Cuando la vergüenza mata.

29 marzo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

“Cría cuervos y te comerán los ojos.”

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

Murió Franco Macri, padre de nuestro actual presidente. El presidente, dos semanas después del fallecimiento, y sin que se le caiga la cara de vergüenza, reconoció públicamente que su padre era un delincuente, y ya muerto lo mando en “cana”.

F.M. 1

Cualquier miseria humana  que se la intente vender “Duranbarbística-mente” dentro de un envase de honestidad  como un producto con “imagen virtuosa”, nunca  perderá aun así su sustancia miserable. Lo que Mauricio familiarmente y por temor a ser desheredado no hizo por el  bien de su “recitado republicanismo”, de su supuesto amor por  la “transparencia” y la “honestidad” estando el padre vivo, lo hizo descaradamente con el padre “finado”. Tardo un poquito pero apareció. La peor de las miserias que un humano con un mínimo de pudor trataría de esconder, Mauricio la sacó a relucir poniéndola en evidencia.  Este es el personaje que hoy gobierna nuestro país. Si se animó a hacer algo así con su padre muerto ya nadie puede dudar que el personaje de marras  se siente habilitado para llevar adelante cualquier otro gesto o actitud miserable  contra el que se le oponga.

Cría cuervo y te comerán los ojos.

No podía ser de otra manera tratándose de una familia italiana  de pied de grue poco emparentado con el trabajo y más afecto a operar de manera mafiosa (sin dejar de lado las prácticas pedófilas del Tío Antonio Macri).

La Mama de Macri

Tanto al finado Franco como a su hijito Mauricio les gustaba codearse e incursionar en el mundo de la “farándula”. Entonces y farandulezcamente uno podría preguntarse ¿Fue amor,  información equivocada, la sola condición   “europea”  del posible consorte, un embarazo prematuro (14 años) quizá, lo que la llevó a la burguesita Blanco Villegas –mamá de Mauricito- “casarse” con Franco? Solo Jorge Rial lo podrá descular  algún día.

Murió Franco Macri. Ni prócer para el empresariado amante de la “patria contratista”,  ni el  “limpio” empresario que siempre operó políticamente; simplemente un hábil y astuto negociante que supo amasar fortunas creando empresas (algunas “fantasmas” para el “Lavado de dinero)   y realizando negocios con el Estado como tanto otros de sus pares,  llámense estos “Nico” Caputo, Paolo Rocca, Perez Companc, etc, etc,.

F.M. 2

Un personaje  a quien nunca le importó quién estaba al frente del poder institucional; menos su color político o condición de facto. Solo le bastaba tener una buena llegada a ese poder político de turno, algo que conseguía  haciendo gala de su poder económico en cada momento de la historia reciente. Poco  le importaba si los contratos para  “obras públicas” los conseguía a fuerza de corromper funcionarios. Con el padre muerto y en plena campaña electoral el hijo presidente no dudó en reconocer tener en ese padre un empresario “sucio” en materia de obtención de negocios a fuerza de corrupción. Intentó  ponerle al finado un traje recién sacado de tintorería “trucha” aduciendo que la culpa de la roña paterna  era de la corrupción “kirchnerista”. Miserable hasta el punto de llegar a enlodar al padre y a los adversarios políticos como algo útil para su campaña electoral, pensando que ese lodo  que embarra a todo el núcleo familiar, a él no lo salpicará.

Lamentablemente el “D’alessiogate” inesperadamente lo está haciendo.

Hasta el más ignorante de nuestros ciudadanos sabe que la corrupción tiene dos patas: el corruptor y el corrupto. La corrupción nunca podría “caminar” si una de las “patas” no lo quiere hacer por ser delictivo. Mauricio Macri nunca dudó ni duda en corromper a quien sea si con eso él puede seguir con la vida que lleva; jodiendo a otros y  sin hacer nada. A  esta altura y con todas las muestras que a modo de pruebas  va dejando en su ineficaz manera de “gestionar”, a nadie puede ni debe sorprender.  

Mauricio Macri ya estrenó su veta  miserable para acceder al gobierno de la C.A.B.A. practicando (¡O casualidad!) delitos de espionaje telefónicos de rivales políticos y familiares. Hoy, y luego de tres años de gestión presidencial quedó al descubierto (¡O casualidad!) otra red mafiosa y extorsiva del tipo político-mediático-judicial (PRO-Clarín-Comodoro Py) que indirectamente lo vinieron beneficiando ya como presidente.  Una investigación llevada adelante por el juez federal de Dolores Ramos Padilla está poniendo al descubierto ramificaciones de esa red mafiosa que lo están “tocando” y señalando como posible jefe (en las sombras) de una “asociación ilícita”. Mauricio Macri, otra vez más,  no duda en ensuciar al Juez; si lo hizo con su padre, qué o quién le podría impedir hacerlo con un Juez. Ya lo había hecho con otros jueces anteriormente.

La Mama de Macri y Noticias

Pero volvamos al camino transitado por Mauricio.   Miserablemente le mintió a toda la sociedad para llegar a la presidencia. Logrado el objetivo comenzó a vender las riquezas del país, a transferir recursos de los pobres a los ricos y a facilitar la explotación de los trabajadores a manos de sus amigos CEOS. Esto viene poniendo en evidencia la falta de escrúpulos y la caradures  que por lo visto parecen no abandonarlo ni bajo el sol, menos aún en las “sombras”. Según su propia madre, “Siempre fue mentiroso; desde chiquito le gustaba mentir; ni pegándole le pude sacar esa costumbre”.

Ahora bien, el ser torpe e  ignorante no implica necesariamente carecer de  “viveza”  a la hora de hacer negocio y vivir bien. ¡A no pocos  “buscavidas”,  la “viveza criolla” los hizo rico y famosos en estas tierras! ¡Miren sino a la “Su” Gimenez! Otros hoy, hasta son empresarios. Tinelli lo sintetizaba con una frase que seguramente él la conoce como nadie: ¡Qué país generoso! Pero es claro también que toda “viveza criolla” no transita casualmente por la senda de la decencia; hasta me animaría a asegurar que son sendas antagónicas y por ende incompatibles.   

No son pocos los problemas legales y judiciales que a la familia Macri  vienen acompañando desde hace varias décadas.

F.M. 3

Empresario astuto si los hubo en este país, ese fue Franco Macri. Basta recordar el incremento del número de empresas de su propiedad durante la última dictadura pasando de 7 originales en marzo de 1976 a 47 en diciembre de 1983 (casi un 600 % en cantidad). Nadie sabe cómo ni de qué modo aumentó su patrimonio empresarial pero lo cierto es que fue real, tan real como su astucia para vincularse políticamente y así conseguir canonjías estatales desde el regreso de la democracia en nuestro país.

Los negociados más recordados  que por “torpezas” cometidas vaya uno a saber por quién  de su entorno, o por cuál de sus asesores y/o hijos, terminaron en la justicia, se encuentran: Manliba(Recolección de residuos de la C.A.B.A.), “Autopistas del Sol”, contrabando vehicular de su empresa SEVEL a Uruguay, contrato por cloacas nunca hechas en el Municipio de Morón, Correo Argentino, Panamá Papers, Parques eólicos, entre otros tantos; todas estafas contra el  fisco.

La compulsión familiar por la evasión fiscal, el amor por los paraísos fiscales y la fuerte tendencia a corromper a quien sea con tal de salir “limpios” de las causas judiciales, bien podría ser calificada como esa cuota de “suerte” que los acompañó hasta hoy. Pero el pez, una vez muerto comienza a pudrirse por la cabeza, luego se descompone el resto del cuerpo. La herencia  que dejó el viejo Franco y la calaña de sus crías comenzaron a operar en la descomposición.

Así volvemos al deceso de don Franco. El desgraciado acontecimiento familiar destapó otras ollas que ya venían oliendo mal desde hacía largo tiempo.

F.M. 4

La  “cosa”,  (término muy utilizado por Mauricio para referirse como Presidente a todo lo que desconoce; que como “cosas”  no son pocas) para papá Franco en vida, cambió cuando su hijito Mauricio comenzó a meterse en política. Primero fue la experiencia boquense.  La  pasión futbolera que el vástago, tenía, pero fundamentalmente la intervención de  otros “vivos” (Fernando Niembro por dar un ejemplo)  quienes  se habían dado cuenta que sabiendo manejar bien  estupideces ajenas se pueden hacer grandes negocios, impulsaron al muchachito a meterse en política; primero en el club de sus amores –B.J.-; luego y azuzado por  “esos amigos” y la manija mediática dada  por Clarín  junto a la “manito  del “operador deportivo Niembro” – denunciado en el 2015 por negocios “turbios”-, llegó a ser gobernador de la C.A.B.A.

Aun así y mientras las “cosas” se acotaban a la C.A.B.A.  a don Franco mucho mucho no le preocupaba porque los negocios de sus empresas con el gobierno porteño seguían vigentes y reasegurados con el hijo gobernador.  Pero la “cosa” cambio cuando ese “hijito” llegó a la presidencia. Basta recordar las descalificaciones que a modo de quita de responsabilidad paterna hizo antes de que el “nene mal criado” fuera presidente. Por “las dudas”, Franco le  transfirió a la sociedad y a los votantes toda responsabilidad  para el caso que lo eligieran. Palabras más, palabras menos, Franco prevenía a la sociedad: “miren que es medio estúpido” (hasta la propia Carrio lo calificaba de la misma manera y su actual ministra de seguridad –Bullrich- de corrupto).  Una vez elegido su hijo presidente, Franco comenzó a temblar y a sentir que su “bobo” le podía fallar en cualquier momento. La sucesión de macanazos que comenzó a cometer como Presidente del país (no sin una alta cuota de perversión claro está) producto de la marcada ignorancia que traía  por la “educación privada no recibida” donde había comprado los certificados habilitantes, el brutal desconocimiento de lo que es manejar un Estado Nacional políticamente, junto al perverso asesoramiento que recibía de un tilingo ecuatoriano como Duran Barba, y  viéndolo como un torpe y guarango empresario que a modo de un elefante comenzaba a caminar dentro de una cristalería destrozando todo a su paso, a papá Franco lo comenzaron a preocupar ya que le estaban dando muy malas señales. ¿Las razones?  A cualquier padre seguramente lo angustia que se ponga en evidencia la ignorancia y la torpeza de un hijo (por lo menos en esta sociedad que tiene como alimento predilecto el prejuicio). Una realidad de esta naturaleza es motivo más que suficiente para que un padre –también un tanto perverso- prefiera morirse a padecer  tamaña  vergüenza que significa tener un hijo “bobo”.  Y  Franco Macri se murió nomas. Lamentablemente, y vaya uno a saber sino lo hizo a modo de venganza por no tener cuenta su advertencia, le dejó a la sociedad la “pesada herencia” de tener que seguir soportando las torpezas y perversiones de su hijito bobo y perverso.

Anuncios

SIMPLEMENTE UN “GERENCIAMIENTO”.

31 mayo 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

Entre otras acepciones, gerenciar significa representar a una compañía –o a varias- frente a terceros y controlar que las metas y objetivos que ellas tengan se cumplan inexorablemente. En los hechos los gerentes son un conjunto de empleados de alta calificación que se encargan de dirigir y gestionar los asuntos de dichas empresas. Con excepción del actual presidente, empresario al cual bajo ningún punto de vista le cabe eso de “alta calificación”, y menos aún a  3 de sus elegidos: Patricia Bullrich, el rabino Bergman y Laura Alonso, al resto de los integrantes del gabinete de Mauricio Macri les cabe la calificación y hasta cierto punto.  En algunos casos y ocasiones son los propios dueños-accionistas de dichas empresas los que gerencian desde el gobierno (Mario Quintana, Marcos Peña por tomar solamente dos ejemplos); en los otros casos “testaferrean” (Aranguren, Caputo, Calcaterra, etc, etc.) ¿Quién es el tercero en “discordia” sobre el cual “operan”? EN ESTE CASO, EL ESTADO NACIONAL.

LOS GERENTES

¿Cómo se puede comprobar esto? Veamos:

Si el jefe de gabinete del presidente está más preocupado por las deudas que puedan tener las distribuidoras de energía eléctrica provinciales para con sus empresarios amigos que monopolizan la administración y  venta de la misma a nivel nacional (EDENOR, EDESUR y CAMMESA) sin que le interese un pito el pésimo servicio que brindan esos amigos al usuario, el jefe de gabinete simplemente está gerenciando a favor de estas. Si el presidente de la Nación, por cadena nacional, les habla de manera extorsiva a legisladores nacionales solicitándole que no “afecten” el tarifazo implementado por él porque desfinancia al Estado, el presidente está gerenciando.

Pero usted me pedirá evidencias concretas y no abstracciones: Las descomunales ganancias entre subsidios y elevadas tarifas que obtuvieron estas empresas en los 2 últimos años, la condonación de sus deudas impositivas para con el Estado, la no inversión ni de un mísero peso en el mejoramiento del servicio y la fuga de sus capitales ganados al extranjero, es la más clara evidencia.

Sobre hechos más que concretos, contundentes, hoy por hoy y luego de 2 años y medio de operar desde su jefatura, es claro que Peña está realizando esta tarea para favorecer a empresas, grupos económicos e intereses empresarios que él representa dentro del gobierno. Desplazó  arbitrariamente con total impunidad los servicios indelegables del Estado para con sus habitantes y los reemplazó por “operaciones fraudulentamente técnicas”. Esto fue posible gracias al fuerte apoyo mediático. El actual y gigantesco monopolio Clarín viene siendo el gran beneficiado con la pauta publicitaria oficial con cobro al día –además de verse favorecido con concesión de licencias y/o avalando espurios negociados para la compra de otros medios que aseguren el monopolio total informativo. Devolución de gentilezas que le dicen. Son los multimedios del grupo los encargados de “lavar la cara” a dichos gerenciamientos  garantizando y justificando dolosos negocios desde y con el Estado; lógicamente con  muy  alta  rentabilidad  al más bajo costo para los beneficiados.

Esto, como modelo operacional bajó naturalmente desde las esferas antes mencionadas a todas las operaciones que los ministros bajo órbita realizan. Cuentan  todos ellos con “blindaje informativo”  por parte del monopolio. Actúan con la inmunidad que les da el actuar descaradamente como si tuvieran la suma del poder político-público y con la impunidad que les ofrece esa pasividad cómplice de una parte importante del  poder judicial con la suprema corte a la cabeza.

En general los comunes mortales de esta tierra desconocen que LA OBRA PÚBLICA Y LOS SERVICIOS a cargo del Estado son los mayores negocios a los que pretenden acceder la parte más delincuencial del empresariado que opera a nivel nacional (sería una torpeza de mi parte llamar “empresariado nacional o argentino”). ¿Por qué? Se preguntará usted: 1) Porque  los “politiqueros” en la función pública son los más fáciles de corromper. En este país no se castiga al corruptor. 2) Porque es el negocio más seguro y más rentable en el corto, mediano y largo plazo ya que el Estado es garantía de cobro. ¿Por qué?  Porque el funcionario corrupto nunca se detiene en la “letra chica” de los contratos (donde aparece tiempos, plazos, intereses y órbitas legales a las que puede acudir el “Sr” empresario para asegurarse el cobro) ya que utiliza ese tiempo tratando de garantizarse que la “cometa” se concrete.

Pero como toda tragicomedia, la parte graciosa está en la verbalización argumental de los “gerentes”.

Los actuales “gerenciadores” macristas esgrimen argumentos de “seriedad” tomando como ejemplos a los países centrales. Lo que no dicen los macrista es que salvo el mundo de las finanzas (que son los que manejan la economía mundial y hacen jugosos negocios con los estados nacionales) los empresarios “primermundista” verdaderamente liberales arriesgan capital en un emprendimiento que puede resultar beneficioso y nefasto; pero arriesgan. Los gerentes y empresario que operan en nuestro país nunca arriesgan capital propio; siempre operan con préstamos internacionales con el Estado como garante, luego desvían parte de esos préstamos a la bicicleta financiera para por último girar las ganancias a sus cuentas offshore, hechos que para el resto del mundo son ilegales, acá y con el macrismo se volvieron “legales” (algo que difícilmente ocurra en un país serio y central). ¡Ah! Nunca se olvidan de pasar sus pasivos (deudas) al Estado (lo que se conoce como “estatización de las deudas privada”; o sea que de sus deudas nos hagamos cargos todos los argentinos).  Con esto queda claro que conocen al dedillo que sus fraudulentas operaciones son tan dudosas  que ni ellos mismo son confiables entre ellos.     

El “realismo, la responsabilidad y la transparencia” de la gestión “macrista” esgrimido por un Marcos Peña cada vez que habla con la prensa escondido en su cínico rostro de “niño bien”, no dejan de ser un simple y pobre recurso argumental solo para que sea reproducido por un sector de la población totalmente idiotizada que repiten cual vulgares loros barranqueros sin siquiera saber de qué están hablando ya que sus niveles de imbecilidad les impide asomarse al sentido común; pero innegablemente muy eficaz en ese sector; de allí su gravedad.     

Si hoy el Estado está desfinanciado es porque  el proceso de desfinanciamiento ya viene desde hace dos años accionando para que eso ocurra: a) Depreciación de la moneda de casi un 200%. b) Eliminación de las retenciones al agro y a la minería. c) Eliminación de impuestos a la riqueza. d) Malversación de fondos del ANSES utilizando sus recursos para beneficiar a funcionarios y amigos banqueros en la famosa bicicleta financiera. e) Producto de esto último –la bicicleta- el vaciamiento de las reservas para mantener la “cotización del dólar” vendiendo divisas a “desconocidos” compradores con la intermediación bancaria y posterior fuga de divisas y… por último f) Las fabulosas cifras en dólares que se encuentran fuera del país sin pagar impuestos y sin que se les cruce por la cabeza a los evasores hacer patria repatriándolo (valga el juego de palabras). Todo esto a pesar de que alguna desequilibrada legisladora nacional y en una de sus habituales derrames verborrágicos tribuneros les haya reclamado patriotismo a los ¿ruralista casualmente?. Todo esto demuestra que lo único que existe es una tarea de gerenciamiento con un solo objetivo: beneficiar al poder económico del que él forman parte -el presidente  con su grupo familiar y su séquito de interesados CEOS-.

¿Otro ejemplo?

Si el presidente recula frente a una advertencia sobre una de sus tantas improvisaciones –en este caso frenar “por un tiempo” la eliminación de las retenciones al agro (la codiciosa Sociedad Rural; o sea la patria del grano y la bosta vacuna)-, quiere decir que su servilismo a esa oligarquía auto considerada “patricia” es más que evidente. Una vez más esa oligarquía nunca perderá de vista que los Macri (aunque Franco se haya casado con una Blanco Villegas,  hija de una adinerada familia de Tandil, dueña de Philco con la cual tuvo cuatro hijos: Mauricio, Sandra, Mariano y Gianfranco y que sus suegros sean dueños de la estancia “La Carlota”, donde el Presidente se casó con la Awada), huelen a “tanitos mafiosos” y no a pedigrí anglo-sajón al que nuestros oligarcas prefieren cerrando los ojos; menos aún y por más  “primera dama” y bonita que sea , quieren a una “negrera de cuarta” y encima musulmana libanesa frecuentando sus círculos exclusivos.

Si luego de aprobarse hoy 30 de junio de 2018 en el Senado de la Nación  la ley contra el tarifazo, Macri la veta, no será otra cosa que una muestra más del gerenciamiento que el empresario está llevando adelante. No se trata de ningún “desfinanciamiento irresponsable” propuesto por ninguna “loca” sino de la notable perdida de ganancias que les significaría a las empresas de los amigos del presidente; son esos 110 mil millones de los que habla el otro gerenciador: Dujovne.   

La realidad es muy clara. Se trata de un simple y perverso gerenciamiento llevado adelante por un incompetente, ignorante, perverso y torpe presidente y su séquito de inescrupulosos ministros y secretarios de estado para beneficiarse y beneficiar a un minoritario pero concentrado poder económico y en perjuicio de la mayoría de la población que ve avasallados sus más elementales derechos humanos.

Pocho-1