CUANDO LA ESTUPIDEZ SE INSTALA SOCIALMENTE

26 julio 2017

C.A.B.A.,Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

malcolm-xESTUPIDEZ HUMANA

Victor L Martinez 4

Por Victor Leopoldo Martinez (*)

La situación es demasiado clara. Si uno, como ciudadano común, se ajusta al grado de inefabilidad de un producto mediático que es vendido en cuanto programa político aparezca en la caja boba como “la justa”, en cuyo contenido solo se encuentra lacónicos “la gente dice”, “la gente opina”, “votarían a…” -me refiero a las llamadas “encuestas”-, sin siquiera pensar por un instante, o preguntarse entre otras cosas algunas posibilidades como: ¿De qué universo están hablando? ¿Importa el universo en términos cuantitativos? ¿Sirve para la generalización de sus resultados? ¿Alcanza con incluir un +/- 2, o +/- 5, o +/- 10 % de margen de error para dar por “seguro” el muestreo? Por lo menos a mi -y en materia política- me resulta mucho más que dudoso.

No estoy haciendo juicio de valor sobre las «encuestas como herramienta para trabajos de campo» que en muchas áreas de las ciencias sirven para realizar proyecciones sumamente interesantes y significativas, sino sobre el valor de su manipulación dentro de un contexto de inducción política orientando preferencia en una tarea pedagógica llevada adelante por los medios masivos de comunicación. Esto, sin lugar a ninguna duda ha demostrado su marcada efectividad (en este caso lograr el efecto deseado a través de condicionar reflejos).

MANIPULACIÒN

Nadie que esté en su sano juicio por haber tomado distancia de la deformadora corriente de manipulación mediática puede desconocer -o dejar de reconocer- ese valor pedagógico-inductivos señalado anteriormente. Se puede constatar su grado de verdad con solo revisar en lo cotidiano relatos y discursos esgrimido por cualquier hijo de vecino quien justifica burdamente cualquier disparates con un: “lo dice la tele”, , “lo dicen en la radio” “lo dicen las encuestas”, y ahora se sumo “aparece en las redes sociales”.

Me niego a darle un grado de verdad siquiera relativa –en términos políticos insisto- a todo aquello que sobrevalora el “la calle dice”, “la calle opina que” o “va a votar a”; por ejemplo cuando se asegura a través de encuestas que el 50% de 1000 personas (500 para ser más preciso), van a votar a… induciendo preferencias por tal o cual candidato. Dentro de una población de 3 millones de personas (caso C.A.B.A.) es equivalente a concluir que un 1.499.500 opinan, sostienen y bancan lo mismo que los 500 entrevistados.

La propia palabra “probabilidad”, un término cuya ambigüedad indicativa recorre la ancha banda de lo incierto tiene una matemática (evento/resultados posibles) que permite desvirtuar el grado de verdad de una encuesta. La realidad indica que traspolado el resultado de la encuesta al cálculo de probabilidad (evento) y lo divido por el universo real de habitantes las posibilidades de que ese resultado se de se reduce al 0,2%. ¡Vaya, vaya…¿no?! Entonces “me niego”.

NOS MEAN

Bs. As., la ciudad puerto (un detalle no menor en términos históricos, económicos, culturales y políticos), con una población de clase media baja, media media y media alta, que siempre pudo y puede tener un nivel de vida más que aceptable en términos comparativos con el resto del país; que viene teniendo la mejor oferta en materia educativa desde hace siglo y medio -pública y privada-; que viaja al extranjero tanto como consume en los shopping y supermercados… ¡no puede tener 1.400.000 personas sin capacidad de discernir la calidad y las cualidades morales de la oferta política tanto nacional como local en materia de candidatos!!! (tal el caso del 45 % que según las “encuestas” prefieren a una desquiciada mental como Carrio para que los represente). Me cuesta creer, aceptar que los habitantes de esa mega ciudad (la quinta en el mundo) no tenga correcta y critica lectura de la realidad; ni escucha crítica. ¡Que sus habitantes después de haber pasado –en su mayoría- por el debido tratamiento pedagógico que lleva la friolera cifra de casi 20 –VEINTE- años entre primario, medio y universitario, tire por el caño cloacal semejante inversión y termine repitiendo las imbecilidades que le venden los medios de comunicación en sus distintas plataformas!!!

Es claro que existe otro componente de tipo cultural-educativo que trabajó subrepticiamente por décadas: el odio de clase, el anti negro, el anti peronismo.

Los hechos demuestran que la manipulación está. Son muchas y de una diversidad más que llamativa las conclusiones que de semejante conducta social uno podría sacar. Es más; no pocas “investigaciones” en estudios sociales bancadas por el CONICET (organismo creado por decreto número 9695 firmado por el General Juan Domingo Perón con fecha 17 de mayo de 1951) seguramente podrían facilitar las razones, ya que estas deben estar volcadas en los famosos “paper” que luego aparecen publicados en revistas especializadas, con lo que sus autores “chapean”. Pero hoy por hoy, y en los hechos, no pasan de ser un “informe-tesis” más, sin que sus resultados generen necesidades políticas transformadas en propuestas de trabajo de campo para modificar o cambiar modos y hábitos de pensamiento en términos colectivos. ¡Cuidado! Sin que esto signifique uniformización alguna de ningún tipo; solo propongo buscar que desde lo individual se permita a cualquier argentino elaborar y construir un pensamiento y un discurso con criterio mínimamente social por ser ese ámbito donde se cristaliza el bien común; y para eso se requiere sentido común.  

Tener de presidente de la Nación a un empresario ignorante y perversamente mitómano, que el único conocimiento aprobado en su cómoda vida de niño bien es cómo hacer trampas para lucrar más y mejor en grandes negociados, y que encima es aplaudido por el 45% de la población tilinga de las grandes urbes después de haber dado sobradas muestras de ser un corrupto e inmoral tramposo, no hace otra cosa que darle la razón a su proyecto político; proyecto que entre sus principales premisas figuran dejar en mano de uno de sus “socios” (Clarín) la manipulación multimedial y con ello la educación del soberano. La imbecilidad previamente instalada socialmente parece justificar tal decisión. Que este mal social se haya extendido a todas la capitales provinciales es lo que compruebo con profundo dolor.

(*) Documentalista, escritor, periodista. 


¡OJO! “SU”, LA ESTUPIDEZ PUEDE SER PENALMENTE REPROCHABLE

5 marzo 2009

la-su

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por Fernando Musante

Aunque suene duro decirlo, la estupidez –de la que hizo gala– le sirvió a “Su” para transformarse en un ícono de nuestra sociedad. Esto, de seguro, será cuestionado por la vanguardia del “feminismo full time y todo terreno”; ya que es probable que esta calificación de “estúpida” para con “Su”, les parezca que procede de resultas de pre–conceptos machistas. Les digo: señoras, no. Rotundamente: no. Y voy a refutar “a priori” esos argumentos. Es más voy a concederles cierto handicap. No diré, por ejemplo, que fue la inefable “Su”, la que supuso que podría haber “dinosaurios vivos” o que imaginó la existencia de un ideario “liberalote” en el “Che” Guevara. Voy a considerar a “Su” como a una señora propensa (sobre todo a la hora de escoger compañía masculina),  a cometer y de manera consuetudinaria, “actos estúpidos”. Esto es lo que me lleva a calificarla como “estúpida”, del mismo modo que a quien usa siempre la izquierda lo llamo “zurdo”, o a quien sufre de hipoacusia severa: “sordo”.

Para aquellos que esgrimen tesis simplistas basadas en la exageración del pensamiento fenicio, les diré: que “Su” facture mucho no significa que “Su” no sea estúpida. En todo caso demuestra que la estupidez es un pingüe negocio, y eso no lo discuto. Es más, creo que tal cosa (lo de lo rentable de la estupidez), está debidamente demostrada; como también que su explotación comercial (la de la estupidez)  no es privativa de un género en particular. Hay muchos varones que han amasado considerables fortunas vendiendo estupideces y lo siguen haciendo.

Que “Su”, una “quasi” septuagenaria, no corte sus pelos y alargue sus polleras, en honor al buen gusto, no es tema de discusión. Cada quien puede hacer el ridículo como le plazca, y si esto –además– le produce resultados beneficiosos (dinerariamente hablando), que siga con el negocio no parece descabellado. Pero “Su” habla. “Su”, con toda su estupidez y su peculiar sentido del gusto, habla y –quizá por los mismos atributos– representa el pensamiento de la “mass media”. Que, por lo general, es tan estúpida, ridícula y filo–fascista, como sus emergentes.

“Su” estaba dolida por la espantosa muerte de un amigo (cosa comprensible y que invita a la solidaridad), y dijo una estupidez más, entre su tremendo bagaje de estupideces dichas (Dijo: ¡basta de derechos humanos para los delincuentes!). Convengamos que dado el estado emocional de “Su” pueden hallarse algunos atenuantes. Sobre todo porque todos conocemos a estúpidos/ as,  que profieren estupideces semejantes (aún suponiéndose personas menos estúpidas que “Su”) y por motivos más baladíes. (Vg.: Un rayón en la chapa o la sustracción de un pasa–cassetes, o de una rueda de auxilio, en el anhelado cero Km. Todas cosas que deberían ser bastante menos conmovedoras que el horroroso homicidio de un amigo). Sin embargo, las reacciones suelen ser similares.

El tema es que a “Su” las previsiones de Nuestro Código Penal siempre le pican cerca. Es más, podríamos decir que “suelen cascotearle el rancho”.

Sin ir más lejos, recordemos: una de sus ex–pareja (sospechado de connivencia con el narcotráfico) mata a una mujer (la madre de su hijo, lo que agrava el homicidio en razón del vínculo). El que fuera manager de esa “ex–pareja” (también sospechado de participar de los mismos negocios) le vende un auto (a “Su”) con exenciones impositivas para discapacitados fraguadas; rodado que luego es ocultado en un pajar de su propiedad. O se divorcia con lesiones para con su “pareja” (o ex–pareja). O vive una tórrida historia de amor con el socio de un secuestrador devenido (si es que alguna vez devino) en agente de la CIA, quien a su vez perpetra una estafa contra un hombre de Dios, posteriormente acusado de pedofilia. Vale aclarar en este último caso que “Su” dijo: “siempre supimos cómo era “fulano” (en referencia a ese “hombre de Dios”). Cabría preguntar tres cosas entonces: 1) Si sabía, ¿por qué no lo denunció? 2) ¿Por qué hizo, además, negocios con él? 3) La estafa que el “hombre de Dios” denuncia, es lo que motivó que él, a su vez, fuese denunciado? A propósito, también hubo una tenebrosa historia de estafas reiteradas con tarjetas mellizas en la que se procesó a un coiffeur gran amigo suyo, y “algunos otros cuentos que recordar no quiero” (Antonio Machado dixit).

Según los diarios de los últimos días, junto a su nueva pareja, estaría por ingresar en el mercado de pases de fubolistas, haciendo “cabeza de playa” en el Uruguay. Negocio complicado y observado por presunto “lavado de dinero” y comprobadas “falsificaciones de documentos públicos”, si es que los hay. En fin…

¿Deuda kármica?, ¿un horóscopo desfavorable?, ¿falta de apropiado psicoanálisis o mala praxis de algún psicólogo? ¿Será, acaso, que como dijera el joven Romeo Montesco, “Su” es tan sólo un “juguete del destino”?  Tal vez puede ser que “Su” sea buena y los malos son los que la rodean. O quizá sea que “Su” (como alguna vez dijese Julia Roberts –y me parece que nada más que porque estaba escrito por el guionista– es, tan sólo, “una chica pidiéndole a un chico (en este caso a varios chicos) que la quiera”).

¡“Su”! ¡Querida! ¡Ponele un límite a semejante estupidez! En primer lugar, elegís a tus chicos muy mal (o demasiado bien, si es que sólo “te hacés” la estúpida). Y en segundo: algún fiscal, el día menos pensado, no va a tener más remedio que cumplir con su deber. Porque va a terminar convencido de que la estupidez tan reiterada puede ser dolosa, o que, como mínimo, no genera inimputabilidad. Porque –entre nos– con más de seis décadas sobre el lomo; blanca, bella, inescrupulosa, bilingüe y millonaria, parece improbable semejante dosis de estupidez. Y me atrevo a decir que –ese imaginario fiscal– va a sustentar su acusación en este casi estúpido concepto: no puede ser que una chica, por estúpida que sea, tropiece tantas veces con piedras tan parecidas.

Ese día, “Su”, vas a ver que la plena vigencia de los derechos humanos, aún para los delincuentes, te va a ser muy útil.

FERNANDO MUSANTE


ALGORITMO MATEMÁTICO Y ESTUPIDEZ HUMANA

2 noviembre 2008

¡¡¡ATENCIÓN!!! desde el 11 de mayo del 2009 EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ A  www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Siempre le agradezco a la vida y a la ciencia por regalarme elementos, herramientas que me permiten descubrir al ser humano más humano, descubrir las torpezas que comete aún dentro de su grandeza, y viceversa. Creo que estos regalos nunca aparecieron en mi vida por casualidad.

Días pasado me llegó un mail enviado por un ingeniero amigo con un juego matemático en power point hecho por otro ingeniero. El juego fue pensado para los abogados que por profesión suelen “embarullar” todo –cualquiera sea la gestión- con sus interpretaciones.

Me causó mucha gracia leerlo. Y no pude evitar traspolar el juego a una cuantas situaciones cotidianas que a diario me tocan vivir en una ciudad colmada de habitantes plagados de contradicciones, que repiten discursos bajados mediáticamente pero verbalizados como si fueran creaciones propias. Es más muestra una supuesta erudición multidisciplinaria que siempre deja boquiabierto a cualquier interlocutor. ¡ Ni que hablar de cuando se encuentran con otro que no le va en zaga! Porque material humano de esta característica, en Buenos Aires, son la típica encarnación de la pintura que de un Argentino (¡erróneamente desde luego!) ya se hizo hace un largo tiempo en el extranjero.

¡En Fin! En este escrito traigo a colación dicho juego para decir lo mío.

TRASPOLANDO ALGORITMOS

Todo el mundo sabe -y generalmente entiende- que 1+1=2

Pero si alguien tiene la suerte de cursar alguna carrera técnica, con mucha matemática, descubre que existen distintas manera de expresar dicha ecuación.

Por ejemplo:

Y el número “2” es:

Entonces, la original ecuación 1+1=2 , se la podría expresar como:

Si uno sigue con el juego de disquisiciones matemáticas sobre las diferentes representaciones de los mismos valores, y con los cuales, en este caso, un “entendido” puede identificar a los números 1 y 2, el neófito podría llegar a pensar que la simple ecuación 1+1=2 en realidad “proviene” de algo más complejo(¿?), cuando lo cierto es que no “proviene” sino que “son la misma cosa”.

A saber, puedo decir que lo que sigue es lo mismo que 1 + 1= 2 sin faltar a la verdad:

¡PERO ACÁ NO TERMINA EL JUEGO DE REPRESENTACIONES! ¡ SI LE GUSTA, HAY MÁS!

En realidad con este juego matemático –que tome prestado- lo que pretendo demostrar es que ciertas complejidades son ficticias y no por casualidad. En términos gramaticales se puede inferir fácilmente -sin temor al error- que en este caso en particular y como en tanto otros, siempre se está predicando lo mismo; pero se lo puede decir de distintas maneras según sea el sujeto. En función de esto -y para fundamentarlo- uno puede acudir a Les Luthier y rescatar de su obra “El reverendo Warren Sánchez” el fragmento en el que el “chanta-personaje” de la historia dice muy suelto de cuerpo: “Yo nunca me he sentido mejor sujeto que cuando he predicado; y el hombre predica según sea el sujeto, seguro de que éste desconoce el verdadero contenido y objetivo de lo por él predicado.

En general, los “técnicos” en economía están perfectamente adiestrados y formados para ser buenos “predicadores”. ¡Y así nos fue! Peor aún, ¡Así les está yendo a los primer mundista!

La debacle planetaria de una economía inflada virtualmente y sostenida mediáticamente, para estos señores tiene explicación a través de formuleos matemáticos. Es más, pueden vaticinar las diferentes “salidas” a la crisis a partir de lo virtual, único lugar donde las fantasías cobran formas. Su tozudez los hará soportar estoicamente el acoso de los ceros(0) y unos(1) binarios del mundo virtual que salen de los monitores de sus computadoras para hacerlos callar por idiotas. Pero estos últimos casi nunca logran su cometido por provenir casualmente del mundo virtual.

Lo gracioso de todo esto es que, en el orden local, los que “compran” la versión compleja de un simple algoritmo como 1 + 1 = 2 -y sin entenderlos desde ya- son ciertos individuos que conforman nuestra clase “media tilinga”, casi todos ellos “yuppies” y el resto simples oficinistas de empresas de servicios, algunos universitarios mal formados y resentidos por no encontrar un trabajo acorde a su “profesión” razón por la cual trabajan en tareas administrativas, etc, etc.; y el resto profesionales aspirantes a “cerdo burgues” que intentan diferenciarse del resto de la sociedad vaya uno a saber a partir de que cualidades; aunque el discurso “gorila” los hace fácilmente identificables en cuanto a especie “simiesca”.

En general viven soñando con la fantasía del constante consumo, único modo de cubrir sus vacíos existenciales. Obviamente que estos personajes nunca se percatan que los algoritmos complejos son modificados en los sustancial por otros algoritmos, de tal forma que siempre se garantice el incremento de los bolsillos de los controladores de la tímba financiera local y global. Y llegan al máximo de la imbecilidad cuando justifican la “timba” financiera por ser un juegos para “vivos”; están convencidos de que la vida y el destino de una persona es una cuestión de “azar” (y de hija putez).

¡Es más! Suelen aprender de memoria algoritmos como los expuestos anteriormente y utilizarlos en sus disertaciones diarias para fundamentar sus “conocimientos” en materia bursátil y explayarse de cómo los mercados y las bolsas de valores de Nueva York, Londres, Tokio, etc, etc, te cantan la “justa”.

Se los escucha hablar de la caída del MERVAL(¿?), a pesar de la subida del DOW JONES(¿?) y que el BURCAP(que no subió ni bajó, pero que uno se lo imagina como el gordo dueño de la pelota, que siempre queda fuera del partido, o va al arco) se mantuvo sin variantes; y uno no entiende nada. Es más, ni se anima a preguntar de que carajo están hablando por temor a que vuelvan a la carga con otras explicaciones donde seguramente aparecerán en la tragedia la situación de los “mercados emergentes” y la bolsa de Singapur. Y uno piensa “¡Oh, y ahora nos van a cagar los orientales!” Pero ellos insisten y reinician una y otra vez, sin que nadie se los pida, la rueda de explicaciones verbales en un dialecto tipo jeroglífico avanzado

Entonces vos los paras y le decis: -¿Por todo eso Julio – el carnicero- me aumentó el precio del kilo de asado?¡Y fijate vos que yo le creí cuando me dijo que a él le entregaban la carne más cara los hijos de puta del campo. Que los culpables de los aumentos eran y son los de la Sociedad Rural, que largan la vacas al campo para que coman, no gastan un carajo en mano de obra, y se la llevan “a toda” de arriba.

En ese momento sacan la varita mágica, traspolan los resultados de “las caídas de las bolsas mundiales” al orden local y así te demuestra cómo el gobierno Nacional con sus medidas de mierda los termina cagando, primero a ellos. En ese momento, vos terminas creyendo que los “pobres”, los más perjudicados, fueron y son ellos; pero no entendés por qué carajo, si están tan jodidos económicamente, no se desprenden del auto que lo están pagando a crédito y encima el valor de las cuotas se les está yendo a la mierda; de la Notebook; de los celulares de última generación, y de un montón de boludeses más.

Pero ellos continúan, y ubican en el segundo lugar de la lista de perjudicados a los sojeros y a los “hombres” de campo en general, lugar que solo conocen por las fotos de Ámbito Financiero, La Nación y algún que otro pasquincito que anda dando vuelta por ahí. En ese momento aparece el remate que, desde ya, no tiene desperdicio:

-Estas son las medidas que perjudican al país; y por sobre todas las cosas a los pobres inversores extranjeros (hablan de los primer-mundistas). ¡Mira como creció el riesgo país! (¿?)

Luego te dicen:

¡Así no viejo! ¡Así nunca van a venir inversiones al país! ¡Estamos muertos, viejo! ¡Y todo por culpa de este gobierno de mierda ! ¡Y ahora las cagan a la pobres AFJP! ¿Adonde nos quieren llevar estos zurdos? ¡Esto ya no se parece, és Cuba! Vaticinan fatídicamente

Entonces el resto de los escucha terminan creyéndose una mierda porque por culpa de este gobierno y sus medidas los argentinos nos estamos transformando en unos verdaderos cagadores de los países centrales y de todo los ¡“pobres”! habitantes del primer mundo.

Y rematan: ¡Como mierda nos van a dejar entrar después!

Entonces vos le decis: -¿Viste que Bush está por estatizar la banca? y te contestan ¡Está bien que lo haga! El tipo tiene que salvar a su país. ¡Mierda! Si los boludos de nuestros gobernantes actuaran así, este país sería otra cosa.

Entonces vos le decis: -Pero es lo que está intentando hacer nuestro gobierno

Tozudamente insisten: -Pero acá esas medidas no tienen sentido. Son medidas boludas que lo único que hacen es cerrar nuestra economía, cuando lo que hay que hacer es liberalizarla más, único camino para el crecimiento.

De pronto uno siente que la parte colgante que está ubicada en la entrepierna se está inflando, y ante de comenzar a cagarlos a trompadas porque te hizo sentir un ignorante durante todo el tiempo que estuvo hablando, uno intenta la reflexión como la vía no violenta. Pero la reflexión te lleva inexorablemente a redescubrir que en realidad ¡no sabes qué carajo es lo que ignoras!. Desde el “90” hasta el 2003 las pruebas de las llamadas políticas neoliberales están a la vista y padecidas por todos: a)Las privatizaciones fueron una reverenda mierda b)Las AFJP se cagaron afanando la guita de los aportantes con complicidad gubernamental y mediática mediante, c)El país terminó endeudado por varias generaciones a futuro d) La calidad de vida del grueso de la población deteriorada a niveles nunca antes conocido. Entonces te volves a preguntar ¿adonde está tu ignorancia?

Si lo llevas al plano internacional el contrates es más que evidente. Existe una crisis crediticia mundial, una crisis energética y una crisis climático-ambiental.1 La pura, simple y triste realidad te indica que fueron los “técnicos sabelotodo” los que llevaron a más de 1/3 de los habitantes del planeta, y al planeta mismo, a la desastrosas condiciones en que se encuentra en la actualidad. ¿O no fueron los “técnicos del FMI y BM los que aconsejaron las políticas que llevaron a la economía mundial al desastroso estado actual?

Ahora bien, sí a estos “personajes” le das otra oportunidad preguntándoles: -¡¿Me querés decir cómo se entiende que el “glorioso” gigante del norte sea el más grande deudor externo del mundo, y en esa condición pongan en funcionamiento la maquinita de hacer “verdes” y así salven a los delincuentes banqueros que son los que generaron esta crisis, sin que la inflación no se les haya ido a la reverenda mierda?! ¿Como puede ser que el “papel” moneda de un país en crisis terminal sea el bien más codiciado para no pocos de nosotros, y su cotización se dispare a la mierda porque unos hijos de puta se empecinen en acopiarla? ¡A menos que queramos cagar al gigante del norte con su propia moneda, cosa que veo imposible por dos motivos 1)No creo que los “acopiadores” lo hagan por la Patria,; y 2) porque ellos, a los “ problemas técnicos” de índole económico los transforman en “conflictos bélicos” con una facilidad alarmante, y en ese caso entre nuestras “gomeras” y sus misiles me parece que los que llevamos las de perder somos nosotros!

El colmo es que recibís como respuesta: ¡Sí, eso último es caso seguro! Es algo raro. Pero no es tan difícil de entender. La semana que viene te lo explico.

 

El fracaso rotundo de lo que se dio en llamar “neoliberalismo”, las sobradas pruebas de lo abyecto que es el sistema capitalista, y la vieja e inflada “burbuja” del mercado de capitales, pilares sostén de la economía globalizada, madre que mal parió el consumismo por el consumismo mismo, la tentación de hipotecar tu vida gracias al contaminante plásticos de las tarjetas de créditos, pareciera que no les alcanza para darse cuenta. El primer mundo vivió en esa “burbuja de pedo” a costa del hambre y la miseria de miles de millones personas de los países periféricos. Las empresas primer-mundista, sus financistas de capitales golondrinas, junto a la colaboración de “lacayos” locales, acudían a los pobres países periféricos para saquear recursos naturales y obtener materia prima a muy bajo costo, conseguir mano de obra barata, distribuir las producciones por el resto del mundo y de esa forma incrementar sus ganancias ilimitadamente.

Lo cierto es que la economía real, aquella economía cuya regla básica indica que no podes gastar más de lo que tenés, se había “desbocado”. Transitaba sobre novedosos medios pero por los carriles más congestionados. Sus conductores, enceguecidos por el alcohol ingeridos en banquetes globales del bajo costo, ni se percataron de la devastación de recursos naturales y energéticos con los que se financió la fiesta.

Lo paradójico de todo esto es que la crisis está instalada, y aún así, en los EE.UU. esto en nada afectó el estilo de vida y las costumbres de la clases media media y media alta de ese país. “Las Vegas” (que consume por día la misma cantidad de energía que utilizan varios países centroamericanos juntos en un año) sigue operando a “Full”. Sin entrar en el “análisis fino” de muchos rubros más en los que siguen despilfarrando recursos y energía como si nada hubiera pasado.

Pero parece ser que la “tortilla” se está comenzando a dar vuelta. Las lamentables condiciones de vida que impusieron sutilmente a 2.000 millones de habitantes del tercer mundo en los últimos 50 años, ahora las tienen los países centrales comenzando a funcionar a pleno en sus propia calles y ciudades.

Ya se habla de la “favelización” europea y norteamericana de algunos de sus sectores sociales (a esto lo pude leer, aunque sea en recuadros chiquitos, en el diario serio “La Nación”, no sea cuestión que luego se diga que no informa; pero hecho de tal forma que pueda pasar desapercibido). Lo llamativo –y hasta cierto punto- es que en esta ocasión fue señalado como una desgracia y no como una consecuencia.

<!–[if !supportEmptyParas]–> <!–[endif]–>

LOS LÍMITES DEL “AGUANTE”

Yo me pregunto, ¿hasta cuando tendremos que seguir aguantando a los colonizados mentales con sus elucubraciones matemático-financieras dentro de estúpidos e incoherentes discursos? A esta altura del partido lo único que hacen con esas exposiciones es alimentar su propia mitomanía, que no es para nada original en cuanto a mal, y si surgida de la mitomanía universal que sostiene el “verso” del “imparable progreso”, y de los “lógicos costos” que se deben pagar en vidas humanas -siempre y cuando, desde ya, las vidas humanas no sean de los países centrales. Porque no es lo mismo que se muera uno de ellos a que se muera un “negro”, un “Iraquí”, un “bolita”, un “paragua”, un “chavista” o un “cabeza”, a. En todo caso, y con su sangre, estos últimos “pueden hacer un generoso aporte y un bien” al planeta. Si se empiezan a morir los “elegidos” de la especie humana que habitan en el norte desarrollado y primer-mundiata.¿quién carajo va a disfrutar de los escasos bienes terrenales que quedan? ¿Con qué derecho pretendemos impedir ese desenfrenado consumismo al que están acostumbrado?

<!–[if !supportEmptyParas]–>

Solo sé que sé una sola cosa:

La naturaleza tiene límites, la estupidez humana no; es ilimitada.

<!–[if !supportEmptyParas]–>

JUAN SIN TIERRA

<!–[if !supportEmptyParas]–><!–[endif]–>

<!–[if !supportEmptyParas]–><!–[endif]–>

<!–[if !supportEndnotes]–>


<!–[endif]–>

1 Jeremy Rifkin, “La Globalización perdió su fundamento”. Suplemento iEco del diario Clarín – 12 –10-08