“LA PROCLAMA”

19 noviembre 2017

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia Nacional

Con motivo del lanzamiento del CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS POLÍTICOS que lleva el nombre de LA VARELA PERONISTA, El Emilio tuvo acceso a la proclama fundacional  que dió origen a este empredimiento con base en el Movimiento Obrero Organizado catamarqueño enrolado en las “62 Organizaciones Peronista”, y a su fundamento histórico. A continuación la misma:

PROCLAMA FUNDACIONAL  DE LA FELIPE VARELA PERONISTA*

LOGO DE LA VARELA PERONISTA

¡CATAMARQUEÑOS!

¡ARGENTINOS!

El Pabellón de Mayo que radiante de gloria flameó victorioso desde el Atlántico al Pacífico  hasta Ayacucho, y  que en la desgraciada jornada de Pavón cayó fatalmente en las ineptas y cipayas manos del caudillo Mitre, ha continuado siendo arrastrado vilmente por sus hijos putativos. 

Enlodada la Nación en los fangales de la deshonra,nuestros compatriotas padecieron la trágica jornada del 6 de septiembre de 1930 que dio inicio a la Primera Década Infame,los alevosos asesinatos del 16 de junio y el 16 septiembre de 1955,la entrega patrimonial y los asesinatos iniciados el 24 de marzo de 1976,las relaciones “carnales” con el Imperio iniciadas el 9 de julio de 1989 en lo que fue el comienzo de la Segunda Década Infame,y por último el desfalco del país por parte de la oligarquía de siempre que se reinició el 10 de diciembre de 2015.

Largos periodos de nuestra historia le muestran al pueblo argentino las repetidas entregas por parte de nuestra cipaya oligarquía del patrimonio cultural, las riquezas de nuestro suelo, subsuelo y la capacidad productiva y dignidad de nuestros compatriotas a intereses foráneos.

Nuestra Nación, tan feliz en antecedentes de los cuales las gestas emancipadoras de San Martín y Belgrano, el Yrigoyenismo, el Peronismo y la reaparición de ese peronismo de la mano de Néstor y Cristina Kirchner dan cuenta de ello; nuestra Nación, tan grande en poder, tan rica en porvenir, tan engalanada en glorias populares como la entrega del “gaucho” Rivero en Malvinas, la noble y valiente defensa de Mansilla de nuestra soberanía en la Vuelta de Obligado, la heroica actitud de resistencia del pueblo Artiguista en Paysandú, La Revolución del “90”, el 17 de octubre de 1945  y el 19 y 20 de diciembre del 2001, ha vuelto a ser humillada como una esclava frente a los carroñeros buitres financieros internacionales y las multinacionales expoliadoras locales y extranjeras.

Como con los Justo-Roca de los “30”; los Aramburu-Rojas- Prebish de los “50”, los Onganía-Alsogaray de los “60; los Videla-Martinez de Hoz-Cavallo en los “70/80” y Menem-Cavallo en los “90”, La Patria hoy nuevamente  ve comprometido su alto nombre y su gran destino por el bárbaro capricho de otro “porteño”, Macri, y su sequito de Aranguren-Prat Gay-Melconian-Tutzeneger-Fraga- Dujogne, Peña, Carrio y el mafioso de Magnetto, mintiendo hasta en su juramento de respetar las Instituciones de la República.   

Tal es el odio que estos fratricidas porteños tienen por los provincianos, que muchos de nuestros pueblos están siendo asolados, saqueados y aquellos luchadores sociales que resisten su salvajismo, encarcelados, amenazados y perseguidos por los Macri-Garavano-Morales-Bullrich-Vidal, dignos representantes de aquel bárbaro Mitrismo.

¡Basta de víctimas inmoladas por los caprichos de oligarcas cipayos mandones, porteños sin ley,  sin corazón, sin conciencia Nacional y Suramericana!    

Miles y miles de compatriotas –entre ellos catamarqueños- inmoladas sin causa justificable en la guerra de la Triple Infamia; argentinos víctimas de las represiones en los talleres de Vasena, en las huelgas de la Patagonia Trágica de 1919 a 1921, en el alevoso asesinato de civiles inocentes con el bombardeo a Plaza de Mayo del 16 de junio, con los encarcelamiento y asesinatos de dirigentes políticos y gremiales peronistas, con la desaparición de 30 mil seres humanos entre trabajadores, delegados  gremiales dirigentes y luchadores populares llevada adelante por la última dictadura militar; las más de tres decenas de muertes del diciembre negro del 2001 dan testimonio flagrante de la triste e insoportable situación que atravesamos los argentinos y que es tiempo de detener.

¡Abajo los infractores de la ley!

¡Abajo los infames traidores de la Patria!

¡Abajo los mercaderes de las cruces de Uruguayana,  Paisandu y Malvinas a precio de oro, de lágrimas y de sangre de paraguayos, de orientales y de argentinos!

Nuestro Programa es la práctica estricta de la Constitución Nacional Jurada en la reforma de 1949, del orden común, la paz y la amistad con todos los pueblos hermanos de nuestra Suramérica en un proyecto común: Construir la Gran Nación Latinoamericana.

¡Compatriotas nacionalistas y latinoamericanistas!

El campo de la lid política nos está mostrando claramente el enemigo de la Patria chica, de la Patria Grande y del pueblo suramericano. Este nos invita a recoger los laureles del triunfo, o a juramentar que la bandera de la Patria flameará sobre sus ruinas. Fuera de la Patria  invasores y cipayos traidores  porque  al sol americano se le acabo la paciencia. Siempre triunfará la vida si morimos por vivir.

Vuestros jefes y guías

PERON

Felipe-Varela

 

FUNDAMENTOS HISTÓRICOS

Como catamarqueños y argentinos tenemos historia; historia construida con amor y sangre derramada por compatriotas que siempre soñaron con una Patria Justa, Libre y Soberana para el porvenir de la nueva y gloriosa Nación donde imaginaron ver felices a sus hijos  y descendientes; historia generalmente desconocida para cualquiera de nuestros mortales que hoy por hoy pisan estas tierras.

Nada fue ni es casual; la  falsa historia fue escrita por los vencedores de Caseros que no fueron otros que los que conformaron ese núcleo oligárquico bien identificados en su momento como “los  antipatria”; esos que solo entienden como patria su inagotable codicia  y para quienes  cualquier medio justifica este  fin con tal de satisfacerla.    

La hipócrita y hoy “famosa” grieta que separa a nuestra sociedad entre pobres y ricos, entre pequeños aspirantes a  burgueses y pueblo trabajador, entre colonizados culturales que buscan espejos allende los mares y pueblo que se afirma en sus raíces,   no fue descubierta por el tilingo sirviente de los poderes económicos  llamado  Lanata… ¡No!  Desde el nacimiento mismo de la Patria  las turbias aguas humanas ya bajaban  mezcladas;  los filtros del imperio británico  estaban listos y con diplomacia obraron para separarlas en “begninas” para sus intereses, y el resto desechable.  Les alcanzó con conocer la interminable codicia de las clases privilegias locales y sobre ellos actuar.

Nada es nuevo; ni el “libre comercio”, ni las “virtudes del mercados”, ni siquiera la tan mentada “globalización”;  todo es tan viejo y eterno como las mismas miserias humanas que  nosotros como pueblo aborrecemos y solo nos sirve para desecharla de nuestro modo de sentir la vida; por algo somos profundamente humanistas y cristianos; por eso somos VARELISTA-PERONISTA.

Hubo un momento en nuestra historia, un preciso momento donde el pueblo, el verdadero pueblo suramericano que había expuesto su pellejo por ese justo deseo de vivir en una patria liberada, comenzó a sentir que la división social en cuestiones  políticas era bastante clara: “Patria o colonia de esclavos mentales”; “patria o antipatria”;  “patriotas o lacayos de imperios foráneos”.        

Fue San Martín primero, luego Dorrego, posteriormente Rosas, Quiroga, Varela, Peñaloza, Yrigoyen y Perón los que trenzaron la línea histórica que fijo nuestro destino y abrieron el surco del pensamiento y el sentir nacional. Fue  el catamarqueño  Varela, Gral. de la Patria, el que hizo la primera y más firme advertencia de esto  en su Proclama del 6 de diciembre de 1866  y luego en el Manifiesto de Potosí. En ellas, Varela desenmascaró al Jefe Traidor  y explicitó  los riesgos que corrían los americanos ante las maniobras cipayamente entreguistas que por admiración al imperio británico y desde su marcada colonización mental   ya había comenzado a operar después de Caseros  y comenzaban a cerrar con la Guerra de la Triple Infamia; el que sarcásticamente el historiador  Galasso llamó  “padre de la historia nacional”: Bartolome Mitre.

Todos estos heroicos y patrióticos antecedentes siempre fueron presentados por la historia oficial y enseñado en nuestras escuelas como hechos llevados adelante por la barbarie cuando en realidad los bárbaros y la antipatria siempre estuvieron enquistados en el centralismo y unitarismo porteños y en la cipaya oligarquía agro-ganadera hoy industrial… QUE HOY, VUELTA AL PODER DE LA MANO DE MACRI NO INTENTA OTRA COSA QUE REPETIR VIEJAS Y HARTO CONOCIDAS HISTORIAS DE SAQUEO DE LA PATRIA  HUMILLANDO A NUESTRO PUEBLO .

Notas 

*Proclama Americanista lanzada por Felipe Varela el 10 de diciembre de 1866, actualizada por  Victor Leopoldo Martinez -Catamarqueño y Militante Peronista- en diciembre de 2016.

El Logo de La Varela Peronista es un aporte creativo de un talentoso y gran militante del campo Nacional y Popular radicado en Rosario- Pcia de Santa Fé, de nombre y apellido Mariano José Utin


LOS SUSTITUTOS FUNCIONALES DE LA CULTURA Y EL PERONISMO

22 marzo 2017

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Peronismo, historia, cultura e identidad

V.L.M. 3

Por Victor Leopoldo Martinez (*)

Aunque resulte tedioso insistir sobre el tema, creo que tiene una importancia superlativa seguir estudiando, incorporando reflexiones y pensamientos que sirvan no solo para entender el peronismo como un fenómeno cultural e histórico único, sino y fundamentalmente para comprender el porqué resulta importante para las demás fuerzas políticas surgidas en los sectores sociales medios, copias fieles de las sociedades burguesas occidentales “primermundista” en términos culturales, penetrarlo tratando de transformarlo en algo para lo que no nació.

Así pudimos ver, vivir y padecer a ese “peronismo neoliberal” ensayando en los “90” de Menem formulas reñidas con nuestra identidad donde no pocos de esos sectores medios sintieron agrado por ese “peronismo aggiornado” con el que aquel riojano quiso congraciarse culturalmente con el establishment económico nacional e internacional. Las “relaciones carnales” con el Imperio fueron el eje de aquella gestión que hizo que el pueblo argentino ponga sus glúteos (y parece que a esos sectores medios le gustaron aquellas “relaciones” ya que trajeron con su voto a un Macri para que repita la historia. Macri hasta se animó a utilizar parte de esa “liturgia” adoradora de los “símbolos” peronistas).

La contracara de lo anterior aparece en el 2007 con otro invento político de los clase media “progresistas” proveniente de la tradicional izquierda argentina –generalmente con un pasado muy dudoso pero fundamentalmente antiperonista- que con una tarea perseverante desplegada desde los medios del Estado que pasaron a controlar, penetraron culturalmente la gestión de gobierno en un nuevo intento por desvirtuar su condición popular. Lo llamaron “kirchnerismo” (independientemente del legado político de Néstor el que siempre dijo ser Peronista y en vida actuó como tal). Y tan es así que prefirieron optar por la versión “Laclau” de conformar una movida “Populista Progresista” a conformar un movimiento Nacional, POPULAR y Revolucionario, junto a la “clase trabajadora argentina”, columna vertebral del Peronismo, SENTIDO PRIMERO Y ÚLTIMO DE LA PATRIA MISMA EN TERMINOS CULTURALES. Después de la derrota electoral buscada y conseguida pasaron a la construcción del “Cristi-kirchnerismo” sin abandonar sus objetivos anteriores, y con la clara intensión de dividir el frente popular para dar continuidad cultural a esos principios que le dan sentido a su existencia de “izquierdistas; como históricamente fueron sus aspiraciones buscando estar a tono con su auto asignado rol de “vanguardia lúcida”. Nada nuevo. Con Perón en vida en el “73” ya lo habían intentado.  

En el racconto histórico que más abajo realiza el compañero Sánchez, podrá encontrar usted señor lector, explicado con meridiana claridad las razones culturales de la existencia del Peronismo como fenómeno único e irrepetible en materia de identidad política. Nosotros nunca fuimos ni “sectarios ni excluyentes”; solo pedimos un mínimo de respeto por nuestra identidad cultural y política y sumamos -o nos sumamos- a todo Movimiento Nacional y Popular que levante bien alto las tres bandera de la Nacionalidad: Soberanía Política, Independencia Económica  y Justicia Social.

Los tiempos que vienen reclaman gestos de grandeza de toda la dirigencia política vinculada al peronismo , gestos que estén a la altura de las circunstancias porque es lo que demanda la hora histórica por la que atraviesa nuestra PATRIA. El enemigo de ella esta hoy controlando todos los resorte institucionales, buscando el momento oportuno para ponerle bandera de remate. La consigna dejada por nuestro Gral. es simple y sencilla: O LOS ARGENTINOS DEL CAMPO NACIONAL Y POPULAR NOS UNIMOS, O COMO PUEBLO TERMINAMOS DOMINADOS POR EL CAPITAL Y EL IMPERIO FINANCIERO INTERNACIONAL PRODUCTO DE LAS MIOPIAS CUANDO NO LA CEGUERA Y  MEZQUINDADES SECTORIALES.

Victor Leopoldo Martinez

Perón-discurso-desde-el-balcón

“Su bisabuelo hizo patria

su abuelo fue servidor

su padre carneó una oveja

y está preso por ladrón”

Osiris Rodríguez Castillos, “Camino de los quileros”

 

 

Por Lizardo Sánchez *

“El peronismo se mostró inicialmente como expresión de las masas criollas del interior indiano, ahora urbanas, y que volvían a aparecer luego del largo silencio iniciado tras la Guerra del Paraguay. Naturalmente inconciliable con los sustitutos de la cultura y sus productos, no de vicio fue señalado como el hecho maldito del país burgués.

El peronismo, heredero de la tradición integradora del mundo español, mediante su accionar se convirtió en la mejor escuela de realismo, conciencia y cultura para quienes, provenientes de la sociedad inmigratoria, se incorporarían a la Nación a través de su participación en el mismo. En ese sentido, oficiando de puente entre ambas sociedades, fue fundante de una nueva Argentina, capaz de integrar en un cause histórico común a todos los nacidos en nuestra tierra sobre la base de una identidad.

En la posterior evolución del mismo ha ido tomando fuerza el papel desempeñado por las clases medias , particularmente desde el fin de la épica del retorno del Gral. Perón y la posterior disminución del peso “relativo” del movimiento obrero. De este modo a sido permeable a su confusión de conciencia e identidad. Esto generaría una tensión interna dentro del campo popular, debilitándolo y esterilizándolo. Debido a que hoy no existe fuera del peronismo ningún espacio político organizado y creíble, este de hecho de ha convertido en el sistema político, por lo que se refuerza la presión orientada a mantener los contenidos espurios presentes en el mismo: liberalismo, individualismo, partidocracia, electoralismo, clientelismo, localismo, a lo que se le suma la tendencia a aceptar soluciones prestadas, como el liberalismo o el progresismo.

Esta permeabilidad a criterios propios de las clase medias hace que sea alto el riesgo de introducir elementos extraños a nuestra cultura, en los intentos de superar la situación señalada en el punto anterior. Hay que tener muy presente que el peronismo no es productor de las clases medias, es la respuesta integradora que des un horizonte histórico muy anterior a mayo de 1810 se ofrece a las diferentes sociedades argentinas del siglo XX y pretendemos del siglo XXI.

Sin la memoria del pasado es imposible construir el futuro, pues nadie escapa a su propia sombra.”

 *Docente e Investigador


DERECHOS HUMANOS, ESTADOS DEPENDIENTES, PARTIDOS POLÍTICOS Y MOVIMIENTOS DE LIBERACIÓN

23 marzo 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, En un día histórico

A 40 AÑOS DEL FATÍDICO GOLPE MOTORIZADO POR EL IMPERIO

carpani

Por Victor Leopoldo Martinez

BUSCANDO RAZONES

¿Por qué “ciertos” dirigentes que se dicen “peronistas” están tan preocupados únicamente  por la “renovación partidaria” del Justicialismo?“El partido Justicialista es una simple herramienta electoral. Lo que a nosotros no debe interesar es el movimiento”(J.D.P.)

Si se dicen peronistas deberían saber que El PERONISMO, ante que un partido político es un movimiento popular revolucionario con un creador y líder indiscutido -Juan Domingo Perón-, con una abanderada -María Eva Duarte de Perón-, con una columna vertebral –la clase trabajadora- y tres claras banderas: Soberanía Política, Independencia económica y Justicias Social. Además tuvo y tiene un claro orden de prioridades: Primero la Patria, luego el Movimiento y por último los Hombres. Todo lo demás en boca de quien sea no pasa de ser “cháchara”.

Enarbolando  estas banderas y teniendo como pilares fundamentales las prioridades señaladas, los peronistas de base –cualquiera sea el lugar social y/o  militante que ocupemos, oficio o profesión que desarrollemos-  podemos y debemos discutir todo, pero jamás detenernos en nimiedades partidarias formales limitada a cargos y sellos pensando en cómo “colar” en próximas elecciones; menos aún cuando el destino de la Patria y su Pueblo están en juego.

“El peronismo será revolucionario o no será nada” (Evita). De ahí la importancia y el valor de ser un movimiento; jamás estático, siempre dinámico. De la mano de Perón nuestro movimiento nació para cambiar la historia, pero para cambiar la historia que por años tuvo a su pueblo (conformados por trabajadores, humildes y postergados “grasitas”) bajo la explotación de una oligarquía cipaya y vende Patria; de ahí su valor revolucionario y la razón para no limitarlo a cuestiones partidarias. Tenemos banderas, orden de prioridades y un cuerpo doctrinario profundamente humanista y cristiano que tiene como objetivo máximo la implantación en la Patria de la Justicia Social; todo dentro de una Comunidad Organizada. Tenemos metodología para un Proyecto de País (Gustavo F.J. Cirigliano) y tenemos “El Modelo Argentino” dejado Por Perón en 1973. Herramientas nos sobran.

A partir de esto, ningún tilingo oportunista (sea  de “derecha”, centro o “llegado por izquierda”; sea  gobernador, Intendente, parlamentario nacional, provincial o municipal), puede arrogarse representación alguna de nada ni de nadie, aunque esgriman escudos y sellos partidarios. La representación y capacidad de conducción se lo demuestra en la acción; militando a la par y por el pueblo.  Perón fue muy claro. “Mi único heredero es el pueblo”. Menos aún “saltin banquin de ocasión” que hoy son una cosa y mañana –x 2 $- son otra en términos politiqueros.

Acá no se trata de peronómetro alguno sino de coherencia con los principios y el ideario peronista.

A PROPÓSITO DE ANTECEDENTES

En países cuyos Estados se encuentran política y económicamente en condiciones de dependencia de intereses extranjeros –no por decisión popular sino por la codicia de los sectores económicos que manejan los criterios políticos del funcionariado en gestión de gobierno en función únicamente de poderosos intereses locales al servicio de intereses internacionales-, los partidos políticos solo cumplen un rol de tipo formal y a los fines de asistir a la sociedad en el ritual que demanda el sistema seleccionado (en este caso democrático) para elegir representantes gubernamentales y parlamentarios. Pero lejos está este sistema de extender su fin hasta llegar a cumplimentar con un mandato patriótico y por ende cubrir las aspiraciones y necesidades básicas populares. De ahí la importancia de la aparición de los fenómenos llamados “movimientos  populares” (conocidos como puebladas) que en primera instancia se conformaron y conforman de manera inorgánica y sin dirigentes a la vista (17 de octubre de 1945 –por ejemplo- que solo buscaba recuperar al líder que les había devuelto la dignidad) para luego tomar cuerpo en una expresión político-doctrinaria que para unos puede resultar simplemente “reformista” mientras que para otros (nosotros; el pueblo peronista) terminan poniendo los intereses de la patria y su pueblo por encima de las mezquindades sectoriales e individuales haciéndolo de esta manera revolucionario.

Así nació el PERONISMO.

Alguien –un líder Árabe para más dato- dijo por ahí que: “En un país sin soberanía política y económicamente dependiente no se justifican los partidos políticos porque su existencia implica «sociedad partida» (dividida) y a los fines de su liberación son totalmente INÚTILES”. El “divide y reinaras” sirve más a la dependencia de  intereses extranjeros que a los intereses de la patria y su pueblo; esto fue trabajado como material de exportación por Inglaterra para satisfacer sus intereses imperiales”; y completó agregando “Y digo esto aunque las «democracias  occidentales» que se dedican a saquear riquezas de países pobres luego cuestionen la«ausencia» de «democracia» y vean como atentatorio de las libertades individuales (individualismo)”. De ahí la importancia del PERONISMO: “Ningún hombre se puede realizar dentro de una comunidad que no se realiza” (Valor social del conocimiento y la socialización del mismo= educación para un proyecto político nacional-liberador y popular)

Como peronistas seguiremos defendiendo el sistema democrático como una herramienta que sirve dentro del sistema republicano, pero también somos conscientes que los corruptores (la corrupción requiere no solo de hombres -sean estos funcionarios, “operadores” económicos o financieros-  que sean “comprables” [corruptibles] sino y fundamentalmente de “CORRUPTORES”)  son los que necesitan evadir leyes, normas y hasta jurisdicciones y que estos segundos nunca son juzgados. ¿Ejemplos? affaire IBM-Menem-Cavallo. Prat Gay-JP Morgan-Evasión impositiva; affaire Federico Sturzenegger-Mega canje… ¿¿Sigo?  Ni los corruptores están enjuiciados ni los corruptos están en cana; por el contrario, a los segundos se los premia con bancas parlamentarias y/o Ministerios).

¡QUE ME VAN A HABLAR DE DERECHOS HUMANOS!!!

Entonces y en momentos como el que transitamos en términos históricos –año del bicentenario de nuestra INDEPENDENCIA- no nos podemos dar el lujo como peronistas de priorizar cuestiones partidarias por encima de los intereses de la Patria. Existe un claro plan externo para volver a endeudar al país y a su pueblo recuperando el nivel de dependencia de otras épocas. Con Macri en la Presidencia,  la visita de Barak Obama se enmarca dentro de esta operatoria. La votación en la Cámara de Diputados, puso en evidencia y dejó muy en claro que la esquizofrenia Macrista es muy contagiosa y útil a los intereses imperiales. Con su voto en la Cámara Baja a favor del acuerdo con los fondos buitres, los diputados de FpV  traicionaron al partido –o Frente- y a los votantes que los llevaron a las bancas. Porque que hay que ser claros y honestos, a las bancas muchachxs llegaron gracias al “dedo”  que digitó su candidatura dentro del partido o frente. La estructura frentista encarnaba las aspiraciones de ese 49 % que los sufragó, y la gente votó para que sean defendidas esas aspiraciones, no para que las traicionen. Ustedes son más que conscientes que si se hubiesen presentado por afuera de una estructura partidaria o frentista, o individualmente no los hubiesen votados ni los loros. Por todo esto son el más claro ejemplo de la incoherencia: “Yo no estoy de acuerdo con las formas de esta negociación con los buitres pero voto favorablemente para que se deroguen las leyes de pago soberano para que el país salga adelante(¿?)”. Tomada esta traicionera y absurda (porque nada de lo que promete Macri y Prat Gay se va a cumplir) decisión, los diputados de marras deben registrar que fue la mayor y más disparatada decisión política tomada. En dichos y hechos esta actitud se transformó en su tumba histórico-política –por los menos dentro del verdadero pueblo peronista-;  jamás podrán regresar a su seno por carecer de toda moral política. Aunque debo reconocer  que para ciertos sectores sociales sado-masoquistas  esto  es relativo;  la presencia de Macri, la Bullrich, Melconían, etc, etc dan cuenta de ello.

OBAMA Y LOS DD.HH.Ricardo-Carpani-Memoria

En materia de Derechos Humanos, la hipocresía norteamericana salió a pasear por su patio trasero de la mano de su presidente Barak Obama, (el presidente “negro” que  sirve a las “simulaciones democráticas” imperiales para esconder el profundo racismo que existe en su sociedad –baste recordar los crímenes contra negros por parte de policíaS en su propio gobierno). Todo el mundo –literalmente- sabe y conoce las tropelías en materia de DD.HH. cometidas alrededor del planeta por sus fuerzas de ocupación y/o las operaciones políticas de apoyo a dictaduras militares llevadas adelante por su agencia de inteligencia C.I.A.  a lo largo del siglo XX y comienzo del XXI; hechos llevados adelante con el solo pretexto de defender “ciertos tipos de democracias” cuando en realidad solo se buscaba el dominio y  consolidación de su poderío económico encarnado en sus empresas multinacionales.

Con total caradurez Obama, Presidente “galardonado” con el Nobel de la Paz al mismo tiempo que  ordenaba a las fuerzas norteamericanas estacionadas en la zona bombardear de manera indiscriminada en Oriente Medio dejando miles de muertos civiles inocentes  a los que simplemente los consideraron desgraciados  “daños colaterales”, daños que sentían necesarios cometer para poner fin al “terrorismo Internacional”. Ni por un instante a Obama se les cruzaría por la cabeza reconocer que los bombardeos norteamericanos fueron y son “terrorismo Internacional en su más pura acepción”. Obama, el presidente negro que actúa como los blancos norteamericanos le exigen que actúe,  llega a la Argentina con toda su hipocresía a cuesta y con “promesas” de desclasificar archivos secretos sobre la época de la última y sangrienta dictadura militar  que asoló Argentina, hoy en poder de la C.I.A. Acá será recibido por otro hipócrita Presidente que muestra su interés por los DD.HH. para las fotos internacionales, mientras su gobierno diariamente atenta contra los DD.HH. de sus compatriotas generando desempleo y miseria además de contar en su historia que por años habló del “curro de los DD.HH.”.

Los peronistas debemos llamar a las cosas por su nombre e identificar las políticas por lo que realmente representan:

Las políticas neoliberales Macristas son la AntiPatria, el Antiproyecto Nacional.

Como bien decía mi maestro y guía Gustavo F.J. Cirigliano: “Cuando no tenemos proyecto político propio, estamos en el proyecto de otro.” El Macrismo nunca tuvo ni tiene proyecto político; simplemente son ejecutores en el orden nacional de uno –o varios- proyectos ajenos, externos. Eso recibe un nombre concreto “Cipayismo”. El país tuvo un modelo político-económico (¡Y vaya si tiene importancia “el orden de los factores” en relación al “producto”{inclusión social}!) que no pudo concretarse en proyecto Político continuador del proyecto político PERONISTA por diversos factores que lógicamente en algún momento (y este es uno de ellos) se debe discutir a nivel de militancia. Pero nadie en su sano juicio puede poner en duda que se trató de un modelo con perfil peronista. De ahí esta reacción casi intempestiva de este gobierno MACRISTA REACCIONARIO, que rompe  su carácter de colindar con la más cruel venganza, para asemejarse a aquella recordada versión antiperonista posterior al golpe de 1955; o peor aún a esa nacida el 24 de marzo de 1976 auto titulada “Proceso de Reorganización Nacional” guiada en su accionar delictivo y criminal por las directivas recibidas en la Escuela de las Américas donde militares norteamericanos adiestraban a sus pares argentinos en la “Doctrina de Seguridad Nacional”; y Luciano Benjamín Menendez  sostenía que para que el país pueda funcionar se debía matar a “por lo menos  500 mil peronistas” (Hoy Macri sostiene que para que el Estado pueda funcionar se debe desprender de por lo menos 1.200.000 empleados públicos. También se puede matar por miseria o de hambre y esa es otra forma más de asesinato, o sea avasallamiento de un Derecho Humano elemental).

Resulta muy difícil (por no decir imposible) imaginar a un Obama pidiendo rendición de cuenta y/o mandando a la Justicia  a los anteriores gobernantes norteamericanos por sus alianzas con gobiernos dictatoriales de la región (entre ellos el nuestro); como resulta imposible creer que Mauricio Macri se puede llegar a conmover  con el nefasto recuerdo de una fecha como la que hoy nos reúne alrededor de esas 3 banderas: Memoria, Verdad y Justicia,  cuando su modelo de gestión gubernamental es la del Brigadier Cacciatore de aquella dictadura.

POR NUESTROS COMPAÑEROS DESAPARECIDOS

PRESENTES!!!

HOY Y SIEMPRE

LIBERTAD A MILAGRO SALAS


17 DE OCTUBRE, PERÓN, Y ESE NECESARIO VOLVER A LAS RAÍCES.

15 octubre 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia política

dia-de-la-lealtad

PEDRO-DEL-ARRABAL-3

Por Pedro del Arrabal

¡Era hora!!!

Ayer -1945- día de una gesta heroica y gloriosa. Hoy -2015- se puede recuperar el “17 de octubre” como el día de “San Perón”.

¿Tiene que volver la “grasitud” de Perón y Evita?

¡Por qué no!!! ¡Nos aguantamos las caceroleadas y tantas otras cosas!!!

Por ejemplo: ¡Cuánto esfuerzo hicieron en estos últimos 12 años los “acompañadores” de la ayer “Unión Democrática”, luego de la “Libertadora” y por último de “ Videla, el Gral. Democrático”, hoy vueltos en fervientes defensores de aquel “populismo fascistoide” con que ayer identificaban al peronismo y que don Laclau  se los hizo digerible  (pero que “por las dudas” lo llaman “Kirchnerismo. Tampoco es cuestión de andar mezclando la hacienda),  por hacer olvidar esa maravillosa fecha  de gesta popular, ese hito que cambió nuestra historia!

Hasta Feinmann se regodeó en algún reportaje hecho por La Nación (si mal no recuerdo) manifestando esperanzado que ya “el kirchnerismo está dejando de lado, por suerte, los iconos peronistas; ya no se canta la marchita y se elude poner fotos de Perón”. Lectura de nuestra realidad realizada por el saicobolchismo mitro-marxista.

¡Muchachxs!!! La Justicia Social nació con Perón, no en el 2003. En todo caso –aunque les duela hasta el upite por comérsela doblada- con Néstor y Cristina el pueblo peronista volvió al poder porque ambos fueron y son PERONISTAS. La compañera Cristina –como lo fue Néstor- son dos ejemplos  de conducta  PERONISTA, nada más que con formato de nuevo siglo y milenio. Algunos muchachxs insisten y prefieren esconder bajo la alfombra su pasado, cómplice de proyectos cipayos, para así poder “operar” políticamente hoy; como si antes no hubieran acompañado a la antipatria misma; hoy  pretenden ser “confiables”.

¡Muchachxs! Algunas intensiones son harto conocidas. En el “73”, los “apresurados” nos quisieron copar el rancho y encima ser los “conductores de Perón”. ¡Mierda con la soberbia!!! Hasta pensaron que  la “Resistencia Peronista” había nacido a fines de los “60” y con ellos.

peron_0

“Algunos muchachos se enamoran de los cartelitos y sus nombres. Eso a mi no me molesta. Lo importante es que sean buenos peronista.” –Sostenía sabiamente nuestro querido “Viejo” allá por el “73”. ¡Y bue…!!! Hoy, si se quieren llamar “Kirchnerista”, ¿Cuál es el problema? Lo que importa es que sean buenos peronistas.

Néstor y Cristina recuperaron y volvieron a levantar las tres banderas del peronismo: Soberanía Política, Independencia Económica y Justicia Social (no como alguna vez escribió Firmenich: “libertad económica” que parece fue un fallido consecuente con sus conductas posteriores).

En Materia de Soberanía Política se ganaron grandes batallas gracias al enorme talento y dotes de gran pedagoga en materia histórica de nuestra Presidenta Cristina Fernández. En cuanto a la Independencia Económica no pocas fueron exitosas (manejo de la deuda externa  y la recuperación eficiente de “las joyas de la abuela” –las empresa del Estado saqueadas en los “90” por la “eficiencia privada”- pueden ser 2 ejemplos).  En relación a la Justicia Social, se lograron avances, con batallas ganadas en diversos frentes (la distribución del ingreso de muchas maneras es quizá el hecho más significativo), mostraron a esta nueva juventud, con realidades concretas inundando de felicidad a sectores por década postergados, qué es en esencia ese “mito” llamado PERONISMO. Cristina priorizó las necesidades de los más humildes y desprotegidos (a quienes, y aprovechando la volteada, se le sumaron no pocos “caceroleros”  acudiendo sin vergüenza alguna al “Ahora, 12” hasta para viajar- Cristina los incluyó dentro de los 40 millones de argentinos. Ellos le devolvieron la gauchada calificándola de “yegua”). Antes ¡Viva el Cáncer! Hoy ¡Muerte a la yegua! Perdón ¿Dónde estuvo siempre el odio?

Se ganaron batallas,  no la guerra. ¡A no engrupirse muchachxs!!! El enemigo sigue siendo hoy muy poderoso. Encima sumaron jueces y poder mediático jugando a su favor.

pocho-1

“Solo la organización vence al tiempo”, recomendaba nuestro líder indiscutido.

Volver a PERÓN es volver a las raíces que se encuentran profundamente arraigadas en el pueblo argentino. Con el pueblo peronista se ganan elecciones y luego las otras batallas. Si algunos todavía no  entendieron esto entonces siguen sin conocer la esencia del ser Argentino. A leer más pensadores Nacionales  (Hernández Arregui, Jauretche, Galasso, por caso) y menos Laclau, Pigna o Feinmann. Con estos últimos  seguro van a ir a  buscar leña en monte equivocao’.

A Cristina le sobran dotes de conductora y ha demostrado ser una gran PERONISTA. Néstor alguna vez manifestó: «Nosotros somos PERONISTAS; nos dicen “Kirchnerista” pa´bajarnos el precio». Sabia reflexión de un verdadero y humilde peronista»

A los peronistas no les van a enseñar qué es peronismo ni los que se acercaron ahora en “Encuentros Nuevos”, ni  ex dirigentes de fobal, eternos y oportunistas banqueros cooperativistas; menos aún intelectuales saicobolch-progres-laclausistas que se la pasan “abriendo cartas” sin entender jamás lo que el pueblo argentino escribió y escribe con su propia tinta.

El Peronismo, de la mano de Perón y Evita, eligió inteligentemente ser un movimiento político ante que ser otro partido político más de una sociedad partida. Por principio físico, todo movimiento es dinámico, nunca estático; aglutina, incluye, no es sectario ni excluyente, salvo los soberbios que por lo general se van sin que los echen y como son testarudos vuelven sin que los llamen. Lamentablemente les cuesta mucho ser y pensar en argentino. A nosotros no. Y aquí estamos los que confiamos en Perón y Evita,  padres eternos de la Justicia Social Argentina. Seguiremos acompañando todo proceso que se acerque al ideario Peronista; confiamos en Scioli y junto a él estaremos en las próximas elecciones. A futuro, el pueblo argentino –peronista y no peronista- espera de Cristina una conducción férreamente peronista para bien de la patria, ya que la gran mayoría entendió que PATRIA y GESTIÓN PERONISTA son sinónimos.

Entre las tareas pendientes que los gobiernos peronistas tienen de cara a ese futuro está el  “enderezar” las vértebras  dirigenciales de la columna vertebral del Movimiento Peronista, los representantes de los obreros. La clase trabajadora tiene más que claro por donde pasa el futuro de la PATRIA, que es su propio futuro. Si los dirigentes sindicales no dejan de lado su individualismo y desmedidas apetencias personales producto de ciertas simpatías por algunas ventajas neoliberales compradas en los “90”, si no vuelven a las fuentes del peronismo poniéndose al frente en las demandas y en defensa de los intereses de los trabajadores argentinos como garantía de futuro asegurado para el conjunto del pueblo, seguramente los trabajadores irán al frente, pero por la cabeza de sus dirigentes.

Guay de los que quieran sacar los pies del plato.

Por eso este 17 de octubre del 2015 a REVENTAR NUESTRA PLAZA, para que la cipaya oposición sienta el olor y la pasión del subsuelo de la patria sublevada.

Festejemos con alegría y gratitud hacia Cristina, recuperando para siempre nuestro día. Porque este 17 de octubre será de fiesta ya que volverá a ser.

¡SAN PERÓN CARAJO!!!


CADA UNO A DEFENDER SUS DERECHOS PORQUE SON LOS DERECHOS DE TODOS

9 octubre 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Palabras del General

Por Pedro del Arrabal

Pasado el momento del recordatorio del cumpleaños de nuestro GENERAL, volvamos a los bifes:

peron_0

«Los pueblos sin esperanza terminan por perder la fe; y cuando se pierde la fe en un país no puede predecirse a ciencia cierta cuál será su porvenir. Es necesario reaccionar contra la debilidad, la cobardía y la indiferencia. Cada uno ha de defender su puesto en la vida, y el que no sepa hacerlo será juguete de un destino que no podrá ser nunca grato ni honroso. El país vive horas de lucha. Vivimos tiempos para hombres guapos y mujeres valientes, no para cobardes. Cada uno a de defender sus derechos si es ciudadano libre de esta República, en que para ser libre, lo primero es sentirse libre, y lo segundo, defender esa libertad por todos los medios.

No todos venimos al mundo dotados del suficiente equilibrio moral para someternos de buen grado a las normas de sana convivencia social. No todos pueden evitar que las desviaciones del interés personal degeneren en egoísmo expoliador de los derechos de los demás, y en ímpetu avasallador de las libertades ajenas. Es aquí, en este punto que separa el bien del mal donde la autoridad inflexibles del Estado debe acudir para enderezar las fallas de los individuos y suplir la carencia de resortes morales que deben guiar la acción de cada cual, si se quiere que la sociedad futura sea algo más que un campo de concentración o un inmenso cementerio.»

Juan Domingo Perón


16 de junio de 1955, “LA OTRA HISTORIA”

16 junio 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia Nacional, de nuestra redacción.

“Al Cumplirse un aniversario más de aquella trágica y luctuosa jornada del 16 de junio de 1955, “Corbata”, militante peronista del campo popular y un pedazo de historia viviente de estos últimos 50 años, nos cuenta la experiencia por él vivida en esa jornada.” [Copete del reportaje aparecido en EL EMILIO –versión impresa- de 2005]

tapa de EL EMILIO

Por Victor Leopoldo Martinez

Eduardo Corbalán 1

“Lo que estaba pasando en Plaza de mayo el 16 de junio, me sorprendió en mi lugar de trabajo, en el Policlínico Eva Perón que pertenecía a la fundación Eva Perón y estaba allá (señalando hacia el norte), en San Martín, en Ruta 8 y Diego Pombo; policlínico que después de la caída de Perón le cambiaron el nombre por Policlínico Castells”.

Así comenzó su relato “Corbata” en aquel reportaje que salió publicado en el Nº 6 de Junio-Julio de 2005 de nuestra revista EL EMILIO en su versión impresa cuya tapa aparece más arriba.

Fue uno de los reportajes que más me conmovieron entre todos los que hice en mi vida profesional de periodista. No fue para menos por el afecto y la admiración que sentía por él. Fue un extraordinario compañero Peronista. Tipo sencillo y humilde pero de una claridad ideológica y una memoria digna de toda admiración, vivía de lo que cobraba, una simple y mínima jubilación. No tuvo la suerte de gozar de los beneficios que hoy tenemos los jubilados porque decidió partir antes para encontrarse con todos los otros “ILUSTRES DESCONOCIDOS” que hicieron la verdadera historia de nuestra PATRIA en los últimos 50 años.

EL EMILIO todavía salía en su versión impresa y “Corbata”, fanático de nuestra publicación y compañero de militancia en la recordada “Agrupación Catulo Castillo” junto a Rodolfo “El Ruso” Labella, Eladio “Tate” Martínez y Carlos Magliano, era un compañero más en nuestra redacción. Eduardo Antonio Corbalán -su verdadero nombre y apellido-, había nacido en la Provincia de Tucumán un 5 de noviembre de 1937; tenía apenas 17 años cuando le tocó vivir los espantosos sucesos de aquel 16 de junio de 1955.

Corbata con EL EMILIO

“Estábamos escuchando la radio y así nos enteramos de lo que estaba pasando en la Plaza de Mayo. Junto a otros compañeros decidimos venir para acá, a Buenos Aires, y unos camiones nos acercaron a la estación de San Martin. Allí nos tomamos un tren que paró en muchos lados, y por lo que se veía y escuchaba, en Retiro había un kilombo de trenes bárbaro, así que con los muchachos nos tiramos del tren y empezamos a caminar y caminar.

Llegamos a Buenos Aires y entramos derechito por Paseo Colón hacia la Plaza de Mayo. Yo veía mucha gente que iba hacia el lugar, otros que venían corriendo y gritando, todo esto en los alrededores; venían desde la plaza. En ese momento tuve mi primera experiencia, un tanto extraña para mis 17 años, pero que me marcó mucho. Allí, en Paseo Colón estaban saqueando una armería gente muy indignada, la mayoría sacaba armas y encaraba para la plaza de vuelta; pero otros sacaban otras cosas, cañas de pescar, faroles y … qué se yo; y enfilaban para el lado de Retiro. Yo trataba de recriminarles. Les decía “no, compañeros, hay que ir para allá” señalándoles la plaza. En ese momento, al verme que me estaba enojando, me agarró un compañero veterano y me dijo -“Vení, pibe, vení”, como tratando de decirme que esos no estaban en la nuestra. Con el tiempo y esta experiencia me di cuenta que en los grandes movimientos también había gente que estaba en otra.

Yo siempre me acuerdo de una anécdota que contaba Perón; “yo participé – decía Perón – de una Revolución y cuando entraba a la casa de gobierno salía un tipo envuelto en una bandera Argentina gritando ¡Viva la Patria! Y debajo de la bandera llevaba una máquina de escribir”.(Hecho narrado por Perón en referencia al golpe del “30”)

“Pero volviendo al 16 de junio, yo pude llegar únicamente hasta los alrededores de la plaza, porque no te dejaban pasar, pero se escuchaban muchos gritos y gente que salía herida, llorando, y también se veía salir a las ambulancias y micros con los heridos, con los muertos, vaya uno a saber qué llevaban adentro.

Retrocedimos hasta la avenida Corrientes y algunos nos juntamos alrededor de una radio, que estaba en un auto, había una pelotera de gente que queríamos enterarnos de lo que estaba pasando; cuando en un momento me acuerdo que vimos que se venía un Gloster, que fueron los aviones que usaron para atacar constantemente, y venía en vuelo rasante y meta disparar, ametrallando el hijo de puta, y se armó un kilombo, empezamos a rajar, y  yo aparecí en el Hotel Yusten o algo así, ¡Que todavía existe! . Está en Corrientes al 300; aparecí en el primer piso de ese hotel y cuando entré al baño vi un montón de espejos, y los pisos del baño alfombrado, imagínate lo que fue para mí, yo era un pibe y nunca había visto eso, eran mis primeras experiencias políticas y sociales y aprendí a ver las diferencias.

Después, en la calle, vi a la gente de la Alianza Libertadora, con sus brazaletes, abriendo paso para que pasen las ambulancias. Luego me acuerdo que habló Perón, llamando a la calma y leyó el decálogo del soldado argentino. Eso lo escuchamos por radio.”

Le pregunté la hora exacta del bombardeo:

“Cuando escuchamos en la radio del policlínico sobre lo que estaba pasando en la plaza, serían las doce y pico del mediodía. Nosotros llegamos a los alrededores de la plaza a las catorce y pico. El barrido principal del bombardeo fue a eso de las trece y creo que duró unos veinticinco a treinta minutos. Lo que yo ví además fueron los vuelos rasantes de los Gloster que siguieron por largo rato. Por lo que yo pude ver, me acuerdo que había gente puteando, gritando hijos de puta, pero había otros que estaban bien empilchados, como que sabían lo que iba a pasar, como si estuvieran esperando órdenes. En la plaza y los alrededores había de todo por la hora en que se produjo.

Eran momentos de mucha confusión. Se hablaba de los muertos, de un micro con chicos que había recibido un bombazo. Nadie sabía si Perón estaba vivo. La gente que venía para la plaza para defender a Perón, lo hacía por Paseo Colón, las columnas de trabajadores que venían del sur caminaban por esa calle, pero casi ninguno pudo llegar. Al atardecer era todo desolación. Me acuerdo que cuando quise pegar la vuelta para mi casa, yo vivía en Caseros, en el barrio Evita, me pasé pateando casi toda la noche, porque los trenes no salían de Retiro, estaban ahí, todos amontonados.

Cuando ese día comenzó a oscurecer, fue que vi a la gente que empezaba a armarse con palos, con lo que fuera y comenzó a salir a la calle.

Todo el mundo habla, se acuerda de la famosa quema de las iglesias, pero nadie habla o se acuerda de los cientos de cumpas de compañeros que quedaron culo pa’ arriba en la plaza carajo. (Dicho esto con mucha bronca y ojos un tanto humedecidos)

Me acuerdo que fue un día gris, lluvioso; yo me volví pa’ Caseros y llegué como a las doce de la noche. Unos días después, en el barrio, velaban a tres compañeros; decían eran portuarios. En realidad coincidía con lo que yo había visto cuando estaba en los alrededores de la plaza. Los trabajadores del puerto fueron los primeros que acudieron a ayudar a Perón, por la proximidad que había con la casa de Gobierno. Y allí se podía escuchar, yo ví y escuché, como tiroteaban; los tiros venían del Ministerio de Marina. Allí había tanques, y los tipos de la marina tiraban. Los trabajadores portuarios tuvieron una participación importante en aquellos momentos en la defensa de nuestro gobierno y de Perón.”

Día luctuoso para el país pero fundamentalmente para nuestro pueblo.

Dos meses después de la desaparición de Julio Lopez, a quien “Corbata” conocía, decidió quitarse la vida. Un compañero que tuvo el día anterior con él nos confesó que le había manifestado en relación a Julio López: “Ahora vienen por mi; a mi no me agarran.”.


Cara a Cara: “La memoria popular es el cofre más sagrado que existe”

30 marzo 2015

Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO

Reportaje a nuestro director realizado por el matutino EL ESQUIÚ.COM

Fuente: http://www.elesquiu.com/noticias/2015/03/29/204945-cara-a-cara-la-memoria-popular-es-el-cofre-mas-sagrado-que-existe 

Foto de Victor Martinez 2

Por “Kelo” Molas

Su película “El jardín de Juan Ctkhealiemín” es en gran medida su carta de presentación: prohibido silenciar la verdadera historia. Hace 45 años dejó su Catamarca natal y se radicó en Buenos Aires, donde desde muy joven comenzó a subir, de a uno, los peldaños de la vida: peronista, docente, periodista, cineasta. Dice el “Taki Ongoy” en su prólogo que “quienes suponen que la historia puede ser contada desde un sólo punto de vista, se equivocan”, y este catamarqueño aceptó sin dudar el reto de sacar a la luz lo que otros se empeñaron en ocultar. Tiene una especial valoración de las comunidades gozosas de provincianía de nuestro interior y en cada expresión suya parece parafrasear aquellos versos de “Los pueblos de gesto antiguo”, del enorme poeta Hamlet Lima Quintana. Descalifica sin dudar a Sarmiento y a la oligarquía nacional. Y habla con manifiesta gratitud de la “Fray”, que lo formó en sus primeros pasos.

En el Cara a cara de este domingo, se hace escuchar Víctor Leopoldo Martínez, el “Tico” de la memoria intacta.

-¿Qué representa para vos un 24 de marzo?

-Fundamentalmente, es memoria. Porque en este país se ha tratado, a lo largo de la historia, de tapar algunas cosas que afectaban a determinados intereses. Desde el nacimiento mismo de la Patria hubo dos claras posiciones que se vinieron repitiendo: hay un  sector social con mucho poder –particularmente económico- que lo único que entiende como valor Patria son sus bienes materiales, nada más; y hay un sector mayoritario de argentinos en el cual el concepto de Patria es muy grande, amplio donde entran a jugar también los sentimientos. Lo que intentó esa minúscula parte, que comúnmente se conoce como oligárquica, fue ocultar esa historia, de manera especial a través de la educación, cambiando el eje de la cuestión, ubicándolo en otro lugar, sitio donde ya otras historias vendían mentiras sobre nuestra realidad. Por eso el 24 de marzo es un punto de inflexión en nuestro historial y lo concreto es que acá hubo una parte de la sociedad que utilizó a las fuerzas armadas para sus fines y en el marco de esa metodología se implementó el terror; eso es lo que no se puede volver a repetir: pretender esconder la historia, incluso desde épocas anteriores a (Carlos) Menem quien como responsable de los Indulto fue otro que intentó tapar la verdadera historia. Por eso también es que recién ahora aparece y  se habla de un  (Juan) Chelemín, resistidor de opresiones en épocas de la conquista y colonización; alguien que visceralmente  forma parte de nuestra historia, la Historia de Catamarca.

-Cuando aludes a ese “sector social con mucho poder económico”, ¿el mismo sigue, como se dice, vivito y coleando?

-Totalmente. El otro día tuve una discusión, y digo discusión en términos de intercambiar ideas, respecto del tema qué se entiende por derecha con un compañero de la izquierda nacional. Ese compañero dice que la derecha tiene ideología y, por ejemplo, (Alejandro) Dolina sostiene que no y yo estoy de acuerdo con Dolina por una cuestión muy sencilla: si hay un sector en esta sociedad que es burro, ese es el oligarca; imposible hablar con ellos, no conocen nada, hay una marcada ignorancia en ese compartimiento, y ojo, estoy hablando de gente que ha sido alfabetizada en los tres niveles, no me estoy refiriendo a personas que no han tenido acceso a la educación. En general, la derecha, la oligarquía nuestra, es bastante ignorante; es lamentable, pero real. Es más: se jactan de esa ignorancia, creen que lo que tienen les alcanza y sobra para imponer el “soy más que ustedes”.

-A esa “marcada ignorancia” hay que responderle con una buena educación. ¿La tenemos en el país?

-Hablo a título personal: yo acompaño mucho a este proyecto político nacional con el cual, en líneas generales, estoy totalmente de acuerdo. Soy peronista y creo que lo que más se acercó al peronismo del ‘43 y del ‘55 es esta gestión. Lo que no comparto de este gobierno es que no se haya animado a meter mano en la Educación, me refiero a meter mano a fondo en los contenidos, porque ahí está la clave: con los contenidos se coloniza o se libera, no hay términos medios. Y tenemos que pensar en educar en término americano. Estamos en una etapa que ya el general (Juan Domingo) Perón llamaba continentalismo. Pero volviendo a la educación, vale tener en cuenta que esa oligarquía de la que hablaba se apropió de todo, lo que ellos llaman “academicismo”: han inventado academias de historias, de educación ¡y hasta de moral! ¿Y cuál es la moral que ellos defienden? La occidental y cristiana, por supuesto, a cualquier precio, no importa el costo. Y ahí aparece un 24 de marzo. Insisto: si hoy en día en la currícula de la educación no aparecen Chelemín, los 30 catamarqueños desaparecidos, la verdadera historia de Catamarca más allá de la zamba y el verdadero (Felipe) Varela, algo anda mal. Porque si hubo algo que valía la pena en este país ese era el gaucho, y (Domingo Faustino) Sarmiento se empeñó en hacerlo desaparecer; el gaucho era el caudillo, el único que defendía los intereses de las clases sumergidas, y eso no está ahora en los contenidos de la educación. Hay que empezar a inculcar, desde la niñez el concepto de Patria, recuperar los conceptos que nos hablan de esa Patria Grande.

-En la conciencia de los argentinos existe hoy, cuando se refiere al 24 de marzo, un cambio: lo que en un principio se decía únicamente “golpe militar”, ahora quedó marcado como “golpe cívico-militar”.

-Coincido plenamente. Creo que mucho más fuerte es lo que tenés enfrente y ahí están los intereses monopólicos, en términos comunicacionales, los que sostienen lo contrario; es decir: Clarín es tan responsable del golpe –y lo digo en todos los términos-, lo mismo que La Nación, son responsables de lo que pasó. Esa es la gente que estuvo en la cena de (Mauricio) Macri; a esto hay que entenderlo también, son los mismos que defienden los intereses de los que se colgaron de las fuerzas armadas para que éstas hicieran el trabajo sucio.

-El texto Nº 4 de la magnífica obra “Taki Ongoy”, de Víctor Heredia, refiriéndose al gran alzamiento diaguita de 1630, dice: “No fue la nuestra una lucha de bárbaros contra seres civilizados, no lo fue. Luchábamos por la libertad y don Juan Chelemín, el bravo cacique, fue nuestro líder y guía”. ¿Cuál es el punto en común entre aquel líder indígena y una víctima del terrorismo de Estado como fue Nelly Yolanda Borda, parte de la trama de tu película?

-El eje central de la película “El jardín de Juan Ctkhealiemín”, que se estrenó el 24 de marzo de 2014 en el Cine Teatro Catamarca, es que la historia se repitió en ambos casos. Es  difícil probar el tema de la entrega, pero lo que se conoce a nivel de voz popular es que hubo entrega en los dos casos. En el caso puntual de Chelemín, fue el indio Utis Amaya el que lo entregó y en el suceso de Nelly Yolanda Borda ocurrió lo mismo. Se conoce perfectamente que semanas previas a su desaparición hubo gente que estudió bien la zona de Belén, ya había sido marcada. En Londres (Belén) se estacionaron 3 camiones con militares que mintieron que iban en busca de traficantes de drogas cuando en realidad el operativo era para secuestrar a Yolanda. Fue una crueldad y una animalada, era una simple militante política que realizaba un fuerte trabajo social; tenía todo el derecho del mundo a compartir un ideario con otros compañeros, lo que por supuesto no justifica para nada que haya sido secuestrada un 27 de enero de 1977, y nunca más se supo de ella.

-Sobre tu película hubo una infeliz frase de la diputada Buenader, cuando dijo que habría que preocuparse más por los derechos humanos de los vivos. ¿Te merece alguna opinión?

-No hay ningún justificativo; si lo hubiese pensado dos veces, seguro que no lo dice… el tema es que hay que pensar. Debería preguntarse mejor qué hice yo cuando se estaban llevando a catamarqueños en aquella época. Habría que preguntarle qué hizo. Lo de esta señora fue una utilización política de baja estofa. De más está decir respecto de los derechos humanos que todavía hay muchas cuestiones por solucionar.

-En este 24 de marzo se notó la ausencia en los diarios locales de pronunciamientos sobre la fecha por parte de varios partidos políticos, entre ellos la UCR. ¿Qué significado tiene para vos?

-Se trata de un indicativo claro de ese compromiso que tuvo ese partido con sus hombres trabajando para aquel proyecto, básicamente aquí en Catamarca. A nivel nacional hay muchas cosas que se pueden objetar, pero al menos hay un compromiso mínimo por parte de los partidos políticos, excepto –y en esto quiero poner mucho énfasis- una fracción política raramente cipaya por tradición, el Partido Comunista, que estuvo muy comprometido en el ‘43 con la Unión Democrática y ofreció sus militantes en el ‘55 para perseguir y cazar peronistas y, además, son los que levantaron en el ‘76 la consigna de que (Jorge Rafael) Videla era democrático. Lo más triste de la UCR es que rompió, con el acuerdo con (Mauricio) Macri, una línea histórica que tuvo su eje en el pensamiento de Hipólito Yrigoyen.

Foto de Victor Martinez 3

-¿Qué tiempo te llevó hacer la película “El jardín de Juan Ctkheakiemín”?

-Empecé a trabajar en la investigación en el 2011 y la terminé en febrero del 2014. Tengo que agradecer de manera especial a Belén, siempre digo que la película es de Belén, es de Catamarca, yo apenas fui un instrumento, nada más. El gobierno provincial se portó muy bien conmigo, y fue un orgullo que la gobernadora Lucía Corpacci estuviera presente el día del estreno, que la secretaría de Cultura la haya auspiciado y que la declararan de interés cultural los concejos deliberantes de Belén y de Santa María.

-Resulta saludable hablar sobre los derechos humanos con la más absoluta libertad, pero si como dicen el peligro siempre está al acecho, ¿no crees que está faltando mayor educación sobre el tema para conocimiento de las nuevas generaciones?

-Un tema clave, sin lugar a dudas. En términos curriculares, es una gran falencia que tiene el sistema educativo por aquello de que no se puede querer lo que no se conoce y creo que en nuestro país hace falta, esencialmente, como decía un gran antropólogo como Guillermo Magrassi, mirarnos un poco más hacia adentro. Esto es lo que tiene que enseñar la escuela: mirarnos entre nosotros y valorar lo que tenemos. Todas esas cosas, que enaltecen a la condición humana, el sentirse americano, no se conocen en profundidad. Erróneamente, se prioriza el tenés que ser y para poder ser tenés que tener y se deja lado lo prioritario que es el estar, el sentarse una tarde, tomar unos mates y ver el atardecer; esto, que constituye un lujo en la vida, no lo tiene cualquiera.

-¿Quién está en deuda con los 30 desaparecidos en Catamarca?

-Creo que existe una realidad indiscutible y que en algún momento se debe replantear el tema como sociedad, y pensar seriamente en esta vida democrática, a la hora de emitir un voto por ejemplo, quiénes son los confiables. Aquí hay responsabilidades concretas y si bien no se puede hablar de complicidades de carácter exprofeso, cuando se acompañan estos procesos con el silencio se termina siendo cómplice. Hay que asumir esa verdad que se vivió en la provincia y que se ocultó por mucho tiempo, alguna vez alguien tiene que decir y hacer algo. En la película, bien lo dice el Dr. Guillermo Díaz Martínez: ¡Cómo puede ser que en el juicio a los represores en Catamarca, a ningún docente de la carrera de Derecho se le haya ocurrido llevar a los alumnos! Y la Universidad Nacional de Catamarca es una casa de altos estudios que tiene que responder al pueblo catamarqueño y no a un determinado sector político.

-La escuela no debería ser cómplice del silencio, de algo así como “de esto no se habla”.

-¡Por supuesto! Pero hay algo muy contradictorio: en la escuela, a lo largo de los ciclos primario y secundario, se habla bien de un criminal, concretamente Sarmiento.

-¿Domingo Faustino?

-Claro, un tipo que decía abiertamente “no hay que ahorrar sangre de gauchos, porque no vale nada”, y encima tiene un himno. Y yo no estoy en contra de Sarmiento porque sí nomás, simplemente digo que hay que mostrar la realidad. El mismo (Arturo) Jauretche dice que todo lo que crearon en torno a la figura de Sarmiento son mentiras. Entonces, si esa historia se inculca a fuerza de insistencia, me pregunto por qué nosotros no podemos empezar a insistir en el otro objeto, que significa comenzar a revisar toda la historia. Con esto no queremos ser los dueños de la verdad, pero discutamos los distintos puntos de vista esgrimiendo argumentos sólidos; no se puede estar todo el tiempo sosteniendo la idea de que hay puntos que es mejor ocultarlos, porque a la larga o a la corta eso salta a la vista. La memoria popular es el cofre más sagrado que existe, no olvidemos.

-El país se debate en un clima exasperado de todos contra todos. ¿Es que no hay un punto en común y, peor, la sensación de que nada nos une?

-Yo creo que hay puntos en común y es que debemos entender cabalmente qué es lo que se entiende por Patria, por nación, por pueblo; hay distintas concepciones y desde ya todas respetables, pero debemos tener en claro cuál pensamiento priorizamos en función del bien común, y aquí es donde saltan las diferencias.

-¿Por qué peronista?

-Tengo dos referentes en mi vida para haber entendido lo que es el peronismo: mi abuela, la mamá de (Manuel) Isauro Molina, doña Aurora Molina, y por supuesto Isauro, por quien tengo una gran admiración, porque dedicó su vida íntegramente a defender los ideales peronistas. Lo que le pasó a manos de los militares fue muy triste, y si yo soy peronista en gran medida se lo debo a él.

-¿Por qué crees que el silencio le fue ganando a la memoria en Catamarca en los últimos años?

-Porque hay un trabajo sistémico muy fuerte en el cual mucho tienen que ver los medios de comunicación. La educación formal compite con la educación informal, la cual dan los medios, con una clara desventaja, porque un chico puede estar 4 ó 5 horas por día con un docente, mientras el televisor, por ejemplo, lo bombardea durante 12 horas diarias; en esto hay que trabajar, y bastante. También están las campañas publicitarias, que muestran cómo se puede lograr todo con la ley del menor esfuerzo, y en esto se ha trabajado –vaya casualidad- desde el 24 de marzo de 1976 en adelante y se ahondó en el orden nacional en la era menemista, que fue algo así como la frutilla del postre.

-¿Qué recuerdos tenés de la “Fray Mamerto Esquiú”, tu escuela?

-A la “Fray” le debo todo, escuela a la que fui desde el jardín de infantes. Recuerdo que en esa institución, junto a los chicos más humildes del secundario, armamos un grupo estudiantil al que le puse el nombre de “ENUT” (Estudiantes Normalistas Unidos Triunfaremos), ya venía encarando para el lado de “unidos triunfaremos”, como dice la Marcha Peronista.

-Hoy, en la vida cotidiana, ¿qué te hace expresar “que lo parió” y qué te hace decir “esto me gusta”?

-Detesto la hipocresía, no la entiendo, y hasta admito que soy intolerante con ese tema, ahí cabe el “que lo parió”; por el contrario, me despierta mucha admiración la dignidad del pueblo humilde, ese que te da todo sin pedir nada a cambio. Uno lo puede comprobar cuando va al interior, donde alguien te ofrece su catre para dormir y ese alguien duerme en el suelo, y tiene esos gestos sin ningún tipo de especulación. Se perdió eso de “voy a hacer una gauchada” sin pensar en una recompensa, y esto es lo que me gusta.

-¿Cuánto vale tener ideales?

-¡Sin lugar a dudas: mucho! Es la savia que alimenta y le da sentido a la vida; vivir sin ideales es muy triste, tan triste como vivir sin dignidad. Es linda esta cosa de valorar el esfuerzo, de obtener logros mediante el sacrificio