HOMENAJE A LOS COMPAÑEROS PERONISTAS CAÍDOS EN LA RESITENCIA Y FUSILADOS EL 9 DE JUNIO DE 1956

9 junio 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia nacional y popular.

fusiljlscarpani

PEDRO-DEL-ARRABAL-3Por Pedro del Arrabal

No es una fecha más la de un día como hoy. Pocos saben cómo se ejecutó el golpe militar asestado al general Perón en septiembre de 1955, golpe que en realidad era destinado al conjunto del pueblo argentino; casualmente en el mismo mes pero de 1930 en que otro golpe militar derrocó a un gobierno popular como el de don Hipólito Irigoyen. Pocos saben que los actores de aquella asonada militar reaccionaria y antipopular de 1955 tuvo sus cómplices civiles en algún partido de izquierda que no por casualidad fue el mismo partido de izquierda que avaló el golpe de 1976, que sus hombres fueron los nuevos cómplices civiles además de los oligárquicos (con quienes siempre se llevaron muy bien),  y que hoy acá lo podrá identificar claramente. Pocos saben, y la mayoría de los argentinos desconocen qué paso un 9 de junio de 1956. La historia oficial escrita y avalada por la intelectualidad mitro-marxista se cuidó muy bien en esconder la verdadera historia forjada por verdaderos patriotas, hombres de pueblo. Aquí va una ínfima parte de esa historia contada por sus protagonistas.

villa_manuelita

«Los comandos civiles del “55” inauguraron las prácticas de actuar por zurda, con secuestros, detenciones ilegales , torturas, robos y asesinatos e instauraron una metodología que habría de culminar con la salvajada de los grupos de tareas del “76”. La fuerzas armadas crearon una ética paramilitar. Rodolfo Walsh halló lo que podría llamarse el huevo de la serpiente en el primer jefe de la SIDE de la Dictadura de Aramburu, Gral Domingo Quaranta. Tomaron por asalto la embajada de Haití, secuestraron al General Tanco, asilado en Junio de 1956.»

«Cómo entender la maldita policía de la jefatura de Desiderio Fernández Suárez(1) … del “56”, hasta el mando del coronel Ramón Camps en el “76”? Maestros y alumnos de la tortura organizada»

“Los Comando Civiles participaron de una estructura nacional organizada por los militares, los partidos políticos, miembros de la iglesia católica y personalidades antiperonista, y su mano de obra militar estuvo constituida en su mayoría por estudiantes. En Córdoba la FUC (Federación Universitaria de Córdoba), y a nivel nacional la FUA, particularmente en la Capital Federal. Recuerdo que estos Comandos Civiles, con gran participación del Partido Comunista, tomaron los sindicatos por asalto y durante muchos años quedó escrito en el frente de lo que era el edificio de la CGT Regional Córdoba, en aquel tiempo en Av. Vélez Sárfield casi 27 de Abril, la sigla FUC; los Comando Civiles en 1955 tomaron el edificio, subieron por los balcones y escribieron su sigla identificatoria con pintura negra.”(2)

Clarin 10jun56

El levantamiento militar encabezado por el Patriota General Juan José Valle en Junio de 1956 fue asumido en responsabilidad y en su totalidad por este gran Argentino y Peronista para salvar a sus camaradas. En los basurales de José León Suarez se ejecutaron los fusilamientos más recordados. El compañero Julio Troxler fue uno de los sobrevivientes. Sobre esos hechos el inigualable Rodolfo Walsh escribió su “Operación Masacre”. Se fusilaron treinta tres personas, dieciocho militares y catorce civiles; el General Valle fue ejecutado el día 12 de junio.

 

 

“Dentro de pocas horas, usted tendrá la satisfacción de haberme asesinado. Debo a mi PATRIA la declaración fidedigna de los acontecimientos.

…Con fusilarme a mí bastaba. Pero no: han querido ustedes escarmentar al pueblo, cobrarse la impopularidad confesada por el mismo Rojas, vengarse de los sabotajes, cubrir el fracaso de las investigaciones desvirtuadas al día siguiente en solicitadas de los diarios, y desahogar una vez más su odio al pueblo. De ahí esta inconcebible y monstruosa ola de asesinatos.

…Entre mi suerte y la de ustedes, me quedo con la mía. MI esposa y mi hija, a través de sus lágrimas verán en mí a un idealista sacrificado por la causa del pueblo. La mujeres de ustedes, hasta ellas, verán asomárseles por los ojos sus almas de asesinos.

…Conservo toda mi serenidad ante la muerte. Nuestro fracaso material es un gran triunfo moral. Nuestro levantamiento es una expresión más de la indignación incontenible de la inmensa mayoría del pueblo esclavizado.

… Solo buscábamos la justicia y la libertad para el 95% de los argentinos , amordazados, sin prensa, sin partido político, sin garantías constitucionales, sin derechos obreros, sin nada… Nosotros defendemos al pueblo, al que ustedes le están imponiendo el libertinaje de una minoría oligárquica, en pugna con la verdadera libertad de las mayorías, y un liberalismo rancio y laico en contra de las tradiciones de nuestro pueblo.

… Como Cristiano, me presento ante Dios, que murió ajusticiado, perdonando a mis asesinos. Como argentino derramo mi sangre por la causa del pueblo humilde, por la justicia y la libertad de todos, no solo de minorías privilegiadas. Espero que el pueblo conozca un día esta carta y la Proclama Revolucionaria en las que quedan nuestros ideales en forma intergiversables.. Así nadie podrá ser embaucado por el cúmulo de mentiras contradictorias y ridículas con que el gobierno trata de cohonestar esta ola de matanzas y lavarse las manos sucias de sangre. Ruego a Dios que mi sangre sirva para unir a los argentinos.

¡VIVA LA PATRIA!”(3)

gral_valleGral Valle, Soldado de la Patria

10 de junio del 2015: Por pedido de no pocos lectores y gracias al aporte del compañero Fernando Musante, incluimos a continuación la “Proclama Revolucionaria” que comandara el Gral. Valle

“Al pueblo de la Nación

Las horas dolorosas que vive la República, y el clamor angustioso de su Pueblo, sometido a la más cruda y despiadada tiranía, nos han decidido a tomar las armas para restablecer en nuestra Patria el imperio de la libertad y la justicia al amparo de la Constitución y las leyes.

Como responsable de este Movimiento de Recuperación Nacional integrado por las Fuerzas Armadas y por la inmensa mayoría del Pueblo –del que provienen y al que sirven-, declaramos solemnemente que no nos guía otro propósito que el de restablecer la soberanía popular, esencia de nuestras instituciones democráticas, y arrancar a la Nación del caos y la anarquía a que ha sido llevada por una minoría despótica encaramada y sostenida por el terror y la violencia en el poder.

Conscientes de nuestra responsabilidad ante la historia, comprendemos que nuestra decisión es el único camino que nos queda para impedir el aniquilamiento de la República en una lucha estéril y sangrienta entre hermanos, cada día más inevitable e inminente…

¡Viva la patria!

Movimiento de Recuperación Nacional
General de División Juan José Valle
General de División Raúl Tanco
Buenos Aires, 9 de junio de 1956.”

Notas:

(1)Fernández Suárez fue el de los fusilamientos del 9 de junio en la Pcia. de Bs.As.; y este mismo fue quien, siendo un joven oficial, planteó que había que matar a Perón. También participó en el secuestro del cadáver de Eva Perón

(2) Carlos “Pancho” Gaitan; “La resitencia, el peronismo que yo he vivido”. Ediciones Ciccus Pag. 58

(3) Fragmentos de la carta del General Juan José Valle enviada a Aramburu antes de ser fusilado.


La demolición de los mitos

30 mayo 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura y Educación.

Peronismo y Universidad

Por Iciar Recalde * Ensayista

45_tapa_libro_dercoliSupo cantar Don Arturo Jauretche promediando la década infame en proféticas estrofas: “Y en el recuerdo que pasa / me pregunto si mi raza / como ese fuego agoniza / ¡o si está ardiendo la brasa/ y hay que soplar la ceniza!”. La política universitaria del primer peronismo, de Julián Dércoli, forma parte de la producción intelectual de las jóvenes generaciones que durante los últimos diez años en la Argentina demostraron que aún era posible pensar en nacional. Posible, y además, imperioso y urgente. Porque, indudablemente, bajo la ceniza, en el subsuelo de la patria, tras décadas y décadas de aplazamientos, permaneció encendida la brasa, ya que no hizo falta sino soplarla para sublevar el fuego del revisionismo histórico y de la posibilidad de volver a diseñar una política nacional. Dércoli emprende la tarea con rigurosidad y espíritu crítico.

La historia de la universidad argentina corrió la misma desventura que la del país en su conjunto. El relato mitromarxista se impuso a sangre y fuego primero, y a través de las usinas de producción y reproducción del neocolonialismo, después. El golpe de Estado de 1955, respuesta brutal al ingreso de las masas populares a la política nacional tras el 17 de octubre de 1945, intervino violentamente las universidades, expulsando autoridades y docentes y dando por tierra con la legislación del período peronista. No obstante, gran parte de los estudios clásicos sobre la etapa retomaron la visión de los libertadores, falsificando la historia a través de una reivindicación solapada de la intervención cívico militar presentada como parte de un supuesto proceso de democratización cultural y política del país. Para el relato oficial existieron tres etapas fundacionales de la Universidad: el surgimiento del reformismo y de la izquierda universitaria a partir de 1918, la oposición de la FUA y de los docentes reunidos en la Unión Democrática al proceso que se inició con la revolución de 1943 y la “etapa de Oro” iniciada en 1955 con el proyecto “modernizador”. Por fuera de éstos, y en particular en referencia al período 1945-1955, se señala un enorme agujero negro sellado por el vacío cultural, el oscurantismo y la persecución política. Dércoli explica que el debate acerca de las vinculaciones entre la universidad pública estatal y la política forma parte de una discusión mucho más amplia que la meramente académica o de puro carácter científico. Estas instituciones y las prácticas de sus actores se vinculan de manera orgánica con las relaciones de poder del proceso histórico del cual forman parte. En síntesis: no existen instituciones ni sujetos por fuera de la batalla por la construcción de la nacionalidad. Es por esta razón que el autor propone el estudio de la historia de la universidad en vinculación al conjunto de fenómenos y procesos acecidos en el país, atendiendo especialmente al análisis de la legislación y de los debates parlamentarios del período peronista, demostrando así, de manera lúcida y metódica, que el peronismo tuvo un proyecto universitario definido, que en varios aspectos resultó de la fusión entre la tradición reformista y el nacionalismo popular revolucionario. Los postulados de la Reforma del 18 –extensión universitaria, becas, agremiación estudiantil, residencias estudiantiles, comedores, asistencia médica gratuita, universidad abierta al pueblo, equivalencia de títulos para los estudiantes latinoamericanos– fueron todas conquistas de la época de Perón. El proyecto académico y científico abierto en 1946 tuvo importantes desarrollos en el universo de las ciencias aplicadas y la tecnología, y el desenvolvimiento de las ciencias sociales y humanas coadyuvó a la formación de la sociología y de diversas disciplinas. Asimismo, la universidad se democratizó socialmente con la sanción de la gratuidad y con la eliminación de las restricciones al acceso que fueron aplicadas en el año 1949, lo que favoreció renovados vínculos entre los trabajadores y los sectores medios, cuestión anticipatoria del proceso político acaecido en décadas posteriores.
Fundamentalmente, el modelo universitario legado por el peronismo abogó por una mayor articulación entre los intelectuales, la producción de conocimiento y los problemas nacionales. Gran parte de los interrogantes abiertos en este volumen poseen enorme vigencia para la etapa de avances que experimenta la universidad y el sistema de ciencia y técnica en la actualidad. Sin lugar a dudas, para Dércoli, el fervor por el pasado no es entelequia ni abalorio, sino compromiso con el presente y por eso, la universidad argentina deberá contribuir a la consolidación de la soberanía cultural y científico tecnológica, basamento de la industrialización,  pieza clave de la independencia económica que transita nuestro país en el camino de la conquista de la segunda y definitiva independencia nacional que es nuestro desarrollo integral.

Título
La política universitaria del primer peronismo

Autor

Julián Andrés Dércoli

Editorial
Punto de Encuentro

* Autora de Intelectuales y país en la antesala neoliberal: Morir con Rodolfo Walsh para resurgir desandando caminos y del volumen en co-autoría con Aritz Recalde, Universidad y Liberación Nacional. Un estudio de la UBA durante las tres gestiones de gobierno peronista.

Publicado en Miradas al Sur