La democracia brasileña está en peligro

2 febrero 2018

Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Internacional-Regional

Fuente: http://www.elesquiu.com/correoyopinion/2018/2/2/democracia-brasilena-esta-peligro-275868.html

brasil__lula__apoyo__reuters.jpg_1718483347-1

Boaventura de Sousa

Por Boaventura de Sousa Santos (*)

Vivimos un tiempo de emociones fuertes. Para quienes –como yo y tantos otros– acompañamos en estos años las luchas e iniciativas en el sentido de consolidar y profundizar la democracia en Brasil y de contribuir a una sociedad más justa, menos racista y menos prejuiciosa, este no es un momento de júbilo. Para quienes –como yo y tantos otros– en las últimas décadas nos dedicamos a estudiar el sistema judicial brasileño y a promover una cultura de independencia democrática y de responsabilidad social entre los jueces y los jóvenes estudiantes de Derecho, éste es un momento de gran frustración. Para quienes –como yo y tantos otros– estuvimos atentos a los objetivos de las fuerzas reaccionarias brasileñas y del imperialismo norteamericano en el sentido de volver a controlar los destinos del país –como siempre hicieron, aunque esta vez pensaban que las fuerzas populares y democráticas habían prevalecido sobre ellas–, éste es un momento de algún desaliento. Las emociones fuertes son preciosas si son parte de la razón caliente que nos impulsa a continuar; si la indignación, lejos de hacernos desistir, refuerza el inconformismo y alimenta la resistencia; si la rabia ante sueños injustamente destrozados no liquida la voluntad de soñar. 
Éste no es el lugar ni el momento para analizar los últimos quince años de la historia de Brasil. Me concentro en los últimos tiempos. La gran mayoría de los brasileños saludó el surgimiento de la operación Lava Jato como un instrumento que contribuiría a fortalecer la democracia por la vía de la lucha contra la corrupción. Sin embargo, frente a las chocantes irregularidades procesales y la grosera selectividad de las investigaciones, pronto nos dimos cuenta de que no se trataba de eso sino de liquidar, por la vía judicial, tanto las conquistas sociales de la última década como las fuerzas políticas que las hicieron posibles. Sucede que las clases dominantes pierden frecuentemente en lucidez lo que ganan en arrogancia. La destitución de Dilma Rousseff, que tal vez fue la presidenta más honesta de la historia de Brasil, fue la señal de que la arrogancia era la otra cara de la casi desesperada impaciencia por liquidar el pasado reciente. Fue todo tan grotescamente obvio que, por un momento, los brasileños consiguieron apartar la cortina de humo del monopolio mediático. La señal más visible de su reacción fue el modo en que se entusiasmaron con la campaña por el derecho del ex presidente Lula da Silva a ser candidato en las elecciones de 2018, un entusiasmo que contagió incluso a aquellos que no lo votarían si fuese candidato. Se trató, pues, de un ejercicio de democracia de alta intensidad.
Dada la popularidad de Lula da Silva, era muy posible que ganara las elecciones en caso de ser candidato y eso significaría que el proceso de contrarreforma que se había iniciado con la destitución de Dilma Rousseff y la conducción política del Lava Jato habría sido en vano. Toda la inversión política, financiera y mediática habría sido desperdiciada, todas las ganancias económicas ya obtenidas estarían en peligro o perdidas. Desde el punto de vista de estas fuerzas, Lula no podía volver al gobierno. Si el Poder Judicial no hubiera cumplido su función, tal vez Lula fuera víctima de un accidente de aviación o algo similar. Pero la inversión imperial en el Poder Judicial (mucho mayor de lo que se puede imaginar) permitió que no se llegara a tales extremos. 
La democracia brasileña está en peligro y sólo las fuerzas políticas de izquierda y de centroizquierda pueden salvarla. Para muchos quizá sea triste constatar que en este momento no es posible confiar en las fuerzas de derecha para colaborar en la defensa de la democracia. Pero esa es la verdad. No excluyo que haya grupos de derecha que sólo se reconozcan en los modos democráticos de luchar por el poder; pese a eso, no están dispuestos a colaborar genuinamente con las fuerzas de izquierda. ¿Por qué? Porque se ven como parte de una elite que siempre gobernó el país y que aún no se ha curado de la herida caótica que le infligieron los gobiernos lulistas, una herida profunda que proviene del hecho de que un grupo social extraño a la elite osó gobernar el país y encima, cometió el grave error (y fue realmente grave) de querer gobernar como si fuese una elite.
En este momento, la supervivencia de la democracia brasileña está en manos de la izquierda y centroizquierda. Sólo pueden tener éxito en esta exigente tarea si se unen. Las fuerzas de izquierda son diversas y la diversidad debe ser bienvenida. Además, una de ellas, el PT, sufre el desgaste de haber gobernado, un desgaste que fue omitido durante la campaña por el derecho de Lula a ser candidato. Pero a medida que entramos en el período post Lula (por más que cueste a muchos), el desgaste pasará factura y la mejor manera de enfrentarlo es democráticamente, a través de un retorno a las bases y de una discusión interna que lleve a cambios de fondo. Seguir evitando esta discusión bajo el pretexto del apoyo unitario a otro candidato es una invitación al desastre. El patrimonio simbólico e histórico de Lula salió intacto de las manos de los justicieros de Curitiba & Co. Es un patrimonio a preservar para el futuro. Sería un error desperdiciarlo, usándolo instrumentalmente para indicar nuevos candidatos. Una cosa es el candidato Lula; otra, muy diferente, son los candidatos de Lula. Lula se equivocó muchas veces y los nombramientos para el Supremo Tribunal Federal así lo están mostrando. La unidad de las fuerzas de izquierda debe ser pragmática, pero basada en principios y compromisos detallados. Pragmática, porque lo que está en juego es algo básico: la supervivencia de la democracia. Pero con principios y compromisos, porque el tiempo de los cheques en blanco le causó mucho mal al país en todos estos años. Sé que, para algunas fuerzas, la política de clase debe ser privilegiada, mientras que, para otras, las políticas de inclusión deben ser más amplias y diversas. La verdad es que la sociedad brasileña es una sociedad capitalista, racista y sexista. Y es extremadamente desigual y violenta. Entre 2012 y 2016 fueron asesinadas más personas en Brasil que en Siria (279 mil contra 256 mil), a pesar de que el país asiático estaba en guerra y Brasil, en “paz”. La izquierda que piensa que sólo existe la política de clase está equivocada, la que piensa que no hay política de clase está desarmada.

(*) Doctor en Sociología del Derecho; profesor de las universidades de Coimbra y Wisconsin-Madison


SALVANDO LA TREMENDA DISTANCIA… DILMA, MACRI Y EL JUICIO POLÍTICO

14 diciembre 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional, de nuestra redacción

dilma-macri

pedro-del-arrabal-3

Por Pedro del Arrabal

Salvando la tremenda distancia política, moral e intelectual que separa a Dilma Ruoseff de mauricio macri, la situación político-institucional dada en el gigante latinoamericano bien podría repetirse en Argentina teniendo al Congreso de la Nación como protagonista ; en nuestro caso a través de ese derecho ciudadano constitucionalmente avalado de solicitar a través de sus legisladores que representan los intereses de la Nación (Senado) y su pueblo (Diputados) la revocatoria de mandato del actual, perverso e inútil presidente que tiene hoy la República.

En el caso Brasil y por una ridícula cuestión presupuestaria como excusa, el actual y corrupto presidente junto a un no menos corrupto grupo de legisladores, fogoneados mediáticamente por la “Globo” (el Clarín Brasileño), produjeron un golpe de Estado Institucional que separó a la presidenta Dilma Rouseff de su cargo.

¿Son casos similares? Para el caso Dilma, en términos “técnicos” realizable pero de dudosa legalidad moral y política. Si bien son atribuciones constitucionales de los poderes de un Estado Republicano todo depende del momento político y los intereses en juego. Además, en el caso Brasileño, al poder constitucional del congreso se le sumo el 4to. Poder (fáctico) de la Prensa.

Ahora bien, en razonables términos políticos, los casos Dilma-Macri son comparables pero no lo son ni por asomo en términos éticos morales. Dilma está muy lejos de ser la corrupta empresaria que fue y es hoy Maricio Macri, con innumerables causas judiciales y que además asumió en condición de  PROCESADO. Dilma no tenía procesos anteriores más que los fabricados oportuna y mediáticamente para lograr su destitución porque con sus decisiones afectaba intereses corporativos. Macri asumió el cargo estando “PROCESADO” y se dispuso como presidente a afectar únicamente los intereses de los trabajadores. Macri es el empresario mas corrupto que recuerde la historia nacional y que haya llegado a la presidencia; Macri como presidente es el más mentiroso de los mitómanos que haya conocido nuestra sociedad; además el mas torpe e ignorante de los presidente que tuvo nuestro país, incluso por encima de De la Rua quien desde el primer día de gestión mostró que le faltaban algunos “jugadores” a nivel neuronal      

La política mundial, pero fundamentalmente la regional hoy por hoy está bajo el perverso manejo de los medios hegemónicos que como “empresas” quieren poner a los Estados a su servicio. La CNN, La red Globo, Clarín y La Nación, son los más claros ejemplos de manipulación mediática de la opinión pública con fines total y absolutamente conocidos para el sentido común pero inconfesables públicamente; entonces cubren con sus paraguas de desinformación las “travesuras económicas” de los operadores empresarios hoy en el poder en muchas naciones de la región.

El actual ejecutivo argentino no tiene ningún elemento a su favor – más allá de las estupideces de la “pesada herencia” y la corrupción kirchnerista usados como caballito de batalla-, que atenúe sus responsabilidades en cuanto al daño que le produjo en un año de gestión a la Patria misma en sus vínculos afectivos (ampliación de la grieta social que dijo venir a remediar), culturales (desvalorización de la capacidad intelectual y productiva del pueblo en general) e histórico (destrucción de la tradición soberana en sus relaciones internacionales) por un lado, a las instituciones de la república por el constante avasallamiento que realiza sobre los otros poderes con fuerte apoyo fáctico del “4to poder” por el otro y por el tremendo daño económico que le produjo al aparato productivo, a la clase trabajadora y el escandaloso endeudamiento externo.

No hay que olvidar que los Senadores Nacionales tienen en sus manos no solo el destino por conductas inapropiadas del presidente de la República, sino la defensa de los intereses de la Patria y la Nación misma (Art. 61 – Corresponde a la comisión de Asuntos Constitucionales: dictaminar sobre lo relativo a todo asunto de directa e inmediata vinculación con la interpretación y aplicación de la Constitución Nacional y de los principios en ella contenidos, ciudadanía y naturalización, admisión de nuevas provincias, reunión o división de las existentes, límites interprovinciales, reformas de la Constitución, régimen electoral y partidos políticos, organización de ministerios, expropiaciones, intervención federal en las provincias o en la ciudad de Buenos Aires, lo relativo a las relaciones con los gobiernos de provincia y de la ciudad de Buenos Aires y al ejercicio de las atribuciones que confiere el artículo 75 inciso 30 de la Constitución Nacional, estado de sitio, cuestiones de privilegio, lo relativo a la autorización prevista en la ley 23.732 y modificaciones o interpretaciones de este reglamento. También entenderá en los casos a que se refiere el artículo 70 de la Constitución Nacional y todo otro asunto vinculado a la ciencia y al derecho constitucional.
Asimismo, le corresponde dictaminar en todo lo relativo a reformas de leyes de procedimiento de juicio político, modificaciones al reglamento de procedimiento interno en materia de juicio político, en las causas de responsabilidad que se intenten contra el presidente, vicepresidente, jefe de gabinete de ministros y jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, sometidos a juicio político y en las quejas que contra ellos se presenten en la Cámara.
)

La diferencia sustancial entre ambos casos radica en que para destituir a Dilma al Senado Brasileño le alcanzó con manipular supuestas (y no comprobadas) “irregularidades contables” en su administración en una clara maniobra articulada por los medios y llevada adelante por el más corrupto de los congresales –Eduardo Cunha, Presidente del Congreso- con millonarias cuentas sospechosas en el extranjero y encausado por la Fiscalía de lavar dinero y de aceptar sobornos en situación muy similar a la de Macri.

Dilma no tiene cuentas en el extranjero, Macri sí.

La acusación a Dilma de haber recurrido a préstamos de bancos públicos para enjugar el déficit presupuestario, una práctica que, a juicio de la presidenta, “han llevado a cabo otros presidentes brasileños sin que les haya ocurrido nunca nada”, es muy similar pero en otros términos a la acusación contra Cristina sobre el tema dólar a futuro donde los principales beneficiados no fueron los “kirchneristas” sino Macri, sus empresarios amigos y los hombres de su “mejor equipo”. En términos comparativos lo de Rousseff que no tiene “cuentas off shore” ni amigos y/o parientes beneficiados con el negocio de la Obras Públicas del Estado. Lo de Dilma a la par de lo Macri parece una broma del mal gusto.

SEÑORES LEGISLADORES NACIONALES, EL DESTINO DE LA PATRIA ESTÁ EN SUS MANOS. SON LOS RESPONSABLES DE ÉL ANTE LA HISTORIA. SOLO DEBEN DARLE TODAS LAS GARANTIAS CONSTITUCIONALES PARA EL QUE EL DELINCUENTE –COMO A TODO DELINCUENTE- SE DEFIENDA.


Las dos caras de una moneda (1ra parte)

14 febrero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

Foto de V.L.M.Por Victor Leopoldo Martinez

Un poco de historia

Mucho y por largo tiempo se habló del poder imperial, sus tentáculos y sus oscuras operaciones desde la sombras. Nunca fue fantasía aunque con Hollywood lo intentaron para desmitificar el asunto. Existen sobrados antecedentes históricos reales, con documentación y hechos probatorios reconocidos por algunos arrepentidos funcionarios de la Casa Blanca norteamericana y hasta por el propio Obama. Las mafias financieras que manejan tanto Wall Street como la City londinense (Bolsa de Inglesa) vienen operando sobre la política mundial desde el siglo XVIII utilizando los más variados recursos.

kissinger

Sin ir muy lejos, basta con recordar aquella guerra del Yom Kippur de 1973 entre Egipto y Siria enfrentados a Israel sutilmente azuzada por el operador de esas mafias, el “pacificador” Henry Kissinger (el mismo que operó acá en el tema Malvinas de 1982 al solo efecto de lo logrado, que Gran Bretaña se quedara con el área por el petróleo) para producir en aquellos años lo que se dio: la crisis mundial del Petróleo con la suba del precio del barril desorbitadamente. Europa dependía en ese momento -como ahora- de su importación. Con la lluvia de dólares que le cayeron a las magnates Árabes en aquella oportunidad, Kissinger les aconsejo que los invirtieran en la bolsa norteamericana. Esto le permitió a Wall Street salir de la crisis en la que estaba sumida luego de la salida norteamericana de Bretton Woods decidida por Nixon. Las petroleras manejadas por empresas británicas -Shell y British Petroleum- hoy lo extraen –en esa época no- del Mar del Norte y está por agotarse. EE.UU. ya no produce como antes e importa más del 70% del petróleo que consume. Entonces hora van por Venezuela. ¿Se va entendiendo?

Lo de Yom Kippur es uno de los tantos ejemplos poco conocidos ya que la prensa jugó su papel “libremente” con sus conocidas “cortinas de humos” para que nada de esto se conociera.

¿Algo más reciente? Las “pinchaduras” de teléfonos realizadas por la CIA a primeros mandatarios mundiales entre ellas hasta la propia alemana Merkel y Dilma Rousseff (y porqué no a Cristina) fue reconocido hasta por el propio Obama.

Entonces nada nos puede sorprender desde que los buitres y sus operadores locales comenzaron su tarea de erosión sobre nuestro gobierno nacional cuando Néstor Kirchner junto a Chávez le dijeron “NO AL ALCA” en el 2005.

Hoy el imperio financiero “trabaja” a nivel local con una moneda de uso corriente que maneja a través de su embajada en Argentina, representación imperial que hace uso y abuso con total impunidad de la “inmunidad “ que le da su condición de “sede diplomática”.

Las 2 caras de esta moneda son la prensa y la oposición, con menos torpeza la primera que la segunda pero ambas entrando en un juego donde las contradicciones en las que en forma conjunta incurren se encargan de desnudarlos frente a cualquier lector de la realidad política que no necesariamente debe ser muy instruido y/o lúcido.

Esas contradicciones están la vista; no las ve el que no quiere. Lo que la sociedad en su conjunto no puede permitirse es enancarse en las misma entrando en el juego desestabilizador que ellas están realizando. El riesgo para su salud mental, política, social y económica es grande; sus consecuencias impredecibles.

Gene Sharp

Modus Operandin

Existe un ideólogo norteamericano – politólogo el hombre de nombre Gene Sharp (1)– que suele describir en sus trabajos cómo se debe operar para desestabilizar a un gobierno con el verso de un enfoque diferente y no violento cuando en la realidad el trabajo está direccionado a operar contra los gobiernos no afín a los intereses norteamericanos. Aquí van algunas de esas “sugerencias” en una muy breve y apretada síntesis:

a) Campañas publicitarias en defensa de la libertad de prensa y las libertades publicas amenazadas por gobiernos populistas (¿No le suena?).

b) Promoción vía prensa de factores que producen malestar social: inseguridad, criminalidad, manipulación del dólar, desabastecimiento, etc, etc (¿Esto tampoco le suena?)

c)Denuncias de corrupción y promoción de las intrigas sectarias (¿Y esto?)

d) Calentamiento de la calle fomentando movilizaciones y todo tipo de protesta exponenciando supuestas fallas y errores gubernamentales (18F).

e) Organización de manifestaciones y tomas de instituciones públicas (fomento del no respeto a las mismas) que radicalicen la confrontación social.

 Si todo esto no le suena es porque está viviendo en otro planeta.

Pero para que esto sea posible es necesario contar con esa moneda de caras similares de tal modo que al revolearlas por el aire y al caer garantice el mismo resultado siempre.

(Continúa)

(1)En su trabajo «La política de la acción no violenta», provee un análisis político pragmático de la acción no violenta como un método de utilizar el poder en un conflicto. Acuñó el término “polítical jiu-jitsu” que consiste en derribar a tu oponente mediante un desequilibrio con una táctica política estratégica o maniobra. Fue el fundador de la Instituto Albert Einstein, una organización anticomunista.  Esta Institución ha sido acusada de haber estado detrás de las revoluciones de colores que se dio en la ex Unión Soviética.