UN “MANUAL” DE ANTIGUA ELABORACION Y MEDIOCRES ACTUALIZACIONES.

18 junio 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

Es común escuchar en el campo de la “oposición política” instalada en el parlamento nacional, o en boca del periodismo opositor afirmar : “Las reacciones y los argumentos PRO MACRI utilizados por funcionarios, medios adictos y periodistas sicarios para embarrar la cancha política o justificar decisiones gubernamentales son de «manual»” .

¡Y no están equivocados! ¡Son de manual! Pero reacciones de la clase política opositora que intenten contraponerse a esas maniobras, o ponerle al menos coto desde lo legal-institucional, no aparecen por ningún lado.

Cabe preguntarse: Las nuevas reglas de la política que muchachas/chos de la oposición se auto impusieron… ¿Les exige un “no confrontar”, un “no hacer olas”, un “no mover el avispero” un “no copar la calle” para no ser defenestrados por los “medios hegemónicos” públicamente y/o evitar que maten conciudanos -literalmente- P. Bullrich y sus fuerzas de ocupación? Los dirigentes peronistas ¿se comieron el verso “civilizador” de que hay que “actuar de manera políticamente correcta” según las reglas que impone el stablishment? ¿Es más importante llegar “ordenaditos” a octubre aunque el pueblo llegue con la dignidad humana avasallada diariamente por el piso? En una oportunidad Néstor Kirchner les dijo a los acreedores externos. “Los muertos no pagan”. ¿Porqué no traspolar el concepto y pensar por ejemplo: “Con un pueblo con moral baja por estar sin trabajo, hambreado y desnutrido y con un sistema productivo destruido será casi imposible cualquier recuperación. ¡Hagamos algo!?”. El PRO, al parlamento lo mantiene cerrado y la oposición se para en la puerta esperando que alguna vez lo abran!!! ¿Se justifica seguir soportando el daño a las instituciones de la república, al conjunto de los argentinos y a los intereses nacionales en pos de otorgar “gobernabilidad” a un grupo de delincuentes e inútiles que encima demandan un segundo mandato para continuar con sus perversiones, o piden al menos ese tiempo de tranquilidad que va hasta las próximas elecciones para finalizar sus fechorías?

El país y su pueblo entró en un cono de sombra el 11 de diciembre del 2015; el 16 de junio de 2019 y como aquel otro desgraciado 16 pero de 1955, el país se oscureció. El del “19” por un apagón padecido por gente indefensa; el del “55” por un criminal bombardeo contra gente indefensa. Del luctuoso y criminal día del “55” se sabe la cantidad de víctimas fatales; las víctimas del apagón del domingo pasado fueron 45 millones y de las fatales (que seguramente las hubo) jamás nadie se enterará. Se llegó al fondo negro del cono. El gobierno PRO se corre de cualquier responsabilidad sobre el desastre que ellos mismos están produciendo; los dirigentes opositores están “rosqueando” los lugares en las lista frente al inminente cierre de plazos. ¿Solo a los tilingos de clase media, el gobierno los maneja como estúpidos? Ningún dirigente opositor se lo pregunta.    

Es claro que a futuro la historia demandará por estos errores a todos, repito TODOS los protagonistas del presente. Pero ya será tarde; tarde hasta para querer enmendar las desgracias que viene soportando el grueso de la población en estos tiempo por el hecho consumado del macrismo en el poder. El tiempo se come la vida; las penurias y los malos tragos padecidos en un tiempo no se borran tan fácilmente con enmiendas futuras; daños sufridos en un período de nuestra vida nunca son compensados con bonanzas de tiempos futuros. Los daños siempre dejan secuelas físicas y psíquicas. Para daños padecidos alcanza y sobra con los que nos infringió e infringe  Macri.  

Macri Lagarde

Este desgraciado presente que padece el país se pudo evitar si solo se miraba a tiempo y sin soberbia los macanazos que se venían cometiendo entre el 2012 y el 2015. El peronismo le dio a la Dra. (como dice el “turco” Asís) en el 2011 el 54 % de aprobación para que siguiera haciendo peronismo. Se leyó mal políticamente aquel resultado. Se fue “limpiando” de peronistas la gestión del último gobierno para exhibir en la estantería a “técnicos y progresistas” que en la primera de cambio aparecieron “saltando el cerco” y presentándose como los “críticos de la primera hora de la autoritaria kirchnerista”. Un inmenso semáforo con su “rojo” titilante se encendió en las elecciones intermedias del 2013. La ceguera del poder les impidió verlo. En el semáforo del 2015 cancherearon y terminaron estrellando el “proyecto” de la mano de los que “abrían cartas” porque tenían la posta de lo que había adentro escrito por Scioli. El proyecto “carta-abiertista” era Randazzo quien en la primera de cambio saltó el cerco poniéndose al servicio de Macri-Vidal. Mas patético es el caso Bossio que ensucia sus pantalones cada vez que Magnetto-Macri le muestran una “carpeta”.   

Todo lo anterior forma parte de este lamentable presente.  

Nada de lo que está sucediendo en materia mediática, social, política, económica y judicial en este país puede sorprender a nadie. El consumo de politiquería (operaciones políticas basura y baratas) por gran parte de la clase media argentina es moneda corriente; algo habitual en una población que viene siendo domesticada desde hace largo tiempo para que su avidez cultural y de formación política se limite a consumir fantasías y posverdades fabricada mediáticamente. Hoy se llega al colmo de tener que presenciar la aceptación por parte del tilingaje que el “vivir” con el actual y degradado nivel de vida que padecen es un merecido castigo por los tiempos de bonanzas del que disfrutaron en el pasado inmediato.

Einstein dudaba que el universo fuera infinito, no así la estupidez humana a la cual consideraba ilimitada. Esas construcciones de “posverdades” difundidas mediáticamente y lanzadas con fluidez diariamente permitieron que por lo menos en este país Einstein tuviera razón.

Pero en términos políticos nada es nuevo. Infringir padecimiento es viejo. Es el modo y la forma de entender la política en su practica concreta; un estilo que tiene a un sector social que lo hizo propio desde hace tiempo. Todo fue posible porque siempre, repito SIEMPRE, ese sector social gozó de impunidad para hacerlo ya que su poder económico les permitió “comprar” conciencias y así blindarse para evitar cualquier accionar judicial. La justicia también se compra. Me refiero a esa oligarquía cipaya y soberbia que históricamente se movió y operó haciendo concordar sus espurios intereses sectoriales con los intereses del capitalismo financiero internacional, accionando de manera conjunta en el saqueo de la Patria y la explotación de nuestro Pueblo.

Una y otra vez dijeron y utilizaron el mismo y falaz argumento: “Llegan para poner «orden», acabar con la «corrupción y el robo» y «sanear» la economía nacional de los despilfarros populistas”; todo presentado de manera mediáticamente circense y como un “esfuerzo patriótico” de parte de ellos. La revolución del “30” contra Irigoyen; la del “55” a la que llamaron pomposamente «Libertadora» contra Perón; la del “76” calificada como “Proceso de Reorganización Nacional” nuevamente contra otro gobierno peronista; todas a través de sediciones militares (golpes de Estado alentados por los sectores privilegiados –esa oligarquía- de la sociedad).

Sin embargo en el 2015 llegaron por otra vía –la democrática- previa preparación de la opinión pública utilizando los mismos y recurrentes argumentos; en este caso el desastre populista “k”. Como en ocasiones anteriores dijeron que venían a traer el CAMBIO y llegaron de la mano de un empresario de muy dudosa moral. El personaje consiguió acceder a la presidencia estando procesado y tuvieron que sobreseerlo de urgencia para que pudiera asumir. La impunidad otorgada por los grupos económicos-mediáticos comenzó a servirle para poner en marcha un saqueo como los anteriores pero esta vez a cara descubierta.

A eso, el primer mandatario le sumó su incontinencia de autoritarismo y su marcada ignorancia sobre cómo funcionan las instituciones de la república. El nombramiento por DNU de 2 integrantes de la Corte Suprema eludiendo la responsabilidad del Congreso Nacional -bestialidad en estado puro- fue una de las burradas que le siguieron al comienzo del latrocinio iniciado el 11 de diciembre del 2015: a) devaluación de la moneda, b) quita de las retenciones a no pocos empresas extranjeras que operaban en el país, c) eliminación de impuesto a los ricos, d) justificación de la evasión impositiva quitándole ilegalidad a las empresas off shore en paraísos fiscales utilizaba hasta por el propio Macri para tener sus dudosas ganancias como empresario fuera del país liberándolas de toda carga impositiva. Transferencia de riqueza para su mayor concentración en pocas manos. Cuadro pintado con brocha gorda por el “mejor equipo de los últimos 50 años”, vendido mediáticamente como una obra “transparente”.

Todos los caso que se dieron a lo largo del tiempo, señalados mas arriba, fueron y son fenómenos políticamente reaccionarios , similares entre si, con aplicación de iguales “recetas” de ajuste para el conjunto del pueblo y “libertad absoluta” para espurios negociados con el Estado y/o con las multinacionales y la banca internacional, por parte del empresariado amigo y cómplices; operaciones que siempre terminaron afectando la dignidad y los intereses de trabajadores en general; rifando la riqueza nacional.

¿Cuales fueron las consecuencia posteriores de estos 4 engendros políticos señalados 2 o 3 párrafos más arriba? Al golpe del “30” le siguió la Primera Década Infame; al golpe del “55”, el “Plan Prebisch (o retorno al coloniaje dijera Jauretche); al criminal golpe del “76”, el comienzo de los grandes endeudamientos externos y el vaciamiento del país conseguido a sangre y fuego con la última dictadura militar como protagonista central pero en aquella ocasión usada como mano de obra para trabajos sucios y criminales mientras la misma oligarquía de siempre hacia sus grandes negociados. Con Macri volvieron los eternos delincuentes de guante blanco que operaron con aquella dictadura; los mismos que luego con Menem vendieron las joyas de la abuela y a quienes hoy ya ni siquiera les importa que sus guantes se muestren muy sucios en solo 3 años de salvaje y bárbara gestión Macrista.

He mencionado los más claros ejemplos históricos que dan cuenta de la similitud en un “modus operandi”.

Pero existe un agravante más; la “cosa Macrista” apareció mostrando la peor cara de esa parte de la sociedad conformada por esa oligarquía mediocre disfrazada de “patricios” a quienes esta vez se le sumó el tilingaje de clase media y media baja con aspiraciones burguesas. Desde ese 11 de diciembre del 2015 el Estado Nacional adquirió por primera vez en su historia el síndrome de los dictacráticos (dictadura de los “calificados” –el mejor equipo de los últimos 50 años- con disfraz “democráticos”), decidiendo en lo económico-político-mediático y judicial a su antojo. Implantaron de prepo una desastrosa gestión gubernamental que hasta les permitió animarse a justificar públicamente sus torpes y no por eso menos perversos errores con un simple “estamos aprendiendo sobre la marcha”.

Ahora queda claro (lamentablemente no para toda la población) que solo se trató de un club de empresarios y operadores financieros, todos ellos simples truhanes encabezado por el propio presidente Mauricio Macri. Estos personajes hicieron primar esa “viveza criolla” que nunca los abandona para llevar adelante la mayor depredación económica e institucional que el Estado argentino haya conocido y padecido a lo largo de toda su historia.

El daño ya fue hecho. El desastre es total en los términos que se quieran analizar y en los ámbitos que uno se decida auscultar. Ni siquiera la retirada quedó sin contemplar. De ahí el orden de la secuencia: mediática, social, política, económica y judicial. Los periodistas sicarios ya comenzaron a sacar el paragua antes que llueva victimizándose para asegurarse fuentes de trabajos sucios posteriores si es que el “populismo” regresa. ADEPA (Clarín y La Nación) iniciaron sus operaciones. Ahora se le sumó el FOPEA de Santoro-Sclauzero.

Lo grave está que la oposición política, hoy se presentan como un núcleo de incapaces inhabilitados para anticipar; menos prever y/o contrarrestar futuras maniobras, hechos concretos que a diario vienen hiriendo de muerte no solo a la población sino al Estado mismo en los cuerpos de todas sus instituciones republicanas y en sus soportes económicos-financieros. Hoy el pueblo argentino quedó a merced de las locuras de este engendro político llamado CAMBIEMOS. No es difícil inferir que lo seguirán haciendo hasta el 10 de diciembre de este año si es que ese día tienen que dejar el poder formal por decisión electoral. El poder real (el económico) estuvo y hoy está reasegurado a futuro; como lo estuvo siempre; y seguirá operando desde las sombras.

Seguramente son de “manual”. Pero hay que aclarar de que tipo de manual. Repito, el “modus operandi” no es original. El imperio norteamericano lo usa habitualmente en sus operaciones locales e internacionales. Copiarlo no demanda mucho trabajo. El stableshment siempre se caracterizó por ser “copiador”; la vanguardia lúcida de izquierda vernácula con su euro centrismo a cuesta nunca dejó de acompañarlo:

  • Operación mediática de preparación de la opinión pública con imputaciones sostenidas con falsos relatos para que el consumidor  aborrezca situaciones, actos, individuos o gobiernos hasta transformarlos a estos en enemigos públicos, con posterior enjuiciamiento y sentencia mediática de todos aquellos a los que hicieron víctimas por no acordar con las empresas periodísticas negocios beneficiosos para los intereses empresarios. .
  • El enjuiciamiento público-mediático tiene su correlato en operaciones judiciales llevadas adelante por el núcleo más corrupto del poder judicial encarnado en fiscales, jueces, jueces de cámara y hasta la propia Corte Suprema sobre quien se desarrolla la necesaria presión mediática por “operar” ambos de manera concomitante, buscando lograr la “vista gorda” de sus integrantes sobre estas espurias maniobras.
  • Persecución político-ideológica llevada adelante por el Ejecutivo (con escuchas y seguimiento interno por parte de los servicios de inteligencia) luego manipuladas mediáticamente para mayor impacto en la opinión publica contra todo legislador, juez, empresario, o ciudadano que no se avenga a prestarse para sus sucios juegos (ni el Papa se salva).
  • La pata política para la supuesta defensa del “republicanismo” en la denodada lucha contra la “corrupción política” (nunca empresaria) que llevan adelante los medios defensores de la “cacareada libertad de prensa” (que en realidad se trata de “libertad de empresa” para sus sucios negocios) la integran corruptos legisladores del parlamento nacional a quienes utilizan mediáticamente para sostener esas falsas denuncias señaladas más arriba y todo atropello legal que habilite cualquier tipo de operación política destructora de adversarios.
  • Todo lo anterior funciona como material distractivo (cortinas de humo) para que los más grandes y espurios negocios pasen total y absolutamente desapercibidos mientras se los ejecutan.  

El consumidor de toda esta basura político-mediática es solo una víctima confiada y engañada en su buena fe. Bien vale la pena recordar aquella historia que contó Jauretche en uno de sus trabajos, recordada por su nombre: “El chico de la bicicleta” (1) de donde podemos rescatar que la cuestión de la manipulación mediática tiene vieja data.

Nota:

(1) “El doctor Manuel Ortiz Pereyra, uno de los fundado­res de F.O.R.J.A., fallecido hace ya muchos años, dejó un pequeño libro, editado en 1926 ó 1927, que se titulaba «El S.O.S. de mi pueblo». Era hombre con mucho «estaño», do­tado de una notable inteligencia que le había permitido su­perar la solemnidad y el empaque, entonces anexos al tí­tulo universitario; había sido la suya una vida múltiple y agitada en la que había tocado los más variados niveles de la fortuna y de las actividades ciudadanas; además, Dios lo había dotado también de gracia.                      
Sobre esto de la información traía un capítulo titula­do “El chico de la bicicleta”. 
Comentaba allí la apariencia técnica con que los dia­rios presentan una página llena de cuadritos con letras y números diminutos, donde se habla de cotizaciones de la producción en mercados de los que el chacarero nunca oyó hablar y en medidas y precios de los que no tiene la menor idea. El chacarero, decía, se hace una imagen borrosa dón­de se embarullan Winnipeg, Ontario, Yokohama, Rotter­dam, con dólares, libras, yens, rupias, florines, tonela­das y bushells, todas palabras misteriosas para él. No en­tiende, pero está muy agradecido a los grandes diarios que se preocupan por ilustrarlo para la defensa del precio de la cosecha,  y supone que estos sostienen grandes oficinas llenas de peritos de toda clase, que le proporcionan la infor­mación.

No hay nada de eso, decía Ortiz Pereyra. Lo único que hay es un chico con una biciclet que va a buscar la página a lo de Bunge y Born o a lo de Dreyfus; es decir que la aparente información para el vendedor la proporciona el comprador. ¡Y hace tanto tiempo que vamos al almacén con el “Manual del Comprador” escrito por el almacenero! El último que se ha “avivado” es Raúl Prebisch.”

Anuncios

LOS DELITOS MUTAN DE VALOR SIGNIFICANTE SEGÚN SEA EL COLOR DE PIEL DEL PROTAGONISTA.

25 enero 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia y Política

pedro-del-arrabal-3Por Pedro del Arrabal (Especial para EL EMILIO)

Así como el “medio pelo” dejó de ser aquel simple calificativo utilizado  por Jauretche cuando tenía que identificar a ciertos personajes que aun hoy deambulan como bola sin manija entre nosotros buscando “parecer” lo que no son y se ha transformado en un fenómeno cultural real  instalado como categoría social con toda su mediocridad a cuesta, hoy ese medio pelo, al que hay que sumarle  otra condición – la de “tilingo”-,  no pierde oportunidad para hablar de los “negros de mierda”, “negros villeros”, “negros chorros”, que, según lo aprendido,  son señalados por él como los delincuentes. Entonces el siguiente diálogo ya es cosa habitual en cualquier reunión de bar, o plaza, o cerca de alguna “mesa de dinero” (cueva)  o banco (que son los que operan por “izquierda” con dólares ajenos en dichas “cuevas”) donde nunca falta un tilingo.

JAURETCHE

Si les preguntas: ¿Por qué casualmente ellos son los “chorros” para vos?  

La respuesta sale naturalmente: “Porque son negros por afuera y de alma”.

Yo le confirmo su tesis: ¡Claro!  No son como la “Chiqui” Legrand (que la asustan y desconfía de los morochitos que ve en la calle) o la “Su” Gimenez (que ingresa al país vehículos importados para discapacitados  y así no pagar impuesto, como si ella lo fuera)  que son rubias por afuera y por dentro¿? (y que justifican la delincuencia de “guante blanco” con argumentos hipócritamente estúpidos porque esos delincuentes son “la paquetería total”). Me imagino que incluís al “blanquito ojos claros” del Mauri Presidente, ídolo total de la “Su” (con u$s en paraísos fiscales y en tiempos no muy lejanos  contrabandistas de vehículos vía Uruguay con su empresa SEVEL).

¡Logicamente!!! Es su respuesta.

¡Y si! Al tilingo poco le importa que todos sus admirados personajes sean brutos e incultos en materia de comprensión sobre el estar y el ser americano porque él también lo es. Le basta con que sean “claritos por afuera” -aunque cabezas huecas- pero “vivos” a la hora de hacer negocios. ¡La piolada argentina, que joder!!!

Viene a cuento lo anterior por ser algo así como que las pieles de “colores” claros tirando a “blanco” que poseen  ciertos cipayos mal educado que conforman una parte importante  no solo  de la dirigencia político-empresarial sino también  muchos “tilingos y medio pelo” de clase media que pretenden poseerlo,  trajeran en su piel una especie de “desengrasante” tipo “Prat… Bullr…” (perdón),  tipo M.M. (¡“Mister Músculo”! ¿Qué pensaron? ¿En…? ¡Ese… ni ahí!!!) marca “Impunidad” incorporado; y por lo visto es un producto que “limpia” (judicialmente) y “blanquea” añejas evasiones fiscales de todo tipo y color (vía modificación de normas) sin que la justicia ni lo considere inconstitucional ni una acción delictiva. Es más…  hasta tiene un término que ellos mismos instalaron en el lenguaje social, más fino,  con más categoría para el caso de sucumbir a la tentación de cometerlo (algo que les ocurre muy a menudo); término que lo saca de  la categoría de delito para pasarlo a un simple y auto perdonable  “ilícito”. (simil alcohólico pobre=“borracho”; alcohólico  rico=“beodo”)

Este fenómeno  tiene que ver con la parte perversa de aquella colonización cultural que instaló la desvalorización de las tonalidades  naturales de la piel de los nativo de esta parte del mundo ya que supuestamente ese color de tez venía con el sello impreso de “bárbaros” e “incivilizados”, sin siquiera tomar en cuenta que los acompañantes de aquellos conquistadores no eran casualmente lo “mejorcito” de Europa sino más bien ex presidiarios;  con el agravante que los verdaderos  bárbaros e incivilizados fueron casualmente esos conquistadores que desconocían las lenguas nativas reinantes en este continente según el uso del calificativo que los antiguos griegos le daban al término “bárbaro” (el que no sabía su lengua).

Pero la confusión –por ignorancia- se torna exasperante cuando se pierde de vista que a pesar de todo lo malo que cada conquista trae consigo, a esta parte de América le tocó en suerte ser conquistada y colonizada por lo que fue la cuna de la cultura  europea –la greco latina- que construyó conocimiento ¡Y vaya como! a partir de los aportes extraídos de esas antiguas sabidurías y conocimientos  que poseían los pueblos del cercano oriente árabe-judeos   y no por los descendientes de los bárbaros nórdicos anglo-germánicos,  violentos por naturaleza y que colonizaron el norte de nuestro continente (los resultados están a la vista si miramos los valores culturales estadounidenses). Quizá Patricia Bullrich con su debilidad por parecerse a “Rambo” (cuando “dobla el codo” más de la cuenta) sea el mejor ejemplo vernáculo en este último caso.

Lamentablemente y por obra y gracia de don Bartolo Mitre, hoy esos tilingos ignorantes paradojicamente  no solo no quieren ser sino tampoco parecerse a algo que sea latinoamericano. Hasta puedo agregar que además sienten desprecio por los “gallegos brutos”, y los “tanos come spaguetti” y solo pretenden parecerse a los franceses, o a los alemanes, o ser un agraciados  súbditos cipayos de la corona británica. ¡Si! Son los que comen “sanguches” de mortadela y cagan “sushi”.

¡Si! Es ese  tilingo que no entiende una reverenda mierda sobre el estilo de vida de estos últimos pero eso poco le importa porque la cuestión es parecerse en los más que se pueda a ellos para ser aceptados socialmente. ¿Maestro en estas estupideces? ¡Lanata, Jorge!

A todas luces, y para aquellos que desconocen la historia, estoy hablando de un “mal” cultural instalado por Mitre hace 153 años, quien nunca dejó de manejar los contenidos que a través de la educación se impartían en los sacrosantos establecimientos educativos aportados por su amigo Sarmiento al sistema liberal que enarbolaban ambos y cuyas banderas pretendieron instalar como las banderas de la patria misma.

Para entender esto solo basta con conocer el pensamiento de Mitre siendo ya presidente, cuando desde Lima -Perú- en 1864 se le cursó una invitación para integrar al país a la Unión Americana que allí se estaba gestando (anhelo de San Martín y Bolivar que Felipe Varela intentaba mantener alto). Mitre, a través de su canciller Rufino de Elizalde les respondió: “La República Argentina está identificada con la Europa (en realidad al servicio de los intereses británicos) hasta en lo más que es posible.”

Planteado en estos términos, la cuestión cultural del medio pelaje argentino no pasa por ser sino por parecer. Una de las tantas estupideces que encarnó profundamente en ciertos especímenes pero que a la hora de argumentar se degradan hasta la condición de tilingo por los disparates que utilizan. Lamentablemente en nuestro país “prendió” con total naturalidad y sin mucho esfuerzo por parte del sistema.

Lo triste y lamentable es ver y comprobar cómo soportan estoicamente gracias a su nivel de imbecilidad, cualquier basureo de los poderosos convencidos que esa conducta masoquista es el costo que se debe pagar  para parecerse a “ellos”.

Alguien dijo por ahí que no es conveniente discutir con un imbécil porque no solo te rebajas de categoría sino también porque corres el riesgo que te convenza con su bla, bla, bla.:

.-“¡Y sí!!! ¡Había que acabar con los negros chorros, el robo y la corrupción kirchnerista; había que  sincerar la economía¿?!!! Es lógico que aumenten las tarifas y eliminen la burocracia!!! La “cosa” así no podía seguir!!!

.-Pero la “cosa” te permitía vivir más o menos bien;, ahora te están cagando y en cualquier momento te quedas sin laburo y endeudado hasta las pelotas  con los “nuevos” créditos en que te metistes para tener casa nueva y auto!!!

.-¿A mi? ¡No viejo!!! Los que se van a cagar son los negros de mierda que antes vivían de arriba! ¡Yo trabajo viejo, a mí eso no me va a pasar nada!!!

.- Pero… Vos, ¿No sos parte de esa burocracia estatal? ¿Te aumentaron el sueldo?

.– ¡No! Pero todos debemos poner algo, debemos colaborar para sacar el país adelante!!!

.- Pero los que te dicen eso, todos ellos, tienen la guita fuera del país!!!

.-¿De donde sacas eso? Yo no lo leí en ningún diario, ni lo no vi en la tele ni lo escuche en la radio!!!

.- ¿Qué diario lees?

.- Clarin

.- ¿Qué canales ves?

.- TN, canal 13, Del Moro, Fantino, Majul…

.- Y que radio escuchas

.-Mitre informa primero. Pero perdona che!!! Ahora la justicia funciona y los corruptos kirchneristas  van cayendo 1×1 en cana…  Los negros chorros tiemblan!!! Esa seguridad es la demanda nuestra sociedad!!!

.-Claro!! La seguridad que te da un presidente a quien se le hunde un submarino con 44 tripulantes argentinos y él no se priva de vacaciones. La seguridad laboral que te da  un ministro de trabajo que toma empleados en  “negro; o una oficina “anticorrupción” que no encuentra corruptos en estas gestión por ningún lado, y si ve alguno le “sugiere” que no sea tan gil, que no ponga el gancho en los “chanchullos” que para eso están los perejiles de rangos inferiores; o la seguridad ambiental que te da un burro como el rabino Bermang que cree que los incendios forestales e inundaciones se los combate con “transferencia de su responsabilidad” a otros, mientras él se rasca los huevos y/o se entretiene disfrazándose de planta.  La seguridad que te da un presidente que decreta un “blanqueo” para evasores fiscales  entre los cuales están sus familiares; o le condona la deuda multimillonaria que su padre tiene con el Estado; o achica la burocracia del estado eliminando la “grasa militante” para comprar una palmera a 240 lucas a una empresa inexistente cuando en el mercado cuestan 14 lucas,  y renueva los carritos de Golf para la quinta de Olivos porque son cosas “imprescindibles” y de suma necesidad y urgencia; o la confianza que te puede generar  un ministro de energía que como “ex” CEO de la petrolera multinacional más importante del mundo te fije el precio de las tarifas y los combustibles como si a las reglas del mercado no las impusieran las mismas multinacionales ; o que el secretario de comercio, siendo dueño de una cadena de supermercados te garantice “ecuanimidad” a la hora de fijar los precios; o la seguridad que te da un ministro de economía que “administra”  los recursos del país pero…  por las dudas y la poca fe que se tiene a sí mismo como administrador, “pone” el 80% de su patrimonio fuera del país y en paraísos fiscales; o la misma seguridad que te garantiza el presidente de la Sociedad Rural –hoy ministro macrista- denunciado por su propia familia por estafa. ¡Todo ellos “blanquitos”!!!

.-¡ Para, para, para un poquito! Todo eso que decis son armados de los “camporistas k” para salvarse de ir en cana!!! Negros de mierda!!! Nada de lo que dijiste está demostrado ante la Justicia. A esos negros mentiroso habría que hacerlos mierda, echarlos del país como dijo alguna vez nuestro presidente!!!

.-¿Qué justicia? ¿La de Bonadio; ese que reabre causas como la de AMIA de la que en su momento fue separado casualmente por encubrir y hacer desaparecer pruebas? ¿El Bonadio que enjuicia a funcionarios del gobierno anterior por el tema “dólar a futuro” sobre la presunción de negociado para beneficio propio de funcionarios de la anterior gestión  mientras que por otro lado autoriza al banco a pagar esos dólares a actuales funcionarios y empresarios macrista quienes en realidad fueron los principales compradores y terminan siendo los verdaderos beneficiados?

.-¡Otra mentira “k”!!! Clarín ya lo había anticipado “Los K van por la justicia y por Bonadio? ¡Suerte que todo se salvó a tiempo!!!    

¡Y Si!!! Solo así se entiende que aquellos tilingos porteños que se sentían inseguro en el gobierno anterior hoy sean silenciosas víctimas de la inseguridad reinante tanto en la C.A.B.A. de Rodriguez Larreta que fusionó lo peor de la “bonaerense” –hoy en la “Metropolitana”- con lo peor de la Federal y que actúan en conjunto con las bandas delictivas  haciendo de Bs.As. la ciudad más insegura de la región, destino similar que padecen los vecinos del gran Bs.As. de la Vidal quienes  viven al día porque no saben si mañana seguirán vivos, mientras “Heidi”  lo hace en un Bunker militar “por las dudas”. Para colmo sus admirados “comunicadores” de Clarín, TN. Canal 13 y Radio Mitre nada hablan de sus padecimientos preocupados por inventar enemigos internos, sentenciar mediáticamente corruptos anteriores,  señalar sindicalistas para amedrentar trabajadores  y operar sobre  jueces que no comparten ni  convalidan sus sentencias.

Es más, los “tilingos” reproducen los relatos fabricados mediáticamente con  estupideces mientras continúan despotricando contra negros villeros y chorros que los “chorean” a diarios. Y todos los días se “comen” el “ilícito” con formato de gran saqueo nacional de banqueros y empresarios que también, a diario,  les encarecen la vida ya que cada medida que toma el gobierno no deja de ser otra ventaja otorgada por el “blanquito y de ojos claros” a familiares y amigos empresarios cuya codicia es interminable.

¡Si! Hablo del empresario al que hicieron presidente y terminó siendo el presidente más corrupto que haya conocido la historia nacional; con “el equipo de lujo” más corrupto que se recuerde.

Pero el medio pelaje tilingo lo banca… También bancan y se “comen” todas las estupideces argumentales justificatorias que el cara de piedra, jefe de gabinete,  Marcos Peña Braun brinda para que todas y cada una de las perversiones cometidas a diarios –tanto en dichos como en hechos- por  miembros de su gabinete sean cosas “naturales” que forman parte del CAMBIO que nos “regalan” y no hechos de vergonzosa y descarada corrupción.

.-¡”Antes que tener a los negros choripaneros de los gobiernos populistas, los prefiero a estos que son más “claros y honestos”!!!

.- ¿Te miraste al espejo?

.- ¿Por qué preguntas eso?

.-¡Digo!!! No te veo aspecto “anglo-sajón”!!!

.- ¡Pero yo no soy esos negros que querían parecerse a nosotros. No queremos parecernos a ellos; somos diferentes!!!

.- ¿En qué?

.-¡Eh…!!! ¡No sé… Pero somos diferentes!!!

 

 

 

 


CADA VEZ ESTÁ MÁS CLARO…

13 marzo 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO. de nuestra redacción

PEDRO-DEL-ARRABAL-3Por Pedro del Arrabal

Para este texto voy a ir al rescate de fragmentos de otros artículos escritos en esta revista hace ya un largo tiempo y que ustedes podrán encontrar y leer en su totalidad cada uno de ellos acudiendo a nuestro facebook en el ítem “Notas”. La intensión de estas reflexiones solo apunta a tratar de poner a consideración de ustedes Sres lectores lo que nos faltaba para corroborar el diagnóstico que veníamos haciendo (más exactamente desde hace 10 años). Ahora ya sabemos quienes son los “cojos” y hacia donde van. ¿Por qué? Porque se lanzaron a caminar.

Valga la siguiente aclaración. Siempre los que juegan de “pulcros opinadores” nos exigen “altura y civilización” a la hora de expresar nuestras opiniones, mientras nos tenemos que aguantar el basureo y el mierdeo de ellos que sí tienen auto permiso para hacerlo. También nos incitan a la autocensura con el verso de que “no te tenes que poner a la altura de ellos”. Eso es lo que voy hacer. No me voy a poner ni más arriba ni más abajo sino a la misma altura de los destinatarios que aparecerán en el texto. Que espeten lo que quieran y digan lo que se les antoje sobre este escrito y su autor. Los huevos están al plato.

Con declaraciones y opiniones que posteo tras posteo van apareciendo en facebook uno se puede ir haciendo una composición de lugar. A través de opiniones y conceptos twiteados y fallidos en reportajes radiales y televisivos de funcionarios oficiales, candidatos + opinólogos ultra oficialista, los “chochamus” que se colgaron de la baranda izquierda del camión político que hoy conduce la compañera PERONISTA Cristina Fernández empezaron a mostrar más que la “hilacha”, otra intentona por querer crear ese algo político tan gorilamente soñado capaz de borrar de la faz nacional y continental el “hecho maldito” llamado PERONISMO. La intentona de hoy tiene nuevo nombre: “Kirchnerismo”.

Desde una creatividad muy limitada producto del bloqueo neuronal que les produjo el permanente tratamiento pedagógico colonial recibido -y con gusto-(a los de izquierda como a los de derecha; por eso se complementan con tanta facilidad a la hora de operar de manera reaccionaria), difícilmente pueda salir alguna propuesta original.

Veamos y conozcamos cómo y cuándo nace esta intencionalidad “transformadora” de hoy y los antecedentes en la materia, en algunos casos en palabras de los propios “proyectos de autores intelectuales”(digo “proyecto” porque se quedaron en eso nomas, productos inconclusos):

Feinmann J. P.

A)«Tengo que volverme “creíble” para que la derecha me escuche. Esto lo logro de dos modos: o por prestigio o por exhibir mi independencia de criterio.» (Feinmann J.P. ¡Hermoso fallido! Amen del afán de dar examen para ser aceptado por el stablishmen, a confesión de parte relevo de pruebas en cuanto a lo de complementación.)(1)

mocca

B)“También nuestra democracia, como la Roma evocada por Maquiavelo (haciendo referencia a los dichos de este en “ Discursos sobre la primera década de Tito Livio”)creció en el conflicto.”; “Esa apelación a la «responsabilidad» en la contemplación del conflicto sociopolítico provino de voces que venían de la izquierda”(¿?)) rescatando a Carlos Ominami; “…espacios intelectuales como Carta Abierta y de destacadas personalidades del mundo de la cultura popular…han agregado entusiasmo militante y prestigio político a la causa kirchnerista.” (Mocca en sus columnas de Pág/12. años 2013/14)(2)  ¡Claro! ¿Que cultura y prestigio podrían aportar los negros peronistas si nacieron en los cardonales -diría Carlos Vives-. Solo los iluminados de izquierda nos enseñan y enseñarán cómo se deben hacer las revoluciones políticamente correctas.

forster 1

C)“El 17 de Octubre fue un hecho casual y fortuito(¿?) porque las masas ya estaban con conciencia de clase gracias al trabajo previo que los viejos partidos de izquierda habían realizado.” (Forster en una charla en Catamarca ) “–La propia tradición de la izquierda y del marxismo conoce debates extraordinarios en torno de la cuestión nacional (¿?). A comienzos del siglo XX hubo un gran debate alrededor de un libro de Otto Bauer, que fue uno de los grandes socialdemócratas austríacos, que se llama justamente “La socialdemocracia y la cuestión nacional”, donde frente a la complejidad del imperio austrohúngaro con doce naciones, Bauer trataba de pensar esa especificidad.” (Forster en un reportaje en Pag./12) (3)

De los dichos de Forster sobre el 17 de 0ctubre se desprenden simples preguntas. Si el trabajo de las izquierdas fue tan bueno ¿Por qué entonces la reacción popular de aquel 17 de Octubre no se produjo antes? ¿Hubiese existido aquella patriada sin Perón? Los partidos de izquierda preexistentes y sus dirigentes ¿no se la pasaron traicionando los principios clasista de los trabajadores que decían representar poniéndose al lado de la oligarquía porque La Nación le abría sus paginas y el Club del Progreso sus puertas, y porque nuestros obreros no se parecían los obreros europeos (Jauretche)? ¿De que lado estuvieron los dirigentes del PC en el “45”, del lado obrero o al lado del Imperio de la mano de la Unión Democrática? (algo que también eludió señalar aquella noche de charla catamarqueña tanto como se cuidó de mencionar -mientras yo estuve presente en la misma porque en la mitad me retire con nauseas por lo que estaba escuchando- a Galasso, Abelardo Ramos, Jauretche etc, etc.). En cuanto a los “debates extraordinarios que se dieron en la izquierda”(¿?) sobre la cuestión Nacional basados en los análisis de don Otto partiendo de la complejidad del imperio austrohúngaro directamente excede cualquier comentario racionalmente popular.

Por formación y en términos ideológicos resulta imposible que estos “proyectos de intelectuales” alguna vez reconozcan que la última creación político-filosófica universal surgió del genio de Juan Domingo Perón: Las Tercera Posición=Socialismo Nacional=Justicialismo con dirección hacia el Continentalismo y como meta final la Universalización (que no es lo mismo que globalización). ¡Claro! Viniendo de Perón que era un simple “reformista niponazifalangefascista” ¡¿Que valor podía tener tamaña propuesta?!.

Corroborémoslo con Feinmann: Con ese estilo “Yo me amo” que lo caracteriza y que no lo abandona ni cuando se lava los dientes mirándose al espejo, arranca en una entrevista en La Nación con un: «Si usted me pregunta qué soy yo, cuando me definen como un intelectual K, yo digo: “Sí, sí, cómo no, Kant, Kierkegaard, Kafka”. No me insulten, no me tomen el pelo: ¿cómo voy a ser kirchnerista? Yo me formé con Hegel, Marx, Sartre, Adorno, Foucault… ¿y ahora soy un intelectual K?». Y uno se los imagina a Kant, Kierkegaard, a Kafka revolcándose en sus tumbas al enterarse metafísicamente quién es ese que se llena la boca con sus nombres; me los imagino a Hegel, Marx, Sartre, Adorno, Foucault haciendo cola para suicidarse y morirse de nuevo, o buscando dos ladrillos para aplaudirse las de abajo a la vez que gritan a coro ¡¿“Tan mal se entienden nuestras sesudas elucubraciones cuando estas cruzan el Atlántico”?! diría Jorge Abelardo Ramos.

ANTECEDENTES

Buscar superar al peronismo no es nuevo. El Frondi-frigerismo en 1958 fue el primer intento. Con Alfonsín lo intentaron nuevamente recién recuperadita la democracia. Hasta un rebuscado nombre con sonido cautivador le pusieron: «Tercer Movimiento Histórico». Terminó siendo otro fracaso y no solo por exclusiva responsabilidad de Alfonso. Los mismos muchachos -hoy ultra kirchneristas-, apuntalados en aquel entonces por los auto considerados periodistas “Progres” –Lanata al frente de Pag/12 por ejemplo- encaramados en los medios; con Aliverti y Enrique Vázquez incluídos (este último gozando hoy de espacio en la TV pública, lugar que le niega entrada a los peronista), con un Vázquez destilando odio desde radio Belgrano contra lo que él llamaba “el lumpenaje peronista” donde el izquierdista Aliverti lo apoyaba con sus lecturas “Psaicobolche” –dijera Capusotto- de la realidad nacional que ellos veían amenazada por la burocracia sindical peronista; todos colgados de los pantalones del “Coti” Nosiglia eran “Ultra Cordi” (y Feinmann J.P. junto a Tomás Eloy Martínez por tirar dos ejemplares de “hinchas” azuzando desde sus escritos). Con el “Tercer Movimiento…” se regodeaban e imaginaban la desaparición definitiva del peronismo. La pueblada de semana santa contra los milicos “cara pintadas” y en defensa de la democracia los envalentonó. El compañero Ubaldini (¿Otro burócrata y hasta llorón?) junto a los trabajadores les fue mostrando que el pueblo seguía siendo peronista-antioligárquico y fiel a sus postulados porque el verdadero peronismo es el único que nunca lo defraudó. Hasta la intentona de la “Tablada” –una por demás perversa jugada del “Cotí” según filtraron allegados al mandamás de aquella “Coordinadora”, hoy ladero de Luis Barrionuevo en operaciones políticas- fue usada con fines políticos “non santos” y terminó transformándose en un flaco favor al gobierno de Alfonso; todo a espalda del pueblo y dando lugar a lo consolidación de los propósitos “derechosos” que usaban a Rico y Seideldin en sus operatorias.

En su buena fe, inocencia y esperanza (porque el nuestro es un pueblo bueno y noble) se recostó el traidor Menen para arrastra por el fango el ideario popular de Justicia Social y consolidar los intereses de la derecha y los grandes grupos económicos. De esto se cuelgan los reaccionarios de izquierda en su intensión por degradarnos como peronistas. Ni Menem ni Duhalde fueron ni son peronistas; Fueron por derecha “Menemistas” y “Duhaldistas” como hoy por izquierda otros pretenden ser “Kirchneristas”. Se es Peronista o no se es. Con hechos esto se demuestra y uno lo puede comprobar, no a través de masturbaciones ideológicas teóricas. Julio Bárbaro y Jorge Asís podrán decir las imbecilidades que le plazcan pero jamás se animarán a decir que estos Peronista (Néstor y Cristina) en realidad les cagaron los negocios.

CÓMO SE CONSTRUYE POLITICA PERONISTA

En el 2003 la historia le dio a nuestro país otra nueva oportunidad de la mano del Peronismo: puso al compañero Néstor Kirchner como presidente. Pero existe un detalle para nada menor, los que acompañaron aquella anterior y nefasta experiencia Cavallista- Frepasista (continuación del menemato) por izquierda, de golpe renacieron otra vez más como protagonistas en la política nacional cual eternos Fénix de la intelectualidad colonizada vernácula. En el 2001 el pueblo pedía que se fueran todos; ellos, como es habitual en los que juegan desde una “segunda línea”, ni se dieron por aludidos. Es de imaginar que para Néstor –como buen peronistas que era- en el 2003 y con el bajo porcentaje con que había llegado a la presidencia, sabía que para poder hacer un buen adobe, al barro también le hacía falta agregarle “ramas” y bosta, y no solo le agregó con la mano derecha (Lavagna por ejemplo) sino con la izquierda también (entre los cuales están los aporte de la “Fede” vueltos de golpe Peronistas: Filmus por caso).

Volvamos a uno de los ideólogos que ofrecieron producción intelectual de la peor estofa para la construcción del imaginario Kirchnerista: José Pablo Feinmann. El propio “Flaco” –Néstor Kirchner-, de quien mitómanamente se inventó como su “consultor”, lo deschavó en un mail donde le canta la justa:

«Hay veces que me decepcionás y otras que no. Los dos tenemos una historia anterior. Cada uno de nosotros sabe cuál es. (la del “Flaco” se la conoce, pero la Feinmann ¿También?) No sé si pensar que tus declaraciones son el producto de una noche de insomnio o es esa tendencia de algunos que se dibujan intelectuales y se creen superiores, diferentes a los demás y hasta más inteligentes que el común de los mortales. Pero, y disculpame que recurra a una frase peronista, “la única verdad es la realidad.” Ser intelectual no significa mostrarse diferente, tal como ser valiente no implica mirar a los demás desde la cima de la montaña. … tenés miedo. Miedo de que te confundan, porque creés que la individualidad te va a preservar. José Pablo, yo no soy Mandrake el Mago. Soy apenas un ser humano que asumió la presidencia de la Nación con el menor porcentaje de votos de la historia argentina, 22 por ciento, y en el momento más difícil de nuestra historia reciente. Néstor Kirchner

Entre el texto de aquel mail enviado por Néstor y su ego que le gritaba “vos tenés que quedarte con la última palabra”, una vez más triunfó su ego:

«No bien ví ese material tomé una decisión definitiva: jamás voy a aceptar otra vez una nota en un semanario argentino (como si los semanarios extranjeros estuvieran haciendo cola para entrevistarlo). Tampoco en radio. Ni televisión. Nada. Nada –al menos– de notas políticas. Ellos, siempre, presentan el material de un modo en que te hacen decir lo que ellos quieren. (¡Que descubrimiento por Dios!!! Nota: Además esto no fue así. Continuo aceptando notas.)»

Hablando de ego:

Si vos me preguntas qué soy a esta altura de mi vida: soy feinmanneano” sostiene el ¿filósofo? en la entrevista de marras

¡Mierda…! ¡Qué modestia!!! ¿Y que carajo será ser feinmanneano? ¡Gran trabajo para la intelectualidad eurocentrista, si es que alguna vez en la Europa soñada por Feinmann apareciera alguien “loquito” que decidiera perder el tiempo analizando las pelotudeces dichas por un mediocre espécimen sudaca!

Mediáticamente inflado por Tristán Bauer (otro que se las trae) en su Canal Encuentro, Feinmann nunca dejó de ser un simple tilingo ansioso de ser tenido en cuenta por el stablishment culturoso vernáculo; un integrante más de esas tristes “izquierdas leninistas con historias parecidas a la nada. Otro miembro de esa secta de mártires con destino de pasillo universitario” se lo podría identificar rescatando palabras de Nicolás Casullo.

Luego de la lamentable partida del compañero Néstor, los de esta singular y eterna izquierda liberal hoy pretenden ser la vanguardia lúcida que puede aleccionar y conducir a esa nueva creación que ya decidieron, es la instancia superadora del peronismo: “el fenómeno Kirchnerista”.

El verso más perfecto se comenzó a tejer mucho antes; desde el mismo momento que vieron en el kirchnerismo la hendija por donde colar y operar desde adentro. Lo importante era comenzar a trabajar sobre la idea de que la verdadera historia del peronismos comienza con los “iluminados” dirigentes Montos y sus acciones de finales de los “60” y comienzo de los “70”. La resistencia peronista posterior al golpe de 1955 no existió. El peronismo del primer y segundo gobierno fue fascismo y que con Perón en el gobierno en el 73 ese fascismo había regresado.

Feinmann insiste y vuelve con las mismas pelotudeces de siempre. Antes Perón era el “facho” y Evita la revolucionaria de izquierda, hoy: «Cristina está a la izquierda de Néstor»

Independientemente del actual personalismo que acompaña a Moyano y que lo hizo perder de vista la cuestión política de fondo, el odio hacia él surge por su condición de dirigente gremial: «… a nadie le conviene un gobierno de Moyano (cuando se corría la bola que buscaba acompañar a Cristina en la formula del 2011). Ahí sí que van a ver lo que es el autoritarismo peronista. Lo va a llamar a Duhalde, a Menem, a Rodríguez Saá, y viene la derecha peronista.» O sea, Feinmann el diagnosticador, te anticipaba: Si Cristina incorporaba Moyano ya dejaba de ser de izquierda para pasar a ser la boluda de la historia.

Fue clara la intensión: Asociar definitivamente a la clase trabajadora Argentina con el peronismo fascista (Duhalde, Menem, Rodríguez Saá), cuando en realidad fueron los trabajadores los que, con Moyano a la cabeza y por tomar ejemplos recientes, enfrentaron al neoliberalismo menemista. Fue Moyano el que enfrentó a fuerza de “contra piquetazos” peleando en las rutas el intento golpista agrogarca tras la 125, mientras Feinmann se masturbaba “civilizadamente” junto a otros con “elucubraciones intelectuales” sobre cómo combatir aquel intento golpista.

«A veces me invitan a dar una conferencia para gente de La Nación, diario que compro y casi no tolero leer: no leo, por ejemplo, esa basura de “la foto que habla. (Intelectual que gasta guita al pedo en material que no tolera leer, más que intelectual es un boludo masoquista) y voy; y vienen a escucharme quinientas personas y doscientas se quedan afuera. Y modera Nelson Castro» (¡Que lujo!)

Evidentemente al trabajo lo viene desarrollando desde hace tiempo. El objetivo político de “Joseph Paúl” también esta resultando transparente: embarrar la cancha, jugar para los grupos de poder y hacer de Cristina una perfecta antiperonista: « La cosa es más lenta, pero hay signos: a la liturgia del movimiento ya no la usan, no se canta, no hay fotos de Perón ni de Evita, no hay escudos, Cristina jamás cita a Perón. Hay algunos atisbos.»  Leído esto en La Nación elucubremos en joda: ¿Será cierto que Cristina tiene en Feinmann a su maestro en antiperonismo? Cristina ¿Lo tomará como asesor ideológico, político e intelectual a Joseph Paúl en su lucha por desprenderse del peronismo?

Tenemos otra prueba; Forster en Catamarca lo dijo bien clarito. “Poco importa quien vaya a ser el candidato y si pierde Cristina en el 2015. Este gobierno ya generó (¡Por fin! ¡Y está convencido!) esa instancia superadora del peronismo que supuestamente es el Kirchnerismo que caló -según él- en el 30% de la población del país (lo piensa como ese piso propio que ellos, los “lucidos”, conducirán en el futuro”) ¡Pobrecito!

ACIERTO

La Frase de un joven militante Peronista de Gral. Rodríguez de nombre Emiliano expresada en un comentario de Facebook, sintetiza esos errores en el tiempo y en las formas que hoy intenta ganar espacio en la realidad política actual: «El progresismo actual es a lo “70” lo que el “Mitrismo” a la historia oficial». Veamos : “Es inimaginable pensarnos sin Sarmiento y pensar a Facundo sin Sarmiento. Sarmiento pensó el desierto, pensó la campaña, como no la había pensado nadie. Y le dio a la figura de Facundo una relevancia mítica, que sin la escritura de Sarmiento no la hubiera tenido.” Error y menoscabo de parte de Forster. Error porque Sarmiento no pensó, imaginó el desierto y la campaña, algo que engrandece su libro Facundo simplemente como obra literaria ya que todo eso que describe en ella lo desconocía. Pensar algo desde el desconocimiento es ficción, ergo el libro Facundo es ficción y ahí Forster tiene Razón al decir que le dio una relevancia mítica. Menoscabo porque resulta extremadamente perverso e injusto para con nuestro gauchaje que vio en caudillos como Facundo, Peñaloza, Felipe Varela el sindicato que defendía sus intereses y dignidad, pensar que sin Sarmiento Facundo no hubiese existido. Creer que Quiroga fue tal gracias al escrito del “Ilustre(¿?) Sanjuanino” es un menoscabo a la inteligencia y el pensamiento de ese pueblo que vio en Juan Facundo un líder político-sindical como lo fueron tantos otros caudillos provincianos y hasta el propio Irigoyen, o Perón, Alfonsín y hasta Néstor Kirchner.

En ese mismo reportaje Forster tiene la siguiente respuesta a la pregunta periodística –Usted anunció públicamente que invitará a Sarlo para algunas de las actividades. ¿A qué actividades?

–Cuando digo Beatriz Sarlo, también pienso en Juan José Sebreli, Carlos Altamirano, Horacio Tarcus, Maristella Svampa y Luis Alberto Romero, para tomar una diversidad de actores de la vida intelectual académica argentina. Beatriz podría perfectamente participar de “Los Frondizi”, que incluye a Arturo, a Risieri y a Silvio, porque me parece que es una pintura extraordinaria de la compleja trama de la vida política, intelectual, académica argentina. Lo más reaccionario a nivel de pensamiento, todos en una misma bolsa; y no creo que sea para domesticarlos, sino mas bien, y para el caso que la cosa “cambien de mano”, su aséptico modo de gestionar lo libere de cualquier riesgo. Entonces no nos puede asombrar que Abal Medina le quiera rendir homenaje al reaccionario Guillermo O’Donnell, y Galasso siga quedando relegado; o que en un “fallido expresivo” Randazzo se mande el moco de señalar una supuesta superioridad del Kirchnerismo por sobre el peronismo independientemente que el señalamiento aparezca como descontextualizado de la idea general que “trenero” quiso decir. Todo esta quedando muy claro.

REACCIONES COMPRENSIBLE

La miopía política (aunque me inclino más por pensar que en realidad se trataría de otra perversa jugada del gorilismo hecha por izquierda) está tensando la cuerda en la interna política oficialista para impedir cualquier posibilidad de recreación del Frente Nacional con los trabajadores a la cabeza. Con sus más y sus menos están repitiendo aquellas maniobras dispersantes que tanto daño hizo en los “70” y que sirvió de caldo habilitante para el golpe criminal de derecha contra el movimiento popular Peronista. Hasta el mismísimo PC acompañó la cruzada antiperonista nacida el 24 de marzo de 1976. “Para que este país pueda funcionar hay que matar a por lo menos 500 mil peronista” Luciano Benjamin Menéndez (1977) Evidentemente los “zurdos nacionales” y por ende los peligrosos siempre fueron y son los peronistas; el resto, por formación, para la oligarquía son total y absolutamente permeables, maleables y todos los “ables” que existen. Gracias a Perón el pueblo Argentino despegó de esa colonización. Esto, para el zonzaje cocinado en el caldo de un pensamiento liberal de izquierda que los ubica siempre del lado del cipayaje, es imperdonable.

Sobre esta realidad es totalmente normal, lógica y comprensible la reacción de una compañera peronista platense que posteo en su facebook lo siguiente:

“Esta mañana escuchaba en un programa de radio “ultra kirchnerista”, a raíz de la efeméride camporista, la serie de lugares comunes que esgrimen los compañeros en torno a la última presidencia del General Perón que se reducen a la colosal burrada de tildarlo de “derecha.” Si esa gestión fue de “derecha”, diría a los ultra, nuestro actual gobierno PERONISTA está cuanto menos en pañales… cada día me convenzo más que este tipo de juicios o aquellos de que el Kirchnerismo es más que el Peronismo y etc.:

1.- Tienen un trasfondo que lo sostiene que es un entendimiento del Peronismo desde preconceptos negativos de éste último.

2.-El Kirchnerismo es una manifestación del peronismo por su historia, por las acciones implementadas y por compartir sus mismos enemigos.

3.-El peronismo fue y continúa siendo la resolución política organizada y concreta de los problemas de la DEPENDENCIA argentina y se presenta como una experiencia histórica que marcó el punto más alto de la INDEPENDENCIA nacional y del BIENESTAR del pueblo argentino. 

4.-Durante dieciocho años de exilio, millones de argentinos pelearon por el regreso de Perón a la patria. Como el gaucho pobre del poema hernandiano había vuelto, decidido: “A ver si puedo vivir/ Y me dejan trabajar.” El objetivo de su tercera presidencia fue, sin lugar a dudas y fiel a su doctrina y a su historia, la LIBERACIÓN NACIONAL.

La reconstrucción del país continuaba teniendo como columna vertebral al MOVIMIENTO OBRERO organizado, formado y capacitado. El medio para alcanzarla era la UNIDAD NACIONAL y la reconstrucción del hombre argentino a través del pacto social, el diálogo plural con las fuerzas políticas y la puesta en marcha del Plan Trienal. Ganó las elecciones con un 62 por ciento de votos. Del 25 de mayo de 1973 al 1 de julio de 1974 desarrolló una política de gobierno que en pocos meses fue capaz de contener la inflación, elevar el salario real, reducir el desempleo, aumentar la participación de los trabajadores en el PBI en once puntos porcentuales, consensuar una Ley de Contratos de Trabajo, reactivar el mercado interno y fomentar la producción industrial, nacionalizar la banca y el comercio exterior agropecuario, reglamentar el capital extranjero, poner en marcha la construcción de represas hidroeléctricas y el suministro eléctrico por energía nuclear, llenar las aulas universitarias de nuevos estudiantes, diseñar un Plan para el autoabastecimiento energético, incorporar al país al Movimiento de Países No Alineados, expulsar las misiones militares extranjeras de suelo argentino, intentar recuperar diplomáticamente las Islas Malvinas, romper el bloqueo a Cuba, resolver viejos conflictos limítrofes, abrir nuestro comercio a China, la Unión Soviética y los países socialistas, unificar a todos los partidos democráticos en un proyecto de consenso, relanzar el proceso de unidad continental, entre las medidas más relevantes.

5.-En un contexto de grandes fraccionamientos hacia el interior del movimiento nacional, con casi ochenta años y la salud quebrantada, Perón diseñó su último aporte al país: el Modelo Argentino para el Proyecto Nacional. Síntesis acabada del estadista y líder político más importante que ha dado el Continente. En sus páginas reflexiona sobre los modos de revertir la dependencia colonial del país, el rol del imperialismo, las políticas económicas y las formas de organización política de la Nación, la Justicia social, el desarrollo de una cultura nacional que enfrente el neocolonialismo, la necesidad de lograr la soberanía científico tecnológica, el rol de la Universidad y de los intelectuales, la ecología, la organización institucional del proceso de cambio… Si esto es un programa de “derecha”, la “derecha” es auténticamente revolucionaria.   

Sobraba claridad en todo el texto. Solo se me ocurrió comentar:

Mi muy estimada compañera, agradezco enormemente sus valiosísimos y esclarecedores aportes (le conozco varios y todos excelentes). Me tomo el atrevimiento de recurrir a su reflexión e incluirla en mi próximo artículo para EL EMILIO. ¡CADA VEZ ESTÁ MÁS CLARO!!! No aprenden más!!! Están dispuestos -y por lo visto decididos- a cometer las mismas cagadas político-ideológicas que en el 73/76. Creo que la lucha por la descolonización mental se va hacer cada vez más ardua. Como bien lo decía nuestro maestro y guía, Gustavo Cirigliano: “Al no tocarse la cuestión de fondo en materia de educación y formación docente -en todos los niveles- e insistir en la formación colonizadora eurocentrista dentro de las “capacitaciones” actuales, no solo en el sistema formal sino y culturalmente en el informal, se siguen REPRODUCIENDO los pejertos de hace 40 años y con su aumento en número agravando la situación” (lo de “pejerto” es un agregado mío). ¡Mierda que resulta jodido comprobar que el “cojo, realmente era cojo nomas”!!!. Abrazo enorme compañera y nuevamente gracias.

Notas

1.- https://www.facebook.com/notes/el-emilio/lo-de-feinmann-joseph-paúl-era-cuestión-de-tiempo/10151078808945567

2.https://www.facebook.com/notes/el-emilio/cuestiones-políticas-según-ciertos-medios-de-comunicación-reflexiones/10155234620775567

3.- https://www.facebook.com/notes/el-emilio/la-intelectualidad-y-el-pensamiento-nacional/10154436812100567


Lecturas de verano.

17 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, De nuestra redacción

Foto de V.L.M.Por Victor Leopoldo Martinez

Sin ánimo ni pretensión de querer “arruinar el descanso a nadie” teniendo “vacaciones militantes”, resulta por demás interesante acudir a esas lecturas que generalmente venimos postergando durante el año, a veces por falta de tiempo, otras por no querer recargar el “mate” más de lo que de por si la vorágine laboral lo hace cotidianamente durante 44 semanas anuales.

Eso me pasó en estas mini “vaca” que me tome y que sirvieron no solo para conocer un poco más la extraordinaria e histórica gestación de ese ser argentino a través de la excelente obra de Victor Hugo Robledo titulada “LA RIOJA NEGRA” que gentilmente me obsequió el gran compañero y amigo Dr. Aldo Fermín Morales, ex Juez y gran luchador por la causa de los derechos humanos, sino tener acceso –gracias también él- a la obra de ese extraordinario hombre de armas que fue el Capitan (R) José Luis D’Andrea Mohr –uno de los integrantes del CEMIDA (Centro de Militares Para La Democracia Argentina)- y que título “EL ESCUADRÓN PERDIDO”.

Solo me limitaré a realizar algunas observaciones respecto de los fragmentos que transcribiré para no faltarle el respeto al lector ni atentar contra su intelecto.

-1-

Una guerra “cultural”

Comenzaré por uno de los testimonios que aparecen en el “apéndice” de la segunda obra señalada en la introducción y que Mohr tituló así. Decidí comenzar por el final de ella porque luego de conocer la totalidad de la obra que en serie aquí presentaremos, el lector comprenderá las razones de la manipulación interpretativa que hacen del término “ideología” por un lado y el no valor de la legalidad junto a la falta de respeto por las leyes y la constitución por el otro los sectores de poder económico y los colonizados intelectuales liberales de izquierda cuando sus mezquinos intereses están en juego, momento en el que no dudan en avasallar los derechos del resto de la sociedad hasta con las debidas justificaciones que los intelectualoides hacen. Cuando el fin justifica los medios, para ellos poco importan las leyes. Solo les alcanza con asociar el término “ideología” exclusiva y maléficamente a posturas políticas de izquierda por un lado y/o a experiencias revolucionarias como el Peronismo o el Chavismo por el otro a las que se las asocia o bien con Nazi-fascismo (“Nipo-Nazi-Falange-Fascista” dijera Jauretche) o al “marxismo apátrida”. De no tratarse de dolorosos momentos de nuestra historia uno hasta podría reírse de lo que estos sectores entienden por “Patria”; acotado exclusivamente a sus intereses de clase.

El título es correcto porque es esa la batalla inconclusa que tenemos por delante para que estos sectores salgan de la estupidez y la ignorancia y asuman que la de ellos es la contracara ideológica de los que califican como “enemigos”; dos maneras de entender la vida social: La que ellos pretenden con privilegiados y esclavos y la nuestra donde prima la Justicia Social. Es una batalla cultural y en esa tarea está incluida la revalorización de las palabras Patria y Nacionalismo, que esta última hoy bien podría reemplazarse o extenderse a Regionalismo. Necesitamos hacerlo para salir del viejo y rancio Nazionalismo militarista importado por nuestras clases dominantes de una Europa que hoy se debate entre caos financiero, las reacciones ciudadanas y el pretendido ordenamiento que intenta imponer la vieja pero vigente concepción social de Derecha donde los atentados son instrumentos que entran en el juego y que hace que sus ciudadanos terminen siempre cayendo en la trampa y vuelvan una y otra vez a elegirlos como “la mejor opción”:

Pero vamos a la transcripción directamente.

“La guerra sucia empezó en 1975”; tal es el título de un artículo firmado por Martin Andersen y Antonio López Crespo publicado en el número 73 de la revista El Periodista de Buenos Aires. Contiene transcripciones y comentarios de un libro escrito por el general Adel Vilas y cuya publicación fue prohibida entonces por el Comando en Jefe del Ejército. El contenido del libro inédito resulta de interés histórico y jurídico, especialmente para entender el porqué de tantas desapariciones de personas. A continuación se transcriben fragmentos del libro de Vilas citado en el artículo de Andersen y López Crespo:

“Mi intención fue la de suplantar, aun utilizando medios que me estuvieran vedados, a la autoridad de la provincia de Tucumán, tratando de superar, aunando los esfuerzos de civiles y militares, el brote guerrillero marxista que tenía en vilo a los tucumanos y amenazaba expandirse a otras provincias […]



Si bien mi tarea no era reemplazar a las autoridades, pronto me di cuenta que, de atenerme al reglamento, manteniéndome en el mismo plano que el gobernador, el Operativo concluiría en un desastre […]

Si yo me limitaba a ordenar, entrenar y comandar mis tropas, descuidando esferas que en el papel no me correspondía atender -la esfera gremial, empresaria, universitaria, social, etc.- el enemigo seguiría teniendo los “santuarios» de que disponía hasta el momento.

Haciendo caso omiso a órdenes conforme a las cuales mi acción debía estar encaminada a combatir el brote guerrillero en la zona selvática, creí conveniente darle a la acción militar su importancia y a la política la suya.

De todo lo visto y actuado pude concluir que no tenía sentido combatir a la subversión con un Código de Procedimientos en lo Criminal… Decidí prescindir de la justicia, no sin declarar una guerra a muerte a abogados y jueces cómplices de la subversión […]



Desde que comprobé la realidad de la justicia y la burla que significaba para mis soldados, decidí cambiar la estrategia. Fue entonces cuando di órdenes expresas de clasificar a los prisioneros del ERP según su importancia y peligrosidad, de forma tal que sólo llegaran al juez los inofensivos, vale decir, aquellos que carecían de entidad dentro de los cuadros del enemigo.

Reconozco, y lo digo con orgullo, que desde antiguo venía prestando atención a los trabajos sobre el particular editados en Francia -y traducidos en la Argentina y en España- debidos a oficiales de la OAS y el ejército francés que luchó en Indochina y en Argelia […]

En base a la experiencia recogida a través de estos clásicos del tema y el análisis de la situación argentina, comencé a impartir órdenes tratando, siempre, de preparar a mis subordinados. Porque, claro está, muchas veces las órdenes recibidas no se correspondían con lo que durante años habíamos aprendido en el Colegio Militar y la Escuela Superior de Guerra. Demás está decir que no creía en la posibilidad de “traumas síquicos” o “trastornos emocionales”. pero determinadas misiones -más siendo la primera vez que debían cumplirse- resultaban difíciles de asumir y llevar a cabo […]



Cuando en Tucumán nos pusimos a investigar las causas y efectos de la subversión llegamos a dos conclusiones ineludibles. Uno, que entre otras causas, la cultura era verdaderamente motriz. La guerra a la cual nos veíamos enfrentados era una guerra eminentemente cultural. Dos, que existía una perfecta continuidad entre la ideología marxista y la práctica subversiva, sea en su faceta militar armada, sea en la religiosa, institucional, educacional o económica. Por eso a la subversión había que herirla de muerte en lo profundo, en su esencia, en su estructura, o sea, en su fundamento ideológico […]



De ahí en más todo profesor o alumno que demostrase estar enrolado en la causa marxista fue considerado subversivo, y cual no podía ser de manera distinta, sobre él cayeron las sanciones militares de rigor.
Si la lucha en la que estábamos empeñados dependía de la inteligencia, el lugar de Reunión de Detenidos sería clave para el desenvolvimiento del Operativo Independencia

En principio, tras seleccionar a los guardiacárceles, les impuse un horario rotativo que les impidiera continuar los contactos tomados con subversivos. Pero como ello no era suficiente, decidí separar en tres grupos a los guerrilleros de modo tal que los más peligrosos e importantes nunca llegaran al penal. Entre estos últimos y para evitar riesgos inútiles, muchos eran retenidos en Famaillá, procediéndose a su interrogatorio hasta que no fueran de más utilidad. Desde el 10 de febrero hasta el 18 de diciembre de 1975, pasaron por el lugar de reunión de detenidos 1507personas acusadas de mantener relación estrecha con el enemigo […].”

Saque el lector sus propias conclusiones.


ZONCERAS DE UN PENSADOR

2 enero 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC (de nuestra redacción)

A los fines de ir poniendo las cosas en su lugar en materia cultural en este año 2015 de definiciomes político-electorales, creemos necesario volver a poner a consideración de nuestros lectores un trabajo de un compañero y columnista de nuestra publicación elaborado y publicado hace ya unos años. Por la perseverancia del personaje que se toma como referencia en algunos conceptos y a fines de actualizarlo, solo y en algunos párrafos hicimos algunos agregados de actuales opiniones del pensador -y según él “filósofo”-.

Se equivoca –y feo- José Pablo Feimann al confundir un expresión de deseo suya con lo que hoy sigue siendo una realidad –y muy vigente- en cuanto a la enseñanza de la historia en los establecimientos de educación formal. Por otro lado, y por ciertas apreciaciones que aparecen en su discurso, salta a la vista que él también fue otra víctima más de esta educación.

Por Pedro del Arrabal

INTRODUCCIÓN

Jugando con el control remoto de la “tele” buscando algo interesante para ver y despejar mi cabeza, pasé por el canal ENCUENTRO y ví a Feimann (José Pablo) hablando de un gran patriota de la Nación Latinoamericana, oriundo de la provincia de Catamarca, don Felipe Varela. Detuve la búsqueda y me quede a escucharlo.

a fein

Tengo entendido que la especialidad de Feimann es la filosofía, no la historia, y eso en esta oportunidad se notó. Aunque debo destacar que dio muestras, en la media hora que duró el programa, de manejarse en la dirección correcta en cuanto a lo ideológico (1), no así en lo que se refiere a su formación histórica y, consecuentemente a la información que brindaba, especialmente por las fuentes a las que en principio uno supone habría acudido para recopilar información. Esto hizo que, en algunos pasajes, esa información que él trataba de brindar no fuera tan buena, y en otros equivocada. De cualquier manera mostró tener mucho interés y curiosidad por los temas históricos nacionales y latinoamericano, y eso es de por si resulta muy valioso.

Se trató de una disertación que intentó ser clara pero…, lamentablemente, dejó más de la mitad de sus contundentes y algunas muy buenas afirmaciones sin las debidas explicaciones que las fundamenten. Y en historia estas cuestiones no suelen resultar detalles menores. Por el contrario, son fundamentales para dar vuelta una perversa realidad que por años se viene dando en su enseñanza desde el ámbito pedagógico.

 

¿HISTORIA DE LA EDUCACIÓN O EDUCACIÓN EN HISTORIA?

Jauretche (Arturo) hablaba con total conocimiento de causa de las cuestiones históricas y las zonceras que se introdujeron a través de la educación en el inconciente colectivo de nuestros paisanos y de los párvulos escolares “desde la más tierna infancia y en dosis para adulto” –decía.(2) “Buscaban hacerle creer que lo que ellos –los del vulgo, los laburantes- veían como «malo y jodido» para sus humanidades en realidad no lo era, ya que se trataba de un problema de ignorancia. Algo así como que la cuestión central se asentaba en la condición social de los trabajadores de “fuerza bruta”, quienes por motivos que ellos desconocían (¿?), no podían acceder a los «lentes correctos» que permitían visualizar adecuadamente la cultura y el progreso que significaban para la Nación y la Patria, las ideas que venía allende los mares. Y los que querían enseñar a ese vulgo el por qué de la explotación que padecían, argumentaban algo similar (porque nuestros obreros y laburantes no se parecían en nada a los obreros y laburantes europeos). Estos pedagogos de la “revolución proletaria”, en vez de resolver y tratar de revertir la explotación que los trabajadores locales padecían, se limitaban a « explicar académicamente» que la misma se debía a la ignorancia del laburante respecto de los saberes «doctorales sobre el significado de la explotación», saber que solo lo tenía la gente culta e instruida (o sea ellos, los intelectuales de izquierda de la época). Vaya uno a saber por qué no se daban cuenta que por esa explotación y su trabajo sin descanso ni horario, en realidad al pobre laburante no le quedaba tiempo ni para tener una noche el amor plena con su mujer y lo tenía que hacer rapidito y a las apuradas a la madrugada, antes de irse a laburar; menos le quedaría tiempo para leer un capitulo de “El Capital”. Pero esto, ellos no lo entendían. Se trataba de un defecto muy típico en el pensamiento de todos los «norteamericos Ghioldi» que deambularon a lo largo del siglo XX por todo nuestro país, especialmente en medios de comunicación, universidades y conferencias académicas donde se despachaban a sus anchas sobre los saberes revolucionarios, desparramando inocuas teorías, que como tales, y a los fines prácticos, solo servían a los intereses de los verdaderos detentadores del poder y a la derecha local. Con esto les alcanzaba para presentarse como “democráticos y tolerantes”. En realidad y para estos personajes se trataba de la esencia de ese saber. Era un saber foráneo que por su falta de adaptación y/o adecuación a nuestra realidad, solo servía para alimentar el cipayismo vernáculo a costa de la ignorancia de lo nuestro. Es aquí donde se debe buscar la naciente de una cultura de entreguismo por un lado y de infame explotación del hombre por el hombre practicado por los grupos de concentración económica y la oligarquía por el otro, algo que ellos no podían entender por la propia deformación sufrida; deformación de la cual en algún momento yo también fui victima. Eso lo digo en uno de mis trabajos.” –me dijo en un charla informal allá por marzo de 1974, siendo yo muy joven, uno de los creadores de FORJA. A esto, Jauretche (a él me refería anteriormente), genialmente lo llamó “colonización pedagógica”.

Feimann tiene a su favor y como justificativo para las presumibles y supuestamente no intencionadas omisiones que yo detecté en aquella disertación, lo tirano que es el tiempo televisivo. Es por eso que sin ser historiador siento necesario aclarar algunos puntos para completar su exposición y que la misma resulte más comprensible. Desde estas ciber páginas intentaré colaborar aportando ciertas aclaraciones sobre algunas cuestiones históricas, en la seguridad de que ayudarán a entender el por qué de tal o cual acierto o error en algunos acontecimientos y hechos, y las razones de muchos de los males que aquejaron al pueblo argentino.

LA HISTORIA OFICIAL

Feimann, aseguró en aquella oportunidad, y con énfasis “La historia oficial no existe más”. ¡Muy bello!… como expresión de deseo. Pero lamentablemente FALSO según lo indica la propia realidad. La historia oficial sigue vivita y coleando. Aun hoy se la sigue enseñando en escuelas y colegios de toda la República (y si hay excepciones las mismas son contadas con los dedos de la mano). Se trata de una historia que sigue estampada en textos escolares del primario y del secundario habilitados ministerialmente. Es la misma historia oficial que sigue siendo avalada por la “Academía Nacional de Historia”, pacata institución que no quiere en sus filas a hombres valiosos como es el caso de Norberto Galasso, por ejemplo. Pero no es casualidad; es la “Academia” que no quiere a Galasso en sus filas porque no está dispuesta a enfrentarse y darle la razón al más serio e importante investigador en la materia que este país haya dado en los últimos tiempos. Hacerlo implicaría desnudarse poniendo en evidencia todas las falsedades que ellos fabricaron. Jamás reconocerán estos señores que usaron perversos y alevosos errores conceptuales para construir la “historia oficial”. Me refiero a esos absurdos y obsoletos academicistas que se sienten patriarcas veladores de los altos valores históricos de la patria y los impresentables personajes que inflaron hasta transformarlos en hacedores de nuestra historia y sus mejores exponentes. Inescrupulosos academicistas que no dudaron en vender sus plumas escritoras a los intereses de turno, y ahora argumentan temer el descalabro generalizado dentro del sistema educativo para el caso que salga a la luz la verdadera historia, la realmente documentada. Que se descubra que la historia enseñada en establecimientos educativos oficiales fue una historia inventada, fraguada, para servir a los intereses de los poderosos de este país, a los intereses porteños como bien lo definió Feimann en aquel programa, no es un temor infundado.

Debo reconocer que como argumento humanitario, el temor por el descalabro en el sistema educativo ante tamaña revelación utilizado por estos academicistas podría ser comprensible y tener cierto valor. Con solo pensar lo desestructurante y traumático que podría resultar para maestros y profesores de historia descubrirse víctimas de un engaño y victimarios de inocentes educandos(niños, adolescentes y jóvenes)   a quienes les contaron una novela diseñada y escrita por un perverso personaje llamado Bartolomé Mitre, monumentalizado por la oligarquía porteña como “el padre de la historia”. Pero por otro lado sostener la continuidad de “la historia oficial”, hoy por hoy significa nada más y nada menos que sostener la continuidad de una perversión que sigue colocando piedras mentales en la cabeza de mujeres, hombres y niños de nuestro país impidiéndoles pensar libremente, pensar en y como argentinos y latinoamericanos que son; que somos, porque yo también fui una de esas víctimas.

Esto no es casual ya que favorece la mantención del actual Status Quo económico-social y los pedestales para sus “proceres historicos”. Lógicamente que esto terminará una vez más deteniendo la necesaria concientización del colectivo sobre la importancia de un proceso liberador en términos comunitarios y regionales.

Esto hace que lo primero, como argumento para no blanquear la verdadera historia, solo sea una perversa excusa.

Feimann habló (palabras más, palabras menos) de la historia Mitrista señalándola como la historia de una argentina construida e interpretada falazmente por los que se decían liberales porteño y trabajada en función de sus intereses. Una Historia escrita por el poder porteño. Absolutamente CIERTO.

¿FELIPE VARELA FUE LO QUE FUE GRACIAS A ALBERDI?

En otro momento de aquella disertación televisiva, Feimann se refirió a Varela reiteradamente con el mote que le asigno el unitarismo: “El quijote de los Andes”. Mezclados con otros conceptos sobre la supuesta ignorancia que acompañaba a los caudillos provincianos, rescató la famosa proclama Americanista del caudillo catamarqueño. Pero al hacerlo me trasmitía una intensión, a mi entender, contradictoria. Mientras elogiaba aquella proclama –que no leyó en ningún momento y usted señor lector lo podrá hacer al final de la presente nota-, adjudicó el contenido libertario de la misma a una supuesta y obligada lectura que Varela debió hacer de las obras de Alberdi. Destacó de este último -J.B.A.- la sólida formación adquirida ya que se había nutrido de, entre otros grandes pensadores universales, Descartes etc, etc. Dejó entrever que para él era imposible que Varela pudiera construir un texto de la envergadura de aquella proclama sin haber leído a Alberdi. Por lo menos a mi me sonó chocante y contradictorio con lo que venía sosteniendo hasta ese momento respecto del pensamiento porteño en particular, y la negación de un pensamiento provinciano original construido por afuera de las tradiciones escolásticas, algo que en general siempre fue el sustento del pensamiento porteño. Elogiaba el texto mientras menoscababa la capacidad de pensar del hombre del interior basándose en una realidad a todas luces cierta en determinados aspectos, la pobreza y analfabetismo por ejemplo, algo que existió y aún hoy existe en el interior del nuestro país. Pero lamentablemente confundió –como lo hacen muchos de sus pares- ignorancia con analfabetismo. Se puede ser analfabeto pero no ignorante. Los padres de Irigoyen eran analfabetos pero no ignorantes. La vida misma es una excelente escuela de aprendizaje que en la mayoría de los casos no requiere codificación especial alguna y solo alcanza con saber mirar para incorporar una infinidad de conocimientos y también belleza; esto lo sostenía criteriosamente Paulo Freire. Además se olvidó de lo que pueden los sentimientos. También se olvido de los conocimientos previos que existieron en estas tierras ante de la llegada de los conquistadores y colonizadores.

La obligada lectura de Alberdi que Feimann le adjudica a Varela me suena a una suposición surgida de un “fallido” por deformación intelectual; pero entendible viniendo de un hombre como Feimann. Según mi modesto y limitado entendimiento, es la formación euro-centrista –para nada criticable desde ya- por él y muchos otros recibida la que primó a la hora de emitir aquel juicio de valor. Esto hace prácticamente imposible que puedan imaginar a un hombre de estas tierras como un ser capaz de construirse y transformarse en un generador de pensamientos propios, originales, crear sin haber recurrido a la formación europea. Le pasa a la mayoría de nuestros intelectuales. Parecería ser que para Feimann es imposible que exista un pensamiento libertario surgido de experiencias de vida, ergo todo pensamiento que deje de lado los aportes formativos y culturales del colonizador carece de sustento teórico, o es ilógico e irracional. Como razonamiento y para el fuste formativo que él se autoadjudica parece demasiado zonzo. Feinmann se expresa sobre determinados temas como si el pensamiento hubiese tenido una sola cuna y un solo barrio donde se concibió como tal y eso estuvo en la vieja Europa. Curiosa valoración para un brillante intelectual como es su caso.

LA HISTORIA DEL PARAGUAY SEGÚN QUIEN LA CUENTE

Luego se refirió al Gobierno del mariscal Paraguayo Francisco Solano Lopez como un gobierno “novedoso y extraordinario” a la vez por su política de desarrollo nacional. Pero este logró Feimann se le adjudicó a la importación que Lopez hizo de “materia gris” europea (especialmente técnicos) quienes fueron –según él- los verdaderos artífices de aquel desarrollo. FALSO. Primero por ser un pensamiento típicamente Mitri-Sarmientista al cual se aferró la oligarquía vacuna local, y que él mismo intentaba descalificar en aquella disertación; y segundo porque lo cierto fue que Lopez mandó a los paraguayos más capaces a formarse en Europa para que trajeran aquellos conocimientos y los pusieran al servicio del desarrollo de su país y el mejoramiento de la calidad de vida de sus pueblo, algo que realmente había comenzado a concretar. Si no quería acudir a Galasso, con leer “Las Venas abiertas de America Latina” de Eduardo Galeano le hubiese alcanzado para estar informado al respecto, o leer a José Maria Rosas, a Ortega Peña, al “colorado” Jorge Abelardo Ramos, Methol Ferré; o ver el humilde documental realizado por esta revista titulado “Historias Vivientes” donde un abuelo cuenta esto mismo que yo estoy corrigiendo en él.

HEROICA PAYSANDU, YO TE SALUDO

Pero lo más grave en aquella disertación estuvo en ignorar el alto grado de conciencia regional que en aquella época ya existía y que llevó a Varela a escribir su fantástica Proclama Americanista (3). Me estoy refiriendo al hecho que desató la nefasta Guerra de la Triple Alianza, el criminal y bárbaro ataque que sufrió el hermano pueblo de Paysandú (nuestra propia “Guernica” para aquellos que muestran erudición contando detalles de la española y original y desconocen la masacre de Paysandú) a manos de la Flota Brasileña con respaldo anglo-francés y de nuestro Bartolo Mitre, quien facilitaba las bombas a aquella flota desde el puerto de Buenos Aires para la destrucción de ese bello lugar masacrando a su heroico pueblo. Urquiza siguió con sus traiciones y le facilitaba sus caballares a las fuerzas imperiales brasileñas. Mientras el traidor y cipayo uruguayo Venancio Flores del Partido “Colorado” asediaba la ciudad y a su población, quienes la defendian tenazmente guiados por el Gral Patriota Leandro Gomez, El Mariscal Francisco Solano López, cumpliendo con pactos anteriores acordados entre Uruguayos y Paraguayos para ayudarse y asistirse mutuamente, decide ir en ayuda del valiente pueblo de Paysandú. Pero en su sana intención cometió el error que le sirvió a Mitre de excusa para cometer la mayor felonía contra la gran Nación Latinoamericana en favor de los intereses del libre comercio propuesto por el imperialismo ingles; cruzó por territorio misionero (Argentino) para ir en ayuda de aquellos hermanos que estaban siendo aniquilados.

Cuando se cuenta la historia se la debe contar como fue, con la verdad, aunque sea dolorosa, y con la visión de ambos lados que es lo que le da sentido, valor, y facilita su comprensión.

ANTIPERONISMO CON RANGO ACADÉMICO

Hecha esta aclaración vuelvo a lo anterior. Esta desvalorización del pensamiento nativo, original, realizada por ciertos intelectuales de renombre, no es novedosa y su vigencia es bicentenaria. Ese desprecio estuvo siempre, pasó y pasa con todo lo relacionado al pensamiento nacional y latinoamericano. Una constante histórica que a ciertos defensores de la historia oficial los exime de culpa y cargo porque en realidad ellos también fueron victimas. La verdadera historia Argentina y Latinoamericana siempre estuvo ausente en las curriculas de contenidos de enseñanza primaria, media y universitaria.

Pasó y pasa en los profesorados de historia y en las universidades de hoy en relación al abordaje que hacen, por ejemplo, del peronismo, por tomar un ejemplo que me toca de cerca. Es un fenómeno que para muchos profesores resulta totalmente incomprensible ya que sus características no encajan en ninguna de las escuelas de pensamiento en las que fueron formados. Por consiguiente lo consideran atentatorio de las formas racionales con que conciben la “política”, el “pensamiento”, la “democracia”, una “revolución” o la “reacción”.

Dejando ya de lado la disertación de Feimann en Encuentro y para cerrar, puedo sostener sin temor a equivocarme que para todos los otros “señores” catedráticos universitarios y de profesorados, los fenómenos latinoamericanos son tan raros que merecen una relativa consideración, pero realizada desde un trato filo-peyorativo (“filo” para zafar del calificativo de “reaccionario” y/o “gorila” por un lado, aunque en realidad lo que siempre están buscando es quedar bien con los “antipopulistas” custodios del actual status quo académico). Me lo corroboraron, por un lado una estudiante del profesorado de Historia del instituto Alicia Moro de Justo quien me manifestó abiertamente que muchas de las cosas que en charlas informales yo le manifestaba ella las desconocía y/o en el profesorado no se las enseñaban. Por otro lado hace poco un joven alumno universitario que cursa Ciencias de la Comunicación en Sociales de la UBA definió a alguno de sus profesores como tipos “prejuiciosos” respecto del peronismo. ¡Brillante! Era la palabra justa usada inteligentemente por un pibe joven para realizar una síntesis sobre pensamientos y posturas académicas. ¡Y sí! Se trató de la sensación de un joven que carga con el estigma de ser y sentirse peronista por decisión y sentimientos propios ya que según él su viejo siempre lo había dejado optar libremente en cuestiones político-ideológicas. A este joven le resulta tan claro el “cuadrado” abordaje de sus profesores que lo definió de la siguiente manera: “Parten de juicios previos; juicios adquiridos en su formación; formación enciclopedista y repetitiva. Les resulta difícil tener criterios propios a la hora de pensar el peronismo. Repiten muletillas y discursos antiperonistas construidos por la oligarquía allá lejos y hace tiempo. Les cuesta darse cuenta que en este país es esa oligarquía la que avaló y avala, desautorizo y desautoriza el valor de cualquier pensamiento que se aproxime o aparte del por ellos fijado. Para eso pusieron –y ponen- sus más fabricadamente “notables hombres” en las Academias Nacionales: la de Historia, la de Moral, la de Educación o la de Ciencia”. remató aquel estudiante. Cuando uno escucha esto, siente que no todo está perdido. Que hay esperanza.

FINAL EN FORMA DE TANGO

Esta anécdota me trajo a la memoria el pensamiento y comportamiento revolucionario del cual yo hacia gala en algún periodo de mi vida, al comienzo de los “70”. Amigos y compañeros que provenían del marxismo me habían hablado tanto de la Revolución cubana y rusa, con admirable lujo de detalles que en algún momento hasta me llegue a imaginar que los obreros rusos y cubanos se levantaban a la mañana y antes de ir al trabajo –lo mismo que a la noche y antes de acostarse- leían y releían capítulos de EL CAPITAL. Que los fines de semana, en vez de descansar, los obreros rajaban para las asambleas fabriles o campesinas sin olvidarse de llevar un libro de Marx o Engel bajo el brazo (como el “Ole”) para leer en el camino. Y como un gil me comí el verso de que los “verdaderos obreros” nunca podían pensar en el placer del descanso después de romperse el culo laburando durante 6 de los 7 días de la semana; que no podían comerse un asadito y chuparse un vino, por puro placer nomás, porque el placer era una debilidad burguesa. Por eso conté al comienzo de este escrito de mi circunstancial charla con Jauretche y su lección de aquel día. Y cuando fui a Wilde por quinta vez, llevado por un descolgado revolucionario compañero de facultad, que no trabajaba en la semana por ser estudiante universitario mantenido por papá y mamá, pero que hablaba de los obreros como si hubiese laburado desde el mismo momento que su madre lo había parido, me dí cuenta de muchas de mis torpezas políticas. Fue un aprendizaje por ensayo-error. El que me llevaba era realmente un personaje. Lo hacía para que “bajara línea” en asambleas de obreros barriales porque según él yo manejaba bien el lenguaje “peronista” por ser “cabecita negra”, pero que por tener yo formación universitaria los podía concientizar del valor y la importancia de las revoluciones hechas por las clases proletarias. ¡Y yo como un gil de 20 años “disertaba” sobre lo que era la “Revolución (de paso metía “Peronista”) a laburantes peronistas que me escuchaban a los bostezos y con ganas de rajarse a la mierda para hacer algo más interesante. Hasta que uno dijo ¡Viva Perón carajo! Y ahí terminó todo, porque todos se retiraron sin disimulo alguno. Tiempo después me dí cuenta que era estúpido querer enseñarles lo que era explotación a los explotados, lo que era miseria a los miserables, lo que era despojo a los despojados y desposeídos, lo que debía ser y hacer el peronismo cuando sus padres lo habían disfrutado y se lo habían transmitido.

Y esto no lo vi ni lo aprendí en la facultad, pero me sirvió para entender más eso que maravillosamente el maestro Leonardo Favio llamó “Sinfonía de un sentimiento”.

Notas:

(1) Desde el punto de vista marxista lo ideológico está asociado a las elaboraciones y/o elucubraciones mentales donde se pone en tela de juicio lo religioso, el derecho, la moral de los sujetos; o de las sociedades si se lo toma desde la sociología..

(2)La gente utiliza la ideología para pensar y discutir sobre el mundo social y, por su parte, la ideología determina a su vez la naturaleza de tales argumentos y la forma retórica que adquieren

(3)Proclama:

¡Viva la Unión Americana!

“¡Argentinos! El pabellón de mayo que radiante de gloria flameó victorioso desde los Andes hasta Ayacucho, y que en la desgraciada jornada de Pavón cayó fatalmente en las ineptas y febrinas manos del caudillo Mitre, ha sido cobardemente arrastrado por los fangales de Estero Bellaco, Tuyuty, Curuzú y Curupayty. Nuestra Nación, tan feliz en antecedentes, tan grande en poder, tan rica en porvenir, tan engalanada en glorias, ha sido humillada como una esclava, quedando empeñada en más de cien millones y comprometido su alto nombre a la vez que sus grandes destinos por el bárbaro capricho de aquel mismo porteño, que después de la derrota de Cepeda lagrimeando juró respetarla.

Tal es el odio que aquellos fratricidas porteños tienen a los provincianos, que muchos de nuestros pueblos han sido desolados, saqueados y asesinados por los aleves puñales de los degolladores de oficio: Sarmiento, Sandes, Paunero, Campos, Irrazával y otros varios dignos de Mitre.

¡Basta de víctimas inmoladas al capricho de mandones sin ley, sin corazón, sin conciencia! ¡Cincuenta mil víctimas inmoladas sin causa justificable dan testimonio flagrante de la triste e insoportable situación que atravesamos y que es tiempo de contener!
¡Abajo los infractores de la ley! ¡Abajo los traidores de la Patria! ¡Abajo los mercaderes de las cruces de Uruguayana, a precio de oro, de lágrimas y de sangre argentina y oriental!

Nuestro programa es la práctica estricta de la constitución jurada, del orden común, la paz y la amistad con el Paraguay, y la unión con las demás repúblicas americanas.
¡Compatriotas nacionalistas! El campo de la lid nos mostrará el enemigo. Allí los invita a recoger los laureles del triunfo o la muerte, vuestro jefe y amigo.”

FELIPE VARELA.

 

 


“LAS FLORES DE ROMERO” y “LAS FLORES DE CEIBO”

27 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por ARTURO JAURETCHE (*)

Conviene tener presente que el texto se este capítulo es de las ediciones de 1957 y en él se habla de ese momento. En El Medio pelo en la sociedad argentina se ha recordado que la “flor de ceibo”, muchos años atrás consagrada como la flor nacional, y tal vez por ese carácter, constituyó un símbolo peyorativo para denigrar nuestra producción industrial sustitutiva de la importada, y que la expresión se extendió en la Universidad para calificar a los profesores de tendencia nacional que habían sustituido a los tradicionales, liberales y de izquierda, que haciendo causa común habían hecho abandono de la cátedra en la solidaridad de toda la “intelligentzia” contra la irrupción de lo popular. La expresión “flor de romero” para designar a los profesores impuestos por la Revolución Libertadora en sustitución de los “flor de ceibo” nace del nombre del interventor de la Universidad de Buenos Aires, el socialista democrático Dr. José Luis Romero, que fue el ejecutor de la medida, pues en el contubernio de la izquierda y derecha que es la “intelligentzia”, los liberales que se apoderaron de las direcciones económicas y políticas, resignaron en los grupos socializantes de la extranjería en el manejo de la Universidad, lo que prueba una vez más, cómo para la estructura económica y política oligárquica y dependiente, la izquierda no representa un peligro cuando el que amenaza es el país verdadero. Por el contrario, ésta cumple la función diversionista que en lo intelectual permite desviar hacia soluciones y críticas importadas.

Así no sólo fueron expulsados de la Universidad los profesores “flor de ceibo”. También se les prohibió competir. No serían tan “flor de ceibo” como técnicos, por cuanto se los excluyó de la participación en los concursos. ¿Se temía su competencia?

En efecto. El decreto 6.403 del Gobierno del General Aramburu estableció en el Artículo 32: “No serían admitidos al concurso quienes hayan realizado actos positivos y ostensibles de solidaridad con la dictadura, que comprometan al concepto de independencia y dignidad de la cátedra.” Esta es la actitud de los liberales y ahora viene la de estos “marxistas”.

José Luis Romero como interventor de la Universidad de Buenos Aires produce otro decreto destinado a precisar más el alcance de la medida: “Los que hayan propuesto o participado en actos individuales o colectivos, encomiando la obra de la dictadura, realizados dentro o fuera de la universidad, invocando o no su condición de universitarios.”

Es que lo que importa es que la Universidad cumpla su papel como expresión de la “intelligentzia”; no importa su orientación siempre que no sea nacional. El pretexto es la “dictadura” y dictadura es toda manifestación auténtica de lo popular en cuanto desborda las estructuras creadas para el país, por eso “intelligentzia”. El pretexto puede ser Perón, como lo fue Irigoyen. El objeto es el monopolio de la universidad por el pensamiento anti-racional y en eso están de acuerdo, en el momento crítico, las alas de la intelligentzia.

LOS PROFETAS DEL ODIO

La enseñanza superior cumple entre nosotros la función de resolver el problema económico de los hijos de las minorías y parte de las clases medias y extraer, accidentalmente, algunos elementos calificados del seno del pueblo para incorporarlos. Carece de finalidades sociales más amplias y lógicamente carece de finalidad nacional.

LA REFORMA UNIVERSITARIA

Al tratarse el tema de al enseñanza superior es imprescindible tener presente la Reforma Universitaria porque si el anti-reformismo es el signo de la universidad de espaldas al país –simple fábrica de técnicos-, el reformismo, en la desnaturalización del movimiento original, ha terminado por ser un concurrente a la función negadora.

Aquí conviene señalar que la Reforma ha dado mejores frutos en el resto del continente que en nuestro país, pues allá representó una aproximación del universitario a la realidad inmediata, mientras que aquí principió por desconocer y contradecir el hecho histórico que le daba nacimiento.

La Reforma Universitaria, creada por la primer presencia del pueblo en el Estado, se vuelve contra aquel, una y otra vez. Así la Reforma nació con Irigoyen, cuando el pasado, vencido por el país, se refugio en la Universidad para aislarla como su reducto. (Por eso la Reforma fue anti-católica en Córdoba, y anti-liberal en Buenos Aires y La Plata, correspondiendo a las características del sector dominante en cada caso que impedía la incorporación de la Universidad al país nuevo que empezaba). Pero fue uniformemente anti-yrigoyenista, volviéndose contra el movimiento nacional que la generaba, como después fue anti-peronista, en la misma medida que perdía contacto con la realidad que le parteaba. El Fracaso de la Reforma fue que no supo integrar la Universidad en el país, esto sin descargar los errores de conducción de los procesos, frente al estudiante.

El desiderátum entonces es una Universidad aséptica, depurada de toda preocupación vinculada con el destino de la comunidad y, por consecuencia, de la nación, a la que da expertos despreocupados de los fines de la técnica y el resultado de su aplicación.

El egresado de esa Universidad obtiene lo que en un número anterior he llamado una “patente de corso”. Ha sido formado como profesional para su aprovechamiento, y en la etapa de su vida en que se forma como hombre, ha estado al margen de todas las preocupaciones e inquietudes que lo vinculan al destino del pueblo y el país al que pertenece. Trabajando en probetas o en laboratorios, en bibliotecas o archivos, y oyendo clases magistrales, ingresa al mundo como el producto exclusivo de la probeta, el laboratorio, el libro o la lección magistral. Cuanto más desvinculado de la realidad a que pertenece, es más perfecto como técnico. Ninguna importancia tiene que se haya graduado en el país o en el extranjero: la técnica que domina es universal y su función en la vida es meramente aplicarla. Tampoco se le puede pedir otra cosa, pues no es un hombre como los demás; asépticamente aislada toda su adolescencia y juventud, se diferencia de los otros adolescentes y jóvenes, a quienes su actividad específica no los aísla de al vida sino que por el contrario los hace actores. Es el único argentino cuya juventud ignora la política.

Una Universidad Argentina de esta naturaleza, sólo será argentina por su radicación geográfica, y el lógico producto de esa Universidad serán los contadores que manejan las cifras y los asientos falsos de las empresas, los doctores en ciencias económicas que distribuyen las doctrinas de encargo que se importan, los filósofos e historiadores que adecuan el pensamiento y la versión de la historia conveniente a esos mismos intereses, los ingenieros que planifican y construyen sin vincular su obra con el destino nacional, los médicos que curan a los enfermos sin buscar las raíces económicas y sociales de los males, y los abogados y jueces que consolidan la estructura jurídica de la dependencia.

El país necesita una Universidad profundamente politizada; que el estudiante sea parte activa de la sociedad y que incorpore a la técnica universalista la preocupación-por las necesidades de la comunidad, el afán de resolverlas, y que, por consecuencia, no vea en la técnica el fin, sino el medio para la realización nacional.

Esta es la disciplina de la técnica dentro del pensamiento nacional que lleva la vida a la técnica y permite que sus aportes universales se nacionalicen, se filtren, se acomoden con la sociedad que la va a utilizar. Es decir, todo lo contrario de lo que significa la despolitización de la Universidad, que es su aislamiento como simple fábrica de expertos, sin otro espíritu que el de la “intelligentzia” –es decir el de la idea básica de la misma desde su origen, que identifica instrucción co0n educación y civilización con cultura.

(*)Ver nota “Varsavsky y Jauretche – Universidad y Ciencia” en el Nº 10 de nuestra revista en: http://www.revistaelemilio.com.ar



EL REGRESO DE LAS POLEMICAS JAURETCHANAS

3 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Afortunadamente hoy vemos como se ha  instalado un debate que hace años se vio postergado por dirigencias cómplices o carente de idoneidad para el desarrollo del mismo, cuando no, con ausencia de autoridad moral. Y no solo con respecto a medidas puntuales sobre un tópico tan urticante como lo es el conflicto con el campo, sino, que proyecto o modelo de país expresan los sectores en pugna y cuál es la cosmovisión del hombre y de la historia que subyacen en las posiciones asumidas, más allá de errores de coyuntura que pudimos advertir como espectadores o activistas en uno u otro sentido. Arturo Jauretche protagonista de las famosas polémicas, nos alcanza hoy; y plumas relevantes asumen opiniones encontradas, como si en el seno del campo nacional estuviera el verdadero debate de la significancia e importancia de lo que nos concierne a todos. Desde otros lugares la cosa parece muy clara, nada se discute. Y también esto despierta suspicacia.

Con Uds. Luis Brunati y Norberto Galasso

Aldo Battisacco

OPINION

El enemigo principal

Por Luis Brunati *

Saludamos el tono del artículo de Norberto Galasso (en Página/12, el 2 de febrero pasado), aunque no la tendencia a eludir los temas de debate. En efecto, Galasso enumera los temas, pero lo que interesa no es saber cuántos son, sino qué opina sobre cada uno de ellos. También se dice que el artículo de Alcira Argumedo (en Página/12, el 27 de enero) no refutó “las apreciaciones correctas de Barcia sobre la mortalidad infantil”. Al respecto, creo conveniente señalar que el hambre es un crimen siempre, e independientemente de la variación de uno o dos puntos en los guarismos. Sin embargo, en el caso particular de la Argentina, el hambre es un crimen calificado, consentido y evitable. ¿Cómo se puede justificar que en un país que produce 134 millones de toneladas de alimentos y una renta inmensa discutamos el tema en base a cifras del Indec, cuyo contraste con la realidad es para todos inquietante? Aquí, es un tema de prioridades y voluntad política. ¿Qué es prioritario, pagar deuda externa o salvar vidas? Tanto Menem, como De la Rúa y la gestión K han privilegiado el pago de los servicios de la deuda externa, además de aceptar que los recursos petroleros y mineros se extraigan sin control público y se exporten dejando las divisas en el exterior. El ciento por ciento para el caso de las mineras y el 70 para las petroleras, tema denunciado reiteradamente por Pino Solanas y Proyecto Sur.

No obstante, la clave del artículo de Galasso está en la definición del “enemigo principal”. Al respecto, ya nadie discute que, utilizando el terrorismo de Estado, la dictadura militar contribuyó a consolidar un nuevo bloque de poder hegemónico en el país, conformado por grupos económico-financieros locales y externos –incluyendo a los grandes propietarios de tierras, cada vez más concentradas y extranjerizadas– con el apoyo de Estados Unidos, países europeos, el FMI y el Banco Mundial. Estos fueron los beneficiarios del saqueo de recursos públicos y sociales durante los treinta años siguientes, comenzando por el carácter fraudulento de la deuda externa y la estatización de la deuda privada, realizada por Domingo Cavallo desde el Banco Central, durante la dictadura. Con el retorno de la democracia, la fortaleza alcanzada por ese bloque de poder, sumada a la escasa voluntad política, permitió desarticular el Estado de Bienestar y el Estado Empresario y la potestad soberana del Estado Nacional, facilitando un descomunal traslado de recursos públicos y sociales en favor de los nuevos dueños de la Argentina.

Así, el saqueo articulado al amparo del terror durante la dictadura se consolidó en democracia a través de verdaderas estructuras de corrupción, conformadas por los grupos económico-financieros, parte de la dirigencia gremial y los dos partidos mayoritarios.

La alternancia bipartidista –incluyendo la cooptación de sectores como el Frepaso– permitió la continuidad de los mecanismos de despojo: subsidios a la descentralización industrial y a las exportaciones; especulación financiera; pago de la deuda sin evaluar su legitimidad; privatizaciones leoninas; altas tarifas en dólares sobre mercados cautivos; prebendas a los “amigos del poder”; complicidades espurias; intercambio de expertos económicos o referentes políticos; “empresarios nacionales” súbitamente enriquecidos y similares; lo cual no está exento de conflictos de intereses y tensiones en su interior. Dadas las dramáticas consecuencia de esta estructura de corrupción, preocupa que se banalice el tema de la corrupción económica. En todo caso, ese bloque de poder y sus cómplices son el enemigo principal. Son ellos los que se benefician con el sacrificio y dolor de nuestro pueblo.

Precisamente, en Venezuela, Bolivia y Ecuador, las fuerzas populares lograron quebrar la trampa de ese tipo de bipartidismo. Por ello, la nacionalización de los recursos estratégicos y empresas clave para esas economías y el repudio a la deuda externa ilegítima no constituyen una “casualidad permanente”, sino movimientos clave para garantizar la redistribución de la riqueza y el bienestar del pueblo. Si se considera que solamente la derecha política, junto a la “nueva derecha” y la oligarquía rural, conforman el “enemigo principal”, por carácter transitivo parecieran pertenecer al campo del pueblo Techint, Monsanto, British Petroleum, Repsol, Pan American Energy, Shell, Esso, Ford, Barrick Gold, Minera La Alumbrera, Grobocopatel, Bunge y Born, Cargill o la Aceitera General Deheza del senador oficialista Urquía, entre otros tantos “amigos del poder”, y entonces se comprende por qué razón muchas de estas corporaciones han recibido subsidios o prebendas del orden de los 10 mil millones de dólares anuales.

En cuanto al tema de la Resolución 125, sistemáticamente se omiten varias claves. Son el diputado Lozano, los diputados del SI y el ex diputado Mario Cafiero quienes denuncian que el proyecto oficial encubre una maniobra que perjudica al Estado, en una suma superior a los 1700 millones de dólares (no pesos) y presentan un proyecto propio a favor de las retenciones móviles segmentadas, que incluye la investigación del ilícito denunciado. Este proyecto no fue llevado a votación, porque en Diputados ganó el proyecto oficial. Para colmo de males, gracias a la maniobra, el Estado nunca llegó a cobrar las alícuotas fijadas en “la 125” y que sí las agroexportadoras descontaron a los productores. Otro dato interesante es que antes del voto no positivo de Cobos, catorce diputados del Frente para la Victoria votaron en contra del proyecto oficial. Por todo ello, no es bueno que se pretenda comparar el sentido de nuestro voto con el voto de la derecha. Nosotros nos negamos a acompañar al Gobierno en el fraude, no en las retenciones. Galasso reconoce el negociado, al hablar de las acciones judiciales iniciadas por AFIP, pero soslaya que son posteriores a nuestra denuncia, cuando la maniobra entre los funcionarios del Gobierno y las agroexportadoras había tomado estado público. Pero la cosa no queda allí, la posterior ley de blanqueo exime a las agroexportadoras también de esa responsabilidad. Por todo ello, nos parece en extremo injusto que el compañero Galasso pretenda adjudicarnos “una grave responsabilidad si se frustra esta gran oportunidad”. En todo caso, si se frustrara esta gran oportunidad, no sería a causa de nuestras humildes críticas, sino a consecuencia de los propios errores políticos del Gobierno y su definición del “enemigo principal”.

Finalmente, en relación con las apreciaciones que el compañero Galasso realiza sobre la obra de Perón y, más allá de que sin duda hubo errores que no intentaré justificar, sus extraordinarias realizaciones en el campo social, los derechos del trabajador, la ancianidad, la niñez, la educación, la salud, energía, infraestructura industrial, obra pública, desarrollo tecnológico e incluso su concepción ambientalista expresada hace casi 40 años en el “Proyecto Nacional” tornan injusta cualquier comparación con gestiones posteriores.

* Docente, integrante de la mesa nacional de Proyecto Sur.

Respuesta de Norberto Galasso

OPINION

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-120467-2009-02-24.html

El enemigo principal (polémica)

Por Norberto Galasso *

En Página/12, el 17 de febrero último, el compañero Luis Brunati se suma a la polémica que venimos desarrollando acerca de si Proyecto Sur debe atacar frontalmente y con todo furor al Gobierno, considerándolo el enemigo principal, como lo está haciendo (Pino dice: “Kirchner es perverso”, “traidor”, “el Gobierno es antinacional y antipopular”, “Scalabrini Ortiz y Jauretche habrían visto con simpatía esta protesta rural”, “Scalabrini no estaría en Carta Abierta”, etc.) o si, en cambio, corresponde una crítica lateral, reconociendo aciertos –empujando, para profundizarlos– y señalando errores. Aquí reside el aspecto central de la discusión: quién es el enemigo principal, que ahora retoma Brunati.

Le contesto: lea el compañero Luis el diario La Nación, mire los noticiosos de TN, observe la perversidad de la casi totalidad del periodismo televisivo y la opinión de la casi totalidad de la dirigencia que aparece en “los medios” –ferozmente opositora al Gobierno– y se convencerá de que no puede coincidir con ellos. López Murphy, Carrió, Escribano, Grondona, la Mesa de Enlace agropecuaria, Longobardi y tantos otros saben bien quién es “el enemigo principal de ellos” y en este momento le apuntan agresivamente, con burlas y saña, al kirchnerismo. Por tanto, Luis, éste no puede ser, al mismo tiempo, el enemigo principal de Proyecto Sur.

Esta gente antinacional y antipopular pretendió “desgastar” al Gobierno, quiso voltearlo con un cacerolazo, logró debilitarlo con sus cortes de ruta, se apropió del cerebro de gran parte de los sectores medios reverdeciendo el gorilismo, apelando al racismo “anticabecita”, al machismo –incluso al “machismo de las mujeres”– ensañándose con Cristina y ahora intenta organizar algo parecido a la Unión Democrática, aunque en dos alas. Una, la liberal-oligárquica de Carrió –UCR en declinación conservadora, traidores como Cobos y hombres de paja del imperio como “el Bulldog”, con el aporte de la hija de Pepe Estensoro y la prepotencia aristocrática de una Bullrich Luro Pueyrredón, renegada de sus osadías juveniles. La otra, la monstruosa degeneración de un sector del peronismo, que retoma la línea menemista-duhaldista, con millonarios como De Narváez, oportunistas como Solá y el fantasma del viejo Pinedo resurrecto en su nieto. Todos ellos, juntos o separados, se esmeran por bajar el telón sobre la experiencia de Néstor y Cristina. A su vez, Fidel, Chávez, Lula, Evo y Correa no quieren que esto ocurra porque consideran a la pareja como compañeros del hundimiento del ALCA y de la necesaria reunificación de América latina con Banco del Sur, moneda latinoamericana y comité de defensa ante cualquier prepotencia imperialista.

De esto no hay duda alguna. Vos me decís en tu artículo que también son enemigos Bunge y Born, Urquía, la Aceitera General Deheza, Monsanto, etc., ¡qué duda cabe! Sólo que el diputado de Proyecto Sur votó a favor de esos intereses sojeros contra la Resolución 125 con el alborozo de La Nación, Clarín, Perfil y otros (lo menos que cabía era abstenerse). También mencionás a otros que, esos sí, hacen buenos negocios como las grandes empresas mineras y petroleras. No eludí este tema –como me criticás por mi nota anterior– ni lo eludo ahora. Digo que hay “amigos del poder”, efectivamente, como también los hay en todos los movimientos que algunos catedráticos llaman despectivamente “populistas”, incluso en el peronismo del ’45. Pero esos negocios no alcanzan para confundir los campos. Son suficientes sí, para señalar compromisos, contradicciones, concesiones del Gobierno. Por eso hay que empujarlo, movilizando al pueblo, para que profundice su política y adopte medidas audaces en esas áreas hoy sujetas al saqueo. Pero no podés caracterizar al Gobierno solamente por esta cuestión, como ocurría con radicales y nacionalistas que conspiraban contra Perón diciendo que entregaba el petróleo o no había nacionalizado la CADE. También te puedo recordar que Perón, seguramente a disgusto, llevó al balcón de la Rosada al asesino de Sandino. ¿Esta actitud tan criticable invalidaba las nacionalizaciones, el no ingreso al FMI, el más del 50 por ciento de la participación de los trabajadores en el ingreso y tantas otras cosas positivas? Evidentemente, no. Había que hacerse el distraído si se estaba dentro del peronismo o criticarlo lateralmente, sin dejar de reconocer el carácter nacional y popular del gobierno, si se estaba en la izquierda nacional (porque de la otra izquierda mejor no hablar). Fue también una concesión cuando el General encarceló a los exilados guatemaltecos del gobierno de Arbenz derrocado por los yanquis. De esta desgraciada medida algunos sacaron la conclusión de que el gobierno era proimperialista, lo recuerdo. Así actuó gente honesta, con grandes ilusiones y quimeras. Lenin también los soportó y los calificó como “el izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo”. Como vos sabés, colaboraron para que llegaran los Rojas y Aramburu, quienes liberaron a los guatemaltecos, pero fusilaron a los trabajadores peronistas y dictaron el 4161 y todo lo demás.

En mi anterior artículo decía que me sorprende que compañeros de larga lucha en el peronismo no comprendan las vacilaciones de los gobiernos policlasistas, que también las tuvo el peronismo, aun en sus mejores momentos (Actas de Chapultepec, ¿te acordás?). También me sorprende que omitan los avances de este gobierno y algo tan caro al peronismo como son los derechos de los trabajadores. Porque ahora no sólo hubo disminución de la desocupación y recupero de las paritarias, sino que desde la Comisión parlamentaria de Legislación Laboral presidida por Héctor Recalde se recuperaron conquistas que el menemismo había destruido (sextuplicación del salario mínimo, vital y móvil, suspensión de despidos sin causa, derogación de la ley Banelco, prohibición de uso de banderas extranjeras en los buques para eludir la legislación laboral argentina, limitación a ocho horas de la jornada para peones rurales, modificación de la ley de pasantías, el “dubio pro operario” en juicios laborales, jueces laborales en materia de quiebras, etc.). Y esto no lo promueve “el enemigo principal”, sino el Frente para la Victoria.

Es correcto que Proyecto Sur critique, pero, por favor, no desde el campo del enemigo, no desde La Nación y Perfil, ni en los programas de los periodistas del imperio, que se solazan escuchando las críticas. Elogien lo elogiable y critiquen lo criticable, pero con sumo cuidado para no ser funcionales a la reacción. Crezcan, desarróllense, si pueden, cabalgando junto a lo mejor del Gobierno y cuando deban votar, no le den pasto al enemigo.

También ha salido al ruedo, por correo electrónico, otro dirigente y amigo, Mario Mazitelli, quien señala que la política del imperio es “la alternancia”. Según él, el imperialismo deja hacer al centroizquierda hoy, después en 2011 vendrá la centroderecha y así sucesivamente mientras Proyecto Sur –sostiene un militante honesto como Mario– construye el partido “para hacer la revolución social”. Este supuesto poder inmenso de los sectores dominantes previendo varios gobiernos y manejando a su gusto a todos los argentinos –menos a Proyecto Sur– me sorprende porque se sustenta en categorías liberales, como centroizquierda o centroderecha, que utilizan Morales Solá y sus congéneres. Creo, en cambio, que hay una cuestión nacional que divide a la sociedad en antiimperialistas y proimperialistas y una cuestión social que la divide en explotadores y explotados. Del ensamble de ambas cuestiones nace un proyecto de Liberación Nacional en marcha hacia el socialismo.

Pero esta polémica no la voy a seguir por dos motivos. La primera, porque la egolatría es mala consejera. Y esto de que la plana mayor de Proyecto Sur (sólo faltás vos, Carlitos del Frade, y espero que no lo hagas) se prodigue en discutir conmigo puede provocarme cierta vanidad y apartarme de aquello que aconsejaba Scalabrini: “Ser uno cualquiera que sabe que es uno cualquiera”. La segunda, porque aparecen quienes rebajan el nivel de la discusión, como un tal José Luis que por correo electrónico intenta descalificarme tratándome benévolamente de “anciano”. Como se comprende, a los 72, no estoy para coqueterías, pero si la calificación viene de Proyecto Sur les advierto que si yo soy anciano, Pino es seis meses más anciano que yo.

Pero no es así, Pino, vos y yo sabemos que no somos viejos. Ocurre simplemente –como decía Jauretche– que hace muchos años que somos jóvenes y mantenemos la juventud suficiente para polemizar acerca del destino de esta América latina que insoslayablemente va hacia la unidad y al socialismo. Y, por mi parte, bajo el telón sobre esta polémica, en la certeza de que tarde o temprano las duras luchas por la liberación nacional y social nos encontrarán a todos nosotros, otra vez juntos, en la misma vereda de siempre.

* Historiador y ensayista.