Carta abierta del Tcnel (R.E.) Bernardo Alberte a Jorge Rafael Videla

11 abril 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia.

Buenos Aires, 24 de marzo 1976.

Al Sr. Teniente General
D. Jorge Rafael Videla
Comandante General del Ejército
S____________/___________D

alberte3Me dirijo a Ud. a los efectos de informar lo siguiente:

1.- El dia 20-III-76, a las 20 horas, un grupo armado intento secuestrarme, en mis oficinas de la calle Rivadavia 764, 1º, con el aparente propósito de asesinarme. Acababa de retirarme del lugar elegido por esa banda armada unos minutos antes, lo que me permitió observar el operativo desde la calle, asi como el gran despliegue de elementos materiales y humanos utilizados.

2.- La observación personal de los hechos me permite asegurar a Ud. que se trataban de efectivos de seguridad, que luego de detener a tres personas que se encontraban en las citadas oficinas, esposarlas, vendarle los ojos y cargarlas en los vehículos, se desplazaron velozmente por la calle Rivadavia hacia el oeste, sin poder seguirlos, por no poder disponer de vehiculo propio en ese momento. El desplazamiento se produjo con los acostumbrados toques de sirena de los vehículos policiales.

3.- El dia anterior en un operativo vinculado con el ya descripto fue secuestrado y luego asesinado el joven peronista Máximo Augusto Altieri.

4.- En las citadas oficinas desarrollo actividades políticas vinculadas al Movimiento Peronista, formando parte de la Corriente Peronista “26 de Julio” cuyo ideario surge de la documentación que adjunto.

5.- La presente denuncia formal y escrita la presento en esta oportunidad luego de haber agotado todos los medios para averiguar el paradero del joven Altieri, vivo, lo que conseguí, pero muerto el dia sábado 20, despues de gestiones infructuosas realizadas en ese Comando General; en el Ministerio del Interior y a través de vinculaciones personales con camaradas relacionados con los Servicios de Informaciones.

6.- La búsqueda personal realizada junto a su padre, fue facilitada por compañeros peronistas de la Municipalidad de Avellaneda y por personal policial de la Comisaría 1ª. de esa ciudad, lo que me permitió hallarlo acribillado a balazos en la morgue del cementerio de Avellaneda, sin identificar, en avanzado estado de descomposición, con el vientre abierto y con las vísceras al aire. El cadáver era un simple N.N., a los cuatro dias de haber sido encontrado por la policía de Tristan Suárez, en su jurisdicción, habiendo fallado en él el método eficaz y habitual de identificación sin causa justificada.

7.- Es muy probable que si no hubiera mediado la decisión de encontrarlo y la colaboración del personal descripto hubiera desaparecido toda posibilidad de que sus familiares ejercieran el derecho de darle sepultura cristiana.

Estos son los hechos que informo al Sr. Comandante General, pero que como información sintética y descripción objetiva, no tiene mucha importancia dentro de todo el contexto de violencia que caracteriza la situación política argentina, si no va acompañada de una apreciación que me siento con el derecho de hacer y con la obligación de señalar, por mi condición de Jefe retirado de las F.F. A.A., cuya trayectoria dentro de la Institución el Sr. Comandante General conoce bien; por mi actuación política dentro del Movimiento Peronista, donde ocupe la mas alta jerarquía dentro del país durante parte del exilio del General Perón y por la militancia política que continuo realizando dentro del movimiento mayoritario, lo que me confiere, por lo menos, la experiencia que muchos necesitan para acceder a una realidad que se les escapa y que los supera, lo que es grave cuando ello le ocurre a quienes tienen la responsabilidad de asumirla, comprenderla y conducirla con acierto.

En mis apreciaciones el Sr. Comandante encontraría excesos si no aclarara que me siento en condiciones de dirigirme a Ud., no con mis simples atributos de oficial retirado de las F.F.A.A., que me subordinarían y me limitarían, y por consiguiente, harían de mis consideraciones una formal, simple e insuficiente apreciación que carecería de valor.
Sin dejar de expresarle a Ud. el respeto que me merecen ciertas jerarquías, puedo asegurarle que la vida me ha enseñado a superarlas a todas, cuando de la necesidad de expresar el pensamiento se refiere. Esa fue mi norma, aun desde joven oficial; frente a Generales de la envergadura inigualada del General Juan D. Perón; frente a políticos y militantes; frente a los hechos simples y los más graves.
Esto me lo enseño la vida que transite como joven y como viejo como pobre y como rico; como obrero y como patrón; como militar y como civil; como jefe y como subordinado; como subversivo y como político; como libre y como preso;como perseguido, como prófugo, como exiliado, como peronista.

Sin duda avanzamos hacia un enfrentamiento hacia el que se nos quiere llevar gradualmente con falsas opciones y manejando falsos valores y alarma observar la ligereza y hasta la irresponsabilidad con que ciertas personas y ciertos sectores que tienen poder, poder transitorio, alientan el enfrentamiento con hechos o con palabras.

Y apuntando con este concepto a nuestros camaradas de las F.F.A.A. inquieta escucharlos en sus discursos fúnebres, por ejemplo, cuando ante sus muertos pareciera que quieren superar con palabras posturas que deben asumir con hechos silenciosos y positivos. Yo también tengo esa experiencia de discursos fúnebres. Hable en homenajes ante nuestros obreros y militantes muertos y también ante camaradas fusilados por otros camaradas, y comprendo ahora que no alcanzan las palabras, ni los discursos, ni las oraciones fúnebres ni las homilías de nuestros santos pastores de la Iglesia, para ocultar las causas que generan la violencia que esta entre nosotros desde hace mucho tiempo.

Reconozco que el que utiliza un muerto, su muerto, para desahogar su “bronca” por la injusticia de esa muerte, tiene derecho a hacerlo. Pero si siguiéramos en esa puja de exaltar a nuestros muertos,
¿Quien tiene más derecho?
– Aquél que tuvo la oportunidad de asistirlo y por lo menos, tocarlo aun caliente y desangrándose, o verlo recién “acicalado” por la funeraria, preparado para el homenaje y para transitar “limpio” hacia la gloria.
– O aquel que tiene que recogerlo sucio de un zanjon o de un pastizal, acribillado salvajemente; indefenso y maniatado, torturado y vendado sus ojos, en alto grado de descomposición, como dicen las autopsias, o como decimos nosotros, podrido y en condiciones de ser ya comida de gusanos ?.

Este es el destino de muchos de nuestros militantes y de nuestros obreros. ¿Puede algún Coronel o algún General, asumir alguna vez, con su discurso, una tragedia como esta?. Le ahorro la respuesta: no lo haga. Yo ya no lo hago más. No bastan ni sirven las palabras para evitarla.

¿Que nos pasa a los argentinos? cuando aceptamos clasificar a los muertos en “deseables” o “indeseables”; cuando nos acostumbramos y hasta toleramos y propiciamos los excesos del poder, cuando renunciamos al debate y aceptamos que los detentadores de ese poder puedan considerar que en todo caso sus excesos puedan encuadrarse jurídicamente en figuras como “excesos de defensa” u otros inventos; cuando negamos por boca de Generales de la Nación la democracia, con el argumento de que se podría propiciar un “gobierno ateo, materialista y totalitario”?.

Con estos conceptos no pretendemos enjuiciar a las F.F.A.A., porque no somos jueces y si lo fuéramos no tendríamos el poder para hacer cumplir la justicia. Solamente, hacer reflexiones que permitan comprender la necesidad de la autocrítica, que no se observa en la severidad de los pronunciamientos militares que ya es costumbre repetida escuchar.
Nosotros no consideramos a las F.F.A,A. como una institución poseedora de valores inmutables, sino como una institución humana que actúa para bien o para mal, de acuerdo a los hombres que circunstancialmente las dirigen. No son mejores ni peores que los hombres que la componen, y por consiguiente, no existe la continuidad histórica que iguala a todos los militares a través del tiempo con un mismo sello de excelencia, desinterés o patriotismo; tampoco el merito de una época alcanza a los protagonistas de otra, salvo que la revaliden con su propia conducta. Y lo mismo en lo que atañe a conductas infamantes.

Los meritos de San Martín no apañan a Quaranta, ni Fernández Suárez infama a Belgrano, a Dorrego o a Guemes. Podemos admirar al Almte Browm y negar al mismo tiempo a Rojas y a Benigno Varela. Podemos sentirnos deudores y herederos de tantos milicos que regaron con su sangre el suelo de América y de la Patria y no por ello atenuar nuestro juicio sobre los oficiales cómplices, ejecutores y consentidores de vejámenes y torturas.

Sin duda este es un criterio antagónico con el que sustentan muchos militares que tienen un extraño concepto de su parentesco con la historia y con la gloria. Pero es claro, y si se lo recalca asi tan crudamente, es para evitar que se sigan cultivando prejuicios indiscriminados de un patriotismo que luego la historia nos revela como falso.
Es que los argentinos tenemos una ingrata experiencia acumulada en este siglo. Cuando con el argumento siempre esgrimido y ahora repetido, de la necesidad de defender “un estilo de vida”, nuestro estilo de vida, el Ejercito protagonizo como represor la historia de la “Patagonia trágica” y los obreros lo hicieron como mártires; cuando desde aviones navales con tripulación también de políticos se bombardeo al Pueblo en la Plaza de Mayo; cuando se fusilo en la Penitenciaria Nacional; en José León Suárez y en Campo de Mayo; cuando se fusilo en Trelew; cuando militares intervinieron en la profanación del cadáver de Evita, cuando el Ejercito en un gran operativo pretendió impedir el reencuentro del Pueblo con su líder; cuando representantes de las tres armas concurren a convocatorias de lo mas representativo de las empresas “lideres” y lo mas rancio de los terratenientes y ganaderos, para considerar la situación económica nacional y formular criticas al gobierno, sin asumir las propias, etc., la preocupación se apodera de los sectores populares, especialmente cuando se anuncia que el Ejercito intervendrá en la “subversión en las fabricas”, lugar de trabajo de nuestros obreros y nada se dice de hacerlo en las empresas, lugar de expoliación del país y del patrimonio nacional.
La situación es seria y también dramática, no solo para los trabajadores, sino también para las propias F.F.A.A., impulsadas a avanzar en un terreno, donde por plano inclinado serán llevadas a sustituir a las policías de los ambientes fabriles, hasta ahora privadas, y a ser custodios de los intereses de una de las partes, precisamente la menos indicada para representar el interés general.
A todas estas reflexiones dan lugar los 7 puntos primeros de esta nota, que describen una situación concreta.
Si a ello agregamos que bandas armadas se desplazan por la Capital de la Republica y por los centros poblados, sin respuesta alguna de las fuerzas encargadas del orden y sin que las autoridades responsables (en este caso el Jefe de la Policía Federal) tomen conocimiento, el problema es mas grave, no porque supongamos que el General jefe de esa policía no quisiera impedirlo, sino porque no puede : los hechos y las cosas lo superan.

Si además, en las averiguaciones del paradero del joven Altieri y en otras realizadas, comprobamos que su caso no es el único, que las morgues renuevan diariamente sus depósitos de cadáveres acribillados y que los órganos de seguridad no se asombran, de ningún modo, sino que lo aceptan como común y normal, comprendemos que el pesimismo sobre la verdadera y grave responsabilidad y misión de las fuerzas del orden se ha apoderado de ellas, en el mejor de los casos, pues hay otros en que se las puede suponer cómplices de esas matanzas.

Si escuchamos decir a funcionarios policiales que el joven Altieri ha sido “ajusticiado”, comprobamos a que nivel llego el respeto por el concepto de la justicia, a cuyo servicios ellos deber estar.
Todos estos hechos se han producido en el ámbito con el que ese Comando en Jefe esta relacionado, por la función que ha asumido y es por ello que lo pongo en su conocimiento.
Solamente y como colorario de todo esto corresponde hacer una ultima reflexión. Frente al concepto ya asentado de la inhabilidad de las F.F.A.A. para el ejercicio del poder político, experimentado en tres desgraciadas oportunidades en lo que va de este siglo, comienza ya a extenderse en la opinión publica el mismo concepto, pero en funciones que parecieran mas especificas de esas fuerzas: la del mantenimiento del orden y de la seguridad de las personas, a cuyo servicio han puesto ya oficiales en actividad.

Por ultimo hago saber al Sr. Comandante General que denuncias similares sobre el hecho a que da lugar esta, han sido formuladas ante instituciones políticas, de la Iglesia, empresarias, obreras y profesionales, donde a cada una se le hace conocer nuestro pensamiento sobre las responsabilidades de cada una.

Saludo al Sr. Comandante General

Bernardo Alberte
Tcnel.(R.E.)


Valores y política en los tiempos que corren.

15 abril 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

Por Victor Leopoldo Martinez

Para no pocos de mi generación resulta brutalmente impactante ver y comprobar día a día cómo ciertos valores humanos asociados fundamentalmente al quehacer político se fueron trastocando, envileciendo cuando no quedando de lado, dando paso a otros más individualistas y mezquinos; esto dicho en términos comparativos. Existen valores perennes que en algunos momentos rigieron las conductas humanas tanto sea para respetarlos como para transgredirlos. Para colmo de males los actuales –y para mi- deformados valores vigentes, o mejor dicho los “antivalores”, son acompañados por una pasividad social que ronda la resignación.

Cuando me refiero a esos valores que yo añoro, lo hago con la intensión de rescatar de entre ellos aquel asociado al concepto heroico de la vida que acompañó a esa naciente juventud nacional formada en la cultura de la resistencia político-social, que luchaba por la igualdad entre los hombres y la justicia social allá por los “60”, y que se extendió hasta mediados de los “70” del siglo pasado. Valores que fueron vilipendiados sistemáticamente por el metamorfoseado liberalismo –la también naciente cultura neoliberal- que a fuerza de dictadura y represión primero y luego operando culturalmente a través de los medios de comunicación en períodos de “pseo-democracia plena” lograron hacer confluir a la tradicional vanguardia lúcida de liberales de izquierda y sus siempre eurocéntricos análisis críticos de la historia política nacional con la teoría de los dos demonios esgrimida por los sectores más reaccionarios de nuestra sociedad, caldo de cultivo para la instalación de una cultura de desvalores que hizo pie y creció vigorosa en nuestra querida Patria. Me estoy refiriendo concretamente a ese contraste actitudinal entre dos sectores sociales claramente posicionados frente a lo político, algo que se dio en el período que abarca las 4 últimas décadas de ese siglos “20” que Discepolo sabiamente lo definió como “Cambalache, problemático y febril”.

Se pueden utilizar innumerables ejes y variables “académicas” para leer e interpretar este fenómeno psico-social analizándolo “sesudamente”; estoy seguro que, objetivamente, llegarán a una conclusión no muy distinta a la mía. Quizá en determinar los orígenes y las razones de su instalación como hecho político-cultural consumado aparezcan las diferencias. Lo lamentable es que en la actualidad las causas y razones de esos males siguen sin ser atacadas; por el contrario se las tapan y continua el uso de esos desvalores (“el que no llora, no mama”) para criticar al gobierno y al Estado no solo desde los poderes económicos sino también para correrlo por izquierda, (“Y el que no afana es un gil”), o para denostar la política de los “no transeros” y doblarles el brazo hasta que transen con esos poderes económicos que en general son los mayores “chorros” según la definición popular (el formador de precios no es un delincuente político sino un empresario que “ajusta” los mismos según lo que establezcan las variables económicas internacionales(¿?); esto por dar uno de la decenas de ejemplos que hay). El resto es pura consecuencia; que no se detendrá ni corregirá con mayor represión a “ladrones de gallina” o control violento de las reacciones populares. Es claro que lo que buscan los poderosos de siempre es más impunidad (liberación de los mercados) para la deshonesta y evasora actividad privada, menos control para los Bancos y jueces de tal forma que estos últimos sigan amparando “legalmente” a los grandes mercaderes.

Se habla de corrupción para enjuiciar a los políticos corruptos (que seguramente los hay y en no poca cantidad), pero nunca a los corruptores (que también los hay y en número más considerable aún). La matemática más elemental indica que para que la corrupción exista como ecuación necesita dos componentes en el primer miembro, único modo que el algoritmo funcione: corruptor + corrupto = corrupción. Juegue usted señor lector con los elementos cambiándolos de miembros y verá los asombrosos resultados que seguramente facilitarían la solución a la problemática de individualizar y meter en cana a los responsables e implicados en hechos de corrupción y/o para eliminar el flagelo de raíz:

a)Corruptor=Corrupción-corrupto

b)Corrupto=Corrupción-corruptor y

c) (Corruptor+corrupto)-corrupción=0; en esta última utilizo los paréntesis porque su sumatoria es el resultado de la ecuación original, resultado que luego se le resta para ver que no quedan ni vestigios del estilo tramposo.

Los empresarios más delincuentes (y a la vez los mayores corruptores) constituyen el “modelo triunfador” a seguir y recomendado para los nuevos y jóvenes políticos que optan por la “ley del menor esfuerzo”. En la esfera privada (individualismo + codicia en sus más puras expresiones) todo está permitido y “amparado por particulares interpretaciones de las leyes”; cuentan con cobertura total en materia de impunidad para sus operatorias, y encima dichas manipulaciones mercantilistas están eximidas de ser encasilladas como “acciones políticas” por estar internalizado en el colectivo que las acciones llevadas adelante desde la “esfera privada” no están motorizadas ni tienen intenciones políticas. Se ha instalado perversamente en el colectivo que las cuestiones y decisiones en materia económica no parten de intereses políticos sectoriales. Para Macri (como el símbolo de un modo de pensar la política) son los perfectos administradores. Macri lo llama “el circulo rojo” y en su gran mayoría concurrió a la cena PRO en la Rural hace unas semanas; por dar otro ejemplo); poco importa que sus decisiones afecten directamente y en términos de la calidad de vida del resto de la población. Se lo vende como decisiones “inevitablemente técnicas” que imponen la lógica de las reglas económicas cuando en la realidad se trata de cómo sacan mayores ventajas los poderosos; se lo ofrece de manera desinteresada(¿?) “envuelto y con moño incluido” como la solución a todas las consecuencias negativas generadas por ellos mismos y que sueltos de cuerpo se lo endilgan a  “errores en cuestiones técnico-matemáticas de la gestión anterior” que no respetó las reglas clásicas de la economía, muchas de ellas con supuesto rigor “científico”.

Y hablando de ciencia cabe aclarar algunas cuestiones que nos atañen y que sirven para entender ciertas valoraciones.

Hasta el día de hoy la ciencia nunca fue neutral y si un gran negocio para los poderosos, y muy lucrativa para ciertos científicos; la guerra entre los laboratorios medicinales por el control de la biodiversidad planetaria como fuente de materia prima para la investigación y futuro negocio de medicamentos es el más “escondido” ejemplo. En nuestro caso la hipocresía puede transfigurar los verdaderos intereses de los cerebros repatriados (científicos) por el programa “Raíces”; pero la fuga de esos mismos cerebros se dio por razones de “mala retribución” económica. Se fueron con los conocimientos adquiridos en nuestras universidades estatales gratuitas a venderlos en el extranjero (primó lo individual). El pueblo en general también era hambreado y/o recibía una miserable paga, y sin embargo porque amaba su patria no abandonó su terruño y se comió el garrón. Se bancó la malaria. ¿Qué no tenían recursos para hacerlo? Buen interrogante para discutirlo como argumento de lo que se entiende como Patria y en términos políticos. Hoy este gobierno se acordó de ambos, pero uno de ellos -y sin rencor alguno- recibe a los otros nuevamente en su seno y hasta un tanto alborozado. Creo que llegó la hora de hablar a calzón quitado para intentar ir sanando TODAS las heridas del pasado y evitar morir por un entripao.

La denostación a los políticos por hechos de corrupción hace posible su extensión a la política en general. Con la sobre valoración de la supuesta “eficiencia y honestidad privada” al frente del Estado el camino al control total del destino de una sociedad está asegurado: riqueza para unos pocos y miseria para el resto.

Los autores intelectuales del genocidio perpetrado por la última dictadura fueron civiles y se trató de una decisión netamente política. El sucio accionar de las fuerzas armadas actuando como ejercito de ocupación las colocó junto a políticos de partidos conservadores y otros tradicionales -de izquierda y derecha- que acompañaron a la dictadura como los corruptos de aquellas políticas; sus mandantes civiles (Sociedad Rural, Empresarios, Banqueros,) claramente fueron los corruptores. La ilegitima deuda externa que le crearon al país para favorecer intereses financieros internacionales y oligárquicos locales mientras se desindustrializaba el país, se empobrecía a nuestro pueblo y desparecían opositores (seres humanos) fue el hecho de corrupción más grande y criminal que haya conocido la historia argentina; solo superado en términos de daño económico-social y de soberanía política por la segunda década infame menemista.

 ¿Y pa’ mí cuanto hay?

Resulta doloroso tener que decirlo pero me quedo con los valores de mi compañeros de los “70”. Por lo menos yo no recuerdo ni uno solo de ellos que haya puesto su vida en juego dentro de la militancia política preguntando previamente ¿Y pa mi cuanto hay? Hoy no se habla de política sino se responde previamente a esa pregunta.

No pocos de aquellos desinteresados militantes ya no están. Tampoco serían modelos de conducta vendibles. El fin que nos llevaba y lleva a incursionar en política no es otro que ese noble ideal de tratar de conseguir una sociedad más justa a la hora de producir y que todos, sin distinción alguna, puedan disfrutar de una distribución más equitativa de lo conseguido con esfuerzo y trabajo; El fin pasaba por buscar el bienestar general formando seres más nobles y solidarios.

Que hubo traidores… ¡Vaya novedad! Desde Judas para tras y para adelante siempre los hubo, y hasta diría que son necesarios por ser el mejor modo de conocer lo que es la ruindad humana.

Lo cierto es que las actuales exhibiciones de conductas en “rosqueros políticos”, no solo opositores (que para ser una alternativa política dejan mucho que desear) sino también oficialista, son muy preocupantes. Es lamentable no escuchar debates de propuestas políticas que busquen mejorar aún más la vida de nuestros compatriotas; donde se debata en serio sobre cómo se consigue la verdadera independencia económica, cómo se enfrenta al poder oligárquico-financiero y cómo se discute la distribución de las ganancias que obtienen las empresas con el sudor de los laburantes; qué se entiende por soberanía política y el por qué la necesidad de una Justicia Social para evitar la violencia que genera la injusticia. Nadie tiene en claro que se entiende con el “ir por más” o “profundizar el modelo”. Hoy por hoy ya no se requiere de un modelo sino definir un proyecto político asentado sobre esos 3 pilares antes mencionados. Con ambigüedades, políticamente no se convence a nadie. Sin el acompañamiento de una clase trabajadora unida y consustanciadas con el proyecto para lograr el triunfo político es como querer hacer la revolución social sin pueblo, y el peronismo solo debe orientar su esfuerzo para garantizar la felicidad plena del pueblo que en su mayoría son trabajadores, su columna vertebral. En el seno de la oposición no hay nadie que entienda algo de esto para siquiera conversarlo lo cual nos genera como gobierno la necesidad de tener mayores gestos de responsabilidad política a la hora de actuar en defensa de la Patria. Para un peronista primero está la PATRIA; y en el seno del oficialismo se da por sabido algo que no fue discutido ideológicamente y viene siendo postergado en aras de un culto a la obsecuencia . Más lamentable aún es escuchar discutir a los opositores por prebendas donde los cargos no son para servir a la sociedad sino botines de donde piensan sacar la mayor ventaja personal posible sirviéndose de la función pública (Alianza PRO-UCR-Carrio).

Hay una juventud que a Dios Gracia volvió a creer en la política como un lugar de debate de ideas y propuestas; que cree que con trabajo se puede mejorar aún más. Sería muy triste que la desilusión de ver el lamentable espectáculo dado por los que dicen ser dirigentes políticos los lleve también a ellos a encolumnarse en lo peor del neoliberalismo, “la ley del menor esfuerzo”; viéndola como la salida más cómoda y fiable. En ese caso nuestro futuro es más que incierto y hasta lo veo lamentable. En mis sueños eso no figura.

Afiche de V.L.M - 1


El silencio como símbolo de la falta de ideas y/o complicidad

23 febrero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

fuente: http://www.elesquiu.com/noticias/2015/02/22/201525-el-silencio-como-simbolo-de-la-falta-de-ideas-yo-complicidad

MARCHA EN CATAMARCA

Por Victor Leopoldo Martinez, Especial para EL ESQUIÚ.COM

La política no es compatible con los silencios porque estos son su negación. La política siempre hace ruido y en ella hay ruidos, y estos son signos de salud; su desaparición es la muerte de la política. ¿Alguien quiere eso? Humm!!! Parecería que sí. Los silencios en general son poco confiables. Suelen ser aliados y fieles compañeros de traicioneras y nefastas operaciones realizadas por los poderosos de una sociedad en contra de ella. Anticipan los posibles hechos y/o los acompañan una vez consumados. Fue ese silencio de “los mismos de siempre” el que acompañó el nefasto accionar de los grupos de tareas de la última dictadura y hasta justificaban cada “chupe” de un ser humano con el mal recordado “por algo será”.

En general y cuando aparece el silencio en el escenario político-social lo hace de la mano de los analfabetos políticos. “Son lo peor del analfabetismo -decía Bertolt Brecht-; son tan burros que se enorgullecen y ensanchan el pecho haciendo gala de su ignorancia política”.

Esta tajante definición –en nuestro caso- le cabe a las propuestas de “marchas del silencio”. Al ser la antítesis de la política y estar operando como símbolo del vacío de ideas que nada aporta a la construcción armónica de una sociedad hace imposible llegar a esa necesaria síntesis de concordancia que la haga posible. Esto es claramente manipulado por los poderosos grupos económicos. De allí el “uso y abuso de la más perversa veta de lo político” por parte de esos poderosos para beneficiar sus mezquinos intereses. Para eso crearon una nueva alianza; dos nuevos “partidos políticos” le dan hoy una desleal batalla al gobierno nacional: El Partido mediático encabezado por Magnetto y el partido Judicial sin cabeza visible porque los conservadores nunca dan la cara pero operan como corporación. Las cosas por su nombre y a sacarse la careta.

La muerte de Nisman es un hecho lamentable. Es la justicia la que deberá determinar la causa de su deceso. ¿La dejarán? En realidad la imputación(=suposición) de encubrimiento a la presidenta ¿es más importante que la causa AMIA en sí? ¿No se querrá desviar la atención para paralizar dicha causa y/o seguirla cajoneando para que “particulares” intereses no salgan afectados (y no casualmente gubernamentales)?

Que cierto sector de la clase media piense que la manipulación que hacen de ella es por “otra” buena y noble “causa” a favor de “las instituciones de la República” y defienda con”movidas” sin siquiera preguntarse: a)Acompañar a fiscales corruptos que piden por una justicia independiente ¿Es una causa seria? b) ¿cuál es la causa por la que nos piden que “marchemos en silencio”? c)¿Nisman que durante 10 años cajoneo la causa AMIA debe ser el héroe y no Julio López? d) ¿Los medios tienen que decirles cual es la causa? ¿Tan tarado son? e)¿Nada les   resulta extraño? f)¿Se tienen que tragar el verso de que todas las transgresiones a la ley de medios por parte del “gran diario argentino” ESTÁN BIEN HECHAS y son necesarias para que estén correctamente informado? g) Que por ese favor(¿?) ahora ¿tienen que hacerse cargo de lo que ellos –los medios- han instalado; la responsabilidad gubernamental del ya sentenciado ASESINATO de Nisman? Eso ¿no les genera duda?

En general los analfabetos políticos suelen transformarse en los idiotas útiles que los poderosos usan para sus espurios fines a cambio de pequeñas prebendas. Poco importa su atuendo. Puede presentarse en formato de “simple ciudadano demandador de… ”; “pastora de un Dios muy particular que acepta se disfrace de monja para servir sin escrúpulos a la corrupción mediático-política”; “inescrupuloso personaje del fuero judicial”, o integrante desinteresado de una “fundación PRO lucha por la paz social y las libertades democráticas”.

La sociedad Catamarqueña conoció en carne propia el accionar de ciertas “marchas silenciosas”. En aquella oportunidad usando un lamentable y desdichado crimen –el de María Soledad Morales-. Es Vox Populi en el orden provincial que en el caso Morales hubo 20 testigos truchos “plantados” y la operatoria político-mediática de una periodista del diario Clarín, quien asiduamente “compartía asados” con el Presidente de la Corte Suprema de Justicia Catamarqueña de aquella época en su casa de la villa veraniega de “El Rodeo”, rindieron los frutos que esperaban los interesados en voltear al gobierno constitucional catamarqueño (entre ellos Menem aliado a Clarín). Con el caso Morales nace esa pata domesticante clarinera que nos hizo periodistas a Todos Nosotros (TN) de la mano del “impoluto” abogado Canaletti que nos explica disparatadamente los casos policiales (Ni la muerte de Nisman se salva de sus fantasiosas elucubraciones) como si todos los televidentes fueran “lelos de entendederas”.

Una analfabeta política con atuendo de monja, que hacía dos años que estaba en Catamarca fue usada por el -en aquel momento naciente- hoy poderoso monopolio mediático Clarín y sirvió para tumbar un gobierno democrático local (con todos sus errores y defectos a cuesta y a pocos meses de un acto eleccionario donde la sociedad podía expresarse libremente sobre sus supuestos desaciertos) poniéndola a la cabeza de “Las marchas del silencio”. Luego, y por largos 20 años, la monja acompañó con su silencio (aunque haya cambiado de domicilio provincial) todo tipo de corruptela de gobiernos del FCS. Cumplido su cometido la monja se fue con su silencio a la espera de otra oportunidad mediática para servir a los mismos o nuevos poderosos que requieran de sus servicios. Nunca antes se conoció de la Pelloni una expresión de repudio hacia los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura militar; ni en Catamarca ni en ningún lado. Evidentemente es una forma muy particular de entender la justicia no solo terrenal sino divina. De esta provincia la dictadura se llevó en vida a 30 seres humanos que se sumaron a los 30.000 que desaparecieron en todo el país, y ella -poco importa donde haya estado-, acompañó con su silencio y sin “marchar” el accionar de los cómplices locales y nacionales –en el orden local políticos del radicalismo y jueces convocantes a “marchar en silencio” el18F por la muerte de ex fiscal Nisman- que estuvieron descaradamente al servicio de aquel genocidio.

La peligrosa utilización del silencio por parte de los grupos mafiosos de “guante blanco” es lo que le debe preocupar no solo a la sociedad catamarqueña sino a la Argentina en su conjunto; no los ruidos de la democracia.


24 DE MARZO DEL 2009, LA INSEGURIDAD Y EL MONSTRUO DE MIL CABEZAS

24 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

REDACCIÓN DE REVISTA EL EMILIO

LA INSEGURIDAD COMO CUESTIÓN MEDIATICA Y SOCIAL

Los medios “reflejan” la realidad. Los medios no mienten. La inseguridad hace imposible la vida en cualquier lugar de la mega ciudad (Bs. As. Y Gran Bs. As.). Los mapas del delito son el aporte que los medios hacen para el terror instalar. Le roban a periodistas. Ni ellos se logran salvar. La “inseguridad” hay que combatirla ya.

Los medios televisivos hablan del daño que la droga hace a nuestra pobre e incauta juventud, y que al crimen organizado, los “carteles” de narcotráfico lo han traído acá porque el consumo, en el país instalado está. Pero en los pasillos de los canales no deja de circular, la blanca y los verdes porros para la angustia calmar. Total, el “bocho” se quema igual; si no fuera por la “falopa”, a tanta demanda y exigencia, el “cuero” no respondería más. Además, a un canal de TV jamás la van a ir a buscar. Gracias a muchos de esos “santos comunicadores” el tema siempre instalado estará. Lo de más cae de maduro.

Parte de un sector social sale a la calle a reclamar por su seguridad. Los medios cubren la nota, y recogen testimonios lacerantes que hasta el más prevenido también empieza a titubear. ¿Seguridad de qué y para qué?, por ahí alguno se animó a preguntar ¡Seguridad para que no nos roben; seguridad para nuestros bienes, seguridad para nuestras vidas! reciben como respuesta sin darse cuenta el periodista que la vida, para el entrevistado, aparece en tercer lugar. Por esta razón piden mano dura por parte de la policía para con los delincuentes. Dicen temer por sus vidas aunque eso no les molesta tanto como perder sus bienes. Tampoco dudan en reclamar la pena de muerte para los delincuentes. Ningún periodista de la prensa “libre” y del “periodismo independiente” les pregunta ¿para todos los delincuentes? ¿O simplemente para los “negros villeros, los “peruanos”, los “bolitas” o “paraguas”, que son todos delincuentes? ¿Y a los policías que son delincuentes, también habría que matarlos? Los militares que robaron y asesinaron ¿no fueron y siguen siendo asesinos y delincuentes? ¿Y la oligarquía ideóloga de aquella sangrienta experiencia llamada “Proceso de Reorganización Nacional”? No solo es asesino el que ejecuta sino el que pensó el crimen y lo decidió. Entonces a esa criminal oligarquía, a los asesinos generales y oficiales delincuentes de la última dictadura militar ¿Habría que matarlos a todos? ¿Muertos esos perros se acabaría la rabia? ¿Hay distintas rabias, algunas justificables, otras no? ¿La rabia de la Pando es justificables y la de la Abuela Chicha Mariani no? 30.000 vidas se llevaron; 45 mil millones de dólares pidieron prestado y se los robaron; y aún hoy a esa deuda externa el conjunto del pueblo Argentino la está pagando.

Con la fuerza de las leyes y de la manera legal que corresponde, demostrando amor y respeto por la vida, esta democracia a esos asesinos les está brindando la justicia que ellos negaron a 30 mil seres humanos; y a estos asesinos no se los piensa matar. Como no se piensa matar a nadie. Ni siquiera a ese pobre animalito de Dios llamado Susana Giménez que también delinquió estafando al fisco robando el dinero de los impuesto que evadió, dinero que es de todo el pueblo. Pero todos ellos, en esta democracia cuentan con el derecho a una defensa justa, y lo ejercen libremente. ¡Y con buenos estudios jurídicos logran de sus “chanchullos”zafar! El mismo derecho que le quieren sacar al resto de los delincuentes, que desde ya son delincuentes de otra categoría; más baja, que merecen morir, o por lo menos encerrar

Se quejan porque ya no tienen seguridad ni siquiera en los Country; a pesar que un “comisario” le puso al country su “propia seguridad privada”. Dormir con el enemigo nunca fue solución para evitar que el enemigo gane. Se olvidan que el cantito de batalla de la sumatoria delincuencial es: “La cana y el ladrón un solo corazón”.

¡Todo está arreglado y los “recursos asegurados”! La impunidad que da la chapa policial habilita el negocio de la “inseguridad”. Y las agencias de seguridad crecen como hongos venenosos que cada vez traen mayor inseguridad ¿Por qué será?

¿Y los policías muertos vaya uno a saber porque delincuentes, no son las víctimas que lavan “la rectitud institucional” manchada por la corrupción policial, recuperando para el cuerpo el honor y la dignidad? ¡Claro que sí! Porque algunos de ellos entraron al cuerpo creyendo que servían a la comunidad. Son los “perejiles” que todavía no habian transado con las roscas del delito policial, que son “destinados a zonas calientes”, para ser ajusticiados por “los socios en el accionar delictivo” de tal manera que no jodan más con la rectitud policial. Son las necesarias victimas que con sus muertes recuperan para la estructura el “prestigio perdido de las fuerzas de seguridad(¿?)”; y algunas cosas más. Pobres victimas del accionar delictivo de los “negros villeros”. Pero con sus muertes “liberan el camino” y la ruta “operacional” del resto de la jerarquía policial.

Una gran cantidad de ciudadanos sabemos que cuando el delito se hace presente en la vida cotidiana de una comunidad, el miedo y el terror reaparece; y con ello también reaparecen los “instaladores” del terror delincuencial, queriendo hacerse cargo de volver a reinstaurar la “seguridad” perdida”(¿?) Y también sabemos y conocemos las consecuencias de dicha propuesta..

EL MONSTRUO DE MIL CABEZAS

Corrían los años 1976/77/78 y una maquinaria infernal se comenzó a montar. Un monstruo de mil cabezas se hecho a rodar. Llegado cierto momento ni sus creadores lo podían controlar; ni Videla, ni Massera ni Suarez Maison ni el Gral Camps. Muerte de “aparentes subversivos”, secuestros extorsivos con asesinato incluido cada día por medio se podía encontrar, ajuste de cuentas personales, molestos personajes que impedían concretar jugosas operaciones comenzaron a desaparecer o en extraños suicidios sus vidas eliminar. No podían quedar ni “cabos” sueltos, ni agentes rasos sin involucrar. Si cae uno caen todos y sino los “otros se encargarán” La vida fácil y el gatillo fácil pasó a formar parte de la cotidianeidad. El “dulce” caló hondo en todo lo institucional y el “buen ejemplo” cundió sin parar. Y al monstruo le crecieron “Cabezas”, como a los comisarios el buen pasar. Y la impunidad se alimentaba con la corrupción funcionarial que gobierno tras gobierno acompaño su accionar.

Pero un día “salto la Rosca” y los perejiles de más debajo de la fuerza policial pasaron a integrar la mano de obra desocupada, que quieta no se iba a quedar. Y nuevas cabezas le salieron al monstruo, que nadie se anima a cortar. Temen que la sangre y la mierda de estos los salpique a todos por igual ¿Por qué será?

LA INSEGURIDAD ESTÁ INSTALADA ¿NO LA PUEDEN IR A BUSCAR? ¡QUE PASA MUCHACHOS DE INTELIGENCIA! ¿A LOS CORRUPTOS CAMARADAS NO SE LOS PUEDE “MOLESTAR? ¿ O SERÁ QUE USTEDES YA NO SIRVEN NI SIQUIERA PARA ESPIAR?

¡PRUEBAS AL CANTO MUCHACHOS!

JULIO LOPEZ FUE EL PRIMER DESAPARECIDOS; Y ESTE PIBE LO SIGUE YA.:

“Se trata del hermano de una compañera de la facultad de sociales: un nuevo desaparecido en democracia.
La última vez que se lo vio a Luciano fue el 31 de enero cuando se dirigía a la casa de Vanesa, una compañera de sociales. Desde el instante mismo de su desaparición Vanesa sospecho de la delegación policial del barrio, pues en reiteradas ocasiones, policías de este lugar habían amenazado a su hermano con frases como: negrito de mierda a vos te vamos a cargar, o, vas a terminar con un tiro en el pecho (mientras le apoyaban un arma en esa zona del cuerpo).

Por ello además de presentar la denuncia para que buscaran a Luciano, realizo una campaña con afiches difundiendo su búsqueda, y se presentó en reiteradas oportunidades a la fiscalía aportando datos sobre la línea de investigación que hiciera foco en la delegación.

Sin embargo la causa desde un principio había comenzado a embarrarse: alguien le pidió a la familia unos pocos papeles de cocaína a cambio de Luciano (esto podría ser una lumpen mejicaneada, o una estrategia de la policía para desviar el curso que debiera haber llevado la investigación), con lo cual se le dio intervención a la DDI, que en poco días reventó el barrio hostigando a los propios amigos de Luciano, y generándoles temor a todos los que supieran algo.

Con ello durante el primer mes la causa estuvo prácticamente dormida, y la línea policial nunca se investigó, a pesar que una de las declaraciones obtenidas por la DDI hablaba de que alguien con las características de Luciano habría estado en un patrullero el día de su desaparición.

Finalmente, hace aproximadamente 10 días, un chico del barrio se quebró y le contó a la familia lo que sabía: este chico, se encontró con un compañero del secundario quien le contó que había estado detenido en la delegación junto a Luciano y que ambos había sido reventados a palos. Este chico lo vio a Luciano, aparentemente muerto en la delegación, y por ello se encontraba realmente asustado. Este testimonio fue incorporado a la causa, y en el día de ayer la Fiscalía General le retiro la causa a la primera fiscalía que había actuado.
Algunos datos más reafirman la hipótesis de la responsabilidad policial en la desaparición forzada de Luciano. La primera denuncia por la desaparición de Luciano la realiza su madre y los policías se negaron a darle una copia, cuando Vanesa fue a reclamar esta copia, los policías se demoraron en dársela, y la que le dieron tenía la hora en que ella lo fue a buscar y no la hora en que se había producido la denuncia. Además ese día la familia pudo ver como la delegación estaba siendo limpiada y constataron el fuerte olor a lavandina que había.

Otra cuestión a tener en cuenta es el origen y la funcionalidad que tiene esta nueva delegación. Seguramente muchos de nosotros hemos vistos por televisión el viernes de la semana pasada, las marchas organizadas por la asociación Vecinos en Alerta de Lomas del Mirador (Valomi), en la cual se repudiaba los crímenes de el florista de Susana Jiménez y del entrenador de Copola. El titular de esta reaccionaria asociación (de apellido Lombardo)  se vanagloria de haber conseguido que se instale esta delegación. Pero desde que ésta se instalo, su única funcionalidad es amedrentar y golpear constantemente a los pibes del barrio que no roban para la policía. Pues se sabe que la policía cooptaba pibes a los cuales les liberaban la zona para que robaran para ellos. O sea, algunos vecinos del barrio toman como referente a este neo-fascista y le agradecen estas conquistas, sin darse cuenta de que ellos mismos podrían ser victimas del accionar de esta delegación. Además del rol represivo que ya de por si tiene este lugar hacia los vecinos mas pobres del barrio.

Un dato no menor es que mientras todos podíamos ver por televisión la marcha contra la inseguridad en Lomas del Mirador, en el mismo momento y en el mismo lugar, se estaba produciendo una marcha organizada por los amigos de Luciano, que reclamaba su aparición. Esta marcha, que termino con un fuerte escrache a la delegación, fue ocultada por los medios que estaban presentes (de hecho canal 26 y canal 11 filmaron imágenes del escrache pero no se atrevieron a pasarlas) lo que nos muestra que quienes hoy reclaman “contra la inseguridad” no tienen intención de difundir este reclamo.
Vanesa es una compañera y lo que hoy esta viviendo no puede pasarnos por el costado. Debemos mostrar nuestra más amplia solidaridad y preocuparnos porque este reclamo sea escuchado por toda la sociedad.”
NO PODEMOS PERMITIR QUE LA POLICIA SIGA MATANDO A LOS PIBES DE NUESTROS BARRIOS NO PODEMOS PERMITIR QUE SIGA HABIENDO DESPARECIDOS

QUEREMOS RESPUESTAS YA ¿DONDE ESTA LUCIANO?

Marcelo Morigi

Tel 15-5103-5629

SUSANA GIMENEZ, DE ESTAS COSAS ¿POR QUÉ NO TE PREOCUPAS?

24 DE MARZO DE 2009

EL EMILIO

HOY SE UNE AL RECUERDO POPULAR

DE AQUELLOS QUE NUNCA OLVIDÓ,

Y JAMÁS LOS OLVIDARÁ.

AQUELLOS MILITANTES DE FIERRO

QUE SUS VIDAS DEBIERON OFRENDAR

PARA QUE ALGUNA VEZ EN ESTA TIERRA

LA JUSTICIA SOCIAL VUELVA A REINAR.

POR ESTA IMAGEN

24-0

POR LOS COMPAÑEROS DOCENTES QUE NO ESTÁN

24-2

POR LOS COLEGAS DESAPARECIDOS

24-3

EN  MEMORIA DE ELLOS

24-4

POR LOS QUE ESTÁN VIVOS

24-5

POR LOS QUE SIGUEN LUCHANDO

24-61

POR EL FUTURO

24-7

POR AQUEL OSCURO PASADO QUE JAMÁS QUEDARÁ EN EL OLVIDO

24-8

PORQUE SEGUIREMOS AMANDO LA VIDA

24-9

POR EL PUEBLO ARGENTINO

24-1

«…Y  POR  LOS DESAPARECIIIDOOOSSS,
COMPAÑEROS PERONISTAS»


EL REGRESO DE LAS POLEMICAS JAURETCHANAS

3 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Afortunadamente hoy vemos como se ha  instalado un debate que hace años se vio postergado por dirigencias cómplices o carente de idoneidad para el desarrollo del mismo, cuando no, con ausencia de autoridad moral. Y no solo con respecto a medidas puntuales sobre un tópico tan urticante como lo es el conflicto con el campo, sino, que proyecto o modelo de país expresan los sectores en pugna y cuál es la cosmovisión del hombre y de la historia que subyacen en las posiciones asumidas, más allá de errores de coyuntura que pudimos advertir como espectadores o activistas en uno u otro sentido. Arturo Jauretche protagonista de las famosas polémicas, nos alcanza hoy; y plumas relevantes asumen opiniones encontradas, como si en el seno del campo nacional estuviera el verdadero debate de la significancia e importancia de lo que nos concierne a todos. Desde otros lugares la cosa parece muy clara, nada se discute. Y también esto despierta suspicacia.

Con Uds. Luis Brunati y Norberto Galasso

Aldo Battisacco

OPINION

El enemigo principal

Por Luis Brunati *

Saludamos el tono del artículo de Norberto Galasso (en Página/12, el 2 de febrero pasado), aunque no la tendencia a eludir los temas de debate. En efecto, Galasso enumera los temas, pero lo que interesa no es saber cuántos son, sino qué opina sobre cada uno de ellos. También se dice que el artículo de Alcira Argumedo (en Página/12, el 27 de enero) no refutó “las apreciaciones correctas de Barcia sobre la mortalidad infantil”. Al respecto, creo conveniente señalar que el hambre es un crimen siempre, e independientemente de la variación de uno o dos puntos en los guarismos. Sin embargo, en el caso particular de la Argentina, el hambre es un crimen calificado, consentido y evitable. ¿Cómo se puede justificar que en un país que produce 134 millones de toneladas de alimentos y una renta inmensa discutamos el tema en base a cifras del Indec, cuyo contraste con la realidad es para todos inquietante? Aquí, es un tema de prioridades y voluntad política. ¿Qué es prioritario, pagar deuda externa o salvar vidas? Tanto Menem, como De la Rúa y la gestión K han privilegiado el pago de los servicios de la deuda externa, además de aceptar que los recursos petroleros y mineros se extraigan sin control público y se exporten dejando las divisas en el exterior. El ciento por ciento para el caso de las mineras y el 70 para las petroleras, tema denunciado reiteradamente por Pino Solanas y Proyecto Sur.

No obstante, la clave del artículo de Galasso está en la definición del “enemigo principal”. Al respecto, ya nadie discute que, utilizando el terrorismo de Estado, la dictadura militar contribuyó a consolidar un nuevo bloque de poder hegemónico en el país, conformado por grupos económico-financieros locales y externos –incluyendo a los grandes propietarios de tierras, cada vez más concentradas y extranjerizadas– con el apoyo de Estados Unidos, países europeos, el FMI y el Banco Mundial. Estos fueron los beneficiarios del saqueo de recursos públicos y sociales durante los treinta años siguientes, comenzando por el carácter fraudulento de la deuda externa y la estatización de la deuda privada, realizada por Domingo Cavallo desde el Banco Central, durante la dictadura. Con el retorno de la democracia, la fortaleza alcanzada por ese bloque de poder, sumada a la escasa voluntad política, permitió desarticular el Estado de Bienestar y el Estado Empresario y la potestad soberana del Estado Nacional, facilitando un descomunal traslado de recursos públicos y sociales en favor de los nuevos dueños de la Argentina.

Así, el saqueo articulado al amparo del terror durante la dictadura se consolidó en democracia a través de verdaderas estructuras de corrupción, conformadas por los grupos económico-financieros, parte de la dirigencia gremial y los dos partidos mayoritarios.

La alternancia bipartidista –incluyendo la cooptación de sectores como el Frepaso– permitió la continuidad de los mecanismos de despojo: subsidios a la descentralización industrial y a las exportaciones; especulación financiera; pago de la deuda sin evaluar su legitimidad; privatizaciones leoninas; altas tarifas en dólares sobre mercados cautivos; prebendas a los “amigos del poder”; complicidades espurias; intercambio de expertos económicos o referentes políticos; “empresarios nacionales” súbitamente enriquecidos y similares; lo cual no está exento de conflictos de intereses y tensiones en su interior. Dadas las dramáticas consecuencia de esta estructura de corrupción, preocupa que se banalice el tema de la corrupción económica. En todo caso, ese bloque de poder y sus cómplices son el enemigo principal. Son ellos los que se benefician con el sacrificio y dolor de nuestro pueblo.

Precisamente, en Venezuela, Bolivia y Ecuador, las fuerzas populares lograron quebrar la trampa de ese tipo de bipartidismo. Por ello, la nacionalización de los recursos estratégicos y empresas clave para esas economías y el repudio a la deuda externa ilegítima no constituyen una “casualidad permanente”, sino movimientos clave para garantizar la redistribución de la riqueza y el bienestar del pueblo. Si se considera que solamente la derecha política, junto a la “nueva derecha” y la oligarquía rural, conforman el “enemigo principal”, por carácter transitivo parecieran pertenecer al campo del pueblo Techint, Monsanto, British Petroleum, Repsol, Pan American Energy, Shell, Esso, Ford, Barrick Gold, Minera La Alumbrera, Grobocopatel, Bunge y Born, Cargill o la Aceitera General Deheza del senador oficialista Urquía, entre otros tantos “amigos del poder”, y entonces se comprende por qué razón muchas de estas corporaciones han recibido subsidios o prebendas del orden de los 10 mil millones de dólares anuales.

En cuanto al tema de la Resolución 125, sistemáticamente se omiten varias claves. Son el diputado Lozano, los diputados del SI y el ex diputado Mario Cafiero quienes denuncian que el proyecto oficial encubre una maniobra que perjudica al Estado, en una suma superior a los 1700 millones de dólares (no pesos) y presentan un proyecto propio a favor de las retenciones móviles segmentadas, que incluye la investigación del ilícito denunciado. Este proyecto no fue llevado a votación, porque en Diputados ganó el proyecto oficial. Para colmo de males, gracias a la maniobra, el Estado nunca llegó a cobrar las alícuotas fijadas en “la 125” y que sí las agroexportadoras descontaron a los productores. Otro dato interesante es que antes del voto no positivo de Cobos, catorce diputados del Frente para la Victoria votaron en contra del proyecto oficial. Por todo ello, no es bueno que se pretenda comparar el sentido de nuestro voto con el voto de la derecha. Nosotros nos negamos a acompañar al Gobierno en el fraude, no en las retenciones. Galasso reconoce el negociado, al hablar de las acciones judiciales iniciadas por AFIP, pero soslaya que son posteriores a nuestra denuncia, cuando la maniobra entre los funcionarios del Gobierno y las agroexportadoras había tomado estado público. Pero la cosa no queda allí, la posterior ley de blanqueo exime a las agroexportadoras también de esa responsabilidad. Por todo ello, nos parece en extremo injusto que el compañero Galasso pretenda adjudicarnos “una grave responsabilidad si se frustra esta gran oportunidad”. En todo caso, si se frustrara esta gran oportunidad, no sería a causa de nuestras humildes críticas, sino a consecuencia de los propios errores políticos del Gobierno y su definición del “enemigo principal”.

Finalmente, en relación con las apreciaciones que el compañero Galasso realiza sobre la obra de Perón y, más allá de que sin duda hubo errores que no intentaré justificar, sus extraordinarias realizaciones en el campo social, los derechos del trabajador, la ancianidad, la niñez, la educación, la salud, energía, infraestructura industrial, obra pública, desarrollo tecnológico e incluso su concepción ambientalista expresada hace casi 40 años en el “Proyecto Nacional” tornan injusta cualquier comparación con gestiones posteriores.

* Docente, integrante de la mesa nacional de Proyecto Sur.

Respuesta de Norberto Galasso

OPINION

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-120467-2009-02-24.html

El enemigo principal (polémica)

Por Norberto Galasso *

En Página/12, el 17 de febrero último, el compañero Luis Brunati se suma a la polémica que venimos desarrollando acerca de si Proyecto Sur debe atacar frontalmente y con todo furor al Gobierno, considerándolo el enemigo principal, como lo está haciendo (Pino dice: “Kirchner es perverso”, “traidor”, “el Gobierno es antinacional y antipopular”, “Scalabrini Ortiz y Jauretche habrían visto con simpatía esta protesta rural”, “Scalabrini no estaría en Carta Abierta”, etc.) o si, en cambio, corresponde una crítica lateral, reconociendo aciertos –empujando, para profundizarlos– y señalando errores. Aquí reside el aspecto central de la discusión: quién es el enemigo principal, que ahora retoma Brunati.

Le contesto: lea el compañero Luis el diario La Nación, mire los noticiosos de TN, observe la perversidad de la casi totalidad del periodismo televisivo y la opinión de la casi totalidad de la dirigencia que aparece en “los medios” –ferozmente opositora al Gobierno– y se convencerá de que no puede coincidir con ellos. López Murphy, Carrió, Escribano, Grondona, la Mesa de Enlace agropecuaria, Longobardi y tantos otros saben bien quién es “el enemigo principal de ellos” y en este momento le apuntan agresivamente, con burlas y saña, al kirchnerismo. Por tanto, Luis, éste no puede ser, al mismo tiempo, el enemigo principal de Proyecto Sur.

Esta gente antinacional y antipopular pretendió “desgastar” al Gobierno, quiso voltearlo con un cacerolazo, logró debilitarlo con sus cortes de ruta, se apropió del cerebro de gran parte de los sectores medios reverdeciendo el gorilismo, apelando al racismo “anticabecita”, al machismo –incluso al “machismo de las mujeres”– ensañándose con Cristina y ahora intenta organizar algo parecido a la Unión Democrática, aunque en dos alas. Una, la liberal-oligárquica de Carrió –UCR en declinación conservadora, traidores como Cobos y hombres de paja del imperio como “el Bulldog”, con el aporte de la hija de Pepe Estensoro y la prepotencia aristocrática de una Bullrich Luro Pueyrredón, renegada de sus osadías juveniles. La otra, la monstruosa degeneración de un sector del peronismo, que retoma la línea menemista-duhaldista, con millonarios como De Narváez, oportunistas como Solá y el fantasma del viejo Pinedo resurrecto en su nieto. Todos ellos, juntos o separados, se esmeran por bajar el telón sobre la experiencia de Néstor y Cristina. A su vez, Fidel, Chávez, Lula, Evo y Correa no quieren que esto ocurra porque consideran a la pareja como compañeros del hundimiento del ALCA y de la necesaria reunificación de América latina con Banco del Sur, moneda latinoamericana y comité de defensa ante cualquier prepotencia imperialista.

De esto no hay duda alguna. Vos me decís en tu artículo que también son enemigos Bunge y Born, Urquía, la Aceitera General Deheza, Monsanto, etc., ¡qué duda cabe! Sólo que el diputado de Proyecto Sur votó a favor de esos intereses sojeros contra la Resolución 125 con el alborozo de La Nación, Clarín, Perfil y otros (lo menos que cabía era abstenerse). También mencionás a otros que, esos sí, hacen buenos negocios como las grandes empresas mineras y petroleras. No eludí este tema –como me criticás por mi nota anterior– ni lo eludo ahora. Digo que hay “amigos del poder”, efectivamente, como también los hay en todos los movimientos que algunos catedráticos llaman despectivamente “populistas”, incluso en el peronismo del ’45. Pero esos negocios no alcanzan para confundir los campos. Son suficientes sí, para señalar compromisos, contradicciones, concesiones del Gobierno. Por eso hay que empujarlo, movilizando al pueblo, para que profundice su política y adopte medidas audaces en esas áreas hoy sujetas al saqueo. Pero no podés caracterizar al Gobierno solamente por esta cuestión, como ocurría con radicales y nacionalistas que conspiraban contra Perón diciendo que entregaba el petróleo o no había nacionalizado la CADE. También te puedo recordar que Perón, seguramente a disgusto, llevó al balcón de la Rosada al asesino de Sandino. ¿Esta actitud tan criticable invalidaba las nacionalizaciones, el no ingreso al FMI, el más del 50 por ciento de la participación de los trabajadores en el ingreso y tantas otras cosas positivas? Evidentemente, no. Había que hacerse el distraído si se estaba dentro del peronismo o criticarlo lateralmente, sin dejar de reconocer el carácter nacional y popular del gobierno, si se estaba en la izquierda nacional (porque de la otra izquierda mejor no hablar). Fue también una concesión cuando el General encarceló a los exilados guatemaltecos del gobierno de Arbenz derrocado por los yanquis. De esta desgraciada medida algunos sacaron la conclusión de que el gobierno era proimperialista, lo recuerdo. Así actuó gente honesta, con grandes ilusiones y quimeras. Lenin también los soportó y los calificó como “el izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo”. Como vos sabés, colaboraron para que llegaran los Rojas y Aramburu, quienes liberaron a los guatemaltecos, pero fusilaron a los trabajadores peronistas y dictaron el 4161 y todo lo demás.

En mi anterior artículo decía que me sorprende que compañeros de larga lucha en el peronismo no comprendan las vacilaciones de los gobiernos policlasistas, que también las tuvo el peronismo, aun en sus mejores momentos (Actas de Chapultepec, ¿te acordás?). También me sorprende que omitan los avances de este gobierno y algo tan caro al peronismo como son los derechos de los trabajadores. Porque ahora no sólo hubo disminución de la desocupación y recupero de las paritarias, sino que desde la Comisión parlamentaria de Legislación Laboral presidida por Héctor Recalde se recuperaron conquistas que el menemismo había destruido (sextuplicación del salario mínimo, vital y móvil, suspensión de despidos sin causa, derogación de la ley Banelco, prohibición de uso de banderas extranjeras en los buques para eludir la legislación laboral argentina, limitación a ocho horas de la jornada para peones rurales, modificación de la ley de pasantías, el “dubio pro operario” en juicios laborales, jueces laborales en materia de quiebras, etc.). Y esto no lo promueve “el enemigo principal”, sino el Frente para la Victoria.

Es correcto que Proyecto Sur critique, pero, por favor, no desde el campo del enemigo, no desde La Nación y Perfil, ni en los programas de los periodistas del imperio, que se solazan escuchando las críticas. Elogien lo elogiable y critiquen lo criticable, pero con sumo cuidado para no ser funcionales a la reacción. Crezcan, desarróllense, si pueden, cabalgando junto a lo mejor del Gobierno y cuando deban votar, no le den pasto al enemigo.

También ha salido al ruedo, por correo electrónico, otro dirigente y amigo, Mario Mazitelli, quien señala que la política del imperio es “la alternancia”. Según él, el imperialismo deja hacer al centroizquierda hoy, después en 2011 vendrá la centroderecha y así sucesivamente mientras Proyecto Sur –sostiene un militante honesto como Mario– construye el partido “para hacer la revolución social”. Este supuesto poder inmenso de los sectores dominantes previendo varios gobiernos y manejando a su gusto a todos los argentinos –menos a Proyecto Sur– me sorprende porque se sustenta en categorías liberales, como centroizquierda o centroderecha, que utilizan Morales Solá y sus congéneres. Creo, en cambio, que hay una cuestión nacional que divide a la sociedad en antiimperialistas y proimperialistas y una cuestión social que la divide en explotadores y explotados. Del ensamble de ambas cuestiones nace un proyecto de Liberación Nacional en marcha hacia el socialismo.

Pero esta polémica no la voy a seguir por dos motivos. La primera, porque la egolatría es mala consejera. Y esto de que la plana mayor de Proyecto Sur (sólo faltás vos, Carlitos del Frade, y espero que no lo hagas) se prodigue en discutir conmigo puede provocarme cierta vanidad y apartarme de aquello que aconsejaba Scalabrini: “Ser uno cualquiera que sabe que es uno cualquiera”. La segunda, porque aparecen quienes rebajan el nivel de la discusión, como un tal José Luis que por correo electrónico intenta descalificarme tratándome benévolamente de “anciano”. Como se comprende, a los 72, no estoy para coqueterías, pero si la calificación viene de Proyecto Sur les advierto que si yo soy anciano, Pino es seis meses más anciano que yo.

Pero no es así, Pino, vos y yo sabemos que no somos viejos. Ocurre simplemente –como decía Jauretche– que hace muchos años que somos jóvenes y mantenemos la juventud suficiente para polemizar acerca del destino de esta América latina que insoslayablemente va hacia la unidad y al socialismo. Y, por mi parte, bajo el telón sobre esta polémica, en la certeza de que tarde o temprano las duras luchas por la liberación nacional y social nos encontrarán a todos nosotros, otra vez juntos, en la misma vereda de siempre.

* Historiador y ensayista.