PARA QUE VUELVA EVITA

27 julio 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia Nacional

Captura de pantalla 2019-07-27 a la(s) 14.07.07

Ariel Magirena

Por Ariel Magirena

Celebrar a Evita es celebrar el peronismo y la militancia. Frente a los evitadores de Evita, los que la traicionan intentado mellar al peronismo inventando colisiones entre ella y su gran amor y autor político, la militancia es el homenaje merecido en el camino que nos señalara sin ambages.

Es a Evita a la que se niega en el olvido o la postergación de las deudas de nuestra democracia. Se suspende a Evita en la suspensión de la demanda y de la lucha. Porque Evita es la voz de esa demanda que se funda en acción. La expresión palmaria de que la militancia es un desafío cotidiano. Que es la construcción social el cimiento de la voluntad política. Contra los poderes constituidos y el consenso del relato que manipulan los mercaderes de la información no alcanzan las gracias de un gobierno. Las medidas sin demanda corren el riesgo de ser anécdota si no son carne del pueblo. Fue lo que preservó por décadas derechos que nos parecen ya incuestionables, y es la falta de esa carnadura la base de esa amnesia selectiva que supone avances en lo que es recuperación y lo que habilita el retraso para lo que necesitan los que esperan cuando ya no pueden esperar. Evita es la garantía en la lucha de los logros populares: esos que costará sangre arrancar, si es que lo logran. Evita significa lealtad, sin dudas ni condiciones, al proyecto de Perón que es la felicidad del Pueblo.“Yo le pido a Dios que no permita a esos insectos levantar la mano contra Perón, porque ¡guay de ese día! Ese día, mi general, yo saldré con el pueblo trabajador, yo saldré con las mujeres del pueblo, yo saldré con los descamisados de la patria, para no dejar en pie ningún ladrillo que no sea peronista”…Intérprete genuina del pueblo que la ungió de santidad cuando Perón la propuso, en su condición de indio negada por la historia liberal, “jefa espiritual del movimiento”, Evita encarnó la mística misma de la militancia por la Patria justa, libre y soberana. En el planteo genial del gran estratega Evita cumplió, afuera del Estado y las estructuras formales de la partidocracia, el papel que la colocó para siempre en la historia y la puso por encima de lo que jamás hizo otra mujer en los días de la humanidad. En sólo 7 años, desde su unión en amor y militancia con Perón, Evita cambió para siempre los destinos de los humildes de nuestro suelo y fue ejemplo para los pueblos del mundo. No fue desde una banca que Evita consiguió el voto femenino, sino construyendo la demanda entre las mujeres.
Siendo la primera afiliada del Partido Peronista Femenino encaró la lucha por los derechos de las mujeres considerándolas protagonistas, en contraste explícito con las feministas de su época que se colocaban en rol de víctimas o las que se extraviaban buscando competir con los varones en roles de varones despreciando aquellos que sólo las mujeres pueden cumplir.
“Donde hay una necesidad nace un derecho”, sentenció para movilizar a los sectores antes adormecidos y siempre necesitados para hacerse escuchar. Y cada derecho fue acción, porque ir por más, o ir por todo no puede perderse en la futilidad de una consigna: es construir explícitamente cada “más” y cada “todo”.Se manifiesta vacante en estos dias quien pudiera ser Perón: sintetizar y conducir; ser estrategia y doctrina. Pero a 100 años de su nacimiento también se patentiza la ausencia de quien pudiera ser Evita: la militancia y el pueblo movilizado, consciente de su rol y sus derechos.
Su centenario estará signado por homenajes sentidos y por provocaciones de quienes intentan apropiarse de ella y de su imagen reinterpretándola manipulando y traicionando su mensaje elocuente e irrefutable, pretendiéndola embanderada en micropolítica de secta en momentos en que su prédica de unidad es mas necesaria que nunca en el contexto de derrota cultural y abdicación de la clase política.
Falta y nos hace falta, Evita. La impaciente y la insumisa. La del amor violento y la caricia masiva. La pasión de la inteligencia. La sangre brava de la revolución inconclusa. Necesitamos ser millones para que vuelva.
Anuncios

INGRESO UNIVERSAL, SERVICIO SOCIAL VOLUNTARIO Y CAPITALISMO EXTREMO.

19 julio 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura y educación.

Ariel Magirena

Por Ariel Magirena

Para terminar con el “costo laboral” terminarán con el trabajo. 

Soros y las fundaciones “humanistas” que financian la reducción poblacional y la fragmentación social y  promueven la transculturación y transexualidad, alientan en el mundo el “ingreso social” para la subsistencia de los que no forman parte del plan de la etapa superior del capitalismo. De ese modo limitarán la protesta y solventarán a los sobrevivientes mansos mientras la humanidad llega al mínimo ideal.

Captura de pantalla 2019-07-19 a la(s) 14.42.14

En el caso argentino chocan con la oligarquía que acuña un odio patológico contra los pobres y asalariados desde que alcanzaron sus derechos y protagonismo con el peronismo, la que intenta obedecer ese mandato pero a cambio de una “contraprestación” con salidas como la del “servicio cívico voluntario” para jóvenes a quienes arrancarán de sus hogares y geografías y mantendrán controlados (aunque ellos dirán que los “contienen”). 

Hoy, ejecutado el ajuste brutal por encima de las exigencias del FMI, el progresismo le rinde mucho mejor al capitalismo, pero los dueños del poder real permanecen con relativa lealtad a la clase cipaya que siempre le sirvió. Lo único que lo mella es la organizacion de los trabajadores y el peronismo al que tienen oportuna y generosamente infectado de micropolítica y marketing.

Una sola clase social hegemoniza la política en nuestro pais y el resultado es que la agenda que abarca todo el espectro electoral tiene eje en reivindicaciones micro y de sector habiendo arrasado con las de interés social. 

Para consumar con éxito su cometido necesitan terminar con la cultura de derechos y alentar la cultura del ego en la que “uno/a” está habilitado a hacer cualquier cosa para “ser” y si no lo entiende debe “deconstruirse”, que es el neologismo que pretende suavizar la renuncia y la destrucción.

La cura a esta pandemia liberal (progre o conserva) sigue siendo el nacionalismo popular revolucionario que expresa desde hacen 3/4 de siglo la doctrina justicialista.


“FORMAR OPINIÓN PÚBLICA ¡¿ES UN NEGOCIO?!”

27 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, se nuestra redacción.

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

El colega y compañero Ariel Magirena levantó un posteo asociado al modo de entender el rol de periodismo y los medios de comunicación más que relevante dado los tiempos que corren y la responsabilidad que les/nos cabe. Los que hacemos periodismo a la vez somos ciudadanos y por ende nos cabe actuar con responsabilidad dentro de… y para la comunidad donde estamos inmersos; más sabiendo que lo que hacemos, está forjando algo (conciencia y pensamiento crítico, o por el contrario, pensamiento errático, inservible en lo personal pero muy funcional a ciertos y en ocasiones perversos intereses) desde un lugar de poder (el 4to).

La cuestión surgió a partir de unas desacertadas apreciaciones vertidas por el candidato a la presidencia Alberto Fernández en un reportaje publicado por Tiempo Argentino en relación al rol de los periodista y los medios.

Con claridad meridiana la letrada Graciana Peñafort salió a “observale” errores conceptuales del candidato, según lo recogido por la Nak&Pop de la red del “pajarito” (twitter).

Captura de pantalla 2019-05-27 a la(s) 16.55.00

Pero vayamos por parte. ¿Qué dijo Alberto Fernández (Tiempo Argentino 26/05/19)?:

-Estamos en un Estado de Derecho. Y todo el mundo sabe que yo siempre pensé, siempre lo dije, que el Grupo Clarín no debía acceder a Telecom. Se lo decía a Kirchner cuando era Jefe de Gabinete. Ahora, bueno, la verdad es que compraron el Grupo Telecom y el Estado Nacional convalidó absolutamente todo. Y cuando eso ocurre los derechos empiezan a adquirirse. Y empieza a haber derechos adquiridos. Esa discusión, por lo tanto, es una discusión vana. No tiene mucho sentido. Además, si el Grupo Clarín, como consecuencia de esto, tiene alguna posición dominante o alguna posición para-monopólica o cuasi-monopólica, se resuelve con las leyes de Defensa de la Competencia y de Defensa del Consumidor. Y esas son las leyes que tenemos que utilizar para ver si el Grupo Clarín incumple algunas de esas cosas. Pero no se resuelve eso con la ley de Medios. La Ley de Medios puede ser una gran herramienta si es que queremos multiplicar voces, y si queremos promover algo que, recuerdo, en esencia es un negocio. Porque ese fue uno de los errores de la Ley. Cuando la Ley dice que un tercio del espectro debe estar en manos de ONGs y de entidades sin fines de lucro. Porque no podés dejar en manos de una entidad sin fines de lucro un proyecto comercial. No es posible eso.

“-El error es pensar que puede una ONG tener una radio y competir con una radio que tiene una capacidad de contratación de locutores, de periodistas, de músicos, infinitamente mayor. Porque entonces nosotros creamos dos radios pero hay una que concentra la atención del público. Eso es el resultado de no advertir que los medios de comunicación son negocios.En la sociedad moderna son un negocio. Hay proyectos alternativos, muy respetables, que ojalá se desarrollen y ojalá crezcan. Ustedes saben que siempre he apoyado lo de Tiempo Argentino pero que se hacen con mucho esfuerzo y en medio de una selva, en la que las desigualdades son muy grandes. La ley de Medios no sirvió para aquello que quería servir. Sin embargo, sí sirvió para algo en lo que sí ganó claramente: que es la batalla cultural. O sea, se instaló en la sociedad el quién es quién en cada medio. Por eso, cuando hoy alguien lee Clarín sabe lo que está leyendo. Cuando lee La Nación sabe lo que está leyendo. Cuando lee Tiempo Argentino o Página/12 sabe lo que está leyendo. Cuando mira C5N sabe lo que está mirando y cuando mira TN sabe lo que está mirando. Y si uno elige creer en eso, es un problema de cada uno.Esa batalla la ganó la Ley de Medios. Cristina la ganó con creces. Por eso, muchos de esos grandes medios han perdido toda credibilidad. Toda credibilidad.” Hasta aquí lo más saliente de los dichos A.F. a T.A.

GRACIANA

Captura de pantalla 2019-05-27 a la(s) 17.00.02

Graciana Peñafort (abogada como Alberto Fernández) –según lo recogido por la Nak&Pop- le aclaró al candidato presidencial algunos puntos por twitter:

La comunicación NO es negocio; es un derecho.

Disentir en un tema no significa que desconozcamos lo importante que es que estas elecciones las gane el peronismo. Y vos sos nuestro candidato.

La comunicación refiere no solo a un derecho individual, sino también a un derecho colectivo, sostener que es solo un negocio, le quita entidad como derecho. Me sorprende que no sean los periodistas los primeros en discutirte eso. Si aceptamos que la comunicación es solo un negocio, los periodistas dejan de ser personas con una función social y democráticamente relevante, a ser vendedores de galletas o de detergentes. Lo que quiero señalar es que la comunicación NO es negocio. Es un derecho. La ONU ha dicho que la libertad de información era la piedra angular de todas las libertades y un derecho humano fundamental. Meros comerciantes de información.

Concordando con las apreciaciones de Graciana, me parece que el candidato presidencial, obnubilado por las luces de la candidatura, esta vez no encontró el tarrito para embocar su “pi pi” y guitarreo feo sobre un tema. Con el mismo derecho que él tiene de expresar sus ideas, yo puedo decir que en esas ideas abundan contradicciones que a futuro pueden resultar peligrosas para el caso de llegar a la presidencia.

Veamos:

Sostener que (el grupo Clarín) “compró el Grupo Telecom y el Estado Nacional convalidó absolutamente todo. Y cuando eso ocurre los derechos empiezan a adquirirse. Y empieza a haber derechos adquiridos. Esa discusión, por lo tanto, es una discusión vana.”  cuando el hecho en si mismo está viciado cuanto menos de nulidad ética y moral, parece un tanto desafortunado. Fernández sabe que la decisión política del actual Estado en manos de un delirante que comete atropellos a cada paso y que permitió que el beneficiado (Magnetto) concretara la operación para consolidar una posición dominante, con fuerte presión sobre el gobierno que con operaciones mediáticas instaló para controlar el poder desde lo institucional, es a todas luces arbitraria y compulsiva. Según el criterio de Fernández entonces la apropiación de “Papel Prensa” por parte del mismo grupo fue “legal” porque la convalidó el Estado, y poco debe importar que haya sido un Estado “dictatorial”. Estoy convencido que Fernández sabe la diferencia entre lo legal y lo legitimo. Sabe que en los tiempos que corren todo lo que el gobierno PRO volvió “legal” desde una posición dominante partió de una perversa decisión política y que oponerse políticamente a algo perverso es tan legitimo aunque conlleve una falta de respeto por esa “legalidad” impuesta. No todo lo legal es legítimo y viceversa cuando de ética y moral social se trata. «Lo “justo” (el cumplimiento de las leyes) es en realidad una imposición de los gobernantes en vistas de su propia conveniencia.» decía en los diálogos que aparecen en la República de Platón, Trasímaco de Calcedonia concepto que estaba en consonancia con lo que pensaba anteriormente Anacarsis de Escita; 400 años antes de Cristo.

Este gobierno “impuso” que las cuentas off shore para esconder la evasión fiscal en “paraísos” son legales en tanto considera que la legalidad impositiva es ilegitima y vuelve legítima la evasión. Lamentablemente este criterio, el actual gobierno no lo vuelve válido para el resto de los argentinos ya que el 80 % de la población paga “impuestos a las ganancias” y debe padecer los abusos tarifarios y la desbocada inflación en los artículos de primera necesidad al solo fin de cubrir la interminable codicia de los formadores de precios y así sostener un Estado que permite la gran vida a funcionarios y alcahuetes gubernamentales y a sus poderosos amigos. Siguen endeudándonos y timbeando financieramente con los dinerillos prestados para luego fugarlos y/o evadirlos. Lo hacen en nombre del Estado Argentino. Podrá ser legal pero políticamente es absolutamente ilegítimo. Y lo que rige la vida en comunidad es casualmente la política, madre de todas la decisiones finales.

Peor aún. Sostener como lo hace Fernández, que en materia comunicacional y para enfrentar una “posición dominante o alguna posición para-monopólica o cuasi-monopólica, se resuelve con las leyes de Defensa de la Competencia y de Defensa del Consumidor.” es aceptar que la información es una mercancía más. Y por lo visto es su convencimiento: “recuerdo, (la comunicación) en esencia es un negocio. No podés dejar en manos de una entidad sin fines de lucro un proyecto comercial. No es posible eso. Los medios de comunicación son negocios. En la sociedad moderna son un negocio.

Es claro que el hombre (nuestro candidato) debe ser un entendido en cuestiones legales pero por lo visto no así en cuestiones de política comunicacional. Digo política comunicacional porque el tema es eminentemente político y nos atañe a todos como comunidad. No creo tampoco que Alberto Fernández desconozca esta cuestión lo cual me genera –por lo menos a mí- más de una duda. Si la comunicación es un negocio y en ese negocio todo vale (incluidos relatos ficcionales y mentirosos vendidos como reales y ciertos, sin prueba fehaciente alguna), e incluye lo que pondré más abajo como ejemplos, es claro que el primer perjudicado esta siendo y lo seguirá siendo él. En otros términos, ¿todo el perverso desarrollo desplegado no solo por Duran Barba y Marcos Peña sino por legisladores y funcionarios PRO en complicidad con sicarios del periodismo al servicio de intereses monopólicos de información, en materia de construcción de relatos mediáticos que quemaron la cabeza de gran parte de la población con imágenes en puestas en escenas y actuaciones circenses mediáticas desde hace más de 8 años contra el anterior gobierno y sus funcionarios, fue todo legal porque se trató de un simple negocio? ¡Sin ninguna duda que fue un negocio! Pero ¿Para quién? ¿Quién compró la basura mediática? Fernández ¿se siente bien y justifica que mediáticamente le vendan pescado podrido? Fernández ¿no sabe porque a la prensa y a los medios de comunicación en general le llaman “EL 4TO PODER”?

Cuando Fernández sostiene en ese reportaje “La ley de Medios no sirvió para aquello que quería servir. Sin embargo, sí sirvió para algo en lo que sí ganó claramente: que es la batalla cultural. Esa batalla la ganó la Ley de Medios. Cristina la ganó con creces. Entra en una flagrante contradicción. 1) Si el tema es cultural, la cultura en este país nunca fue negocio. ¿Ganó entonces el anti negocio? ¡Humm; no lo creo. 2) La batalla cultural-educativa la ganó Clarín (junto a sus cientos de medios a lo largo y ancho del país) y La Nación. Y fue por goleada frente a la educación formal. Sino no se entendería porqué está Macri en el gobierno y porqué la grieta está agrandada y exacerbada. 3) Se equivoca Fernández al querer contar los pollos antes que nazcan. Faltan algunos meses hasta las elecciones. El poder de fuego mediático está intacto y con artillería más actualizada en materia de plataformas, gracias casualmente a eso que él define como: “…derechos adquiridos. Esa discusión, por lo tanto, es una discusión vana. No tiene mucho sentido En la sociedad moderna (los medios)son un negocio.

Evidentemente para Fernández y en comunicación lo que importa no es el contenido sino el envoltorio del producto. Si el consumidor se da cuenta después de haberlo comprado que el producto es basura… que se joda. ¿Y el Estado Fernández? ¿Correrá en defensa del consumidor y contra Clarín y a La Nación con la ley de defensa del consumidor? Suena bastante descabellado ¿No?

Fijese como operan hoy, incluso contra usted, estos “negociantes”:

Stornelli- La Nacion

La difusión de nuevas escuchas telefónicas entre ex funcionarios presos y operadores políticos reforzaron que el kirchnerismo sabía de la denuncia por extorsión contra el fiscal Carlos Stornelli nueve días antes de que la causa comenzara en el juzgado de Dolores.

Los diálogos, dados a conocer este domingo por el programa La cornisa que conduce Luis Majul, PPT, de Jorge Lanata,…. 

Las escuchas pertenecen a intervenciones telefónicas legales ordenadas en la causa que investiga al presunto narcotraficante Mario Segovia y también se encuentran registradas en la denuncia iniciada por Elisa Carrió, Paula Oliveto y Mariana Zuvic en el tribunal de Dolores sobre la existencia de una operación del kirchnerismo para desacreditar la causa de los cuadernos.

Anoche trascendieron 12 audios. El primero data del 19 de enero (nueve días antes de la denuncia) y le siguen otros tantos de días posteriores en los que se habla sobre la denuncia efectuada, de la reacción del juez Ramos Padilla y del impacto mediático esperado. El último audio es del 9 de febrero.

Los áudios que aparecen en el subrayado son “legales”  y además son viejos y pertenecen a otra causa que no tiene nada que ver con Ramos Padilla; pero La Nación eso no lo dice. La basura informativa ya está circulando. El juez debió destruir esas grabaciones pero no lo hizo y manos extrañas le hacen llegar el “material” a Carrio, Oliveto y Zuvich (la amenazadora) para iniciar la operación de encubrimiento a Stornelli y en contra del Juez Federal de Dolores.

INFOBAE-LANATA

 

 

 

 

 

 

LANATA 1

Lanata; el principal responsable de que hoy este Macri donde está; que hoy sigue operando para su amo Magnetto porque ambos son buenos negociantes, mira la pantalla y le dice a los televidente:

“Ustedes saben que no soy un tipo solemne. Me visto como Piñón Fijo y ejerzo el sentido del humor como una de las formas de inteligencia. Trato de que este programa y los otros que hago sean divertidos en medio del bajón que son las noticias. Pero hay una cosa que para mí es importante: trato de no ser frívolo”.

“Me parece que la frivolidad en un país como este, con un tercio de la población por debajo de la línea de pobreza, es una falta de respeto. A ver, señores. Los está mirando un país que no llega a fin de mes, gente que posterga todo el tiempo sus sueños y personas que no saben qué va a ser de su futuro y después ustedes, los ‘candidatos’ (así, haciendo los gestos de comillas), se preguntan apesadumbrados por qué la gente no cree en ustedes. ¿Se miran cada tanto al espejo? ¿Cómo voy a creer en un candidato que anteayer puteaba a su vice y hoy la acompaña?”

¿Cómo voy a creer en otro que no nombra a quien lo va a acompañar? Y hay un partido que quiere que un candidato se baje porque creen que pierde… ¿Puedo creer en otro que solo habla de consenso y solo aceptar ir él (a elecciones)? ¿Consenso con quién? ¿Y en uno que todos dudan de qué lado está?”.

La gente puede ser ingenua pero no es tarada. Se da cuenta de lo que ve y lo que se ve es un conventillo, un puterío. Que digan lo que quieran, pero háganlo. Sean serios. Hay chicos mirando todo esto. Hay viejitos que vivieron estafados y están mirando todo esto. Hay laburantes mirando todo esto. No le pidan tanto a los que ven la fiesta desde afuera. No sean frívolos, tengan un poco de respeto”.

Luego lo reproduce InfoBae

CLARÍN-FERNANDEZLA NACION-FERNANDEZ

Usted, Alberto Fernandez, ¿cree que esta puesta en escena no es comparable con su visión de las comunicaciones como negocio? Ese sesgo vendido como ecuanimidad por parte de Lanata presentándose como lejos y ajenos de toda responsabilidad de lo que le pasa a la gente, presentándose como defensor de pobres y desvalidos que no aparecieron de la nada porque que él ayudó a generarlos como parte de un gran negocio donde Lanata facturó cifras bochornosas; es lo que usted por lo visto no alcanza a ver; o lo justifica que es peor. Está a tiempo para recular. No pierda de vista que es un candidato a presidente de un futuro gobierno Nacional y Popular.


EL ÚLTIMO 1 DE MAYO DE UN PUEBLO CON SU AMADO LIDER.

1 mayo 2019

C.A.B.A. Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, en el día internacional del trabajor y el trabajo.

PERON Y EL 1 DE MAYO (1)

Ariel MagirenaPor Ariel Magirena

En otro aniversario de una plaza en disputa me parece oportuno volver a denunciar el relato con el que “progresistas”, la derecha local, el imperialismo y peronistas que siguen aferrados y alentando una interna provocada por la CIA para fracturar el frente Nacional y Popular sostienen sin rigor ni comprensión históricos lo que sucedió aquel 1 de mayo de 1974. Sorprende que todos esos sectores coincidan en una falacia burda como la del supuesto que “Peron echó a los montoneros de la Plaza”. No hay ningún tramo del discurso en el que eso se explicite. Tampoco es cierto que haya atacado a la juventud, sino a “esos estúpidos que gritan” insultos mientras él reivindicaba la resistencia peronista en la que el sindicalismo había ocupado un lugar fundamental mientras que “hoy resulta que algunos imberbes pretenden tener más mérito que los que durante veinte años lucharon”(J.D.P.)

Omiten a propósito, los propagandistas de esta infamia, que era 1º de Mayo: el primer y único después del golpe y el exilio. El primer y único contacto directo de Perón con la masa trabajadora, columna vertebral de nuestra revolución. 

Era un acto de homenaje a la clase trabajadora, pero un sector de la juventud “se comportó como un niño celoso del cumpleaños de su hermano mayor”, según me describiera mi padre, peronista y montonero, protagonista junto a cientos de miles de argentinos de aquella historia.

Con amargura y bronca leí en estos últimos días el editorial de un prestigioso periodista en una inusual autocrítica, que sin embargo envenenaba diciendo que Perón censuraba en Montoneros aquello que les había alentado en los últimos años; como si las acciones de resistencia y desestabilización a una dictadura tuviesen algún sentido en tiempos de democracia, que es el carril por donde transita la revolución peronista. Como si las “formaciones especiales” no fueran, precisamente, especiales y para atender momentos de urgencia y coyuntura.

Era también un 1 de mayo sin Rucci, el delegado de Perón para la renovación sindical, mandatado para conseguir las renuncias de las cúpulas en la oportunidad en que fue asesinado. Y, sobre todo, fue la anteúltima cita del Pueblo con su líder.

Como parte del plan del imperialismo para negar, infamar y ocultar al peronismo, la anécdota de la Plaza busca ocultar un hecho indeseable por el poder hegemónico que es la presentación ante la Asamblea Legislativa del Modelo Argentino para un Proyecto Nacional: el legado político, filosófico y doctrinario de Perón que se proponía como base de discusión de la nueva Constitución Revolucionaria para la que previó un llamado a elecciones constituyentes en 1975.

Por eso quiero, en este 1 de Mayo, reivindicar al que supo ganarse el titulo de primer trabajador por haber hecho por los asalariados mas que ningún otro en el mundo y en la historia de la humanidad.


“SERE MILLONES”

28 julio 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia Nacional

Con mucho placer reproducimos esta nota escrita con el COMPAÑERO, AMIGO y colega Ariel Magirena (con su noble consentimiento desde ya)

…”soy fanática. Daría mi vida por Perón y por el pueblo”, prometió Evita y cumplió, con la esperanza y la certeza de que “aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevaran como bandera a la victoria”

EVITA ETERNA

Ariel Magirena

Por Ariel Magirena (Publicado en:                 http://visionpais.com.ar/ser-millones/)

Celebrar a Evita – en toda ocasión, también la de su muerte- es celebrar el peronismo y la militancia. Frente a los evitadores de Evita, los que la traicionan intentado mellar al peronismo inventando colisiones entre ella y su gran amor y autor político, la militancia es el homenaje merecido en el camino que nos señalara sin ambages.

Es a Evita a la que se niega en el olvido o la postergación de las deudas de nuestra democracia. Se suspende a Evita en la suspensión de la demanda y de la lucha. Porque Evita es la voz de esa demanda que se funda en acción. La expresión palmaria de que la militancia es un desafío cotidiano. Que es la construcción social el cimiento de la voluntad política. Contra los poderes constituidos y el consenso del relato que manipulan los mercaderes de la información no alcanzan las gracias de un gobierno. Las medidas sin demanda corren el riesgo de ser anécdota si no son carne del pueblo. Fue lo que preservó por décadas derechos que nos parecen ya incuestionables, y es la falta de esa carnadura la base de esa amnesia selectiva que supone avances en lo que es recuperación y lo que habilita el retraso para lo que necesitan los que esperan cuando ya no pueden esperar. Evita es la garantía en la lucha de los logros populares: esos que costará sangre arrancar, si es que lo logran. Evita significa lealtad, sin dudas ni condiciones, al proyecto de Perón que es la felicidad del Pueblo.

“Yo le pido a Dios que no permita a esos insectos levantar la mano contra Perón, porque ¡guay de ese día! Ese día, mi general, yo saldré con el pueblo trabajador, yo saldré con las mujeres del pueblo, yo saldré con los descamisados de la patria, para no dejar en pie ningún ladrillo que no sea peronista”

EVITA ETERNA 1

Intérprete genuina del pueblo que la ungió de santidad cuando Perón la propuso, en su condición de indio negada por la historia liberal, “jefa espiritual del movimiento”, Evita encarnó la mística misma de la militancia por la Patria justa, libre y soberana. En el planteo genial del gran estratega Evita cumplió, afuera del Estado y las estructuras formales de la partidocracia, el papel que la colocó para siempre en la historia y la puso por encima de lo que jamás hizo otra mujer en los días de la humanidad. En sólo 7 años, desde su unión en amor y militancia con Perón, Evita cambió para siempre los destinos de los humildes de nuestro suelo y fue ejemplo para los pueblos del mundo. No fue desde una banca que Evita consiguió el voto femenino, sino construyendo la demanda entre las mujeres.

“Donde hay una necesidad nace un derecho”, sentenció para movilizar a los sectores antes adormecidos y siempre necesitados para hacerse escuchar. Y cada derecho fue acción, porque ir por más, o ir por todo no puede perderse en la futilidad de una consigna: es construir explícitamente cada “más” y cada “todo”.

Supo Néstor (también Cristina) ser Perón: sintetizar y conducir; ser estrategia y doctrina. Pero Evita es la militancia y el pueblo movilizado, consciente de su rol y sus derechos. Falta y nos hace falta, Evita. La impaciente y la insumisa. La del amor violento y la caricia masiva. La pasión de la inteligencia. La sangre brava de la revolución inconclusa…

Necesitamos millones para que vuelva.

Visión Pais


Un modelo comunicacional que también vende “vendedores”.

20 octubre 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Periodismo y medios de comunicación.

Discurso hegemónico, objetividad y ética(1)

Ariel Magirena

Por Ariel Magirena  (2)

Nunca como hoy la relación entre medios de comunicación y poder había respondido con este nivel implacable de dialéctica al punto de romper los paradigmas fundamentales del periodismo.
Ante la abundante literatura acreditada existente, vamos a saltearnos el análisis de cómo llegó el capitalismo en su fase más perversa, el neoliberalismo, a instalarse como discurso hegemónico y a diseñar ideológicamente la estructura actual de la propiedad –la concentración- de los medios de comunicación de masas, para intentar abordar la problemática del ejercicio del periodismo, que hoy entraña, como nunca, la pertenencia de clase de los trabajadores de prensa. Probablemente esta conciencia sea uno de los escollos más visibles al momento de pensar y discutir los aspectos de incumbencia social como los de organización y lucha gremial en el ejercicio de nuestra profesión. Convertida la información en mercancía y los medios en escaparates el actual modelo informativo no necesita periodistas más que vendedores. Así el modelo del, o la, periodista exitosos es el de mayor exposición, investido de un poder que aquilata sus capacidades de seducción y de persuasión. Un modelo individualista y superficial que forma “estrellas” que están por encima de la sociedad y de las relaciones de clase. Un modelo que es doblemente mentiroso al sugerir a sus estrellas periodísticas que son más importantes que la mercancía que venden, ocultándoles que ellos mismos son una mercancía. Un modelo que también vende vendedores.
Sabemos que la palabra expresa el pensamiento, por lo que también influye en el pensamiento. La desaparición de categorías en el relato social, cuidadosamente secuestradas en la guerra semiológica, implica la clausura de conceptos que describen la lucha de clases con la intención de que lo que no se describe no exista. Así en la argentina, laboratorio de preferencia del pensamiento colonial, el discurso hegemónico virtualmente suprimió de la lex política la denominación del “pueblo”, eje, protagonista y sentido de la lucha social, por el lavado apelativo a la “gente”, categoría preferida por la inmensa y reaccionaria clase media que entiende así excluyentemente a sus pares. Del mismo modo se inaugura la universalización de categorías como regalo a las oligarquías o las nuevas burguesías, como está ocurriendo respecto del conflicto de intereses desatado por los terratenientes en relación con la renta extraordinaria de las exportaciones agrícolas, a quienes, graciosamente, la prensa liberal califica de “campo”, pese a que representan el tercio de los propietarios y el 5% de la capacidad productiva (medida en fuentes de trabajo). Así también, sólo como ejemplo, los residentes de los barrios más carenciados son “habitantes” u “ocupantes” en oposición abierta a “ciudadanos”, o los niños en delito no son sino “menores”, hoy bandera de la campaña sobre la “inseguridad”.
Casi está de más decir que esta clausura de categorías impone también la agenda periodística y habilita el “relato” de la realidad que, por cierto, está embebido de la estructura ficcional que funde y confunde la información con el show.
Pese a que el análisis científico de los medios revela la grosería con la que se aplican los mecanismos de manipulación el sistema cuenta con que la prensa está formada con su modelo discursivo y su perspectiva. De tal manera que no necesita que cada redacción tenga en sus mesas “cuadros” ideológicos que marquen el sentido editorial o actúen como policías del pensamiento: Si no posee pensamiento crítico, el periodista liberal reproduce “naturalmente” el discurso y la perspectiva dominantes. Los medios degradan, corrompen y sustituyen el sentido común mientras encorsetan a los periodistas y comunicadores en paradigmas vetustos pero que le son favorables. El primero es uno de los mitos mejor instalados y convertido en valor y prejuicio: la objetividad. Los medios de masas no necesitan ser objetivos sino simplemente declararse así, del mismo modo que se titulan “independientes”, y replican a los medios y periodistas efectivamente independientes, exigiéndoles “objetividad” en un escenario en cuya composición sólo aparecen los elementos por ellos seleccionados. La reivindicación de la objetividad periodística busca anular al periodista y al comunicador como “sujeto” para tenerlo como “objeto”, como herramienta. De hecho la objetividad es el atributo de los objetos; la de los sujetos, la subjetividad. Es aquí donde se impone declarar un frente de batalla en la guerra semiológica: el periodista no será objetivo sino, veraz, profundo, responsable y contextual, todos ellos valores éticos fundamentales y excluyentes.
Pero qué pasa con los comunicadores que no son periodistas? Para desgracia del modelo liberal no están formados en sus claustros ni en sus empresas y, aunque no dominen las técnicas ni la teoría de la comunicación de masas, son la voz emergente de un contexto social definido, aún cuando innominado. Y representan, probablemente, la trinchera de la verdadera contra –comunicación frente al discurso único reproducido en cadena mundial. Los medios de producción alternativa, como de propiedad alternativa son, sin necesidad de tener un discurso único, los verdaderos representantes del valor de la comunicación: la diversidad. De voces, de pensamientos, de ideas, de culturas, de estilos, de estéticas, de sujetos sociales.
La argentina aplica no sin graves escollos una nueva ley de servicios audiovisuales que reemplaza a la ley de radiodifusión impuesta por la dictadura más sangrienta de su historia. Significará el saldo de una larguísima deuda que tiene la democracia cuyos antecedentes democráticos más cercanos se encuentran en el gobierno peronista de la mitad del siglo pasado: el estatuto del periodista, de 1946, el derecho popular a la comunicación y la información que formaban parte de la constitución revolucionaria de 1949 (que debieron ser incorporados, junto con otros derechos, por la presión popular, en la constitución que impuso la dictadura de 1955 y sobrevivieron hasta la que rige hoy desde 1994) y la última Ley de Radiodifusion de la democracia de 1953. Con una concentración inédita de la propiedad de los medios, convertidos, como calificara Nicolás Casullo, en el partido de la derecha de mi país, por primera vez se discutirá el fin de los monopolios y el derecho de las organizaciones sociales, comunitarias y el Estado, de ocupar equitativamente el espectro. Un desafío que es una ofrenda para una democracia de contenidos y una responsabilidad para los periodistas que reconozcan su rol social, su pertenencia de clase (trabajadora), y su categoría política: pueblo. Pero fundamentalmente un paso gigante en la disputa continental contra el pensamiento colonial

Notas:

(1) Premio – “1º Congreso Mesoamericano de Periodistas” Chiapas-Méjico 2009

(2) Periodista de la Tv Publica y Radio Grafica FM 89.3