CULTURA DE LO HUECO, TORPEZAS Y DAÑOS SOCIALES.

10 octubre 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Realidad política nacional; de nuestra redacción.

EL CHERONCA

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

Siempre se dice que este país da para todo y dio a todos. Lo anterior es tan cierto que este presente político nos entrega hasta lo más insólito; a saber, tener un presidente elegido democráticamente que no se dedica a gobernar. Desde que Niembro lo instaló en política vivió y vive jugando a la “campaña electoral” que es el único divertimento donde puede prometer cosas que sabe que nunca va a cumplir. Gobernar implica trabajar ¡Y cómo! Macri nunca lo hizo, pero desde hace dos meses y de manera increíble se jugó metiéndose más en su divertimento. Transformó en changa su juego y este lo tiene de excursión permanente. Como no le demanda esfuerzo alguno, deja el país en banda y que se hunda en esa calamitosa crisis económica que el mismo creo de manera alevosa. Macri está en campaña electoral como si sus 4 años anteriores de nefasta gestión y desgobierno no hubieran existido. En las PASO perdió por paliza. Como todo “niño rico caprichoso”, si pierde en un juego lo anula, lo niega, lo ignora como si nunca hubiese existido (“las PASO no existieron; vayan a dormir.”), MACRI IGNORÓ EL RESULTADO DE LAS ELECCIONES DE AGOSTO.

Mauricio “jugó a gobernar sin tener que trabajar y menos pensar” (tanto siendo Gobernador de la C.A.B.A. como ahora presidente). Nunca trabajó; por consiguiente no sabe de qué trata la cuestión. Habla del tema sin conocimiento alguno. Si alguno de sus “colaboradores” le exigió demasiado pidiéndole que cumpla con las funciones para las que fue elegido en su rol presidencial rápidamente solicitó una semana de descanso porque sino se “volvía loco y amenazaba con hacer mucho daño”. Loco o no el daño lo hizo.

Macri nació y vivió en un mundo de fantasías y engaños. Su mamá contó que de chiquito siempre fue mentiroso y por eso lo regañaba (entrevista a la Blanco Villegas publicada por la revista Noticias).

Su vida, gracias a la mal habida fortuna familiar, siempre le permitió disfrutar de juegos. Con dinero todo se compra. Certificados habilitantes de primario, secundario y universitario son fáciles de conseguir por módicas sumas en el ámbito de la educación privada. De ahí su marcada ignorancia en casi todos los temas que vayan un poquito más allá de sus conocimientos de futbol, de Boca y de alguna que otra gansada asociada.

Por inclinación patológica hacia la mitomanía no le costó mucho aprender a vivir fabulando; por eso transformó en “hechos virtuosos y transparentes” la desgraciada realidad que le supo imponer y obligó a soportar a la sociedad argentina en su conjunto con sus políticas de ajustes justificando de ese modo espurios negociados altamente redituables para él y sus amigos. ¡Pero encima los explicó -o narró- de manera ridícula!

Su papá –Franco-, consciente de esto y previendo lo que podía ocurrir, transfirió la responsabilidad de una posible elección presidencial de su hijo a sus potenciales votantes ya que conocía de primera mano la inutilidad de su “vástago”. El vástago –y a modo de venganza post mortem- mandó en cana a su padre muerto en condición de delincuente. Cría cuervos y te comerán las empresas.

La cultura del engaño es una cultura hueca, vacía de contenido real y llena de fantasías. En esa cultura creció Mauricio; lógicamente eligió para rodearse a potenciales mitómanos (Peña, Caputo, Michetti, Alonso, Garavano, Bergman y el resto), personajes que vienen acompañándolo en sus “ delictivas y fantásticas cruzadas” de apropiación de lo ajeno; sin mucho esfuerzo y sin exponerse a riesgo alguno desde ya.

Ahora bien, ser ignorante no implica necesariamente ser estúpido. Mauricio conoce por experiencias vivenciales la ley del menor esfuerzo y al dedillo los negocios más redituables que con ciertos artilugios se pueden llevar adelante para seguir manteniendo la gran vida; más teniendo poder.

Su torpeza a la hora de intentar hablar o argumentar alguna grotesca decisión que dispuso tomar, está más asociada a un desconocimiento generalizado en términos de un mínimo de cultura general a la que hay que sumarle su total ignorancia sobre cómo se manejan las estructuras estatales; por ende su incompetencia, ineptitud e impericia para abordar complicadas cuestiones de Estado siempre quedaron expuestas.

Los 8 años frente a la C.A.B.A. más los 4 como figurita presidencial, a la sociedad terminaron resultándole interminables. 12 años de pésima gestión y con cuantiosos daños sociales -no pocos de ellos irreparables- se presentaron como demasiado sadismo junto.

Pero lo tragicómico de este momento que nos hace vivir “el Mauri del #Sí Se Puede” es insistir con ese raro y muy perverso juego de seguir prometiendo cosas imposibles de realizar. El camino propuesto para “dar vuelta esta vez la elección” es presentado con una extrañaa bifurcación a nivel de insulsa propuesta vacía de contenido pero llena de “parches económicos populistas” preelectorales que en esencia detesta y rápidamente los contrarresta con “medidas” de urgencia en su desesperación; me refiero a los DNU presidenciales firmados a diarios que los mete solapadamente para garantizar los últimos negociados rentables en el presente o a futuro! ¡Y se manda en “cana” solo! Esto indica que como buen bruto sigue sin plan alguno e improvisando con total descaro pero con una alta cuota de perversión. Indudablemente esa bifurcación que intentan ofrecer, en ambos casos conducen a incrementar aun más la cuestión patrimonial producto de una desmesurada codicia que lo obliga -no solo a él sino a sus amigos- a seguir acumulando riquezas en base a contar burdas mentiras que son vendidas (complicidad mediante de medios y periodistas “adictos” -a la buena paga-) como la panacea que por fin llegará luego de estos 4 años donde se dedicaron a realizar ¿cambios estructurales?

Cabe preguntarse: Los cambios estructurales de los que habla Macri y su sequito de alcahuetes ¿incluyen el descomunal aumento tarifario que permitió engrosar groseros montos de ganancias extras a los empresarios amigos del presidente sin que hayan hecho ninguna inversión y con apagón nacional y regional incluido; la monstruosa transferencia de riqueza a los más poderosos vía devaluación de la moneda; las legalizaciones de las cuentas off shore que guardaban los gigantescos montos evadidos al fisco por el propio presidente y sus acólitos; el aceitado funcionamiento de la bicicleta financiera donde entraron todos sus amigos; el asalto a las arcas del ANSES, etc, etc,? ¿Esos cambios estructurales incluían la generación de nuevos pobres, hambrunas para niños, rebajas salariales, precarización de la jubilaciones, destrucción del aparato productivo, generar condiciones para el retorno de las AFJP y la precarización laboral vía reforma? ¿Cómo hicieron las “cambiadas estructuras” para fumarse 54 mil millones de dólares del prestamos del FMI sin que la sociedad sepa adónde fueron a parar?

Resultaría muy interesante conocer de boca de Macri como piensa revertir este desastre que él mismos produjo pero que siempre se lo atribuyó a factores exógenos y/o climáticos (Tormentas, ríos crecidos, subida al Aconcagua, fenómenos que se producían en Turquía, China, Martes o Júpiter). Sería bueno que expliquen de qué modo piensan que sí pueden “dar vuelta no solo la elección sino devolverle un mínimo de dignidad a la gente que vaya un poquito más allá del odio que se dedicaron a sembrar para dividir a la sociedad y seguir sacando ganancias de un río revuelto.

Nada de lo que prometa hacer Macri resulta creíble. Un ser humano hueco culturalmente que pone en evidencia su ignorancia con sus torpezas diarias solo puede traer mayores desgracias al pueblo argentino y el rife final de las pocas riquezas que nos quedan y que ya se encargó de hipotecar.

Peor aún, los “opositores” que corren a Macri por derecha con esloganes baratos a falta de propuesta y conocimientos, son peores que todos los del PRO juntos (Espert: “No votes al pasado, tampoco a este presente ¿?” mientras hace campaña en la C.A.B.A. para que gane Larreta que ¡es el presente que pide que no voten! Gomez Centurión: “Si votas a F.F. votas aborto. Vota por la vida”, pero nada dice de qué va a hacer con los pibes que sí se están muriendo de hambre por las políticas macrista). Y los defensores de Macri tipo Carrio con delirium tremen diciendo estupideces por doquier.

En eso tienen razón aquellos que insisten con: ¡Que país generoso!


CÓMO UN QUIROFANO “PRO” PUEDE PROMETER UN BRAD PITT Y TERMINAR ENTREGANDOTE UN FRANKENSTEIN

8 octubre 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

En razón de los resultados electorales que se dieron en las PASO de agosto pasado (2019), en el país se exacerbaron peligrosas convulsiones dentro de la gestión gubernamental “PRO-CAMBIEMOS” y desnudaron que la amenaza proferida por Mauri no era en vano: “Si me vuelvo loco, les puedo hacer mucho daño.” Evidentemente se volvió loco nomás y al daño lo está haciendo.

A partir de diciembre del 2015, el macrismo en gestión trato al país, a sus instituciones y a su pueblo como si estuvieran enfermos.

Comenzaron a desparramar el virus del odio para evitar tener que hacerse cargo de que fue la gestión que llevaban adelante la que comenzó a enfermar y desestructurar a la sociedad en lo cultural, laboral y productivo.  

El macrismo es la corporización siglo XXI de una endemia que reaparece de manera recurrente en nuestro país (30; 55; 76; 90 del siglo pasado). Esta vez por la excesiva ingesta de un “remedio” elaborado por “Laboratorios Neoliberales”. El medicamento supuestamente no presentaba “contraindicaciones· y se lo publicitó como si fuera un “mana bendito” que curaba e inmunizaba como una vacuna –según aparece en el prospecto- de manera definitiva contra cualquier enfermedad, incluida la llamada “Populismo” a la que se encargaron de presentarla como un cuasi “botulismo”.

Esta vez al remedio lo presentaron en cajas bancarias con el nombre de fantasía PRO-CAMBIEMOS.

Sin embargo lo vinieron inoculando de manera solapada y mediáticamente desde hacía 10 años en los sectores medios de la sociedad a través de la mafia que conduce “don Corleone Magnetto” desde su multimedios Clarín.

El remedio fue vendido como la panacea que curaba todos los males. Ahora sabemos porqué “obviaron” incluir las contraindicaciones. La realidad se está encargando de poner en evidencia que fue casualmente ese medicamento el que está llevando al país y a su pueblo desde el 11 de diciembre del 2015 a empeorar su cuadro de situación.

MACRI 1Con el correr de la gestión macrista, el pueblo argentino empezó a descubrir de golpe que de ser un paciente que había comenzado a recuperarse de la mano de una gestión “populista” lo habían transformado en un enfermo crónico diagnosticado por un ¿Ing? (Macri) y un economista (Gonzalez Fraga) entre otros “especialista”; y fueron estos los que decidieron retrotraer la situación a la de un paciente terminal que debía volver a quirófano de prepo en el 2015.

El giro 180º de la camilla que traía al paciente en plena recuperación para volverlo a una sala de operaciones fue producto de un perverso y falso diagnostico hecho al estilo Dr. Bonadio.

Captura de pantalla 2019-10-07 a la(s) 18.17.08Ya en el quirófano, la mala praxi que llevaron adelante un grupo de improvisados “cirujanos” (dos brutas de brutalidad congénita instrumentistas: Laura Alonso y Gabriela Michetti, un asistente -rabino desorientado- que nunca encontró su Israel sionista en un mapa “orgánico”, de apellido Bergman, una delirante psicópata que se carga de alcohol y armas para asegurar el éxito de la intervención quirúrgica apellidada Bullrich, un ministro de justicia que le garantizaba legalidad a la intervención de apellido Garavano y un delirante y perversito anestesista especialista en inyectar   estupideces argumentales en la sociedad, llamado Marcos Peña hicieron el resto. Todos ellos fueron presentados y ofrecidos a los familiares y a la sociedad como el “mejor equipo de los último 50 años” que incluía un Messi de las finanzas de apellido Caputo que por amor a la “bicicleta financieramente patriótica” abandonó la “Champions League” y el Tour de Francia para venir a conducir un quirófano.

Captura de pantalla 2019-10-07 a la(s) 22.39.31

Lamentablemente, el país y sus habitantes, ya “operados” y en la camilla con la que se suele sacar a los pacientes de un quirófano, comienzan a presentir los resultados, las consecuencias y las espantosas secuelas que les dejó la intervención quirúrgica. Y no se equivocaron; al llegar a la habitación se miraron al espejo, y del Brad Pitt exitoso que le habían prometido en el 2015, solo vieron un simil Frankenstein lleno parche, ataduras con alambre, huecos infectados y deudas por doquier en el 2019.


CATASTRÓFICO FRACASO DE … EN LA PLAZA DE MAYO.

23 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por Fernando Musante (*)

De seguro, así hubiese titulado Clarín de ser el peronismo el convocante de la escuálida marcha por LA SEGURIDAD, convocada desde las usinas de la desinformación, y apoyada (aún desde la abstención) por los referentes del show–business. Cabe aclarar que en representación de estas encumbradas figuras, asistieron a la marcha tal como informa Página/ 12, la ex mujer del Cholo Simeone, el “Facha” Martel y Ana María Giunta. La marcha fue un fiasco, y esto es cierto. Si Clarín calculó “en algo menos de diez mil personas…” quiere decir que con cuatro lucas, sobra p’al postre y la propina. Pero, como agravante, hay que señalar que los supuestos convocantes se quedaron en sus casitas.

De todas maneras, hay algo para destacar. En ese acto, cual fallido resultado de la transmigración del alma de alguno de aquellos gauchos judíos de Gerchunoff, habló el rabino Bergman. El religioso intentó juntar en su deshilachado discurso, su personal adhesión con lo que el llama “el campo”, con el legítimo dolor de quienes sufrieron la pérdida de un ser querido a causa de alguna acción criminal.

Bergman, infaltable en las tribunas de Blumberg, y en el set de Mariano Grondona, volvió con su discurso apocalíptico. En el medio, algún “pesceto” de una empresa de seguridad privada le obsequió un piñún,  de esos que dejan al negro D’Elía a la altura de una carmelita descalza, al familiar de una víctima que intentó decir que a él el reclamo “del campo” le chupaba un huevo. Pero, el rabino siguió con su discurso reclamando que “la plaza es de todos”. Y, la verdad, yo creo que no. Que, justamente, por SEGURIDAD, por la SEGURIDAD de todos: No. El rabino y el puñado de presentes, tuvieron la SEGURIDAD que no tuvieron los masacrados en diciembre de 2001. Y, yo creo que la Plaza es más de ellos que de los que los asesinaron desde el gobierno de entonces.

De ese mismo modo, la memoria de los campos de exterminio, allá en Europa, no es de todos. No le pertenece (al menos de la misma manera) la memoria de esos espacios, a los nazis que a los asesinados. Tampoco, en nuestra plaza, deben tener el mismo espacio los bombardeados del ‘55 que los bombardeadores; las madres y abuelas que buscan a sus hijos desaparecidos o a sus nietos apropiados, que a los “desaparecedores” y  los “apropiadores”. A propósito: Sería bueno que en Clarín y en todos los medios que pertenecen al grupo, se hable de la identidad de los hijos a los que la viuda de Noble le puso el apellido de su esposo mucho después de la muerte de éste. Digo esto también en nombre de la “libertad de expresión”.

No, la Plaza no es de todos, como dice el rabino. No voy a discutir yo (goy, o sea “perro”), sobre temas sobre los que soy profano; pero, como católico, puedo decir que sé de buena “discriminación”. No somos todos lo mismo. Yo, por ejemplo, estoy mucho más cerca de Carlos Mujica que de Von Wernich; de los curas palotinos que de Guillermo Marcó; del pelado Angelelli que de Williamson; de las monjitas francesas que de Monseñor Plaza. Supongo que a muchos de mis hermanos mayores en la fe, les sucede lo mismo. Es más, creo que si fuesen católicos dirían que con religiosos como el rabino Bergman, no van “ni a misa”.

(*)Fernando Musante. (Actor, Director de la Película “Maten a Perón”)