Memoria, verdad y justicia

26 marzo 2015

Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, DD.HH.

Por Víctor Leopoldo Martínez (Especial para El Esquiú.com)

Captura de pantalla 2015-03-25 a la(s) 23.01.03Tres palabras que simbolizan un todo histórico para una sociedad, para una comunidad, para una Nación. Tres términos cuyos valores no deben quedar encorsetados en sus significantes; por el contrario son sus profundos significados los que deben prevalecer en el tiempo.

Acertadamente se señaló en reiteradas oportunidades y por diversas razones que los pueblos sin memoria son pueblos sin futuro, pueblos condenados al fracaso como proyecto social porque siempre estarán expuestos a repetir errores del pasado. Los que cultivan el constante “olvido”, los que bregan por y para enterrar los pasados son los que se formaron y viven en la mentira, los que huyen de la verdad, los que mueren sin dejar otro signo de su existencia que el haber burlado a la justicia de los hombres porque sólo confían absurdamente en el perdón divino (el Concilio Vaticano II ratificó que la iglesia “oficial” nada tiene que ver con los asuntos temporales; una resolución al mejor estilo Poncio Pilato). Esto viene a cuento de lo siguiente; en nuestro país ciertos cruzados dictatoriales mandaron a secuestrar, asesinar, robar bebés y desaparecer compatriotas, seres humanos, en nombre de los altos valores occidentales y cristianos. Esas barbaridades por ser temporales contaron con el silencio cómplice de la “iglesia oficial Argentina”. No resulta aventurado pensar que lo resuelto por aquel concilio sirvió y sirve de excusa para que hasta el día de hoy no se conozca declaración alguna de la curia oficial catamarqueña sobre la desaparición y asesinato de 30 catamarqueños durante la última dictadura militar. Los cómplices civiles tampoco lo hicieron y no pocos de ellos hasta fueron “gobiernos democráticos” votados por una sociedad que desconocía lo sucedido ya que vio cercenado su derecho a saber la verdadera historia de su pueblo y de su provincia.

Sin embargo, la justicia comenzó a transitar por los cauces normales desde el 2005 y está llegando, tarde pero llegando, para encarcelar a los genocidas. Por suerte estoy hablando de la misma justicia que le fue negada a 30.000 personas.

Pero cierta y lamentable historia de mi querida provincia habla por sí misma.

Cuando una legisladora provincial manifiesta su oposición a que la Legislatura declare de interés una película, de la cual fui su productor y director y que aborda el tema de DD.HH. mancillados en Catamarca, argumentando que había que preocuparse por los derechos de los humanos vivos, la honestidad -si se quiere intelectual- se le escurrió como arena por entre sus dedos al no tener en cuenta su propia historia antes de hablar. Ella puede hablar, algo que figura entre los derechos de los que hoy goza; otros antes estaban impedidos porque de hacerlo pagaban con su vida. Con sólo responder a la humanitaria pregunta ¿qué hice yo en aquel presente-pasado donde se llevaban vivos a comprovincianos para asesinarlos y desaparecerlos? La legisladora quedaba inhabilitada para presentarse como una persona preocupada por los DD.HH. que pudieran estar siendo conculcados hoy.

Una “Declaración de Interés” a una película no va más allá de ser un simple reconocimiento a un trabajo histórico dentro de una manifestación artístico-cultural; simplemente eso. Las dudas sobre las responsabilidades civiles en aquel pasado las sembró la propia legisladora sin siquiera fundamentar su oposición con cierto grado de coherencia. Tampoco intentó argumentar una defensa de aquel pasado ignominioso catamarqueño porque sabía que era indefendible; y quizá esto atenúe su conducta frente a la historia provincial.

En el pasado están los aciertos y los errores, las intensiones y los deseos, las angustias y las esperanzas, los sueños y las realidades temporales, las miserias y las grandezas humanas de un pueblo. Todo eso conforma la historia, y ésta será vista, valorada e interpretada de diferentes maneras y formas según sean las necesidades, apetencias y proyectos de los actores de ayer y hoy. Pero son los hechos los que siempre resultan irrebatibles por su contundencia. Aunque también a éstos se los trató de justificar con diferentes argumentos a la hora de volcarlos en libros “educativos”. Sin embargo, la contradicción saltó cuando esos mismos hechos fueron contrastados con los que había guardado en otro cofre que logró atesorar fielmente nuestro pasado, visto y padecido desde otro lugar; ese cofre tuvo nombre concreto: memoria popular.

Paradójicamente es a partir de ciertas “justificaciones pedagógicamente inculcadas” donde el sentido común asentado en la racionalidad logra generar nuevos parámetros referenciales en busca de mejorar las relaciones humanas; recibieron el nombre de DERECHOS HUMANOS. Eran muy evidentes los abusos de poder. Lo que nunca se pudo lograr ni siquiera con la educación fue tapar hechos. El crimen fue, es y seguirá siendo crimen, el despojo fue, es y seguirá siendo despojo, La no asistencia del necesitado fue, es y seguirá siendo inhumano, la acumulación de bienes personales en desmedro de las necesidades básicas ajenas seguirá siendo avaricia, codicia, uno de los 7 pecados capitales.

Hoy se recuerda una fecha luctuosa en la historia argentina y catamarqueña. 30.000 seres humanos fueron víctimas de la más atroz de las violaciones de DD.HH.: la desaparición física; horroroso fenómeno que ni siquiera en una ley física se puede encontrar su explicación, menos aún su significado en un diccionario; no tendría explicación ni significado hasta para el propio Lavoisier. En ese lamentable número se encuentran 30 catamarqueños.

Más lamentable aún sería comprobar que la fecha de recordación de estos deplorables hechos solamente es usada para satisfacer mezquindades personales que con cierto grado de soberbia (lamentablemente otro pecado capital que no respeta cuestiones ideológicas) sólo buscan posicionamientos políticos circunstanciales. Es un tema demasiado caro para los ideales de lucha por los que aquellos jóvenes hasta ofrendaron sus vidas en busca de una sociedad más justa; y en cierto modo también resulta una afrenta a la digna memoria de los
Díaz Martínez, Burgos, Los hermanos Ponce, Yoli Borda, Herrera, el excura Gerván, Bugatti, Jorge y Aida Villegas, el Chango Balderrama, Álvarez por mencionar algunos.

También resulta penoso que hasta ahora esos nombres y sus historias no aparezcan en la currícula de Historia de Catamarca en todos los niveles del sistema educativo formal. Ésta sería una de las formas –según mi modesto entender- de hacer honor al verdadero significado de esas tres banderas que son MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA.

Fuente: http://www.elesquiu.com/noticias/2015/03/24/204440-memoria-verdad-y-justicia


24 DE MARZO DE 2009 Y EL AMANTE DE LA SEGURIDAD, EL “REVERENDO” rabino sergio bergman.

24 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por EL FIERRO DE MARTÍN

ALGUNAS “TAREÍTAS” PARA EL rabino

Como hombre que busca la Paz Y LA SEGURIDAD en esta bendita tierra Argentina, como cualquiera de sus habitantes, sería interesantes solicitarle al rabino bergman (va con minúscula por ser un mortal como cualquiera. ¡Bah! Un rabino cualquiera)

1).-Que interceda ante quien corresponda (la Sociedad Rural por ejemplo) ya que muchos, PERO MUCHOS, argentinos se siente mas que inseguros impedidos de poder trabajar y alimentarse según lo fijan sus derechos constitucionales. ¡Mire que no son los 4 mil gatos locos que estuvieron es la Plaza aplaudiendo su discurso! ¡Son millones de argentinos!

¿Todo por culpa de quién? De otros “reverendos” que cortan rutas con el solo fin de romper las pelotas alimentando a la vez su puta codicia.

¿Por qué no le predica a ellos reverendo rabino?

2) “Reverendo” rabino bergman, le cuento que hay una abuela que todavía anda buscando a su nietita secuestrada por otros criminales y delincuentes hace más de 30 años. La abuela es conocida como “CHICHA MARIANI” y no ha perdido la memoria. ¿Por qué no se pone en contacto con la “amorosa, divina, mi amor” “su” giménez y utilizan el intelectual y culto programa que ella conduce para hacer un bien a esta abuela y a toda la sociedad encontrando a su nietita?

Acá le dejo los datos:

24-10


LA REALIDAD SEGÚN EL LADO DESDE DONDE SE LA CONTEMPLE.

10 junio 2008

¡¡¡ATENCIÓN!!! desde el 11 de mayo EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ A  www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Otras reflexiones, sólo para pensar un poquito:

 

No hace demasiado tiempo, una abogada (penalista, defensora) me iluminó rotundamente. Ella dijo a un grupo de familiares de un procesado: “cuéntenme, cada uno, que acaba de suceder hace un par de minutos…” Todos, cada uno, tenían una versión diferente, pero ninguno mentía. No había “falso testimonio”, cada uno tenía una verdad construida según sus propias (e impuestos) “constructos”.

Par mí existe la “lectio divina”, soy cristiano. Además yo no reniego de mi confesión católica, apostólica y romana; sin embargo he de aceptar que los mismos evangelios permiten una lectura diferente según la interpretación de las personas que los leen. Valgan los ejemplos de Carlos Mujica o Christian Von Wernich, sin ir más lejos, para entender que de la misma “palabra de Dios” se puedan llegar a conclusiones diametralmente opuestas.

Yo leí lo mismo que otros y lo entendí diferente (me refiero a las palabras del General Perón a la gente de campo que anda circulando). Me acordé también de algo que Perón había dicho antes; aquello de “pierdan un poco o van a perder hasta las orejas” (también a la gente de campo), me acordé de las silbatinas en la Rural a todos los presidentes democráticos (Alfonsín se comió una fulera, a la sazón el presidente de “La Rural ” era el “radical” Alchourron), mientras se ovacionaba a los asesinos, a los torturadores y a los “desaparecedores” de personas y apropiadores de sus hijos.

Pensé que una cosa es hablar de “recursos alimentarios” y otra de ganancias sin importar aquellos; ya que hoy se discute sobre la posibilidad de explotar la cosecha de soja para fines “bio–combustibles”, desinteresándose del “hambre del mundo”, porque es más barata su explotación y (por ende) mejor su “rinde”.

Leonardo Favio, con su exquisita poética pletórica en economía de recursos, dijo “el quilombo se armó cuando se dieron cuenta que Bolivia y Ecuador se estaban despertando”. Sí, viejo, cuando Cristina le dejó clausurada la boca al alcahuete de Uribe en la Cumbre de Santo Domingo, cuando Hugo Chávez (junto al presidente iraní Ahmadinejad) dejaron en off–side la economía a los iluminados europeos (hoy lo siente España y esto incluye a “europeísima” Israel) aparecieron los reclamos campesinos.

Como no puede ser de otra manera, en defensa de estos, se armó otro aquelarre que recuerda (le guste o no a Antonio Cafiero) a la Unión Democrática.

Ver a Buzzi arrodillado en San Nicolás, es una caricatura de la imagen de los PC, los masones y los socialistas, marchando en el Corpus Christi del ’55, junto a los curas más reaccionarios. Vale aclarar que después aplaudieron el bombardeo a una plaza desarmada por medio de aviones en cuyo fuselaje se leía “Cristo Vence”. Hay que reconocer que se parecen (y mucho) a los “ateos militantes” de hoy.

Aunque parezca mentira esto sigue porque desde la Junta Consultiva integrada, entre otros, por Alicia Moreau de Justo y Oscar Alende se convalidaron fusilamientos y proscripciones, contrarios a cualquier doctrina de derecho vigente en el “mundo civilizado”. Después, como cereza de la torta, apoyaron a Videla y su cohorte de criminales describiéndolos como “pertenecientes al ala nacional y democrática del ejército” y/o “militares progresistas”.

Yo sé que el hombre es el único animal que tropieza más de una vez con la misma piedra, pero (una vez más) me pregunto: ¿cuántas?

Escribí esto porque estamos en el mes de junio y, un junio (16) hace cincuenta y tres años nos bombardearon, otro junio (9) hace cincuenta y dos, nos fusilaron…

Muchachos… les ruego: basta.

Yo aplaudo el discurso de La Presidenta. Fue un discurso, no un monólogo. No hay discursos que no sean así. Nunca escuché un discurso que no lo fuese. Es como los de Perón y los de otros y, a éste (como todos los otros), cada uno lo interpreta como quiere, o como puede o como mejor le interesa (o sea: simpatizará, más o menos, en tanto y en cuanto responda a sus intereses, o no)

He tratado de ser “correcto” pero debo reconocer que me da cierto asquito cuanto se emplean los de Perón para justificar posiciones de cosnpicuos gorilas o de miembros de la “sinarquía” .

Es por esto que creo que tiene razón la Sra. De Krichner cuando dice aquello de que no se siente “estadista”, creo (como ella) que ésa es una calificación que le corresponde a la historia (yo oí llamar “estadista” a cada cuatro de copas que mejor no hablar. Bastaría recordar lo de “la capital en Viedma” o “el avión estratosférico”); ella debe preocuparse por presidir el poder ejecutivo para “bien de todos”, y eso no es poca cosa.

A propósito de Perón, se acuerdan cuando dijo: “Cuando los pueblos agotan su paciencia, suelen hacer tronar el escarmiento.

¿Habrá llegado la hora?

FERNANDO MUSANTEVI–2008

P.D.:

UN OPORTUNO RECUERDO
Alfredo Zitarrosa tenía por costumbre hacer ciertas correcciones a las letras que no le pertenecían. Seguramente esto habría de deberse a necesidades canoras suyas, ya que nunca modificó la esencia de esas canciones. Un ejemplo puede ser esta milonga de Aníbal Sampayo titulada “Vea Patrón” o, simplemente: “Patrón”. Me pareció bonito compartir el recuerdo de ese encantador ser humano con quien alguna vez (en los pasillos delteatro IFT), compartí un whisky y algún que otrocambio de opiniones; Don Alfredo Zitarrosa.
Vea Patrón 
(o: “Patrón”) 
milonga de Aníbal Sampayo.
 
Patrón, esa sombra que tirita tras sus reses,
huella y harapos, comiendo a veces;
patrón, por sus intereses,
ahí va su peón.*
Patrón, esa sombra que levanta sus galpones,
sudor trenzado con otros peones;**
patrón, por sus ambiciones,
ahí va su peón.*
 
Patrón, esa sombra carne al sol que le rotura,
con sueldo enano, su tierra oscura;
patrón, y que usté disfruta,
ahí va su peón.*
 
Patrón, esa sombra, como un nuevo Cristo que anda,
piedra en el pecho, cruz en la espalda;
patrón, y tosiendo rabia,
ahí va su peón.*
 
Patrón, una sombra y otra sombra hacen tormenta,
y el vendaval no tiene
 riendas,
patrón, no hay quien lo detenga;***
ahí va su peón.
 
Patrón, si esa sombra en luz estalla y ve que avanza,
como una aurora, en su garganta,****
patrón, se le vuelve daga,
ése es su peón.

* Alfredo Zitarrosa dice "ése es su peón".
** Alfredo Zitarrosa dice "sudor trenzado, con otros piones".
*** Alfredo Zitarrosa dice solamente "no hay quien lo detenga".
**** Alfredo Zitarrosa dice "como una aurora, y en su garganta".  

Muchos saludos para todos.
FERNANDO MUSANTE