INOCENTE ILUSIÓN DEL LADO HERMOSO DE UNA GENERACIÓN

23 abril 2020

C.A.B.A.,Argentina, UNASUR-CELAC, El Emilio, de nuestra redacción.

Captura de pantalla 2020-04-19 a la(s) 12.12.41

Por Victor Leopoldo Martinez.

Vayan estos bellos recuerdos a modo de homenaje para todos mis “hermosos y heroicos locos”, pares de generación que se la jugaron por un mundo diferente y fueron mis mejores referentes: Luis Alberto Spinetta, Lito Nebbia, Leonardo Fabio, Javier Martinez (Manal), Miguel Cantilo (el Discepolo del Rock), El “tano” Piero, Vox Dei, Miguel Abuelo, Raúl Porcheto, Envar “Cachito” El kadri, Pino Solanas, Gerardo Vallejos, Carlos Carella, el que ayer partió llamado por los aburridos integrantes de la “corte celestial” –el querido y admirado Horacio el “Negro” Fontova- y tantos otros que como lumbres iluminaron mi corazón y abrieron mi cabeza junto a la de miles de compatriotas anónimos para soñar libremente y jugarnos por nobles ideales. Vaya también este recuerdo para mi compañero de promoción secundaria Luis Alberto Macor, asesinado en 1974 en la Ciudad de La Plata por su condición de estudiante universitario peronista.

CACHO EL KADRI

Soy parte de una generación que tuvo en su seno un grupo de soñadores que intentó hacer algo distinto; cambiar el rumbo de la historia de una humanidad que priorizaba lo material por encima de lo que para nosotros era lo esencial: la vida. Expresado así suena soberbiamente pretensioso, pero al menos rompimos la estúpida cáscara del rutinario consumismo con la que un perverso sistema había encerrado a la humanidad; y lógicamente a gran parte de nuestra sociedad, incluidas ciudades chicas de pequeñas provincias que miraban obnubiladas a esa Bs.As. copiadora de sistemas foráneos.

Laughing Elvis

La música se revolucionó en sus formas y ritmos allá por los 50, 60 y 70 del siglo pasado; y con su movida revolucionó los sentimientos de los adolescente y jóvenes. A la irrupción de los genios de Liverpool -Los Escarabajos (The Beatles)- y de muchas otras bandas británicas que tomaron el despertar musical norteamericano iniciado Elvis Presley con su twist y rock, -aquel puntapié inicial que cambió lo musical en todo el orbe-, se le sumó la revalorización y el rescate de la música y el sentimiento de los negros que se encontraban en plena lucha por sus más elementales derechos conculcados por los brutales esclavistas sureños sobrevivientes de aquella guerra civil (guerra de secesión) norteamericana del siglo XIX que continuaban despreciando la condición humana desde un absurdo racismo; lucha que llevaban adelante de la mano de Martín Luther King.

Nuestros gustos cambiaron, tanto como la mirada de un mundo que veíamos como trastornado; que no podía –y tampoco quería- ofrecernos un porvenir asociado a la dicha de vivir más allá del supuesto placer que brindaba el consumo superfluo.

De corta edad pero hartos de soportar las formas y modos estereotipado que las sociedades adquirían como estilo de vida supuestamente seguro, descubrimos que el resto de nuestros pares generacionales estaban impedidos de percatarse del grado de alienación en la que estaban siendo sumergidos por el perverso sistema capitalista. Quizás por ser sumisas y obedientes víctimas de aquella falsa historia que se adquiría con la educación domesticante y que nuestros padres respetaban e imponían a rajatabla.

“Mi hijo el Doctor”, deseo que había hecho carne como aspiración en las generaciones anteriores con carácter individualista y diferenciador se había transformado en el modo de conseguir un futuro “seguro” y “diferente. Nuestros padres así trataban de imponerlo acompañándolo con un “la letra con sangre entra”. Los que nos rebelábamos contra el látigo y la imposición de ese modo de vida éramos tildados de “locos” y por ende marginados socialmente para dolor familiar; ese que les causaba el “qué dirán” social por encima de cualquiera de nuestros sentimientos. Buscaban que la soledad desestructurante oficiara de violento remedio para nuestro supuesto “mal”.

Transitábamos la crisis existencial del paso de nuestra adolescencia hacia la juventud condicionados por mandatos familiares y sociales que los sentíamos ahogantes, generadores de zombis dedicados a respetar rutinas. Amábamos la vida y tratábamos de disfrutarla como si cada minuto fuera el último. Sentíamos como insulsas y huecas las “obligaciones” que los rituales sociales obligaban a ser respetados.

Aquellos 4 ¨locos” oriundos de Liverpool habían revolucionado el mundo con su música e ideas, con uno de sus integrantes desafiando al sistema imperante. Ese “sistema”, frente al peligro que los chabones representaban, decidió fagocitárselos declarándolos “Caballeros de la Reina”. Uno de sus integrantes -John Lennon- aceptó a regañadientes.

ROCK 1-CENTRO FONDO copia

Aparecen en el mundo los calificados por aquella sociedad alienada como “locos, sucios, faloperos y putos hippies”. Soñaban con un mundo distinto, igualitario, profundamente humano, donde se valorara y priorizara el AMOR; el amor entre humanos como Jesús lo había soñado. Un mundo donde se respetara la libertad, la creación, la solidaridad, el bien común. A ellos me uní al llegar a Bs. As. Éramos muy pocos y por ende tratados como “desequilibrados” y peligrosos. Así lo vivíamos, cargando con la marginación dentro de núcleos sociales pequeños, medianos o grandes, pero que reunidos por identificación en ideales, éramos bastantes en todo el mundo, algo que acrecentaba nuestra ilusión.

En los 50 y 60, el mundo estaba saliendo de la mayor y más traumática tragedia vivida por la humanidad hasta ese entonces: La II Guerra Mundial; con la terrorífica experiencia de exterminio humano realizada por los Nazi.

Captura de pantalla 2020-04-22 a la(s) 19.38.14

Se estaba saliendo de aquel horror cuando rápidamente la codicia de los poderosos puso en marcha otra obra de terror: Vietnam. Hacia ese matadero mandaban a los jóvenes norteamericanos para que asesinaran a otros jóvenes que no conocían y solo atinaban a defender su Patria, su tierra y liberarla de las garras de un proyecto imperial. La muerte sin sentido impuesta por la codicia de esos pocos volvía a reinar y se llevaba nacientes vidas sin que hayan conocido el sentido de su existencia. América Latina no fue la excepción como verán más adelante.

Eso sí, como alocado fenómeno cultural éramos muy ruidosos porque fue la música el vehículo y el lenguaje que utilizábamos para comunicarnos y comunicar nuestra protesta. No teníamos muchos recursos para hacernos escuchar y el “molestar” al “sistema” acompañando nuestro llamativo y “desordenado” aspecto con lo que el resto de la sociedad llamaba “ruido” (música) fue sin lugar a dudas el modo que entendimos como adecuado.

Recuerdo un programa de radio –AM- (“Rock para mis amigos” se llamaba) que los sábados a las dos de la tarde se emitía por Excélsior y nos reuníamos los poquitos y conocidos alrededor de una radio o un combinado a escuchar la música que ninguna de las otras radios pasaba, todas preocupadas por hacer guita con la música “comercial” del “Club del Clan”. Algunos delirantes (porque dentro de los nuestros los había) decidieron llamar a la música de nuestro agrado “progresiva” para diferenciarla de la “comercial”, pretexto para acoplarse a la movida de manera diferenciada; una pelotuda ocurrencia de algunos “bienudos” que bajaban de sus pedestales burgueses para jugar de “hippies intelectuales comprensivos”. Los llamábamos “hippies panqueques” (porque solo se disfrazaban de tales en la noche y se reunían en “La Paz” –bar de Av. Corrientes y Montevideo-. Nosotros – el resto- teníamos al legendario barcito “La Giralda” como uno de los puntos de encuentro). Me imagino que estos panqueques fueron los posteriores “progresistas de izquierda”… No sé… Supongo.

PRIMER BLOQUE NACIONAL

Leíamos la revista “Pelo”, editada por Daniel Ripoll. Un gran colega y amigo, Miguel Grimberg, pionero en nuestro país en cuestiones ambientales y creador de la revista “Mutantia” trabajó mucho para que nuestro rock se cantara en castellano; junto a Miguel Abuelo, Spinetta, Manal lo lograron. Les recuerdo que por influencia externa, en el segundo lustro de los “60”, bandas como los uruguayos “Los Shakers” (que imitaban a los Beatles en el corte de pelo y vestimenta) y la banda de Carlos Bisso – Conexión Nº 5- interpretaban canciones en inglés.

Sin perder conciencia de lo que pasaba en el mundo, acá soñábamos con una “muchacha ojos de papel”; gozábamos con una “plegaria para un niño dormido”; sentíamos “la soledad profundamente dolorosa por la ausencia de un amigo”. Tratábamos que el resto de nuestros pares generacionales renegaran del alienante e innecesario culto al consumismo que desde el sistema se estimulaba. Soñábamos con un hombre nuevo que valorara a un semejante por su sola condición de tal; que respetara la naturaleza que nos contiene por ser nosotros, como especie, una más y parte de ella. Sentíamos que volver a la naturaleza y tener aunque mas no sea una humilde “casa con 10 pinos” para compartir con amigos y disfrutar la suerte de estar vivos era el regalo más hermoso; alejados del humo, el hollín y la soledad que entregaban las ciudades.

Pelo largo y ropa estrafalaria era nuestra forma de llamar la atención. Y lo habíamos logrado Considerábamos que “era mejor tener el pelo libre que la libertad con fijador” (Miguel Cantilo-“Marcha de la bronca”) y terminábamos siendo pelados violentamente por “un coiffeur de seccional policial”. “Los que mandaban en este planeta tenían a los humanos repodridos y divididos en dos” (de la misma “marcha”)

En el mundo, la inmortal codicia de unos pocos había vuelto a dividir la estupidez humana entre los defensores del supuesto “bien” (el liberal capitalismo) y el MAL (el demonizado socialismo comunista). Las dos potencias que nacieron luego de los acuerdos de posguerra (Yalta y Potsdam) -EE.UU. y la URSS- entraron en disputas imperiales en ese desmesurado afán por hegemonizar el control planetario que ambos regímenes tenían.

La guerra había vuelto a ocupar el escenario central mundial en Vietnam y los pueblos latinoamericanos comenzaron a recuperar su esperanza de liberación con la revolución cubana de la mano de Fidel Castro y un argentino -el “Che” Guevara-. La región venía de ver truncada sus esperanzas de liberación con la caída de intentos revolucionarios como el del nicaragüense Augusto Cesar Sandino, o el guatemalteco Jacobo Árbenz en Centro América, el encabezado por el Gral Perón en nuestro país y el de Getulio Vargas en Brasil.

Nuestros ideales comienzan a entrar en crisis urgidos por los avatares políticos-sociales que las potencias del mundo habían comenzado a imponer en todas las regiones del planeta dentro de sus disputas. Los disgustos que despiertan situaciones sociales injustas acaparan nuestros sentimientos y nuestro humor fue cambiando el orden de prioridades; pero siempre sin resignar nada; sentíamos que nada ni nadie nos podía impedir seguir disfrutando del bello camino elegido: el de vivir a pleno.

Supimos entender las nuevas situaciones que nos mostraban lacerantes desigualdades sociales y lo tomamos como otra etapa de esa lucha por cambiar el injusto mundo.

Esta “movida” comienza a reorientar nuestros ideales juveniles.

La segunda mitad de la década de los “60” es el momento del despertar de la juventud del gigante del norte. Comienzan a tomar conciencia sobre las estúpidas alternativas que el gobierno imperial de su país les ofrece para su destino futuro y comienzan a poner en tela juicio los proyectos imperiales y de injerencia en las determinaciones políticas de otros países. Descubren cuán lejos estaban las propuestas imperiales de sus verdaderos deseos y aspiraciones de vidas; cuan delirantes eran aquellas alternativas de vida que el alienante sistema encabezado por el gobierno de su país les ofrecía. Se descubren simples carne de cañón que como Cristos al combate, la desmesurada ambición imperialista enviaba a luchar y matar otros seres humanos de remotos lugares que nadan les habían hecho a ellos; y veían retornar amigos y seres queridos en ataúdes envueltos con una absurda bandera. Por plantear esto y negarse ir a Vietnam, el recordado boxeador Cassius Clay fue despojado de su título de campeón mundial y encarcelado.

Captura de pantalla 2020-04-22 a la(s) 19.39.00Pero no toda la juventud norteamericana sostenía esta postura. La cosa estaba divida y otra parte de jóvenes iban gustosos a los frentes de combate porque habían “comprado” que esas luchas en lejanas tierras eran “patrióticas” en tanto se luchaba contra el enemigo “comunista” que atentaba contra los valores nacionales. Película como “El Cazador” (conocida en nuestro país como “El Francotirador”) dan cuenta de cómo jugaba el sistema imperialista para justificar barbaridades. El director del film lo desnuda al elegir a una comunidad rusa para mostrar a “voluntarios” dispuestos a jugarse por “un mundo libre de comunismo”. Un guion que resulta paradójico porque si bien muestra lo tarde que aquellos jóvenes se dan cuenta de la estupidez de una guerra, no se priva de mostrar las maldades que cometían los “Vietcom” (vietnamitas comunistas) tratando que dichas maldades estén por encima de la lucha por la liberación nacional que llevó adelante el pueblo vietnamita durante casi 30 años.

Woostock 3La mayor expresión de protesta pacífica antimilitarista contra aquella guerra tuvo como consigna “PAZ, AMOR Y MÚSICA” y se dio en aquel festival que se realizó en Woodstock (EE.UU.) en 1969 que reunió en 3 días a 500 mil almas jóvenes norteamericanas. Por el escenario pasaron las principales bandas y cantantes del mundo. Allí contó -una Jon Báez embarazada- la cárcel que padecía su compañero por estar en contra de aquella absurda guerra. Esta fantástica muestra se dio un año después del “mayo francés” europeo y el mismo año de nuestro “Cordobazo”; el año elegido por los Beatles para separarse y comenzar cada uno un nuevo camino. ¿Coincidencias? ¡Vaya uno a saber! Pero una energía positiva circulaba por todo el orbe y los vientos de cambios alimentaban nuestras esperanzas.

 

SEGUNDO BLOQUE NACIONAL

En nuestros país, nosotros, los “locos”, dividíamos nuestras pasiones entre el gritar “salgan al sol, paquetes” a todos aquellos burguesitos absorbidos por el sistema, y en revisar la mentirosa historia oficial de un “ayer nomas”, en el colegio nos habían enseñado que este país era grande y había libertad, pero que todo eso no era más que un estúpido slogan ya que diariamente despertábamos como tantos argentinos sin tener mucho para comer (Moris). Veíamos a nuestros obreros dejar jirones de vida y hasta la vida misma en una lucha de resistencia tratando de recuperar la dignidad perdida con la caída del gobierno Peronista. La parte de nuestro pueblo más vapuleada, la clase trabajadora argentina, se embarcó por aquellos años en una lucha por el regreso del líder en el exilio, artífice de la implantación de la justicia social en estas tierras.

La movida rockera siente que debe agudizar el ingenio una vez mas y decide que las aguas de aquella sana ilusión comiencen a desplazarse por canales aparentemente diferentes para aquellos que siempre estuvieron al acecho intentando boicotear el fenómeno  y que como estrategia funcionó increíblemente bien. La clave estuvo en las letras de las canciones y en la poesía en general.

“Donde va la gente cuando llueve” se preguntaba Miguel Cantilo y era totalmente compatible con la descripción que hacía el Tano Piero al referirse a la “vida de pobre que lamentablemente llevaba Juan Boliche, que apenas le alcanzaba para pagar su vino y el dolor que le producía no tener para invitar”, para compartir un alcohol apagador de penas.

PELICULASLos jóvenes universitarios que habíamos abrazado el ideario “hippie” en su esencia, con esfuerzo y trabajo para poder mantenernos aprovechábamos la posibilidad –superando los “filtros” de los cursos de ingreso- y accedíamos a los estudios superiores. Fue allí donde comenzamos a ver que no pocos de nuestros pares estaban enfrascados en lo que luego llamamos “lucha por la Liberación Nacional”. Veíamos de manera clandestina “La hora de los hornos” (“Pino” Solanas), “El camino hacia la muerte del viejo Reales” (Gerardo Vallejos),

CINE FAVIO

o en algún cine con muy poca concurrencia “Crónica de un niño solo” (del “turco” Favio). Esas muestras artísticas nos pintaban una realidad que nos obligaba moralmente a encolumnarnos detrás de las luchas de los trabajadores. Muchos amigos y compañeros de aquella generación de soñadores quedaron en el camino pero también en lo más profundo de nuestro corazón.

Los sistemas so juzgantes nunca dudaron, ni dudan a la hora de actuar; de ser necesario matan, asesinan.

Posteriormente Pink Floy y su obra “The Wall” junto a film como “Apocalipse Now” de Coppola fueron las mejores representaciones metafóricas de los sentimientos y sensaciones que experimentábamos frente a la locura en la que habían sumergido a la humanidad a través de la educación los poderosos de este planeta; personajes con mucho potestad pero más locos y delirantes que aquella parte de nuestra generación que los señalaba como tales a ellos.

4

Lo que estos victimarios siguen sin saber ni comprender es que las jóvenes vidas que segaron (30 mil compañeros desaparecidos en nuestro país), experimentaron en su corta existencia el sabor de la libertad, sintieron que la dulzura de la vida estaba en la dignidad propia y en la lucha por la de un semejante; que el concepto heroico de la vida requiere de un sentido solidario para con el prójimo, único modo de justificar nuestro paso por esta vida.

Los alienados y los sicarios siempre carecieron de estos valores.

Lo bello de toda aquella experiencia generacional es que nos dimos el lujo de proponer a la sociedad una vida más humana; por distintas vías y métodos pero movidos siempre por nobles sentimientos y bellos ideales.

BASALTO (1)

Nunca nos privamos de experimentar algo diferente y sentir diariamente que la belleza de la vida estaba a flor de piel; que la música llenaba de gozo nuestra alma; que con el danzar liberábamos de toxinas nuestros cuerpos.

¿Quién nos quita lo bailado?

¿Fracasamos en nuestros intentos? Quizá. No logramos que el resto de nuestra generación saliera de su estado de alienación volcándose a la posibilidad de pensar y sentir de un modo diferente, más humano… ¡Tal vez! No logramos que trataran de ver que otro mundo era posible; que se podía generar sociedades más justas, más igualitarias. El sistema capitalista -hoy neoliberal- nos ganó algunas batallas usando un arma tan simple como absurda. Aprovechó la estúpida cultura del consumismo existente y transformó el hipismo en moda, lo comercializó y así fagocitó lo que consideró un peligroso ideario para sus intereses, intentando anularlo definitivamente. El saxofonista Bill Clinton, que había vivido la experiencia de Woodstock, terminó siendo un presidente obediente del establishment norteamericano y puede servir como la prueba más contundente de lo que el sistema llamó fracaso. Pero la guerra entre ideas y sentimientos verdaderamente humanos por un lado y la estúpida y miserable codicia del sistema capitalista por el otro por suerte parece tener continuidad, ser eterna; y a esa no la ganó.

Lo de “fracaso”… ¿Realmente fue tal?

Las pruebas para ratificar lo decepcionante de nuestra experiencia eran exhibidas mediáticamente por el sistema y para cualquier alienado alcanzaban y sobraban. Poco les importó el dolor que padecimos cuando el imperio norteamericano decidió cuidar su “patio trasero” (América Latina). Es más, lo justificaban. El imperio que siempre se vanaglorió de ser baluarte y modelo de libertad y democracia, llenó por aquel entonces (desde los 70 en adelante) el continente de dictaduras militares afines a sus intereses; dictaduras con libertad para asesinar a quien se oponga. Se lo conoció como “Plan Cóndor”.

Aquellas “maniobras” imperiales tuvieron sus frutos. Lograron mantener a las sociedades latinoamericanas dividas gracias a la siembra mediática de desvalores para el posterior cultivo de idiotas útiles amantes del individualismo y justificadores de los asesinatos cometidos por paramilitares y siniestras fuerzas paraestatales; me refiero a esos tilingos de clase media que se vanagloriaron de pertenecer al círculo de cultores de lo meritocrático.

Bordeando los 70 años todavía sigo con aquellas ilusiones y las esperanzas intactas. Será porque siento que quizá lo que llamaron fracaso lo fue solo en apariencias. A diferencia del resto de nuestra generación, nadie, ni la propia historia, podrá jamás esconder que por lo menos hubo un tiempo donde un grupos de “jóvenes locos” intentaron en la segunda mitad del siglo XX cambiar el mundo para hacerlo un poco mejor, más justo, más humano.

Dejamos semillas en nuestros hijos como las dejó Jesús en sus apóstoles; sin coartarles jamás –como habían hecho nuestros padres con nosotros- la posibilidad de elegir libremente qué querían para sus vidas. Y mil flores mentales siguen apareciendo diariamente, como aquellas que aparecían en nuestras estrafalarias camisas hippies; claras está, para desgracia del perverso sistema.

Mi tía “Blanquita” (Blanca Cira se llamaba, y no era mucho mayor que yo) tuvo, al fin y cabo y en partes, razón. Solía espetarme cada vez que podía y hasta delante de uno de mis hijos: “Mijo, usted siempre tan loco. Siempre intentando cambiar el mundo. Ya es grande. Tiene que “madurar” y entender que el mundo funcionó y funciona así. Usted no lo va a cambiar”. La tía “Blanquita” seguramente fue el ejemplo más acabado de una clara paradoja existencial que en términos generacionales sigue vigente a lo largo del tiempo: enfermos de cuerpos sociales que creen estar sanos, y nosotros como anticuerpos sociales tratando de salvar la especie; todo en una eterna lucha. La mentalidad de la tía y sus valoraciones pueden ser tomadas como el contundente ejemplo utilizado por el sistema para enrostrarnos el fracaso de nuestra locura generacional.

La posterior reacción de mi hijo menor -Facundo- me tranquilizó y abrió una ventana para mi esperanza. Al escucharlo sentí y pensé que aquel esfuerzo generacional no había sido en vano, que el fracaso no había sido tal: “Tía, pero alguna vez las cosas tienen que cambiar” le dijo Facundo que en ese entonces tenía 11 años y seguía con mucha atención la conversación que su padre mantenía con aquella tía. Con mirada fulminante y una mueca de rabia y fastidio en los labios, mi tía Blanquita me volvió a espetar: ¡Ve! ¡Ya le está metiendo esas ideas locas al pobre chico en la cabeza! En ese momento entendí que el fracaso que el sistema pensó que nos había infringido no era tal.   Facundo y yo nos miramos y miramos con cariño a nuestra tía; nos levantamos y comenzamos a caminar disfrutando de una bella tarde de verano y de los hermosos paisajes de mi Catamarca natal donde nos encontrábamos en ese momento de vacaciones.

Mi tía Blanquita ya no está en este mundo Q.E.P.D. Facundo, avanzada su adolescencia, abrazó el ideario peronista y es hoy un ferviente militante de la causa Nacional, Popular y Latinoamericana. Hasta compartimos el placer de volver a ver y disfrutar –en un recital de Roger Waters- la música de Pink Floy; junto a él descubrí y hoy valoro a bandas como La Renga, La Vela Puerca, La Mancha de Rolando, seguimos disfrutando de “Los Redondos” y de nuestra pasión riverplatense; esas simples cosas que llenan de gozo nuestras vidas y nos muestran que vale la pena ser vividas.


¿MURIÓ FIDEL CASTRO?

1 diciembre 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

crespon-luto

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

Corría los días de abril de 1961 y se realizaba la habitual Fiesta de la Virgen del Valle en la capital de mi Catamarca. Tenía yo 10 años y transitaba la peatonal Rivadavia (que tenía 2 cuadras, entre las calles Mota Botello y San Martín y de 18 a 21 hs.), cuando de pronto me encaran uno jóvenes que se identificaron como de “Acción Católica” pidiéndome que firme un papel para pedir a Dios que no ingrese el demonio comunista en América Latina. Ocho años después tome conocimiento que por esos día se había producido el intento de invasión a Cuba por parte del imperialismo Yanqui en Bahía de Cochinos, Playa Girón; intento que a DIOS gracias fracasó. Hoy recuerdo los versos de Silvio Rodriguez que con cruda franqueza y frente a la injusticia social plantea:“Y al que diga que me aguante debajo de una sotana, le encajo una caravana de sentimientos gigantes.”(1)

silvio-rodriguez-vicente-feliu-y-fidel-castro

Así comenzó mi vinculación sentimental con la historia de América Latina. Castro ya comenzaba a ser ese héroe para los que amábamos la Patria Justa, Libre y Soberana y para aquellos jóvenes que habíamos decidido abrazar con fuerza la causa libertaria que el peronismo representaba en nuestro país.

Entonces la respuesta que reciba la pregunta del título será la mejor herramienta para entender cómo y desde dónde se toma, se siente y se juzga un hecho que el común de los mortales lo toma de manera dolorosa pero a la vez con la necesaria resignación por ser algo naturalmente inevitable al formar parte de la existencia biológica humana. Murió físicamente FIDEL CASTRO.

Sin embargo la muerte de figuras como las de MARTÍ, SANDINO, IRIGOYEN PERÓN, EVITA, el propio “CHE”, VELAZCO ALVARADO, TORRIJO, CHÁVEZ, NÉSTOR KIRCHNER y ahora FIDEL CASTRO, con sus luchas y realizaciones políticas concretadas en vida, transforman ese cambio de estado material en algo más sencillo y noble; se reduce a una simple “desaparición física”. Sus conductas, acciones y concreciones políticas dejan esa impronta que los inmortaliza; siguen viviendo en el alma de los pueblos. En algunos casos hasta exceden el rol de grandes PATRIOTAS, trascienden fronteras y pasan a ser ejemplo para los luchadores de los pueblos oprimidos por cualquier imperio en cualquier parte del mundo.

Evidentemente Fidel Castro, como Perón, fueron PATRIOTAS, y como todos los grandes patriotas –ellos lo fueron- no morirán jamás. Solo mediocres cipayos festejan estos hechos en la estúpida creencia que “con la muerte del perro la rabia se acaba”. La estupidez de esta mediocridad radica en la ignorancia de dos cuestiones muy concretas: 1) “La rabia no es una enfermedad únicamente biológica y limitada a los perros; los hombre no son perros y la sienten. Y 2) La absurda negación que tienen para reconocer que son sus perversas acciones motorizadas por la codicia las que generan rabia en sus pares de especie.

Los hombres pasan; son sus ideas y acciones, si fueron buenas -o malas- para el resto de los humanos, las que perduran.

Son las causas que centralizan sus luchas en la defensa del respeto por la dignidad humana las que trascienden en el tiempo. Fidel Castro defendió esa causa con acciones concreta, claridad meridiana y un profundo amor por su patria. Para el cubano Castro es la Patria porque la patria nunca se arrodilla ante ninguna fuerza invasora extranjera. Para los gusanos de Miami la patria es un negocio y por eso se fueron; y por eso celebran su muerte.  

Quién no recuerda aquella pintada que decía “Viva el cáncer” tras la muerte de Evita; o el deseo de un “progre” como José Pablo Feimann que Perón muriera antes de regresar de su exilio; o más recientemente “Néstor, porque no te llevas a tu yegua también ” por la ex presidenta Cristina Fernández gritado por los “caceroleros”.

El denominador común que une a los que manifiestan estos deseos es el ser la parte mediocre de los ejemplares que conforman la especie humana.

Las oligarquías – en particular la nuestra- y los “tilingos que aspiran” conseguir ese status, constituyen el mayor flagelo para cualquier sociedad por su alto grado de ignorancia. El culto a la holgazanería hace el resto. Entonces no puede asombrar que un Rodriguez Larreta hable del “bajísimo nivel de desarrollo” de Cuba como país y que por eso “tanta gente se ha querido ir”. Solo un bruto de supina ignorancia puede desconocer las virtudes de un régimen que consiguió logros tan trascendentes en materia de salud, alimentación y educación por encima de los países más desarrollados del mundo, algo reconocido hasta por todos los organismos internacionales de Naciones Unidas hoy vigentes. Pero mas grave aun es hacerlo desde una gestión de gobierno como la suya y la de antecesor –el actual presidente Macri, otro ignorante elevado a la enecima potencia- que llevaron a la C.A.B.A. a tener el peor servicio de salud y educación de los últimos 10 años, llegando al extremos de tener hoy indigentes poblando sus calles esperando la misericordia de congéneres y de la buena voluntad de Dios.

Que otro bruto como el norteamericano pariente del Pato Donald -el “Tío rico” Trump- amenace hoy a sus votantes cubanos que viven en Miami para que “regresen a su amada patria” después de sus burdos festejos aclarándoles que si no lo hacen él los ayudará convenciéndolos con una patada en trasero, tampoco debe asombrar a nadie. Es el destino de los pusilánimes. Y vuelvo a esa recordada canción de Silvio en la parte que dice: Yo digo que no hay quien crezca más allá de lo que vale —y el tonto que no lo sabe es el que en zancos se arresta—. Y digo que el que se presta para peón del veneno, es doble tonto y no quiero ser bailarín de su fiesta.”

FIDEL CASTRO VIVE EN EL CORAZÓN DE LOS OPRIMIDOS DE LATINOAMERICA, PUES ENTONCES

¡QUE VIVA FIDEL!!!  

Nota:

(1) Fragmento de la canción “Yo digo que las estrellas” – Silvio Rodriguez.


“LOS GOLPES DE ESTADO NEOLIBERALES” (Parte II)

20 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por Walter Formento(*)

Los Proyectos Estratégicos en Pugna

El desarrollo de Golpe de Estado Neoliberal que combina operaciones paramilitares en la Crisis de la Energía y en la Crisis de la deuda en default, con operaciones Mediática sicológicas, en las tres (Inseguridad, Energía y Deuda) muestra la confrontación y su grado, entre los Proyectos Estratégicos en lucha.

1- El Proyecto Estratégico Neoliberal-Angloamericano, con su Plan anexionista-imperialista ALCA. Apoyado en Argentina y Sudamérica por las Oligarquías pro-anexionistas, por las Usinas Ideológicas (CEMA, FIEL, Broda, Aleman, Kieguel, Fundación Mediterránea), y por sus dirigentes políticos (Menem y los suyos, De la Rúa y los suyos, López Murphismo, Cavalismo, Autonomistas y Bloquistas).

Sus grandes bancas financieras: Citibank, JP Morgan-Chase Manhatan, Lloyd’s-HSBC Bank, BankofAmerica-BostonBank, etc. Su Red Mediática Sicológica: Canal 9 y sus Hermanas en todo el país, el diario Ambito Financiero-InfoBae y sus subsidiarias en todo el país, las frecuencias radiales: Radio 10, Continental, Rock&Pop, etc.

2- El Proyecto Estratégico Local-Productivo con su Plan de desarrollo económico del MERCOSUR-Unión Sudamericana. Apoyado e impulsado por los Grupos Económicos Locales, principalmente, Grupo Techint y Grupo Clarín. A nivel político, representados por el Duhaldismo y por el Alfonsinismo. Apareciendo este sector como el Ala Derecha del Kirchnerismo. Apoyado e impulsado por los Grupos: Banco Provincia, Banco Nación, Banco Ciudad, Banco Credicoop + cámaras empresarias de mercado interno. Siendo este sector como el Ala Centro del Kirchnerismo; con el Canal 7, Telam y Radio Nacional, como su Red Mediática Estatal. El Ala Izquierda del Kirchnerismo se encuentra en desarrollo y es el armado de la Pata Política, o el llamado Kunkelismo, Bonasismo y Otros.

Las Tres Crisis y los Proyectos Estratégicos en Pugna

Analizando los tres ejes: el principal, la llamada Deuda en default, y los dos secundarios, la llamada Crisis de Inseguridad y la Llamada Crisis de la Energía, nos queda claro que la confrontación tiende a profundizarse y que los intereses en juego tienen poco espacio para la negociación, por lo tanto, el choque frontal de fuerzas es un escenario posible en el corto plazo de 1 año.

El choque frontal es lo que conocemos en el pasado reciente como los Hechos de masas del 17 de octubre de 1945, los Hechos de masas de 1969 (Cordobazo y Rosariazos en adelante).

En este choque frontal, el triunfo del Proyecto Neoliberal esta asentado en la posibilidad del Golpe de Estado por operaciones paramilitares-parapoliciales y mediáticas.

En cambio, para el Kirchnerismo el triunfo esta basado en la posibilidad de movilizar al Pueblo como base social políticamente organizada, es decir como Masas Movilizadas. Esta situación crea las condiciones para avanzar en el desarrollo de la participación y organización de Pueblo y por ende, el desarrollo de un proyecto propio.

Reconocer este escenario como posible permite ordenar el debate, sabiendo que hay dos proyectos en pugna, hay dos fuerzas constituyéndose y un solo plano donde los intereses populares nacionales son ganadores, el plano político de la movilización, organización y lucha.

“…Condición indispensable para que el proyecto alternativo tenga vida más allá del pensamiento y más allá de la palabra o del documento, se trata de que es necesario conformar las fuerzas sociales con el poder necesario para sembrar el proyecto, para implantarlo y para desarrollarlo, si no hay una fuerza social con suficiente poder para hacer esa tarea el proyecto seguramente se quedaría congelado

quién sabe por cuánto tiempo, es imprescindible la conformación de fuerzas sociales transformadoras y revolucionarias a lo largo y ancho de los pueblos del mundo”.

“…Y el pueblo rodeando el Parlamento, y una presión popular por el cambio y un Gobierno en la calle, no encerrado en el Palacio de Gobierno” (12).

****

“…Sin disparar un solo tiro y aun sin armas, las masas pueden barrer gobiernos”…

“…el mundo no puede ser gobernado con un soldado extranjero portando un fusil, casco y bayoneta en cada fabrica, en cada escuela, en cada parque, en cada comunidad grande o pequeño”.

La gran Batalla se librará en el campo de las ideas y no en el de las armas…aunque sin renunciar a su empleo”(13).

(12) Palabras de Hugo Chávez en el Encuentro de Solidaridad con la Revolución Bolivariana, en el marco del Foro Social Mundial, 29 de enero de 2003.

(13) Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruiz, en la clausura de la Conferencia Internacional Por el equilibrio del mundo, en homenaje al aniversario 150 del natalicio de José Martí, el 29 de enero del 2003.

El proyecto Propio: Popular-Nacional-Sudamericano-Antiimperialista

La Historia nos muestra que cada vez que el Proyecto Nacional debe enfrentar al Proyecto Imperialista Neoliberal u otros, siempre debe hacerlo en el Plano Político, no en el económico-financiero, no en el Militar.(14) Para enfrentarlo en el Plano Político debe convocar al Pueblo movilizado y organizado en masas, para ser mayoría política y para ello, el pueblo asume la función de columna vertebral y de dirección práctica de las acciones políticas y gremiales.

El Objetivo a lograr por el Pueblo es no caer ni en el Izquierdismo infantil economicista, ni en el Derechismo Mediatico, para no ser base de maniobras del Proyecto Neoliberal.

Reconocer el momento de la Revolución Democrática Nacional en una Colonia o semicolonia, como primer momento del proceso de la lucha revolucionaria, para poder profundizar ese camino, y para no caer en el quiebre de este proceso, acelerando los tiempos, a través de las acciones del Izquierdismo Infantilista Inmediatista que fácilmente se prestan a los intereses Neoliberales.

Reconocer la necesidad del desarrollo de la organización política, del más amplio Frente Nacional, y de la importancia central de la Legitimidad Social, que se crea en una Victoriosa Lucha de Ideas, para no caer en discursos obreristas-basistas-militaristas-foquistas.

Argentina tiene una formación social e historia insurreccional, no foquista, sino mas bien de fuerza social de masas. Los Momentos en el desarrollo de la Insurrección, o de la construcción de una fuerza social de masas (15), son:

1. El Momento del desarrollo de la Fuerza Moral –legitimidad social, valores dominantes-,de la fuerza social de masas (16).

2. El Momento del desarrollo de la Fuerza Material –organización político social popular-; de la fuerza social de masas

3. El Momento del desarrollo de la Fuerza Especial de la fuerza social de masas. En este orden, secuencia y relación es que se va desarrollando.

(14) Para mayor desarrollo ve ANEXO II: ” Las Acciones Represivas”

(15) Se usa el concepto desarrollo de una fuerza social para sintetizar el proceso que va de Desarrollo del Movimiento de masas a formación de Fuerza Social de Masas.

(16) La fuerza moral es una magnitud donde lo que una fracción gana lo pierde la otra. Por esto es central, tener como campo fundamental la construcción de legitimidad-reconocimiento social.

La doble táctica del Enemigo Angloamericano

La doble táctica del Enemigo Angloamericano son las provocaciones basadas en las operaciones de inteligencia mediática y en las operaciones de inteligencia en la lucha callejera.

Las operaciones de financiamiento e infiltración para actividades “individualistas izquierdistas, foquistas, guerrilleristas y vanguardistas” (17).

El doble juego de financiación de contención social, no organización de las sectores excluidos, a través del ONGerismo en momentos contrarevolucionarios; y financiación de todo tipo de vanguardismo, lucha armada, aborto de todo tipo de construcción social de masas, acelerando sus respectivos tiempos, en momentos de ascenso revolucionario sumado a las operaciones mediáticas y todo tipo de golpes financieros.

(17) Ver ejemplos, sobre cómo sucedió, quién financió ( FORD, KELLOGS- LINEA DRUCKER) y en que momentos históricos ya lo hizo (1969).

La Antinomia Política

La antinomia política se constituye cuando la guerra entre capitales se ha desarrollado hasta la ruptura política. Momento cuando se plantean dos Proyectos Político Estratégicos al conjunto social, que impulsan la polarización social hasta la ruptura y la división de la sociedad en dos bandos políticos; y para ello, la constitución de una nueva fuerza social.

Este momento nuevo produce un reordenamientos de los actores sociales constituyendo nuevas fuerzas políticas, recorriendo y subordinando las viejas estructuras políticas.

El momento cuando la “nueva forja” de una fuerza político social se articula en relación de enfrentamiento contra el proyecto imperialista, ese momento en una sociedad colonizada o semicolonizada, toma forma de Antinomia Político-social.

El Pueblo

El pueblo en la antinomia se encuentra alineado por la fracción de Capital que tiene un proyecto de desarrollo nacional, productivo (Capitales Locales). Aunque no es su proyecto estratégico, el Pueblo se alinea contra el proyecto del Enemigo Principal Imperialista, el ALCA-LO FINANCIERO-LO ESPECULATIVO-LO MAFIOSO-LO CORRUPTO-LO ANTINACIONAL.

La Antinomia es una trampa ideológica para el pueblo en el desarrollo de su proyecto estratégico, pero también, es la forma que toma la guerra entre capitales financieros cuando se agudiza su enfrentamiento hasta la ruptura. La antinomia político social es el momento donde el Pueblo, necesariamente, debe ser convocado como columna vertebral del proyecto estratégico de la fracción de capitalfinanciero más débil.

La antinomia político social encierra el doble carácter de ser una Trampa Ideológica y de ser el momento donde el pueblo desarrolla su fuerza social como columna vertebral en el enfrentamiento. Es la Trampa Ideológica y el Momento Histórico para romper y superar la trampa.


La Antinomia, La Trampa, La Fuerza y el Proyecto Estratégico

La constitución social de una antinomia política es el indicador de que la lucha entre capitales ha llegado a su momento de ruptura, y por lo tanto, se ha desarrollado el antagonismo de Proyectos estratégicos entre capitales, debido a la posición irreductible de cada proyecto.

En una Colonia o semicolonia, como Argentina, la Lucha entre capitales cuando llega al momento del antagonismo de proyectos, necesita hacer emerger al pueblo organizado para sostener y vertebrar el proceso de la Revolución democrática, nacional, sudamericana, productiva y antiimperialista.

El Pueblo debe saber esto y también, cuál es su proyecto estratégico. Porque la Antinomia, es una trampa ideológica para el pueblo, si no entiende que la fractura y antagonismo entre capitales en su lucha por imponer Proyectos estratégicos, significa una obligación táctica, pero también una oportunidad de definir el proyecto estratégico del Pueblo y su lugar en el Proceso de Liberación Nacional y Social.

La realización en el enfrentamiento de la fuerza social libera una Nueva Moral, un mandato social que impulsa, guía y organiza cómo deben ser los comportamientos sociales: Militantes, solidarios, comprometidos, coherentes, organizados, disciplinados, etc. Superando la Ética que brotó del Golpe de Estado de 1989-90 (18): Contemplativa, egoísta, individualista, consumista, aislada, entreguista, etc.

La nueva moral que brota de una nueva correlación de fuerzas sociales ya se percibe en el aire, tuvimos una pequeña muestra de ella en los 6 meses posteriores a los Hechos de Diciembre de 2001, <!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–>pero para que sea algo más debe producirse un hecho social de masas.

(18) Que usó al terrorismo Financiero de la Hiperinflación como arma para imponer una conducta social.

El 17 de Octubre: Hecho de Masas

El golpe de estado con golpe de mano que desaloja a Perón del gobierno y su encarcelamiento intenta frenar el enfrentamiento social que se viene construyendo, y lo único que logra es diferirlo en el tiempo, y que el terreno de lucha pase a ser la lucha de calles: una masiva movilización de masas con concentración en plaza de mayo el 17 de octubre de 1945.

Este hecho de masas constituyó la Antinomia Braden o Perón (19). La sociedad se polarizó y dividió en dos bandos: Los que defendían el Proyecto de los Grupos Financieros Americanos (Rokefeller-PMorgan-ESSO golpe del 1952) y los que defendían el Proyecto del Capital nacional, y el proceso de la Revolución Democrática Nacional Productiva y Antimperialista.

¿Qué estaba en juego en ese momento?

Un proyecto productivo nacional, de independencia económica, enfrentado con el proyecto financiero de las multinacionales norteamericanas (Rockefeller, JP Morgan, Esso-Cargill), más los intereses de la Gran Producción Agraria local (exportadores de cereales- Bunge y Born, Cargill).

¿Cuándo se abrió la lucha entre estos dos Proyectos Estratégicos?

Desde 1931-1934 comienzan a delinearse claramente los dos proyectos. 1945 es el momento en que los dos proyectos, particularmente el industrial nacional, logra construir la fuerza necesaria para pelear por su territorio. Esa lucha entre proyectos estratégicos de capitales toma forma de antinomia Braden-Perón, luego conocida como Peronismo-antiperonismo(20).

(19) Antinomia Político Social: forma que toma la lucha entre capitales en el momento en que se enfrentan proyectos estratégicos para conducir a las masas en esa batalla social.

(20) Ver artículo “La antinomia Peronismo-antiperonismo”, CIEPE, 1998.


La Historia Social del Pueblo Argentino

El Pueblo Argentino, llamado a vertebrar el Frente Democrático de Liberación Nacional-Sudamericana, cuenta hoy con la Historia Social de haber participado del primer momento de la revolución democrática, vertebrando la Fuerza revolucionaria entre 1945-1955; de resistir la Reacción “Fusiladora” de 1955-1957; y de soportar la primera contrarrevolución entre 1958-1962 (21). Tiene en su haber también, haber participado del segundo momento de la revolución democrática vertebrando nuevamente la fuerza revolucionaria entre 1962-69-73; formando parte del gobierno provisional revolucionario desde 1973-76; para pasar a sostener la lucha contra la Reacción “Terrorista” entre 1976-1979; asistir expectante a la Guerra entre capitales de Malvinas entre 1979-1982; para reiniciar nuevamente la resistencia y reconstrucción bajo condiciones contrarrevolucionarias entre 1983-1996.

Para agregar en su haber volver a formar parte y ser la columna vertebral de la fuerza revolucionaria democrática que inicia su ascenso en 1996 va definiendo su forma entre mayo de 2001-mayo de 2003.

Esta es la Historia Político Social que define al Pueblo Argentino, que vuelve a ser necesario a la Hora de vertebrar este tercer momento de Revolución Democrática, Nacional y Sudamericana. Este Pueblo Argentino tiene Hoy la complejidad, la heterogeneidad social y la experiencia para asumir en mejores condiciones el Desafío Histórico y su Momento Histórico.

El Desafío Histórico es rearticular la fuerza que vuelva a ser la columna vertebral del Frente de Liberación Nacional-Sudamericano, pero además desarrollar la inteligencia para medular y para poder conducir el proyecto estratégico.

(21) En 1962, con la división y enfrentamiento entre azules y colorados, y con el triunfo de la Unión Popular en Pcia. de Buenos Aires en elecciones luego anuladas, se considera que se entra en el momento ascendente de la revolución.

Esta nota continúa con el título: “LOS GOLPES DE ESTADO NEOLIBERALES” (Parte III) en días subsiguientes.


(*) Autor: Walter Formento. Director Centro de Investigación en Política y Economía (CIEPE). BuenosAires, mayo de 2004.

centro-de-investigacion-en-politica-y-economua1


EL REGRESO DE LAS POLEMICAS JAURETCHANAS

3 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Afortunadamente hoy vemos como se ha  instalado un debate que hace años se vio postergado por dirigencias cómplices o carente de idoneidad para el desarrollo del mismo, cuando no, con ausencia de autoridad moral. Y no solo con respecto a medidas puntuales sobre un tópico tan urticante como lo es el conflicto con el campo, sino, que proyecto o modelo de país expresan los sectores en pugna y cuál es la cosmovisión del hombre y de la historia que subyacen en las posiciones asumidas, más allá de errores de coyuntura que pudimos advertir como espectadores o activistas en uno u otro sentido. Arturo Jauretche protagonista de las famosas polémicas, nos alcanza hoy; y plumas relevantes asumen opiniones encontradas, como si en el seno del campo nacional estuviera el verdadero debate de la significancia e importancia de lo que nos concierne a todos. Desde otros lugares la cosa parece muy clara, nada se discute. Y también esto despierta suspicacia.

Con Uds. Luis Brunati y Norberto Galasso

Aldo Battisacco

OPINION

El enemigo principal

Por Luis Brunati *

Saludamos el tono del artículo de Norberto Galasso (en Página/12, el 2 de febrero pasado), aunque no la tendencia a eludir los temas de debate. En efecto, Galasso enumera los temas, pero lo que interesa no es saber cuántos son, sino qué opina sobre cada uno de ellos. También se dice que el artículo de Alcira Argumedo (en Página/12, el 27 de enero) no refutó “las apreciaciones correctas de Barcia sobre la mortalidad infantil”. Al respecto, creo conveniente señalar que el hambre es un crimen siempre, e independientemente de la variación de uno o dos puntos en los guarismos. Sin embargo, en el caso particular de la Argentina, el hambre es un crimen calificado, consentido y evitable. ¿Cómo se puede justificar que en un país que produce 134 millones de toneladas de alimentos y una renta inmensa discutamos el tema en base a cifras del Indec, cuyo contraste con la realidad es para todos inquietante? Aquí, es un tema de prioridades y voluntad política. ¿Qué es prioritario, pagar deuda externa o salvar vidas? Tanto Menem, como De la Rúa y la gestión K han privilegiado el pago de los servicios de la deuda externa, además de aceptar que los recursos petroleros y mineros se extraigan sin control público y se exporten dejando las divisas en el exterior. El ciento por ciento para el caso de las mineras y el 70 para las petroleras, tema denunciado reiteradamente por Pino Solanas y Proyecto Sur.

No obstante, la clave del artículo de Galasso está en la definición del “enemigo principal”. Al respecto, ya nadie discute que, utilizando el terrorismo de Estado, la dictadura militar contribuyó a consolidar un nuevo bloque de poder hegemónico en el país, conformado por grupos económico-financieros locales y externos –incluyendo a los grandes propietarios de tierras, cada vez más concentradas y extranjerizadas– con el apoyo de Estados Unidos, países europeos, el FMI y el Banco Mundial. Estos fueron los beneficiarios del saqueo de recursos públicos y sociales durante los treinta años siguientes, comenzando por el carácter fraudulento de la deuda externa y la estatización de la deuda privada, realizada por Domingo Cavallo desde el Banco Central, durante la dictadura. Con el retorno de la democracia, la fortaleza alcanzada por ese bloque de poder, sumada a la escasa voluntad política, permitió desarticular el Estado de Bienestar y el Estado Empresario y la potestad soberana del Estado Nacional, facilitando un descomunal traslado de recursos públicos y sociales en favor de los nuevos dueños de la Argentina.

Así, el saqueo articulado al amparo del terror durante la dictadura se consolidó en democracia a través de verdaderas estructuras de corrupción, conformadas por los grupos económico-financieros, parte de la dirigencia gremial y los dos partidos mayoritarios.

La alternancia bipartidista –incluyendo la cooptación de sectores como el Frepaso– permitió la continuidad de los mecanismos de despojo: subsidios a la descentralización industrial y a las exportaciones; especulación financiera; pago de la deuda sin evaluar su legitimidad; privatizaciones leoninas; altas tarifas en dólares sobre mercados cautivos; prebendas a los “amigos del poder”; complicidades espurias; intercambio de expertos económicos o referentes políticos; “empresarios nacionales” súbitamente enriquecidos y similares; lo cual no está exento de conflictos de intereses y tensiones en su interior. Dadas las dramáticas consecuencia de esta estructura de corrupción, preocupa que se banalice el tema de la corrupción económica. En todo caso, ese bloque de poder y sus cómplices son el enemigo principal. Son ellos los que se benefician con el sacrificio y dolor de nuestro pueblo.

Precisamente, en Venezuela, Bolivia y Ecuador, las fuerzas populares lograron quebrar la trampa de ese tipo de bipartidismo. Por ello, la nacionalización de los recursos estratégicos y empresas clave para esas economías y el repudio a la deuda externa ilegítima no constituyen una “casualidad permanente”, sino movimientos clave para garantizar la redistribución de la riqueza y el bienestar del pueblo. Si se considera que solamente la derecha política, junto a la “nueva derecha” y la oligarquía rural, conforman el “enemigo principal”, por carácter transitivo parecieran pertenecer al campo del pueblo Techint, Monsanto, British Petroleum, Repsol, Pan American Energy, Shell, Esso, Ford, Barrick Gold, Minera La Alumbrera, Grobocopatel, Bunge y Born, Cargill o la Aceitera General Deheza del senador oficialista Urquía, entre otros tantos “amigos del poder”, y entonces se comprende por qué razón muchas de estas corporaciones han recibido subsidios o prebendas del orden de los 10 mil millones de dólares anuales.

En cuanto al tema de la Resolución 125, sistemáticamente se omiten varias claves. Son el diputado Lozano, los diputados del SI y el ex diputado Mario Cafiero quienes denuncian que el proyecto oficial encubre una maniobra que perjudica al Estado, en una suma superior a los 1700 millones de dólares (no pesos) y presentan un proyecto propio a favor de las retenciones móviles segmentadas, que incluye la investigación del ilícito denunciado. Este proyecto no fue llevado a votación, porque en Diputados ganó el proyecto oficial. Para colmo de males, gracias a la maniobra, el Estado nunca llegó a cobrar las alícuotas fijadas en “la 125” y que sí las agroexportadoras descontaron a los productores. Otro dato interesante es que antes del voto no positivo de Cobos, catorce diputados del Frente para la Victoria votaron en contra del proyecto oficial. Por todo ello, no es bueno que se pretenda comparar el sentido de nuestro voto con el voto de la derecha. Nosotros nos negamos a acompañar al Gobierno en el fraude, no en las retenciones. Galasso reconoce el negociado, al hablar de las acciones judiciales iniciadas por AFIP, pero soslaya que son posteriores a nuestra denuncia, cuando la maniobra entre los funcionarios del Gobierno y las agroexportadoras había tomado estado público. Pero la cosa no queda allí, la posterior ley de blanqueo exime a las agroexportadoras también de esa responsabilidad. Por todo ello, nos parece en extremo injusto que el compañero Galasso pretenda adjudicarnos “una grave responsabilidad si se frustra esta gran oportunidad”. En todo caso, si se frustrara esta gran oportunidad, no sería a causa de nuestras humildes críticas, sino a consecuencia de los propios errores políticos del Gobierno y su definición del “enemigo principal”.

Finalmente, en relación con las apreciaciones que el compañero Galasso realiza sobre la obra de Perón y, más allá de que sin duda hubo errores que no intentaré justificar, sus extraordinarias realizaciones en el campo social, los derechos del trabajador, la ancianidad, la niñez, la educación, la salud, energía, infraestructura industrial, obra pública, desarrollo tecnológico e incluso su concepción ambientalista expresada hace casi 40 años en el “Proyecto Nacional” tornan injusta cualquier comparación con gestiones posteriores.

* Docente, integrante de la mesa nacional de Proyecto Sur.

Respuesta de Norberto Galasso

OPINION

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-120467-2009-02-24.html

El enemigo principal (polémica)

Por Norberto Galasso *

En Página/12, el 17 de febrero último, el compañero Luis Brunati se suma a la polémica que venimos desarrollando acerca de si Proyecto Sur debe atacar frontalmente y con todo furor al Gobierno, considerándolo el enemigo principal, como lo está haciendo (Pino dice: “Kirchner es perverso”, “traidor”, “el Gobierno es antinacional y antipopular”, “Scalabrini Ortiz y Jauretche habrían visto con simpatía esta protesta rural”, “Scalabrini no estaría en Carta Abierta”, etc.) o si, en cambio, corresponde una crítica lateral, reconociendo aciertos –empujando, para profundizarlos– y señalando errores. Aquí reside el aspecto central de la discusión: quién es el enemigo principal, que ahora retoma Brunati.

Le contesto: lea el compañero Luis el diario La Nación, mire los noticiosos de TN, observe la perversidad de la casi totalidad del periodismo televisivo y la opinión de la casi totalidad de la dirigencia que aparece en “los medios” –ferozmente opositora al Gobierno– y se convencerá de que no puede coincidir con ellos. López Murphy, Carrió, Escribano, Grondona, la Mesa de Enlace agropecuaria, Longobardi y tantos otros saben bien quién es “el enemigo principal de ellos” y en este momento le apuntan agresivamente, con burlas y saña, al kirchnerismo. Por tanto, Luis, éste no puede ser, al mismo tiempo, el enemigo principal de Proyecto Sur.

Esta gente antinacional y antipopular pretendió “desgastar” al Gobierno, quiso voltearlo con un cacerolazo, logró debilitarlo con sus cortes de ruta, se apropió del cerebro de gran parte de los sectores medios reverdeciendo el gorilismo, apelando al racismo “anticabecita”, al machismo –incluso al “machismo de las mujeres”– ensañándose con Cristina y ahora intenta organizar algo parecido a la Unión Democrática, aunque en dos alas. Una, la liberal-oligárquica de Carrió –UCR en declinación conservadora, traidores como Cobos y hombres de paja del imperio como “el Bulldog”, con el aporte de la hija de Pepe Estensoro y la prepotencia aristocrática de una Bullrich Luro Pueyrredón, renegada de sus osadías juveniles. La otra, la monstruosa degeneración de un sector del peronismo, que retoma la línea menemista-duhaldista, con millonarios como De Narváez, oportunistas como Solá y el fantasma del viejo Pinedo resurrecto en su nieto. Todos ellos, juntos o separados, se esmeran por bajar el telón sobre la experiencia de Néstor y Cristina. A su vez, Fidel, Chávez, Lula, Evo y Correa no quieren que esto ocurra porque consideran a la pareja como compañeros del hundimiento del ALCA y de la necesaria reunificación de América latina con Banco del Sur, moneda latinoamericana y comité de defensa ante cualquier prepotencia imperialista.

De esto no hay duda alguna. Vos me decís en tu artículo que también son enemigos Bunge y Born, Urquía, la Aceitera General Deheza, Monsanto, etc., ¡qué duda cabe! Sólo que el diputado de Proyecto Sur votó a favor de esos intereses sojeros contra la Resolución 125 con el alborozo de La Nación, Clarín, Perfil y otros (lo menos que cabía era abstenerse). También mencionás a otros que, esos sí, hacen buenos negocios como las grandes empresas mineras y petroleras. No eludí este tema –como me criticás por mi nota anterior– ni lo eludo ahora. Digo que hay “amigos del poder”, efectivamente, como también los hay en todos los movimientos que algunos catedráticos llaman despectivamente “populistas”, incluso en el peronismo del ’45. Pero esos negocios no alcanzan para confundir los campos. Son suficientes sí, para señalar compromisos, contradicciones, concesiones del Gobierno. Por eso hay que empujarlo, movilizando al pueblo, para que profundice su política y adopte medidas audaces en esas áreas hoy sujetas al saqueo. Pero no podés caracterizar al Gobierno solamente por esta cuestión, como ocurría con radicales y nacionalistas que conspiraban contra Perón diciendo que entregaba el petróleo o no había nacionalizado la CADE. También te puedo recordar que Perón, seguramente a disgusto, llevó al balcón de la Rosada al asesino de Sandino. ¿Esta actitud tan criticable invalidaba las nacionalizaciones, el no ingreso al FMI, el más del 50 por ciento de la participación de los trabajadores en el ingreso y tantas otras cosas positivas? Evidentemente, no. Había que hacerse el distraído si se estaba dentro del peronismo o criticarlo lateralmente, sin dejar de reconocer el carácter nacional y popular del gobierno, si se estaba en la izquierda nacional (porque de la otra izquierda mejor no hablar). Fue también una concesión cuando el General encarceló a los exilados guatemaltecos del gobierno de Arbenz derrocado por los yanquis. De esta desgraciada medida algunos sacaron la conclusión de que el gobierno era proimperialista, lo recuerdo. Así actuó gente honesta, con grandes ilusiones y quimeras. Lenin también los soportó y los calificó como “el izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo”. Como vos sabés, colaboraron para que llegaran los Rojas y Aramburu, quienes liberaron a los guatemaltecos, pero fusilaron a los trabajadores peronistas y dictaron el 4161 y todo lo demás.

En mi anterior artículo decía que me sorprende que compañeros de larga lucha en el peronismo no comprendan las vacilaciones de los gobiernos policlasistas, que también las tuvo el peronismo, aun en sus mejores momentos (Actas de Chapultepec, ¿te acordás?). También me sorprende que omitan los avances de este gobierno y algo tan caro al peronismo como son los derechos de los trabajadores. Porque ahora no sólo hubo disminución de la desocupación y recupero de las paritarias, sino que desde la Comisión parlamentaria de Legislación Laboral presidida por Héctor Recalde se recuperaron conquistas que el menemismo había destruido (sextuplicación del salario mínimo, vital y móvil, suspensión de despidos sin causa, derogación de la ley Banelco, prohibición de uso de banderas extranjeras en los buques para eludir la legislación laboral argentina, limitación a ocho horas de la jornada para peones rurales, modificación de la ley de pasantías, el “dubio pro operario” en juicios laborales, jueces laborales en materia de quiebras, etc.). Y esto no lo promueve “el enemigo principal”, sino el Frente para la Victoria.

Es correcto que Proyecto Sur critique, pero, por favor, no desde el campo del enemigo, no desde La Nación y Perfil, ni en los programas de los periodistas del imperio, que se solazan escuchando las críticas. Elogien lo elogiable y critiquen lo criticable, pero con sumo cuidado para no ser funcionales a la reacción. Crezcan, desarróllense, si pueden, cabalgando junto a lo mejor del Gobierno y cuando deban votar, no le den pasto al enemigo.

También ha salido al ruedo, por correo electrónico, otro dirigente y amigo, Mario Mazitelli, quien señala que la política del imperio es “la alternancia”. Según él, el imperialismo deja hacer al centroizquierda hoy, después en 2011 vendrá la centroderecha y así sucesivamente mientras Proyecto Sur –sostiene un militante honesto como Mario– construye el partido “para hacer la revolución social”. Este supuesto poder inmenso de los sectores dominantes previendo varios gobiernos y manejando a su gusto a todos los argentinos –menos a Proyecto Sur– me sorprende porque se sustenta en categorías liberales, como centroizquierda o centroderecha, que utilizan Morales Solá y sus congéneres. Creo, en cambio, que hay una cuestión nacional que divide a la sociedad en antiimperialistas y proimperialistas y una cuestión social que la divide en explotadores y explotados. Del ensamble de ambas cuestiones nace un proyecto de Liberación Nacional en marcha hacia el socialismo.

Pero esta polémica no la voy a seguir por dos motivos. La primera, porque la egolatría es mala consejera. Y esto de que la plana mayor de Proyecto Sur (sólo faltás vos, Carlitos del Frade, y espero que no lo hagas) se prodigue en discutir conmigo puede provocarme cierta vanidad y apartarme de aquello que aconsejaba Scalabrini: “Ser uno cualquiera que sabe que es uno cualquiera”. La segunda, porque aparecen quienes rebajan el nivel de la discusión, como un tal José Luis que por correo electrónico intenta descalificarme tratándome benévolamente de “anciano”. Como se comprende, a los 72, no estoy para coqueterías, pero si la calificación viene de Proyecto Sur les advierto que si yo soy anciano, Pino es seis meses más anciano que yo.

Pero no es así, Pino, vos y yo sabemos que no somos viejos. Ocurre simplemente –como decía Jauretche– que hace muchos años que somos jóvenes y mantenemos la juventud suficiente para polemizar acerca del destino de esta América latina que insoslayablemente va hacia la unidad y al socialismo. Y, por mi parte, bajo el telón sobre esta polémica, en la certeza de que tarde o temprano las duras luchas por la liberación nacional y social nos encontrarán a todos nosotros, otra vez juntos, en la misma vereda de siempre.

* Historiador y ensayista.



OBAMA Y LAS TOCADAS DE OREJA

13 febrero 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Gentileza de Aldo Battisacco

Estoy cansado de viajar a Londres y Nueva York, para que yuppies de 30 años me digan lo que debemos hacer en Brasil, cuando ellos no saben dónde queda. Que hagan lo mismo con Obama“.

Lula Da Silva

Por Enrique Oliva

Los enormes y brutales errores de la política exterior norteamericana, muestran en sus últimos mandatarios una lamentable mediocridad política (por no decir inferioridad) sin sentido de responsabilidad ni justicia a la hora de tomar decisiones. Ninguno de ellos se exime de culpa por intervenciones militares con ventajas o por alentar y financiar otras contiendas utilizando mercenarios, pero cosechando también algunas derrotas nada decorosas. Todo movilizado por el egoísmo y la seguridad inspirada en un sentido de sociedad superior, infalible. Justifican los medios más despreciables para obtener fines también despreciables. Han sembrado odios en la seguridad de contar con la impunidad de la justicia temporal y el juicio de la historia que suponen escribirán ellos mismos. Fueron por petróleo para alimentar la fría máquina de hacer dinero. Mas la codicia, lleva a la ceguera.

Ahora desde gran altura, con aviones sin pilotos y sin pelotas en los comandos, cotidianamente se sigue sembrando muerte y destrucción. Con esas semillas, desde los escombros nutridos de sangre inocente fertilizante, la cosecha solo dará más odio, suicidas, vengadores,  “terroristas”.

Despreciar la memoria de los pueblos es un error, una deuda que perdura en las conciencias y el tiempo. Hace unos 3 años, desde un portaaviones atómico estacionado frente a las costas de California, el ex presidente George W. Bush anunció jubiloso al pueblo norteamericano que la misión de Estados Unidos en Iraq había concluido en “victoria total”. “El tirano está muerto e Iraq es libre” vociferó. ¿Y ahora qué?

El día de la asunción del nuevo presidente Barack Obama alentó esperanzas  a sus compatriotas, al gusto norteamericano: “somos y seguiremos siendo una gran potencia“. Y deliraron los aplausos en un mar de agitadas banderitas. Nadie se preguntó sobre el cómo y el  con qué. ¿Será más de lo mismo, nada entre dos platos?

Estados Unidos y sus cómplices están enfermos. El sistema hace aguas por  todos lados. De muchos rincones del globo crece la protesta con tocaduras de oreja y la presentación de facturas, incluso internas. Veamos algunos ejemplos.

Los 700.000 millones de dólares del “salvataje” dispuesto por George W. Bush para socorrer a bancos y empresas líderes, resultó una cifra tan fuera de lo habitual que no cabía en las computadoras de Wall Street. Hasta Barack Obama y su contrincante John McCain en la carrera a la presidencia, interrumpieron la campaña electoral para ir a Washington a votar el “salvataje” como senadores, que aun eran. La montaña de dinero regalada a los grandes bancos especuladores “para que dispongan de líquido, reiniciaran el crédito para así estimular la economía en bien de todos”. ¿Y cuál fue el resultado? Que los financistas no dieron créditos sin explicar dónde fueron a parar tantos dólares. ¡Y ahora se les piensa dar otro “salvataje” mayor! Todo a sabiendas que ese derroche será pagado por el pueblo norteamericano ya estafado con las hipotecas, y por los países del tercer mundo.

Una vez en funciones el primer mandatario negro de la historia yanqui, envió al Capitolio su Plan de Estímulo Económico pidiendo autorización para utilizar una cantidad de dinero superior al acordada a su predecesor: 920.000 millones de dólares. En la Cámara de Representantes (diputados), pasó rápido y sin problemas. Pero los mayoritarios republicanos en el Senado pusieron palos en la rueda. Interpretando la obstrucción, ciertos analistas independientes vieron la maniobra como una intencionada demostración de fuerza para doblarle el brazo a Obama, obligándolo a concurrir personal y patéticamente a suplicar aprobación. En realidad, la presión tuvo su efecto mediático, poniendo en evidencia que el presidente no tenía tanto mando. Al nuevo mandatario le hicieron ver que el real poder en Estados Unidos y el mundo, no está en la Casa Blanca

Este lunes 9 cuando se escribían estas líneas, se pudo ver por televisión a un Obama eufórico dando por aprobado su plan a votar mañana martes en el Senado. Repitió casi textualmente el justificativo del anterior proyecto burlado de Bush. “Fortalecer las finanzas”, “abrir créditos”, etc. etc.

A solo dos semanas de los impresionantes festejos de la asunción, Obama debió soportar las tristes escenas difundidas repetidamente por los medios, con desocupados en las calles, separados de la policía por vallas. El día coincidió con el anuncio oficial del record de parados ascendido al 7,6 %. Quizás no fue casual que las fotos más difundidas de demandantes de nuevos empleos eran hombres y mujeres negros. ¿Será un mensaje para recordarle al presidente que los más  grandes y tradicionales diarios norteamericanos tienen sus balances en rojo, con elevadas deudas, viéndose obligados a reducir gastos y rematar activos?.

En Suramérica y el Caribe también está padeciendo Obama críticas que sus allegados califican de “provocaciones” o “tocadas de oreja”. Fidel Castro, a pesar de sus primeras declaraciones esperanzadas con el nuevo presidente, ha lanzado una serie de ataques al quien repetidas veces llama “inquilino de la Casa Blanca”, como insinuando tu temporalidad, cuando él ha estado medio siglo en el poder y aun no lo suelta. Los calificativos lanzados desde Cuba, parecerían demostrar que en La Habana no se espera nada de Washington. Como menudean los opinólogos que interpretan la actitud de Castro como una operación mediática para mostrar lucidez y recuperar presencia e iniciativa política, De todas formas ha ganado en promoción, generando suspenso y especulaciones variadas, obligando a hablar de él. Y logró sus efectos, con una demorada foto de la mano de Cristina Kirchner que ha dado la vuelta al mundo acaparando pantallas y primeras planas.

La contundencia de las ideas expuestas por Hugo Chávez contra el “imperio yanqui”, ha obligado a Barack Obama a referirse a él con una frase: “Venezuela es un  problema para el desarrollo”.

Evo Morales no pierde la costumbre de ganar elecciones. Ya tiene promulgada la nueva constitución por él diseñada, destacando no haber precisado para ello la venia de Washington. Expulsó al embajador norteamericano, como a los miembros de la DEA y otros voluntarios “culturales” del mismo origen, por “intromisión en cuestiones internas”. Asimismo, impuso la obligación de visado para entrar a su país, en especial en reciprocidad por la misma medida vigente para los bolivianos en viaje a EEUU.

Y el pasado viernes 6, un cable de la agencia rusa Novosti, de Moscú, distribuido por la red Rebanadas de realidad, informaba que “Gazprom trazará un esquema para el desarrollo de la industria del gas en Bolivia“. ¿Intromisión en el “patio trasero”?.

Tanto Lula como Rafael Correas se han permitido despacharse con severas condenas al capitalismo salvaje financiero que el liberalismo busca resucitar en un vano intento de introducir algunas reformas  cosméticas para no cambiar nada. Y vale la pena repetir una frase plena de ironía del presidente del Brasil, pronunciada en el Foro Social de Belém días atrás, ante 10.000 delegados internacionales: “Estoy cansado de viajar a Londres y Nueva York, para que yuppies de 30 años me digan lo que debemos hacer en Brasil, cuando ellos no saben dónde queda. Que hagan lo mismo con Obama“.

Deben abrumar en estos días al presidente norteamericano los sabiondos consejeros y premios nobel económicos desacreditados por la impiadosa realidad, ante el caos del liberalismo. Pero Obama ha abierto el paraguas anunciando el viernes pasado que deben esperarse “decisiones difíciles”, referidas a Iraq y Afganistán. El primer tema lo considera el más urgente, y al segundo, más delicado pero a mayor plazo, según escribe Yolanda Monge desde Washington para El País de Madrid. En la nota se habla e insiste en un “ordenado” retiro de fuerzas norteamericanas en Iraq (142.000 soldados por ahora) en el término de 16 meses. La cifra no comprende a varios miles de paramilitares y contratistas que prestan servicios privados, a los cuales George Bush les quitó las inmunidades a partir del 1º de enero pasado. Lo de “ordenado” repliegue parece referirse a un mal recuerdo que fue el humillante escape de Vietnam donde los gorilas bajaban a trompadas de los últimos helicópteros a los vietnamitas que fueron colaboradores de las fuerzas de ocupación. Todo bien televisado.

Respecto a Afganistán no hay tampoco precisiones. Solo se ha adelantado un proyecto de incrementar con 30.000 soldados más a los 36.000 ya existentes en ese país devastado y con más de 2 millones de refugiados amenazantes en países vecinos. No se entiende este deseo de insistir en “tranquilizar” con el tiempo a los afganos, poseedores de una de las historias más impactantes de lucha contra infinidad de conquistadores que no pudieron instalarse seguros en sus tierras, incluyendo entre ellos a Alejandro Magno, 26 siglos atrás. El paso Kiber, frontera con Pakistán, ha sido de tránsito obligado para todos los conquistadores venidos del Este como del Oeste. Y allí siguen los afganos, en un territorio de 652.225 K2 (no hay en Europa otro más extenso) y más de 25 millones de habitantes. Pese a múltiples intentos del exterior por imponerles una religión, solo aceptaron el islamismo, que practica el 99 % de la población.

De Afganistán, los ingleses pueden darle a Obama mejores informes que los expertos del Pentágono, nombre del edificio donde estuvo el presidente el viernes 7, requiriendo “la pura verdad” sobre la situación militar en ese frente y en Iraq. Los británicos saben más por experiencia propia. Durante la guerra de 1842, tomaron Kabul y gran parte del país. Las guerrillas (terroristas los llamarían hoy) los fueron  desgastando hasta que su ejército de 14.000 cipayos y 1,700 ingleses debieron replegarse poco a poco hasta concentrarse todos en Kabul y allí encerrarse en la vieja fortaleza junto a la capital. Rodeados los invasores y asediados por el hambre, sin dar batalla decidieron las fuerzas de su Majestad salir de las murallas y emprender una retirada de 200 kilómetros para volver a la India, en lo que es actualmente la ciudad de Peshawar en Pakistán. Luego de atravesar un desierto, encararon los 57 kilómetros del estrecho sendero del paso Kiber, lleno de cuevas, precipicios y…cobras. (1) Los ataques sorpresivos de guerrilleros no dieron cuartel durante la travesía del retorno. Los asedios fueron tantos y decididos, que solo lograron regresar con vida dos soldados hindúes y el subteniente médico Vincent Eyre. Este último pudo escribir un informe militar con la historia del desastre.

ENRIQUE OLIVA

(1) El autor de esta nota conoce el trayecto de Kabul a Peshawar, por haberlo realizado en enero de 1980 por un único y angosto camino de cornisa del Kiber en un desvencijado ómnibus alquilado con otros 3 periodistas franceses.


CARICATURAS

27 enero 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Publicado en http://anarkoperonismo.blogspot.com

la-gorda-carrio

La Doctora Carrió está en campaña. De eso no queda mucha duda, ni hace falta ser un Morales Solá para darse cuenta.

Lo interesante de la campaña de este grotesco personaje es su necesidad de tomar el perfil “catch all”, y de predicar en todas las parroquias. No está mal que un político en campaña trabaje para llegar a múltiples sectores, después de todo, de eso se trata gobernar: de aunar voluntades diversas para respaldar un proyecto común.

Pero la manera que elige Carrió para llegar a todos es algo burdo. Para muestra sobra un botón (o dos):

Por un lado nos provoca con una declaración del calibre de “no tengo ideología” en el tono PRO que predomina el discurso político mediático desde hace años, y que expone esa idea tan poco sustentable de que se puede llevar un gobierno sin un programa ideológico. Pero con la vuelta de rosca de reemplazar ideología por ética, considerando que no importa lo que se haga sino que se haga con decencia.

La Alianza que encumbró a De La Rúa – Chacho Álvarez en la presidencia en el año 1999 nos dió ya a los argentinos una lección de cómo funciona la Ética por sobre la Ideología, demostrando que quienes enarbolan este discurso tan hueco no sólo tienen una ideología clara (la conservadora) sino que demás carecen de la afectada ética que tanto proclaman.

Lo más lamentable resulta que estos predicadores de la Ética y la Esperanza locales traten de colocarse en la huella de Barack Obama, transmitiendo la idea de que la asunción de Obama es la consolidación de la política no ideológica. Peor aún, dicen que las gestas de “esperanza vacía” como la que le imputan a Obama son la tendencia política del Siglo XXI, por sobre la política conflictiva e ideologizante del Siglo XX que exponen nuestros representantes al reunirse con Fidel Castro y Chávez.

Alguien debería aclararles que la asunción de Barack Obama como presidente de Estados Unidos es justamente todo lo contrario: Es la recuperación del contenido ideológico en la política, luego se ser ésta vaciada de todo su contenido por el moralista Reagan y todos los sucedáneos a partir de los ´80. El discurso de Obama tiene un contenido progresista en dirección de una economía con mayor presencia estatal, con un sistema de salud público; gratuito y universal y otras tantas “consignas ideológicas” que tanto desagrado le provocan a nuestra oposición vernácula.

Todo esto no excede por mucho lo que estamos acostumbrados a oir por parte de la oposición, que reincide en un discurso político chato y anacrónico. Pero el costado desagradeble de la campaña de Carrió es su estrategia para tentar a los sectores populares, a la sazón más afines al justicialismo. Desde un “a Evita la amo (al parecer anduvo hojeando La Razón de mi Vida) hasta mandar a un amanuense a que la compare con la misma Evita, la Dra. Carrió -por lo pronto más de la escuela de los Azules– comprendió que no se puede gobernar pacificamente en este país si no se cuenta con (al menos algo de) el respaldo del pueblo justicialista.

Y así es que llegamos a leer en el diario Perfil que la Hermana Superiora dijo:”comer un choripán con las patas sobre la mesa es casi la eucaristía”. ¿Se nos puede ocurrir una imagen más desagradable que la de ver a la Sra. Carrió bañada en transpiración engullendo un choripán, con sus pies apoyados sobre la mesa? ¿Alguna vez Carrió presenció este espectáculo? Vamos a ser sinceros ¿Alguna vez el lector vió algo así? ¿Es acaso una práctica habitual llevada a cabo por las clases populares? ¿O es simplemente una práctica de mal gusto digna de un asqueroso? ¿Humildad es sinónimo de asquerosidad? Al parecer para Carrió sí lo es.
Y en su total desconocimiento de lo que es un laburante, Elisa Avelina caricaturiza los hábitos del pueblo trabajador imaginándose escenas vulgares de este tipo. Lo que no se da cuenta es que al conducirse de esta manera, ella se va volviendo cada vez más y más una caricatura de sí misma.

No lo digo por los problemas cromáticos de su piel ni por sus grotescas dimensiones físicas. Carrió es la caricatura de una señora gorda de barrio acomodado; moralista y venenosa en su forma de hablar, prejuiciosa y falluta, de afectada religiosidad y poco aprecio por las otras mujeres. Algo así como una Mirta Legrand, pero ordinaria como para poner las patas arriba de la mesa.

ManuK