POSIBLES «LOGROS» DE 8 AÑOS DE GOBIERNO “PRO-CAMBIEMOS-MACRISTA”

10 julio 2017

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

PEDRO-DEL-ARRABAL-3

Por Pedro del Arrabal

Tratando de distenderme un poco en un raro fin de semana, como todos los que vengo sobreviviendo desde hace un año y medio, tomé un libro de mi biblioteca de autores humorísticos (entre los cuales se destacan Fontanarrosa, Pinti, Marx -¡Groucho… no Carloncho!!!-) etc, etc. y tomando el de Pinti titulado “Del Cabildo al Shopping”, me encuentro en uno de sus capítulos con esta acertada visión que traspolada nos daría una no tan imposible e imaginable argentina 2024 macrista. Digo esto en razón de que este delincuente que tenemos de presidente vive solicitando más tiempo (primero eran 8 y por la inflación que el mismo decías venía a combatir y  termina exacerbandola con cada una de sus medidas; ahora y como buen ignorante de la política pero experto en negocio turbios, está solicitando a sus “tilingos votantes” 20 años para ver si cumple) para concluir con ese cambio de cultura en nuestra sociedad que él trae de la mano (gesto  que ni la hija lo quiere tener por más que Mamá Juliana la obligue a agarrarse de la mano y querer al Papá; es nena pero no boluda –por ahora- hasta que la manden al futuro Cardenal Newman mixto que su padre presidente decretará por necesidad y urgencia), y rescaté esta imaginaria semblanza pintada como sueño por el actor y monologuista Pinti que me pareció muy oportuna por la visión de anticipo que tiene; lógicamente visión de un porteño ya que la argentina pareciera que para ellos, eternamente terminará en la Gral Paz.  Salvo ese no pequeño detalle de un artista  que hace espectáculos para porteños y que luego los transforma en libros, lo comparto:

2024

PINTI

“Buenos Aires  ha cambiado mucho. Es una ciudad con un alto nivel de contaminación, embotellamientos de taxis aéreos, asaltos permanentes de bandas de criminales divididas en: marginales sin trabajo, ex policías despedidos por horrendos crímenes, profesionales del choreo organizados (formados como los «Christian Brothers»  del Cardenal Newman pero para otros fines mucho menos cristianos agregaría yo) llamados también «caballeros de guante blanco», carteristas,  arrebatadores y drogadependientes unidos del Cono Sur.

Como verán, los CAMBIOS han sido considerables.

El Riachuelo ha sido convertido en «monumento nacional a las promesas incumplidas»  y artistas plásticos de renombre lo colorean semana a semana dándole una fisonomía diferente y seductora, eso sí, sigue oliendo a bosta de burro; lógico, tradiciones son  tradiciones.

Las autopistas se han centuplicado y son ahora una extensa red vial que no conduce a ningún lado. Con estaciones de peaje aéreas, terrestres, subacuáticas y subterráneas que cobran con débito automático a cuanto desventurado usuario pase.

El Congreso, la Casa Rosada  y el Cabildo son shopping donde todos pasean, pocos compran y muchos presumen.

Se ha dejado de enseñar historia porque se ha comprobado que nadie aprende del pasado y, por otra parte, los próceres argentinos han presionado mucho desde sus tumbas aduciendo que quieren dormir en paz y no revolverse en sus ataúdes  cada vez que chantas, ladrones, genocidas y putarracas los nombran y pronuncian sus frases sacándolas de contexto y usufructuándolas para su conveniencia. Prefieren entonces el eterno olvido a la tergiversación perpetua.

Ya no se habla. ¿Pa’ qué? Tenemos un sistema de señales tipo sordomudo para graficar preguntas sobre los únicos más o menos interesantes: «¿Cuánta guita tenes?». «¿Cuánto vales?», «¿Queres tener sexo conmigo?», «No tengo ganas de hablar» y «Olvidemos el pasado».

Lo único que se lee es el movimiento bursátil. Todos comemos preparados vitamínicos sin gusto a nada, con nutrientes balanceados y sin necesidad de reunirse alrededor de una mesa familiar.

La familias son por nivel social, dinero y posesiones y no por lazos sanguíneos. No importa de quien sos hijos sino lo que tenes por las buenas o por las malas; y así se organizan los clanes de gente que se divide en: ricos desde siempre, ricos por estafas y robos permitidos, ricos por malas artes, nuevos ricos, aspirantes a nuevos ricos, gente de baja estofa útil para trabajos sucios, nuevos pobres, pobres desde siempre y, en las últimas escalas sociales, casi marginado, están los decentes, los idealistas y los poetas. Ya no hay más jubilados, al llegar a cierta edad los viejos se tiran desde la terraza del viejo Sheraton, convertido en albergue de niños pobres.

La educación se hace por medio de robots inteligentes que les enseñan a los niños a obedecer y a adecuarse a las pautas del «mundo-contemporáneo-post-mortem-de la humanidad», habiéndose eliminado aquellos deteriorados edificios llamados escuelas-colegios-universidades que tantos problemas y perturbaciones sociales aportaron a la historia del siglo XX. La enseñanza es por medio de computadoras, mails, pendrais, y sistemas digitales que graban subliminalmente los conceptos básicos de convivencias en las tiernas mentes de los educando.

No hay más Himno Nacional, ha sido reemplazado por la «marcha dolarizada» con letra de Margaret Thatcher y música de Pat Boone, y los símbolos patrios siguen siendo los mismos; total por lo que se usan…

Se han borrado del diccionario vocablos inútiles y vacíos de contenido prático como «ética, lealtad, fidelidad, ideología, coherencia y sensatez.”

Para pensarlo ¿No? Todavía estamos a tiempo.

Pocho-1


ANTISEMITAS

28 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, publicaciones en otros medios periodísticos virtuales

Captura de pantalla 2015-01-28 a la(s) 11.19.56

 

ANTISEMITAS

Nadie puede negar que detrás de la simpatía por la causa palestina que prolifera en este país existe algún dejo de antisemitismo criollo.

Ojo, acá también se mezcla ese espíritu típicamente argentino de solidarizarse con el perdedor, con el underdog. Con el equipo africano que llega al mundial y se la banca hasta octavos.

Pero decididamente, cuando defendemos la causa palestina, a través nuestro habla el nono que vino de Italia cagado de hambre y lloraba por el Duce. Somos Miguelito. Al menos un poquito.

Enfrentémoslo: somos una nación fundada por españoles. Sí, esa madre patria de vanguardistas que fundó su Inquisición en 1784, cinco años antes de que Francia decapitara a sus reyes y ocho años después de que los Estados Unidos de América -otra nación de antisemitas marca cañón fundada por talibanes cristianos- decidiera dejar de pagarle retenciones al Rey de Inglaterra por exportar su té.

Desde nuestro ground zero, desde que todo comenzó en Santiago del Estero y éramos todos unos municipales, la Iglesia Católica marcó el ritmo de cómo se iba a organizar la sociedad.Giuseppe

Porque acá no había nada, pero nada de veras, y la municipalidad era el feudo. Pero en la era feudal, el Rey no educa, si con suerte sabe leer. Educan los curas, y los curas cobran peaje. Te enseñan, pero te enseñan lo que a ellos les conviene.

Las cosas no mejoraron mucho con las olas migratorias que fueron renovando la composición demográfica de esta aldea de rednecks, porque acá no llegó el belga para quedarse. Llegó Giuseppe.  Tal vez peco de sarmientismo en mi elaboración. Y sí, algo de eso hay. La diferencia es que a Sarmiento los judíos no le gustaban ni medio. Después de todo, tenía apellido español.

A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César. Y así fue en este país, al menos en los papeles. Porque hasta que llegó Roca, la consigna era: Con la Iglesia no se come ni se cura, pero al menos se educa.

¿O acaso creen que al Colegio Nacional de Buenos Aires lo fundaron unos franceses iluministas que venían de tomarse un café con Voltaire? Au contraire. Pas. Rien. Colegio de San Carlos. Y al que no le gustan los Jesuitas, que se vaya a estudiar a Rusia o a Cuba.

No es sólo antisemitismo. También somos homofóbicos y machistas. Por eso tal vez no van a lograr que Nisman sea el Favaloro que necesitaban, pero ésa es otra discusión.

¿Está bien? No, está para el orto. Es una imbecilidad fenomenal.

Ahora: ¿Qué tan grave es nuestra patología? Nada preocupante. Se labura. Ojo, el antisemita no la pilotea, pero con laburo y disciplina se anula. La cosa acá no pasa de decirle “Ruso” al Ruso Sofovich, o de hacer un chiste medio pesadito una vez cada tanto. Como los chicos de Charlie Hebdo.

Así y todo, no somos mucho más antisemitas ni homofóbicos que los ciudadanos de Estados Unidos de Norteamérica. Tenemos menos armas de fuego, además, lo que nos hace mucho menos peligrosos.
La realidad es que muchos no son antisemitas. Seguramente al rati que te para en la calle no le gustan los judíos, pero tampoco le gustan los putos; los zurdos ni los faloperos. Como al 90% de las fuerzas de seguridad del mundo que conforman lo que podríamos denominar la “Comunidad Internacional de los Cabeza de Tacho“. Y analizar la causa A.M.I.A. como una cuestión de antisemitismo local es -en principio- oportunista, por no decir imbécil y mala leche.

Es más un residuo cultural colonial que otra cosa, sólo que nos faltan unos años más de Normas ISO-LUBERTINO 9001/9002 para terminar de aprender los modales del Siglo XXI, ésos que los yankees se metieron a fuerza de repetición y fallos de la Suprema Corte de Justicia.

Y si algo tenemos para decir a nuestro favor es que tenemos cero (0) genocidios en nuestro haber, a diferencia de los Alemanes, los Turcos, los Chinos u otras naciones civilizadas del mundo que se sientan en la mesa de los que se reparten el petróleo sin que a nadie se le ocurra acusarlos de antisemitas.

Nuestros máximos exponentes del antisemitismo son los viejos ridículos de la foto que se juntan a comer un asado y le entran a la ensalada mixta de una ensaladera de plástico berreta. Al menos ésos son los que no la pilotean, porque también lo tenemos al Ing. Mauricio Macri, el hijo de un tano que se educó en el Colegio Cardenal Newman, se hizo ingeniero en la Universidad Católica Argentina y desde el año 2007 gobierna la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. A la sazón, se encuentra procesado por una causa de escuchas ilegales contra un dirigente de la Comunidad Judía al que se le ocurrió reclamar justicia por el atentado a la A.M.I.A.

No se preocupen que acá la comunidad judía no vive ni vivirá  jamás un mal rato. Acá los que la pasan mal son los negros, pero no los negros lindos que cantan bien y ganan medallas olímpicas. No, los otros.

Fuente: http://anarkoperonismo.blogspot.com.ar/2015/01/antisemitas.html