Los Muertos que vos matáis…

19 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

La incógnita se develó más rápidamente de lo que muchos esperaban e imaginaban y dinamitó la estrategia del poder macrista-mediático-judicial. La pretensión de volcar una elección que don Mauricio ve como rotundamente adversa mostrando la “foto” de su odiada enemiga e imaginada candidata a la Presidencia sentada en un banquillo judicial -el “Lula” bis- quedó pedaleando en el aire. Los tiempos políticos volvieron a ser manejados por aquellos que -otra vez más- dieron por muertos antes de tener la verdadera partida de defunción expedida por un profesional (en este caso el pueblo argentino). La política no es un juego para improvisados; menos para empresarios inexpertos y codiciosos que cargan sobre sus espaldas una devastadora ignorancia. Lo hecho hasta ahora por los mentirosos prometedores de un CAMBIO solo sirvió para retrotraer al país y a sus habitantes a espantosas situaciones pasadas de miseria, de entrega de patrimonio y riquezas económicas, de perdida de identidad cultural con perdida de soberanía política y territorial incluida. Tres años y medios bastaron para que quedaran al desnudo todas las miserias y perversiones de la gestión macrista; que no son pocas. La “pesada herencia” que dejen será tan real como fantasiosa fue la que inventaron para justificar el planeado saqueo.

CRISTINA 10

Digo más arriba “otra vez más” en razón de que si bien el lugar y en algún modo uno de los nombres puede haber resultado sorpresivo al anunciar Cristina la fórmula del frente opositor encabezado por el peronismo para las elecciones de octubre próximo, Alberto Fernández-Cristina Fernández (F.F.), la movida no resultó novedosa en términos históricos para cualquier veterano, tenaz, fiel y perseverante militante dentro del Justicialismo, ese movimiento que creo el Gral. Perón. Existen antecedentes en la historia del peronismo que leerán más adelante.

Cuatro detalles políticos no pasaron desapercibidos en las ultimas semanas. Para los más avezados de esa militancia punteada más arriba fueron señales, signos muy claros de que en el peronismo reapareció la tan esperada conducción política ausente por largo tiempo en el mayor movimiento de masas que haya tenido América Latina. Esto fue así desde la muerte de su líder el 1 de julio de 1974 y la lamentable desaparición física de un potencial sucesor como fue Néstor Kirchner en el 2010. Esos detalles son:

a) El lanzamiento por parte de Cristina de su libro en la Rural (escenario utilizado por la oligarquía vacuna para exhibir su soberbia) ante una multitud fue algo absolutamente pensado y elaborado. El acto en la Feria del libro que terminó en una simple presentación de un material bibliográfico y sin anuncios políticos rimbombantes (esperados estos últimos por la prensa monopólica y cómplice de la actual gestión para relanzar sus dardos envenenados contra la “yegua populista”). C.F.de K. lo hizo frente a esa muchedumbre que se conformó solamente con volverla a ver para ser feliz, soportando incluso la lluvia como muestra de fe, devoción y agradecimiento; sin lugar a dudas fue un claro mensaje hacía el poder macrista sobre quién fija –hoy por hoy- los tiempos políticos en la argentina. La masividad de un acto para una simple presentación de un libro dejó en claro quién es quién en materia de convocatoria política.

b) La propuesta de un “Contrato Social” hecha por Cristina en ese mismo acto, lanzado como base para iniciar ese necesario recupero de dignidad que el pueblo argentino necesita, espera y merece es tomado por la sociedad con alivio al verlo tan antagónico y alejado de ese otro proyecto “NADA” que ofrece Macri basado en el odio atávico de un sector social hacia el peronismo y que hoy no hace otra cosa que alimentar el encono ensanchando la grieta social creada por la oligarquía a mediados del siglo XIX y que el macrismo amplía diariamente con sus perversas medidas bajo el blindaje informativo de sus socios mediáticos.

c) Dejar el espació político de su creación (Unidad Ciudadana) y con humildad cruzar de vereda para ir a la sede del PJ Nacional, participar de la reunión como una peronista más mandando una clara señal hacia la militancia y la dirigencia partidaria de su lealtad a los principios del peronismo (“Nosotros somos peronistas, no dicen kirchneristas para bajarnos el precio” Néstor Kirchner), pero también a esa “progresía” que se cuelga de su falda por izquierda.

d) El corrimiento del lugar preferencial en la esperada formula para dejar colgados de la brocha a todo el oficialismo y el periodismo aliado que venían destilando odio sin reparo alguno sobre ella. Su aparición en el segundo lugar de la formula presidencial por decisión propia mostró que su disposición a conducir este gran desafío que significará la reconstrucción de la patria después del 10 de diciembre es un hecho a todas luces auspicioso en razón de la necesaria lucidez, temple y visión de futuro que un liderazgo político debe tener. Cristina conductora sintió la necesidad de dar una señal clara a esa sociedad devastada para que se recupere y recobre la necesaria confianza en si misma en momentos donde la anarquía política, institucional y económica reinante solo siembra desesperanza en el cuerpo social.

El antecedente histórico se lo encuentra en 1972. En una argentina políticamente convulsionada desde 1968 por los Cordobazo, Viborazo, Tucumanazo, Mendozazo, Catamarcazo y una sociedad harta de dictaduras que demandaba elecciones democráticas, Lanusse, dictador militar a cargo del ejecutivo, decide convocar a elecciones para marzo de 1973 y fijarle a Perón condiciones políticas para su regreso al país. Una de ellas era que debía estar antes del 1 de agosto de 1972 en la Argentina si pretendía participar en las elecciones. Perón no volvió en el plazo previsto por el dictador. Lanusse lanzó una frase temeraria contra el histórico dirigente: “A Perón le falta cuero”. El líder Justicialista le respondió al toque con una frase que quedó en la memoria de la militancia: “Poco jamón pa’ dos huevos”. Perón regreso cuando él quiso (17 de noviembre de 1972). La militancia que fue a recibirlo a Ezeiza bajo una pertinaz llovizna y soportando balazos de goma de fuerzas militares nunca arrió esa pancarta que llevaba el dibujo de un cuero y la frase que decía: “El cuero que le sobra a Perón”.

Los tiempos políticos los fijan los verdaderos conductores, no los improvisados. Al peronismo lo dieron por muerto en no pocas ocasiones anteriores. Hoy vuelve a quedar en claro que goza de buena salud. Poco importa el nombre que le quieran endilgar de aquí en más; sus banderas siguen flameando bien en lo alto para el bien de la Patria.

Anuncios

POLÍTICA: Modos de hacer y practicarla según pasan los años.

15 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

foto mia 2

Por Victor Leopoldo Martinez

“Entre un dicho y el hecho hay un largo trecho” reza un viejo adagio popular. La prueba de tan acertado refrán se la encuentra fácilmente con solo escuchar a cualquier joven elogiar sabidurías de viejos ya “muertos” que encuentran en registros gráficos varios y se encuadran a la perfección en el “dicho” del proverbio anterior (algo rescatable por donde se lo mire), mientras lo que menos hacen es escuchar y aprender de los viejos “vivos” a quienes generalmente se los trata de “desactualizados”, algo que también calza a la perfección en el “hacer” subrayado más arriba. Seguramente será una torpe ley de vida propia de humanos. Lo cierto es que a todos nos pasó cuando jóvenes. ¿Quién no desacató consejos paternos con un “vos no entendés las cosas de estos tiempos”? Estas rebeliones juveniles “naturalizadas” por la modernidad y luego por la posmodernidad no fueron –ni son- otra cosa que cambios culturales asentados en las formas; nunca en el fondo de las cuestiones formativas y sustanciales de la vida. La búsqueda del consejo experimentado al que se acudía en otros tiempos depositado en viejos que sabían mucho no solo por “zorros” sino –y más que nada- por viejos (los tan elogiados “Consejos de Ancianos” a los que acudían nuestros ancestros de pueblos originarios, o la actitud diferente que despertaba en nosotros la comprensión y paciencia presente en nuestros “abuelos” a quienes siempre les poníamos oídos) hoy está más ausente que nunca desde que se instaló el posmodernismo, fenómeno que se encargó de exacerbar el despreció por las experiencias (buenas y malas; de ahí su valor empírico) que a modo de enseñanzas nos regala casualmente el pasado.

Por suerte para nuestra especie, este fenómeno no afectó –ni afecta- a todos; solamente a algunos; que desgraciadamente son mayoría.

Así las cosas, esta introducción tiene un sentido práctico cuando como reflexión, es llevada a la política, madre de todas las relaciones humanas dentro de proyectos que buscan “organizar una comunidad”.

Recuerdo con mucho cariño todas las enseñanzas que recibí de viejos sindicalistas que se hicieron peronistas como consecuencia de frustrantes tropiezos anteriores, de conocer y convivir en antaño con falsas promesas que siempre habían quedado como simples expresiones de deseos de socialista y comunistas “teóricos” dentro de bonitos y progresistas discursos “vanguardistas”, copiadores de experiencias europeas. La aparición en 1943 del Coronel en la recién nacida Secretaría de Trabajo y Previsión les comenzó a cambiar la vida y a posibilitarles transformar en realidad los sueños de una vida digna. Perón no regaló nada a nadie porque nunca pensó en humillar la condición humana. Perón creo las condiciones políticas que facilitaron el ascenso de los trabajadores, de los desclasados y de los desprotegidos a una vida respetable y justa. El “viejo” los convenció con sus hechos: “Mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar”. A partir de ese momento la clase trabajadora argentina prestó sus oídos a los dichos de Perón y se hizo peronista.

Cuento esto como una experiencia personal para rescatar el valor del aprendizaje que se incorpora tomando prácticas ajenas que encierran valor empírico. En mi caso y antes de conocer a Perón mi maestro político fue un dirigente gremial a quien supe escuchar con unción en sus charlas militantes (cátedras populares) sobre cómo seguir la conducción política de un viejo zorro como Perón. Cervecero el hombre para más dato. Por entonces (finales de “60” comienzo de los “70 del siglo pasado) éramos jóvenes y con esa mística propia de la edad nos vanagloriábamos de pertenecer a la gloriosa JP, algunos enarbolando las banderas de la resistencia peronista nacida el 16 de septiembre de 1955. La mayoría quedó prendida de esa mística heroica propia de los años jóvenes y miraban el horizonte sin saber cuál “colectivo” tomar. El mayo francés de 1968 aparecía en mentes universitarias como el paradigma  para las “acciones” locales sin percatarse la inutilidad de experiencias ajenas cuando se desconoce la idiosincrasia del pueblo cuya dignidad se pretendía reivindicar.    

Otros, y sin perder esa mística, buscábamos sabiduría en la experiencia política de aquellos viejos militantes obreros, algo que nos ayudó a entender la política nacional y verla con ojos criollos, razón de ser de nuestro perseverante peronismo que, gracias a Dios y a la experiencia recibida de aquellos sabios y viejos peronistas, nos acompaña hasta el día de hoy.

Hoy, lamentablemente, la historia vuelve a repetirse y dejo al lector hacer la traspolación correspondiente. Pero vale la pena aclarar; se puede tropezar con los mismo peñones una y otra vez solo cuando lo señalado anteriormente desgraciadamente no es tenido en cuenta.

CRISTINA Y PERON

Los tres últimos gobiernos peronistas encabezado por Néstor Kirchner y continuado por su compañera Cristina Fernández fueron peronista porque plasmaron políticas sociales peronistas reinstalando una cuota de justicia para con la clase trabajadora y los desprotegidos; porque implementaron políticas soberanas en defensa de los intereses de la Patria de neto corte peronista, y porque aplicaron medidas económicas con criterio propio, independiente de intereses foráneos. Pero desde el 2011 “progresista de izquierda” con su anti peronismo a cuesta como odio visceral latente se acercaron y se colgaron de las faldas de la compañera buscando transformar este último Kirchnerismo en esa instancia superadora del peronismo, sin entender (como antes, como siempre) por donde pasa la Revolución Nacional y Popular que nunca dejó de tomar al peronismo como matriz ideológica desde que apareció en la escena política nacional contemporánea.

Con su asistencia a la reunión en la sede del PJ Nacional de la Calle Matheu en la C.A.B.A. dejando su casa (el Instituto Patria), y en una fecha clave -14 de mayo del 2019-a sus sentimientos, Cristina mando una señal clara y contundente. Dio la necesaria lección de su compromiso con el peronismo que el momento histórico demanda, y puso en el tapete político actual su innegable condición y decisión de conducir desde el peronismo la recuperación de la Patria del fango al que nos arrastró este infame y cipayo gobierno macrista que hoy solo es un vil sirviente del FMI y de intereses sinárquicamente financieros manejados por el sionismo internacional con fuertes intereses en la región.

Pero hay que recordar que fue ese “Cristinismo” kirchnerista obsecuente el que nos llevó a la derrota en el 2015 y el responsable de las penurias hoy padecida por el pueblo argentino a manos de un gobierno inescrupuloso conformado por uno manga de ignorantes y codiciosos. El tema es que hoy corremos el mismo riesgo frente a un futuro posible y esperanzador. Esa “progresía” ahora intenta regresar con su purismo ideológico de base foránea nuevamente colgados de las faldas de Cristina. Esta vez lo hacen tomando diferente plataformas comunicacionales buscando volver a instalar la dicotomía Kirchnerismo-Peronismo. Periodistas y comunicadores de medios opositores que se asumen como paladines de la lucha contra el gobierno macrista no dejan de utilizar la palabra kirchnerismo para todas sus bajadas políticas denostando de paso a dirigentes peronistas que no hacen lo que ellos creen se debe hacer.

Lo grave es que “soldados del pingüino/a” y colgados de ese “hay que sumar” y “sumarse porque el enemigo es el macrismo y el FMI”, el arduo trabajo que le espera al seguro gobierno peronista para el caso de recuperar el poder político-institucional el 10 de diciembre, puede llevarnos a sufrir la misma frustración y tirar por la borda nuevos logros de la misma forma que se tiraron por la borda los logros de los últimos 12 años de gobierno peronista.    

Perón utilizaba metafóricamente un aforismo popular para explicar el arte de conducir: “Para hacer un buen adobe se requiere de buena tierra, pero también de bosta y paja” Ahora bien, Perón nunca perdió de vista que la buena tierra (la clase trabajadora) era lo fundamental para la elaboración de ese adobe; pero que la bosta nunca dejaría de ser bosta como la paja (intelectual) jamás dejaría de ser tal.

Si los “nuevos y jóvenes peronistas” no toman en cuenta las enseñanzas históricas que recogió la vieja militancia peronista en la construcción del Movimiento Nacional Justicialista (no digo partido que es solo una herramienta electoral según lo establecido por el propio Perón) en ese trágico pero heroico derrotero que trajo al peronismo hasta aquí, y vuelven a cometer los mismos errores   del pasado reciente, ya no será culpa de los “viejos peronistas” sino de un caprichoso y perverso juego llevado adelante por viejos imberbes del pasado que hoy se dedican a engatusar adolescentes y jóvenes sobre los “errores y Perón y los peronista” aduciendo que la única revolucionaria del fenómeno nacido en 1945 y que tanto odian fue Evita.

Los peronistas somos respetuosos del legado de Perón y Evita y defensores de compañeros Peronistas como Néstor y Cristina. Por la patria y por ellos nos jugamos.


De intelectuales vernáculos y otras yerbas

10 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO. De nuestra redacción

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

En una nota sin firma publicada por www.perfil.com en https://m.perfil.com/noticias/politica/la-tragedia-personal-de-macri-la-mezquindad-de-cfk-y-otras-10-frases-de-beatriz-sarlo.phtml?rd=1 que comenta una entrevista realizada por los periodistas María O’Donnel y Ernesto Tenembaum en el programa “Corea del Centro” (Net TV) a Beatriz Sarlo (periodista y ensayista) aparecen 11 señalamientos que el redactor decidió calificarlos como: “… una selección de sus mejores comentarios en la entrevistada” (sin darle la posibilidad al lector decidir sobre si en realidad lo son). Lo cierto es que el redactor ya resolvió por el lector y la cuestión está cocinada por su decisión; típica actitud de ese periodismo que se dice “no manipulador e independiente”. La elección no fue casual. Mixturó palos de la Sarlo al macrismo inoperante (algo que a esta altura del partido no requiere la condición de intelectual para repartirlos en esa dirección) y resentidos garrotazos políticos, morales y estéticos a Cristina; cuestiones que nacen de la envidia al talento ajeno en este último caso.  

De todos modos resulta interesante tomar esta antojadiza “selección” de comentarios para desmenuzarlos y así auscultar pasado y presente político de nuestro país, razones y pifies de personajes que yo, sin mucho esfuerzo, puedo asociar a otros personajes “progresista” que volvieron a reaparecer en estos 2 últimos meses mediáticamente en algún canal y/o radio que “sin querer queriendo” están direccionando su accionar por las mismas arterias de errores que anteriormente se cometieron con la “experiencia 678”. Criticar y hacer “oposición mediática” contra la desastrosa no-gestión macrista resulta hoy por hoy un juego -si se quiere- de niños. Pero ciertas ayudas a la oposición desde dichos medios corriéndola por izquierda vuelven a parecerse a esos caminos empedrados de buenas intenciones que terminan conduciéndonos al infierno. Me estoy refiriendo a esos personajes que haciéndose bien los “dolobus” como esos perros que tiraron la olla y corriéndose de toda responsabilidad por este devastador presente Macrista que ellos ayudaron a instalar boicoteando en su momento la campaña del candidato peronista Daniel Scioli por dar uno de los tantos ejemplo. “Poco importa quien vaya a ser el candidato y si pierde Cristina en el 2015. Este gobierno ya generó ese 30% de la población del país que necesita en el futuro para fortalecer el kirchnerismo”, manifestó uno de esos personajes en la Pcia. De Catamarca el 14 de Julio del 2014 (1 año y 3 meses antes de las presidenciales) en una charla que brindo en la sala Ezequiel Soria desnudando su odio visceral hacia el peronismo. Ud. lector/ra descubrirá de quien se trata en los renglones que siguen.

Veamos:

Nuestros “intelectuales –auto-considerados- progresistas” son además y esencialmente autoreferenciales, con fuerte tendencia a mirar pajas en ojos ajenos a pesar de las vigas presentes en los propios. Según la nota de Perfil, Beatriz Sarlo calificó a C.F.K. en el punto 7 de esta selección hecha por este medio, de “¿autocentrada?”. Pero… en el punto 1 dice: .-“Yo creo que nadie me esperaba en el macrismo….” En mi caso y con cara de preocupación me pregunto: ¿Quién era la autocentrada? Y en términos jocoso también podría preguntar ¿Cómo pueden haber sido tan estúpidos los del PRO de olvidarse en el convite a la fiesta de CAMBIEMOS de Beatriz? Sarlo está indignada por ese “no tenerla en cuenta”, y cuenta detalles de sus coqueteos con el PRO cuando gobernaba la C.A.B.A. algo que exacerba su bronca: “En el primer macrismo, soy amiga de alguna gente de la cultura, como Avelluto o Telerman. Pero nadie me esperaba. Y creo que a los demás no les interesó. ¡Que descorteses! ¡Lindos amigos los de la Sarlo! Con amigos así no necesita de enemigos. Hasta aquí todo lógico y muy normal viniendo de la Beatriz Jauretchana[1] siglo XXI.

FORSTER-SARLO

Pero a renglón seguido blanquea algo que en su momento nuestro director (V.L.M.) lo señaló en su artículo “La Intelectualidad y el pensamiento nacional” publicado entre otros medios por nuestra Revista EL EMILIO, reproducido por la Revista IDA & Vuelta (http://revistaidayvuelta.blogspot.com/2014/08/la-intelectualidad-y-el-pensamiento.html ), y el 4 de agosto del 2014 por el matutino de Catamarca ELESQUIU.COM: https://www.elesquiu.com/testimonios/2014/8/4/intelectualidad-pensamiento-nacional-156599.htm . Sarlo dice: “Porque así como el kirchnerismo estaba profundamente interesado en reclutar intelectuales, al macrismo no le interesa eso en absoluto” Y Sarlo no miente. Ricardo Forster, el que fuera Coordinador Estratégico del Pensamiento Nacional dentro del marco el Ministerio de Cultura de la Nación de nuestro gobierno, que resuelve la incógnita sembrada más arriba, dijo en un reportaje publicado por Pág/12 el domingo 27 de Julio del 2014 (ver: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-251643-2014-07-27.html ) y ante la siguiente pregunta: “–Usted anunció públicamente que invitará a Sarlo para algunas de las actividades. ¿A qué actividades?” Forster respondió: –Cuando digo Beatriz Sarlo, también pienso en Juan José Sebreli, Carlos Altamirano, Horacio Tarcus, Maristella Svampa y Luis Alberto Romero, para tomar una diversidad de actores de la vida intelectual académica argentina. Beatriz podría perfectamente participar de “Los Frondizi”, que incluye a Arturo, a Risieri y a Silvio, porque me parece que es una pintura extraordinaria de la compleja trama de la vida política, intelectual, académica argentina. Como describiera V. L. Martinez en su nota: “Lo más reaccionario –salvo algún nombre- a nivel pensamiento, todos en una misma bolsa; y no creo que sea para domesticarlos.”

Ahora queda más claro que nunca que nuestro gobierno dormía con el enemigo. En ese mismo reportaje Forster llegó a manifestar: “romper dogmatismos hacia adentro del campo nacional y popular para ensancharlo, ampliarlo, provocarlo, discutirlo. Atravesar aquellas palabras entumecidas y equívocas como “pensamiento nacional”, re significarlas críticamente.” La argentinidad como tal es una invención, algo en debate; sus fronteras son lábiles, sus contradicciones inmensas.¡Claro que está en todo su derecho decir y masturbarse ideológicamente; pero no como funcionario de un gobierno Nacional y popular; y menos Peronista! Un “intelectual” que manifiesta semejante estupidez como la que esta subrayada siendo ¿Coordinador Estratégico del Pensamiento Nacional? indica dos cuestiones: a).-Error gubernamental a la hora de elegir para un cargo así, y b).- Fundamentalmente comprobar la tremenda deformación cultural que padece la “intelectualidad progresista” en general y la allegada al kirchnerismo en particular que nuevamente pretende regresar a la escena política colgados de las faldas de Cristina.

Que Beatriz Sarlo manifieste en un reportaje: “Cristina me parece una política mezquina, una política cortoplacista, que siempre está hablando de un futuro que parece que está hablando del siglo tres mil (…) La mezquindad de un político es uno de los peores rasgos que puede tener y yo creo que Cristina es absolutamente personalista, autocentrada y por ende, mezquina” no hace otra cosa que mostrar las disparatadas contradicciones propia de la “inteligencia vernácula. Una política “cortoplacista” por lo general no habla del siglo 3 mil, habla de cómo solucionar políticamente los problemas sociales en lo inmediato. Si habla del futuro es porque al presente lo ve con criterio de prospectiva.

Que Beatriz Sarlo aseguré: “Ella nunca fue peronista. Su idea fue siempre kirchnerismo y antikirchnerismo, o cristinismo y anticristinismo”, está en la misma dirección de lo aspirado por su frustrado convocador Forster (que para el caso de regresar al poder, espero que Cristina, lo mantenga como hincha sin cometer el mismo error del pasado).

CristinaPor último, que Beatriz Sarlo diga: “Yo creo que ella explotó muy bien su condición de mujer permanentemente. Si hay alguien que no ha sufrido su condición de mujer es ella. Pero cada uno puede hacer de su historia la versión que quiere”, no hace otra cosa que desnudar mucha impotencia frente a tamaño talento político, un alto grado de envidia femenina frente a graciosa y atractiva figura y ese ¿Por qué carajo no me tocó a mí?

Nota:

[1] El personaje analizado por Jauretche en “El medio Pelo en la sociedad argentina” se llamaba Beatriz Guido, autora de “El Incendio y las vísperas”.

 

Para no despertar suspicacias va a continuación lo publicado por Perfil:

“A continuación, ofrecemos una selección de sus mejores comentarios según el redactor de la nota en http://www.perfil.com:

1.-“Yo creo que nadie me esperaba en el macrismo. En el primer macrismo, soy amiga de alguna gente de la cultura, como Avelluto o Telerman. Pero nadie me esperaba. Y creo que a los demás no els intereso. Porque así como el kirchnerismo estaba profundamente interesado en reclutar intelectuales, al macrismo no le interesa eso en absoluto”.  

2.-“Estoy muy preocupada por la imagen que los políticos argentinos transmiten sobre la Argentina, empezando por Macri, que dice que este es un país fantástico, que está abierto a todas las oportunidades, que en cuanto esto se normalice un poco vienen los inversores y los vas a tener que parar en Ezeiza por las cantidades de dólares. Esa imagen muestra un país atractivo que no es”.  

3.-“Para Macri, no ser reelecto sería el fin de una tragedia personal. Consiguió ser presidente de la República y fracasó, por eso jamás le va a dejar el lugar a María Eugenia Vidal. Preferiría no ser reelecto en ese caso. Hizo una presidencia que puede ser calificada como fracasada, pero eso también es una tragedia personal”.  

4.- “Mantengo mi respeto hacia Lavagna en el sentido de su currículum. Es uno de los pocos políticos argentinos que tiene un currículum exitoso. Entró al gobierno, tomó una crisis que estaba estallando, hizo salir de esa crisis y después Kirchner lo sacó. Mantengo un respeto intelectual y político muy fuerte hacia él. Creo que los políticos argentinos más conscientes de ese momento como Duhalde y Alfonsín fueron los que impulsaron que Lavagna entrara en ese gabinete y eso me parece que es un buen currículum cuando todos tienen currículum de desastre.  

5.-“Me hubiera gustado más que en esta kermese de pactos que quieren firmar con los 10 puntos Lavagna hubiera seguido teniendo la posición que uno de sus asesores anunció hace días, que dijo que ellos no hacen pactos. (…) Uno podría decir, como se hace de los buenos cantantes, que es un ‘buen tiempista’, es decir nunca se apresura a la música. Pero el gran cantante, en algún momento canta al unísono con la nota. Y creo que queda muy poco tiempo, y es un político que a mí me gustaría ver disputando unas elecciones. Me parece que le está quedando poco tiempo.   Beatriz Sarlo dijo que lo que más teme de una segunda presidencia de Mauricio Macri es “la miseria creciente”.  

6.-“No entiendo por qué la idea de la grieta, que yo creo que habría que abandonar un poco, gobierna todo. Es decir, si vos vas para atrás, en la Argentina las leyes fundamentales que hasta hoy son política de Estado, fueron sacadas con arduas votaciones, discusiones y polémicas. Y después se convirtieron en políticas de Estado. No hay necesidad hoy de firmar un contrato”.  

7.-“Cristina me parece una política mezquina, una política cortoplacista, que siempre está hablando de un futuro que parece que está hablando del siglo tres mil (…) La mezquindad de un político es uno de los peores rasgos que puede tener y yo creo que Cristina es absolutamente personalista, autocentrada y por ende, mezquina”.  

8.-“Ya me dijeron muchos kirchneristas, gente que volvió al departamento de Cristina después de años y años: ‘no te imaginás lo cambiada que está’. Y nada, no me lo imagino. Hay un discurso que simula que ‘no te imaginás lo cambiada que está’. (…) Ella nunca fue peronista. Su idea fue siempre kirchnerismo y antikirchnerismo, o cristinismo y anticristinismo”.  

9.-“Ahora revisten a Cristina de una tradición histórica a la cual ella nunca se reclamó. No sé si porque no la aprendió en la universidad, pero la gente la recuerda muy vagamente o no la recuerda en la militancia en la universidad. Pero ella, ¿peronista? Nunca se manifestó. Es como si no conociera la tradición peronista. Su discurso es kirchnerismo y antikirchnerismo y lo que el kirchnerismo vino a traer”.    

10.-“Cristina Kirchner tiene un discurso carismático, tiene un efecto de conquista masiva de voluntades y sentimientos. Yo creo que ella explotó muy bien su condición de mujer permanentemente. Si hay alguien que no ha sufrido su condición de mujer es ella. Pero cada uno puede hacer de su historia la versión que quiere”.  

11.-“Macri con los radicales no ha discutido nada. Por eso me parece un poco hipócrita eso de los pactos en un presidente que gobernó tres años y medio sin preguntarle ni a los radicales, que le dieron toda la potencia territorial para poder ser electo, qué les parecía algo. Nada, no los llamó”. (Fuente http://www.perfil.com).


HOMENAJE DE REVISTA EL EMILIO A MARÍA EVA DUARTE DE PERÓN (EVITA) AL CUMPLIRSE EL CENTENARIO DE SU NATALICIO

7 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, de nuestra redacción

ADELANTOS DEL LIBRO “DOS MUJERES, UN PUEBLO” -TOMO III-A  DE CUADERNOS EL EMILIO- DE INMINENTE APARICIÓN ESCRITO POR NUESTRO DIRECTOR.

TAPA

CONTRATAPA

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10


EL PERONISMO Y LOS “periodistas pequeños, pequeños” PERONOFÓBICOS

5 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

EL JOACO

JOAQUÍN M. SOLA ES UN BURGUESITO PEQUEÑO PEQUEÑO QUE COMO TAL HACE PERIODISMO PENSANDO QUE   ESTÁ CAMINANDO ENTRE UNA PLEBE LONDINENSE PERO EN UN PAÍS COLONIAL; Y LO HACE CON AIRE ARISTOCRÁTICO SENTENCIANDO A SINIESTRA EN DEFENSA DE “DIESTROS” (viejos ladrones del Estado y corruptos de toda laya que él vende como impolutos). CUAL SHERLOCK HOLMES SUDACA ENJUICIA AL POPULISMO Y A POPULISTAS SIN EVIDENCIA ALGUNA, SOLO CON ARGUMENTOS FABRICADOS EN UN REMEDO DE LABORATORIO MEDIATICO CUYOS PRODUCTOS SON ELIXIRES PARA MITÓMANOS ELABORADOS CON INFORMACIÓN BASURA. 

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

Si bien es cierto que a esa herramienta periodística llamada La Nación, Mitre la pensó y diseñó para ser vocera del stablisment oligárquico y guarda espalda de sus intereses (según el decir del historiador Galasso), insisto en los derrapes que pueden leerse en sus páginas en esa caída libre que viene padeciendo el libelo por el tobogán de la mediocridad.

De aquella “tribuna de doctrina” que pretendió ser, según el deseo de su creador, está quedando NADA; no solo en términos periodísticos sino y fundamentalmente en materia de “plumas” pretenciosas de editorializar. Los ejemplos patéticos no son pocos; hoy a Morales Sola se le suma entre otros Luis Majul.

Que la línea editorial del matutino sea profundamente liberal-anti populista y por ende antiperonista no es novedad para nadie; pero creo yo que no puede a la vez rebajarse a tanto como lo viene haciendo desde hace un par de décadas, torturando con sus chabacanas editoriales a don Bartolo en su propia tumba. Independientemente de no acordar en lo personal con la línea Mayo-Caseros que el diario defiende, la pluma de su creador fue brillante, y por sus páginas desfilaron tipos de la talla de Leopoldo Lugones. Lamentablemente este presente al que lo están llevando los De Vedia-Saguier en su asociación con el mafioso que controla el grupo monopólico Clarín, Héctor Magnetto, muestra su actual grado de pauperización editorial.  

LIBRO DE CRISTINA

Esta vez Morales Sola se “colgó” del libro de reciente aparición escrito por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La nota en cuestión firmada por el ¿periodista? de marras y publicada por La Nación el 1 de mayo pasado se titula: “El libro de Cristina Kirchner: un repaso de sus odios”

Resulta llamativo, por no decir torpe, leer un texto escrito por un odiador serial referirse a ese nefasto sentimiento como si los depositarios fueran solamente otros. Nada original.

Como la típica manifestación sintomatológica presente en ciertos mediocres que padecen algún tipo de neurosis obsesiva, Morales Sola comienza su nota sosteniendo: “Dejemos a un lado el estilo y la redacción del libro de Cristina KIrchner. Definitivamente, el destino de ella no es el de escritora.” Sola utiliza el plural “Dejemos” de manera llamativa en una redacción personal –no grupal a menos que incluya a sus lectores- donde intenta criticar estilo y redacción de otro. A raíz de esta observación y utilizando el mismo criterio yo podría decir: “La redacción de textos no es lo fuerte en Morales Sola”. Ahora bien, me pregunto, don Joaquín… ¿pretende con su escrito claramente surgido de la impotencia, derrumbar el éxito editorial de una obra que ya lleva 250 mil ejemplares agotados? En realidad ¿quién aparece como resentido y envidioso en esta ramplona disputa planteada por el pseudo periodista, Cristina como él la quiere presentar…, o él mismo?

CRISTINA-SOLA 1

Pero su obsesión antiperonista lo hace desvariar y escribir estupideces sobre un texto hecho libro, claramente político, de alguien, en este caso Cristina Fernández de Kirchner, que no necesariamente tuvo una finalidad literaria al redactarlo. Esto queda patentizado renglones más adelante cuando de manera neurótica manifiesta: “Cristina es Cristina, con sus mismas filias y fobias, con sus mismas obsesiones, con el mismo rencor de siempre y los mismos enemigos reales o imaginarios.” O sea, ese pensamiento recurrente asentado en su peronofóbia le permite correrse de su cuadro patológico y ver obsesiones y rencores en la depositaria, en esta ocasión, de una de sus neurosis.

Sola podría reclamarle al mitómano Macri regalías por autoría (o viceversa) porque la aseveración que aparece a continuación fue –y es- usada recurrentemente por el ignorante presidente de los argentinos: «Leer ” Sinceramente ” es como escuchar a la expresidenta durante diez cadenas nacionales seguidas.» Salvedad; para Macri leer sería padecer una tortura insoportable. Macri ve una biblioteca o una librería y cruza de vereda.

Sigamos; a pesar de ser un maníaco obsesivo, no por eso Sola pierde sus momentos de lucidez, esos que le permiten “sacar el paraguas antes que llueva” cuando se imagina que algún peligro acecha. Claro está que no se percata que a los mediocres no los alcanza aquello de que “el que siembra vientos cosecha tempestades”; basta en el futuro con ignorarlos. Digo esto porque en algún momento de su escrito manifiesta: “la segura candidata presidencial será más vengativa que la que conocimos si llegara a acceder al poder”. Temor también expresado por otra tilinga: Mirta Legrand.

MORALES SOLA Y LA DICTADURAMorales Sola se sabe y se conoce como un personaje poco “limpio” en el desarrollo de su tarea pseudo profesional y más próxima al sicariato. Sus antecedentes de servicios a la última dictadura militar son los más claros ejemplos. De esto es muy consciente.Por eso en este artículo buscó lavar su imagen escudándose en ese verso empresarial que esconde la tarea sucia de la manipulación de la opinión pública, operaciones desarrolladas bajo el paragua de la “libertad de prensa”. Sino no se entiende que señale del libro de Cristina: “ El Grupo Clarín es el que se lleva más páginas y alusiones (Magnetto le da un espacio en TN); lo sigue LA NACION (pasquín donde editorializa), pero tampoco se olvida de la Editorial Perfil. Nunca entiende al periodismo como una institución de la democracia ni como un recurso indispensable de la sociedad para saber lo que hace -o no hace- el poder.”

”Joaquín, Joaquín.” Te pregunto en primera persona ¿Qué le contaste a la sociedad desde tus “instituciones democráticas” (TN y La Nación) sobre todos los corruptos negociados financieros y de obra pública llevados adelante por la gestión PRO-CAMBIEMOS? ¿Qué escribiste sobre el constante avasallamiento de los poderes republicanos que a diario comete este grupo de delincuentes ignorantes PRO que desde el 10 de diciembre del 2015 tomó por asalto el Estado? ¿Cómo te animas a calificar de “instituciones democráticas” a cloacas del periodismo como La Nación y Clarín? ¿Tu defensa de la democracia pasa por criticar un libro escrito por una peronista ignorando el escandaloso caso de corrupción que saltó con la investigación que lleva adelante el Juez Ramos Padilla y que sin querer queriendo te involucras al intentar una defensa corporativa de los medios que te contratan? Tus colegas Daniel Santoro (Clarín, TN, Canal 13) y Luis Majul (La Nación, América 24) enlodados hasta la cabeza en dicha causa y con pruebas reales -no fraguadas- ¿Son paladines de tus “instituciones democráticas mediáticas”? La causa que se tramita en el Juzgado de Dolores y que te desvela desnuda este pedorro texto en contra del libro de la ex presidenta como otra manipulación distractiva y encubridora del desastre macrista.

Captura de pantalla 2019-05-05 a la(s) 17.04.57

Vuelvo a la tercera persona. Un ejemplo de esa perseverante obsesión muy presente en Morales Sola por manipular a la opinión pública, aparece nuevamente de manifiesto al sostener: “En los tres años y medio sin poder debió, en cambio, hacerse cargo de las numerosas investigaciones por hechos de corrupción de su gobierno. El periodismo independiente y la Justicia siguieron esos casos y expusieron, con testigos de su propio entorno y de empresarios que aceptaron el sistema de sobornos, un método para robar que se extendió durante los doce años de kirchnerismo.”

A confesión de parte relevo de pruebas. ¿Como podría Morales Sola liberarse de la responsabilidad que le cabe en la instalación dentro del colectivo social la idea del “se robaron todo” si cada vez que puede lo sigue repitiendo como mantra? Otra vez más relata una historia fraguada -endilgando cargos de corrupción- sin contar con pruebas o evidencia alguna más allá de los espurios servicios prestados por un juez impresentable por servil como Bonadio. ¿Ese es el rol del “periodismo independiente”? ¿No correspondería llamarlo vil bastardeo de nuestra profesión? Otra posibilidad podría ser que Morales Sola esté tratando, como tantas otras veces, lavar conductas delictivas de ese periodismo que jamás fue independiente y sí operador de grandes intereses económicos. Porque ahora está saliendo a la luz que todo lo difundido por los medios periodísticos hegemónicos relacionado con la “corrupción k” (que seguramente existió como bien lo reconoció la ex presidenta en cuanto a los que estaban debajo de ella, pero nada nuevo para algo que viene ocurriendo desde que el propio fundador del diario donde  escribe Sola comenzó a “ordenar” el país allá por 1862) fue un circo-show mediático montado por esa mafia que incluye a medios de comunicación corruptos, periodistas corruptos, jueces corruptos, funcionarios PRO corruptos y legisladores CAMBIEMOS CORRUPTOS.

Porque fue esa mafia la que en los últimos 3 años y medio se encargó de enjuiciar y sentenciar públicamente a empresarios y funcionarios del anterior gobierno a quienes hasta escracharon cuando eran sacados de sus casas esposados con las cámaras de TN y canal 13 tomándolos en primer plano. Los mismos escraches -ahora tan temidos por Sola- son los que en el susto le endilga ahora a la que quiere ensuciar usando la crítica a su libro: “El escrache, ese método propio del fascismo de señalar e insultar a una persona en la vía pública por lo que es o por lo que piensa, fue entonces (¿lo sigue siendo?) un recurso habitual del cristinismo.” Sola teme que la humillación y la ignominia a la que sometieron a tanta gente inocente sean las monedas con las que él podría pagar por sus perversos pecados. En realidad debería pero por suerte para él en los corazones peronistas nunca anido el ODIO que sí generó una y otra vez ese sanguinario revanchismo en las clase social que él defiende, con sobrados ejemplos en la historia de los últimos 60 años. Sola sabe que él fue parte de todos esos enjuiciamiento -con sentencia mediática posterior incluida- que terminaron en bochornosas imputaciones y detenciones judiciales concretadas gracias a la fabricación de pruebas con   testificaciones falsas conseguidas de manera mafiosa y extorsiva concretadas por el trabajo sucio que llevaron adelante el fiscal rebelde y extorsionador Stornelli (con asistencia técnica del DEA-abogado trucho, D’alessio hoy preso) y el juez más corrupto que recuerde la justicia argentina llamado Claudio Bonadio; todo llevado adelante desde esa cloaca de la justicia federal instalada en Comodoro Py y digitada desde Presidencia de la Nación. Estas cuestiones saltaron en la investigación que lleva adelante en el Partido de Dolores el Juez Federal Alejo Ramos Padilla a quien ahora el nefasto gobierno macrista que mintió que con su llegada al poder “llegaría” (potencial que nunca llegó) la transparencia, quiere sacar de escena con ayuda de la mafia mediática;  porque de la seria investigación con pruebas fehacientes y contundentes que se tramita en Dolores surge que están involucrados desde periodistas hasta el ignorante y mitómano Presidente, como también diputadas oficialista, integrantes de la AFI y lo más corrupto del poder judicial. ¿Estas cuestiones son intrascendentes para Morales Sola y para ese periodismo comprendido en esas espantosas “instituciones de la democracia” llamadas La Nación y Clarín que “rescata” Morales Sola?

CRISTINA-SOLA 2

Es claro que donde Morales Sola ve un error a criticar “El periodismo y los medios periodísticos son siempre para ella (Cristina) simples empleados”, lamentablemente para él es un acierto para el lector objetivo. A Morales Sola le duele mucho lo de “empleado” porque le gustaría ser patrón pero lamentablemente es un simple sirviente del poder, un pobre escriba sicario. A pesar de que con su afirmación, M.S. pretende señalar de manera  explícita el carácter autoritario de la ex presidenta, el acierto radica en que en nuestra profesión ser empleados de la sociedad y por la sociedad (que incluye al gobierno que sea por ser decisión del voto popular) no es algo malo si cumplimos con responsabilidad nuestro deber de informar con la verdad.

Pero la parte más desopilante –por lo chabacana- de su escrito aparece cuando intentando ser un Fernández Moujan (reconocido psiquiatra y psicoanalista argentino) termina copiando a un mediocre médico-periodista como Nelson Castro (otro obsesionado con el síndrome de Ubris de Cristina) en materia de diagnósticos presidenciales: ¿Qué daño moral o psicológico había sufrido y de parte de quién para que primara más el resentimiento que el agradecimiento a la vida? No lo sabemos, pero fue como fue. ¡La mierda!!! ¡Si Morales Sola lo dice!!!

La cuestión no termina allí. Sola, a pesar de usar doble apellido, no deja de ser un ramplón y rústico periodista perteneciente al vulgo del cual él intenta despegar para ser asociado al patriciado oligárquico, ese lugar al que aspira acceder; clase social a la que sirve como un simple empleado; pero nada más que eso; y por eso reacciona contra Cristina. Como diría Jauretche “un pobre tilingo” (1). Esto queda en evidencia cuando manifiesta: “Hay (en Cristina) contra Macri un odio de clase evidente, un rencor infinito porque tiene el apellido que tiene.” Como si lo planteado por Cristina tuviera que ver con una cuestión de pertenencia de clase y no con la brutalidad y la perversión muy presente en ciertos sectores sociales. Por otro lado el señalamiento de tan estúpido detalle lo desnuda también en su nivel de ignorancia. El pseudo patriciado argentino no tiene estampado en sus escudos heráldicos el sello que “realmente” le da identidad: “Contrabandista mercachifles” que es la génesis de la conformación de sus fortunas y bienes mal habidos (con fecha de inicio en 1806/07; en aquellas invasiones inglesas). Que una Blanco Villegas se haya casado con un “tanito” como Macri no lo hace a Mauricio un hombre de la Nobleza y menos aun siendo el bruto y el torpe que es y que lógicamente y por más esfuerzos que haga Joaquín Morales Sola, avergüenza (de manera prejuiciosa) a pobres y a ricos, a nobles y plebeyos. Seguramente para la pretendida oligarquía vernácula y sus tremendos prejuicios debe ser doloroso que haya tomado estado público y puesto en evidencia la figura  del hijo bobo y perverso de la familia: Mauricio Macri. De ahí este último señalamiento: “No se olvida ni del abuelo de Federico Pinedo ni del bisabuelo de Horacio Rodríguez Larreta . Por supuesto, tanto uno como otro actúa hoy según esos mandatos centenarios dictados por una determinada clase social. Resentimiento en estado puro, que ella no esconde ni hace el esfuerzo de ocultarlo.” Es evidente que el resentimiento y la envidia presente en Morales Sola frente a tanta inteligencia y lucidez que acompaña a la figura de la ex presidenta y que el intenta menoscabar en este artículo es parte de un combo de desgracias que lo acompañará hasta el final de sus días.

Nota

(1)El tilingo es una frustración; una decadencia sin haber pasado por la plenitud; un acomplejado. El tilingo es la calidad sin el ser, la pura forma que no pudo ser forma. El tilingo ni siquiera pisa: pasa, se desliza. Por eso el tilingo es un producto típico de lo colonial.” Arturo Juretche. 

Pongo a continuación la nota completa escrita por Morales Sola y publicada por La Nación

El libro de Cristina Kirchner: un repaso de sus odios

Por Joaquín Morales Solá

LA NACION 1 de mayo de 2019

Dejemos a un lado el estilo y la redacción del libro de Cristina KIrchner . Definitivamente, el destino de ella no es el de escritora. Pero tiene un pasado y un presente como figura política, y podría tener también un futuro. Entre la confusión y el silencio que lo precedieron, el libro tiene un mérito destacable: desmiente a todos los voceros oficiales y oficiosos de la expresidenta. Los que hablaron de una Cristina más buena, menos confrontativa, más comprensiva y dispuesta a reflexionar sobre los errores del pasado, estaban describiendo una construcción personal (la de los voceros) que nada tiene que ver con la Cristina actual. Cristina es Cristina, con sus mismas filias y fobias, con sus mismas obsesiones, con el mismo rencor de siempre y los mismos enemigos reales o imaginarios. Leer ” Sinceramente ” es como escuchar a la expresidenta durante diez cadenas nacionales seguidas. Todas pertenecientes a la época en que explayaba sus prejuicios, su visión conspirativa de la vida y la historia y sus descalificaciones personales y políticas contra el periodismo, contra la Justicia y contra los productores rurales, entre otros. No ha cambiado nada.

Otro mérito del libro es el de advertir a los incautos que la segura candidata presidencial será más vengativa que la que conocimos si llegara a acceder al poder. Cultivó el rencor y la venganza cuando tenía pocas cosas para reprocharle a la vida. Como ella bien recuerda, fue diputada provincial, diputada y senadora nacional, primera dama del país y dos veces presidenta. ¿Qué daño moral o psicológico había sufrido y de parte de quién para que primara más el resentimiento que el agradecimiento a la vida? No lo sabemos, pero fue como fue. En los tres años y medio sin poder debió, en cambio, hacerse cargo de las numerosas investigaciones por hechos de corrupción de su gobierno. El periodismo independiente y la Justicia siguieron esos casos y expusieron, con testigos de su propio entorno y de empresarios que aceptaron el sistema de sobornos, un método para robar que se extendió durante los doce años de kirchnerismo. Ahora tiene muchas más razones que antes para sembrar el odio y para imaginar el escarmiento. Es interesante hurgar en el libro para establecer cuándo comenzó el odio entre los argentinos y quiénes lo instruyeron con más eficacia. Sin duda, Cristina fue siempre la candidata ideal en el proyecto de Mauricio Macri para competir este año por la presidencia. Se recuerdan, sin embargo, pocas alusiones públicas del macrismo para descalificar a las personas del cristinismo y a la propia Cristina. Fue durante el período de poder de Cristina cuando el odio se convirtió en una herramienta legítima de la política. Muchas personas públicas, antikirchenristas o críticas del cristinismo, debieron elegir un virtual exilio interno para no verse escrachadas en el espacio público por los seguidores de la expresidenta. El escrache, ese método propio del fascismo de señalar e insultar a una persona en la vía pública por lo que es o por lo que piensa, fue entonces (¿lo sigue siendo?) un recurso habitual del cristinismo. Cristina no hace otra cosa en su libro que agrandar el “ellos” y encoger el “nosotros”. La grieta es una estrategia electoral del macrismo. En el cristinismo, está incrustada en él, forma parte de su mapa genético. Esa es la diferencia, aunque hay también un sector social no menor que practica el odio hacia el cristinismo y que, a veces, se cruza con los seguidores del macrismo.

En una persona política que siempre descubre la perfección cuando se mira en el espejo (y eso es evidente en el libro), no es de extrañar que sus principales enemigos sigan siendo los periodistas y los medios periodísticos. Más de un centenar de veces alude peyorativamente al periodismo independiente (“medios de comunicación hegemónicos”, “sicarios mediáticos”, “la construcción comunicacional”, “una sociedad absolutamente mediatizada”, “un pobre público indefenso ante los medios”, “estupidez inoculada por los medios”, “las páginas descartables de muchos diarios”, entre otros martillazos nada novedosos) en un libro de 600 interminables páginas. El Grupo Clarín es el que se lleva más páginas y alusiones; lo sigue LA NACION, pero tampoco se olvida de la Editorial Perfil. Nunca entiende al periodismo como una institución de la democracia ni como un recurso indispensable de la sociedad para saber lo que hace -o no hace- el poder. El periodismo y los medios periodísticos son siempre para ella simples empleados. O de ella o de corporaciones empresarias maléficas. Su combate, como bien se vio con la ley de medios, es por quién controla a ese institución fundamental de la libertad. Llama la atención, con todo, que lo culpe a Macri de poner presos a los dueños de medios opositores a él. Sin nombrarlos, alude a Cristóbal López y a Fabián de Sousa, que efectivamente son dueños de canales de televisión por cable y de radios. Y es cierto que están presos, pero no por ser dueños de esos medios, sino porque se quedaron con 15.000 millones de pesos del Estado. Como agentes de retención del Estado, habían cobrado impuestos a las naftas, por ejemplo, y no le entregaron el dinero a la Afip. No hace ninguna referencia a ese multimillonario juicio por evasión impositiva. El libro de Cristina está lleno de tales manipulaciones.

Otra de sus obsesiones es la Justicia o, para decirlo en palabras de Cristina, el “partido judicial”. En el podio, el más execrado entre todos es sin duda el juez Claudio Bonadio , a quien directamente califica de “sicario judicial”. Protesta porque no le aceptaron su recusación de Bonadio por “enemistad manifiesta de él hacia mi y de yo hacia él”. No se conoce ninguna expresión del juez, más allá de sus sentencias, que respalden esa “enemistad manifiesta” del magistrado contra Cristina. Resulta improcedente desde todo punto de vista que se acepte una recusación porque la persona imputada siente una “enemistad manifiesta” contra el juez que le tocó. Si se aceptara ese criterio, no habría juez en condiciones de juzgar a Cristina, salvo los que militan en su cofradía de Justicia Legítima. Es inadmisible que una “abogada exitosa” (como ella misma vuelve a calificarse en el libro) ignore esa regla básica del derecho. La Justicia debe reformarse y democratizarse, insiste. La democratización está, según ella, en la ley de reforma de la Justicia que la Corte Suprema declaró inconstitucional. Era una maniobra para llenar de cristinistas al Consejo de la Magistratura y, por lo tanto, a la Justicia. De aquella resolución de la Corte Suprema, dice que el “Poder Judicial rechazó su propia democratización”. Tampoco se olvida de la Corte.

Víctima de “la elite más rica de la Argentina”, como se define, Cristina garabateó un libro que es también un panfleto contra los empresarios en general y contra los productores agropecuarios en particular. No perdonó nada ni a nadie. Las “patronales rurales” son las culpables de la guerra con el campo en 2008 y la derrota de ella fue la “restauración conservadora”. Aunque lo señala a Martín Lousteau como el autor exclusivo y excluyente de la resolución 125 , concluye que la lucha del campo contra sus arbitrariedades fue “absolutamente destituyente”. Pero hace otro aporte a la sinceridad cuando señala que esa guerra fue también “absolutamente fundante para definir el perfil del gobierno”. Es decir, hubo un antes y un después de la guerra con el campo, y el después fue mucho más radicalizado. Lo sabíamos todos, pero ella lo confirma ahora. Si bien la comparación con Macri aparece constante en el libro, es en el capitulo dedicado al conflicto con los productores rurales donde subraya más el contraste. Ella, la abanderada de la lucha contra el poder económico concentrado. Él, un simple muñeco de esos vastos e indefinidos poderes. Hay contra Macri un odio de clase evidente, un rencor infinito porque tiene el apellido que tiene. Lo dice sin disimulo. Por lo demás, no hay empresarios argentinos que puedan compararse con José Ber Gelbard y, por lo tanto, ninguno sirve. Su reloj atrasa medio siglo.

No se olvida ni del abuelo de Federico Pinedo ni del bisabuelo de Horacio Rodríguez Larreta . Por supuesto, tanto uno como otro actúa hoy según esos mandatos centenarios dictados por una determinada clase social. Resentimiento en estado puro, que ella no esconde ni hace el esfuerzo de ocultarlo. Uno de sus héroes es Putin (“tiene mirada histórica y estratégica”), aunque el líder ruso es uno de los déspotas más importantes del mundo. Putin está acusado de haber instigado la persecución, la cárcel o la muerte de opositores y periodistas. Cristina no se detiene en eso. O se detuvo y no le pareció mal. Desde ya, sus otros líderes paradigmáticos son Hugo Chávez y Rafael Correa . Los dos han sido denunciados dentro de sus propios países por haber creado un sistema político autoritario y asfixiante para la prensa libre, para los empresarios independientes y hasta para los sindicatos que no se disciplinaron. Programa y modelos coinciden. Es un último acto de sinceridad: el autoritarismo kirchnerista regresará con ella, si es que regresa.


PARA “LA NACIÓN”, EL PROBLEMA SON LOS PERONISTAS, NO LOS “PRO” QUE RIFAN EL PAÍS.

19 noviembre 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC- EL EMILIO, periodismo  y política nacional

LA NACIÓN: Miércoles 14 de noviembre – Pág. 8 – Política – El Análisis – Por Joaquín Morales Solá

J.M.SOLÁ

V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

M. Solá es un delicado y fino operador político que acciona desde los medios (La Nación y TN) desde hace unos 15 años de manera permanente y sistemática. Sus rebuscados conceptos, clasificaciones y calificaciones sobre conductas humanas y sociales volcados en sus textos empalagan el particular (para mi gusto estúpido) gusto del tilingaje y medio pelaje de clase media alta que ama jugar de intelectual y/o entendido en cuestiones políticas.

Pero… usa palabras y frases que resultan por demás interesantes porque lo desnudan en sus preferencias  políticas, o en todo caso en su  nivel de hijaputes en términos de sicariato. La cuestión es que ese recurso le permiten transmitir a la “opinión pública” (en este caso los lectores del diario que Mitre dejó como “guarda intereses” del sector oligárquico nacional) fabricadas y perversas composiciones escolares  del tipo “Tema: La vaca” (en este caso Tema: “los políticos”)  y/o  relatos que aquí vamos a desmenuzar al solo fin de continuar con nuestra tarea de desenmascarar hipocresías:

Dice Solá en una parte de esta columna que tome como referencia: “Tres viejos zorros del peronismo  se irán del bloque moderado que preside Pichetto”.

Independientemente del  nombre de los destinatarios del calificativo, es claro que el peronismo  a nivel dirigencial -y para Solá en particular- es una manada de” zorros” (por lo visto peligrosos…  como lo fueron y siguen siendo  los peronistas  para sus “pagadores”; esos  que le permiten a Solá darse esa gran vida que viene llevando hace largo tiempo). Las palabras claves son: “moderado= Pichetto”.

O sea,  el mensaje que transmite Sola a través de sus columnas  a la dirigencia política que juega de “opositora”  es: “Todo aquel alcahuete del poder que con sus genuflexiones a la hora de argumentar y votar en el congreso a favor de las ventajosas leyes que permiten más y mejor saqueo a la población, será encasillado dentro de los «políticamente correcto» y será temporariamente exculpado por la justicia mediática y la otra, «la  justicia sirviente»”. Nada raro y menos nuevos dentro del quehacer político digitado por el poder económico.  

Mal  que le pese a Solá, sus textos se encargan de funcionar como aquellas carbonillas que en manos de dibujantes poco torpes suelen bocetar en papel o tela,  perfiles con cierta rigurosidad; y son sus textos los que lo dibujan. Veamos: ¿Qué intereses defiende el paladín de la libertad de prensa y expresión de La Nación como J.M. Solá? ¿Los nacionales o los sectoriales con fuerte inclinación al cipayismo?

Por este escrito –y una vez más- a  Solá le preocupan más los “zorros peronistas” que el trágico destino por el que atraviesa el país producto del des manejo de las finanzas y recursos del Estado llevado adelante por un  inescrupuloso, ignorante e incapaz Macri. A Solá poco le importa el peor desastre económico que recuerde la historia nacional porque ese desastre tuvo pocos y grandes beneficiados; desastre  en el que sumió al país  “el mejor equipo de los últimos 50 años”; desastre  que viene afectando  directamente a gran parte de la sociedad y  los intereses nacionales en materia de recursos estratégicos. A  Solá, hoy por hoy y como viejo vocero de los que él representa, en política  solo  le caben los “moderados y políticamente correctos,  tipo Pichetto; o  Massa”. Me refiero a los  que con estúpidos argumentos justifican saqueos y endeudamiento externo en “PRO” de la gobernabilidad (valga el juego de palabras).

Pero lo raro en esta ocasión es que Solá adivine, al referirse a las decisiones políticas que toman esos “zorros peronistas”,  cuándo  estos actúan por “conveniencia” y cuando “por convicción”.  Y todo es dudoso ya que “conveniencia” y “convicción” -como  aseveración- y en mi caso  hecho duda, creo que  le cabe mejor  como sayo  a su tarea…  ¿profesional? O mejor   de sicario periodístico.

Los que cayeron en esta volteada suya  son el tucumano Alperovich, el formoseño Insfran (que según Solá, en su Formosa  ya tiene a los otros peronistas tipo Pichetto (o sea  “moderados o racionales como antonomasia de los “zorros”,  más afín al paladar negro en materia política de los “saqueadores de guante blanco” macristas) y el pampeano Verna (que su peligrosidad está restringida para Solá por su enfermedad).

Pero lo más jugoso  de este análisis se encuentra en la parte final del 5to párrafo ya que el resto no dejan de ser elucubraciones harto conocidas refritadas por él de un modo elegante (ese que demanda La Nación) y  que solo tienen  como intensión  sacar de  la atención de su público lector  los problemas económicos y sociales reales del país para circunscribir la desgracia de este al terror político-social que puede  generar el regreso del peronismo al poder de la mano de Cristina F. de Kirchner.  

En las tres oraciones que siguen están las razones y el sentido de todo el innecesario palabrerío con el que llenó la página: “Todos hablan de lo útil que es Cristina para la reelección de Macri; pocos mencionan lo necesario que es Macri para la candidatura de Cristina. Macri  abroquela en su contra  al cristinismo, a la izquierda, el rencor ideológico, la furia política y el odio social. Ese abismo es lamentable,  pero sería necio negar su existencia.”

La facilidad con que elude dar las razones de esa supuesta “furia política y  odio social” que existiría en contra de Mauricito, y esa rara habilidad para transferir casualmente la intolerancia social y las claras  características racistas, violentas y xenófoba que el PRO -con Macri y su equipo de lujo a la cabeza-  volvieron a instalar a partir del 11 de diciembre del 2015, resulta, más que asombroso, desopilante si lo tengo que decir atenuado tomándolo desde el  humor algo que en realidad está resultando perversamente trágico (el odio de clase que real y contrariamente viene siendo ejercido desde arriba, desde los propios funcionarios “PRO”  y que  contagiaron a la pequeña y gran burguesía tilinga en contra de “los pobres del medio y  de abajo”)

Solá no incluye en su análisis nombre alguno de  quienes  agrandaron  “la famosa grieta” que hasta el 2015 era inexistente (la distribución de beneficios  regaba a los de abajo pero también a los de arriba) y  que con mucho desprecio social el PRO la fue ensanchando en los casi 3 últimos años; tampoco menciona las  razones para que esa perversa  grieta se transformara en abismo –según sus propias palabras- y hoy tengamos un país gobernado por el FMI y el poder financiero internacional que solo busca la más alta rentabilidad cortoplacista –algo habitual en ellos- y el apoderamiento de la mayor cantidad de recurso naturales existentes, todos ellos comprometidos por la imparable codicia de unos irresponsables e inescrupulosos empresarios y financistas que tomaron el Estado por asalto.

Para Solá, estos últimos  son “pequeños detalles”, lo peligroso para los intereses que defiende La Nación es el posible retorno del peronismo al poder del Estado.


“SERE MILLONES”

28 julio 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia Nacional

Con mucho placer reproducimos esta nota escrita con el COMPAÑERO, AMIGO y colega Ariel Magirena (con su noble consentimiento desde ya)

…”soy fanática. Daría mi vida por Perón y por el pueblo”, prometió Evita y cumplió, con la esperanza y la certeza de que “aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevaran como bandera a la victoria”

EVITA ETERNA

Ariel Magirena

Por Ariel Magirena (Publicado en:                 http://visionpais.com.ar/ser-millones/)

Celebrar a Evita – en toda ocasión, también la de su muerte- es celebrar el peronismo y la militancia. Frente a los evitadores de Evita, los que la traicionan intentado mellar al peronismo inventando colisiones entre ella y su gran amor y autor político, la militancia es el homenaje merecido en el camino que nos señalara sin ambages.

Es a Evita a la que se niega en el olvido o la postergación de las deudas de nuestra democracia. Se suspende a Evita en la suspensión de la demanda y de la lucha. Porque Evita es la voz de esa demanda que se funda en acción. La expresión palmaria de que la militancia es un desafío cotidiano. Que es la construcción social el cimiento de la voluntad política. Contra los poderes constituidos y el consenso del relato que manipulan los mercaderes de la información no alcanzan las gracias de un gobierno. Las medidas sin demanda corren el riesgo de ser anécdota si no son carne del pueblo. Fue lo que preservó por décadas derechos que nos parecen ya incuestionables, y es la falta de esa carnadura la base de esa amnesia selectiva que supone avances en lo que es recuperación y lo que habilita el retraso para lo que necesitan los que esperan cuando ya no pueden esperar. Evita es la garantía en la lucha de los logros populares: esos que costará sangre arrancar, si es que lo logran. Evita significa lealtad, sin dudas ni condiciones, al proyecto de Perón que es la felicidad del Pueblo.

“Yo le pido a Dios que no permita a esos insectos levantar la mano contra Perón, porque ¡guay de ese día! Ese día, mi general, yo saldré con el pueblo trabajador, yo saldré con las mujeres del pueblo, yo saldré con los descamisados de la patria, para no dejar en pie ningún ladrillo que no sea peronista”

EVITA ETERNA 1

Intérprete genuina del pueblo que la ungió de santidad cuando Perón la propuso, en su condición de indio negada por la historia liberal, “jefa espiritual del movimiento”, Evita encarnó la mística misma de la militancia por la Patria justa, libre y soberana. En el planteo genial del gran estratega Evita cumplió, afuera del Estado y las estructuras formales de la partidocracia, el papel que la colocó para siempre en la historia y la puso por encima de lo que jamás hizo otra mujer en los días de la humanidad. En sólo 7 años, desde su unión en amor y militancia con Perón, Evita cambió para siempre los destinos de los humildes de nuestro suelo y fue ejemplo para los pueblos del mundo. No fue desde una banca que Evita consiguió el voto femenino, sino construyendo la demanda entre las mujeres.

“Donde hay una necesidad nace un derecho”, sentenció para movilizar a los sectores antes adormecidos y siempre necesitados para hacerse escuchar. Y cada derecho fue acción, porque ir por más, o ir por todo no puede perderse en la futilidad de una consigna: es construir explícitamente cada “más” y cada “todo”.

Supo Néstor (también Cristina) ser Perón: sintetizar y conducir; ser estrategia y doctrina. Pero Evita es la militancia y el pueblo movilizado, consciente de su rol y sus derechos. Falta y nos hace falta, Evita. La impaciente y la insumisa. La del amor violento y la caricia masiva. La pasión de la inteligencia. La sangre brava de la revolución inconclusa…

Necesitamos millones para que vuelva.

Visión Pais