“LOS ESCLAVOS FELICES NO TIENEN HISTORIA.”*

14 noviembre 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Mitos y realidades sobre nuestra América.

Foto de V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez (1)

En su trabajo “La historiografía paraguaya y los afrodescendientes” publicado por CLACSO, Ignacio Telesca comienza señalando la escasa documentación y los muy pocos trabajos historiográficos que existen al día de hoy en Paraguay, algo que por lo que se lee en la obra, continua imposibilitando los más variados intentos de no pocos investigadores curiosos de hurgar en los orígenes y el pasado de la nación hermana. Telesca es uno de esos investigadores. Por los datos y característica de la obra, su lectura resulta altamente recomendable. Acá simplemente voy a realizar rescates de fragmentos y algunos señalamiento sobre los mismos que por sus singularidades resultan más que interesantes. Para ello recurriré al paralelismo con otros textos de similares valoraciones conceptuales en materia de significantes a la hora de evaluar conductas y gestos humanos.

En el mencionado trabajo el autor rescata la tarea de registros –cuasi históricos- hechos por un integrante de una comisión demarcatoria de límites entre Paraguay y los dominios portugueses –límites según lo que establecía el tratado de San Ildefonso de 1777-, de nombre Félix de Azara; y otro escrito –el de Josefina Pla- de donde extraje el título de esta entrega.

Antes de transcribir fragmentos de la obra de Telesca que a mi entender resultan atrayentes y significativos, deseo detenerme en la oración que utilice para titular la presente reflexión.

esclavos-1

 

Resulta impactante leer una oración donde la paradoja está claramente expresada en el significante de dos de sus términos presentes en el sujeto: “esclavos felices”; pero además, con un predicado por demás llamativo como colofón: la negación del hombre como sujeto histórico (el “feliz” no tiene historia) en razón de estar transitando un estado de “júbilo y satisfacción”, en este caso por su condición de esclavo “bien tratado”. ¡Suena alocadamente desestructurante en términos de racionalidad¡

Es dable suponer que todo estado de esclavitud no puede hacer feliz al que lo padece; cualquiera sea el modo o forma del mismo. Hasta podría incluir aquella que hace a un individuo “esclavo de sus palabras” ya que nunca tendrá certeza total –dudas existenciales que en algunos casos acompañan hasta la muerte- sobre el grado de verdad o falsedad de las mismas en tanto ser social y las variopinta valoraciones que de conductas y actitudes individuales frente a temas o situaciones sociales que a manera de desafíos mundanos suelen presentarse. Por ejemplo, esa atribución interpretativa que se toma la autora a partir de priorizar el estado emocional de un sujeto para deconstruir –sacarlo, abatirlo en términos de Heidegger(2)- privándolo de tener historia . Se lo podrá sacar de un relato histórico ya que muchos de ellos hacen hincapié únicamente en la parte trágica; pero no sacarlo de la historia.

Sin embargo y como atenuante, esto de “esclavos felices” podría ser parcialmente aceptado solo si se lo analiza en términos comparativos tomando las diferentes situaciones y formas de esclavitud que existieron a lo largo del tiempo en el mundo y en nuestra América en particular –lo acoto a mi realidad y lo que he estudiado sobre ella-, según el grado de humanidad o perversión de los esclavista de turno. Pero de ningún modo esto puede significar la barbaridad de aceptar que hay esclavitudes buenas y esclavitudes malas, que es como justificar y avalar por fatalismo histórico, proyectos imperialistas porque los hay buenos, estupidez muy presente en muchos de nuestros sirvientes cipayos de los imperialismos -ingles o norteamericano- según sea la paga para los quinta columnas al servicio de ellos.

Existen otros textos casi del mismo tenor, también justificatorios de esto último. Tomo otro caso como ejemplo que por lo llamativo no deja de asombrar. Aparece en : http://primeross.blogspot.com.ar/2013/10/la-mentira-de-la-esclavitud-y-el.html . En él y desde un razonamiento muy particular que ya escuché y/o leí en boca y textos de otros, se intenta inferir que los pueblos masacrados, sometidos, esclavizados, a pesar de eso deben ser pueblos agradecidos por los aportes “culturales” de los conquistadores, masacradores, sometedores, esclavizadores. Paradójico planteo bien Darwiniano hecho en medio de denostaciones al imperialismo anglosajón que –según sus sostenedores- por “oscuros intereses” crea y recrea la “leyenda negra” de la conquista española; como si Europa fuera cuna de las virtudes humanas hecha civilización; o peor aún, como si Europa se dividiera entre conquistadores buenos y malos (Hermann Hesse los calificaba de pueblos belicosos). Solo bastaría para desmitificar la supuesta bondad de los europeos, la opinión de los pobres africanos al respecto quienes por proximidad fueron los primeros que los padecieron en sus más denigrantes conductas humanas (no todos los europeos desde ya, pero en estos casos las excepciones de poco sirven a la hora de evaluar consecuencias y costos en términos de vidas y valores humanos). Rescatar la audacia de invasores elevándola a rango de gesta heroica sin señalar la codicia que motorizó la decisión, es un atentado a la razón. Transcribo textualmente:

Título: La mentira de la esclavitud y el genocidio español.

Texto: “Todo proceso histórico conquistador o colonizador conlleva el uso de la violencia y de las armas. Si bien el Imperio Romano invadió y conquistó España desde el siglo III A.C., arrasando y aniquilando a nuestros antepasados celtíberos, lucitanos, astures o cántabros, a nadie con un mínimo de inteligencia se le ocurriría hoy decir que Roma es la culpable de la aniquilación de España y del sometimiento injusto de nuestro pueblo…”

martirio-de-cristianos-pavel-ryzhenko

Por empezar y en esos tiempos España como país, nación, no existía. Más bien eran territorios donde habitaban los originarios del lugar –si es que lo fueron- que el texto menciona. En esos tiempos (y aún hoy) la codicia territorial garantizaba sustento en materia de necesidades básicas. Que el Imperio Romano fue arrasador y aniquilador como lo fueron otros europeos en otros momentos y hasta entre ellos -las Cruzadas sin ir más lejos-, es un hecho que hasta el propio cristianismo y judaísmo dan cuenta con Barrabas y Jesús enfrentándolo. Hasta hoy no escuche a ningún judío, cristiano o palestino mostrarse “agradecido” a Roma; a menos que al relato haya que cambiarlo solicitándole a los actores históricos (algo tan absurdo como pedirle a Netanyahu, Abbas y al propio Papa Francisco) que pidan disculpa a Berlosconi o Mattarella como representantes de los emperadores Octavio Augusto y Tiberio por los alzamientos de los desacataos Barrabás y Jesús; como Macri disculpándose ante el padre del Rey de España por la “aunque angustiante, irrespetuosa osadía  de nuestro independentista”.

Lo que si se puede sacar como aleccionador de aquellos tiempos es reconocer que tanto Jesús como Barrabás mostraron al mundo que existen dos modos de revolucionar al hombre y a los pueblos sojuzgados: A través de la palabra o de manera violenta. “Hay dos formas de hacer una revolución, con mucho tiempo y poca sangre o en poco tiempo y con mucha sangre. Yo prefiero la primera; el justicialismo eligió la primera (J.D.P)”. Por eso el peronismo por definición doctrinaria es profundamente humanista y cristiano.

la-independencia-y-colonia-de-colombia-9-728

Regresando a “La mentira de la esclavitud…” el texto continua: “… Más bien, los españoles mantendremos una deuda eterna con Roma por habernos dejado un legado inigualable tras su paso, latinizándonos y regalándonos su influencia y su organización. Algo parecido, o quizá de superior magnitud, sucedió en lo que respecta a la transmisión de riqueza a América tras nuestra llegada. La diferencia, sin embargo, es que el Imperio Romano no tuvo la mala suerte de contar con un enemigo anglosajón que volcara sobre él durante siglos infinitas mentiras y leyendas destinadas a diezmar su legitimidad y grandeza incontestable”.

Si no fuera que esto está registrado como serio, entraría en la categoría de chiste de gallegos!!! Digo por eso de la “eterna deuda” para con Roma. ¿A cambio de influencia y métodos organizativos? ¡Vaya vaya con este tipo de “españoles”!!! Cuando habla de la transmisión de riqueza a América con su llegada (¿valores humanos entre los cuales debe figurar el agradecimiento al invasor-conquistador por sus perversiones? ¿la lengua? ¿religión? ¿la santa inquisición como método disciplinante? ¿de qué riquezas habla?), es más evidente lo contrario. Fue muy alto el costo que debió pagar este continente en vidas humanas (que este señor justifica a cambio de…) nuevos alimentos y metales preciosos saqueados de estas tierra y que sus ociosas e inútiles monarquías ni siquiera supieron aprovechar adecuadamente para crecer como imperio que debió capitalizarse (según los principios económicos clásicos). En todo caso la espiritualidad latina fue muy bien recibida por los hombres de estas tierras y sumada a la ya existente acá, no así la estupidez de la sumisión impuesta por el temor desde la concepción religiosa a la cual resistieron heroicamente muchos pueblos originarios del ¿nuevo? continente donde la conquista europea también arrasó bellas manifestaciones culturales de esta América. Basta trazar un simple paralelo entre la magnitud de la Tenochtitlan con sus 300 mil habitantes, su infraestructura edilicia, calidad habitacional y de servicios sanitarios básicos que encontró Cortés en 1521, con la ciudad más importante y poblada de Europa en aquellos tiempo, Florencia, con solo 45 mil habitantes y un déficit espantoso en la materia comparado con lo que contaba la ciudad Azteca. Es mucha más la deuda que tiene Europa (decir España es una torpeza) por el saqueo de bienes que hizo durante 300 años en América que la estupidez reclamada por el actual y torpe “soberano español”. En todo caso es Europa la que debería pedir perdón por los crímenes cometidos, y estar eternamente agradecida de América por los bienes que le sustrajo, disculpándose por el daño en sus valores culturales que produjo.

Con esto no estoy negando los aporte culturales que hizo la conquista en sus distintas manifestaciones y que fuimos incorporando, como tampoco se puede negar la barbaridad de los “conquistadores” de hacer desaparecer manifestaciones culturales de nuestros nativos por simple codicia y desvalorización de lo supuestamente inferior (El que aún hoy muchos traten de diferenciarse del latinoamericano de manera despectiva y deseen parecerse al europeo es la muestra más evidente). Tampoco significa negar que muchos somos descendientes de esos que bajaron de los barcos y las posteriores mezclas que maravillosamente aquí se dieron. Ahora bien, esto no significa que se deba aceptar como “lógicos y normales” los tratos perversamente injustos que existieron en estas tierras por parte de la conquista, tratos injustos inclusos entre hombres de diferentes clases sociales de los propios conquistadores, situaciones que con el correr del tiempo sirvieron para que , casualmente por esa situación existente, las mezclas de originarios con criollos que se dio en las tolderías -refugio del gaucho perseguido- fueran posibles tal como lo describe nuestro José Hernández en el Martín Fierro; solicitar encima que a esa injusticia se le manifieste gratitud; que “el negro sea blanco”, que el maltrato y los crímenes cometidos contra los “indios limpios y buenitos” que dijo Colombus encontró aquí nunca existieron. Eso es tan torpe como aceptar que 1+1=3 al calificar de serviles a los intereses anglosajones a todos aquellos que hurgamos nuestro pasado sin otro fin que conocer otras verdades, la otra historia, no solo aceptar mansamente la escrita por los ganadores. 

Ahora bien, si los anglosajones son brillantes a la hora de operar sobre imbecilidades ajenas no es culpa de los “perversos anglosajones” sino porque existen imbéciles sobre los cuales se puede operar psicológicamente. Churchill sentó a su país -destrozado y diezmado por la II guerra- en la mesa de negociaciones de Yalta y Potsdam para participar del reparto del mundo. Nunca fueron giles.

esclavos-0

Pero volvamos a la cuestión de los afrodescendientes paraguayos.  

Según Telesca, Félix de Azara cuenta en su obra Viajes por la América Meridional lo siguiente: “No se puede dejar de admirar aquí la generosidad de los españoles del Paraguay, que han dado libertad a ciento setenta y cuatro de sus negros y mulatos por cada ciento, aunque nadie los necesita tanto como ellos. No se conocen esas leyes y esos castigos atroces que se quieren disculpar como necesario para retener a los esclavos en el trabajo. La suerte de estos desgraciados no difiere nada de la de los blancos de la clase pobre y hasta mejor. […] La mayoría muere sin haber recibido un solo latigazo, se los trata con bondad, no se los atormenta jamás en el trabajo, no se les pone marca, y no se los abandona en la vejez […] se los viste tan bien o mejor que a los blancos pobres y se les da un buen alimento. En fin, para creer la manera de tratar a los esclavos en este país es necesario haberlo visto, […] así nunca habrá derecho a quejarse de los esclavos. Yo he visto a varios esclavos a rehusar la libertad que se les ofrecía y no querer aceptarla más que a la muerte de sus dueños (Azara, 1969: 276-277).

Con esta cita –según Telesca- Azara da origen al mito del esclavo feliz. Uno se quedaría con la duda acerca de la veracidad de la misma si es que no fuera porque a renglón seguido agrega: “Los españoles de este país tratan con la misma dulzura y humanidad a los indios de sus encomiendas”

Estas caracterizaciones de Azara –continua Telesca- se han convertido en moneda común en los subsiguientes trabajos sobre los afrodescendientes. Si bien la bibliografía sobre el punto no es abundante, tampoco está ausente del escaso debate historiográfico paraguayo. Podemos decir que la misma se inicia con la obra de Josefina Pla, Hermano Negro en 1972. Es el primer trabajo que intenta abarcar todas las facetas del universo esclavo en Paraguay utilizando como fuente el Archivo Nacional de Asunción, con cuyos documentos ha formado un importante apéndice. Su trabajo se extiende hasta la Guerra contra la Triple Alianza de 1864-1870.

Pla –señala Telesca- sin lugar a dudas es la que comienza a arar la tierra archivística y quien va a dar la pauta de los temas a seguir investigando. Ya desde el título de su obra se puede apreciar el tinte de la misma. Sin dejar de realizar un análisis global y general de la temática, siempre insiste en esa supuesta armoniosa relación entre los afrodescendientes y el resto de la sociedad. Según Pla, las “actitudes sórdidas y crueles” que dan material a los archivos “constituyen la excepción”, haciéndose célebre su frase, “los esclavos felices no tienen historia”. Sin embargo, -sostiene Telesca- podríamos pensar de manera contraria, que los expedientes judiciales que se encuentran en el Archivo Nacional de Asunción (ANA) representan a esa minoría de esclavos y pardos libres que pudieron, por una razón u otra, llegar a los estrados judiciales. Que hubo esclavos felices no puede ponerse en duda, pero no creemos que sean la norma sino exactamente su excepción. –termina diciendo Telesca.

Interesante material para aquellos amantes de la investigación histórica sobre temas relacionados con la vida de los afro-esclavos y sus descendientes, como es mi caso, además del deseo de socializarlo, algo necesario para seguir debatiendo sobre estas cuestiones que siento jamás serán resueltas a menos que nos despojemos de nuestras sagradas subjetividades, algo por ahora imposible a Dios gracia para no terminar sumidos en el aburrimiento de la total concordancia.

Notas:

* Frase de Josefina Pla que aparece en su obra “Hermano Negro”.

(1)Director de EL EMILIO

(2) “Ser y tiempo”; Martín Heidegger


GERARDO VALLEJO

9 febrero 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

HACE DOS AÑOS CORRÍAN LAS ULTIMAS IMAGENES DE GERARDO VALLEJO

Publicado por Nac&Pop

Por Martin Garcia

– El cineasta que vivió los últimos años en la provincia de San Luis había pedido especialmente ser sepultado en ese rincón de la provincia, la localidad de El Volcán. El largo camino que recorrió el realizador, lo trajo durante los últimos 5 años a la provincia, donde ayer fue velado y sepultado de acuerdo a su expreso pedido decía la crónica local del día siguiente, en San Luis.

En rigor, la que se realizó ayer en San Luis, fue la segunda despedida del tucumano, -agregaba-ya que la primera tuvo lugar en Buenos Aires, ciudad en la que fue velado en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica.

Allí estuvieron, entre muchos otros, Ernesto y Osvaldo Jauretche, el poeta y ciudadano ilustre de Buenos Aires, Alfredo Carlino; el ecologista Arturo Avellaneda, los maestros músicos y compositores Jose Luis Castiñeira de Dios y Ariel Carlino, el ensayista político y económico Walter Moore, los directores de cine Carlos Galettini, Fernando Pino Solanas, Fernando Musa, Javier Torre, Mario Sabato, Guillermo Szelke; Alejandro Malowiki; Raul Tosso y el Bebe Kamin que se mostro muy sentido por la muerte del Chango; los documentalistas Rodolfo Hermida, Pablo Moyano Gustavo Gordillo y Osvaldo Casella, Micelina Oviedo, (Guionarte); el director de televisión Diego Carbone; los alumnos de cine de la Escuela de Cine de Moreno, en el conurbano bonaerense, a quienes habia formado Vallejo y con quienes compartimos una pizza con cerveza la noche en que le mostramos a Daniel Filmus, el Ministro de Educación y Cultura de la Nación, el Martín Fierro, para pasarlo en los colegios y completar la formación de los chicos sobre la obra de Hernandez. Allí estaban los alumnos de Moreno llorando desconsoladamente al maestro; los actores Victor Laplace (Protagonista de El Rigor del Destino como Alberto Banegas, que también se hizo presente), Alejandro García (un excelente Cruz en la película Martín Fierro) y su protagonista principal Juan Palomino (Fierro), que asistió junto a  su hermano,

Los dirigentes sindicales Mario Alvarez de Sanidad; Oscar Nievas, de Empleados de Comercio y Victor De Gennaro Secretario General de ATE y de la CTA.

Funcionarios de la ciudad autónoma de Buenos Aires como Gustavo Moran, la ex diputada Kelly Olmos (Corporacion del Sur) junto a su esposo Orlando Olmos;  Miguel Angel Gonzalez, de Radio Nacional; Carlos Carcavallo del PAMI, Del Instituto Nacional de Cine estaban Daniel Peña y Maria Lenz (Vicepresidente del INCAA) y también se vino el Ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada;

Estaban los periodistas Leon Guinsburg, Gabriel Fernandez, Director de Question Latinoamérica, Adriana Reydo y Zully Pinto de Mujeres del Tango de Radio Ciudad.

Juan Berenc de la Asociación Argentina de Agencia de Publicidad,

Algunas otras personalidades del justicialismo como Daniel Brion, presidente del IMEPU; (Hijo de Mario Brion, compañero fusilado por Aramburu y Rojas en los basurales de Jose Leon Suarez)  y Porfirio Calderon, (sargento sobreviviente de las fuerzas legalistas del General Juan Jose Valle); Fedora Cinzano, Ronaldo Suarez, Lidia Paolucci y Fabian Blanco.

Allí estábamos Rosana Salas y Yo: (La Nac&Pop, la Oesterheld)

Después partí en ómnibus a San Luis. Debíamos acompañarlo allá, donde, Gerardo tenia una barra de buenos amigos. Amigos de los buenos, que lo amaban, verdaderamente y se lo expresaban de muchas maneras. (La primera vez que el Chango fue a comer a lo de Pellegrini, el tordo, a los gritos, en el frente de su casa le decía a Nuris, su mujer: -¡Nuris, esconde las cosas de valor que llego el tucumano!( Con amigos así ¿Quién necesita enemigos?)

Llegaron al ENARC las notas de Octavio Gettino (a mas de 500 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires) adhiriendo con su sentimiento al homenaje intimo que se realizaba en la despedida del Chango Vallejo.

También, Lorenzo Pepe, Presidente del Instituto Nacional Juan Domingo Perón expreso en un comunicado de la institución:- Su cámara denunció la pobreza, el hambre, la entrega de las riquezas nacionales y la explotación de los trabajadores. Esa denuncia fue el eje central de todos sus relatos. Decía, humildemente, de su tarea de realizador: -Yo, en cine nunca inventé nada. Todo estaba, existía en la realidad o en la memoria del pueblo. Gerardo Vallejos fue un militante de la cultura, un peronista leal y sus películas fueron actos de resistencia.

En un momento el director y amigo de Vallejo, Fernando Solanas se quedo a solas con el cuerpo de Gerardo, en la sala mas intima de su velatorio, en el ENARC, y de pronto se escucho, muy bajito, su sollozo, Pino, como muy pocas veces en su vida, se había quebrado en presencia de la presencia inmovil de su compañero de aventuras y trabajos.

Los presentes florales mostraban los nombres del gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Felipe Sola; de Geronimo el Momo Benegas Secretario General de UATRE y las 62 Organizaciones; el INCAA; SICA el sindicato de cine; la DAC, el Senador nacional Adolfo Rodríguez Saa; el gobernador de San Luis Alberto Rodríguez Saa; el secretario de Medios de la Nación, Enrique Pepe Albistur y de su agencia Equipos de difusión; la Confederacion General del Trabajo; y de su Secretario General, el camionero Hugo Moyano; la Secretaria General Gobernación de San Luis, que conducía Saul Bustos.

A la mañana varios compañeros de utopías del Chango, de la agrupacion Oesterheld, se acercaron al ENARC para despedirlo por ultima vez y por esas cosas de lo no- previsto fueron las manos amigas que portaron las manijas del cajón de Vallejo hasta la ambulancia que lo llevaría al aeroparque. Allí estaban Diego Carbone, Fedora Cinzano, Alfredo Carlino, su hijo Ariel, Osvaldo Casella, y los que volarian con el, Jorge Rachid, su hermano Eduardo y Diego, el hijo de su ex mujer, Eva Piwowarski y algunas manos mas. Fue una despedida silenciosa que se completo en el café con leche con medias lunas del bar de enfrente, cuando Vallejo ya había partido.

El avión con los restos de Vallejo aterrizo en el aeropuerto de San Luis cerca de las 15 hs, donde fue recibido por decenas de amigos y vecinos que los acompañarían luego en una extensa caravana hasta la Casa de Gobierno. Allí estábamos, ayudando a sacarle la envoltura de papel de la capsula donde venia volando el Chango.

Fue bajado del avión por el Secretario General de la Gobernación, Saúl Bustos, su amigos Miguel Guzmán, Jorge Rachid y Jorge Pellegrini Director del Hospital de Salud Mental de San Luis que abrazo su cajón con la bandera argentina de la institución que lidera, donado por los empleados y profesionales que querían mucho a Vallejo, muy amigo de Pelle, guionista del filme Geronima, realizado en la Patagonia argentina, y premiado por su tarea en defensa de los Derechos Humanos de los enfermos mentales por la Asociación de Siquiatría Mundial..

Cuando el cuerpo de Vallejo fue depositado en el vehiculo que lo llevaría a la casa de la gobernación, sus amigos y compañeros, frente a  sus hijos y nietos, lo aplaudimos y le cantamos aquello de ¡Gerardo Vallejo ¡ Presente!

En la Sede del Gobierno puntano, fue recibido con aplausos por los empleados de la casa haciendo una doble fila. Muy emocionante el recibimiento. Allí un miembro de la banda policial hizo sonar su trompeta ejecutando el toque de diana, dándole hondura y emotividad al momento. Su cuerpo fue llevado a mano por sus amigos y familiares por las escaleras hasta el salón principal del primer piso donde se hacen las conferencias de prensa y firman los acuerdos importantes.

Una vez instalado allí desfilaron decenas de artistas, como Norma Argentina, (premio a la revelación femenina de los Cóndor de Plata, que perteneciera al Plan de Inclusión Social luego de ser trabajadora domestica y que, a raíz de coprotagonizar un film con Norma Aleandro (Cama Adentro) financiada por la Ley de cine de San Luis, fuera reconocida mundialmente); empleados de la casa; comerciantes de la zona, extras, productores y operarios de su película Martin Fierro, casi todos los ministros como Alberto Pérez. Ministro del capital; Eduardo Gomina, ministro de la cultura del trabajo; Mirta Mobellan, Ministra de Inclusión Social¸ Roberto Tessi, asesor del gobernador; Vilma Carossia, jefa de un Subprograma del Plan de Inclusión, la Contadora Silvia Perez; Hugo Franco -el bueno-Presidente de Sol Puntano, empresa del Estado; Karime Raed su esposa; y muchos otros funcionarios del gobierno; y admiradores, como gente de Buena Esperanza, Nuri Pellegrini de Juana Koslay; la misma gente de la ciudad de San Luis, y Diana Colombani, de la Punta, había mucha gente, Julieta Calderon, la productora del Canal 13 que no sabia que hacer con su angustia.

Hablaron distintos trabajadores del Plan de Inclusión Social, Nuri y Jorge Pellegrini, que ahora es Vicegobernador de la provincia,  expresando el amor que les habia dejado Vallejo y el vacío que quedaba ahora, por eso el hecho de que Gerardo hubiera elegido San Luis para su morada final los encontraba atentos y preparados para recibirlo en su brindis de cada asado y en el perfume de las plantas del fondo de su casa. En el extrañamiento de su tarta mallorquina, tan picante y tan sabrosa (Que habrá que aprender a cocinar hasta que salga parecida). Jorge Rachid, dijo que Vallejo pertenecía a la clase de artista popular como otros malditos de la cultura nacional que serian ninguneados por la cultura oficial como lo fueron Marechal, Hugo del Carril, Carpani, Quinquela. También hablaron Marcela Renou, la Intendente de Buena Esperanza, donde Vallejo filmo el Martin Fierro, y se le caían las lagrimas, como venia sucediendo desde hacia algunas horas.

Tambien las dos hijas mayores de Gerardo Vallejo, Ana que reside en Buenos Aires; Andrea que vino, especialmente desde España para despedirlo y Diego, el hijo de Eva Piwowarski que Gerardo crió como propio. Agradecieron todo el amor brindado a su padre. Fueron seguidos por una compañera del Plan de Inclusión y un compañero militante que lo despìdió con un ¡Hasta la Victoria Siempre!

En un alto para comer algo en el Bar Aranjuez vino el ex Presidente Adolfo Rodriguez Saa a saludarnos (a los amigos de Gerardo) y saludar a sus familiares.

Después, ya en el salón, nuevamente, el gobernador de San Luis se acerco para saludar a cada una de sus hijas, al hermano  y a sus ex mujeres Evangelina y Eva y luego pidió llevar una de las manijas del ataud. Fue acompañado por los amigos de Vallejo, ( allí estuvimos) con Luis Luco, Jorge Pellegrini, Nemesio Juarez, Miguel Guzman, y su hijo Diego y su hermano Eduardo, hasta la puerta de calle de la gobernación donde fue despedido con aplausos por la numerosa concurrencia.

Luego del largo adiós, cuando ya eran más de las 17 hs, los restos mortales de Vallejo fueron llevados por la nutrida caravana que encabezaba el gobernador de la Provincia de San Luis, hasta el cementerio publico de El Volcán, el sitio que habia elegido el Chango para descansar definitivamente.

Adelante iban las motos de la policía y también cerraban la larga fila de coches de la caravana, por detrás. El trayecto duro unos veinte minutos. Fue una linda puesta para el Chango.

El cementerio publico de El Volcán es harto humilde, queda a unos 20 kilómetros del centro de la ciudad de San Luis, y allí se pueden escuchar el canto de los pájaros, el ruido del agua y la presencia de los cerros. Cerca, frente a una hermosa cascada vivía Vallejo cuando se instalo, la primera vez, en San Luis. –Yo me quedo a vivir aquí-había dicho- en San Luis se realizan los sueños, quiero vivir y quiero morir aquí…

El pudo realizar su sueño acariciado durante casi 30 años de filmar el Martín Fierro. Cuando filmaba la película Gerardo fue feliz. Con el pueblo de Buena esperanza, con su amigo el Tito Ameijeiras, con su discípulo Martín Ferrari, con nosotros, sus amigos, en ese tiempo Gerardo fue feliz.

A pesar de que sabia que tenia algo pero también sabia que si atendía ese algo, se quedaría sin filmar, y entonces prefirió filmar su Martín Fierro.

Se bajaron unas ochenta personas que quisieron seguirlo hasta el Volcán. Llevamos el cajón su amigos mas cercanos, incluyendo al Gobernador (Alberto) y a los familiares. Si el Chango hubiera hecho una lista, de los que el quería que estuviesen con el en esta ocasión, esa lista repetiría a los presentes, quizas faltara el actor Tito Ameijeiras, residente en la brasileña Bahía y algún otro u otra.

Me toco abrir la ronda de los discursos: -Lo despedimos como amigo, ya que fue nuestro amigo del alma, amigo y compañero. También como cineasta ya que fue un gran director de cine, un director nacional y popular. Su primera película El Camino hacia la muerte del Viejo Reales gano en su primera presentación el premio principal del Festival de Mannheim-Heidelberg en 1971 en Alemania y de allí paso a figurar en casi todos los libros de cine del mundo. El Rigor del Destino, que filmara con Carella, es para muchos, una de las mejores películas de la historia del cine argentino y recibió el Colón de Oro en el Festival de Huelva.. Pero también venimos a despedirlo como combatiente de la causa del pueblo argentino. Los diarios que lo ignoraron hoy le reconocen su coherencia que es lo que las jóvenes generaciones admiran en el Che Guevara. Vallejo combatió con su cámara, así como el Che combatía con un fusil y un tractor. Gerardo fue el comandante de un pueblo -en cámaras-. Vallejo es  un patriota latinoamericano.  Ahora podrá reencontrarse con el General Perón y decirle a Evita que su abuela aprendió a leer para conocer su libro La Razón de mi vida. Gerardo Segundo Vallejo el pueblo inscribirá tu nombre en el carro de la victoria. Gerardo Segundo Vallejo ¡PRESENTE! (todos los asistentes acompañaron con su ¡Presente!)

Luego hablo el Dr. Jorge Pellegrini diciéndole . –Estas en casa, Gerardo. Nosotros, tus amigos de San Luis,  te vamos a cuidar. Ahora también vas a poder putear en el cielo, como decía mi nieto -¡Como putea el abuelito Vallejo!

Nemesio Juarez trajo las palabras de Octavio Gettino y recordo las tres reglas de oro del cine de Vallejo. –La primera, la ideología, el sentido de su mensaje, su significado; la segunda, la narración y la tercera, la poesía, el arte. Las tres decía Gerardo que debían estar presentes y finalizo diciendo:-Alguna vez alguien se va a dar cuenta que de El Camino hacia la muerte del viejo Reales culmina con el camino hacia la muerte del Chango Vallejo en el Martin Fierro, la pelicula de Gerardo que cierra el circulo de su obra..

-Uds le enseñaron a Gerardo a querer a San Luis, lo recibieron y lo apoyaron. Su familia tiene un compromiso de amor con la Provincia. Prometemos volver aqui y aprender a amarla como la amo Gerard decía. Eva Piwowarski, su mujer, con quien vivía distanciado, presidenta del presidenta de la Recam (Reunión Especializada de Autoridades Cinematográficas y Audiovisuales del Mercosur) que hablo en nombre de la familia (allí estaban sus hijos Diego y Camila y Mariana, su hermano Eduardo, y también Evangelina Delgado, ex mujer de Vallejo, la mama de Ana y Andrea, sus dos hijas mayores y de Ezequiel Vallejo, su hijo diseñador grafico que hacia poco había viajado a la Argentina y había estado mucho con el y ahora, desde Barcelona, nos preguntaba detalles y nos expresaba su amor por el papá.

Finalmente cerro la lista de oradores Alberto Rodríguez Saa que había estado atento y silencioso en un costado escuchando atentamente las palabras de cada uno. –Aquí se ha dicho lo de la coherencia. Gerardo se quedaba siempre con el pueblo, con la gente. Nunca pugnaba por estar en el palco. Con el no había negocio. Tenía definida su posición. A Gerardo lo precedió su leyenda, después lo conocimos como persona, como artista. Pudo hacer su Martín Fierro después de 30 años y estaba preparando su película sobre Lafinur. Para nosotros es un orgullo que haya elegido San Luis para quedarse definitivamente y que haya ayudado a que sus amigos se hayan acercado a nuestra provincia.

Martin Ferrari señaló en el Diario de la Republica algunos aspectos sobre su relación con el realizador que desde octubre del 2006 batallaba contra el cáncer de pulmón. -Trabajamos en su película El Inocente, después armamos un grupo de cine en la Casa del Partido Justicialista de Moreno, Buenos Aires y ahí empezamos a filmar algunos cortos para sindicatos”,

Vallejo y Ferrari se cruzaron cuando Martín realizaba su tesis y a partir de allí comenzaron a transitar juntos una historia que los trajo a San Luis.

Posteriormente Gerardo conoció a Adolfo Rodríguez Saá, y lo acompaño en su campaña presidencial en el 2002, con la que recorrió todo el país.

En el Congreso de la Cultura del MNyP en Buenos Aires Vallejo había dicho:-El único problema de la cultura es el hambre del pueblo, que la gente no tenga trabajo.

Ese registro se convirtió luego en el emotivo y expresivo documental  La Marcha de los Sueños.

Después, Gerardo, se fue a San Luis, se enamoró de la provincia y comenzó a filmar otro documental, con una cámara casi familiar, siguiendo la campaña del que seria, a la postre, el nuevo gobernador de la Provincia.

Durante ese periodo recorrieron toda su territorio, hasta el más humilde y en ese contacto militante se hicieron amigos. Gerardo siempre admiro el Plan de Inclusión Social que terminara con la desocupación en San Luis.

Después del estreno del Martín Fierro, Gerardo intento realizar su film sobre San Martín basado en el libro de Norberto Galasso Seamos libres, lo demás no importa nada, pero en casa de gobierno de San Luis ya no lo recibían y lo evitaban, quizas porque habían esperado un éxito mayor de la película, que no había concitado mayor interés en los cines de Shopping donde erróneamente se estrenara.

Vallejo imaginaba que la pelicula iba a ser vista por los alumnos de los colegios, en las plazas de los pueblos mas pobres, en las fabricas, en la CGT donde su mensaje iba a ser percibido hondamente por el pueblo..

Un comunicado oficial del (INCAA) Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales  define a Vallejo –Su voluntad y principios inquebrantables le dieron la fuerza para luchar contra ese monstruo devastador que es el exilio.

-Gerardo era un militante del cine político peronista. Las bases del peronismo estaban proyectadas en su ojo, en la cámara, lo define Martín Ferrari.

Algo en lo que coincide Juan Palomino, el querido actor que le puso carne a la personal visión de Vallejo de la máxima obra literaria nacional, el Martín Fierro de José Hernandez.:-El es fundamentalmente un artista y un gran hombre. Un ejemplo de coherencia ideológica y militante. Nunca dejó de hacer lo que tenía que hacer como artista, como argentino y como latinoamericano, le dice Palomino emocionado al cronista de El Diario de la Republica.

Otra actriz que se puso a sus órdenes para llevar a la pantalla grande la vida del gaucho, fue Norma Argentina, quien se mostró profundamente afectada por la desaparición física del Chango:- Me va a doler siempre, porque lo considero una persona excelente. No sólo fue un buen cineasta, sino también un buen argentino, porque llevaba su bandera en el corazón, declaró al periodismo puntano.

Rodada íntegramente en el interior provincial y con la colaboración de cientos de trabajadores del Plan de Inclusión Social, Martín Fierro, el ave solitaria, fue sin lugar a dudas un compendio de la ideología y la forma de trabajar de Vallejo, decía el diario de la provincia.

-Vallejo apuesta al momento verdadero, al riesgo, al instante de oro que se produce conjugando la pasión, la técnica, la desesperación, la angustia y la ideología, señaló Palomino, recordando un escrito que él mismo envió a El Diario de la República cuando rodaba aquí la película.

-Gerardo interpreta la realidad dentro de la ficción como un espacio de creación colectiva inquietante, donde nada es como estaba previsto, o sea que el set es una delgada línea roja, subrayó en el mismo reportaje.

Para el actor peruano, el director ha sido y siempre será su hermano, su maestro, –un hombre con una coherencia militante e ideológica que muy pocos tienen en estos tiempos de globalización, materialismo e individualismo, concluyó.

Fui el ultimo en abandonar la tumba de Gerardo todavía abierta, donde podía verse las flores arrojadas por sus hijas y los trozos de tierra que comenzamos a deshacer sobre el ataúd en señal de despedida.

Cuando todos se había ido me encararon una periodista y un camarógrafo de un canal de cable local:-¿Le sorprendió el homenaje? Pregunto la joven.

-Los homenajes a Vallejo recien comienzan, contesté.

Y así fue, al tiempo hubo una retrospectiva de Gerardo organizada por Eva y Jorge Coscia en la Cámara de Diputados de la Nación, después hubo un homenaje en un barrio alejado de la estación de Merlo, de sus discípulos  adonde asistimos con Eva Piwowarski, Ernesto Jauretche, Martin Ferrari y Carlos  Borcosque, últimamente en el ciclo del INCAA –25 películas argentinas, 25 años de Democracia- titulado El Grito Sagrado –Postales de Libertad–  inaugurándolo Liliana Mazure, con la presencia de Eva, de Perla Carella, la mujer de Carlos, mamá de Martin Carella, el hijo del Negro; de Alberto Venegas que hacia del abogado de la FOTIA en El Rigor, que daba el primer paso del ciclo y volvimos a ver esta película, para muchos, quizas la mejor del cine nacional de todos los tiempos, El Rigor del Destino en el Gaumont y nos quedamos llorando, mas alla del final con Leonardo Favío diciendo ¡Que pelicula! ¡Que director! –Es extraordinaria decía Leonardo y se le caían las lagrimas de amor.

-¡Que hijo de puta! Decía yo. ¡Que grande!

Esto recién empieza Geraldin.

Martín Garcia

N&P: El Correo-e del autor es Martin Garcia martin.garcia@fibertel.com.ar