FRENTE A LA REALIDAD, FICCIÓN MEDIÁTICA

15 octubre 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política, periodismo y Medios de Comunicación.

el-ancasti-logo

“Si tiene tamaño de roedor, se mueve como roedor, chilla como roedor, come cualquier basura como un roedor, seguramente no debe ser un león.”  P.d.A.

pedro-del-arrabal-3

Por Pedro del Arrabal (Especial para EL EMILIO)

Se me ocurre pensar que los catamarqueños saben qué información les puede “vender” Clarín diariamente; pero no necesitan recurrir a él porque tienen una especie de “fascímil” local, El Ancasti. Lógicamente la adquisición de los “productos” que ofrecen ambos es decisión de cada uno.

No hay que ser muy avezado a esta altura de los acontecimientos políticos nacionales y locales para darse cuenta que la manipulación mediática de la información, algo que comenzó hace varias décadas en el centro del “unitarismo” nacional, se está derrumbando cual pirámide de naipes por lo poco creíble y frente al más leve soplido de la realidad; pero parece que el matutino provincial, de eso, todavía no se percató.

Pruebas al canto. A nivel nacional , las denuncias contra funcionarios del gobierno anterior de fabricación mediática realizadas con aires de soberbia y supuesta solvencia documental por Carrio, Stolbizer, Lanata y hasta la situación del propio e inescrupuloso Gobernador Jujeño Gerardo Morales con la detención de Milagros Salas que tanta difusión y multiplicación periodística tuvieron en los medios del monopolio Clarín, a la hora de afrontar y/o sentarse frente a las justicia para corroborar denuncias, las dos primeras rápidamente visualizaron que el lugar más apropiado para esconderse era debajo de la cama. En el caso de las bravuconadas del “sicario” Lanata que quería tener a Cristina frente a él en tribunales, parecen que terminaron en un urgente pedido de un inodoro solicitado de apuro por el ¿periodista? para justificar su ausencia a Comodoro PI.

Hasta la causa Baez a la par de los actos de corrupción de Calcaterra (testaferro de Macri) y Caputto se presenta como una simple disputa entre jueces y fiscales por una “propina” mediática de Magnetto.

Como lo vengo siguiendo vía internet desde hace tiempo, en el Plano local y utilizando la misma técnica que su “modelo nacional”, El Ancasti realiza llamativas lecturas políticas, judiciales y sociales de la realidad local, “promueve temas” que luego los legisladores del FSC los transforman en denuncias para convertirse al día siguiente en tapa,(la mayoría de ellas naufragaron tan pronto como intentaron ponerlas a “flote”) con un único fin: erosionar la gestión gubernamental del gobierno local en manos del Peronismo-FpV y que comanda la Dra. Corpacci, quien con más aciertos que errores (que los tiene), lleva adelante una gestión demasiado transparente para los tiempos que corren. Desde las delicadas cuestiones mineras hasta responder a pies juntillas los dictado Radicales (comandados por el vitalicio senador nacional Oscar Castillo de conocida amistad con el propietario del matutino –el empresario Zitelli-) para frenar la iniciativa oficialista de reforma constitucional, El Ancasti no se está privando de nada.

Sin embargo, con alguna “operación mediática anterior” no pudo parar la iniciativa oficialista finalmente concretada de ampliar el número de miembros de la Suprema Corte de Justicia Provincial, actualmente de tres miembros propuestos por el FSC en su momento y nombrados cuando ellos eran gobierno (20 años en el poder 1991-2011), interrumpidos por el triunfo de Corpacci ya que pensaban quedarse otros 20 años más. Los Dres Figueroa Vicario y Vilma Molina asumirán el 1 de noviembre como nuevos integrantes de la máxima instancia judicial provincial.

nota-del-ancasti-1

“NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER”

Centralizo mi comentario en el accionar “manipulador” del diario del NOA.

El matutino catamarqueño no ve en Macri un temeroso presidente impedido por propias limitaciones de hilvanar dos frase seguidas con cierta coherencia; no ve al presidente real que necesita forzosamente creaciones ficcionales (viaje truchado en colectivo urbano simulando contactarse con la gente, encuentro y charlas casuales con pobres actores de reparto haciendo de gente humilde, besos en la ONU con su mujer, o “bicicleteadas en el “Central Park” de Nueva York con decenas de custodios detrás del fotógrafo) para poder vender una imagen de “populachero, abierto y dialoguista” que en los hechos nunca existió ni existe (salvo en la campaña electoral donde realizaba falsas promesas ante un público expectante hoy desilusionado).

facebook-1

El Ancasti no ve en las apariciones públicas del “Ing Macri”, previamente organizadas como “puestas en escena”, un hombre lleno de ese pánico; pánico generador de sus constantes tartamudeos a la hora de querer expresarse; no ve un presidente que demanda “zonas liberadas del incontrolable público real” en cinco cuadras a la redonda –con vallado incluido- para alivianarse en parte su pánico. El matutino norteño no quiere asumir que en cada oportunidad que el presidente habla la vergüenza ajena entre los argentinos es generalizada. Las redes sociales, con sarcasmo, dan cuenta de todo esto pero esta información-opinión los periodistas-columnistas de este matutino no “visualizan” (o no la quieren ver) a pesar de representar la opinión de una parte importante de la sociedad. El Ancasti solo ve en Macri lo que nadie ve: “El Gran Estadista”. Como su ficticia visión es demolida por la realidad, se la agarra con la ex mandataria.

nota-del-ancasti-5

Mientras los medios nacionales a esta altura ya no pueden esconder esa otra realidad, la que muestra a la ex presidenta como el personaje político más convocante de la actualidad nacional y por encima de cualquier otro político;  que se mueve sin temor por la calle en medio de muchedumbres, custodiada solo por la gente, el diario catamarqueño se ensaña aun más con su figura, pero lamentablemente de manera paupérrima.

nota-del-ancasti

La nota editorial del 13 de octubre de 2016 titulada “La Patraña en todo su esplendor” ilustrada con una foto de Cristina hablando y con la clara intensión de presentarla como mentirosa es lo que me llevó a realizar esta reflexión.

La nota en cuestión(*) tiene dos fallas demasiado evidentes que desde el vamos la invalidan y desnudan como otra de las tantas operaciones, mediocres y burdas, de “El Ancasti-La Nación-Clarín”:

1) La primera es la fuente –el “mitrista” diario La Nación- que el Ancasti pretende vender como “serio” por ser un medio para “elite”, medio que aun hoy le debe al Estado ciento de millones de pesos evadidos fiscalmente y que gracias a “varias manitos” de la justicia ese no pago lo viene “bicicleteando”. ¡Poco serio! Pero además no chequear la información ya transforma al “anónimo” columnista en otra de las tontas herramienta de “operaciones” mediáticas en el país del interior.

2) Menciona datos de un relevamiento realizado por la consultora Adecco (¿?) que nadie conoce ni sabrá jamás cuándo fue realizado (hace un mes, un año, cinco años ¿? No hay datos en la nota ), sobre qué universo se realizó el mismo, con qué finalidad y a pedido de quién. ¡Todos datos elementales para que ese “muestreo” sea creíble! Los datos de encuestas en general y en los tiempos que corren ya no son para nada confiables porque se sabe cómo son manipulados. ¿Alguien conoce y sabe la seriedad de Adecco? Basura para perejiles.

En el fárrago de datos “copiados”, total y absolutamente inconsistentes e incomprobables donde se mezclan números y porcentajes de la CELAC, con la OIT y el INDEC y que tomó de La Nación sin chequearlos previamente solo le sirvieron al “anónimo” para mechar sus tendenciosos pareceres como por ejemplo: “… desnudan el fracaso de las políticas denominadas genéricamente “modelo de crecimiento con inclusión social”, aplicadas durante el kirchnerismo…. el desastre social que ocultaba el relato kirchnerista es superlativo… (sin aportar un mísero dato de su cuenta personal que convalide tamaña afirmación) El “modelo de crecimiento con inclusión social” fue una mentira que solo pudo sostenerse con la manipulación (el muerto critica al degollado) o directamente la ausencia de datos estadísticos, mecanismo que permitió a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus colaboradores vanagloriarse de recordadas mistificaciones como que la pobreza en la Argentina estaba por debajo del 5% o inferior a la de Alemania. Caído el velo, la patraña se muestra en todo su esplendor.

Parecería que El Ancasti ha optado por la ficción dejando de lado la realidad y está decidido a cuestionar lo que para la prensa mundial (no para la prensa empresarial globalizada que en América está representada por la SIP –sindicato de propietarios de medios-) fue un hecho auspicioso y difícil de rebatir tal como vienen presentando periodistas internacionales medianamente objetivos pero indudablemente más responsables a la hora de informar la gestión Kirchnerista. Para El Ancasti los “Panama paper” nunca existieron (y todos los días salen nuevas cuentas “off shore”).

Habría que sugerirle al editorialista de El Ancasti un poquitito más de formación a la hora de emitir opinión política sobre temas que los desnudan en su ignorancia; y más honestidad intelectual con respecto a su mirada de la realidad. Además recordarle que el “relato Macrista” (también lo es como según él lo fue el kirchnerista) de la “Pesada herencia” se agotó en si mismo y en solo 6 meses por inconsistente, y se cayó solo por insostenible (como De la Rua). Sería bueno para la salud mental y profesional de ciertos “columnista anónimos” blanquear desde dónde ideológicamente escriben y que hacerlo desde una condición “anti (peronista, kirchnerista)” no es reprochable cuando se juega limpio y sin ficciones en materia periodística.

Nota:

(*)Ver en: http://www.elancasti.com.ar/opinion/2016/10/13/patrana-todo-esplendor-313915.html

Anuncios

PELIGROSAS “GENERALIDADES” EN BOCA DE UN ACADÉMICO

23 agosto 2016

Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura neoliberal y Educación

Decano Arellano

Bajo el título de “100 millones de dólares en pérdidas de inversión olivícola”, EL ESQUIÚ.COM publicó una nota el sábado 20 de agosto pasado donde aparecen peligrosas generalidades en formato de diagnóstico y erróneos cálculos relacionados con la actividad olivícola expresadas por un Decano de la UNCA.

Victor L Martinez 4

Por Victor Leopoldo Martinez (1)

Oscar Arellano de la Facultad de Ciencias Agrarias -de él se trata- se refirió a la crisis olivícola y la pérdida de las hectáreas dedicadas al cultivo.  Señaló un monto cercano a los 100 millones de dólares en  pérdidas de inversión, aclarando que los números que dio son estimativos.

En el cuerpo de la nota se puede leer: ‘En primer lugar, Arellano indicó que en el encuentro con la comisión de los legisladores nacionales se expuso. “que las economías regionales vienen con serios problemas seis años atrás hacia esta parte”.’ Sin poner en duda tal aseveración en cuanto a los inconvenientes por los que puede estar pasando el sector, lo llamativo es el señalamiento del “tiempo” (6 años atrás) que evidentemente se alinea con el relato oficial de la “pesada herencia” usado por el Gobierno Nacional PRO. Manifiesto esto estando informado de la real situación, que desde ya no es buena aún hoy en el sector olivícola, situación además fuertemente condicionada por el mercado internacional, “Estados protectores” (algo que el neoliberalismo vernáculo desecha) y las potencias financieras manipuladoras de precios.

Luego el diario señala: ‘Sobre esta línea, Arellano comentó que “hay intentos de mejoras, aunque no fueron consolidados y aparecieron problemáticas como el incremento en la tarifa energética. A ello debe sumarse los altos costos en la mano de obra lo que dificulta competir contra países como España, que tiene altos subsidios a la producción olivícola y que, además, maneja el precio internacional del olivo”.’

En este párrafo todos los datos resultan muy “llamativos”:

a) Según el decano, el gobierno –es de imaginar que se refiere al Nacional- “amaga con socorrer” a los olivo-productores al tiempo que los ahoga con el incremento de las tarifas energéticas (servicio que el gobierno anterior subsidiaba).

mano de cosecherob) En línea con la aspiración de cualquier empresario liberal, de sus dichos se infiere que la culpa por la baja rentabilidad también la tienen “los trabajadores” (¡Cuando no!) por el alto costo de mano de obra que dificulta la competencia internacional (¿Otra vez más los culpables son los trabajadores?)”; o sea… Arellano coloca sobre las espaldas de los laburantes “aceituneros” la responsabilidad de que el país no pueda ser competitivo internacionalmente por demandar remuneraciones justas. Sería interesante para el lector saber de qué se está hablando. Hoy un peón rural cosechero trabajando a destajo (día que por cuestiones climática no trabaja, no cobra) percibe un poco más de $ 300 por día. ¿Esta remuneración resulta encarecedora de costos para el empresario?

c) Lo anterior entra en colisión que el reconocimiento explícito que hace Arellano para el caso “España” que no solo hace un culto de los “subsidios” como política de Estado en defensa de sus productores con el fin de hacerlo competitivos internacionalmente sino que hasta se da el lujo de ser un país “formador de precios internacionales” en el rubro. Lo llamativo es que Arellano  no habla de las remuneraciones de los trabajadores españoles del sector.

Más adelante y según el matutino, Arellanos manifestó: ‘“Hay que entender que estamos en un mundo globalizado y que en otros lugares hay subsidios a la producción en un sentido muy profundo (¿?), explicó el decano, dando cuenta de que en el país se dan altos “costos laborales con una gran carga desde los aportes patronales y energéticos, donde un 40 por ciento es impuesto”.’ Leyendo –ya ni siquiera “entre líneas”-  queda claro de qué habla el Sr. Decano cuando utiliza eso del sentido “profundo” del subsidio. Lo que está planteando Arellano en su papel de “académico lobista” es que sumado a su encubierta demanda de la rebaja salarial, “sugiere” que el Estado le elimine a los empresarios del sector la obligación de realizar los aportes patronales y le subsidie los gastos energéticos abaratándole costos para de ese modo aumentar los márgenes de ganancia. Más abajo quedará más en evidencia con el tema del diferimiento impositivo.    

ELESQUIU.COM continua: ‘En tanto, se refirió al número de hectáreas perdidas que fueron destinadas a la producción de olivos en la provincia. Arellano aclaró que “son apreciaciones” las que se emanaron en la comisión de Economías Regionales, por cuanto “no hay estadísticas concretas en la cantidad de hectáreas perdidas”.’ En otras palabras, Arellano se está pareciendo al periodista Lanata en cuanto a largar datos que no fueron “híper recontra chequeado” en un marco de audaces generalizaciones.

olivares 1

Luego aparece esto: ‘Arellano indicó que por diferimiento impositivo se aprobaron aproximadamente entre “27 y 28 mil hectáreas a implantar en Catamarca, de las cuales se implantaron alrededor de 22 mil. El dato que da vuelta es que están quedando solamente unas 12 mil en producción”, señaló, afirmando que “hay fincas que se abandonaron y dejaron de regar”.

Es en este párrafo donde se encuentran los “no datos” más importantes ya que no brinda ninguna explicación clara sobre las razones del porqué “hay fincas que se abandonaron y dejaron de regar”, quienes sus propietarios y si cumplieron con las disposiciones para ser beneficiados con el diferimiento impositivo. Uno puede deducir que si el abandono fue consecuencia del aumento tarifario dispuesto por el gobierno nacional que asumió el 10 de diciembre pasado, entonces el decano evitó señalarlo ya que antes de diciembre, reitero,  el servicio estaba subsidiado. Es  vox populis en el Valle Central provincial la identificación que las autoridades y no pocos docentes de la UNCA tienen con el radicalismo del FCS Catamarqueño quiénes luego los premian con cargos de funcionarios y legisladores cuando esa fuerza consigue el control del poder político provincial.  Además, en el ámbito provincial es de conocimiento público que la Suprema Corte de Catamarca –cuyos miembros también están fuertemente identificados con el Radicalismo local- impidió la aplicación del ajuste tarifario pretendido por el Ministro Aranguren a nivel Nacional y que se quiso aplicar en todo el ámbito provincial; a cualquier catamarqueño le quedó claro que se trató de una operación política en contra del actual gobierno provincial del FpV que es ahogado y chantajeado constantemente por las autoridades nacionales.

Pero ¿qué lector sabe qué es un diferimiento impositivo? Los diferimientos impositivos permiten diferir (aplazar) el pago de sumas que los inversores en una empresa deberían desembolsar  en concepto de Ganancias, Ganancia Mínima Presunta, Bienes Personales, IVA, IVA importación e impuestos que los complementen y sustituyan según el texto de la ley. Si lo ejemplificamos queda más claro lo que sería “la tragada” por no pagos de los impuestos señalados: sobre un $ 1.000.000 que la empresa debería pagar por los conceptos antes señalados, la misma resulta beneficiada con $ 750.000. Esas sumas, no obstante, deben ser justificadas por inversiones de capital equivalentes (que nunca se realizan), más otro 25% de inversión pura (con precios inflados para que cubran gran parte del otro 75% que no se hizo). “Viveza empresaria criolla” que le dicen. ¿Los controles? Ausentes sin aviso y con cobro de “diezmo” por adelantado. Y si no que le pregunten a José López.

Lo grave es que un decano tire números que desconoce, datos sin chequeos previos ni corroboración alguna, conceptos ambiguos, dada la gravedad del panorama que presentó, pero que por sus dichos suenan más a mensajes de un lobista empresario  que a un serio y responsable informe de un “decano” de Universidad Pública –detalle para nada menor-; por ser una autoridad universitaria sus apreciaciones de por sí resultan lamentables dentro de una exposición periodística para un académico. En sus propias palabras: “Son números aproximados, pues no hay un dato preciso o un relevamiento”; el número preciso proviene por las hectáreas aprobadas con diferimiento. Fueron (¿?) datos oficiales en su momento (¿Qué momento?) y las que están en producción no tienen un dato preciso”. ¿Entonces? ¿De qué está hablando el Sr. Decano?

olivar_riego

Según le manifestó a ELESQUIU.COM: ‘de esta manera, Arellano trazó un monto estimado respecto a la pérdida de inversiones para las hectáreas olivícolas: “Implantar una hectárea arrancado de cero, iniciando con desmonte y perforación, equipo de riego, está alrededor de los 10 mil dólares ($160.000). Si se perdieron 10 mil hectáreas de olivo y esta cifra se multiplica por 10 mil dólares de inversión, estamos hablando de 100 millones de dólares de pérdidas. Quizá en este párrafo este lo más disparatado:

1°) Lo que no hay en su audaz aseveración es una clara fundamentación sobre las supuestas perdidas empresaria habiendo gozado de un diferimiento impositivo.

2°) Resulta disparatado y ridículo incluir en el costo por hectárea la perforación (lo más caro) porque solo un ostentoso, ridículo y torpe productor, con 100 hectáreas de olivos puestas a producir se le puede ocurrir  hacer “100 perforaciones”. Este detalle “pasado por alto”  baja la perdida por hectárea calculada por el decano de manera sustancial. Si bien es cierto que hoy por hoy los productores están colocando 420 plantas por hectárea que llegan a producir 14 tn, con una demanda de agua anual de 3200 m³/ha (hablando de sistema de riego por goteo y según el ETo de la zona), a ningún productor se le ocurriría tamaño disparate de “perforaciones” cuando se pueden realizar estudio previos para mejorar  el aprovechamiento del recurso hídrico bajando considerablemente la inversión en insumos e infraestructura.

Por otro lado el matutino “El Ancasti” en una nota publicada el 22 de diciembre del 2014 sostenía: “El sector olivícola tiene altas expectativas respecto de la cosecha 2015, aunque admiten que no llegará a superar campañas anteriores (o sea que tan mal no venían). La gerente de la Asociación Olivícola de Catamarca (ASOLCAT), Bibiana Marabini, aseguró que la producción y la demanda de mano de obra serán altas, y los productores están trabajando para conseguir el financiamiento para cubrir los costos de la cosecha. 66 son los millones de kilos de aceituna (66 mil toneladas) que se estiman para esta cosecha (2015). La mayor demanda de mano de obra se concentrará en todo el Valle Central y Pomán. Entonces un cálculo grosero sacado de estas declaraciones periodísticas realizadas por dirigentes de las cámaras empresaria del sector y  otros datos que surgen de informes publicados por organismos de mediana seriedad nos permitiría hablar –dólares más dólares menos por año- en concepto de exportación por la producción catamarqueña de casi 50 millones de u$s ( 800 millones de pesos) de aceitunas y casi 95 millones de u$s ( 1520 millones de pesos) por exportación de aceite. Estas cuentas surgen automáticamente al recoger información confiable sobre los valores internacionales: precio promedio de exportación por tonelada de aceitunas nacionales de mesa: 1427 dólares; precios del aceite de oliva por tonelada  3158 dólares. La pregunta surge automáticamente: Los empresarios del rubro ¿estarían dispuestos a abrir sus contabilidades para determinar pérdidas y ganancias?

¿Había información y antecedentes para que el “decano” estudiara y elaborara un diagnóstico mínimamente serio antes de lanzar temerarias afirmaciones? ¡Sí! Una más. En  una nota que apareció en enero del 2012 en el Matutino porteño La Nación, José Hidalgo Pallares –su firmante- volcó los dichos del presidente de la Cámara Olivícola de La Rioja, Emilio Caimi: “España está presionando fuerte para colocar sus productos en Brasil, que es uno de nuestros principales mercados. Es más que conocida la injerencia que la UE tiene en cuanto a subsidiar ciertas producciones, y los que están en el tema no desconocen que existe un desfasaje muy marcado dentro de la exportación y en materia de fletes ya que desde España a San Pablo el transporte de una carga  cuesta 800 dólares. Un camión de Chilecito a San Pablo para transportar la misma mercadería cobra 3500 dólares. ¿Quiénes y con qué criterios regulan esto? Esa es la cuestión!!!

Pero sigamos con los antecedentes. En la misma nota de La Nación Cristian Correas, subsecretario de Agricultura, Ganadería y Alimentos del Ministerio de Agroindustria y Tecnología de Mendoza, reconoció que “La caída de la rentabilidad ha afectado a todos los eslabones, pero el sector de distribución y comercialización manejaba ganancias de 200 o 300%, que le permitieron mantener un margen. En cambio, los sectores primario y transformador ya no tienen rentabilidad.” Para Correas, la solución no pasa por rebajar los salarios o devaluar el peso, sino por mejorar la integración y la competitividad de los distintos eslabones de la cadena olivícola. “Todos los eslabones deben ser parte del negocio”.

Modestamente creo que es hora de comenzar a tratar los temas donde se encuentra involucrada la calidad de vida de los trabajadores, con mayor respeto y un mínimo de rigurosidad; más en aquellos portadores de “chapa” académica  que hoy están al frente de  Facultades de Universidades Nacionales y que obtuvieron su título universitario gracias a la existencia de ámbitos de Estudios Superiores gratuitos, financiados por el Estado gracias al aporte casualmente de los trabajadores argentinos.

(1) Director de EL EMILIO, publicación nacional digital especializada en Educación, Cultura y Política.