Sr. MACRI, NO QUEREMOS UN FUTURO PARA POCOS

28 abril 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! DESDE EL 11 DE MAYO DEL 2009 EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Este año las maestras/os de la escuela pública nos encontramos nuevamente en una lucha desigual. De un lado nuestros reclamos y del otro la actual gestión de gobierno y su política hacia lo público. Nuestra voz y nuestras preguntas es muy difícil que las encuentren en la mayoría de los medios de “comunicación”.

Los maestros en las escuelas preguntamos :

¿Por qué el gobierno y “la mayoría de los medios” circunscriben el reclamo a lo salarial ?

Las condiciones en que se encuentran las escuelas públicas se han agravado en este último año.

Se siguió con la práctica de no aportar los insumos necesarios, combinada con la compra usuraria de materiales innecesarios como costosos pizarrones electrónicos para escuelas que no tienen estufas, televisores gigantes para escuelas que ya tenían televisores, se compraron caloventores eléctricos cuyo costa triplicó la inversión que hubiera implicado arreglar las calderas de las escuelas, etc.

¿ Por qué el gobierno sigue aumentando los subsidios a las escuelas/empresas privadas ?

Se destinan más de 700 millones de pesos para subsidiar el negocio de la educación privada, profundizando las desigualdades. Exigimos la eliminación de los subsidios a las escuelas privadas y su empleo para financiar la educación pública.

¿Por qué el gobierno y los “la mayoría de los medios” mienten?

Las pocas obras se realizan durante los horarios de clase, con la lógica imposibilidad de enseñar y aprender, sumadas al peligro que se expone a toda la comunidad, se realizan obras innecesarias como pintar sobre paredes que necesitan arreglos de humedad, las obras se sobrevalúan dos y tres veces, se realizan inversiones superfluas y realizan obras que se prolongan en tiempos extensos innecesariamente.

Pedimos un aumento salarial. Pero aunque haya mejora en los salarios, no se resuelve la crisis de nuestras escuelas. Estamos enseñando y aprendiendo en condiciones que podrían ser fácilmente mejores si hubiera voluntad política de hacerlo y no sólo de decirlo. No somos los maestros los responsables de la crisis de la escuela pública como pregonan funcionarios y medios.

Desde al año 2001, el Área Derecho a la Educación de la Defensoría del Pueblo porteño viene denunciando la falta de vacantes en escuelas de jornada simple y especialmente de jornada completa y la falta de edificios escolares en toda la zona sur de la ciudad.

En el Nivel Inicial (jardines) en el año 2008 se registraron 8300 niños/as en lista de espera que no pudieron acceder a una vacante. El 70 % corresponden a habitantes de la zona sur de la ciudad.

En el nivel Primario cientos de niños/as, habitantes de los barrios de Bajo Flores, Villa Soldati Pompeya, Mataderos y Villa Lugano fueron “derivados” en micros escolares por falta de vacantes a escuelas de otros Distritos Escolares alejados de sus hogares.

 

Si el compromiso con la educación pública fuera cierto, muchísimos de los problemas que existen se solucionarían, simplemente construyendo escuelas….cosa que esta gestión ya señaló que no hará…

Todos debemos luchar por un futuro para todos

Maestros/as autoconvocados

del Distrito Escolar11

Flores Sur


MACRI NO HABILITA EL INICIO DEL AÑO LECTIVO

2 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Pedido de publicación

CARTA ABIERTA A LOS ALUMNOS Y LAS FAMILIAS DE LA ESCUELA

Nos hubiese gustado comenzar este año recibiendo a los chicos de otra manera, esperándolos para tener clases en edificios adecuados: sin goteras, con estufas, en donde no estén hacinados, es decir en un lugar mínimamente apropiado para enseñar y aprender. Nos hubiera gustado que en la Ciudad de Buenos Aires haya suficientes docentes para cubrir todos los grados. Nos hubiese gustado recibir a los chicos con la satisfacción de que nuestro trabajo, en medio de estas difíciles condiciones, no sea el menos reconocido y remunerado dignamente por el gobierno.  Sin embargo, nos encontramos con un nuevo inicio de ciclo lectivo en el cual las aulas de muchas escuelas de zona sur se hallan abarrotadas de alumnos (en Lugano, Mataderos, Soldati, Pompeya, Barracas o La Boca , por ejemplo, tenemos aulas en las que hay más de 30 y hasta 40 alumnos). Nos hallamos ante un inicio de ciclo en el cual los techos de nuestros salones se nos siguen cayendo encima, donde los pupitres son escasos y están casi siempre rotos, y donde las estufas que faltaron el año pasado siguen sin aparecer. Un principio de ciclo donde una vez más, las autoridades se burlan de los reclamos salariales de los maestros: el gobierno nacional promovió un aumento que no será percibido por la gran mayoría de los docentes, en especial los que ya tienen un mínimo de antigüedad. Por su parte, el gobierno municipal ofrece un aumento  que representa alrededor de $ 1,50 diario; es decir, que no llega a cubrir el costo del transporte mínimo.

Lamentablemente no es ésta la primera vez que los docentes nos enfrentamos a un inicio de año con estas características: el deterioro de la escuela pública no ha comenzado ahora. Si bien el actual gobierno municipal ha profundizado medidas que la perjudican, la escuela pública viene siendo agredida y vaciada de manera sistemática desde hace décadas. Vaciar una escuela de pizarrones y útiles, y sobrecargarla de alumnos, no es producto de una casualidad. Generar un modelo de escuela basado en la desigualdad es una decisión política deliberada. Mientras se amontonan alumnos en pequeñas aulas de las escuelas públicas de nuestra ciudad, se transfieren recursos como nunca en la historia para subsidiar la educación privada: este año en Capital se otorgará la cifra récord de $ 700.000.000 para sostener una educación a la que no todos acceden. El incremento en la subvención al sector privado implica una desatención en el sector público.

Decíamos que esta vez no es la primera en que nos enfrentamos a un inicio de ciclo con estas características. Pero sí, después de mucho tiempo, es un principio de año en el que los maestros de la ciudad entendemos que no podemos seguir aceptando en silencio estas condiciones. Si las clases no se inician con normalidad, no es por las medidas de lucha, sino por el estado de deterioro y empobrecimiento al que los gobiernos han llevado a nuestras escuelas. Este año no nos quedamos a la espera de nuevas promesas, porque ya pasamos por la triste experiencia de asistir a los avances de políticas que están destruyendo la posibilidad de una escuela para todos; de una escuela pública digna para una sociedad justa. Rechazamos que la escuela pública se transforme en un depósito de niños, y que la función del maestro sea sólo la de contener problemáticas sociales.

Por eso, este principio de año comienza con medidas de lucha. Porque creemos que lo que está en juego es la educación pública y no podemos quedarnos cruzados de brazos.

Asociación Docente

Ademys

Inscripción Gremial 1751

Santiago del Estero 443  C.A.B.A.

tel/fax 43815400

ademys@ rcc.com.ar

http://www.ademys.org. ar