MODELO PARA ARMAR.

6 junio 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Modelo político para armar.

Imperialismo Yanqui

V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

¡EE.UU. es el país de las oportunidades!!! (consigna de venta hacia el exterior de una democracia total y absolutamente relativa se la mire por donde se la mire ya que el voto no es obligatorio y la estatua de la libertad –su símbolo- no opina).

Con una población de 270 millones, el país tiene entre 40 y 60 millones de adictos a las drogas pesadas, algo que para el americano medio no resulta un problema y para el Estado menos. ¿Por qué? ¿Por qué al tilingo medio pelo argentino esto no le llama la atención y se muestra horrorizado por nuestro “faloperos”? Que cada uno es libre y dueño de hacer lo que se le cante las pelotas con su vida, a eso yo no me opongo. Pero de ahí a venderse o venderlo como “modelo” de uso de esa libertad me parece una reverenda mierda. Simplemente porque hay “vivos” que se llenan de guita con esa estupidez.

EL POBRE ANGELITO

En EE.UU. ¿Cuántos mafiosos locales y extranjeros están metidos en ese negocio gracias a los adictos que lógicamente multiplican el consumo por ser potenciales vendedores (traficando) agrandando un negocio altamente rentable para los “vivos” que lo manejan? ¿Adónde está o quién tiene el manejo de la -de tu-  libertad individual? ¿El americano medio goza de esa libertad? Los americanos “poderosos” hacen muchísima guita con esta estupidez de llenar los vacíos existenciales que genera el buen vivir y el qué hacer con el tiempo sobrante, en la mayoría de los casos mal usado para cubrir ese ocio.  Wall Street, la mafia financiera, y los mafiosos que viven del trabajo ajeno son fenómenos nacidos al calor de la conquista del oeste, del este y del mundo. La droga es el modo de hacer guita con el vacío existencial de otros. En este caso el progreso y el confort para 1/3 de la humanidad bien vale celebrarlo con un buen “saque”, con un “toque de blanca” ya que ella te evade de la realidad e impide tomar conciencia que los humanos que conforman ese 2/3 restante viven miserablemente para que ellos puedan disfrutar hasta del ocio.  Para el común del norteamericano la vida es un negocio como tantos otros donde podes perder o ganar. Hasta en sus películas hacen culto de su estilo de valorar la libertad y hacer de la muerte un culto. Allí es el “individuo” el que elige, optas libremente; hasta cómo morir y/o dejándose matar. En la periferia global  matan miserablemente casualmente ellos, con su “Flotas” (1ra, 2da, 3ra, 4ta, y las que sean necesarias), los que se dicen “paladines y defensores  la sacro santa democracia, la sacro santa libertad y las instituciones republicanas que ellos corrompen.

OTRO

Ahora bien, a partir de lo anterior y políticamente hablando ¿El “negocio” solo se torna preocupante si lo manejan unos miserables sudacas (colombianos, Mexicanos)? Estoy hablando de un negocio que entre Europa y EE.UU. (donde están los mayores consumidores) mueven la friolera cifra de 600 mil millones de u$s al año!!! ¿La libertad para ser adicto no es una cuestión social preocupante para el Estado norteamericano? ¿Por qué a la solución de la “alta demanda local” la buscan afuera focalizada en los “carteles colombianos o mexicanos” , cuando el problema del consumo y las facilidades para conseguirlo están adentro? La eliminación del consumo en la cabeza del imperio ¿jodería un gran negocio para políticos, policías y militares, todos corruptos y responsables del otro gran negocio: El tráfico de armas? ¿Cuántos pibes –soldaditos norteamericanos- se hicieron adictos en Vietnam con droga distribuida por el propio ejército, en aquella intervención salvadora de la “sacrosanta democracia” que vivía la corrupta Vietnam del Sur que ellos apoyaban y que solo le devolvió a la sociedad norteamericana, no heroicos soldados, sino miles de mutilados y cadáveres en sobretodos de madera?

¿Por qué Trump se preocupa solo por la inmigración ilegal centro americana y propone la construcción de un muro? ¿No será una simple cortina de humo para colaborar con el negocio de la droga dentro de su país, que trabaja con los propios carteles de la droga mexicanos, quienes en operaciones conjuntas con el ejército de ese país y los distribuidores dentro de los EE.UU. ya asesinaron a ciento de miles de mexicanos?

DOCTRINA MONROE

¿No resulta llamativo qué con el pretexto de una “supuesta lucha contra el narcotráfico” se hayan estacionados a modo de colaboración y por pedido de la Bullrich-Macri, tropas norteamericanas en la “triple frontera” y a partir de ese momento la actividad del tráfico de drogas se haya incrementado de manera monstruosa en nuestro país con guerra de “carteles” en Rosario incluído, que a esta altura del partido del gobierno de CAMBIEMOS aparezcan involucrados intendentes PRO y otros funcionarios provinciales justo en el NEA donde está la “triple frontera” con los guardianes del orden planetario actuando?

¿Es este modelo de “libertad y progreso” norteamericano el que se nos quieren vender como el ideal de vida?

¡Claro que Norteamérica fue la tierra prometida!!! Pero para los vivos anglosajones que recalaron en esas tierras hace 300 años y cuyo origen no es otro que el de los pueblos belicosos europeos como bien supo definirlos aquel brillante escritor alemán llamado Herman Hesse. Y esos vivos construyeron un poder al que solo acceden los privilegiados que comulgan con sus principios bélicos para sostener su proyecto imperial y su objetivo de dominación mundial.      

Solo basta con recordar el célebre discurso de adiós del 17 de enero de 1961, donde el presidente Eisenhower declaró: «En los consejos de gobierno, tenemos que tener cuidado con la adquisición de una influencia ilegítima, deseada o no, por parte del complejo militar-industrial. Existe el riesgo de un desastroso desarrollo de un poder usurpado y [ese riesgo] se mantendrá. No debemos permitir nunca que el peso de esta conjunción ponga en peligro nuestras libertades o los procesos democráticos».

Eisenhower se refería a lo que hoy es una realidad: un gobierno militar fantasma designado para reemplazar el gobierno civil, en caso de que este último quedase decapitado durante un ataque nuclear.

¿Pruebas de esto? Ningún observador internacional cree que Ronald Reagan o George W. Bush ejercieron realmente el poder inherente al cargo presidencial. Entonces ¿quién presidió en esos períodos? Baste recordar que, después del segundo recuento de los votos, Al Gore había ganado la elección presidencial del 2000. Entonces, ¿por qué se aparecío George W. Bush en la Casa Blanca? Preguntas a las que ningún periodista quiere responder. Thierry Meyssan (Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace) fue el único que rompió con el tabú.

Empiece a pensar usted, señor lector, en manos de quien estamos en este momento, la no casualidad de un Macri en la presidencia, una ex montonera al frente de las fuerzas de represión (otro ex monto terminó como jefe de los custodios del empresario Jorge Born) la vuelta al fondo, la pérdida de soberanía, la intensión de volver a épocas negras dictatoriales con los milicos en la calle; pero fundamentalmente preocúpese por la cantidad de estúpidos e ignorantes que se siguen educando a través del multimedio Clarín que hegemoniza la información en nuestro país; y repiten las imbecilidades que consumen allí. Aclaro… La deformación informativa también funciona como narcotizante.

¡Y viva la sociedad del CAMBIO!!!


”El lavado de cerebros en libertad es más eficaz que en las dictaduras”

2 febrero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, Internacionales

Entrevista a Noam Chomsky

chomsky

El escritor Noam Chomsky de los EEUU habla de los mecanismos detrás de la comunicación moderna, un instrumento esencial de gobierno en los países democráticos, tan importantes para nuestros gobiernos como la propaganda es a una dictadura.

Por Daniel Mermet (*)

– Empecemos por el asunto de los medios de comunicación. En Francia, en mayo del 2005, con ocasión del referéndum sobre el tratado de la Constitución Europea, la mayor parte de órganos de prensa eran partidarios del ”sí”, y sin embargo 55% de los franceses votaron por el ”no”. Luego, la potencia de manipulación de los medios no parece absoluta. ¿Ese voto de los ciudadanos representaría también un ”no” a los medios?


– El trabajo sobre la manipulación mediática o la manufactura del consentimiento hecho por Edgard Herman y yo no aborda la cuestión de los efectos de los medios en el público[1]. Es un asunto complicado, pero las pocas investigaciones que profundizan en el tema sugieren que, en realidad, la influencia de los medios es más importante en la fracción de la población más educada. La masa de la opinión pública parece menos tributaria del discurso de los medios.

Tomemos, por ejemplo, la eventualidad de una guerra contra Irán: 75% de los norteamericanos estiman que Estados Unidos debería poner fin a sus amenazas militares y privilegiar la búsqueda de un acuerdo por vías diplomáticas. Encuestas llevadas a cabo por institutos occidentales sugieren que la opinión pública iraní y la de Estados Unidos convergen también en algunos aspectos de la cuestión nuclear: la aplastante mayoría de la población de los dos países estima que la zona que se extiende de Israel a Irán debería estar completamente despejada de artefactos de guerra nuclear, comprendidos los que poseen las tropas norteamericanas de la región. Ahora bien, para encontrar este tipo de información en los medios, es necesario buscar mucho tiempo.

En cuanto a los principales partidos políticos de los dos países, ninguno defiende este punto de vista. Si Irán y Estados Unidos fueran auténticas democracias en cuyo interior la mayoría determinara realmente las políticas públicas, el diferendo actual sobre lo nuclear ya estaría sin duda resuelto. Hay otros casos así.

En lo que se refiere, por ejemplo, al presupuesto federal de Estados Unidos, la mayoría de norteamericanos desean una reducción de los gastos militares y un aumento, por el contrario, en los gastos sociales, créditos otorgados a las Naciones Unidas, ayuda económica y humanitaria internacional, y por último, la anulación de las bajas de impuestos decididas por el presidente George W. Bush a favor de los contribuyentes más ricos.

En todos estos asuntos la política de la Casa Blanca es totalmente contraria a los reclamos de la opinión pública. Pero las encuestas que revelan esta oposición pública persistente raramente son publicadas en los medios. Es decir, a los ciudadanos se les tiene no solamente apartados de los centros de decisión política, sino también se les mantiene en la ignorancia del estado real de esta misma opinión pública.

Existe una inquietud internacional relativa al abismal ”doble déficit” de Estados Unidos: el déficit comercial y el déficit presupuestal. Ahora bien, estos solo existen en estrecha relación con un tercer déficit: el déficit democrático, que no deja de ahondarse, no solamente en Estados Unidos, sino de modo más general en el conjunto del mundo occidental.

– Cada vez que se le pregunta a un periodista estrella o a un presentador de un gran noticiero televisivo si sufre de presiones, si le ha pasado que lo censuren, él contesta que es completamente libre, que expresa sus propias convicciones. ¿Cómo funciona el control del pensamiento en una sociedad democrática? En lo que respecta a las dictaduras lo sabemos.


– Cuando se les pregunta a los periodistas, responden inmediatamente: ”Nadie me ha presionado, yo escribo lo que quiero.” Es cierto. Solamente, que si tomaran posiciones contrarias a la norma dominante, ya no escribirían sus editoriales. La regla no es absoluta, desde luego; a mí mismo me sucede que me publiquen en la prensa norteamericana, Estados Unidos no es un país totalitario tampoco. Pero cualquiera que no satisfaga ciertas exigencias mínimas no tiene oportunidad alguna de alcanzar el nivel de comentador con casa propia.

Cerebro

Es por otra parte una de las grandes diferencias entre el sistema de propaganda de un Estado totalitario y la manera de proceder en las sociedades democráticas. Exagerando un poco, en los países totalitarios, el Estado decide la línea que se debe seguir y luego todos deben ajustarse a esta. Las sociedades democráticas operan de otro modo. La ”línea” jamás es enunciada como tal, se sobreentiende. Se procede, de alguna manera, al ”lavado de cerebros en libertad”. E incluso los debates ”apasionados” en los grandes medios se sitúan en el marco de los parámetros implícitos consentidos, los cuales tienen en sus márgenes numerosos puntos de vista contrarios.

El sistema de control de las sociedades democráticas es muy eficaz; instila la línea directriz como el aire que respira. Uno ni se percata, y se imagina a veces estar frente a un debate particularmente vigoroso. En el fondo, es mucho más rendidor que los sistemas totalitarios.

Tomemos por ejemplo el caso de Alemania a comienzos de los años 30. Tenemos tendencia a olvidarlo, pero era entonces el país más avanzado de Europa, estaba a la cabeza en materia de arte, de ciencias, de técnicas, de literatura, de filosofía. Después, en muy poco tiempo hubo un retroceso completo, y Alemania se volvió el Estado más mortífero, el más bárbaro de la historia humana.

Todo aquello se realizó destilando temor: de los bolcheviques, de los judíos, de los norteamericanos, de los gitanos, en síntesis, de todos aquellos que, según los nazis, amenazaban el corazón de la civilización europea, es decir los ”herederos directos de la civilización griega”. En todo caso era lo que escribía el filósofo Martin Heidegger en 1935. Ahora bien, la mayoría de medios de comunicación alemanes que bombardearon a la población con mensajes de este género usaron las técnicas de marketing puestas a punto por los publicistas norteamericanos.

No olvidemos cómo se impone siempre una ideología. Para dominar, la violencia no basta, se necesita una justificación de otra naturaleza. Así, cuando una persona ejerce su poder sobre otra -trátese de un dictador, un colono, un burócrata, un marido o un patrón-, requiere de una ideología que la justifique, siempre la misma: esta dominación se hace ”por el bien” del dominado. En otras palabras, el poder se presenta siempre como altruista, desinteresado, generoso.

Cuando la violencia de Estado no basta

En los años 30, las reglas de la propaganda nazi consistían, por ejemplo, en escoger palabras simples, repetirlas sin descanso, y asociarlas a emociones, sentimientos, temores. Cuando Hitler invadió los Sudetes (en 1938), fue invocando los objetivos más nobles y caritativos, la necesidad de una ”intervención humanitaria” para impedir la ”limpieza étnica” sufrida por los germanófonos y para permitir que todos pudieran vivir bajo el ”ala protectora” de Alemania, con el apoyo de la potencia de más avanzada del mundo en el campo de las artes y de la cultura.

En materia de propaganda, si de cierta manera nada ha cambiado desde Atenas, ha habido por lo menos cantidad de perfeccionamientos. Los instrumentos se han afinado mucho, en particular y paradojalmente en los países más libres del mundo: el Reino Unido y Estados Unidos. Es allí, y no en otro lado, donde la industria moderna de relaciones públicas, es decir la fábrica de la opinión, o la propaganda, nació en los años 1920.

Efectivamente, esos dos países habían progresado en materia de derechos democráticos (voto de las mujeres, libertad de expresión, etcétera) a tal punto que la aspiración a la libertad ya no podía ser contenida solo por la violencia del Estado. Viraron, pues, hacia las tecnologías de la ”manufactura del consentimiento”. La industria de las relaciones públicas produce, en sentido literal, consentimiento, aceptación, sumisión. Controla las ideas, los pensamientos, los espíritus. En relación al totalitarismo es un gran progreso: es mucho más agradable sufrir una publicidad que encontrarse en un cuarto de torturas.

En Estados Unidos la libertad de expresión está protegida hasta un grado que me parece desconocido en cualquier país del mundo. Es muy reciente. En los años 1960 la Corte Suprema alzó la barra muy alto en materia de respeto de la libertad de palabra, lo que expresaba, según mi opinión, un principio fundamental establecido desde el siglo XVIII por los valores de la Ilustración. La posición de la Corte fue que la palabra era libre, teniendo por única limitación la participación en un acto criminal. Si, por ejemplo, cuando entro a una tienda para desvalijarla, uno de mis cómplices tiene un arma y yo le digo ”¡Dispara!”, ese fin no está protegido por la Constitución. Por lo demás, el motivo debe ser particularmente grave para que se cuestione la libertad de expresión. La Corte Suprema reafirmó este principio a favor del Ku Klux Klan.

En Francia, en el Reino Unido y me parece que en el resto de Europa, la libertad de expresión es definida de manera más restrictiva. Para mí, la cuestión esencial es: ¿el Estado tiene el derecho de determinar lo que es la verdad histórica y el de penar a quien se aparta de ella? Pensar en ello termina ajustándose a una práctica propiamente estalinista.

A los intelectuales franceses les cuesta admitir que esa es su inclinación. Sin embargo, en el rechazo de una aproximación así no deben haber excepciones. El Estado no debería tener medio alguno de castigar a cualquiera que pretendiese que el sol gira alrededor de la Tierra. El principio de la libertad de expresión tiene algo muy elemental: o se le defiende en el caso de opiniones que se detesta, o no se le defiende para nada. Incluso Hitler y Stalin admitían la libertad de expresión de los que compartían su punto de vista

Yo agrego que hay algo preocupante e incluso escandaloso en discutir estos temas dos siglos después de Voltaire, quien, como se sabe, declaraba: ”Yo defendería mis opiniones hasta la muerte, pero daría mi vida para que ustedes pudieran defender las suyas.” Adoptar una de las doctrinas fundamentales de sus verdugos, es hacerle un triste favor a la memoria de las víctimas del holocausto.

– En uno de sus libros, usted comentaba la frase de Milton Friedman: ”Producir ganancias es la esencia misma de la democracia” 


– A decir verdad, las dos cosas son de tal modo contrarias que ni siquiera hay comentario posible La finalidad de la democracia es que la gente pueda decidir su propia vida y hacer las elecciones políticas que le atañen. La realización de ganancias es una patología de nuestras sociedades, adosada a estructuras particulares. En una sociedad decente, ética, esta preocupación por la ganancia sería marginal. Tomemos mi departamento universitario (en el Instituto Técnico de Massachussets MIT): algunos científicos trabajan duro para ganar mucho dinero, pero se les considera un poco como marginales, gente perturbada, casi casos patológicos. El espíritu que anima a la comunidad académica es más bien el de tratar de hacer descubrimientos por interés intelectual pero también para el bienestar de todos.

– En la obra que se le dedica en las Éditions de L’Herne, Jean Ziegler escribe: ”Ha habido tres totalitarismos: el totalitarismo estaliniano, nazi y ahora es Tina (iniciales de There is no alternative, no hay alternativa), propuesto por Margaret Thatcher planteando el carácter ineluctable del capitalismo neoliberal, que no es otra cosa que un posible forma de globalización). ¿Compararía usted esos tres totalitarismos?


– Yo no los pondría en el mismo plano. Enfrentarse contra ”Tina” es afrontar una empresa intelectual que no se puede asimilar a los campos de concentración ni al gulag. Y, de hecho, la política de Estados Unidos suscita una oposición masiva a escala planetaria. Argentina y Venezuela han expulsado al Fondo Monetario Internacional (FMI). Estados Unidos debió renunciar a lo que era la norma todavía hace veinte o treinta años: el golpe militar en América Latina. El programa económico neoliberal que se ha impuesto a la fuerza a toda América Latina en los años 1980 y 1990, hoy día es rechazado en el conjunto del continente. Se encuentra esta misma oposición contra la globalización económica a escala mundial.

– El movimiento por la justicia, que está bajo los fuegos de los proyectores mediáticos durante cada Forum Social Mundial, trabaja en realidad todo el año. Es un fenómeno muy nuevo en la historia, que marca quizás el comienzo de una verdadera Internacional. Su principal caballo de batalla está en la existencia de una solución alternativa. Por otro lado, ¿qué mejor ejemplo de globalización diferente que el Forum Social Mundial? Los medios hostiles llaman a los que se oponen a la globalización neoliberal los ”antimundialistas”, cuando en realidad ellos combaten por otra globalización, la globalización de los pueblos.

– Se puede observar el contraste entre unos y otros porque en el mismo momento, tiene lugar en Davos, el Forum Económico Mundial, que trabaja para la integración económica planetaria, pero en el único interés de los financistas, de los bancos y de los fondos de pensión. Potencias que controlan también los medios de comunicación. Es su concepción de la integración global, pero al servicio de los inversores. Los medios dominantes consideran que esta integración es la única que merece, de algún modo, la denominación oficial de globalización.

He aquí un buen ejemplo del funcionamiento de la propaganda ideológica en las sociedades democráticas. Es eficaz hasta tal punto que incluso los participantes en el Forum Social Mundial aceptan a veces el calificativo malintencionado de ”antimundialistas” (o ”antiglobalistas”). En Porto Alegre, intervine en el marco del Forum, y participé en la Conferencia Mundial de los Campesinos. Ellos solos representan la mayoría de la población del planeta

– A usted se le ubica en la categoría de los anarquistas o de los socialistas libertarios. En la democracia tal como usted la concibe, ¿cuál sería el lugar del Estado?


– Vivimos en este mundo, no en un universo imaginario. En este mundo existen instituciones tiránicas, esas son las grandes empresas. Es lo que hay más cercano a las instituciones totalitarias. Estas no tienen, por decirlo así que rendirle cuentas al público, a la sociedad; actúan a la manera de depredadoras cuyas presas serían otras empresas. Para defenderse de ellas, las poblaciones sólo tienen un instrumento: el Estado. Ahora bien, este no es un escudo muy eficaz, pues, en general, está estrechamente ligado a los depredadores. Con una diferencia no desdeñable: mientras que, por ejemplo, General Electric no tiene que rendir cuentas, el Estado debe a veces explicarse ante la población.

Cuando la democracia se haya ensanchado al punto que los ciudadanos controlen los medios de producción y de intercambio, participen en el funcionamiento y en la dirección del marco general en el cual viven, entonces el Estado podría desaparecer poco a poco. Será reemplazado por asociaciones voluntarias situadas en los lugares de trabajo y donde vive la gente.

– ¿Los soviets?


– Eran los soviets. Pero la primera cosa que Lenin y Trotski destruyeron inmediatamente después de la revolución de Octubre, fueron los soviets, los consejos obreros y todas las instituciones democráticas. Lenin y Trotski a este respecto fueron los peores enemigos del socialismo en el siglo XX. En tanto que marxistas ortodoxos, estimaron que una sociedad retardataria como la Rusia de su época no podía pasar directamente al socialismo antes de ser precipitada a la fuerza en la industrialización.

En 1989, al momento del hundimiento del sistema comunista, yo pensé que este hundimiento, paradójicamente, representaba una victoria para el socialismo. Pues el socialismo tal como yo lo concibo, o por lo menos lo respeto, implica el control democrático de la producción, de los intercambios y de las otras dimensiones de la existencia humana.

De todas maneras, los dos principales sistemas de propaganda se han puesto de acuerdo para decir que el sistema tiránico instituido por Lenin y Trotski, después transformado en monstruosidad política por Stalin, era el ”socialismo”. Los dirigentes occidentales no podían sino estar encantados por este uso absurdo y escandaloso del término que les ha permitido durante décadas difamar el socialismo auténtico.

Con idéntico entusiasmo, pero de sentido contrario, el sistema de propaganda soviético ha intentado explotar en su provecho la simpatía y el compromiso que suscitaban para muchos trabajadores los ideales socialistas auténticos.

– ¿No es cierto que todas las formas de autoorganización según los principios anarquistas han terminado hundiéndose?


– No hay ”principios anarquistas” fijos, una suerte de catecismo libertario al se le debería prestar fidelidad. El anarquismo, por lo menos como yo lo entiendo, es un movimiento del pensamiento y de la acción humanas que busca identificar las estructuras de autoridad y de dominación, pedirles que se justifiquen y, dado que son incapaces, lo que sucede con frecuencia, intentar superarlas.

Lejos de haberse ”hundido” el anarquismo, el pensamiento libertario, está floreciendo. Está en la fuente de numerosos progresos reales. Formas de opresión y de injusticia que casi no se reconocían, y menos aun combatían, ya no se admiten. Es un logro, un avance para el conjunto del género humano, no un fracaso.

(*) Periodista de Le Monde Diplomatique. Francia.

Fuente: http://www.bitacora.com.uy/noticia_1252_1.html


EE.UU. SIENTA UN MUY MAL PRECEDENTE EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS.

20 abril 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

A www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por Victor L. Martinez(1)

La desclasificación de información autorizada por la gestión de Barack Obama, que permite conocer las actividades y los métodos usados por la C.I.A., entre ellos la aplicación de torturas a personas que fueron detenidas como presuntos terroristas, atrocidades cometidas con el solo fin de obtener información(¿?), todos hechos que se practicaron asiduamente durante la presidencia de George W. Bush; sumada a la negativa del propio y actual presidente de juzgar a sus autores intelectuales y practicante, sienta un muy mal precedente en materia de Derechos Humanos a nivel internacional.

Pedro del Arrabal, en una nota que se publicó el 26 de mayo del 2008 en este blog, titulada: “POR UN PUÑADO DE U$S” (ver nota) y en un subtítulo de la misma que dice “Licencia para torturar (¿hasta matar?)”, sostenía la inmoralidad de una acordada de la Corte Suprema de Justicia norteamericana que impedía a cualquier gobierno del mundo juzgar a los agentes de C.I.A. que operan encubiertamente en todo el planeta por los comprobados abusos que pudieran llegar a cometer en sus intervenciones por “Razones de Estado”.

CRIMENES DE LESA HUMANIDAD Y SEGURIDAD DE ESTADO

Son conocidas por muchos gobiernos del mundo –y la mayoría guardan un respetuoso silencio- las infames operaciones que hombres de la CIA realizan por todo el ORBE amparados en cuestiones de “Seguridad Nacional”.

Pero de ahí, a que se intente poner un manto de olvido a todas esas acciones que atentaron contra los derechos humanos más elementales en gran parte del planeta, liberándolos de culpa y cargo a sus autores, no hace otra cosa que colocar al Estado norteamericano, ya no como amparador de la práctica del “Terrorismo de Estado” de algunos gobiernos dictatoriales en distintas partes del planeta, sino como el propio “Estado Terrorista”.

Para despuntar este simple argumento uno podría plantearse preguntas (un tanto infantiles si se quiere ya que nos estamos transitando terrenos de política internacional), como por ejemplo:

¿Con que derecho el gobierno norteamericano puede hablar y cuestionar al gobierno cubano sobre políticas de derechos humanos, si en la misma base de Guantánamo (Cuba) los agentes de la CIA cometíeron las más atroces barbaridades en materia de tortura?

¿El fin justifica los medios cuando de “poderosos” se trata”?

¿El próximo Estado Mundial tendrá una legislación acorde a los intereses de los países poderosos tal como en la actualidad lo tienen los Estados Miembros del “Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, que les permite intervenir en cualquier parte del mundo para salvaguardar la Paz(¿?), La Libertad(¿?) y en defensa de los Derechos Humanos(¿?) ?

El futuro “Estado Mundial” elaborado por el G.5, que ya se encuentra en plena ejecución en materia de “acciones previas” sobre áreas neurálgicas que afectan la convivencia pacifica entre los pueblos (crisis económica, ecoimperialismo, crisis energética, agotamiento de recursos naturales, crisis del agua, etc., etc.), que generan las condiciones para la “futura necesidad” de un “nuevo orden mundial”, ¿tendrá un Estado Gendarme –EE.UU.- con los hombres de su “nueva” C.I.A. gozando de total impunidad para ejercer la violencia indiscriminadamente en cualquier parte del mundo sintiéndose cubiertos por el manto de las “Razones del NUEVO ESTADO MUNDIAL?

Resoluciones de este tipo, a los actores de las diferentes y asesinas Dictaduras Militares que atropellaron a pueblos enteros en muchos países de nuestra región y del resto del mundo, que constantemente piden a gritos “olvidar el pasado”, ¿no les viene como “anillo al dedo”?

Con decisión como estas, ¿EE.UU. no perdió autoridad moral para dirigirse al mundo y hablar sobre derechos humanos?

Una equivocada decisión de un Presidente que sabe por la propia historia de sus hermanos de color que solo se puede construir un futuro sólido si este se asienta en la verdad y la justicia, en la no perdida de la memoria, y de tener siempre presente los aciertos y “errores” del pasado.

Un MUY MAL (para dejar de usar la palabra “Negro” como algo malo) precedente sentó el Presidente Obama con esta decisión.


CRISIS FINANCIERA Y ECONÓMICA GLOBAL

2 abril 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! Desde el 11 mayo EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

A www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

CRISIS 2008 Y PROTECCIONISMO SALVAJE

Por Enrique Oliva

Empecemos por reconocer una verdad innegable: los salvatajes bancarios son una forma cruel de proteccionismo, pues significa privilegiar a los especuladores financistas en primer término, como si tales delincuentes a nivel planetario tuvieran algún escrúpulo generoso o justiciero. Mientras, no se para de hablar hasta por los codos de eliminar el proteccionismo. Sin embargo, la Unión Europea acaba de decir que los salvatajes norteamericanos “llevan al camino del infierno”.

La alemana Deutsche Welle del 12 del actual, transcribe una opinión editorial de Wremj Nowoste (ruso) diciendo: “Los 20 grandes no poseen ningún instrumento para asegurar la implementación de las metas propuestas. Recordemos que los participantes del primer encuentro de los 20 en noviembre 2008, en Washington, se comprometieron a no dictar ninguna medida proteccionista. Pero más tardaron en llegar a sus países que hacer justamente eso: introducir medidas proteccionistas de los mercados nacionales, incluido el de Rusia. Las decisiones del G20 se pasan por alto la realidad.”

“El camino del infierno”

Todo este enredo comenzó con el primer salvataje de George W. Bush, por 700.000 mil millones de dólares, aunque los doce dígitos no cabían en las computadoras. Luego Barack Obama, una vez en la Casa Blanca acordó otro salvataje mayor con el mismo fin, por más de 800.000 mil millones, al cual no deja de hacerle agregados, obligando a Europa a seguirlo. No obstante, esa sangría monetaria no parece suficiente. Tal derroche más las nacionalizaciones, se realizan a cielo abierto. Sin pudor.

El pasado lunes 23, anunció Obama un nuevo salvataje a los bancos, adquiriéndoles “pasivos tóxicos”, es decir, prácticamente imposibles de cobrar.

Por desgracia, en el G20 los suramericanos y el resto de “países emergentes” están en minoría y la mayoría continúa buscando más alianzas. Entre tanto, el MERCOSUR no concreta la puesta en marcha de su Banco Sur, con moneda propia para comerciar en el área, desligándose en lo posible del peligroso dólar.

Otro delicado paso proteccionista de EEUU

Barack Obama ha enviado al Congreso un proyecto de ley de difícil digestión, disponiendo la obligación de utilizar solo hierro y acero nacional en las obras de infraestructura para “frenar el desempleo”. Canadá y Francia han protestado por ser fuertes exportadores de esos elementos a los EEUU, por tener precios más bajos. Al respecto, Dan Ikelson, del conservador Instituto Cato dice: “Es una idea terrible que no sentará bien a nuestros socios comerciales, y solo conseguirá que ellos respondan de igual manera, presentando demandas contra EEUU ante la OMC (Organización Mundial del Comercio) y desatará una guerra comercial”.

Tony Clemen, ministro de industrias de Canadá, afirma: “Siempre nos preocupa cuando hay presiones proteccionistas en EEUU. La Comisión Europea, por medio de un vocero advierte que “no se quedará mirando”. México, otro socio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, también se queja.

Hilary Clinton, la Secretaria de Estado de Obama, en medio del hervidero de contradicciones, sin nombrar el proyecto de ley, declaró: “EEUU no puede resolver solo los problemas más urgentes, pero el mundo tampoco puede hacerlo sin los Estados Unidos”. ¿Habrá que interpretar esas palabras como primero salvar a EEUU mediante el reconocimiento mundial de utilizar solo ellos el proteccionismo?

CRISIS 2008, MARX Y PERÓN

Vale la pena agregar algunas consideraciones más a la justa apreciación de Marx sobre las crisis del capitalismo tal como se evidenció en 1929 y en la actualidad. En mi nota del 22 de este mes de marzo, transcribía unas líneas por él escritas en 1867 en su obra El Capital. Al respecto es de recordar que Marx murió en 1883. Es decir, 46 años antes de la crisis de 1929.

Es sabido que Marx popularizó la expresión alemana “lumpen”, incorporada al diccionario de la Real Academia Española, definiéndola como “capa social más baja sin conciencia de clase”. El término lo usó contra México, al justificar la invasión y anexión a sangre y fuego de la mitad de su territorio a mediados del siglo XIX por parte de EEUU.

Es que Marx estaba convencido, e insistía vehementemente en ello, que la revolución de clases comenzaría en un país industrial avanzado, dando por probables a Inglaterra, Alemania o Estados Unidos. No creía en la capacidad revolucionaria de pueblos mayoritarios de lumpenproletarios. Por eso cuando unos socialistas le hablaron de intentarlo en Rusia, consideró la idea disparatada.

Creo necesario pensar que esta crisis actual puede llegar, como abundan las opiniones en esa dirección, a provocar el comienzo del fin del capitalismo salvaje. El desempleo y hambre genera, como lo vemos en la historia del siglo pasado, convulsiones caóticas que pueden llevar al poder a oportunistas con fuerzas políticas minoritarias pero con el dominio de las calles. Eso se dio con la revolución rusa y el nazismo germano, que sin contar ninguno de ellos con mayoría para llegar por vía eleccionaria al gobierno, tanto los bolcheviques como los nazis lo lograron.

El caso Juan Perón

Sin especulación política alguna, me atrevo a arriesgar el ridículo ante la tilinguería reinante, por recordar cómo y porqué el General Juan Perón fue plebiscitado por tercera vez presidente, hasta con votos de ex enemigos acérrimos: por ser el único político estimado con influencia real y capacidad de lograr un mínimo de orden para encaminar al país. Además, Perón poseía la autoría de las tres banderas que siguen significando toda una síntesis de política nacional expresada en seis palabras: soberanía política, independencia económica, justicia social. Desgraciadamente la muerte se lo impidió y volvimos a las desuniones. Pero sigue vivo su ejemplo, dejando la opción inevitable de que “el siglo XXI nos encontrará unidos o dominados”. ¡No queda tiempo para vacilaciones!

Interrogantes para un futuro cercano

¿A nadie se le ocurre que pueda repetirse en este siglo, o mañana o pasado, porque al punto determinante del inicio de las revoluciones no se les puede dar fecha precisa?

¿Es descabellado suponer la repetición de que, una situación caótica generada en un gran país industrializado desemboque en una crisis a nivel planetario?

¿Estamos los argentinos preparados para unirnos entre nosotros con un mínimo de políticas de estado para salir lo mejor librados posible de los males que afectarán al mundo, convenciéndonos que nuestra vía es la Patria Grande Suramericana que soñaron San Martín y Bolívar?

Esta posibilidad se hace más creíble por la carencia en estos momentos dramáticos de verdaderos estadistas a niveles internacionales, con el agravante de poseer cabezas nucleares.

La caída de un dólar sin respaldo por el exceso de emisión descontrolada, con masiva desocupación, carencia de techos familiares, saqueos de hambrientos y encima discriminaciones raciales ¿no crearían el momento sorpresa de una revolución surgida de las calles, o una alteración caótica en algún país altamente industrializado, como pensaba Marx?


OBAMA Y LAS TOCADAS DE OREJA

13 febrero 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Gentileza de Aldo Battisacco

Estoy cansado de viajar a Londres y Nueva York, para que yuppies de 30 años me digan lo que debemos hacer en Brasil, cuando ellos no saben dónde queda. Que hagan lo mismo con Obama“.

Lula Da Silva

Por Enrique Oliva

Los enormes y brutales errores de la política exterior norteamericana, muestran en sus últimos mandatarios una lamentable mediocridad política (por no decir inferioridad) sin sentido de responsabilidad ni justicia a la hora de tomar decisiones. Ninguno de ellos se exime de culpa por intervenciones militares con ventajas o por alentar y financiar otras contiendas utilizando mercenarios, pero cosechando también algunas derrotas nada decorosas. Todo movilizado por el egoísmo y la seguridad inspirada en un sentido de sociedad superior, infalible. Justifican los medios más despreciables para obtener fines también despreciables. Han sembrado odios en la seguridad de contar con la impunidad de la justicia temporal y el juicio de la historia que suponen escribirán ellos mismos. Fueron por petróleo para alimentar la fría máquina de hacer dinero. Mas la codicia, lleva a la ceguera.

Ahora desde gran altura, con aviones sin pilotos y sin pelotas en los comandos, cotidianamente se sigue sembrando muerte y destrucción. Con esas semillas, desde los escombros nutridos de sangre inocente fertilizante, la cosecha solo dará más odio, suicidas, vengadores,  “terroristas”.

Despreciar la memoria de los pueblos es un error, una deuda que perdura en las conciencias y el tiempo. Hace unos 3 años, desde un portaaviones atómico estacionado frente a las costas de California, el ex presidente George W. Bush anunció jubiloso al pueblo norteamericano que la misión de Estados Unidos en Iraq había concluido en “victoria total”. “El tirano está muerto e Iraq es libre” vociferó. ¿Y ahora qué?

El día de la asunción del nuevo presidente Barack Obama alentó esperanzas  a sus compatriotas, al gusto norteamericano: “somos y seguiremos siendo una gran potencia“. Y deliraron los aplausos en un mar de agitadas banderitas. Nadie se preguntó sobre el cómo y el  con qué. ¿Será más de lo mismo, nada entre dos platos?

Estados Unidos y sus cómplices están enfermos. El sistema hace aguas por  todos lados. De muchos rincones del globo crece la protesta con tocaduras de oreja y la presentación de facturas, incluso internas. Veamos algunos ejemplos.

Los 700.000 millones de dólares del “salvataje” dispuesto por George W. Bush para socorrer a bancos y empresas líderes, resultó una cifra tan fuera de lo habitual que no cabía en las computadoras de Wall Street. Hasta Barack Obama y su contrincante John McCain en la carrera a la presidencia, interrumpieron la campaña electoral para ir a Washington a votar el “salvataje” como senadores, que aun eran. La montaña de dinero regalada a los grandes bancos especuladores “para que dispongan de líquido, reiniciaran el crédito para así estimular la economía en bien de todos”. ¿Y cuál fue el resultado? Que los financistas no dieron créditos sin explicar dónde fueron a parar tantos dólares. ¡Y ahora se les piensa dar otro “salvataje” mayor! Todo a sabiendas que ese derroche será pagado por el pueblo norteamericano ya estafado con las hipotecas, y por los países del tercer mundo.

Una vez en funciones el primer mandatario negro de la historia yanqui, envió al Capitolio su Plan de Estímulo Económico pidiendo autorización para utilizar una cantidad de dinero superior al acordada a su predecesor: 920.000 millones de dólares. En la Cámara de Representantes (diputados), pasó rápido y sin problemas. Pero los mayoritarios republicanos en el Senado pusieron palos en la rueda. Interpretando la obstrucción, ciertos analistas independientes vieron la maniobra como una intencionada demostración de fuerza para doblarle el brazo a Obama, obligándolo a concurrir personal y patéticamente a suplicar aprobación. En realidad, la presión tuvo su efecto mediático, poniendo en evidencia que el presidente no tenía tanto mando. Al nuevo mandatario le hicieron ver que el real poder en Estados Unidos y el mundo, no está en la Casa Blanca

Este lunes 9 cuando se escribían estas líneas, se pudo ver por televisión a un Obama eufórico dando por aprobado su plan a votar mañana martes en el Senado. Repitió casi textualmente el justificativo del anterior proyecto burlado de Bush. “Fortalecer las finanzas”, “abrir créditos”, etc. etc.

A solo dos semanas de los impresionantes festejos de la asunción, Obama debió soportar las tristes escenas difundidas repetidamente por los medios, con desocupados en las calles, separados de la policía por vallas. El día coincidió con el anuncio oficial del record de parados ascendido al 7,6 %. Quizás no fue casual que las fotos más difundidas de demandantes de nuevos empleos eran hombres y mujeres negros. ¿Será un mensaje para recordarle al presidente que los más  grandes y tradicionales diarios norteamericanos tienen sus balances en rojo, con elevadas deudas, viéndose obligados a reducir gastos y rematar activos?.

En Suramérica y el Caribe también está padeciendo Obama críticas que sus allegados califican de “provocaciones” o “tocadas de oreja”. Fidel Castro, a pesar de sus primeras declaraciones esperanzadas con el nuevo presidente, ha lanzado una serie de ataques al quien repetidas veces llama “inquilino de la Casa Blanca”, como insinuando tu temporalidad, cuando él ha estado medio siglo en el poder y aun no lo suelta. Los calificativos lanzados desde Cuba, parecerían demostrar que en La Habana no se espera nada de Washington. Como menudean los opinólogos que interpretan la actitud de Castro como una operación mediática para mostrar lucidez y recuperar presencia e iniciativa política, De todas formas ha ganado en promoción, generando suspenso y especulaciones variadas, obligando a hablar de él. Y logró sus efectos, con una demorada foto de la mano de Cristina Kirchner que ha dado la vuelta al mundo acaparando pantallas y primeras planas.

La contundencia de las ideas expuestas por Hugo Chávez contra el “imperio yanqui”, ha obligado a Barack Obama a referirse a él con una frase: “Venezuela es un  problema para el desarrollo”.

Evo Morales no pierde la costumbre de ganar elecciones. Ya tiene promulgada la nueva constitución por él diseñada, destacando no haber precisado para ello la venia de Washington. Expulsó al embajador norteamericano, como a los miembros de la DEA y otros voluntarios “culturales” del mismo origen, por “intromisión en cuestiones internas”. Asimismo, impuso la obligación de visado para entrar a su país, en especial en reciprocidad por la misma medida vigente para los bolivianos en viaje a EEUU.

Y el pasado viernes 6, un cable de la agencia rusa Novosti, de Moscú, distribuido por la red Rebanadas de realidad, informaba que “Gazprom trazará un esquema para el desarrollo de la industria del gas en Bolivia“. ¿Intromisión en el “patio trasero”?.

Tanto Lula como Rafael Correas se han permitido despacharse con severas condenas al capitalismo salvaje financiero que el liberalismo busca resucitar en un vano intento de introducir algunas reformas  cosméticas para no cambiar nada. Y vale la pena repetir una frase plena de ironía del presidente del Brasil, pronunciada en el Foro Social de Belém días atrás, ante 10.000 delegados internacionales: “Estoy cansado de viajar a Londres y Nueva York, para que yuppies de 30 años me digan lo que debemos hacer en Brasil, cuando ellos no saben dónde queda. Que hagan lo mismo con Obama“.

Deben abrumar en estos días al presidente norteamericano los sabiondos consejeros y premios nobel económicos desacreditados por la impiadosa realidad, ante el caos del liberalismo. Pero Obama ha abierto el paraguas anunciando el viernes pasado que deben esperarse “decisiones difíciles”, referidas a Iraq y Afganistán. El primer tema lo considera el más urgente, y al segundo, más delicado pero a mayor plazo, según escribe Yolanda Monge desde Washington para El País de Madrid. En la nota se habla e insiste en un “ordenado” retiro de fuerzas norteamericanas en Iraq (142.000 soldados por ahora) en el término de 16 meses. La cifra no comprende a varios miles de paramilitares y contratistas que prestan servicios privados, a los cuales George Bush les quitó las inmunidades a partir del 1º de enero pasado. Lo de “ordenado” repliegue parece referirse a un mal recuerdo que fue el humillante escape de Vietnam donde los gorilas bajaban a trompadas de los últimos helicópteros a los vietnamitas que fueron colaboradores de las fuerzas de ocupación. Todo bien televisado.

Respecto a Afganistán no hay tampoco precisiones. Solo se ha adelantado un proyecto de incrementar con 30.000 soldados más a los 36.000 ya existentes en ese país devastado y con más de 2 millones de refugiados amenazantes en países vecinos. No se entiende este deseo de insistir en “tranquilizar” con el tiempo a los afganos, poseedores de una de las historias más impactantes de lucha contra infinidad de conquistadores que no pudieron instalarse seguros en sus tierras, incluyendo entre ellos a Alejandro Magno, 26 siglos atrás. El paso Kiber, frontera con Pakistán, ha sido de tránsito obligado para todos los conquistadores venidos del Este como del Oeste. Y allí siguen los afganos, en un territorio de 652.225 K2 (no hay en Europa otro más extenso) y más de 25 millones de habitantes. Pese a múltiples intentos del exterior por imponerles una religión, solo aceptaron el islamismo, que practica el 99 % de la población.

De Afganistán, los ingleses pueden darle a Obama mejores informes que los expertos del Pentágono, nombre del edificio donde estuvo el presidente el viernes 7, requiriendo “la pura verdad” sobre la situación militar en ese frente y en Iraq. Los británicos saben más por experiencia propia. Durante la guerra de 1842, tomaron Kabul y gran parte del país. Las guerrillas (terroristas los llamarían hoy) los fueron  desgastando hasta que su ejército de 14.000 cipayos y 1,700 ingleses debieron replegarse poco a poco hasta concentrarse todos en Kabul y allí encerrarse en la vieja fortaleza junto a la capital. Rodeados los invasores y asediados por el hambre, sin dar batalla decidieron las fuerzas de su Majestad salir de las murallas y emprender una retirada de 200 kilómetros para volver a la India, en lo que es actualmente la ciudad de Peshawar en Pakistán. Luego de atravesar un desierto, encararon los 57 kilómetros del estrecho sendero del paso Kiber, lleno de cuevas, precipicios y…cobras. (1) Los ataques sorpresivos de guerrilleros no dieron cuartel durante la travesía del retorno. Los asedios fueron tantos y decididos, que solo lograron regresar con vida dos soldados hindúes y el subteniente médico Vincent Eyre. Este último pudo escribir un informe militar con la historia del desastre.

ENRIQUE OLIVA

(1) El autor de esta nota conoce el trayecto de Kabul a Peshawar, por haberlo realizado en enero de 1980 por un único y angosto camino de cornisa del Kiber en un desvencijado ómnibus alquilado con otros 3 periodistas franceses.