adulterado conservan de pueblos cristianos. Habéislo visto en 1853 en San Juan, incendiando inútilmente las propiedades y robando cuanto atraía sus miradas  para cubrir su desnudez y saciar sus instintos rapaces. Tendrais otra vez a esa chusma en San Juan, n o solo para robaros vuestros bienes, sino para hacerse de medios con que llevar la guerra y la desolación a otros puntos de la Republica. Vuestras mercaderías, vuestras mulas, vuestros caballos, ganados, trabajadores y vuestro dinero, arrancados por la extorsión y la violencia, son los elementos  con que cuentan para llevar adelante sus intentos salvajes, porque mal los honraríamos con llamarlos planes de subversión…”[2]

Es muy claro que a don Faustino poco le importaba la desnudez de los desaparrapados y miserables de esta tierra; menos aún las razones de que vivan en tal situación. Le preocupaban más el cuidado de  los bienes materiales de los “ciudadanos civilizados” -aunque sean mal habidos- que la dignidad humana de sus congéneres. Además lo expresado en la última parte no es otra cosa que la reproducción de los dichos de su mandamás, Bartolo Mitre: “Mi idea –decía Mitre-se resume en dos palabras: «Quiero hacer en la Rioja una Guerra de policía», declarando ladrones a los montoneros, sin hacerles el honor de considerarlos partidario políticos (que es lo que en realidad eran; defensores del ideario Federal que encarnaban Peñaloza y Varela porque Urquiza se corrió de su responsabilidad) ni elevar sus depredaciones  al rango de reacción…” Y como todo ladino y embustero le sugiere a Sarmiento: “Digo a Ud. en esas instrucciones que procure no  comprometer al gobierno nacional en una campaña militar de operaciones, porque dado los antecedentes  del país y las consideraciones  que le he expuesto en mis anteriores cartas (sus acuerdos con la banca del imperio británico), no quiero dar a ninguna operación sobre La Rioja, el carácter de una guerra civil.”[3] (Que en realidad lo era y que tenía dos mentores del lado unitario: Mitre y Sarmiento)     

¿Cómo voy  a osar contar que hasta el propio José Hernández, sarmiento lo hizo su enemigo?   

Tras la traición de Urquiza al Federalismo, ese que encarnaban Varela y Peñaloza y luego del asesinato del Sr. del Palacio de San José,  surge otro Entrerriano –López Jordán- levantando las banderas del catamarqueño y el riojano, y como ya lo había hecho junto a su hermano cuando acudió en ayuda del gran Leandro Gómez  en aquellos días de diciembre-enero de 1864/65 para defender Paysandú, José Hernández se pone nuevamente del lado de los federales que por aquellos años de comienzo de los “70” del 1800 encabezó Jordán decidido a continuar la lucha contra la oligarquía portuaria pro inglesa –repito… PRO ¿No le suena?- que encabezaba Mitre  

Hacia fines de mayo de  1873 Sarmiento –presidente desde 1868- remite un proyecto de ley a la Legislatura poniendo precio a las cabezas dirigentes de la revolución entrerriana: 100 mil pesos fuertes para la de López Jordán, 10 mil para la de Mariano Querencio, y mil para las de los demás alzados principales, entre ellos se encuentra el autor del Martín Fierro, José Hernández.

Sarmiento tenía sus pueriles y vergonzosas razones. Hernández le contaba al pueblo y le decía a Sarmiento: “Cuando llegó a Buenos Aires la noticia de la muerte de Peñaloza, La Tribuna, al transmitirla al público, le dedicó estas palabras: “Séale la tierra pesada”. El diario autor de esa explosión de odio que va más allá de la tumba, y el autor del abrazo de San Juan (Sarmiento), se juntan hoy, después de doce años, animados de los mismos rencores (…) que quiere hundir en un hondo abismo a todos sus adversarios…

“Cuando los que mataban, los que aplaudían la matanza y los que predicaban la justicia me llamaban a mí mazorquero porque condenaba aquellos excesos y defendía en tantos desgraciados el derecho de vivir, yo no podía ni debía quedarme sin retribuir el sangriento apóstrofe. Era una injuria recíproca. Recibía una y le devolvía otra que era correlativa.

“Pero los que mataron, Sr. Sarmiento, los que mataron son más culpables, cualquiera que sea la forma en que lo hicieron, que los que condenaron a los matadores, cualesquiera que sean los términos en que escribieron… Si no querían oír la condenación, señor Sarmiento, ¿por qué lo mataron…?” [4]

Como afirmara Arturo Jauretche: “No es un problema de historiografía, sino de política: lo que se nos ha presentado como historia es una política de la historia, en que ésta es sólo un instrumento de planes más vastos destinados precisamente a impedir que la historia, la historia verdadera, contribuya a la formación de una conciencia histórica nacional que es la base necesaria de toda política de la Nación” (Jauretche, 1959:79)

Hoy, 11 de septiembre es para mí un día más en mi vida de educador. Prefiero el mote de docente; me dignifica más.

Notas

[1] Carta de Domingo F. sarmiento a Bartolomé Mitre. 20 de septiembre de 1861.

[2] Sarmiento: Obras. Tomo 7, pág. 337

[3] Sarmiento: Obras. Tomo 19, pág 292/3

[4] Fuente: Diario La Opinión Cultural, domingo 6 de febrero de 1972


SI SARMIENTO VIVIERA SERÍA MACRISTA y ANTIPERONISTA

6 mayo 2018

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia Nacional

SARMIENTO-MACRI-MITRE

v-l-m-3

Por Victor Leopoldo Martinez(*)

“Tengo odio a la barbarie popular… La Chusma y el pueblo Gaucho nos es hostil. Mientras haya un chiripa no habrá ciudadanos, ¿son acaso las masas la única fuente de poder y legitimidad?  Usted tendrá la gloria de establecer en toda la república el poder de la clase culta aniquilando el levantamiento de las masas” (Carta de D.F. Sarmiento a B. Mitre -20/09/1861)

Gabriela Michetti, Vice presidenta de la Nación del actual gobierno macrista de “CAMBIEMOS” (¿?): “Las fuerzas de seguridad actúan sacando a la gente como la tengan que sacar. Si no la pueden agarrar, viene el hidrante o sino balas de gomas en la pierna. Tenemos que dejarnos de embromar” (En el Rotary Club – 2017) Mauricio Macri: “Estoy orgulloso de que haya un policía como vos (dirigiéndose al policía asesino Chocobar) al servicio de los ciudadanos. Hiciste lo que hay que hacer, que es defendernos de un delincuente“(La Nación 1/02/18)

Si, ese fue –y es- Sarmiento, el “padre del aula” a quien se le canta de manera obligada y se  enseña respeto y admiración por este truhan desde la más tierna infancia a todo pibe que ingresa a un establecimiento educativo desde el nivel inicial; Macri- Michetti son las autoridades nacionales que hoy gobiernan el país.

Sarmiento fue eso; ese personaje cobarde que siempre tuvo en claro lo beneficioso que es aquel refrán  utilizado casualmente por los cobardes cuando emprendían la huida: “Soldado vivo sirve para otra guerra”.

Don Segundino Navarro se equivocó feo cuando al escribir la letra de aquel himno a Sarmiento que  Leopoldo Corretje le puso música, se animó a  sostener: “Por ver grande a la patria tu luchaste, con la espada, con la pluma y la palabra”:

1ro) Sarmiento nunca vio ni pensó –menos trabajó- para construir una PATRIA GRANDE; por el contrario, “con la pluma y la palabra” trabajó para que nuestro territorio fuera más chico: “He contribuido con mis escritos aconsejando con tesón al gobierno chileno a dar aquel paso… El gobierno argentino engañado por una falsa gloria, provoca una cuestión ociosa. Para Bs. As. tal posesión es inútil. Magallanes pertenece a Chile y quizá toda la Patagonia”… (Sarmiento en “El Progreso” del 28/11/1842  y  “La Crónica” 11/03/1849) “La Inglaterra se estaciona en Malvinas, Seamos franco: Esta invasión es útil a la civilización y el progreso” (Sarmiento en el diario “El Progreso del 28/11/1842)… “Propicio una colonia yanqui en San Juan y otra en el Chaco hasta convertirse en colonias norteamericanas de habla inglesa ya que EE.UU. es el único país culto que existe sobre la tierra. En cambio España es inculta y bárbara”. (1866)

Mauricio Macri: “Nunca entendí los temas de soberanía en un país tan grande como el nuestro (sic). Nosotros no tenemos un problema de espacio como tienen los israelíes;  al Tesoro de Inglaterra le cuesta bastante plata por año mantener las Malvinas por lo que, de recuperarlas, “las Malvinas serían un déficit adicional para el país”. (Domingo 2 de abril de 2017)

Más aun, don Segundino “le erró fiero al vizcachazo” cuando imagino “luchas de Sarmiento con la espada”. Uno de los coroneles de Mitre –Paunero- le cuenta al ministro Gelly Obes en una carta: “Sarmiento tiembla de solo escuchar nombrar al Chacho” (Ricardo Mercado Luna, “Los Coroneles de Mitre”- Pág. 55).  El propio Juan Bautista Alberdi señaló en su trabajo “Proceso a Sarmiento”: “Que Sarmiento mató al Chacho prisionero, es un hecho que él se apropia como un honor, para cubrir su miedo de ser considerado como un asesino cobarde…  Sarmiento,  en lugar del Chacho, hubiese echado a disparar como un conejo, con ese miedo que todos los recursos nacionales de que disponía como gobernador de San Juan, no le impedían sentir ante la audacia y la popularidad del Gral. Peñaloza de la Rioja”

Mientras tanto la intelectualidad mitro-marxista hoy le sigue rindiendo culto; son los nuevos chupa-mortajas Jauretchanos de Sarmiento que todavía pululan cual excelsos académicos por nuestros claustros de estudios “superiores” cumpliendo con su rol cipayamente antinacional de pensar al país con ojos “culturalmente foráneos”. Solo basta tomar como ejemplo a Ricardo Forster, aquel que el “kirchnerismo camporista” premió designándolo ¿”Coordinador Estratégico de Pensamiento Nacional”?(1)

Con estos antecedentes quien podría dudar que si Sarmiento viviera seguramente y sin dudarlo sería “macrista y antiperonista”.

Notas:

(*)Escritor, Periodista, Docente, investigador, cineasta

(1)  Forster, como Secretario de Estado y encima coordinador estratégico del Pensamiento Nacional que fue, sostuvo alguna vez que “La argentinidad como tal es una invención, algo en debate; sus fronteras son lábiles, sus contradicciones inmensas.”, y con esta afirmación la cosa se pone medio peliaguda; y no porque los dichos de un Forster vayan a cambiar la vida y la manera de pensar y sentir de nuestro pueblo, algo que el intelectual desconoce. Se me ocurre pensar –y no creo equivocarme- que ese amplio sector social no es el que se tomarían el trabajo de leerlo y menos escucharlo por el simple y solo hecho de considerarlo parte de la clase “culta sarmientina”. ¿Por qué razones no lo harían se preguntará el lector? Muy simple, por intuición; intuición que es corroborada renglones más abajo cuando comienza con el menoscabo del pensamiento popular al sostener: “Es inimaginable pensarnos sin Sarmiento y pensar a Facundo sin Sarmiento. Sarmiento pensó el desierto, pensó la campaña, como no la había pensado nadie. Y le dio a la figura de Facundo una relevancia mítica, que sin la escritura de Sarmiento no la hubiera tenido”. Error y menoscabo. Error porque Sarmiento no pensó, imaginó que es otra cosa; imaginó el desierto y la campaña, algo que engrandece su libro Facundo simplemente como obra literaria ya que todo eso que describe en ella lo desconocía. Pensar algo desde el desconocimiento es ficción, ergo el libro Facundo es ficción y ahí Forster tiene Razón al decir que le dio una relevancia mítica; pero lo hizo como escritor y los escritores tienen origen y nacionalidad, sus obras podrán pasar ser valoradas como universales porque casualmente su contenido poco tiene de nacional. Solo así se entiende su concepto de “La argentinidad como tal es una invención”. Y hablo de  menoscabo porque resulta extremadamente perverso e injusto para con nuestro gauchaje  que Forster piense que sin Sarmiento Facundo no hubiese existido; eso es negar que ese gauchaje vio en caudillos como Facundo, Peñaloza, Felipe Varela el sindicato que defendía sus intereses y dignidad. Creer que Quiroga fue tal gracias al escrito del “Ilustre Sanjuanino” es un menoscabo a la inteligencia y el pensamiento de ese pueblo que vio en Juan Facundo un líder político como lo fueron tantos otros caudillos provincianos y hasta el propio Irigoyen, o Perón, Alfonsín y hasta Néstor Kirchner.(Del artículo “La Intelectualidad y el Pensamiento Nacional” que escribí allá por el 2014 para revista El Emilio y el patutino EL ESQUIÚ.COM  de Catamarca que luego fue reproducido por varios medios y al que se puede acceder en:

http://revistaidayvuelta.blogspot.com.ar/2014/08/la-intelectualidad-y-el-pensamiento.html  

o en: http://www.elesquiu.com/correoyopinion/2014/8/4/intelectualidad-pensamiento-nacional-156599.html )


EL MITRO-MACRISMO Y LAS BANDERAS “UNITARIAS”

25 enero 2018

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, historia Nacional.

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez (*)

La ignorancia y el desconocimiento de nuestra historia hicieron posible reiteraciones de malas experiencias. Pertenezco y vivo en una provincia que tiene el orgullo de haber parido a uno de los más grandes patriotas que tuvo nuestro país y la Gran Nación Latinoamericana: Felipe Varela; un defensor del federalismo y de la integración territorial con nuestros países hermanos de la región. Por defender esos ideales populares  enfrentó con valentía y decisión  la codicia  de la oligarquía mercantil portuaria que se había apropiado de la renta aduanera y se arrogaba el derecho por supuesta “potestad” de manejar y controlar el libre comercio con el extranjero; me refiero a esa oligarquía cuyo cipayismo cultural fue alimentado por intereses anglo-franceses. Varela dejó jirones de vida en aquella patriótica lucha.

Felipe-Varela

Si la traición de Urquiza a los intereses federales en el siglo XIX fueron  puñaladas arteras en los corazones de Peñaloza y Varela al dejarle servida la indefensión del país del interior para que Mitre iniciara en 1862 su dictadura con disfraz de republicanismo democrático (Norberto Galasso-historiador),  el ataque y la traición a la Patria de un Mauricio Macri 145 años después de la desaparición física  del “Quijote de los Andes” (Así llamó a Varela J.M. Rosas- Historiador) está siendo  tan brutal  y aún más devastadora del actual federalismo que aquella. La extorsión sistemática a los gobiernos provinciales usando los fondos  coparticipables y el posible recortes o no giro de los mismos como herramienta; los artilugios legales (mega DNU por caso, con una “urgencia” que solo tiene que ver con el alto nivel de codicia) manejados con impunidad  para beneficiar una vez más  intereses foráneos por un lado (intereses de la deuda), e intereses oligárquicos de la pampa húmeda  y  sus aliadas,  las  burguesías cipayas del interior del país por el otro, son algunos de los botones de muestra.

Macri como sus antecesores unitarios, copió un modelo foraneo (La ficción del original le sirvió para “vender” mediáticamente  una realidad inexistente a una sociedad ignorante). Si la imaginación de Spielberg creó la fantasía “Volver al Futuro”, el Macrismo nos “Volvió al pasado” en la realidad. Lo adelantó Eugenia Vidal con su “fallido” luego del triunfo del 2015: “Cambiamos futuro por pasado”. En realidad nada “cambió”, solo se trató y trata de una burda reinstalación del viejo unitarismo y la defensa de sus banderas: los intereses porteños y bonaerense y el control de los recursos diseminados por el resto del país con los cuales hacer  negocios lo más rentables posibles como prioridad y cuyos únicos beneficiados forman parte de esa clase social parásita pero dominante que tiene nuestro país.

Años más, años menos, la preparación para el retorno al control del poder político de ese mercantilismo unitario porteño que tenía a Rosas como enemigo y que en el siglo XIX le llevó 9 años (desde Caseros 1852  hasta Pavón1861 –pasando por Cepeda), al MITRO-MACRISMO le llevo 8 –un año menos-. Comenzó su tarea de reinstalación del “unitarismo” en el 2007 gobernando la C.A.B.A.  y en el 2015 coronó la misma cuando se hizo cargo del saqueo de la República.

Las banderas neoliberales macristas  son la versión actualizada de las otrora  banderas liberales del mitro-sarmientismo.

MITRE - MACRI

¿Por qué la comparación? De los muchos existentes, solo  bastan un par de ejemplos para corroborarlo. Veamos:

  1. a) Los objetivos económicos son los mismos:

a)Presidente Mitre: “Busquemos el nervio y motor de estos progresos y veamos cuál es la fuerza inicial que lo pone en movimiento. ¿Cuál es la fuerza que impulsa ese progreso? Señores, es el capital inglés.”

a)Presidente Macri: “Estamos sentando las bases para desarrollarnos. Si no hay consensos básicos sobre el rumbo y los objetivos que compartimos para el desarrollo de nuestro país, no habrá inversiones, ni productividad ni seguridad jurídica ni competencia empresaria. Porque no se trata de sacar sino de poner, de ceder en algo para transformarnos y poder crecer” (Y los que la están “poniendo” son los mismos de siempre, los que menos tienen; los que  siguen “sin ponerla” y con ello  acrecentando sus fortunas son los que más tienen). “Debemos volver a mundo; tenemos que lograr que los inversores y los capitales  no tengan temor de venir al país. Vamos a fijar “reglas claras” para recuperar la confianza de ellos y así re-insertarnos en el mundo.”  Y los “fondos buitres” junto a los capitales especulativos golondrinas entendieron sin problemas  la alta rentabilidad  que ofrecía el festival de “lebac” como ejemplo de esas  “reglas claras”; además comprueban a diario el hermoso andar de la “bicicleta financiera argentina” con la que podían –y pueden seguir haciéndolo- duplicar y triplicar sus ganancias en tiempo record.

2.-b) Las metodologías utilizadas similares:

b) “Sandes está saltando por llegar a la Rioja y darle una buena tunda al Chacho. ¿Qué regla seguir en esta emergencia? Si va… déjelo ir. Si mata gente, cállese la boca. Son animales bípedos de tan infame condición que no sé qué se obtenga con tratarlos mejor.” (Sugerencia de Sarmiento –“padre” del aula- a Mitre –“padre” de la historia-)

Mitre acepta la sugerencia de Sarmiento pero disfraza la represión como periodista manipulador que era: “Mi idea se resume en dos palabras. Quiero hacer en la Rioja una Guerra de Policía declarando ladrones a los montoneros sin hacerles el honor de considerarlos como partidarios políticos ni elevar sus depredaciones al rango  de reacción… (De Mitre a Sarmiento). “Los Kirchner-peronistas son todos corruptos y ladrones” (Letanía PRO-Macrista utilizada como cortina de humo para continuar con el saqueo)

“Muchos pueblos han sido saqueados, desolados, guillotinados por puñales aleves. Ahí la historia. … hasta 1867 (presidencia de Mitre de 1862-1868) los pueblos  de Famatina, Chilecito, Vinchinas, Hornillos, Vichigasta y Guandacol han presenciado los actos de barbarie más salvajes, el martirio de mujeres preñadas, el ahorcamiento de centenares de infelices, el suplicio de viejos y niños, el degüello de tantos otros…” (Felipe Varela – Manifiesto- 1 de enero 1868)

b)Presidente Macri: En lo discursivo: “Rechazamos todo tipo de violencia; buscamos siempre el dialogo y fundamentalmente la paz.” En los hechos: 1)Milagro Salas hace dos años que está presa  por sus condiciones de “negra indígena” y luchadora social.  2) Rencor y odio reina hoy en los espíritus mitro-macritas PRO que lo ponen de manifiesto en la constante  persecución y encarcelamiento de adversarios políticos de la anterior gestión sin respetar las instancias procesales, persecución de gremialistas y trabajadores  y de cualquier juez que intente oponerse a sus designios. 3) Gendarmería reprime protestas populares a sangre y fuego y la ministra de seguridad –Patricia Bullrich- junto al Jefe de Gabinete –Marcos Peña- lo justifican inventando enemigos internos –¡¿la Ram mapuche terroristas?! 4) Se asesina militantes populares (Santiago Maldonado, Rafael Nahuel) y se militarizan las fuerzas de seguridad para que garanticen un saqueo sin protestas y “en paz”.

El mitro-macrismo versión 2018 con las banderas Unitarias bien altas claramente está en plena acción.

(*)Escritor, cineasta, periodista, docente.


EDUCACIÓN: los datos que no aparecen en los contenidos curriculares (II)

4 octubre 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

SEGUNDA ENTREGA

Foto de V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

Como dije en la primera entrega (1), siento necesario seguir explicitando lo que entiendo son contenidos sumamente necesarios, contenidos que no pueden quedar afuera de las curriculas de Ciencias Sociales de los llamados “ciclos de estudios formales”; fundamentalmente para ir poniendo un poco de luz en la conciencia de nuestros educandos sobre  hechos históricos.

Para eso lo mejor es acudir a distintas fuentes,  rescatar de ellas ciertos datos que, en algunos casos  corroborarían dichos y hechos que en la  realidad existieron y solo fueron preservados, consolidados y conservados en un cuidadosos  anonimato desde y por la memoria popular (fuente tratada peyorativamente por “academicista” y “cientificistas”) y de esa forma confirmar su grado de verdad o falsedad;  en otros aportando los claro-oscuros de la vida y  pensamiento de no pocos protagonistas de la historia nacional que estuvieron haciendo PATRIA en algunos casos, en otros  trabajando contra de ella sin querer queriendo; seres humanos como todos, con virtudes y defectos, con aciertos y errores pero considerados y medidos en dichos y acciones con la vara que permite saber si los mismos fueron para defender el interés Nacional y Popular o en su contra.

En ocasiones “ciertos pícaros”  toman algunos dichos y hechos de no pocos protagonistas de nuestra historia, los presentan como cuestiones virtuosas que luego exaltan hasta el paroxismo pero que en la realidad se tratan de semi verdades en tanto cuidadosamente esconden ciertos aspectos para nada menores que, lógicamente, sacarían sustento a la exaltación. Entonces dichos y  hechos  suelen ser no solo sacados de contexto sino también traídos de los pelos  con cierto grado de oportunismo político para avalar  hipótesis y teorías político-económicas con serias consecuencias sociales para las grandes mayorías pero presentadas como necesarias y patrióticas hasta en textos de estudios  con el solo fin de  reafirmar una  línea de pensamiento destinadas a dar sustento teórico a la descarada defensa de  determinados intereses sectoriales vendiéndolas como verdades irrefutables.

MITRE

Extraer de los hechos lo que conviene y enterrar el resto al construir el discurso histórico tuvo  un claro padre y se llamó Bartolomé Mitre. Sin lugar a dudas  un hombre brillante en tanto creador y vendedor de  héroes y villanos que en esa  realidad de la que hablo,  y cuando se trató de cuestiones relacionadas a  la defensa de intereses nacionales, tuvieron roles invertidos, los héroes fueron en honor a la verdad  grandes villanos y viceversa. Seguramente no faltará el que cuestiones esta observación argumentando que “todo depende desde donde se lo mire”; y no estará faltando a la verdad; con una salvedad: Los intereses sectoriales no son los de la Nación toda, ni la Nación fue  instituida y pensaba según los  intereses y valores oligárquicos (sector) presentados estos últimos como  “patricios”. El sentido común y la historia popular claramente indican –como bien lo decía don Arturo Jauretche- que es más fácil encontrar hacedores de patria en las guías telefónicas que en las guías “sociales” (señaladoras de linaje). Pero para la historia oficial las que tienen valor son la “sociales”.

Bartolo sembró escuela en materia de sustraer datos del marco histórico donde se produjeron los hechos y realizar interpretaciones funcionales a las clases privilegiadas. . Sin embargo hay algo peor aún; los seguidores y defensores del ideario mitrista, sin explicación alguna juzgan lapidariamente los posibles cambios de posturas políticas o ideológicas que en no pocos  protagonistas pudo haberse dado con el paso del tiempo, algo natural que lleva a cada hombre a reencontrarse con cuestiones esenciales a la condición humana en relación a lo comunitario. “Ningún hombre se puede realizar en una sociedad que no se realiza” (J.D.P)

Pero en estos menesteres las cosechas en materia intelectual de don Bartolo fueron extraordinarias. No solo consiguió “plumas” que escribieran según su visión y preceptos “liberales” (en materia económica, no política. En el “liberalismo económico” -según él- estaba el “progreso y la civilización”) para admiración de esos Patricios locales para quienes Mitre trabajó denodadamente;  también cautivó a “intelectuales progresista de izquierda” que hasta  hoy los chupa mortajas de aquellos pululan en las academias y en cuanto pasillo universitario exista dando cátedra desde su colonizada visión de la historia Argentina. El propio Arturo Jauretche lo definió como “mitro-marxismo” y un conspicuo hombre del Partido Socialista como lo Juan B. Justo es uno de los más claros ejemplos de esto: cronista parlamentario de la Prensa y  pluma puesta al servicio de  La Nación.  O sea tanto los “diestros” como los “siniestros” terminaron siendo funcionales a las apetencias  universales del imperio de turno,  cuando para liberar la patria el camino a recorrer siempre será el inverso: pensar en argentino.

DE  1840  A 1870   

Basta tomar de nuestra historia un ejemplo al voleo de los muchos que existen  para explicitar lo anterior.

ALBERDI

Juan Bautista Alberdi fue un personaje si se quiere un tanto controvertido. Comienza siendo un anti Rosista declarado como lo fue Sarmiento. Sin embargo Alberdi, opositor   a la “primera Tiranía” como tantos unitarios, termina dándose cuenta la clase de “tipejo” que era el otro (Sarmiento). Esto quedó asentado y se lo puede encontrar en el intercambio epistolar entre Sarmiento y Alberdi más conocido como “Cartas Quillotanas”.

Un detalle no menor: Las “Quillotanas” no figuran en ningún texto de historia argentina de nivel medio (secundario). ¿Por qué? Los adolescentes y jóvenes… ¿son todos tan idiotas e incapaces de trabajar críticamente los textos de esta polémica, fundamentales para entender una parte clave de la historia nacional? O había que preservar la imagen y el culto al sanjuanino “maestro de maestros (cipayos)”, defensor de la “civilización” y no exponerlo al ridículo. Algo más grave aún ¿Cuántos profesores de historia formados en los últimos 60 años conocen  el tema? Si la respuesta fuera  “Todos”, entonces cualquier argentino que haya cursado el secundario las conocería. Si estaba en conocimiento de los educadores, los profesores ¿estaban impedidos de hablar del tema? ¿En que textos de lectura obligatoria del secundario aparecía esto? ¿Por qué en los mismos textos si aparecían “lecciones sobre la “tiranía Rosista” y Peñaloza y Varela como “bandidos”?  En fin…

Volviendo a  Alberdi, en una de aquellas cartas planteaba que la cuestión belicosa que anidaba en el espíritu del  sanjuanino rondaba lo patológico. Señalaba que después de Caseros y desaparecido Rosas como tema de sus relatos literarios  o periodísticos el hombre se puso como loco y se la agarro con Urquiza. Alberdi consideraba  que a Sarmiento le resultaba difícil escribir en momentos de paz ya que se había pasado 10 años haciendo la guerra con la pluma detrás de un escritorio (lucha¿? rescatada hasta en su himno: “Por ver grande (¿?) a la patria tu luchaste con la espada, con la pluma y la palabra).

Sarmiento

Alberdi decía al respecto de Sarmiento: «Los que han peleado durante 10 o 15 años, no saben hacer otra cosa más que pelear… La guerra militar de  exterminio contra el modo de ser de nuestra poblaciones pastoras y sus representantes naturales (se refería a los caudillos) tuvo su fórmula y su código en el “Pampero” y en el “Granizo”, imitaciones periodísticas de la prensa francesa del tiempo de Marat y Danton, inspirada por un ardor patriótico, sincero si se quiere, pero inexperto, ciego, pueril, impaciente, de los que pensaban que un par de escuadrones de lanceros de Lavalle bastarían para traer en las puntas de sus lanzas el desierto y el caudillaje, que es el resultado, en la desierta República Argentina.»

De la participación de Sarmiento en el ejército grande de Urquiza donde el sanjuanino escribía  sus propias lecturas llenas de críticas hacia el Entrerriano Jefe de Ejercito, Alberdi le espetaba en aquellas cartas: «Si San Martín y Bolívar hubiesen llevado a su lado redactores que al tiempo de escribir  el boletín de sus jornadas llevaren diarios secretos para desmentir más tarde al boletín oficial, la gloria americana sería hoy la mitad de lo que es, y el conde Toreno se habría ahorrado el trabajo realista de achicar nuestros triunfos… Usted no es soldado; no conoce la estrategia, que no ha estudiado ni es ciencia infusa. Su grado de teniente coronel es gracia que usted debió al Gral. Urquiza, antes de dar principio a la campaña, no después de la batalla. Su saber militar sólo prueba la generalidad de sus  lecturas y conocimientos teóricos que le permitirían disertar con igual gracia sobre medicina…. (“traslados teóricos mecanografiados de un país a otro”, calificaría a las fuentes de “ilustración” del sanjuanino  Hernández Arregui)   ¿Y cuál es la base de su criterio militar? El clasicismo más rudimental y más rancio de la estrategia europea, cuya aplicación ha producido siempre la derrota de sus importadores en esta América desierta. Usted leía por la noche “manuales de estrategia francesa y cuando a la mañana siguiente veía usted gauchos y no soldados europeos a su alrededor,  exclamaba usted: “barbarie, atraso, rudeza. Y repetía y repetía las murmuraciones de nuestros oficiales clásicos. ¿Y qué es la ciencia militar para nuestros oficiales clásicos? El producto de lecturas francesas sobre arte militar, como es la ciencia de nuestros publicistas el resultado de algunas lecturas de libros europeos.»

HERNANDEZPor su parte Hernández (José, autor del Martín Fierro) dará un paso más y mostrará en su folleto la figura de Sarmiento como la de un caudillo hecho y derecho, “bárbaro”, violento y salvaje asesino.

La noticia de la muerte de Peñaloza conmueve  las fibras más íntimas de Hernández quien desde «E1 Argentino» hace la apología del «Chacho» al tiempo que anatematiza a sus enemigos políticos: «ASESINATO ATROZ. El general de la Nación Don. Ángel Vicente Peñaloza ha sido cosido a puñaladas en su lecho, degollado y llevada su cabeza de regalo al asesino de Benavídez, de los Virasoro, Ayes, Rolta, Giménez y demás mártires, en Olta, la noche del 12 del actual. »

En otra de ellas, titulada «La política del puñal» decía Hernández, entre otras cosas: «Los salvajes unitarios están de fiesta. Celebran en estos momentos la muerte de uno de los caudillos más prestigiosos, más generosos y valientes que ha tenido la República Argentina. El partido Federal tiene un nuevo mártir. El partido Unitario tiene un crimen más que escribir en la página de sus horrendos crímenes. El general Peñaloza ha sido degollado. El hombre ennoblecido por su inagotable patriotismo, fuerte por la santidad de su causa, el Viriato (2) Argentino, ante cuyo prestigio se estrellaban Las huestes conquistadoras, acaba de ser cosido a puñaladas en su propio lecho, degollado y su cabeza ha sido conducida como prueba del buen desempeño del asesino, al bárbaro Sarmiento.»

Ni que hablar de ciertos historiadores y/o filósofos contemporáneos que aparecieron con el nuevo siglo de este segundo milenio de manera mediática. Con  “extrañas intensiones” disfrazadas de objetividad, estos señores se detienen “ex profesamente” en las debilidades de no pocos de nuestros personajes históricos mostrándolas como defectos. Luego  acá cabría también eso de: “depende de dónde se lo mire” para asegurar si los defectos son tales.

Lo importante es poder discutir los  hechos y las ideas de hombres y mujeres  del  pasado lejano y reciente en relación a un solo objetivo: rescatar cuales fueron las virtudes y los aciertos que permitieron forjar nuestra argentinidad, y cuales los errores que jugaron en contra de los intereses sociales, nacionales y populares.

Pero de esto  escribiré en mi próxima entrega.

Nota

(1) https://revistaelemilio.wordpress.com/2015/09/27/educacion-los-datos-que-no-aparecen-en-los-contenidos-curriculares/)

(2) – Caudillo lusitano (m.139 a. C.) cabecilla de los  sublevados contra la tiranía del Pretor romano Galba, que durante mucho tiempo tuvo en jaque a los ejércitos romanos. Fue asesinado en su tienda por sus propios amigos.