CARTA A LOS COMPAÑEROS TRABAJADORES

9 febrero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC,  de nuestra redacción

Perón

 

“Primero está la PATRIA, después el movimiento y luego los hombres”.

Gral. Juan Domingo PERÓN.

PEDRO-DEL-ARRABAL-3Por Pedro del Arrabal

Soy trabajador y peronista; y escribo desde ese lugar.

Cuando nuestro líder fijó este mandamiento lo hizo simplemente porque conocía como nadie al hombre Argentino. Estaba convencido de cuales fueron y son sus valores de vida y cómo establecer las prioridades. Sabía que el grueso de los verdaderos argentinos –anónimos en su mayoría- son los que trabajan por la grandeza de esa Patria que nos cobija a todos, sin egoísmo ni mezquindades. Por eso y sabiamente estableció que “La columna vertebral del Movimiento Nacional, Popular y Revolucionario que encabeza el Justicialismo es la clase trabajadora”.

Es muy claro que cuando depositó la responsabilidad de la articulación movimientista para la defensa de los intereses nacionales en los trabajadores se refería exclusivamente a ellos. Y para que no quede ninguna duda lo aclaró explícitamente: “Los Trabajadores marcharán con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes, pero marcharán en defensa de la patria que no es otra que la causa primera del trabajador Argentino”. Esto es muy claro.

“Muchachos non santos vienen marchando desde el Norte muy bien camuflados en fundaciones y “actividades en defensa de la democracia” con amparo de la embajada y no casualmente con buenas intensiones”. No vienen para ayudarnos sino a quitarnos nuevamente lo que logramos recuperar –que no es todo- desde el 2003; y es nuestro. No se diferencia en nada a lo que fue el “55”. En su camino están los gobiernos populares de Venezuela, Ecuador, Brasil, Bolivia, y por último Uruguay y Argentina. Hasta no se puede descartar que la movida desestabilizadora sea simultánea. En Venezuela comenzaron a operar sobre Maduro con total impunidad y con la intención de intervenir militarmente. Allí la supuesta “defensa de la democracia” fogoneada por los medios locales e internacionales y esgrimida por los golpistas tiene un nombre muy especial y concreto: negocio del petróleo. En nuestro caso las acciones de los quinta columnas cipayos abroquelados en esa lamentable parodia de oposición con similares características a la de la “Unión Democrática” -pero que por su mediocridad necesita fuerte respaldo mediático junto a operaciones financieras- ya están en plena acción.

No existen “golpes blandos”, existen golpes de Estado. Cuando se golpea se lo hace para dañar. Lo de Lugo en Paraguay es la mejor prueba. La compañera Cristina es indudablemente una compañera PERONISTA. Néstor y ella demostraron con creces su peronismo, con hechos concretos. Hasta el “Pepe” Mujica lo reconoce. Si PERÓN quiso hacer mucho más y no lo dejaron, salvando las distancias, ¿por qué razón la dejarían a Cristina? Son los de siempre. Antes los padres, hoy los hijos putativos de la reacción. Con muchos aciertos, no pocos errores y no casualmente por su culpa, Cristina es una compañera PERONISTA, que con enorme talento hace lo que puede y la dejan. El pueblo trabajador que en su mayoría somos Peronista –le guste o no a los “progres” liberales de izquierda- tenemos el deber de cuidar de ella y su gestión. Cuando habla de AMOR la compañera demuestra su peronismo. Perón regresó al país para poner sus últimos años de vida al servicio de la Patria; y lo hizo por amor a su pueblo. 4 millones de Almas Argentinas presentes en Ezeiza lo entendieron así. Todo un pueblo lo despidió en medio de llantos de desconsuelo en el momento que partió. ¡A mi no me la van a contar! Yo lo viví.

Los 70-1

Solo los idiotas útiles y cobardes que desprecian la vida son los que desde las sombras, por izquierda y por derecha, elucubran estupideces sobre el peronismo y Perón, y hoy azuzan para que entremos en la provocación. Craso error cometeríamos si lo hacemos. Pero eso no significa bajar la guardia.

Al no contar con Fuerzas Armadas y oficiales profilácticos, como en otros tiempos, la reacción de los poderosos grupos económicos no dudará en generar “víctimas” . En su perversión y mendacidad no escatimarán en seguir usando desde un idiota útil enrolado en el periodismo complaciente con sus intereses, o de la justicia (Nisman es una de sus operaciones) o algún ignorantes caceroleros, (para ellos somos todos descartables) con el solo fin de tirar otro “muerto” en la puerta de Balcarce 50. Es duro lo que digo pero los encuentro capaz de todo. Ese gordo imbécil (y me denigro a usar su propio lenguaje) de Lanata es el “BOTÓN” de muestra. Gordo cagón que invita a la lucha (¿?) pero que vayan otros a poner el cuerpo.

La instalación de la inseguridad fue el primer paso; ahora todos los “sirvientes políticos” dicen estar “amenazados”, pero con solo verles la jetas cuando van a declarar a las nuevas oficinas que la “justicia” tiene en TN, uno comprueba que ni los familiares creen lo que dicen; que juegan con la paranoia tratando de instalarla socialmente. Provocarán hasta el cansancio (El 18F con los “fiscales de la nación” a la cabeza es la próxima) buscando reacción con el solo fin de justificar una no descartable intervención militar imperial “para poner orden y defender las instituciones republicanas y el sistema democrático”. La cipaya “Lilita” Carrió ya lo intento públicamente pidiéndola en la propia embajada; es loca pero buena y codiciosa sirvienta a la vez.

Acá no se trata de si Moyano es un traidor o no, si Calo es leal o no, o si Cristina se equivocó con el tema Moyano quizá por mal asesoramiento político. La compañera presidenta sabe lo que tiene que hacer porque tiene un compromiso primero con el 54% de sus votantes a quién ella sumo al resto, los 40 millones de argentinos; hasta ahora no nos/los defraudó. Salvo las gansadas que le endilgan desde los medios monopolizados y que repiten como loros tilingos y el medio pelaje; el resto del pueblo la entiende perfectamente; además le sobra talento e inteligencia.

La cuestión central en este momento es no dejarla inmolarse para que unos imbéciles de izquierda tengan una nueva heroína a quien ensalzar en sus futuras masturbaciones ideológicas mediáticas. Pensar en finales trágicos es parte del fatalismo introducido colonialmente desde el eurocentrismo para alimentar ciertas imbecilidades de corte intelectual. Berretadas. La pelotudez del mito “burocracia sindical” que se lanzó en algún momento generalizándolo y metiendo en la misma bolsa a todos los dirigentes gremiales no fue otra cosa que una corrida por izquierda con el solo fin de dividir a la clase trabajadora. Fue el sindicalismo con su clase trabajadora la que bancó al Gral. Perón resistiendo como pudo los embates de la antipatria desde el 55 en adelante, sufriendo cárcel, persecuciones y asesinatos.

Los gremialistas no pasan de ser simples dirigentes; inteligentes o torpes, leales o traidores, como humano que son y que los hay en todas partes.  A los largo de la historia los hubo buenos y malos; a ellos les cabe lo manifestado en el segundo párrafo.

el-nino-luisito

¡Acá se trata de la PATRIA compañeros! Y somos los trabajadores los que una vez más debemos salir a la calle a defender a nuestro gobierno, el gobierno de los trabajadores que encabeza la COMPAÑERA CRISTINA FERNANDEZ. No son los “Momo” Benegas o los Barrionuevo –grandes traidores junto a Menem- los que nos indicaran qué es lo que debemos hacer los laburantes, o si algo está bien o mal hecho en este gobierno. ¿Ellos? ¡Dos grandes especuladores y sirvientes de la anti patria y los poderosos! Está bien que estos personajes nos crean “perejiles”, pero… ¡De ahí a que nosotros lo seamos hay una distancia muy grande! La clase trabajadora –y a pesar de los grandes esfuerzos que se hicieron para lograrlo sin conseguirlo- no es boluda ni come vidrio. Moyano, Piumato y compañía deben entender que antes que sus “candidaturas” y ambiciones políticas personales –totalmente comprensibles- en este momento está en juego el destino de la patria, que no es otro que el destino de los trabajadores que ellos representan; y si no lo entienden, que sean los afiliados y trabajadores de sus gremios los que den cuenta de su traición; porque traicionar a la patria es traicionar a los trabajadores y viceversa. Acá no se trata ni del Impuesto a las ganancias (“chicana barata”) ni del mal pasar (¿?) casualmente de los trabajadores del gremio de camioneros que son los que más altos salarios tienen dentro de los trabajadores argentinos. Acá los precios no se “inflan” solos (inflación); es una decisión política de los poderosos grupos económicos-financieros con fines desestabilizadores compañeros. Acá se juega el destino de la patria y con ello el del pueblo en su conjunto; los camioneros no van a ser la excepción para el pisoteo imperial. Tampoco serán el “pollo” Sobrero ni el delirante Altamira, con su mal trotskismo y el argumento de la lucha de clases, los que enfrentarán al imperio en defensa de la patria. Cada cosa en su momento y las cosas por su nombre compañeros.

facuuuu (2)Esto también les cabe a los hoy sindicatos (mejor dicho a los “dirigentes”) que apoyan esta gestión; llámense Caló y compañía. A nuestro gobierno se lo defiende con los trabajadores en la calle, peleando palmo a palmo y a fuerza de militancia los espacios ganados y arrebatado a los cultores de la codicia y responsables de la entrega del patrimonio nacional. Las batallas que vienen no serán ganadas solo con el voluntarismo de nuestros jóvenes enrolados en la Cámpora, Descamisados, Unidos y Organizados, etc, etc, y que desde ya es bienvenido el trabajo de los jóvenes y esa incorporación que hicieron del concepto heróico de la vida; o con las elucubraciones y masturbaciones ideológicas en 6-7-8 o DDD. Esta no es una disputa que se haga con “chasqui bum” o con debates en mesas televisivas con libritos de autores franceses facilitadores de teorías revolucionarias tirados sobre una mesa.

17deoctubre-enlafuente

Ni por izquierda y menos por derecha están en condiciones de enseñarnos historia de lucha a los que desde 1955 venimos peleando por la dignidad de los trabajadores argentinos recuperada EL 17 DE OCTUBRES DE 1945 de la mano del Gral. PERÓN. Sabemos distinguir perfectamente quien es Peronista y quien no. No necesitamos erudición para eso. No creemos en los que “dicen” y sí creemos en los que “hacen” (pero no cagadas como Menem).

Por sus hechos Menem demostró que nunca fue peronista; llegó al poder engañando al peronismo y traicionando la confianza del pueblo peronista. Eso no se perdona.

Desde el 1 de julio de 1974 en adelante, apresurados y retardatarios fueron llevándonos a esa noche negra que comenzó el 24 de marzo de 1976 donde 30.000 compañeros militantes –una generación completa- fueron desparecidos por los agentes locales del imperio.

El que piensa que solo se trata de quién gana o pierde en las próximas elecciones es porque nunca entendió por dónde pasa la historia nacional; y seguramente su desconocimiento no es casual. No hemos recuperado el total control de la educación y la cultura. Si Tinelli, la Legrand y la “Su” Gimenez son sus exponentes, algo está funcionando mal.

Hay que reconstruir el FRENTE NACIONAL, y para eso se debe volver a la política, no olvidar que su columna vertebral de un proyecto político movimientista (no de un modelo económico) somos los trabajadores. Tenemos que lograr que desde el gobierno –y no me refiero a Cristina- y los que se dicen dirigentes de la clase trabajadora extiendan su mirada más allá de la punta de sus narices, se desprendan de su ombliguismo y vuelvan a pensar en la PATRIA, porque sus representados, a eso, lo tienen –lo tenemos- muy claro.

MILITANCIA DE LOS 70 - 3

A nuestro gobierno los trabajadores lo debemos defender en la calle junto al pueblo, con las banderas de la liberación Nacional bien altas; en la calle compañeros, no en Facebook ni en twiter. Al imperio compañeros se lo enfrenta con el pueblo movilizado. El peronismo y los peronistas no conocemos otra forma de lucha política. Ya tendremos tiempo para darnos la discusión político-ideológica que nos debemos desde hace un largo rato, pero este no es casualmente el momento. En todo caso dejémosle eso a los Forster, a los Feinmann(J.P.). Nuestro frente político es inclusivo, acepta todas las incorporaciones y aportes de las distintas corrientes del pensamiento Nacional, solo basta con pensar en ARGENTINO Y LATINOAMERICANO; y en esto “no hay tu tía me dijo…”.

Que así sea.