Venezuela: Golpe en tiempo real

3 febrero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, Venezuela, Internacionales

Eva GolingerPor Eva Golinger

Hay un golpe de Estado en marcha en Venezuela. Las piezas están cayendo en su lugar como una mala película de la CIA. A cada paso un nuevo traidor se revela, una traición nace, llena de promesas para entregar la papa caliente que justifique lo injustificable. Las infiltraciones aumentan, los rumores circulan como reguero de pólvora, y la mentalidad de pánico amenaza con superar la lógica. Titulares en los medios gritan peligro, crisis y derrota inminente, mientras que los sospechosos de siempre declaran la guerra encubierta contra un pueblo cuyo único delito es ser guardián de la mayor mina de oro negro en el mundo.

Esta semana, mientras el ‘The New York Times’ publicó una editorial desacreditando y ridiculizando el presidente venezolano Nicolás Maduro, calificándolo “errático y despótico” (“El señor Maduro en su laberinto”, NYT 26 de enero 2015), un periódico en el otro lado del Atlántico acusó al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, la figura política más destacada del país después de Maduro, de ser un capo del narcotráfico (“El jefe de seguridad del número dos chavista deserta a EE.UU. y le acusa de narcotráfico”, ABC.es 27 de enero 2015). Las acusaciones vienen de un ex oficial de la Guardia de Honor presidencial de Venezuela, Leasmy Salazar, quien sirvió bajo el presidente Chávez y fue captado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), ahora convirtiéndose en el nuevo “niño de oro” en la guerra de Washington contra Venezuela.

Dos días después, ‘The New York Times’ publicó un artículo de primera plana atacando a la economía y la industria petrolera venezolana, y prediciendo su caída (“Escasez y largas filas en Venezuela tras caída del petróleo”, 29 de enero de 2015, ‘The New York Times’). Obvias omisiones del artículo incluyeron mención de los cientos de toneladas de alimentos y otros productos de consumo que han sido acaparados o vendidos como contrabando por los distribuidores privados y empresas, con el fin de crear escasez, pánico, descontento con el Gobierno y de justificar la especulación de los precios inflados. Además, el artículo se niega a mencionar las medidas e iniciativas en curso implementadas por el Gobierno para superar las dificultades económicas.

Al mismo tiempo, un titular sensacionalista, absurdo y engañoso fue publicado en varios diarios estadounidenses, en forma impresa y en línea, que vincula a Venezuela a las armas nucleares y un plan para bombardear la ciudad de Nueva York (“Encarcelado científico en Estados Unidos por tratar de ayudar a Venezuela a construir bombas”, 30 de enero, 2015, NPR). Mientras que el titular hace a los lectores creer que Venezuela estuvo directamente involucrada en un plan terrorista contra EE.UU., el texto del artículo deja claro que no hay ninguna participación venezolana en el suceso. Toda la farsa era una trampa creada por el FBI, cuyos agentes pretendieron ser funcionarios venezolanos para capturar a un científico nuclear que una vez trabajó en el laboratorio de Los Álamos y no tenía ninguna conexión con Venezuela.

Ese mismo día, la portavoz del Departamento de Estado, Jan Psaki, condenó la supuesta “criminalización de la disidencia política” en Venezuela, al ser consultado por un periodista acerca de la llegada del fugitivo general venezolano Antonio Rivero a Nueva York para pedir el apoyo del Comité de Trabajo de Naciones Unidas sobre la detención arbitraria. Rivero huyó de una orden de arresto en Venezuela después de su participación en protestas antigubernamentales violentas que causaron la muerte de más de 40 personas, en su mayoría partidarios del Gobierno y las fuerzas de seguridad del Estado, en febrero pasado. Su llegada a EE.UU. coincidió con Salazar, evidenciando un esfuerzo coordinado para debilitar a las Fuerzas Armadas de Venezuela, exponiendo públicamente a dos oficiales militares de alto perfil –ambos vinculados a Chávez- que se han volteado en contra de su Gobierno y están buscando activamente la intervención extranjera contra su propio país.

Estos ejemplos son sólo una parte de la creciente y sistemática cobertura negativa y distorsionada de la situación en Venezuela en los medios de comunicación estadounidenses, pintando una imagen exageradamente sombría de la situación actual del país y retratando al Gobierno como incompetente, dictatorial y criminal. Si bien este tipo de campaña mediática coordinada contra Venezuela no es nueva -los medios de comunicación constantemente proyectaron al presidente Hugo Chávez, elegido cuatro veces por una mayoría abrumadora, como un dictador tiránico que destruía al país– sin duda evidencia que se está intensificando claramente a un ritmo acelerado.

‘The New York Times’ tiene una historia vergonzosa cuando se trata de Venezuela. El Consejo Editorial aplaudió felizmente el violento golpe de Estado en abril de 2002 que derrocó al presidente Chávez y resultó en la muerte de más de 100 personas. Cuando Chávez regresó al poder dos días después, gracias a sus millones de seguidores y las Fuerzas Armadas leales, el ‘Times’ no se retractó por su error anterior, sino que con arrogancia imploró a Chávez a “gobernar responsablemente”, alegando que él era el responsable por el golpe. Pero el hecho de que el ‘Times’ ha comenzado una persistente campaña directa contra el actual Gobierno de Venezuela, con artículos distorsionados y claramente agresivos -editoriales, blogs, opinión y noticias- indica que Washington ha colocado a Venezuela en la vía rápida del “cambio de régimen”.

El momento de la llegada de Leamsy Salazar en Washington como un presunto colaborador de la DEA, y su exposición pública, no es casual. Este mes de febrero se cumple un año desde que las protestas antigubernamentales violentamente trataron de forzar la renuncia del presidente Maduro, y grupos de la oposición están actualmente tratando de ganar impulso para volver a encender las manifestaciones. Los líderes de las protestas, Leopoldo López y María Corina Machado, han sido elogiados por el ‘The New York Times’ como “luchadores por la libertad”, “verdaderos demócratas”, y el ‘Times’ se refirió recientemente a Machado como “una inspiración”. Incluso el presidente Obama pidió la liberación de López (fue detenido y está siendo juzgado por su papel en los levantamientos violentos) durante un discurso el pasado septiembre en un evento en las Naciones Unidas. Estas voces influyentes deliberadamente omiten la participación de López y Machado en actos violentos, antidemocráticos e incluso criminales. Ambos participaron en el golpe de 2002 contra Chávez. Ambos han recibido ilegalmente fondos extranjeros para actividades políticas para derrocar a su Gobierno, y ambos lideraron las protestas mortales contra Maduro el año pasado, pidiendo públicamente su derrocamiento por vías ilegales.

La utilización de una figura como Salazar, que era conocido como alguien cercano a Chávez y uno de sus leales guardias, como una fuerza para desacreditar y atacar al Gobierno y sus líderes es una táctica de inteligencia de escuela vieja, y muy eficaz. Infiltrar, reclutar, y neutralizar al adversario desde dentro o a través de uno de los suyos -una dolorosa, chocante traición, que crea desconfianza y miedo entre las filas-. Aunque no ha surgido evidencia para respaldar las acusaciones escandalosas de Salazar contra Diosdado Cabello, el titular en los medios sirve para hacer una historia sensacional y crea otra mancha contra Venezuela en la opinión pública. También causa un gran revuelo entre los militares venezolanos y puede dar lugar a nuevas traiciones de oficiales que podrían apoyar un golpe de Estado contra el Gobierno. Las acusaciones infundadas de Salazar también apuntan a neutralizar una de las más poderosas figuras políticas del chavismo, y tratan de crear divisiones internas, intriga y desconfianza.

Las tácticas más eficaces que el FBI usó contra el Partido de las Panteras Negras y otros movimientos radicales que luchaban por cambios profundos en Estados Unidos, fueron la infiltración, la coerción y la guerra psicológica. Infiltrar agentes en esas organizaciones, o captarlas desde adentro, que luego fueron capaces de obtener acceso y confianza a los más altos niveles, ayudó a destruir esos movimientos desde adentro, desglosándolos psicológicamente y neutralizándolos políticamente. Estas tácticas y estrategias encubiertas fueron exhaustivamente documentadas y evidenciadas en documentos del Gobierno estadounidense obtenidos a través de la Ley de Acceso a la Información (FOIA) y publicados en el excelente libro de Ward Churchill y Jim Vander Wall ‘Agentes de Represión: las guerras secretas del FBI contra las Panteras Negras y el Movimiento indio Americano’ (South End Press, 1990).

Venezuela está sufriendo de la caída repentina y dramática de los precios del petróleo. Su economía dependiente del petróleo ha sido afectada fuertemente y el Gobierno está tomando medidas para reorganizar el presupuesto y garantizar el acceso a bienes y servicios básicos, pero la gente todavía está experimentando dificultades. A diferencia de la representación triste en ‘The New York Times’, los venezolanos no se mueren de hambre, no están sin hogar o sufriendo del desempleo masivo, como Grecia y España han experimentado bajo las políticas de austeridad. A pesar de ciertas carencias -algunas causadas por los controles de divisas y otras por acaparamiento, sabotaje o contrabando- 95% de los venezolanos consumen tres comidas al día, una cantidad que se ha duplicado desde la década de los noventa. La tasa de desempleo no llega al 6% y la vivienda está subvencionada por el Estado.

Sin embargo, hacer a la economía venezolana “gritar” es sin duda una estrategia ejecutada por intereses extranjeros y sus contrapartes venezolanos, y es muy eficaz. Mientras la escasez continúa y el acceso a los dólares se vuelve cada vez más difícil, el caos y el pánico aumentan. Este descontento social está capitalizado por agencias de Estados Unidos y las fuerzas antigubernamentales en Venezuela que presionan por un cambio de régimen. Una estrategia muy similar fue utilizada en Chile para derrocar al presidente socialista Salvador Allende. Primero destruyeron la economía, produciendo descontento social, y luego los militares se activaron para derrocar a Allende, apoyados por Washington en cada etapa. Para que no olvidemos el resultado: una brutal dictadura encabezada por el general Augusto Pinochet que torturó, asesinó, desapareció y obligó al exilio a decenas de miles de personas. No es exactamente un modelo para replicar.

Este año, el presidente Obama aprobó un fondo especial del Departamento de Estado de 5 millones de dólares para apoyar a los grupos antigubernamentales en Venezuela. Además, la Fundación Nacional para la Democracia (NED) financia grupos de la oposición venezolana con más de 1,2 millones de dólares y apoya a los esfuerzos para socavar el Gobierno de Maduro. No hay duda de que millones de dólares más para el cambio de régimen en Venezuela están siendo canalizados a través de otros mecanismos que no están sujetos al escrutinio público.

El presidente Maduro ha denunciado estos continuos ataques contra su Gobierno y ha pedido directamente al presidente Obama que cese los esfuerzos para hacer daño a Venezuela. Recientemente, los 33 países de América Latina y el Caribe, miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), expresaron públicamente su apoyo a Maduro y condenaron la injerencia norteamericana en curso en Venezuela. América Latina rechaza firmemente cualquier intento de erosionar la democracia en la región y no avalará otro golpe de Estado en la región. Es hora de que Washington escuche al hemisferio y deje de emplear las mismas tácticas sucias contra sus vecinos.

Fuente: http://actualidad.rt.com/opinion/eva_golinger/165149-venezuela-golpe-tiempo-real#.VNC5gwL7exE.facebook


LAS CONDICIONES NECESARIAS Y LAS DISTINTAS FORMAS QUE ADQUIEREN LOS GOLPES DE ESTADO NEOLIBERALES (Parte I)

18 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Gentileza de Aldo Battisacco

Por la importancia del contenido,  el artículo será publicado en su totalidad. Pero dada su extensión lo haremos en cuatro entregas, en días consecutivos a partir de la fecha que se levanta a la web, ésta, la primera parte. Las entregas siguientes saldrán con el título: “LOS GOLPES DE ESTADO NEOLIBERALES, (Parte II, Parte III y Parte IV)

La Redacción

Por Walter Formento (*)

EL CASO BLUMBERG. CIEPE , Mayo de 2004.

La Población Movilizada por los Medios de Formación de Opinión Política (1)

La Población Movilizada desde los medios de formación de opinión se caracteriza por tener la particularidad de que las consignas refieren a casos particulares de muerte, daños, lesiones y miedos. No existe relación alguna entre los movilizados, la primera vez que se encuentran lo hacen en la concentración con movilización. Su relación directa no es entre ellos, sino con los medios de formación de su opinión.

No sucede como en las movilizaciones donde los movilizados tienen relación gremial y/o política entre sí desde antes y vienen desarrollando una organización para solucionar los problemas políticos de seguridad, ingresos, trabajo, representación, salud, educación, etc.

En la Movilización de Masas las personas desarrollan organización entre sí y además, están en relación a la hegemonía que diferentes fracciones de capital pretenden mantener y desarrollar desde los medios de formación de opinión. Por el contrario, en el caso de Población Movilizada, el desarrollo de una organización anterior no existe y la decisión de movilizar individualmente y concentrar se centraliza en los medios de formación de opinión.

En el caso Blumberg, la Población Movilizada fue de 150.000 personas para la Red Mediática del Grupo Clarín; y de 600.000 personas para la Red Mediática del Grupo Neoliberal Canal 9, Ámbito Financiero, Radio10, etc.

La Red Grupo Clarín esta en relación al Proyecto de los grupos Económicos Locales y es un grupo económico local.

(1) Nos referimos a los Medios de Comunicación Masivos, en sus diferentes formatos multimedia, que con la instauración del Modelo Neoliberal en 1990-91 y con un proceso de concentración que se instaló desde 1976 en este sector han devenido en los organizadores de formación de opinión, pasando a ocupar el lugar de organizadores políticos-estratégicos de los partidos políticos de Masas. Para más detalles ver rabajo “Los Medios como formadores de opinión Pública”, “La crisis de los Partidos Políticos”, La Red Neoliberal esta en relación a los Grupos Financieros Transnacionales y es parte de ese Grupo de Intereses.

La tarea de agitar y propagandizar el fantasma de la “inseguridad social, económica, jurídica, etc.” es la tarea que viene desarrollando esta Red Mediática Neoliberal particularmente desde Diciembre de 2001, y la profundiza desde su derrota electoral de 2003.

La Red Mediática Local venía trabajando en la promoción y fortalecimiento de los valores de la producción y del actual Gobierno, del que forma parte como su “Ala derecha”; y en el descrédito permanente del llamado “Menemismo”. En el caso Blumberg, la política fue subirse a la situación, amplificar la convocatoria para masificarla, llevar la convocatoria mas allá de la posibilidad de manipulación por la Red Neoliberal, para pasar a controlar la manipulación de la población movilizada. Así, el Empresario Ing. Blumberg, como vocero del caso, pasó de culpar a la Política de seguridad del gobierno de la provincia Bs. As., a responsabilizar a la policía federal y a la policía de la provincia de Buenos Aires por su participación en el armado de este “caso”.


La seguridad o la inseguridad

Llamamos problemas de seguridad a los hechos siguientes:

1. Robos, Hurtos y Violaciones. Afecta a sectores populares y de clase media.

2. ‘Robos’ seguidos de muerte en supuestos “choques con la policía”. Afecta a sectores populares y de clase media.

3. Secuestros extorsivos seguidos de muerte. Afecta a sectores medios.

4. Secuestros a “famosos” seguido de pago-rescate. Afecta a los “famosos” de la farándula mediática. Esta es una operación mediática sicológica.

5. “Accidentes” seguido de muerte no aclarados de dirigentes de Grandes Empresas, dirigentes Políticos y Gremiales. Operación Parapolicial.

Los tres primeros tipos de hechos de seguridad son permanentes, cotidianos, y sólo varía su frecuencia y cantidad. Son casos llamados de “delito común”. Los dos últimos son tipologías que se suceden y responden a una planificación Político Militar, son denominados Operaciones de inteligencia Paramilitares- Parapoliciales y Operaciones de Manipulación Mediáticas-Sicológicas. Ambas operaciones son diferentes y ambas operaciones van siempre combinadas para alcanzar el objetivo final: El Golpe de Estado o cambio en los intereses dominantes que imponen la política de gobierno a la sociedad, por una acción de fuerza militar o policial.

Los primeros tres tipos, donde se encuentra el caso Blumberg, no son objeto de planificación en el Robo, Hurto, Violación y Secuestro. Sí es planificada la operación de Manipulación Mediática-Sicológica de focalizar-resaltar-maximizar cada hecho, con el objetivo de crear una sensación de caos: “El gobierno no controla nada” o “este gobierno es incapaz”, que es el objetivo de la Red Neoliberal en este caso, y con otros casos desde Diciembre de 2001. Pero el objetivo de la Manipulación Mediática Sicológica puede ser el de ocultar, minimizar y hacer difuso, para crear la sensación de “aquí no ha pasado nada más que delitos comunes y en número despreciable”.

Los Hechos “delictivos” según pasan los Gobiernos

Período 1990-1995:

Los delitos “comunes” se suceden y hay Operaciones Mediáticas para reafirmar que todo está y va muy bien. Este período coincide con el dominio “absoluto” Neoliberal de las Transnacionales Financieras y con la mayor violencia económica, social, política y cultural. Las Operaciones Mediaticas y Parapoliciales se centran en destruir la legitimidad de las empresas estatales estrategicas para legitimar la Privatización-transnacionalización. Cada proceso de privatización fue precedido de una campaña de deslegitimación de los servicios estatales públicos: cortes de luz, que el agua estaba contaminada, inseguridad en los andenes de trenes con robos y arrojo de personas a las vías, inseguridad en el tráfico aéreo por falta de radares (2), o que no funcionaban. Abarco también, a Telefonos, Gas, Fabricaciones Militares, Petroquímica, Siderúrgica, etc.

(2) Cuando en realidad lo que se privatizó de los aeropuertos fue todo el negocio comercial y los radares siguen iguales, etc.


Período 1996-2003:

Los delitos comunes siguen, pero se desarrollan una serie de ‘accidentes’ como el del presidente de YPF aliado a Techint; el de Roberto Rocca, presidente de Techint; el ‘suicidio’ de Yabrán-controlante de la Aduana Aérea; el ‘suicidio’ del Brigadier Echegoyen –Aduana-; el ‘suicidio’ del Crio. Gutiérrez -Aduana-; el ‘suicidio’ de Perel –inteligencia evasión Tributaria Citibank-; ‘asesinato’ de García Belsunce –inteligencia, salida de capitales BGN-JPMorgan-; el ‘accidente’ de la “caída del helicóptero” en el Campo Argentino de Polo –Armas Ecuador Croacia-; el ‘accidente’ de la “explosión” de la Fca de Municiones de Río III -Armas Ecuador Croacia-; etc. Además, el ‘asesinato’ de Cabezas, la ‘masacre’ de Ramallo, la ‘cacería de Kosteki/Santillán (3).

Todas operaciones paramilitares-parapoliciales, combinadas con operaciones mediáticas de la Red Mediática Neoliberal que ocultaban las operaciones sobre dirigentes económicos y funcionarios, y resaltaban las operaciones de Cabezas- Ramallo-Kosteki/Santillán golpeando, en ambos casos, al eje Proyecto Grupos Locales- Techint-Duhalde.

Todo esto para debilitar lo que iba ocurriendo en ese período que se caracterizó por el incremento, ascenso en la influencia del proyecto de los Grupos Locales, timoneado por Techint, y por el Duhaldismo-Alfonsinismo como línea política que sostenía este proyecto.

Esta posición es clara en la candidatura de Duhalde en 1997, donde se suceden los hechos de Cabezas-Ramallo que lleva a la derrota electoral de Duhalde en la Pcia. de Bs. As. en 1997; y en 1998-99 con la presencia de Techint lanzando la crisis en la UIA y la fractura de las cámaras empresarias del Grupo de las Ocho -G8- (4).

Vuelve a ser clara en el 2002, con las operaciones Kosteki/Santillán con Duhalde en el Gobierno, que a causa de ello debe acelerar el llamado a elecciones. Y en el “accidente-muerte” del Presidente de Techint en abril del 2002.

La Red Clarín de los Grupos Locales, en todo momento y en cada uno de los casos sale a mostrar que los ‘asesinatos’, los ‘accidentes’, los ‘suicidios’, las ‘cacerías’, las ‘masacres’ son operaciones de inteligencia realizadas por los intereses Neoliberales Transnacionales Financieros-Menemistas.

(3) Para mejor desarrollo ver trabajo en ANEXO I, : ¿Dónde se asienta la Construcción de Poder Popular?, Junio de 2002, CIEPE.

(4) Para mejor desarrollo ver trabajo ” La interna de la UIA“, 1998, CIEPE.


Período Mayo 2003-Abril 2004:

Los delitos comunes siguen sucediéndose, aumentan los secuestros seguidos de muerte de hijos de sectores medios, y se desarrolla lo nuevo, los Secuestros de Famosos seguidos todos de pago-rescate, final feliz y odisea mediática: Hermano-Riquelme-Boca, Padre-Astrada-River, Marido-Georgina Barbarrosa conductora, Padre-Echarri-Actor, Suegro-Susana Gimenez-Diva, etc.

El Secuestro extorsivo de personajes famosos y de la farándula son parte de operaciones de inteligencia paramilitar-parapolicial planificadas y conjuntamente montadas con operaciones mediáticas-sicológicas de la Red Mediática Neoliberal tendiente a debilitar al Proyecto de los grupos locales en el gobierno y al eje político Kirchner-Duhalde. Lo que trata de generar es que “nadie esta a salvo” y usan la llegada de los famosos para generalizar esta sensación.


No sólo de “Inseguridad” vive el Golpe de Estado

El proceso de construcción de las condiciones del Golpe de Estado Neoliberal no sólo se nutre de la “Crisis de la Inseguridad” sino que se combina con la llamada “Crisis de la Energía” y con la subterránea, dado su desprestigio frente al conjunto de la sociedad, “crisis de la Deuda en Default”.


En el Período 1990-95:

No había Crisis de ninguno de estos tres tipos, sólo la crisis de las empresas estatales a ser privatizadas-transnacionalizadas. Todo bien con la Energía, con la Inseguridad y con la Deuda.

En el Período 1996-2001:

Hay Crisis de Deuda, empiezan las empresas privatizadas-transnacionalizadas de la energía a no invertir jugando a la crisis de la energía, y hay una inseguridad alta, sólo para quien es parte del Proyecto productivo local. La Deuda estalla en Agosto-Diciembre 2001, donde la línea de negociados se llamó Blindaje Financiero, Reestructuración, Megacanje, etc.

En el Período 2003-2004:

La anunciada, por el FMI y G7, crisis de producción no es tal; la anunciada crisis fiscal tampoco, etc. Entonces, con guantes blancos a la obra, sí hay Crisis de Inseguridad, sí hay Crisis de Energía, y sí hay presiones por la Deuda en Default. Igual que en el Periodo 1986-1989: Hay crisis de Energía, hay crisis de Inseguridad y hay crisis de Deuda. También, en este período los Grupos Locales –capitanes de la Industria- con Techint a la cabeza, enfrentaban a los grupos transnacionales angloamericanos vencedores de Malvinas por el control de este territorio social-productivo.

La “crisis de la energía”

La llamada “crisis de la energía” la construyen y sostienen los Grupos Financieros Transnacionales controlantes de las empresas privatizadas de Electricidad, de Gas, de Agua, etc. Los mismos grupos que controlan los bancos acreedores y sus organismos burocráticos transnacionales -FMI, BM, etc.- y los mismos grupos que controlan y financian la red mediática Canal 9- Ámbito Financiero.

Los antecedentes de esta “crisis” vienen de septiembre de 1998 cuando dejaron de invertir y empezaron a reducir la producción. Hacia fines de 1998 es cuando los Grupos Locales comienzan a desafiar el dominio de los Grupos Transnacionales y en 1999 ya le provocan fracturas, tanto en la UIA como en el Grupo de los 8. Para llegar a diciembre de 2001 donde logran imponer, en parte, su política de devaluación con pesificación. La crisis de la energía afecta y golpea sobre los grupos locales y las empresas pequeñas. Los grupos locales son conscientes de ello, pero los pequeños empresarios son una base manipulable dada su escasa participación política, su sola mirada económica, su exposición a la “inseguridad” y su vía informativa mediática y no política.

La crisis de la energía y la crisis de la “inseguridad” no sólo golpea a la Argentina sino también a Brasil y a Venezuela, es decir, afecta a todos los países que forman parte y hacen punta en el proyecto MERCOSUR-Unión Latinoamericana. Proyecto que también impulsan los grupos económicos locales de dichos países, en oposición al ALCA, donde no tendrían ningún tipo de posibilidad de competir con los grandes Grupos Financieros Neoliberales-Norteamericanos.

El Objetivo de estos ataques a los flancos es reducir la legitimidad del Kirchnerismo, debilitar el alineamiento pro-Kirchnerista de la “clase media” y predisponer a los sectores medios y populares para operaciones tipo “estallidos sociales” (5). Todo este ataque por los flancos sigue y acompaña la confrontación principal que se da con los bancos acreedores (6), disfrazados de bonistas, en el eje de conflicto de la reestructuración y pago de la deuda externa en Default que tendrá un punto alto en septiembre de 2004.

(5) Llamamos “estallidos sociales”, a las operaciones tipo “Saqueos”, donde la base social movilizada se encuentra coordinada y financiada por punteros-comisarios-políticos-fracciones de capitales, y en donde las acciones de las bases sociales populares nunca responden a un plan y un objetivo político social de inclusión de las mismas.

(6) Altamente deslegitimados después de la Crisis del Corralito Financiero, es decir la crisis derivada de las acciones de golpe bancario financiero y contragolpe banco financiero de diciembre de 2001.


La Crisis de la Deuda en default

El estallido de la Crisis de la Deuda en Agosto-Diciembre de 2001 muestra la guerra que se desató entre los grandes grupos de capitales financieros transnacionales por el control de la Deuda Externa Argentina como instrumento de dominación y control de este territorio productivo, donde el grupo que logre concentrar mayor deuda en su poder impone las políticas de gobierno en función de sus intereses(7).

Esta guerra, en Argentina, tomó forma de “reestructuración de la deuda” en noviembre de 2001 y generó una gran fractura al interior de estos grupos de intereses transnacionales que se habían comportado como un todo homogéneo y dominante hasta 1995; inicia su división entre 1996-98, pero imponiendo las políticas de gobierno Neoliberales hasta diciembre de 2001, con convertibilidad incluida a través de las “condicionalidades” que exigía el Fondo Monetario Internacional, cada vez que se establecía un nuevo acuerdo con este organismo, y cada vez que revisaban las metas impuestas (reformas estructurales, ajustes, etc).

En dicha operación de reestructuración, instrumentada por el entonces ministro de Economía Cavallo y que comenzó por el llamado “tramo local” (8), resultaron favorecidas las Líneas de Capitales Angloamericanos (Citibank, HSBC, Lloyds Bank….), los bancos españoles (Santander, Río) y la banca pública y privada argentina (Nación, BAPRO, Ciudad, Credicoop, Galicia) en detrimento y subordinando, a los llamados inversores extranjeros entre los que se cuenta la gran banca comercial Americana (JP Morgan-Chase-Manhatan, Bank of América, etc.)

Como consecuencia de ello, éste último Grupo de Capitales comienza a presionar por una devaluación con dolarización de la economía argentina (que permita luego avanzar hacia la conformación del estado regional ALCA, con el dólar como moneda de todo el continente y la FED como Banco Central del bloque) lanzando un ataque especulativo con fuga de capitales; mientras que los grupos de capitales Angloamericanos presionaban por mantener la convertibilidad o, en caso extremo, antes que devaluar dolarizar a la paridad 1 a 1 (este grupo trata de bloquear la concreción de cualquier bloque regional ya que su proyecto estratégico consiste en avanzar hacia un estado global, con monedas privadas y sin Bancos Centrales). global (red financiera global), con monedas privadas y sin Bancos Centrales, según el proyecto que logre imponerse.

Aprovechando la debilidad que genera esta fractura entre estas Grandes Bancas Transnacionales, los grupos económicos locales liderados por Techint y asentados en el proyecto Mercosur, asestan un golpe de estado y de mano desplazando a la administración delarruista e instalando a Duhade-Alfonsín-Kirchner en función de gobierno; e imponen su proyecto de devaluación con pesificación, retomando el control de la política monetaria y cambiaria y del Banco Central que durante todo el período de la convertibilidad estuvo en manos de las grandes bancas transnacionales (en manos de sus operadores locales-Roque Fernandez-Pedro Pou- CEMA) que subordinaron a los sectores productivos a sus intereses.

En este nuevo contexto, donde los Grupos Locales se posicionan como dominantes (9), declaran la deuda en default y ofrecen pagar sólo el 25 por ciento de la misma. Esta situación es resistida por la Banca Transnacional, que disfrazada de bonistas a la vez, utiliza el llamado proceso de renegociación de la deuda, junto a la crisis energética y a la crisis de inseguridad para golpear y quitar legitimidad al gobierno de Kirchner generando las condiciones para el golpe de estado Neoliberal.

(7) Pero, además, la deuda ya no es sólo un mecanismo de dominio (capacidad de imponer las políticas a los gobiernos de los estados nacionales-colonias) sino que le confiere a los acreedores la capacidad, o el poder, de ir definiendo territorialidad social, es decir, la capacidad de avanzar hacia la disolución de lo que hoy conocemos como países o estados-naciones, pasando a la conformación de diversos estados bloques regionales, con monedas regionales y Bancos Centrales por unidades regionales, o a un estado

(8) Participaron sólo los bancos que tiene banca minorista en Argentina.

(9) La condición es de empate de fuerzas, por ello no se puede hablar directamente de correlación favorable o condición dominante directamente para los Grupos Locales como tampoco para los Grupos Transnacionales. Para profundizar concepto ver trabajo “Guerra Entre Capitales. Empate De Fuerzas Político Sociales desde Noviembre de 1998“, septiembre de 2001, CIEPE.


El Golpe de Estado por operaciones para-militares y mediáticas

La llamada crisis de la Inseguridad tiene parte de realidad social y parte de montaje mediático. Es la arte de montaje inteligente-mediático-psicológico lo que estamos describiendo para hacer observable la construcción del golpe de estado contra los sectores que se expresan en el Kirchnerismo, por parte de operaciones encubiertas que son diseñadas por cuadros de inteligencia transnacionales que financian y coordinan a cuadros policiales federales y provinciales y grupos “emprendedores” de tareas paraeconó-micos-parapoliciales, denominados “Mafias”.

La red sigue el siguiente hilo: “los grandes Bancos de financiamiento” + “las grandes centrales de inteligencia transnacionales” + “los aparatos zonales policiales-judiciales-empresarios” + “las mafias” + “los grandes medios formadores de opinión política”.

En la construcción del llamado caso Blumberg, el coordinador mediático era la red Canal 9 + Ambito Financiero + Radio10 + Radio Rock&Pop. Red mediática asociada a los intereses transnacionales derrotados en diciembre de 2001 y en las elecciones de mayo 2003, el llamado Menemismo-Delarruismo-Lopez Murphismo económico político.

El Grupo Clarín como red mediática asociada a los grupos locales, ganadores en Diciembre de 2001 y en Mayo de 2003, operó masificando la convocatoria para poder controlarla luego y darle otra dirección.

El llamado caso Blumberg es una operación de inteligencia y se encuentra manipulado mediáticamente para producir un golpe de estado contra el denominado Kirchnerismo.

El plano de los golpes financieros, el de los estallidos sociales, el de las operaciones militares son todos orgánicos a los intereses Financieros Transnacionales.

El ex jefe del FBI en Brasil Carlos Costa:

El ex jefe del FBI reconoció que en Brasil ellos trabajan codo a codo con los “primos, los colegas” de la CIA. También actúan aquí la DEA (antidrogas), la Sección Narcóticos del Departamento de Estado y agentes de la US Custom (aduaneros).

… “Todas nuestras agencias donan millones de dólares por año a la policía federal brasileña para operaciones vitales. El año pasado, por ejemplo, la DEA donó US$ 5 millones y la división de narcóticos otros 3 millones”.

EE.UU. compró la policía federal. Es nuestra, trabaja para nosotros… está en manos de extranjeros”.

Todos los agentes secretos norteamericanos, que conforman un grupo próximo al centenar, se mueven “aquí, con total facilidad. Somos identificados como diplomáticos: agregados y asistentes. Todos entramos y salimos constantemente y actuamos libremente en todo el país”.

“El Estado brasileño no controla a los agentes extranjeros”. Con una lógica de bolsillo explicó: “Quien paga es quien manda. Los EE.UU. pagan y dan las órdenes en sectores que son vitales para nosotros”(10)

****

“La CIA, sucesora de la Office of Strategic Services (OSS), se ha dedicado no solamente a la inteligencia, sino también a varios tipos de operaciones de guerra psicológica y paramilitares, que jamás debían ser atribuidas a ella o al gobierno de EE.UU. sino a otras personas u organizaciones.

La técnica consiste esencialmente en la “penetration”, buscando aliados dispuestos a colaborar con la CIA.

****

Las operaciones de guerra psicológica implican “divulgación de informaciones, a través de la prensa junto a diversas organizaciones estudantiles, sindicatos, otros grupos profesionales y culturales, y también junto a los partidos políticos, sin que su fuente sea identificada como el gobierno de EE.UU.”

Ella es ejecutada, muchas veces, por agentes de la CIA, estacionados en Embajada Americana como diplomáticos, o hombres de negocios, estudiantes o radicados.

****

Las operaciones paramilitares consisten en la infiltración en áreas prohibidas, sabotaje, guerra económica, apoyo aéreo y marítimo, financiación de candidatos en las elecciones, soborno, asesinatos (“executive actions”) por la División D, dentro del proyecto ZR/RIFLE, entrenamiento y manutención de pequeños ejércitos (covert actions), etcétera.

“Esas operaciones tipifican la técnica del golpe de Estado que la CIA ha aplicado en Argentina, Brasil y diversos otros países da América latina, en los años 60 y 70 del siglo XX, radicalizando, artificialmente,

las luchas sociales, hasta el punto de desestabilizar gobiernos (“spoling actions”) que no se sometieran a las directivas estratégicas de EE.UU.”

****

“Las operaciones para eventualmente intervenir en Brasil comenzaron alrededor de 1961. El departamento de Estado, en aquel año, comenzó a solicitar a Itamaraty, visas para ciudadanos americanos, que entraban en Brasil bajo los más diferentes disfraces (religiosos, comerciantes, trabajadores, grupos de derechos humanos, etc.) dirigiéndose la mayoría para las regiones del Nordeste. A mediados de 1962, desde la tribuna de la Cámara Federal, el diputado José Joffily, del partido Social-Democrático (PSD) denuncio la “penetration” y a principio de 1963, el trabajador José Frejat, a través del Semanário, reveló que más de 5000 militares norte-americanos, “disfrazados de civiles”, desenvolvian, en el Nordeste, intensos trabajos de espionaje y desacreditación de Brasil, para dividir el territorio Nacional”. (11)

(10) Diario Clarín 21/03/04.

(11) 1964: A CIA e a técnica do golpe de Estado. Luiz Alberto Moniz Bandeira es Doctor en ciencia política, professor titular de História da Política Exterior do Brasil, en la Universidade de Brasilia (aposentado) , y autor de mas de veinte obras, entre as quais O Governo João Goulart: As lutas sociais no Brasil (1961-1964), cuja 7ª. Edição revista e ampliada, lançada pela Editora Revan em 2001, Brasil, Argentina e Estados Unidos: Conflito e integração na América do Sul (Da Tríplice Aliança ao Mercosul), e De Marti a Fidel: a revolução cubana e a América Latina.

Esta nota continúa con el título: “LOS GOLPES DE ESTADO NEOLIBERALES” (Parte II) en días subsiguientes.


(*) Autor: Walter Formento. Director Centro de Investigación en Política y Economía (CIEPE). Buenos Aires, mayo de 2004.

centro-de-investigacion-en-politica-y-economua