EL DIA DESPUÉS DEL “1M”

7 marzo 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

Foto de V.L.M.Por Victor Leopoldo Martinez

Objetivamente fue una jornada inolvidable para la mayoría del pueblo Argentino – ese 54 % que en las elecciones pasadas eligió este modelo de administración y de gobierno para el país-, y muy molesta para el concentrado poder económico y sus seguidores, esa “particular” sumatoria de grupos sociales minoritarios conducidos y utilizados a través del temor ideológico por los medios hegemónicos.

panoramica de la plaza

Periodísticamente fue un hecho incontrastable y solo bastaba con mirar el escenario para cerciorarse y escribir la crónica. Como bien lo señaló mi colega Pedro del Arrabal en EL EMILIO al día siguiente, Crónica fue el diario que mejor reflejó gráficamente lo acontecido dentro del parlamento y en sus inmediaciones. Indudablemente se trató de una demostración política, quizá la más importante de los últimos 40 años, que dejó mucha tela para cortar especialmente a esa “derecha muy especial” que existe en este país, sector que nunca logró ni logra acomodarse a las reglas democráticas y acude constantemente a golpismos de cualquier tipo y por cualquier medio para conseguir lo que las urnas le niega. ¡Maldito seas Sáenz Peña! Pensarán en su fuero íntimo.

Recurriendo a argumentos falaces y a incongruencias insiste una y otra vez -desvalorizándolo- lo que es más que evidente: El poder popular se expresó en la calle a la hora de defender lo que conquistó en la urnas. La necedad no puede ser puesta por encima de la realidad y el sentido común; pero que los necios están, ESTÁN. Nuestro deber periodístico es informar y dar conocer su existencia.

Bastaron algunas horas posteriores al 1M para que las miserias mediáticas aparecieran rozagantes

“A las «Operaciones Políticas» se las hace TAPA, y a la realidad se la TAPA” parece ser la directiva de Magnetto reiteradamente impartida a la tropa de servicio militante que “labora” en su gran(¿?) diario argentino y medios televisivos y radiales.

Hablo de “tropa de servicio militante” porque se ajusta a la perfección a la tarea que desarrollan. Transferencialmente es el mismo calificativo que utilizan ellos (en realidad hablan de “periodismo militante” sin reconocerse como parte del “golpismo mediático militante”) al referirse –no sin un dejo de razón también- a ese otro periodismo obsecuente desarrollado por los “ultra oficialista” en medios oficiales. En estos términos y recurriendo a los habituales calificativos, la derecha vernácula y los liberales de izquierda están usando a los medios como campo de batalla. El pueblo que ve en ese conflicto una intencionalidad muy alejada de sus intereses opta por la herramienta política que mejor le sirve, la movilización callejera. Esto cualquier ciudadano lo percibió. Obviamente las lecturas periodísticas de los hechos solo sirven para llenar espacio.

Ahora bien, alejándome de la crónica y haciendo “periodismo de opinión”, no resulta muy difícil descubrir el trasfondo ideológico que intenta dar sustento a las argumentaciones utilizadas. En el caso de nuestra “derecha” sus “razonamientos” son vendidos como verdades surgidas de impolutos mandatos divinos de los cuales ellos son sus cruzados. Sobre esta concepción de la política resultan más que patéticas las lecturas e interpretaciones que de la realidad nacional hacen. A eso debemos sumarle la multiplicidad de roles que intentan asumir algunos periodistas para confirmar, hasta pareciera de manera mitománica, que “ellos tienen razón”

nelson-castro

Desde un frustrado médico vuelto periodista como Nelson Castro que desde su lamentable ignorancia diagnostica “Hubris” presidenciales(¿?), hoy transformado por obra y gracia de la magia televisiva en “Dr. en leyes” que da indicaciones a modo de “sugerencias” a jueces y fiscales de cómo se debe seguir persiguiendo a la primera mandataria, hasta ese otro personaje, más mitómano aún, que se cree periodista por ser hoy columnista de La Nación (medio en franca decadencia) apellidado Majul pasando por el resto de “opinólogos y afirmólogos”, todos ellos intenta dar cátedra interpretativa de cómo debe actuar la justicia contra la presidenta y por qué se dio tal o cuál fenómeno político-social.

Estos “operadores” te pueden marcar (no señalar) la lucidez de las demandas (que nadie entendió qué demandaban) de los iban debajo de paraguas el 18F, y diferenciarlos nítidamente de los que vinieron el 1M por el “chori y la coca” y ya no solo arriados en colectivos puesto por el “aparato” sino que el aparato ahora tiene hasta aviones para que vengan(Fernando Bravo). La verdad y suponiendo que fuese cierto, sería un lujo producto de una buena gestión traer “negros y cabecitas en avión” a una movilización oficialista. Desinformación que no solo resulta exasperante sino desnudante del poco respeto que tienen estos medios de comunicación dominantes por el pueblo argentino.

Buenos Amigos

EL REINO DEL REVÉS

Sin temor a equivocarme, los mencionados periodistas junto a sus colegas en tareas de desgaste del gobierno nacional con sus incentivaciones desestabilizantes (que desde ya no lo son cuando sus “anticipos” fracasan)están haciendo realidad aquella canción de María Elena Walsh y metiendo a sectores sociales mayormente alfabetizados pero lamentablemente no pensante en el “El reino del revés”. La ridícula y torpe actitud de fiscales y jueces miembros del Poder Judicial, poder que goza de privilegios únicos en la vida comunitaria de nuestro país y hartamente cuestionado en su accionar por la sociedad en su conjunto, algo que hasta el propio Presidente de la Suprema Corte de la Nación sabe, salen a marchar en silencio pidiendo por una justicia independiente(¿?). En el propio pedido está la incoherencia al presentarse a ellos mismos como dependientes. Aferrados al silencio por conveniencia no dejan que se les pregunte: anteriormente ¿De quien dependían? Hoy, muchos de sus miembros ¿de quienes dependen? En realidad ¿A quien le temen? ¿A los que iban a atentar contra “Lilita” Carrio en el parlamento el 1M? ¡Muchachos! ¡Un poco de cordura y seriedad no es solo un pedido hacia la Diputada Nacional!

¡Se nota mucho (dijera Pedro del Arrabal) que los medios hegemónicos de comunicación hacen política y los políticos de la oposición NADA! Cualquier marcha que pase por el Parlamento o cerca de su domicilio a los de la “opo” les viene bien para colgarse y aparecer en alguna foto. Al no tener una sola idea en la cabezas cualquier bolazo que fabriquen los medios les alcanza para seguir subsistiendo y soñando con ser poder alguna vez; aunque sea un poder servil. Una verdadera frustración para la más que benigna democracia.

Lorenzetti habló de la demagogia presidencial desplegada en su discurso del 1M y carece de una mínima respuesta a la pregunta planteada por la Jefa de Estado sobre la irresponsable actitud de la Suprema Corte en el Atentado a la Embajada Israelita. Enumerar logros de gestión… ¿es demagogia como insinúa el mandamás de la Corte? ¿A qué juega Lorenzetti? “Si vos hablas de mi chanchullos yo te fabrico –con ayuda de Magnetto- otros a vos.” pareció ser el mensaje cuasi mafiosos que le envió al Poder Ejecutivo. Cabe señalar que tampoco está interviniendo (por las engorrosas “razones legales” que sean) en los reiterados y constante incumplimientos a la ley de medios por parte del Grupo Clarín, gracias a la “eficaz y objetiva” intervención de jueces y cámaras que rápidamente se expiden a favor de intereses empresarios.

La prensa “seria” (La Nación) titula en tapa el 02/03 «Durísimo ataque de la presidenta al Poder Judicial y a Nisman» y tras cartón -en copete- se mete la seriedad en el bolsillo: «Acusó a un sector de la Justicia…». Los De Vedia, tácitamente ¿reconocen que existe un sector de la justicia (evidentemente de características conservadoras e indudablemente reaccionario) que maneja a todo el Poder Judicial?

SIN AMBAJES

La derecha nacional se expresó y le recordó al poder político e institucional y a la sociedad en su conjunto al día siguiente del 1M desde su “tribuna de doctrina” (La Nación), de la mano de Alberto Benegas Lynch(h) que “No hay Justicia sin derecho a la Propiedad”. No hace falta “echarle agua” para aclarar. Para el poder real Nisman fue solo un noble y descartable instrumento de su causa. Sus soldados mediáticos así lo demuestran diariamente con sus embates hacia el gobierno nacional usando al muerto para esos inconfesables propósitos. Carlos Pagni y Jorge Fernández Díaz desde sus columnas el mismo día anticiparon lo que se viene “sí, o sí”. Según estos “operadores periodísticos”, la fiesta “Kirchnerista” es otra deuda (Pagni que tiene la “posta” la calcula en 190.000 millones) que le quedará (¿?) al próximo gobierno que dan por descontado será “no Kirchnerista”. Díaz cerrando el anticipo, fue más contundente respecto del ajuste que se viene para ese hipotético caso: “La presidenta se ahorrará todo el costo político…” pero advierte (no es tonto) “… y desde la vereda de enfrente levantará, como a ella tanto le gusta, el dedo acusador contra los conservadores,…”.

Es evidente que para ese hipotético caso se vienen los mal recordados ajustes y renovadas privatizaciones. Pagni lo asegura colgado de un tuit del corresponsal del Financial Times (el mismo al que la Presidenta recurrió para resaltar por boca de él el alza del valor de bonos argentinos en la bolsa londinense) de que supuestamente refuta a la presidenta sugiriendo a los mercados que “festejen (a cuenta)que, en poco tiempo, ella se irá” (Según Clarín los bonos subieron por eso).

El 1M dejó en claro que para el poder real (el económico), los medios monopólicos de información y la llamada “opo”, la Patria, la Soberanía Política, la Independencia Económica y la Justicia Social, en síntesis los intereses del pueblo, siempre estarán en un plano secundario y por debajo de los intereses privados y de las “reglas del mercado” que ellos imponen. Sobre esta realidad, en las próximas elecciones el pueblo sabrá elegir; pero debe ser consciente que la maldad de estos personajes nunca descansa; ni descansará.