“LOS GOLPES DE ESTADO NEOLIBERALES” (IV y última parte).

22 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por Walter Formento(*)

ANEXO II: LAS ACCIONES REPRESIVAS(22)

El objetivo de la represión es frenar el proceso de rearticulación de una fuerza social de carácter popular (23).

La pregunta sería, por qué han aumentado desde el 2001 hasta ahora este tipo de acciones, y esencialmente en el ámbito de la universidad; en donde la fracción mayoritaria es la pequeña burguesía profesional y técnica.

Cuando se empiezan a profundizar en cantidad y calidad las acciones de represión sobre esta fracción, esto indica que hay condiciones cada vez mayores de rearticulación del campo popular. Y en particular indica que esta fracción ha iniciado el camino de la solidaridad y articulación con las otras fracciones del campo popular.

Que se de un proceso de rearticulación muestra que hay mayores condiciones de legitimidad para que distintas fracciones sociales se articulen entre sí. Todos estos son indicadores del proceso de rearticulación que vivimos, y que están en relación con una fuerza social en construcción. Los Movimientos de diferentes sectores de la sociedad crecen y se multiplican, y de los acercamientos entre estos y su rearticulación, se ve como tendencia la construcción de una fuerza social de carácter popular. Este proceso es el que ve el gobierno del estado y consecuentemente con ello, inicia las acciones

represivas. Es decir, las acciones para poner freno al proceso de rearticulación y formación de fuerza; y para hacernos retroceder a momentos de movimiento por fracciones y grupos dispersos.

(22) Producido en CIEPE, junio 2002.

(23) El golpe de Estado de 1976-78, es el momento en donde se hace más observable para el conjunto de la sociedad esta desarticulación. En realidad acá también sería importante poder diferenciar entre obstaculización de una fuerza social que esta en construcción y desarticulación de algo construido. En el periodo 1961-1969, las acciones del régimen fueron acciones represivas tendientes a frenar el desarrollo de una fuerza social de carácter popular, periodo que finaliza con la formación de una fuerza social en 1969 (Cordobazo-Rosariazos). En el periodo 1969-1976, la fuerza social desarrolla su organización con máxima legitimidad, pero desde el régimen se hace uso de los Grupos de tareas para aniquilar a los cuadros destacados del Pueblo, y debilitar la organización de la fuerza. El uso de grupos de Tareas, clandestino, es indicador de la baja legitimidad social del régimen y por el contrario, la alta legitimidad social de la fuerza popular. El Periodo que va desde 1976 a 1979, se caracteriza por las acciones de aniquilamiento de los cuadros políticos para desarticular la fuerza popular, la fuerza ya estaba articulada y las acciones represivas no podían frenar nada. En 1976, la fuerza del régimen ha recuperadola legitimidad para actuar sobre la fuerza del pueblo en tareas de desarticulación, hecho que definen como concluido en 1979.

Debilidad teórica: las acciones no represivas

La represión es una actividad planificada por el Régimen que golpea contra algún sector específico para frenar el desarrollo de una fuerza socialpopular(24).

Las acciones “no represivas” son las que tienen su punto de partida en el plan de acción de alguna agrupación No-Régimen.

Toda acción represiva o no-represiva aparece como un choque entre grupos populares y fuerzas del régimen que confunden el carácter de la acción, y se las llama represivas a ambas (25).

La diferencia se establece en el punto de partida, quién planifica la acción. Es importante poder diferenciarlo, ya que si dejamos de observar el orden del problema, no podremos saber acerca de qué se trata y por lo tanto, no podremos planificar la respuesta adecuada a nuestro objetivo estratégico.

(24) Se usa el concepto desarrollo de una fuerza social para sintetizar el proceso que va de Desarrollo delMovimiento de masas a formación de Fuerza Social de Masas. Donde el primer momento hace aldesarrollo de la fuerza moral –legitimidad social- de la fuerza social de masas; para pasar recién a susegundo momento: desarrollo de la fuerza material –organización social- de la fuerza social de masas; yluego, entra en su tercer momento: el desarrollo de la fuerza instrumental den la fuerza social de masas.

(25) Otro caso son las Operaciones de Inteligencia, que aparecen como choques entre grupos de una misma fuerza y que sirven para deslegitimar o restar legitimidad a la fuerza de la que forman parte. Este mecanismo tiene éxito cuando el sector que planifica la Operación tiene un alto control de los medios de formación de opinión política y la otra parte, una baja cantidad y calidad de militantes.

La Acción represiva y los saltos en los grados de conciencia

Hay grupos que consideran que, “como la conciencia se genera frente a acciones de confrontación directa con las fuerzas policiales entonces, es a través de generar este tipo de acciones que logramos avanzar en nuestra conciencia sobre lo que sucede en realidad”.

Como sabemos, el supuesto es que las acciones de represión generan en el enfrentamiento o choque el aumento de la convicción a la lucha (grados de conciencia).

Pero no todo choque de fuerzas es un acto de represión, por lo tanto, no todo choque produce un salto en los grados de organización conciencia.

Si la acción de represión produce un desarrollo de los grados de organización, heterogeneidad y conciencia, es porque en realidad ya se venía dando antes. Esto se ve desde el régimen, que al tratar de impedirlo mediante la acción represiva, lo potencia y permite su realización-desarrollo.

En síntesis, no esta en la acción represiva de enfrentamiento el nudo de la cuestión de los saltos de conciencia-organización sino en el trabajo mismo de organización con cada vez mayores fracciones sociales. Esto al tratar de detenerlo o frenarlo mediante acciones represivas, permite que se realicen los grados de articulación alcanzados, y se alcancen mayores niveles de conciencia, medida por la heterogeneidad social organizada y su disposición a la lucha. Por lo tanto, debería quedarnos claro que la columna vertebral del trabajo político es el desarrollo de la articulación-organización de la heterogeneidad social que es la base de la legitimidad social. La conciencia social se mide por el desarrollo de la Organización de la máxima heterogeneidad social del pueblo en disposición a luchar contra el proyecto del régimen.

Entonces, Conciencia social es Organización, Heterogeneidad y disposición para la lucha. La Disposición para Luchar contra el proyecto hambreador del régimen es una resultante del trabajo militante de organización y formación de la heterogeneidad de fracciones y capas sociales que componen el campo del pueblo. El régimen al observar el desarrollo de este proceso despliega la acción represiva tendientes a frenar la organización social y obtiene la realización de conciencia ya desarrollada pero ahora, en una manifestación práctica, en la lucha y haciendo una medición de fuerzas.

Es en este marco que podemos localizar las provocaciones lanzadas por agrupaciones políticas a la policía, porque consideran que en el choque se gana en niveles de conciencia.

No se observa que cualquier choque no permite el desarrollo de la concienciaorganización.

Que si no se milita el desarrollo de la organización de diferentes actores sociales del pueblo, ningún choque o enfrentamiento hará ese trabajo por nosotros. Esta apariencia se da porque se observa que cuando una acción represiva del régimen provoca o pone de manifiesto en la acción de lucha el desarrollo de las fracciones organizadas, se cae en el error de creer que la organización-conciencia depende del choque y no que el enfrentamiento es resultante del desarrollo de la organización-conciencia obtenida antes. Este error en el abordaje de la realidad se define como debilidad teórica.

Esta Debilidad Teórica se manifiesta en la exacerbación de la actividad de agitación y de desarrollo de grupos de choque, cayendo en tendencias militaristas. Esta debilidad lleva a establecer una falsa discusión entre Cuadros o Masas, cuando el único camino de formación de cuadros es a partir del desarrollo de la organización de la heterogeneidad social de las masas del pueblo y, las masas de pueblo no se organizan sino a través de los cuadros que brotan, desarrollan y realizan a partir de su actividad de organizarse para la lucha. No hay formación de cuadros por fuera del problema práctico de la organización de las masas del pueblo.

El Problema político

Si bien el Objeto de la represión es una acción de fuerza física sobre personas de una organización, su objetivo es detener y hacer retroceder el proceso de construcción de una fuerza social. Nunca su objetivo es la acción física en sí misma.

Entenderlo de otra manera implica pensar en la maldad y deleite del acto represivo. Entonces, se reduce el hecho a la naturaleza del individuo o de algunos individuos. Permite pensar que con mejores o más educadas fuerzas represivas no habría excesos, y perderíamos de vista que la acción represiva es una decisión de Estado.

¿Cómo actúa el mecanismo represivo? Actúa sobre el miedo de las personas tratando de que se transforme en pánico y parálisis; y luego, en acciones individuales y de aislamiento, provocando la división de la agrupación y organización.

Lo contrario a este camino se produce cuando el miedo da paso al valor, que se manifiesta como permanencia en el camino de construcción colectiva, en el desarrollo de la organización; y que lleva a que la acción represiva, lejos de restar, de paso a un incremento en la cantidad y en la diversidad de fracciones que forman parte de la lucha.

Este resultado nos estaría indicando que el proceso de construcción de fuerza se encuentra en un proceso ascendente.

Propuesta de salida política a la represión

Nunca debemos oponer a la acción represiva, la reacción inmediata. La reacción nos mete de lleno en la trampa que la represión lleva implícita: que nosotros no somos distintos a ellos, y se abre el espacio para que aparezcan los Neustad, Grondona, Hadad, Gelblung para erigirse como la voz de la sociedad frente a los demonios-extremistas.

No toda acción de fuerza de las fuerzas policiales es represión. Sólo cuando responde al plan del gobierno del estado.

Cuando la acción de fuerza de la policía responde a una acción de una agrupación social, esto es un choque de grupos, no es una represión, pues la iniciativa no esta en el plan de acción del gobierno.

Como el objetivo principal de la represión es político, porque además éste es el campo que esta en disputa: la construcción de fuerza desde el pueblo. La salida es de carácter político.

Por todo esto, ante cada hecho de represión en sus distintas manifestaciones (acción física directa, impedimento de un hecho primero avalado y luego obstaculizado como sucedió en Económicas de la UBA, amenazas de muerte a militantes en Mar del Plata o La Plata, enfrentamiento en una movilización, etc.) la mejor forma de contrarrestarlo es volverlo un hecho político. Convocar a actos públicos en donde los distintos sectores sociales y políticos se expidan públicamente, hagan conocer el apoyo, solidaridad de su organizacióny el repudio al gobierno (26).

Lograr así, que ante cada acción represiva desde el gobierno, los sectores populares las podamos capitalizar políticamente y logremos ampliar el apoyo de todos los sectores sociales posibles(27).

Si el objetivo es debilitar y detener el proceso de formación de fuerza política,

provocando el aislamiento de las otra fracciones sociales, nuestra respuesta debe estar en el ámbito político, llamar a una acto y movilización donde se convoque a todas las fracciones sociales a solidarizarse con nosotros y a condenar la acción del gobierno y su proyecto social y luego, de su instrumento represivo.

Esto nos va a permitir fortalecer legitimando nuestra posición, e impedir que usen esa táctica de coacción física nuevamente. Sólo cuando de cada acción represiva se salga con un incremento en la cantidad de sectores solidarios con nosotros y nuestro proyecto, el gobierno no podrá hacer uso de la represión como táctica (28).

(26) Incluso extender estos lazos de solidaridad o repudio a todos los niveles políticos, por ejemplo, con

organizaciones internacionales.

(27) Observar que la represión encierra el intento de llevar las acciones al plano jurídico delictivo, donde lo nuestro sea caracterizado no como una organización gremial o política sino una banda de terroristas, subversivos, delincuentes, etc.

(28) Por ejemplo, tomemos la agresión hecha a los compañeros secundarios en el Colegio Mariano Moreno. Al contrario de aislar a los secundarios los fortaleció en su capacidad de articular con otros sectores, ya que se organizó una movilización y se lo tomó como un hecho político. Esto permitió además, obstaculizar el objetivo por el cual se realizó la acción represiva..

Walter Formento. Director Centro de Investigación en Política y Economía (CIEPE). BuenosAires, mayo de 2004. walterformento@ciudad.com.ar

centro-de-investigacion-en-politica-y-economua2



¡NO ME GUSTA!

11 febrero 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Gentileza de Aldo Battisacco


Por Orlando Barone

El “no me gusta” argentino se extiende a todos los rubros y todos los géneros. Hay un “no me gusta” explícito,  y si no, latente. Un “no me gusta” atávico. Urbano y gauchesco.

Entre nuestras tradiciones habría que agregar el “no me gusta” de clase media; que es un no me gusta entre la angurria, la histeria, el desgano, la utopía y el capricho. De continuar la tendencia  vamos a nacer con el no me gusta del nene ante la teta de la madre. Bebitos que si no les dan leche maternal descremada no chupan.

No me gusta la declaración de emergencia agropecuaria. No es suficiente. Tampoco si declararan la “hiper emergencia plena terrestre” ni la hiper emergencia rural espacial planetaria. No me gusta la exención de varios impuestos: deberían eximirlos a todos. Y si derogaran todos los impuestos igual siempre faltaría quitar uno. No me gusta tener que pagar nada al Estado porque cuando reparte no me gustan los que salen beneficiados. No me gusta la sequía; tampoco si la lluvia se excede: porque inunda. No me gusta la lluvia sino es la proporción justa para mis plantas. No me gusta que haya tantos millones de veraneantes que siguen disfrutando la mejor temporada de sol y que únicamente les importe la playa, y que ruegan que no llueva nunca sin tener compasión por la sed de los terneritos.

No me gusta que con tanto calor y sequía, con tanto ventilador y aire acondicionado no haya habido colapso energético y todavía haya luz en la Casa Rosada. No me gusta que haya crisis en el mundo y que aquí todavía no cause estragos. No me gusta que la Presidenta haya ido a Cuba.

Y no me gusta que al final sea mentira que a la fiesta de Obama asistieran presidentes extranjeros porque en realidad no estuvo invitado ninguno. Pero ella es la más no invitada de todos. No me gusta que siga habiendo superávit fiscal y que se sigan pagando los sueldos al día y que no haya hiperinflación y que la noticia más grande sobre el dólar sea que aumentó apenas unos centavos.

No me gusta que los enemigos del pueblo ahora sean los porteros: que ganan más que el capitalista Madoff, y que por eso están gordos y duermen la siesta en sus pisos amplísimos. Los que deberían ser más enemigos son los villeros de la villa 31. Que se hacen mansiones casi tan grandes como las de los millonarios de barrio parque y simulan ser pobres y hasta tienen baño en suite con bacha rosada.

No me gusta que Lula no se haya peleado con la Presidenta Argentina y encima le sonría como un amigo; no me gusta que haya tantos autos y no me gusta que para circular con el mío tenga que correr tanto riesgo porque cualquiera puede comprarse uno. No me gusta que teniendo el estándar de vida de un monegasco se tenga que vivir aquí esquivando cartoneros. En Mónaco uno solo se roza con príncipes y tenistas ricos.

Está bien: no le gusta y no le gusta. ¿Pero qué es en esencia lo que no le gusta? No me gusta que me guste ni siquiera “algo” de este Gobierno. Y si por ahí me gusta algo, menos me gusta que me guste. Ah. Pero mañana, con tanto disgusto: ¿cómo van a poder gobernar el país sin tener gusto?


Orlando Barone

Radio Continental (27-01-2009)


EL SUCIO COSTO SOCIAL DE LA “LIMPIEZA” DE MACRI, Y EL APLAUSO DE “ESOS CIUDADANOS PORTEÑOS.”

22 noviembre 2008

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por EL FIERRO DE MARTÍN

1. “El corte es una falta de respeto reiterada. Esto no pasa en ningún país normal.” (Mauricio Macri,)

2. “Es sorprendente la falta de reacción de las fuerzas de seguridad para liberar una zona clave.” (¿?)( Guillermo Montenegro, Ministro de Seguridad porteño)

3. “Gabriela Michetti admitió que el presupuesto educativo tendrá una baja del 3% para el año próximo. Justificó la disminución ante la necesidad de reasignar recursos para la creación de la Policía Metropolitana”

4. “Macri acusó a la Nación por el corte de la Illia (Titular de primera página de La Razón)

Estas declaraciones, muestras de los principios políticos que rigen sus actos, y la mentalidad tanto del gobernador como de sus colaboradores, publicadas por La Razón el 20-11-2008, (en la pág. 3 los dos primeros y en la Pág. 6 las de la Vicegobernadora), son los sobresalientes botones que pueden exhibir, a casi un año de gestión, los políticos “PRO” a cargo del gobierno de la Ciudad.

El apoyo mediático del grupo “Clarín” (“La Razón” les pertenece) en su campaña contra el gobierno Nacional, hace el resto.

¿Casualidad? ¡Humm, dudoso! Me inclino por no creer en las casualidades.

¿Es lo que votó una porción de la ciudadanía porteña? Es posible.

¿Así entienden las políticas públicas esa porción de la ciudadanía porteña? Es más que seguro.

A esos ciudadanos porteños les cuesta convivir con ciertas “cosas” que tienen un perfil similar al humano, pero que no lo son; o por lo menos no son “personas”…como ellos. Siguen sin gustarles los “cabezas”, los “bolitas”, los “Paraguas”, “Peruanos” y todo aquello que huela a sudamericano.

Ellos no son sudamericanos.

¿Será un mal hereditario? ¡Miren que hay que tener paciencia con estos bichos! ¡Vienen así desde 1945! Lo simiesco, ¿pasó a ser una endemia!

A esos ciudadanos porteños no les preocupa la educación pública porque les alcanza y sobra con la educación privada; para ellos y para sus hijos.

A esos ciudadanos porteños no se les cae la cara de vergüenza de que sus hijos concurran a escuelas privadas subsidiadas por el Estado (o sea mantenidas por toda la población de la Ciudad). Por eso votaron a este gobierno.

Esos ciudadanos están muy acostumbrados a vivir de/con y para las prebendas. Igual que Macri y los muchos Macris que hay en la Ciudad. Por eso lo votaron.

A esos ciudadanos porteños les aterra la inseguridad. Perder lo que tienen los horroriza. ¡¿A quien le importa las causas de la inseguridad?! Para esos ciudadanos es simplemente una cuestión de “falta de mano dura”; aman la palabra represión. Para ellos ciertas escenas que a menudo suelen ofrecer las “cajas bobas” son mini-películas de acción que brindan los noticieros de televisión.

“Los cortes de ruta” para hambrear a la población llevado adelante por los “chacareros de cotillón” y forros de la oligarquía De Angelis y Bussi no eran irrespetuosos. Para Macri “son acciones de un país normal y propias de la democracia; de gente que quiere expresarse libremente”(¿?). Por eso le brindó una audiencia especial al tilingo mediático De Angelis.

“Los cortes en las autopistas” llevado adelante por los “negros villeros” son todo un despropósito, propio de gente inculta y vaga, que encima “mandan a sus hijos a escuelas públicas solamente para que les den de comer, mientras que en sus casas les enseñan a ser vagos igual que ellos.”(discurso tilingo de esos ciudadanos)

“La 31” y “La 21”, más que “villas” son antros de delincuentes, drogadictos, chorros y asesinos que aprenden de chiquito a delinquir. Encima viven en esos lugares de mierda que “afean la ciudad”.

Hay que echarlos ya, a patadas en el culo, a esos negros de mierda para que se vuelvan a sus provincias y/o países limítrofes de mierda. ¡Cuando dejaremos de ser los boludos del continente que damos trabajo y comida al resto de los negros e indios latinoamericanos. Nadorowiski, ¡No aflojes! No les aumentse un carajo el sueldo a esos docentes municipales. S los maestros se van de las escuelas, ¡mejor! ¡Así podes cerrar las escuelas públicas que son un gasto al pedo! Y Seguí rescatando a Sarmiento y Alberdi, Ellos no pudieron terminar de cumplir con aquella consigna patriótica que decía “Gobernar es poblar(con Europeos)”. Con lo que ellos hicieron parece que no alcanzó. Y encima aparecieron esos “Malditos Peronistas”. Vos podes. Junto a tu jefe Macri pueden hacer realidad aquel sueño. Tenemos que lograr que los turistas europeos vuelvan a sus países y convenzan a sus familias que Buenos Aires es una Ciudad que los hará sentir como en casa. Pero antes echen a todos esos negros mierda de la ciudad. ¡Por Favor! ¡Para eso los votamos!”

Firmado

“Esos ciudadanos porteños”

EL FIERRO DE MARTÍN