SI DE “CADENAS NACIONALES” HABLAMOS…

27 abril 2017

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, De nuestra redacción

SI DE “CADENAS” HABLAMOS, SE PASÓ DE LAS “CADENAS NACIONALES K” A LAS CADENAS NACIONALES “M.ESQUIZO”.

Gils Carbó

pedro-del-arrabal-3

Por Pedro del Arrabal

De las cadenas de Cristina de una hora (diarias o semanales) con anuncios o inauguración de obras que hasta hoy se las pueden visualizar (y apúrese antes que los “PRO” las desaparezca), estamos hablando de hechos concretos constatables, pasamos a las cadenas “M”, permanentes y continuas, de 24 horas, realizadas por un neurótico con anuncios fantásticos y promesas de mundos irreales de bienestar a futuro y en cuotas. Cadenas donde hay que soportar a un esquizofrénico presidente que aunque las realiza de manera esporádica por sus evidentes limitaciones lingüísticas para expresarse oralmente, producen vergüenza ajena.

DATOS DE LA REALIDAD

Pero las actuales cadenas a ojos vista y a oído escuchadas son mucho más abarcadoras por el nivel de alcance y tener a los medios de comunicación monopolizados como aliados ESCONDEDORES de la realidad y multiplicador de estupideces. Y todo se cubre; aparecen estos medios maquillando y anunciando con bombos y platillos los disparates Macrista sin siquiera verlos sonrojarse; tampoco se sonrojan sus acompañantes, esa caterva de funcionarios y menos obsecuentes periodistas (y no pocos pseudos periodistas) sicarios ignorantes (pero no por eso menos hdp) en ese gran circo mediático montado para destruir al kirchnerismo y donde el dueño del mismo –Magnetto- está llenando sus bolsillos de oro.

Durante las 24 horas del día tanto Radio Mitre (y sus repetidoras en todas las provincias), TN, Canal 13 + los medios del grupo Vilas-Manzano + A24, Canal 26 que tienen infinidad de programas donde los comentarios políticos venenosamente anti populistas están a la orden del día; que incorporaron esa modalidad de ridículos panelista adonde sientan bípedos simiescos que con toda su ignorancia a cuesta pueden opinar de una reforma del código penal, la influencia positiva de los “Lebacs” en el bolsillo del ciudadano(¿?) y la mejor forma de batir las claras para preparar un merengue de vida económica y así ayudar al gobierno en el ahorro de energía. Llamativamente estos “ilustrados” sabelotodo omiten mencionar que de ese modo también estamos evitándoles a las empresas distribuidoras de energía algún gasto extra con estúpidas inversiones cuando las cosas en este país -y si de servicios se trata- los eficientes empresarios “lo atan con alambre” (hasta cuando se corta el servicio por falta de mantenimiento). Estoy hablando de esas programaciones pura y exclusivamente dedicadas a ser la parte funcional, como buenos soldados que son y de paso engrosar el ejercito mediatico del CEO capo mafia del Grupo Clarín quien le declaró la guerra a los “K” hace ya 9 años.

LA DEUDA DE ALICIA KIRCHNER

Y… ¿La verdad? Taladran la cabeza; y no casualmente con verdades.

Con la sociedad domesticada resulta fácil detectar cierta docilidad en la población de clase media en general.

Por ejemplo, para ese gran sector social, hay “cadenas” y cadenas. Estaban las de Cristina que no dejaban ver novelas por demás interesantes donde doña Rosa y sus amigas de barrios ricos de Brasil, Colombia, Venezuela, o Turquía mostraban sus penurias amorosas mezclándose con lo buenos y rescatable pobres y/o negros de suburbio urbano; y están las actuales que no dejan ni un minuto de machacarse durante las 24 horas del día con historias que hablan de los chorros “K” vendida como una interminable novela de suspenso en un mundo de fantasía televisiva, mientras en la realidad los chorros “PRO” pueden seguir afanando a manos libres, con total impunidad ya que la corrupción cambio de nombre pasando a llamarse “conflicto de intereses”. Pero ahí no termina la cosa; en las tandas publicitarias  te “venden” inexistentes “brotes verdes” de un árbol económico que en la realidad, ellos –los PRO- se encargaron de irlo secando para llevarlo al tobogán de la recesión y hoy está en caída libre.

Ahora bien, cabe preguntarse por qué esos defensores de la libertad de expresión y libertad de prensa, que hace algunos años pedían “queremos preguntar” cuando el gobierno era kirchnerista, y hoy –de golpe y muy “llamativamente”- desaparecieron en ellos esas ganas y pasaron a ser “busquemos basura para tirársela a la Yegua”. El caso Santa Cruz es el ejemplo más reciente y tétrico de esto que estoy diciendo: “Un blog OPPI, comenzó a decir que no les pagarían a nadie del Estado Provincial y que la gobernadora (Alicia Kirchner) estaba por huir. Extrañamente, ya estaban en el lugar equipos completos de Canal 13 y América 2, también Canal 26, e incluso uno de los cronistas del TN armó una escenografía, cual director de teatro, para que cuando se saliera al aire la gente cantara y puteara a los funcionarios. Los manifestantes iban llegando y comenzaron a romper parte de la residencia gubernamental” (1)

QUEREMOS PREGUNTAR

Acá, los anteriores “pregunteros” dejaron ese apasionado amor y respeto por las instituciones del Estado y sus leyes (sea este provincial o municipal, y dejamos afuera el nacional porque su jefe lo tiene “bajo control”) y se volvieron “golpistas de facto” en nombre de su “lucha contra la corrupción k”.

Si a todos estos muchachxs periodistas les atacó la amnesia por pasar por ventanilla, nosotros les ofrecemos este “tónico” ayuda memoria sobre la gestión Macri como para recuperar esas ganas de volver a preguntar.

En lo que viene no hay nada inventado; son dichos y hechos de Macri referidos a su gestión. Sabemos que les puede ocasionar trastornos mentales su lectura pero deben ser fieles a su profesión y aguantar como lo viene aguantando el pueblo argentino.

MACRI 1

Veamos:

Uno podría comenzar reconociendo en Mauricio Macri algo, si se quiere virtuoso, como por ejemplo su inmoralidad. Esa anti cualidad, en ocasiones le aflora en forma de fallido del subconsciente de manera un tanto esquizofrénica: «Me siento muy preparado para ser presidente». «Hay que dividir entre los dirigentes que dicen la verdad y los que los están engañando“. «Lo políticamente correcto es decir mentiras.» «Vamos a construir 40km de subte» «Debe haber un error de carga»; «Te la debo, no estoy en tema»;«Qué sé yo qué pasó, si yo hice sociedades o no, si lo hice en algún lugar o no. Son cosas mías de mi vida privada.»(Esto último al ser consultado por el escándalo de los Panamá Papers)

A.R

Claro…, tener un intelectual y ¿filosofo? de la talla de Alejandro Rozitchner como asesor y sostén “anímico”, que evalúa las conductas humanas de acuerdo a la cantidad de años de terapia psicoanalítica (20 para “Mauri”, ¡Casi la mitad de su vida!) como garantía de “equilibrio” psico-emocional y no por lo contrario, como carente del mismo lo que lo llevó a ser prácticamente un neurótico terapia-dependiente hace todo entendible: “Mauricio hace 20 años que hace psicoanálisis y no me parece menor (nos imaginamos que el dato). Lo digo con orgullo, debe ser el único presidente argentino que ha hecho tanto tiempo psicoanálisis. Lo que implica involucrarse en un proceso de años de trabajar sobre sí mismo y de intentar conocerse e intentar darle vuelta a las cosas me parece que es un buen signo”. ¡Que las da vuelta a las cosas nadie tiene dudas!!! Pero por otro lado y sin ser un erudito académico uno puede inferir que las palabras de aliento de semejante asesor (con 50 lucas de honorarios mensuales) hacen que la tendencia mitománica en don Mauricio sea hasta cierto punto entendible.

Ahora bien, la cosa se agrava cuando este mismo gurú filósofo se despacha con:

“Me gusta pensar en el objetivo de la presidencia como una mutación psicológica de Argentina. Hay que curar un país que históricamente está muy acostumbrado al autoritarismo, a la corrupción, al ventajismo. Ahora estamos en una Argentina nueva“. ¡Esto ya es sumamente grave!!! Sin ninguna duda!!! Es tan nueva como la argentina que vivió el empréstito Rivadaviano con la banca Baring Brothers, como el tratado Roca-Runcimann, como la convertibilidad Cavallo-Menemista!!!

SOCIEDAD CLARIN-MACRI

Pero detengámonos en el estado esquizofrénico que puede mostrar un individuo a partir de sus palabras, enunciados y hechos y entonces intentar descular si se trata –o no- de una patología inhabilitante para el ejercicio de la función publica por su grado de perversión.

La amoralidad por parte de don “Mauri” de utilizar el engaño de la “pesada herencia” para su: «El Estado tiene que cobrar menos impuestos“, es lo que le permitió realizar la mayor transferencia de riqueza nacional a los poderosos grupos económicos que concentran su manejó, desfinanciando de ese modo al Estado Nacional y permitiendo que el sector financiero opere sin mayores inconvenientes en su fácil tarea de alimentar el endeudamiento externo que hoy por hoy son fondos que ni siquiera ingresan para paliar el déficit fiscal ya que la bicicleta financiera es mucho más tentadora y redituable para los operadores.

Pero sin ser un Rozitchner, ni tener muchas pretensiones de jugar de psicólogo, uno –o nosotros- podríamos aventurarnos en analizar los dichos del actual mandatario que los medios hegemónicos “pasan por alto” en su afán por mostrarlo como lo que en realidad no es.

LAURA ALONSO

El actual presidente de la Nación Argentina –Mauricio Macri- que sin sonrojarse asegura: «Yo nunca estoy de vacaciones” es el mismo que siendo Diputado Nacional en el 2006, de las 321 votaciones que hubo en el congreso faltó a 277 («Si no te aburre una sesión en el Congreso, sos un anormal»); que como gobernador de la C.A.B.A. y hasta el 2013 se tomo 260 días de vacaciones en 6 años de gestión (a razón de 43 día por año); y es el mismo que ahora, presidente de la Nación es el mandatario que menos trabajó en la historia nacional ya que cuenta con 41 días sin hacer nada en 450 días de gestión (casi el 10 %); y encima afirma: «La crítica más grande que me hacen mis amigos y equipo es que tendría que bajar el ritmo”

Y… Sí… es:

  1. a) El presidente que maneja un país con el mismo criterio que utilizó como empresario que manejó un club de futbol; y evalúa las relaciones internacionales desde esa experiencia: “ «La venta de Tevez (jugador de Boca, club que el presidió en algún momento) va a mejorar nuestra relación con China”(¿?)
  2. b) El presidente que se vanagloriaba de contar para su gestión de gobierno con “el mejor equipo de los últimos 50 años”, y al año de gestión defenestra a uno de los integrantes del mismo sosteniendo: “ «Prat Gay (su primer ministro de economía) nunca se sintió cómodo…resentía el trabajo en equipo”
  3. c) El presidente que mayor cantidad de ineptos y corruptos logró juntar a su lado y encima dice de su vice presidenta que manejó dudosos fondos de campaña :” «Michetti es una persona intachable”
  4. d) El ignorante Presidente que frente a sus reiteradas torpezas y sus marcadas limitaciones despega de su anterior papel de ilusionista desplegado en su campaña electoral y hoy confunde los fines de cada oficio ya que los magos se dedican a hacer magia y los presidentes a gobernar: «No soy un mago que conduce, sino un presidente que convoca(¿?)”
  5. e) El “dicharachero” Presidente que con sus “chanchos amigos, también presidentes” manejan la relaciones internacionales con un simple: «Con Trump hablamos y me dijo ‘vamos a tener la mejor relación, ‘olvidate'”
  6. f) Fue el candidato a presidente del grupo Clarín; ese que señaló en la parodia televisiva de debate presidencial: «DANIEL, ¡EN QUE TE HAN TRANSFORMADO!!! PARECES UN PANELISTA DE 678!!!”
  7. g) Es el presidente que en sus primeros 15 meses de gestión generó el mayor desempleo y el mayor endeudamiento externo en el menor tiempo posible y que en el mismo debate le dijo a su contrincante: «DANIEL, SOMOS LOS ÚNICOS CAPACITADOS PARA CONDUCIR EL PAÍS. USTEDES SON UN PELIGRO”
  8. h) Es el presidente que transfirió la mayor cantidad de riqueza existente en el país a los más ricos – incluido él- como si fueran bienes propios y descaradamente sostiene: «LOS BIENES PÚBLICOS PERTENECEN A TODOS LOS ARGENTINOS. NO SON PARA EL USO DE LOS FUNCIONARIOS.”    

MINISTRO TRIACA

i) Es el presidente al que siempre le faltó la puntada final a sus dichos y no por casualidad sino por causalidad de objetivos:

i-1) «Este gobierno va a combatir la corrupción. Seré implacable (Le faltó agregar) “con la de los otros”

i-2) «Este gobierno no esconde los problemas de inseguridad, (le falto agregar) los provoca”

i-3) «Nosotros somos el Gobierno que más apoyo tiene en América Latina” (le faltó agregar) de los partidos de derecha”

i-4) «La gente escucha Mitre porque cree que Lanata y Longobardi dicen la verdad”, (le faltó agregar) pero no sabe que mienten y fabulan como yo”

i-5) «Hay una revolución de inversiones” (le faltó agregar) especulativo-financieras”

i-6) «Necesitamos que la gente venga a la mesa a decir qué es lo que voy a ceder, no qué voy a sacar” (le faltó agregar), y esto va dirigido a todos los que trabajan” (aunque después lo pidió directamente)

i-7) «El piquete no tiene más razón de ser porque nuestro gobierno se sienta con todos los sectores” (le faltó agregar) menos con los que cortan calles, rutas con estúpidas e insensatas demandas. Nosotros estamos para atender las demandas de sus patrones”

i-8) «El aire acondicionado integra el cóctel explosivo y siniestro que inventó el gobierno anterior» (le faltó agregar) junto con ese perverso mejoramiento del salario, de calidad de vida, de posibilidad de acceder a la salud, a una vivienda y a la educación, ventajas que no deben estar al alcance de todos” (pero luego lo aclararon Michetti y Gonzales Fraga)

i-9) Es el hombre que creció, vivió y vive transgrediendo cuanta ley o norma haya existido y existe, pero manifiesta: «El camino es lograr proteger al ciudadano que cumple con la ley, es algo que tenemos pendiente” (le faltó agregar) “y no pensamos cumplirlo”

i-10)Es el presidente que socializa su propia imbecilidad (o hija putes) basado en la estupidez instalada mediáticamente en un minoría social, importante en número pero que no excede el eterno y tradicional 30 % : «Subestimar al Gobierno es subestimar a todos los argentinos“(le faltó agregar) porque aunque parezca que la «caramelera» (cabeza) la tengo vacía, estúpido no soy”

i-11) Es el empresario, gobernador y presidente con mayor cantidad de causas por estafa, contrabando, evasión fiscal se anima a hablar de: “Lo revolucionario es haber puesto la honestidad como un valor“(le faltó agregar) “algo que yo jamás conocí ni quiero conocerlo… como tampoco quiero conocer qué es trabajar”. La prueba de lo anterior está en sostener que para aplicar las tenebrosas medidas de ajuste que viene llevando adelante su gobierno, él aconseje : “Siempre le pido a mi equipo que no pierdan la capacidad de reírse y disfrutar, porque la tarea es dura”, (le faltó agregar) “no para ustedes sino para los que van a padecer sus decisiones”.

i-12) Seguramente con conocimiento de causa, Macri es el empresario y funcionario público que más se beneficios logró gracias la corrupta justicia; por eso puede sostener sin inmutarse: “Los jueces han interpretado las leyes en muchos casos en favor de beneficiar a quien delinquió”(le faltó agregar) “y aquí me tienen”.

A confesión de parte…: “Si alguno de mi familia tiene algún problema, lo tendrá con la justicia penal económica, no por mi puesto” (le faltó agregar) pero eso también eso se arregla con ayuda de colegas y gracias a un acuerdo entre “familias” italianas (¿lo dirá por los Macri-Magnetto?)

(1) Fuente: http://telegra.ph/El-gobierno-juega-con-fuego-al-optar-por-una-comunicacion-de-guerra-permanente-en-el-campo-virtual-medios-y-redes-y-el-real-repr-04-24


POLITICA II: JUSTICIA MANIPULADA Y PERIODISMO DE “GUERRA” Vs. PERIODISMO “MILITANTE”

18 abril 2017

C.AB.A., Argentina, UNSUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional, de nuestra redacción

SEGUNDA PARTE

PERIODISMO DE “GUERRA” Vs. PERIODISMO “MILITANTE”

Por Victor Leopoldo Martinez   

La manipulación de la Justicia por parte del poder mediático, si bien es cierto ya existía desde tiempos inmemoriales, se hizo más evidente en relación a su máximo exponente -Magnetto y el grupo Clarín- luego que este lograra el control de Papel Prensa conseguido gracias a la última dictadura a través de su característico manejo mafioso y como retribución de los militares por los favores recibidos de parte de la “señora Noble” y Magnetto quienes vendieron la imagen de una dictadura “derecha y humana”.

TITULARES DE CLARIN 4 (2)

A esto le siguió el trabajo desestabilizador sobre el gobierno de Alfonsín que no se avino a ninguna de sus demandas. Entonces y desde las sombras Magnetto recurrió a los “cara pintadas” para sus intentos desestabilizadores. No dejó de lado los golpes de mercado (con Marcelo Bonelli como operador estrella) situaciones que fueron minando la estructura económica y la confianza pública en el primer gobierno democrático que siguió a aquella sangrienta dictadura.

La frutilla del postre Magnetto la consiguió operando sobre Menem a quien logró sacarle -vía privatización- Radio Mitre, Canal 13, la instalación de TN y el comienzo de la monopolización del servicio de TV por cable (Cable Visión y Multicanal) prácticamente en todo el país. Todo venía bien ya que la cuestión comunicacional se regía con la ley de radiodifusión impuesta por la última dictadura. Hasta con Néstor Kirchner había “acordado” algo.   Pero… a Magnetto se le pudre todo cuando el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en el año 2010 decide reemplazar aquella norma por la nueva ley de Comunicación Audio Visual N° 26.522. Cuatro artículos de la Ley (41, 45, 48 y 161) le frustraban a la mafia de Clarín los jugosos negocios que la monopolización de medios le venían redituando hasta ese momento (incluido el mayor de ellos –las trasmisiones de futbol- que el gobierno kirchnerista se lo termina de arruinar con “futbol para todos”). Una justicia “disciplinada” previamente daba curso a las sucesivas medidas cautelares que el grupo fue presentando hasta el 2015 infringiendo todo tipo de normativa con total impunidad ya que el control de la opinión pública y la justicia por parte del grupo era  -y es- un hecho.

La guerra se declaró y es abierta. Hasta el columnista de Clarín Julio Blanck reconoció públicamente que su medio –Clarin, con él como protagonista- practicó “periodismo de guerra” y aclaró “donde nosotros ganamos porque salimos vivos” (leyó bien PERIODISMO DE GUERRA, no periodismo).

Obviamente que visto este descarnado cuadro de situación, la opinión pública “controlada” tenía –y tiene- una sola lectura de la realidad y la venden los medios hegemónicos.

Y la guerra continúa hasta nuestros días, pero con otras características ya que el cambio de gobierno produjo muchísimas novedades, todas relacionadas con esa impensada desnudez en materia de ideas e iniciativas que comenzó a mostrar la clase política argentina y cierta dirigencia gremial vuelta en “empresaria” desde la aparición del menemismo.      

El vacío de ideas y propuestas –o contra propuestas- políticas tanto en la 1ra como en la 2day 3ra línea del “oficialismo” (incluidos sus legisladores nacionales), como en los que dicen ser “oposición” (todos refugiados en el parlamento y no pocos de ellos negociando su permanencia en la banca en un año electoral; aunque sea cambiando la “base de operaciones”), está resultando exasperante.

Esto hizo que de un tiempo a esta parte, periodistas de conocidos medios, oficialistas (Clarín, TN, Canal 13, Radio Mitre, Grupo América y Canal 26) con Van der Kooy, Blanck, Bonelli, Morales Sola, Castro, Lanata, y algunos peldaños más abajo Longobardi, Fantino, Majul, Del Moro y un tal super mediocre Vilouta por un lado;

PERIODISMO SICARIO

ÉRIODISMO MILITANTE

y opositores (Pag/12, C5N, Radio 10, AM 750, dejo afuera al híbrido CN23) con Victor Hugo Morales, Gustavo “gato” Silvestre, Navarro como “estrellas” y Aliverti, Cerruti secundándolos -y siguen los nombres-, por el otro, se volvieran todos “militantes” con aspiraciones de conductores políticos.

Este calificativo usado en primera instancia por los sicarios practicante de un “periodismo de guerra” alimentador del anti kirchnerismo –los de “Magnetto” con sus repetidoras del interior del país y que los hay en cantidad-, para descalificar estigmatizadoramente a los que hacían programas “kirchnerista (678, DDD, TVR) en la era “Cristinista”, en general bastantes mediocres  en ambos bandos en relación a la función profesional de un periodista,  hoy actúan como “estrellas sabelotodo” en materia política asumiendo el papel dejado vacante por los políticos. Triste realidad de una política nacional distorsionada.

Todos “operan”; algunos para poderosos intereses económicos (los hoy “periodistas oficialistas”), otros reemplazando la inmovilidad de los políticos “opositores”. 

Los primeros vienen con su tarea “esmeriladora” contra el gobierno anterior desde que comenzó la guerra declarada por Magnetto en Marzo del 2008; actualmente continúan estigmatizando  la letra “K” como antes lo hicieron con la “P” en una tarea de demonización de las supuestas “corruptas gestiones gubernamentales populistas”. Los mayores corrompedores de la conciencia social que debe reinar en la ciudadanía, hablan de corrupciones ajenas.

TITULARES DE CLARIN 5

Los segundos, ubicados en un imaginario  pedestal cuasi filantrópico donde están subidos desde el 10 de diciembre de 2015, bajan línea a la población  asumiendo el rol de conductores políticos. Estos últimos construyen a diario “relatos políticos” cuyo grado de verdad es innegable ya que los datos son extraídos de una caótica realidad surgida de esa tenebrosa mezcla de ineptitud, corrupción y burdos negociados que lleva adelante el actual gobierno nacional Macrista. Hasta ahí todo estaría bien y se acomodaría perfectamente a un rol de periodismo si se quiere “humanitario” ya que desde los medios hegemonizados se esconde la realidad mientras inventan otra. La cuestión se torna confusa cuando a continuación estos periodistas “opositores” vuelcan en forma de interpelación cuestionadora sus visiones y expresiones de deseos personales con demandas de acciones filo trotskistas a dirigentes gremiales, políticos y a la sociedad en general asumiendo el rol de “señaladores del correcto camino político en materia de decisiones táctico-estrategicas”; y llevan adelante la tarea con apoyo logístico de sabihondos y petardistas dirigentes izquierdistas ubicados a la izquierda de la izquierda tradicional (Y… ¡se hace difícil explicarlo!) como Mirian Bregman, Del Caño y hasta el propio Pitrola como recurrentes estrellas invitadas quienes nunca evitan sacar a relucir su antiperonismo antikirchnerista denostando a la dirigencia política y gremial que comulga con ese “palo”. 

Planteado esto, el cuadro de situación presenta a una población en total estado de indefensión, que se encuentra entre dos fuegos mediáticos enfrentados en una guerra política que destila violencia verbal por todos los medios comunicacionales existentes y donde los daños colaterales los padecen los de siempre, los más desprotegidos; porque en toda “movida” política los que ponen el cuerpo para enfrentar las represiones son los “movilizados”. Históricamente el pueblo siempre supo y sabe cuándo debe ganar la calle. El 17 de octubre de 1945 y el 19 y 20 de diciembre de 2001 son las pruebas más contundentes e inobjetables. Se moviliza generalmente sin conductores y con objetivos claro.  

Como ayer, lo grave radica en la pasividad de la clase política que sigue eludiendo su responsabilidad y se dejó arrebatar por ambos periodismos “Militantes” (uno fijando agenda de “acción” gubernativa –el oficialista-, el otro fijando agenda de reacción opositora) toda iniciativa política.

Dada esta situación resulta objetivamente claro que el periodismo político que ejercen los medios opositores a la actual gestión de gobierno nacional es el único al que se puede acudir como para conocer en partes la realidad, ya que los que hoy operan de manera oficialista son mucho más dañinos y perjudiciales para la sociedad por su bastardismo y ser  funcionales a los intereses de la mafia Magnettista y los grandes grupos económicos. Se trata este último de un periodismo sin otro objetivo que la defensa de los intereses empresariales. Esto es posible simplemente porque cuenta con el monopolio mediático y  el poder corruptor del dinero “compra todo”; además cuentan con impunidad para la fabricación de “carpetas extorsionadoras y disciplinantes” con las que aprietan a la justicia para que sea respetuosa de sus directivas.

Un 4to poder no solo monopolizado y mafioso sino mesiánico defensor del neoliberalismo.

Los políticos de la oposición miran y esperan los señalamientos y bajadas de línea que desde los medios el “periodismo militante” se ve obligado a  marcarles como si fueran alumnos de una escuela de formación política en un “país jardín de infante”.   

Periodismo Independiente es el del Diario Clarin


¿POR QUÉ LOS “MEMOS” DECIDIERON INTERRUMPIR LA FIESTA; ALGUIEN SABE?

25 noviembre 2016

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura, de nuestra redacción.

“PERONCHO” PASÓ POR CATAMARCA DESCABEZANDO TÍTERES Y DESNUDANDO HIPOCRESÍAS

captura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-10-47-05

Foto de V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

La noche del 23 de noviembre escuché en boca de “PERONCHO”, ese más que interesante personaje del unipersonal que el periodista cordobés Emanuel Rodríguez sacó a pasear por el país presentándolo esta vez en Catamarca, preguntarse las razones de la interrupción de aquella fiesta popular (refiriéndose a la gestión kirchnerista), tan descalificada –campaña mediática mediante- por cuanto loro y ganso con creído pie de grue, pedigrí o pedigree anglo-francés ande circulando por tierras argentinas. Fiesta que lógicamente ellos también venían disfrutando pero que por colonización mental la comenzaron a ver como una orgía “descontrolada” que beneficiaba a casi todos los argentinos con esa “mezcla de hacienda” que evidentemente no era de su agrado; encima con olor “sudaca”. Y no se equivocaban, era el aroma de paraguayos, bolivianos, peruanos, chilenos que se habían sumado a la misma por el simple y solo hecho de pertenecer a la especie humana y porque la Constitución Argentina (liberal -1853-) asegura “los beneficios de la libertad no solo para nosotros y nuestros hijos sino también para todos los hombres del mundo que quieran habitar suelo argentino.”

Pareciera que para los “controladores” La Nación, Magnetto-Clarín, Macri, Lanata, Prat Gay, Bullrich (Esteban y Patricia), Pichetto, Gonzalez Fraga y todo el lumpenaje de clase media –bastante ignorante- que los acompaña y aplaude, los constituyentes del “53” se olvidaron de poner las excepciones: “menos latinoamericanos, africanos y asiáticos”. Ahora están aplicando la “justicia mediática” (muy eficiente y sin necesidad que intervenga el poder judicial) y actuando en consecuencia.

Se trató de un monólogo que simplemente se limitó a jugar con datos reales de la economía y la política actual –y políticos de toda laya- analizados sarcásticamente desde el sentido común y el humor: «Loco, si lo estabas pasando “bomba” … ¿por qué carajo te boicoteaste la fiesta? ¡No te tragues el verso de la otra “bomba”; ¡No existe loco; nunca existió.».

Además de refrescar memorias con la enumeración de datos históricos relacionados con acontecimientos traumáticos para el país y su gente protagonizados por nefastos personajes que aparecieron y reaparecieron de manera continua en los últimos 40 años, Rodríguez se encargó de desnudar esa supina ignorancia que pavonean por calles, plazas, bares o set de TV replicando clases de “economía para perejiles” que imparte PPT, viejos “tilingos de clase media” –o peor aun, sus hijos- hoy transformados en “repetidores de estupideces”.

Inevitablemente un monólogo de estas característica lleva a reflexionar sobre algunas cuestiones políticas que pegan de lleno en la vida y las elecciones de representantes que ciudadanos “eligen mediáticamente inducidos” de manera democrática.

Con tantas y reiteradas experiencias similares nadie en su sano juicio puede negar que en este país, históricamente y en términos políticos, han existido dos tipos de fiestas claramente diferenciadas:

a) Aquellas que se dan en escasas ocasiones, con cuenta gotas, y en las que suele participar el pueblo argentino en su conjunto, los que realmente hacen la grandeza de esta patria con su trabajo, pero también los marginados y los humildes recuperando para sí y por un tiempo, derechos y un poco de dignidad; disfrutándola. A estas fiestas unos infelices (imposibilitados de vivir y dejar vivir de manera feliz) sirvientes del capitalismo y los capitalistas la llaman “populismo”.

b) Y la continuada, históricamente –interrumpida solo por recreos “populistas” a modo de descanso de la Sra. codicia- donde el disfrute es para unos pocos.

Esta última es una fiesta para holgazanes capitalista que viven de la timba financiera y/o del sudor ajeno sin ningún cargo de conciencia. Se trata de “fiestas” con “empresarios extranjeros” como invitados especiales (simples buitres carroñeros) que a modo de gratitud por el gentil convite, “insertan” a los hombres de nuestra oligarquía agro-industrial en el mundo de los “negocios globales financieros off shore”, al tiempo que “ensartan” al pueblo trabajador sumiéndolo en la esclavitud.

A la fiesta populista de los últimos 12 años le “apagaron” la luz; è finita, game over. Un tilingaje social –en general analfabetos políticos- con su voto democrático a Macri –técnicamente respetable- bajaron la llave. Lamentablemente para ese “tilingaje”, a la hora de recuperar la luz se encontraron con una factura colgada en el interruptor con un aumento del 500% por el deficiente servicio recibido; pero dicen que la pagaran contentos porque las tarifas estaban muy bajas razón por la cual los ¿pobres? empresarios no pueden hacer inversiones. Macri ayudó a los empresarios de las energéticas; les “arrastró” unos bolsones por debajo de las rejas de las sedes centrales cargados con 19.000 millones de pesos (1200 millones de dólares) producto de la condonación de una monstruosa deuda fiscal que desde hace años estos “honestos” empresarios la vienen “bicicleteando”.

Bolsón contra bolsón, los de Lopecito son un “vuelto” a la par de los que Macri les tira a empresarios, a Caputo o su primo Calcaterra. Pero… Lopecito es el corrupto, Macri el justiciero para con los intereses empresarios. El tilingo medio, feliz con las estupideces que argumentan los funcionarios PRO y mientras mira gustoso cómo los poderosos chocan copas en cada brindis, comienza a descubrir qué, como el mes pasado no pudo pagar la factura, este mes tendrá que pagarla con intereses; que esa deuda con sus respectivos intereses la empresa jamás se los condonará. El tilingo paga contento todo porque la culpa es de la “pesada herencia” que dejaron los “chorros” Kirchneristas. El tilingo no llega a fin de mes con su sueldo que hasta el año pasado le alcanzaba, comenzó a padecer hambre y hambrea también a su familia, pero no deja de ponerle nafta al coche porque en tren, subte o colectivo viaja la grasa militante y él la detesta. Nunca supo por qué Lanata le dijo que vote a Macri pero él, feliz, ve todo los domingos PPT y disfruta constatar el festín de los poderosos.

El tilingo agita sus brazos al tiempo que grita ¡He… Yo los vote!!! Los poderosos no lo ven. El tilingo justifica: “No me ven porque están resolviendo tema más importantes; el más jodido es el de la “pesada herencia”. Los desclasados, los marginados, los trabajadores (no sus dirigentes) gritan “ entonces devuelvan la herencia”.

“PERONCHO” se retiró muy aplaudido.

Foto: Paco Uriarte (catamarcaactual.com)


FRENTE A LA REALIDAD, FICCIÓN MEDIÁTICA

15 octubre 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política, periodismo y Medios de Comunicación.

el-ancasti-logo

“Si tiene tamaño de roedor, se mueve como roedor, chilla como roedor, come cualquier basura como un roedor, seguramente no debe ser un león.”  P.d.A.

pedro-del-arrabal-3

Por Pedro del Arrabal (Especial para EL EMILIO)

Se me ocurre pensar que los catamarqueños saben qué información les puede “vender” Clarín diariamente; pero no necesitan recurrir a él porque tienen una especie de “fascímil” local, El Ancasti. Lógicamente la adquisición de los “productos” que ofrecen ambos es decisión de cada uno.

No hay que ser muy avezado a esta altura de los acontecimientos políticos nacionales y locales para darse cuenta que la manipulación mediática de la información, algo que comenzó hace varias décadas en el centro del “unitarismo” nacional, se está derrumbando cual pirámide de naipes por lo poco creíble y frente al más leve soplido de la realidad; pero parece que el matutino provincial, de eso, todavía no se percató.

Pruebas al canto. A nivel nacional , las denuncias contra funcionarios del gobierno anterior de fabricación mediática realizadas con aires de soberbia y supuesta solvencia documental por Carrio, Stolbizer, Lanata y hasta la situación del propio e inescrupuloso Gobernador Jujeño Gerardo Morales con la detención de Milagros Salas que tanta difusión y multiplicación periodística tuvieron en los medios del monopolio Clarín, a la hora de afrontar y/o sentarse frente a las justicia para corroborar denuncias, las dos primeras rápidamente visualizaron que el lugar más apropiado para esconderse era debajo de la cama. En el caso de las bravuconadas del “sicario” Lanata que quería tener a Cristina frente a él en tribunales, parecen que terminaron en un urgente pedido de un inodoro solicitado de apuro por el ¿periodista? para justificar su ausencia a Comodoro PI.

Hasta la causa Baez a la par de los actos de corrupción de Calcaterra (testaferro de Macri) y Caputto se presenta como una simple disputa entre jueces y fiscales por una “propina” mediática de Magnetto.

Como lo vengo siguiendo vía internet desde hace tiempo, en el Plano local y utilizando la misma técnica que su “modelo nacional”, El Ancasti realiza llamativas lecturas políticas, judiciales y sociales de la realidad local, “promueve temas” que luego los legisladores del FSC los transforman en denuncias para convertirse al día siguiente en tapa,(la mayoría de ellas naufragaron tan pronto como intentaron ponerlas a “flote”) con un único fin: erosionar la gestión gubernamental del gobierno local en manos del Peronismo-FpV y que comanda la Dra. Corpacci, quien con más aciertos que errores (que los tiene), lleva adelante una gestión demasiado transparente para los tiempos que corren. Desde las delicadas cuestiones mineras hasta responder a pies juntillas los dictado Radicales (comandados por el vitalicio senador nacional Oscar Castillo de conocida amistad con el propietario del matutino –el empresario Zitelli-) para frenar la iniciativa oficialista de reforma constitucional, El Ancasti no se está privando de nada.

Sin embargo, con alguna “operación mediática anterior” no pudo parar la iniciativa oficialista finalmente concretada de ampliar el número de miembros de la Suprema Corte de Justicia Provincial, actualmente de tres miembros propuestos por el FSC en su momento y nombrados cuando ellos eran gobierno (20 años en el poder 1991-2011), interrumpidos por el triunfo de Corpacci ya que pensaban quedarse otros 20 años más. Los Dres Figueroa Vicario y Vilma Molina asumirán el 1 de noviembre como nuevos integrantes de la máxima instancia judicial provincial.

nota-del-ancasti-1

“NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER”

Centralizo mi comentario en el accionar “manipulador” del diario del NOA.

El matutino catamarqueño no ve en Macri un temeroso presidente impedido por propias limitaciones de hilvanar dos frase seguidas con cierta coherencia; no ve al presidente real que necesita forzosamente creaciones ficcionales (viaje truchado en colectivo urbano simulando contactarse con la gente, encuentro y charlas casuales con pobres actores de reparto haciendo de gente humilde, besos en la ONU con su mujer, o “bicicleteadas en el “Central Park” de Nueva York con decenas de custodios detrás del fotógrafo) para poder vender una imagen de “populachero, abierto y dialoguista” que en los hechos nunca existió ni existe (salvo en la campaña electoral donde realizaba falsas promesas ante un público expectante hoy desilusionado).

facebook-1

El Ancasti no ve en las apariciones públicas del “Ing Macri”, previamente organizadas como “puestas en escena”, un hombre lleno de ese pánico; pánico generador de sus constantes tartamudeos a la hora de querer expresarse; no ve un presidente que demanda “zonas liberadas del incontrolable público real” en cinco cuadras a la redonda –con vallado incluido- para alivianarse en parte su pánico. El matutino norteño no quiere asumir que en cada oportunidad que el presidente habla la vergüenza ajena entre los argentinos es generalizada. Las redes sociales, con sarcasmo, dan cuenta de todo esto pero esta información-opinión los periodistas-columnistas de este matutino no “visualizan” (o no la quieren ver) a pesar de representar la opinión de una parte importante de la sociedad. El Ancasti solo ve en Macri lo que nadie ve: “El Gran Estadista”. Como su ficticia visión es demolida por la realidad, se la agarra con la ex mandataria.

nota-del-ancasti-5

Mientras los medios nacionales a esta altura ya no pueden esconder esa otra realidad, la que muestra a la ex presidenta como el personaje político más convocante de la actualidad nacional y por encima de cualquier otro político;  que se mueve sin temor por la calle en medio de muchedumbres, custodiada solo por la gente, el diario catamarqueño se ensaña aun más con su figura, pero lamentablemente de manera paupérrima.

nota-del-ancasti

La nota editorial del 13 de octubre de 2016 titulada “La Patraña en todo su esplendor” ilustrada con una foto de Cristina hablando y con la clara intensión de presentarla como mentirosa es lo que me llevó a realizar esta reflexión.

La nota en cuestión(*) tiene dos fallas demasiado evidentes que desde el vamos la invalidan y desnudan como otra de las tantas operaciones, mediocres y burdas, de “El Ancasti-La Nación-Clarín”:

1) La primera es la fuente –el “mitrista” diario La Nación- que el Ancasti pretende vender como “serio” por ser un medio para “elite”, medio que aun hoy le debe al Estado ciento de millones de pesos evadidos fiscalmente y que gracias a “varias manitos” de la justicia ese no pago lo viene “bicicleteando”. ¡Poco serio! Pero además no chequear la información ya transforma al “anónimo” columnista en otra de las tontas herramienta de “operaciones” mediáticas en el país del interior.

2) Menciona datos de un relevamiento realizado por la consultora Adecco (¿?) que nadie conoce ni sabrá jamás cuándo fue realizado (hace un mes, un año, cinco años ¿? No hay datos en la nota ), sobre qué universo se realizó el mismo, con qué finalidad y a pedido de quién. ¡Todos datos elementales para que ese “muestreo” sea creíble! Los datos de encuestas en general y en los tiempos que corren ya no son para nada confiables porque se sabe cómo son manipulados. ¿Alguien conoce y sabe la seriedad de Adecco? Basura para perejiles.

En el fárrago de datos “copiados”, total y absolutamente inconsistentes e incomprobables donde se mezclan números y porcentajes de la CELAC, con la OIT y el INDEC y que tomó de La Nación sin chequearlos previamente solo le sirvieron al “anónimo” para mechar sus tendenciosos pareceres como por ejemplo: “… desnudan el fracaso de las políticas denominadas genéricamente “modelo de crecimiento con inclusión social”, aplicadas durante el kirchnerismo…. el desastre social que ocultaba el relato kirchnerista es superlativo… (sin aportar un mísero dato de su cuenta personal que convalide tamaña afirmación) El “modelo de crecimiento con inclusión social” fue una mentira que solo pudo sostenerse con la manipulación (el muerto critica al degollado) o directamente la ausencia de datos estadísticos, mecanismo que permitió a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus colaboradores vanagloriarse de recordadas mistificaciones como que la pobreza en la Argentina estaba por debajo del 5% o inferior a la de Alemania. Caído el velo, la patraña se muestra en todo su esplendor.

Parecería que El Ancasti ha optado por la ficción dejando de lado la realidad y está decidido a cuestionar lo que para la prensa mundial (no para la prensa empresarial globalizada que en América está representada por la SIP –sindicato de propietarios de medios-) fue un hecho auspicioso y difícil de rebatir tal como vienen presentando periodistas internacionales medianamente objetivos pero indudablemente más responsables a la hora de informar la gestión Kirchnerista. Para El Ancasti los “Panama paper” nunca existieron (y todos los días salen nuevas cuentas “off shore”).

Habría que sugerirle al editorialista de El Ancasti un poquitito más de formación a la hora de emitir opinión política sobre temas que los desnudan en su ignorancia; y más honestidad intelectual con respecto a su mirada de la realidad. Además recordarle que el “relato Macrista” (también lo es como según él lo fue el kirchnerista) de la “Pesada herencia” se agotó en si mismo y en solo 6 meses por inconsistente, y se cayó solo por insostenible (como De la Rua). Sería bueno para la salud mental y profesional de ciertos “columnista anónimos” blanquear desde dónde ideológicamente escriben y que hacerlo desde una condición “anti (peronista, kirchnerista)” no es reprochable cuando se juega limpio y sin ficciones en materia periodística.

Nota:

(*)Ver en: http://www.elancasti.com.ar/opinion/2016/10/13/patrana-todo-esplendor-313915.html


LA TENTACIÓN NEOLIBERAL COMO PARADIGMA CULTURAL

4 octubre 2016

C.A.B.A., Argenina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Neoliberalismo, Cultura y Medios de Comunicación

Foto de V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

Generalmente se entiende como cultura -que proviene del latín cultus- el cultivo del espíritu humano y de las facultades intelectuales del hombre. Como definición suena antigua pero tiene un toque de lógica aunque esa lógica se vuelva relativa en los tiempos que corren si de cultivar “facultades intelectuales” se trata. Trabajar “condicionando reflejos” según la técnica del Ruso Pavlov, hoy da más y mejores resultados en materia de manipulaciones mentales colectivas y se ahorra mucho tiempo.

Hoy por hoy las cosas cambiaron a tal punto que hasta se puede “hacer (manipular) cultura”. Cultura no es solamente una cuestión de creación artístico-espiritual, sino y como bien sostenía Tyler hace casi siglo y medio atrás sin imaginar la actual manipulación mediática como madre y formadora de masa crítica para generar determinados fenómenos que se reproduzcan como “naturales” pero con fines precisos, cultura también: “Es el producto de las costumbres y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad (“hábitos”, palabra clave; en este caso “de consumo)”; o en todo caso lo de Stocking: “lo integrativo” (a través del discurso homogeneizador).

Estoy refiriéndome a manifestaciones culturales del presente como productos de una manipulación, en la mayoría de los casos berreta, chabacanas, pasatistas y para consumo masivo, de poca duración (esto último fundamental; la vorágine diaria nutrida en “cantidad” de mensajes resta tiempo para su análisis cualitativo), alimentadora de individualismo.

El viejo adagio de “cuanto tenéis, cuanto vales” hoy está más presente que nunca en los sectores medios de nuestra sociedad. La “competencia” individual reemplazó el “compartir” social. La “imagen” (la cascara, el envase o envoltorio) es más cautivadora y demandada que el propio contenido. Aspectos y conductas sociales que “suenan” a viejas, y no por casualidad; traen mas de un siglo de existencia pero fueron exacerbadas gracias a los medios en los últimos 40 años. Triunfó el “parecer” por sobre el “ser” y el “parecer”, como fin, justifica cualquier medio para alcanzarlo. Hoy la imagen de un tipo vale más que su palabra. La política fue degradada a show televisivos donde los protagonistas son conductores ignorantes que utilizan el chimento como el condimento esencial para “operar” contra políticos con ayuda de otros políticos (Carrio por Ej. Con 20 años de “actuación” ininterrumpida) y en favor de la supuesta “honestidad y pulcritud” empresarial (operaciones llevada adelante por Bonelli, Blank, Legrand, Gimenez, Lanata, Majul, Los Leuco, Fantino, o el pobre ignorante al cuadro del Moro). El “metro sexual” o la teto-culona producida, aunque cabezas huecas, tienen más aceptación como productos de consumo masivo dentro de un mercado donde las frivolidades ocupan la mayor parte de los escaparates. Se fabrican ídolos y modelos con la misma velocidad con que se los entierra. Gusten o no son formas de manipulación cultural.

hombre-frente-a-un-televisor

¡Bienvenidos al tentador neoliberalismo!

Lo grave es que hoy estos tipos de mercancías culturales no solo son productos de consumo sino que el consumo mismo aparece como valor cultural (si no tenes tal o cual “aparato, bien mueble o inmueble”, o no consumís ciertos relatos, sos un idiota y encima desinformado).

Se hace cada vez evidente que nuestros neoliberales solo le agregaron urgencia e inmediatez al liberalismo clásico en la búsqueda de resultados económicos para diferenciarlos. De transformar sus postulados en modos y estilo de vida, y estos en paradigmas culturales fue una muy buena tarea desarrollada por los medios hegemónicos de comunicación.

Se trata de un fenómeno no muy complejo pero sí con fines claros, más abarcador, de mayor alcance, no excluyente de sector social alguno, que dentro de los componentes esenciales que hacen a su proceso de gestación y luego como instrumentos de “operaciones”, aparecen los medios de comunicación audiovisuales, internet y todas las nuevas plataformas comunicacionales que dan “vida” a las renovadas relaciones globales. Si a Google lo maneja el imperio desde el norte, Yahoo Argentina es hoy otra pata del multimedio de Magnetto. Desde esta realidad Lanata “opera” y dice que somos y estamos en el recontra culo del mundo (él no porque tiene domicilio en Miami) y todos sus seguidores evitan ser un sorete argentino siguiendo y repitiendo sus gansas bajadas de líneas. Esto, replicado en redes sociales tiene un efecto multiplicador demasiado eficiente. Basta salir del país y se podrá comprobar que para cualquier “primermundista” el “periodista” Lanata es un cómico de 4ta, mientras que acá el producto “Lanata” además de “verosímil” es de primer nivel. Ernesto Tenembaum “admira Cuba”, pero para vivir prefiere EE.UU. Entonces aparece como algo esencial para la vida “democrática” argentina el respeto por las opciones y gustos personales, por las preferencias individuales; como si esos gustos, opciones y preferencias no fueran producto de un trabajo previo de manipulación cultural con los cuales se consiguen armar rebaños de inconscientes. Llamativamente ese respeto desaparece cuando algunos otros vuelcan sus preferencias por el “populismo”, esa detestable “masificación de accesos” tan contraria a la selección de clases y categorías que facilita la meritocrática propuesta neoliberal. La ignorancia llega sin inconvenientes al nivel de estupidez cuando el rebaño que conforma la suma de individualista meritocráticos no tiene conciencia de ser también otro rebaño.

Llamativamente el estudio “científico” de este fenómeno a todas luces antropológico que tanto está afectando a nuestra sociedad –si es que existe tal estudio- parecería que sigue encapsulado en las “tinieblas” de un academicismo inservible, sin vías de “comunicación” para socializar algún resultado. Grave.  

internet

“Internet te abre puertas y ventanas para que puedas acceder al mundo” (Slogan muy bonito si los hay pero que no te aclara que se trata de “cierto mundo” desde ya, o mejor dicho el “mundo” que pretenden que se conozca; el real o inconveniente NO); pero esas puertas y ventanas abiertas son utilizadas para “penetrar” en tu intimidad, conocerte, modelar tus gustos hasta convencerte que, o seguís al rebaño o sos nadie; te quedas afuera de “Todo”. Desestructurante.

Tengamos en claro que son “ellos” los que deciden qué es ese “Todo”, quiénes te lo pueden facilitar, qué cantidad diaria de basura periodística y publicitaria debes consumir para alcanzarlo. ¿Y quiénes son esos “ellos”? te preguntarás: Los dueños del poder económico real, los financistas, los vendedores de paraísos llenos de felicidad por estar colmados de confort principesco (modelo de vida al que supuestamente todos pueden acceder), plagados de aparatos que te conectan al mundo. El consumidor no se percata que esos aparatos y ese confort te aíslan de otros humanos; humanos que “parecen” estar cerca tuyo hasta  creer que son parte de tu vida espacio-temporalmente gracias a los “aparatos”; sin que te moleste que solo sea de manera virtual. Las relaciones impersonales adquieren tal importancia gracias a los “aparatos” que hasta ridículamente hacen desaparecer las 5 mesas de un bar, la calle, las dos cuadras que separan a los sujetos que se comunican. Un adolescente alimenta su temor a lo empírico, a los vivencial  gracias al aparato que le evita poner el cuerpo a la hora de expresarse y/o comunicar ideas, sentimientos o sensaciones. Evidentemente ciertos “aparatos” actúan como ciertas drogas, desinhiben; lastima que sea a fuerza de recurrir a lo artificial.   

Ficción supera realidad.

Aparentemente todo “funciona” bien hasta el momento en que –en el caso argentino- se explicita el límite de lo que te corresponde a ti (“vivían una fantasía gracias al populismo” González Fraga).Los muy buenos “equipos” de Macri nos están dando las explicaciones correspondientes: Ser chorro “k” o militante “grasa k” es muy distinto a tener cuentas en “empresas offshore” donde lavar dineros evadidos al fisco, o poner CEOs de grandes empresas al frente de ministerios para hacer negocios con el sudor ajeno; lo segundo no es delito; menos aun grasa, sino más bien “cool”. En este país hasta las diferencias sociales y las actitudes racistas son caldo de cultivo para el afianzamiento del individualismo en pos de lograr aceptación y/o pertenencia de clase; que no es para todo humano argentino desde ya.

television-cerebro

En la actualidad, la cultura del consumo se especializó en dar a todo objeto pasible de serlo, un valor vital en la existencia humana hasta introducirlos en un contexto extrasomático (traspolación de la “cultura objetual” de Leslie A. White).

Ahora bien, en nuestro caso como país y a partir de una mirada crítica sobre hechos consumados, el eje de análisis se orienta hacia la contradicción. Lo anterior (la cultura del consumo) hoy es una realidad porque se mal utilizó el “viejo truco del progreso” (dijera el Super Agente “86”). Comprado hasta por el anterior gobierno nacional al que la vanguardia lúcida de izquierda que conformó el FPV tituló de “progresistas” en relación a ese logro llamado “movilidad social ascendente” (torpe sería no reconocerlo y ser agradecido), progreso fijado en niveles de consumo de aparataje con el más que lógico pero discutible argumento de las fuentes de trabajo que ese consumo generaba dentro del mercado interno, evidentemente algunos de esos “aparatos” le sirvieron al poder económico-mediático para continuar con la tarea “Pavloviana”. Con los resultados políticos a la vista según las últimas elecciones, queda claro que solo sirvió para que los dueños reales del poder económico -con absoluta complicidad de la prensa aliada- continuaran cultivando, vía medios de comunicación hegemónicos, sobre múltiples cabezas, la importancia del individualismo y lo inútil de las construcciones colectivas, sociales. Doce años de mejoramiento en la calidad de vida de los sectores sociales más postergado basado en la necesaria asistencia social estatal por un lado y la generación de fuentes de trabajo (poco importa si fue formal o informal, genuinos o no, por ser criterios tecnicistas que a los fines del funcionamiento de la economía popular real no tiene valor e importancia ya que ayudó cuando debió), sin el debido acompañamiento pedagógico-cultural que lo sustente, solo sirvieron para incrementar el aprovechamiento del aparataje “consumido” por la “gente” de parte de los manipuladores, en una tarea que además brindó jugosas ganancias a los empresario. Combo completo.

Las semillas del individualismo sembradas desde 1976 ya tenía firmes raíces en el subconsciente de muchos y el verso de lo provechoso que resultaba el “esfuerzo” personal e individual puesto en la timba financiera y el consumo de Martinez de Hoz (viajes a Miami para comprar “2” de cada aparato), de Cavallo (1$=1u$s) y los “Chicago boys¨ tanto en la dictadura como en el ¨menemato”, se extendió como frondosas ramas hasta ocupar todo el espectro comunitario sugiriendo un formato y un modelo de vida acorde a los imaginarios beneficios que conlleva el respeto por las reglas de juego neoliberales de selección; lógicamente en detrimento del valor social de toda construcción colectiva.

tv_2

Macri no llega al lugar de privilegio que ocupa hoy de casualidad. Macri es el emergente de un fenómeno cultural que se introdujo en nuestro país hace 40 años. El mediocre Ing. egresado de una universidad privada pasó a ser vendido como el joven empresario exitoso (Fernando Niembro –un delincuente común hoy preservado gracias a un anonimato forzoso- desde el deporte) para luego pasar a ser uno de los paradigmas culturales dentro una sociedad formada (o deformada, como quieran), cultivada en esos valores (o desvalores, como quieran).  

El “estilo Macri” -como producto para consumo- fue comprado por una sociedad preparada culturalmente desde 1976 para aceptar en grado superlativo el valor supremo de productos que fueron impuesto por hechos consumados en los sectores medios de nuestra sociedad a quienes poco les importó e importa que el costo que se pagó fuera con derramamiento de sangre de compatriotas. A partir del terror instrumentado contra la sociedad en su conjunto por la última dictadura militar como herramienta disciplinante, algo que alimentó el individualismo a modo de mecanismo de defensa, luego ese individualismo quedó internalizado en gran parte de la sociedad. Estoy refiriéndome a un condimento no menor para que ese neologismo doctrinario llamado neoliberalismo hoy sea una meta de vida para muchos argentinos en amplios sectores de nuestra sociedad.

Que el 51% de la población haya comprado un relato que viene vigente desde hace 40 años, a todas luces ficticio, y que lo haya transformado en sufragio democrático el 10 de diciembre pasado después del desastre económico-social del 2001 no puede pasar por alto; que las reiteradas “compras” anteriores de ese relato solo le sirviera para hacerlos víctimas más que beneficiados de supuestos “reordenamientos econòmicos”; que el nivel de aceptación de ese relato –siempre el mismo, nunca actualizado-, aun siendo víctimas le haya permitido a Menem presidir dos períodos consecutivos del país, y que en el caso de Macri ese relato haya llegado hace 6 meses atrás al 70% de aceptación; que la creencia en ese relato hoy en boca de Macri todavía no haya descendido más abajo del 40%, son pruebas muy contundentes de este fenómeno cultural (independientemente que ciertos periodistas consideren algún descenso de “aceptación  del personaje como algo significativo, descuidando el trasfondo cultural del fenómeno que es lo preocupante).

Sin visualizarse en el horizonte próximo ningún trabajo contra cultural que pueda contrarrestar este fenómeno, los modos y estilos de vida vendidos por el neoliberalismo seguirán operando como paradigmas culturales.  


Tentación totalitaria y dictatorial

3 octubre 2015

San Fernándo del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Medios de comunicación

Fuente: http://www.elesquiu.com/noticias/2015/10/03/221623-tentacion-totalitaria-y-dictatorial

NOTA DEL ESQUIU

Magnetto

Por Víctor Leopoldo Martínez

Quien suponga que la tarea periodística nunca estuvo contaminada por la política se equivoca. Mucho más cuando pasó a manos empresarias. Existen escasas pero honrosas excepciones, claro está. Pero en la mayoría de los casos la codicia, el afán de lucro y poder pudieron y pueden más. Es aquí donde aparece el primer síntoma de corrupción: los medios no están exentos de corromper y/o ser corrompidos.

Cuando el periodismo se transforma en una herramienta de extorsión política todo cambia para una sociedad. Ingresa al estado de riesgo. Es el momento en que los propietarios de los medios descubren el valor superlativo de la herramienta comunicacional como formadora de opinión y se autoentronizan como “Cuarto Poder”.

Después están los periodistas. El “trabajo sucio de manipulación de la información” tentó a más de uno. En nuestra Argentina, el caso Lanata es paradigmático.

El fenómeno es mundial. Pudo haber nacido con buenas intenciones de Gutembert en 1440 (o quizá antes, con el chino Bi Sheng, en 1041) y fue plasmado en forma de periódico por Michael Van Isselt con aquel “Mercurius Gallo Belgicus” (el primer diario), pero que con el tiempo naufragó en su sana finalidad. Todo se fue trastrocando hasta ser lo que es hoy: una maquinaría de extorsión.

Los grandes medios, y las grandes cadenas de TV dan sobradas muestras de esto. Existe bibliografía al respecto: “Los Amos de la Prensa”, de George Selder, o “El poder y los grupos de presión”, de Douglas Catter.

En nuestro caso, la realidad indica que sobre esto se enancaron, de un tiempo a esta parte, los empresarios dispuestos a operaciones contra cualquiera de los miembros de los tres poderes insti-constitucionales del Estado República.

El tema es de gravedad institucional inusitada: Poder Ejecutivo (elegido popular y democráticamente), Poder Legislativo (elegido popular y democráticamente) e incluido el Poder Judicial (estructurado por el viejo poder oligárquico), todos jaqueados por la extorsión mediática.

Una serie televisiva norteamericana de los “80” anticipaba este riesgo. Se llamaba Max Headroom y la sacaron rápidamente de circulación. En esencia mostraba el control social a través de seguimientos vía satélite, cámaras activadas a control remoto, redes cibernéticas, publicidades subliminales para control mental, todo operando desde medios masivos monopolizados. La Argentina pretendida por Magnetto no dista mucho de aquella serie.

Si focalizamos la observación en el mayor grupo de “deformación periodística” –Clarín-, hay que afirmar que no nace de un día para otro. Es producto de un trabajo que se originó en la última dictadura, allá por 1976, y las primeras acciones fueron brindar sus servicios de “desinformación” al régimen y al poder económico que jugaba desde atrás y del cual formaba parte. Luego le sumó la criminal apropiación de “Papel Prensa”, con lo cual se controló al resto de la prensa. La autocalificación de “paladines de la libertad de prensa” le sirvió para controlar Adepa, el sindicato patronal, y ser uno de los socios importantes en la región del sindicato regional que aglutina a los dueños de medios (no a los trabajadores) llamado Sociedad Interamericana de Prensa.

En el caso de La Nación, la situación sólo se diferencia en antigüedad. Su fundador –Bartolomé Mitre- creó un medio y dejó como guardaespaldas a su “Tribuna de doctrina”, conforme el slogan que aparece debajo de la nota editorial diaria. Palabra clave: “doctrina”. Hasta hoy nadie sabe en términos de qué definiciones teóricas la alude, porque fue muy cuidadoso en envolverla con un halo de pureza.

Lo cierto es que la doctrina fue sentida por el conjunto social –con pocos beneficiados y muchos perjudicados, incluidos los intereses nacionales- y llevada adelante bajo la égida de sus cultores cuando tuvieron el control político del Estado desde 1880 hasta 1916; desde 1922 hasta 1943 y desde 1955 hasta el 2003. Sólo cambiaron de amo, pasando de ser “la perla más preciada de la corona británica” (1933) a los pasivos de glúteos abiertos en las relaciones carnales con Norteamérica (1990). Hoy, ambos –Clarín y La Nación- trabajan concatenadamente.

Este modus operandi nace en 1930 (Golpe de Estado contra Yrigoyen). Se repite en 1955 (Golpe de Estado a Perón) y recibe su confirmación en marzo 1976. La operatoria consistía en denigrar la política hasta reducirla a politiquería. Su sustento ideológico se asentaba en que la verdadera política requería de actores y operadores “calificados” a cargo de un Estado insignificante que debía entregar al manejo privado las empresas y cuestiones públicas con una sola y clara intención: el beneficio sectorial. ¿Cómo se logró esto? Con la instalación de la duda en la sociedad sobre el accionar de cualquier político. Para eso se construyó un discurso sobre la “decencia, honestidad y eficiencia del accionar y la gestión privada”, algo que fue comprado como verdad revelada por la clase media.

Vuelta la democracia, primero fue controlar y condicionar a Alfonsín. Luego jugaron todas las fichas (con órdenes incluidas) a un Menem que desguazó las empresas del Estado con sus privatizaciones para beneplácito del establishment económico nacional e internacional. Pero no sólo contó con cobertura mediática para su impúdico accionar. También armó una Corte de Justicia a medida de los intereses oligárquicos. Cuando Menem ya no les sirvió, lo lanzaron a las fieras.

Lo que ciertos hombres de la justicia no sabían era la peligrosidad de sus socios mediáticos (especialmente de uno: Magnetto). Equivocadamente los políticos de la oposición tampoco midieron esto. Hasta que lo padecieron.

Este “cuarto poder”, luego de facilitar el desfalco “legal” del Estado de la mano de Menem, induce y produce el desastre económico en el gobierno de De La Rúa, que desemboca en el diciembre negro del 2001 con la fuga de las divisas que los bancos robaron a los ahorristas.

En el 2003, y en acuerdo con Kirchner (había llegado condicionado a la primera magistratura con el 22% de los votos), Magnetto controla sus apetencias. La presidenta Cristina Fernández decide cambiar las reglas de juego en materia comunicacional y allí comienza una guerra que llega hasta hoy.

Desde operaciones mediáticas para corridas bancarias, cautelares contra la ley de medios, extorsiones a Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema, ventilando sus cuitas; fabricación de delitos –varios de ellos sin pruebas- a través de Lanata; constante insulto a la Presidenta; incitación a la violencia callejera y el uso de la muerte del fiscal Nisman, desde 2008 Clarín no paró en extorsiones. Con batallas ganadas, en 2009 y 2013, se envalentona y avanza, pero de pronto descubre la transitoriedad de los triunfos ante la ineptitud de la oposición que, según Lanata, “no junta un balde de bosta”.

Magnetto jamás se resignará. Junto a “personajes” del Poder Judicial, a quienes controla bajo amenazas de represalia, esta vez va por todo. ¿Que busca? Invalidar el sistema democrático ya que no se “ajusta” a sus intereses. Tucumán fue el ensayo. Castillo, en Catamarca, siguió con la operativa, aunque no sabemos si lo acompañará el FCS.

En Chaco, ni la ciudadanía ni la oposición se prestaron al juego. Para colmo su candidato -Macri-, por soberbia y limitaciones, actuó torpemente y al primer soplido –Fernando Niembro- su mentiroso castillo de “honestidad” comenzó a derrumbarse y el nodo de la mediáticamente gestión “honesta y eficiente” fue desnudada en burdos niveles de corrupción.

Es claro que Magnetto no renunciará a ninguna batalla con tal de instalar su dictadura propia. El control para la instalación de cierto totalitarismo, a medida de sus intereses, y el de sus socios –el poder económico concentrado- son sus objetivos. Es responsabilidad de la sociedad llegar al 25 de octubre sin entrar en provocaciones y con la firme decisión de defender este sistema que tanto costó recuperar y que tanto está costando afianzar por culpa de la miopía de una oposición que no logra entender el valor político de tener Patria.


La tentación totalitaria y dictatorial del “Cuarto Poder”

28 septiembre 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

Cuando la actividad periodística se transforma en una herramienta de extorsión política es la sociedad la que está en estado de riesgo.

Foto de V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

Quien suponga que la tarea periodística nunca estuvo contaminada por la politiquería se equivoca, o conserva una sana inocencia; contaminación que se acrecentó  cuando el control de  esta pasó a manos empresarias. Se hace necesario, una vez más, diferenciar POLÍTICA de politiquería. Hacer política es poner por encima de los intereses individuales y/o sectoriales los intereses sociales en su conjunto;  politiquería es todo lo contrario a esto, a lo que hay que sumarle la mendacidad.  Sobre esta premisa y en materia de objetividad y honestidad se hace necesario destacar que en nuestra profesión existen escasas pero honrosas excepciones; lamentablemente en la mayoría de los casos, la codicia, el afán de lucro y  PODER  pudo y puede más. Es aquí donde aparece el primer síntoma de corrupción (los medios no están exentos de corromper y/o ser corrompidos). De esta manera entramos en el corazón de la presente reflexión.

Cuando la actividad periodística se transforma en una herramienta de extorsión política la cosa cambia; todo cambia para una sociedad porque significa entrar en estado de riesgo político-social ya que el derecho a réplica quedó  limitado a minúsculos espacios cuando se tiene suerte de que se publique y/o reconozca.

Desde el preciso momento que los propietarios de  medios periodísticos descubren el valor superlativo de la herramienta comunicacional como formadora de opinión, estos señores se auto entronizan como “Cuarto Poder”. La posterior corrupción de algunos  periodistas surgió por necesidad y añadidura  ya que la demanda “patronal” de realizar un  “trabajo sucio de manipulación de información” a cambio de una buena paga, tentó a más de uno. La picardía popular llamó a esto: “Por la plata baila el mono”. En nuestro medio el caso Lanata es el ejemplo más reciente, lamentable y patético; y con toda una artillería que nunca dejó de lado la posibilidad de corromper (actores y mentes) entró en acción. Esto en cuanto a los medios opositores al actual gobierno nacional ¿Hay algo de esto en los medios oficialista? ¡Sin ninguna duda que sí! Con una diferencia, muchos de los segundo lo hacen torpemente dejando feas huellas de obsecuencia ya que es la única herramienta que tiene para sustituir su falta de originalidad y en no pocos casos la mediocridad.

Pero esto no es un invento argentino; es un fenómeno mundial que pudo haber nacido con las buenas intenciones de un Gutembert en 1440 (o quizá, antes con el chino Bi Sheng en 1041) y que plasmó en forma de periódico Michael Van Isselt con aquel “Mercurius Gallo Belgicus” (nombre del primer diario allá por 1592). Con el tiempo y los intereses políticos-económicos presionando Los medios masivos de comunicación comenzaron su largo y lento naufragio en cuanto a su primaria y sana  finalidad: informar.  Todo se fue trastocando hasta ser lo que es hoy, una maquinaría de extorsión. Los grandes medios de prensa, y las grandes cadenas de TV dan sobradas muestras de esto. Existe bibliografía al respecto: “Los Amos de la Prensa” de George Selder y “El poder y los grupos de presión” de Douglass Cater.

En nuestro caso la realidad indica que sobre esto se enancaron  de un tiempo a esta parte los empresarios nacionales monopolizadores de medios periodísticos para utilizarlos en operaciones extorsivas contra cualquiera de los miembros y hasta contra los cuerpos mismos de los otros tres poderes insti-constitucionales de nuestro Estado República. Esto se presenta como de una gravedad institucional inusitada para la sociedad argentina toda: Poder Ejecutivo (elegido popular y democráticamente), Poder Legislativo (Elegido popular y democráticamente) e incluido el Poder Judicial (estructurado por el viejo poder oligárquico cuyos integrantes actúan como “La Nobleza de toga” –dijera J. Abelardo Ramos- a su servicio), todos ellos jaqueados por la extorsión del “Cuarto Poder” mediático. Una situación límite sin precedentes en nuestra historia.

Max Headroom

Una serie televisiva norteamericana de los “80” anticipaba este riesgo. Se llamaba Max Headroom y la sacaron rápidamente de circulación. En esencia mostraba el control social a través de seguimientos vía satélite, cámaras activadas a control remoto, redes cibernéticas, publicidades subliminales para control mental, todo operando desde medios masivos de comunicación monopolizados. La Argentina pretendida por Magnetto no dista mucho de lo que aquella serie mostraba.

ClarínSi focalizamos la observación en el mayor grupo monopólico de “deformación periodística” –Clarín-, esto no nace de un día para otro. Es producto de un trabajo que se originó en la última dictadura militar, allá por 1976, y las primeras acciones fueron brindar sus servicios de “desinformación” a aquella dictadura y al poder económico que jugaba desde atrás y del cual formaba parte. Luego le sumó la criminal apropiación de “Papel Prensa” con lo cual se controló  al resto de la prensa nacional. La auto calificación de “paladines de la libertad de prensa” le sirvió para controlar ADEPA (Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas) el sindicato patronal local, y ser uno de los socios importantes en la región  del sindicato patronal regional que aglutina a los DUEÑOS  de medios periodísticos (no a los trabajadores) llamado SIP (Sociedad Interamericana de Prensa).

En el caso de La Nación la situación solo se diferencia en antigüedad. Su fundador –Bartolomé Mitre- creó un medioLA NACION periodístico que dejó como “Guardaespalda de su Tribuna de Doctrina” (Según el decir de un gran historiador nuestro, Norberto Galasso; y con una palabra clave: “doctrina”). Hasta hoy nadie sabe en términos de definiciones teóricas ya que fue muy cuidadoso en envolverla con un aló de pureza, a qué doctrina se refería el mencionado Bartolo. Lo cierto es que la misma, disfrazada de “liberalismo” (que nunca fue político sino económico) fue sentida por el conjunto social –con pocos beneficiados y muchos perjudicados, incluidos los intereses nacionales-, llevada adelante bajo la égida de sus cultores cuando tuvieron el control político del Estado desde 1880 hasta 1916, desde 1922 hasta 1943 y desde 1955 hasta el 2005; en algún momento solo cambiaron de amo pasando de ser “la perla más preciada de la corona británica” (1933) a ser los pasivos de glúteos abiertos en las relaciones carnales con Norteamérica (1990). Hoy, ambos –Clarin y La Nación- trabajan concatenadamente.

Lo cierto es que hoy por hoy Clarín, La Nación, Perfil (por nombrar los de mayor penetración en la clase media más alfabetizada y más reaccionaria a la vez) no tienen un contrapeso periodístico que balancee la situación. Los medios que se dicen “progres” y  operan  por “izquierda” son tan o más torpes que  los mencionados anteriormente a la hora de operar y argumentar, fundamentalmente porque en su mayoría son antiperonistas lo cual los une en sentimiento  a los monopólicos adversarios de la actual gestión nacional, e indirectamente terminan siendo funcionales a los nefastos intereses de aquellos, generalmente antinacionales y antipopulares. En concreto y por lo que indica la lógica histórica, no hay periodismo objetivos porque los intereses y la subjetividad ideológica de los actores simplemente lo hace imposible. Como buenos colonizados, hasta en el periodismo, se actúa ideológicamente por izquierda y derecha con el manual eurocéntrico del conquistador.

Este modus operandi nació en 1930 (Golpe a Irigoyen) con La Nación  y La Prensa como los operadores mediáticos, se repite en 1955 (Golpe a Perón) donde a los anteriores  se le suma Clarín; recibe su confirmación el 24 de marzo de 1976 donde Clarín y La Nación “aúnan fuerzas por intereses comunes” en su apoyo de esconder la tarea sucia de la dictadura militar y llenar de elogios las políticas económicas ejecutadas por los títeres de los grupos económicos encaramados en el manejo del Estado. La operatoria consistía en denigrar la política hasta reducirla a  politiquería. Su sustento ideológico se asentaba en que la verdadera política requería de actores y operadores “calificados” a cargo del manejo de un Estado insignificante que debía entregar al control  privado las empresas y cuestiones públicas saqueando las arcas del Estado y llenándolo de deuda externa con una sola y clara intención: el beneficio sectorial.

Pero… ¿Cómo se logró esto? Con la instalación de la duda en la sociedad sobre el accionar de cualquier político Para eso se construyó un discurso sobre la “decencia, honestidad y eficiencia del accionar y la gestión privada”, algo que fue comprado como verdad revelada por la clase media Argentina. Hoy sigue rindiendo sus frutos. En primera instancia resulta muy claro que la influencia mediática resulta mucho más eficaz y redituable en términos políticos –y por el absurdo- que la tarea formativa desarrollada en establecimientos educativos. No existe ningún elemento que indique lo contrario. La gente repite los que los medios pregonan como si fueran verdades reveladas con mayor firmeza y seguridad que todo aquello que le pudo inculcar un docente a fuerza de ejercicios repetitivos en una escuela, colegio o universidad

Vuelta la democracia primero fue controlar y condicionar el gobierno de Alfonsín. Luego jugaron todas las fichas (con órdenes incluidas) a un Menem quien desguazó las empresas del Estado Nacional con sus privatizaciones para beneplácito del stablishment económico nacional e internacional. Pero este último  no solo contó con cobertura mediática para su impúdico accionar, también armó una Corte de Justicia a medida de los interés mediáticos y oligárquicos. Cuando  Menem ya no les sirvió lo lanzaron a las fieras populares.

Lo que ciertos hombres de la justicia no sabían era la peligrosidad de sus socios mediáticos (especialmente de uno: Magnetto). Equivocadamente los políticos de la oposición tampoco midieron esto hasta que lo padecieron. Pero parece que en sus sucesores  la codicia, como debilidad humano está volviendo a hacer de las suyas

Este “cuarto poder” y luego de facilitar el desfalco “legal” del Estado de la Mano de Menem, induce y produce el desastre económico en el gobierno de De La Rua que desemboca en el diciembre negro del 2001 con 32 personas muertas por la represión sin que hasta ahora haya un solo responsable preso; y la fuga de las divisas que los bancos robaron a los ahorristas.

En el 2003 y en acuerdo con Néstor Kirchner (había llegado a la primera magistratura con el 22% de los votos, totalmente condicionado) Magnetto transitoriamente controla  sus apetencias. La presidenta Cristina Fernández decide cambiar las reglas de juego en materia comunicacional y allí comienza una guerra que llega hasta nuestros días.

Desde operaciones mediáticas para corridas bancarias; cautelares contra la ley de medios, extorsiones a Lorenzetti (presidente de la Corte Suprema) ventilando algunas de sus cuitas;  fabricación de delitos a funcionarios del gobierno kirchnerista –sin prueba alguna- a través del hiper chequeador Lanata  quien con total impunidad descarga su resentimiento con constantes insultos a la Presidenta y diatribas volcada sobre cualquier hombre del gobierno Nacional; la incitación a la violencia callejera o escolar contra hijos de funcionarios; el uso de la muerte del fiscal Nisman;  desde el 2005 el grupo Clarín no paró en sus operaciones extorsivas. Con batallas políticas ganadas gracias a sus operaciones  en el 2008, 2009 y 2013, operando con Cobos en el conflicto del Campo del 2008,  con candidatos opositores –De Narvaéz en el 2009 y Massa en el 2011-  se envalentonó y avanzó; pero de pronto descubre la transitoriedad de los triunfos ante la ineptitud de la oposición (“Toda la oposición no junta un balde de bosta” Lanata) y comienza a mirar aquellas elecciones de medio término como lo que realmente fueron, sucesivos fracaso de todas ellas en términos de “operatorias” por inoperancia  de los  políticos opositores que mal manejó como títeres.

Magnetto jamás se resignará. Junto  a algunos “personajes” del Poder Judicial, no pocos de ellos cómplices de sus andanzas y el resto  bajo amenaza de ser víctimas de sus habituales “embarres”, esta vez va por todo. Ante el Ajustado triunfo de Larreta en la Ciudad y el fracaso de Macri-Del Sel en Santa Fé, ¿Que busca el CEO de Clarín? Invalidar el sistema democrático ya que este no se “ajusta” a sus intereses ni le garantiza nada a futuro. Tucumán fue el lugar de ensayo; Castillo en Catamarca está preparando el terreno para dar continuidad a esta operatoria (¿Lo acompañara el resto del FCS?). En Chaco ni la ciudadanía, ni la oposición se prestó  al juego pese al intenso trabajo realizado por Lanata y todo el equipo de TN, canal 13, Clarín y Radio Mitre. Para colmo de males su candidato -Macri-, por soberbia, ineptitud por sus marcadas limitaciones  y por creer que con la protección mediática del “Gran diario Argentino” alcanzaba, actuó  torpemente y al primer soplido –Niembro- su mentiroso castillo de “honestidad”, comenzó a derrumbarse y el nodo de la vendida mediáticamente gestión “honesta y eficiente” es desnudada en sus más variados y burdos niveles corrupción.

Es claro que Magnetto  no renunciará a ninguna batalla con tal de instalar su dictadura mediática. El control social por esta vía para la instalación de cierto totalitarismo político a la medida de sus intereses y el de sus socios –el poder económico concentrado-  es su objetivo. Es responsabilidad de la sociedad toda llegar al 25 de octubre sin entrar en provocaciones y con la firme decisión política de defender este sistema político que tanto costo recuperar y que tanto está costando afianzar por culpa de la miopía de una oposición que no logra entender el valor político de tener Patria para Todos y como dice un colega: “Mas a la corta que a la larga ellos también serán las próximas víctimas de este “Cuarto Poder” mediático.