EVENTOS Y FENÓMENOS NATURALES; PREVENCIÓN.

1 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! DESDE EL 11 DE MAYO DEL 2009, EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

A www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

AHÍ ENCONTRARÁS MÁS Y MEJOR INFORMACIÓN

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Estoy convencido de que nos hallamos tan solo al principio en la profundización de nuestros conocimientos sobre la naturaleza que nos rodea, y esto me parece de una importancia capital para la inserción de la vida en la materia y del hombre en la vida.

ILYA PRIGOGINE


 

Por Víctor L. Martinez (1)

 

APROXIMACIÓN

En esta primera aproximación para con nuestros lectores sobre la cuestión “volcanes”, creo que sería muy interesante comenzar a redefinir algunos conceptos y vocablos asociados a todo aquello que por mi cuenta pasé a denominar “eventos y fenómenos naturales”, más comúnmente conocidos como “desastres naturales” y entre los cuales aparecen la actividad volcánica, temblores, terremotos, maremotos (Tsunamis) etc, etc. No solo para una mejor comprensión y conocimiento por parte del ciudadano (habitante) común de este planeta del por qué de los mismos, cumpliendo a la vez con el deber de socializar responsablemente los pocos –pero útiles- conocimientos que uno posee al respecto, sino también para evitar equivocaciones y evasión de responsabilidades de autoridades o funcionarios, sean estos nacionales, provinciales o municipales, a la hora de tomar decisiones políticas asociadas a la prevención y/o mitigación de las posibles consecuencias para la vida humana y el medio ambiente que estos eventos traen consigo.

COMENCEMOS POR ENTENDER DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO

Lo que generalmente se denominan “desastres naturales” (actividad sísmica, volcánica, huracanes, intensas tormentas pluviométricas; en nuestro país tenemos sobrados ejemplos; El volcán Hudson, el Chitén; el evento más reciente: Tartagal; Santa Fé y Chaco con las inundaciones; la sequía de los últimos tiempos, etc., etc.) en realidad no son tales. La palabra “desastre” está mal usada; simplemente porque la naturaleza no produce por si sola desastre alguno, ni tampoco se encuentra dentro de sus intenciones hacerlos. Por el contrario, y por sentido común, pasaremos a denominarlos “resultados lógicos de procesos naturales”. En realidad no son otra cosa que diferentes manifestaciones dadas en determinadas “singularidades(2) donde se producen estos eventos. Estamos hablando de fenómenos naturales, algunos de los cuales, y en relación a sus posibles consecuencias, no serían tan nefastos si se les prestara la debida y adecuada atención en materia de prevención. Muchas veces las que deberían ser políticas prioritarias de Estado, el cuidado de la salud y el bienestar de la población por ejemplo, terminan siendo desplazadas violenta y sistemáticamente por intereses económicos que priorizan la codicia individual y/o el lucro empresarial por encima de los intereses de una comunidad, de una Nación o simplemente por encima de los bienes comunes a todos los hombres.

Sin ir más lejos y para demostrar la ausencia de prevención en otras áreas y aspectos, solo debemos dirigir nuestra mirada a ciertas actitudes que perversos intereses humanos tienen en relación al manejo de los recursos naturales y el medio ambiente. Esto se puede ejemplificar tomando como referencia el modelo de “uso y abuso” del que ”ciertos” hombres hicieron “gala” para aprovecharse, apropiarse y explotar desmesurada e indiscriminadamente las diferentes formas de vida y recursos que existían –algunos ya desaparecieron y se los recuerda emotivamente en los documentales de Discovery; o en la Natio- y existen en la superficie del planeta. Las negativas consecuencias que todos estamos padeciendo a nivel planetario por estas irresponsables actitudes sirven de claras evidencias de la ausencia mencionada. La falta de racionalidad y de marcos legales regulatorios que tengan incorporado el criterio preventivos y que a la vez ajusten y controlen la correcta utilización del desarrollo tecnológico por un lado, y por el otro el “progreso” indiscriminado que esto trajo consigo y que “elevó” lo que se dio en llamar “calidad de vida” de algunas sociedades –países centrales-, son padecidas -en sus consecuencias- por toda la humanidad. Ejemplos para demostrar esta afirmación sobran: Calentamiento Global, desaparición de las masas gélidas polares, cambios climáticos y las consecuentes alteraciones de ecosistemas altamente complejos, o lisa y llanamente la desaparición de los mismos, etc., etc.

Pero volvamos a los eventos naturales.

Hoy en día se sabe claramente que pueden incidir negativamente en la salud y el bienestar de cualquier población que se encuentra en áreas próximas o en el radio de influencia de un evento. Por esta simple razón se me ocurre afirmar –no por ser original y sí por redundante-que el camino correcto para evitar males mayores, también es la prevención.

 

La especie humana deberá aprender y entender que de acá en más tendrá que convivir con estos fenómenos, con estos lógicos eventos naturales. Y tendrá que acordar con la naturaleza la forma de hacerlo acudiendo a su ingenio. Pero ¿Cómo? es la pregunta que surge inmediatamente.

A esta altura de la evolución humana contamos con los conocimientos generados en muy diferentes pero inter-actuantes disciplinas y áreas de las ciencias. Muchos de esos conocimientos se corporizaron en herramientas tecnológicas de mucha utilidad. En este sentido y en el tema que estamos tratando, el aporte que puede realizar la tecnología de punta, producto de los avances científicos, podría ser valiosísimo (equipamiento de alta tecnología en general y sensores para diferentes tipos de monitoreos en particular). Por razones harto conocidas, a esa tecnología no siempre -ni todos- pueden recurrir para echarle mano; la mayoría de las veces por cuestiones económicas, en otros casos por el magro desarrollo científico y tecnológico alcanzado a nivel “local”, y por último como consecuencia de ¿equivocadas? decisiones políticas de los funcionarios responsables de Áreas. Por lo general los dos últimos impedimentos señalados también son interdependientes porque el desarrollo tecnológico de un país está supeditado a decisiones políticas.

Pero seguramente que allí, en el conocimiento y en una tecnología adecuada, estaría parte de la solución en materia preventiva. El resto quedaría supeditado a una correcta capacitación profesional, y a una acertada política comunicacional.

Que la prevención para conseguir una mejor calidad de vida y por ende una salud pública en óptimas condiciones debe ser una prioritaria política de Estado lo indica el sentido común. No solo por una cuestión de responsabilidad social sino también desde el punto de vista económico.

“La mejor política en materia de salud, y la más económica, es no tener enfermos” (3)

Que para muchos de nuestros funcionarios el sentido común sea el menos común de los sentidos es una lamentable y trágica realidad con la cuál también debemos convivir.

EVENTOS Y CONSECUENCIA DE “PROCESOS NATURALES”.

Pero para el caso del volcanismos y otros eventos asociados a cuestiones geológicas ¿por qué mi atrevimiento de denominarlos “procesos naturales”? Porque a mi entender, se tratan de diferentes fenómenos propios de procesos evolutivos; y hasta “lógicos” en su carácter de “irreversibles”. Pero en estas cuestiones también debemos saber diferenciar entre lo “artificial” y lo “natural”.

Muchos de los fenómenos que se vienen dando en estos últimos decenios “tildados” de “desastres naturales”, cuyas consecuencias comenzamos a padecer, se encuadran perfectamente en lo artificial porque son el resultado de la intensa actividad humana que se desarrolló –y lamentablemente todavía no se reorienta- en lo que se dio en llamar “Biosfera” (esa fuerte ingerencia alteradora del hombre en el último siglo es lo que le da el carácter “artificial”). (4)

El resto se encuadrarían en lo segundo; la natural actividad “metabólica” (5) que se lleva a cabo en las entrañas mismas de nuestro maltratado planeta, cuya manifestaciones en superficie pueden adquirir diferentes características, a saber: temblores, terremotos, erupciones volcánicas, desplazamiento y/o nuevas formaciones geológicas. (6)

Nuestro planeta, La Tierra, está viva. Su proceso evolutivo da cuenta de esto. Y como cualquier formación material conocida, sufre -o está sujeta- a transformaciones en su estructura íntima (Lavoisier). Estas pueden ser producto de ciertas acciones con origen en factores exógenos, y/o endógenos, tal como operan en cualquier sistema material. Nuestro planeta en su conjunto no es la excepción. Estamos subidos a un sistema material altamente complejo, expuesto a factores exógenos por su condición de pequeña parte de un sistema mayor y más universal, cuya complejidad limita al hombre a realizar formulaciones genéricas para explicar algunos de los mecanismos de su funcionamiento, más allá de las atrevidas y audaces hipótesis con que se realizan los estudios en dicho campo. (7) Los otros factores son endógenos, propios de los que daremos en llamar “procesos metabólicos internos”, todos ellos asociados a transformaciones físico-químico-estructurales que en la composición interna de nuestro planeta se producen. Indudablemente que en sus entrañas se manifiesta macroscópicamente esa inestabilidad caótica que seguramente generará nuevos órdenes según el pensar de Ilya Prigogine. Lo concreto es que las consecuencias de dicha actividad, en algunos casos y ocasiones suelen manifestarse como ya dijimos, de diferentes maneras y con distintos grados de violencia, en la superficie de nuestro planeta.

PREVENCIÓN

Prevenir las consecuencias de algunos de estos eventos, producto de esta actividad “metabólica” interna (actividad volcánica por ejemplo), sobre la salud y el bienestar de una población, resulta altamente complejo. Pero es sabido también que ninguna complejidad inhabilita por si sola cualquier incursión que intente abordarla. La ciencia y los estudios científicos así lo demuestran.

Para el caso de los volcanes, la complejidad de la que hablamos está dada por diferentes factores que operan entre sí, entre los cuales se destacan, por ejemplo, la inestabilidad de los sistemas actuantes y la de los elementos que los componen. Por estas razones, eventos de estas características son impredecibles en el tiempo e imprevisibles en sus formas en cuanto a sus manifestaciones; por consiguiente establecer a ciencia cierta el momento en que va a ocurrir el evento y sus características es prácticamente imposible. No así la detección de zonas (y con ellas la posible actividad volcánica) más propensas a ser afectadas por los resultados de ese metabolismo que se registra en sus entrañas.

 

ESTO ÚLTIMO AMERITA ASEGURAR QUE SON, NO SOLO POSIBLES, SINO SUMAMENTE NECESARIAS CIERTAS POLÍTICAS Y MEDIDAS PREVENTIVAS. ESTAS PODRÍAN EVITAR MALES MAYORES TANTO SEA EN LA SALUD DE LA POBLACIÓN DE LAS ZONAS AFECTADAS COMO EN CUESTIONES AMBIENTALES, ECONÓMICAS Y SOCIALES REGIONALES.

FRENTE A EVENTOS Y FENÓMENOS NATURALES DE ESTAS CARACTERÍSTICA Y/O SIMILARES, EL GEVAS ORIENTÓ SU ACCIONAR EN ESA DIRECCIÓN, BUSCANDO LA PREVENCIÓN ANTE QUE LA REMEDIACIÓN.

 

 

(1) El Prof. Victor L. Martinez fue invitado a incorporarse al GEVAS en octubre del 2008.

 

(2)-Lugar que también recibe el nombre de “horizonte de sucesos” dentro de la teoría de Hawking sobre los agujeros negros. O sea, una región donde se manifiesta el poder y la energía de masa de un cuerpo

 

(3)-Criterio sustentado por el Dr. Ramón Carrillo, Ministro de salud del gobierno del Gral. Perón.  

 

(4)-“Efectivamente, todas las definiciones teóricas tienen un elemento común: marcan ciertos límites a nuestra manipulación de la naturaleza” ¿Tan solo una ilusión?. Una exploración del caos al orden. (Ilya Prigogine)  

 

(5)- Decidí utilizar el término “metabolismo” para identificar ciertas actividades internas que se registran en nuestro planeta por ser éstas muy similares en características a los metabolismos orgánicos de las especies vivas: ambas transforman mucha energía; en el caso de nuestro planeta entropicamente.

 

(6)-“Lo artificial es determinista y reversible. Lo natural contiene elementos esenciales de azar e irreversibilidad. Esto llama a una nueva visión de la materia en la que ésta ya no sea pasiva como la descrita en el mundo del concepto mecánico, sino asociada a actividad espontánea. Este cambio es tan profundo que creo que podemos hablar con justicia, de un nuevo diálogo del hombre con la naturaleza.” (I. Prigogine; Obra citada)

(7)-. “Es cierto que, independientemente de nuestra apreciación final de estos complejos problemas, el universo en que vivimos posee un carácter plural y también complejo. Desaparecen estructuras, como en los procesos de difusión, pero aparecen otras estructuras, como en biología y, con mayor claridad aún, en los fenómenos sociales. Por lo que sabemos, algunos fenómenos están adecuadamente descritos por ecuaciones deterministas, como sucede con los movimientos planetarios, pero otros como la evolución biológica, implican procesos estocásticos. Incluso un científico convencido de la validez de las descripciones deterministas dudaría seguramente en inferir que, desde el momento primigenio de la supuesta Gran Explosión Cósmica, esta conferencia estaba ya escrita en las leyes de la naturaleza.” (I. Prigogine; obra citada)

Ilya Prigogine, Premio Nobel de Física 1977

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–>

Página de GEVAS: www.geovolcan.es.tl

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–>

Para mayor información sobre cuestiones preventivas dirigirse a:

http://www.dur.ac.uk/claire.horwell/ivhhn/guidelines/health/span_ash_health.html


“CONSUMIR MÁS ES EL CAMINO A LA INCLUSIÓN”. ESTERTORES DEL CAPITALISMO VERNÁCULOS EN LOS MEDIOS COMUNICACIÓN

23 noviembre 2008

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

(PRIMERA PARTE)

Por Victor L. Martinez

“Cuenta que a mi pueblo

Tristeza y dolor solo

trajo el progreso;

la cultura de la traición…”

La Renga (Lo frágil de la locura)

ESTERTORES DEL CAPITALISMO

Cuando la crisis financiera (mercado especulativo) mundial desatada  por los EE.UU., hace estragos en la economía planetaria, y pone en el tapete -y en tela de juicio- la validez de las “innovadoras” reglas de juego que el llamado neoliberalimo le impuso al capitalismos en los últimos 30 años para acelerar los tiempos de enriquecimiento; y el sistema empieza a boquear por falta de oxígeno, aparecen algunos medios de comunicación de nuestro país -muy orondos ellos-  dispuestos correr y ofrecerse como verdaderos pulmotores para que los financistas y sus etéreas empresas internacionales se recuperen, en ese  desesperado salvataje que se intenta hacer del sistema capitalista a escala global.

El excesivo consumo a partir de la generación de necesidades de objetos, muchos de ellos a todas luces superfluos, el despilfarro energético que esto conllevó, más la explotación irracional de  recursos naturales, tarea realizada por las opulentas sociedades de los países centrales hicieron que esta crisis fuera posible. Los medios de comunicación fueron sus más fieles servidores.

Para analizar esto a partir del sentido común y sin cientificismo alguno, primero haremos un repaso de los soportes que sostienen cualquier “mercado” para que su existencia sea posible. Los  dos soportes básicos e iniciales fueron  los “productores” y “consumidores”. Los productos podían variar en tanto se trataran de materia prima (alimentos básicos que permiten la continuidad de la vida en la especie humana), o productos manufacturados. Con estos últimos aparece el “valor agregado”; y también la generación de lo superfluo mencionado anteriormente.

Todo funcionó de manera aparentemente “normal”, hasta que apareció en la conciencia de la ciencia el término maldito -Ecología = economía de la tierra-, y con él dos variables que no eran tenidas en cuenta hasta ese momento y que alteraron profundamente las reglas de juego: a) La finitud de los recursos naturales y b) La capacidad metabólica de los sistemas naturales (agua y suelos) para asimilar los residuos artificiales (contaminación ambiental). Era más que evidente que esto había recibido una interesante ayuda, la  evolución de la “inteligencia” humana en el campo de la investigación y la ciencia.  La tecnología con su aparición, se transformó en la tercera pata del sistema.  Pero hete aquí que esta tercera pata – en la mayoría de los casos- terminó siendo fagocitada por el capitalismo, desvirtuada en sus fines lo que hizo que se transformara en uno pocos años en uno de los factores que produce el des-balance entre producción y consumo a favor del consumo. Lo superfluo no podía quedar afuera porque generaba más riqueza; pero para que pase a ser parte del consumo era necesario generar la necesidad de ellos en el inconciente del colectivo. En otro aspecto el crecimiento de la demanda, hizo que inevitablemente se cayera en otra necesidad, la de acelerar los tiempos de producción sustituyendo lo “cuali” por lo cuantitativo, descuidando el “QUÈ”, el  “POR QUÈ” y el “PARA QUÈ” se producía y consumía. Lo importante pasó a ser el “Consumir”; poco importaba qué. La educación formal nada pudo hacer ya que se vio superada por la informal. Y en muchos sociedades -especialmente la de los países centrales-, la educación formal colaboró -a nivel  enseñanza de ciertos contenidos- con esa desmesurada tendencia. El nivel de consumo pasó a determinar las diferentes jerarquías sociales y con ello las clases. El  deseo de ascenso en la escala social surgió naturalmente y con ello la competencia y el crecimiento de los desvalores. La libertad de “crecer individual y económicamente” fue el caballito de batalla en el que se enancó el capitalismo para un crecimiento sano y fuerte. La codicia hizo el resto. La libertad humana había creado sus propias rejas y quedó esclavizada de sus propias creaciones.

La cultura del consumo se había puesto en marcha.

Las  consecuencias negativas eran impensadas en las primeras décadas de su existencia, pero en términos de deterioro ambiental, laborales, sociales, psicológicas, sociológicas, de marginación, inclusión, etc etc, no tardaron en aparecer. Visto esto como peligro, y para suerte del sistema capitalista, hicieron su aparición triunfal los Medios Comunicación y sirvieron como herramienta de reaseguro y continuidad del festival consumista. La publicidad y la “supuesta información” pasó a ser un excelente negocio manejado con criterio empresario(regidos por non santos valores disfrazados de “deber de informar” y amparados legalmente por el derecho a “libre empresa” y a expresar “libremente las ideas”). Como herramienta “muy útil”, el sistema capitalista de dio la bienvenida ya que reconoció inmediatamente su innegable importancia en la conformación e instalación de valores en el colectivo social. Desde ese momento, la educación formal pasó a ser el ritual de salvataje moral de sociedades mitománicas que se negaban -y lo siguen haciendo- a reconocerse como víctimas de un perverso sistema. Pero lavan sus culpas mandando sus hijos a las escuelas. Los polítiqueros entran en el aquellarre tomando decisiones según sean los intereses económicos en juegos -algo que por lo general deja jugosos dividendos- apoyados por los medios, porque los medios les son útiles  al resolverles un problema existencial: “La fama”, algo que por lo general los tiene muy preocupados.

Entonces, es claro que:

La disputa entre Medios de Comunicación y la  Educación Formal en relación a la incidencia que cada uno tiene en la conformación de valores  en el colectivo social, por ahora es ganada ampliamente por los primeros por 4 a 0. Tres de los goles fueron conquistados por los hermanos  Deshonestidad y Codicia (2) Empresaria  y el cuarto por el delantero de nombre y apellido largo Deshonrando La Profesión.

PRIMER BOTÓN DE MUESTRA

Intento colaborar con la comunidad y tomar algunos “Medios” como botones de muestra para que se entienda  adonde quiero llegar cuando me refiero a las cuestiones formativas y en relación a estos estertores  del sistema capitalista..

El 5 de noviembre del corriente año(2008), el matutino LA NACION publica un reportaje realizado por Cecilia Diwan al sociólogo polaco Zygmun Bauman titulado “CONSUMIR MÁS ES EL CAMINO A LA INCLUSIÓN” (título que en la pág.15 -continuación de la nota- varía)

El título atrajo mi atención por dos motivos: lo desconcertante que resultaba semejante afirmación en relación con momento económico que se vive no solo a nivel nacional sino mundial; y en segundo lugar la curiosidad por saber la finalidad, el por qué de tan rimbombante título.

Al comenzar con la lectura me encuentro con la novedad de que el reportaje se había concretado vía telefónica. Para el caso que estamos tratando de analizar, este no es un detalle menor. Si suelen ser muy variadas las interpretaciones que se pueden hacer de una frase u oración cuando en un reportaje el interlocutor está frente a uno y puede ver los gestos que acompañan sus dichos, con mayor razón cuando esto no ocurre, y como en este caso se interpreta desde lo que se escucha por una línea telefónica. Para esta ocasión el juego del “teléfono descompuesto” puede servir a la reportera como buena excusa para salvar “errores” de interpretación de los “dichos escuchados”. Para el caso del reporteado -hombre de 83 años- posibles problemas de audición pudieron hacer que el Sr. Bauman genere respuestas un tanto “particulares” a extrañas y variadas preguntas que en este caso la Diwan le disparó a 11 mil Km de distancia.

Antes de entrar de llenó en la interpretación sobre las respuesta que el Sr. Bauman deslizó en ese reportaje, resulta interesante ver como “tomó  y qué uso” realizó el diario de algunos de los dichos de Bauman.

Comencemos:

a.-Mientras que en la primera página  titula ” consumir más es el camino…”, en la página 15 la palabra “más” desaparece del título. ¿Casualidad? Me cuesta creer en  “errores casuales”.

b.-¿Qué tienen que ver con el elogio al consumismo como supuesta vía de inclusión social que se intenta hacer creer con el “titulo” de la nota, algo muy fácil de consumir por no pocos  lectores que se “forman” informándose con la simple lectura de titulares y copetes de diarios,  las siguientes preguntas que aparecen a lo largo del reportaje?:

1)-¿Cómo se encaran hoy las relaciones de pareja?

2) Lo que hemos ganado es la libertad de elegir, de cambiar. Pero ¿se puede ser libre si no hay seguridad?

Con una respuesta asociada a los riesgos que deben afrontar los afortunados en  opulencia  dada por el entrevistado, la periodista insiste con su visión individualista y elitista sobre la seguridad aseverando y preguntando:

3)-Es más fácil moverse con las masas que actuar por cuenta propia, pero ¿qué espacio le queda a lo individual? Luego continuó

4)¿Cree que la xenofobia y la violencia funcionan como mecanismos de integración en la sociedad? (Sic)(¿?) ¿Se referirá a la integración europea? Única forma de entender la penúltima pregunta, que realmente no tiene desperdicio.

5)-En este sentido, ¿se podrían entender las políticas de control migratorio de la Unión Europea como una manera de mantener la identidad de ese continente? ¿Duda o rescate y elogio a dicha política? Los consumidores son iguales en todo el mundo; los pobres también ¿En un acto fallido, habrá querido la periodista verificar si es traspolable esa política?

Por respecto a la inteligencia de mis lectores dejo a ellos sacar sus propias conclusiones.

LO DISCUTIBLE DE LO QUE BAUMAN EXPRESÓ

En ese reportaje y en relación con el tema del consumismo, Bauman  supuestamente dijo:

“El consumismo puede promover la uniformidad, pero también es un poderoso diferenciador. La incapacidad de consumir es una receta segura para la exclusión. Quienes no pueden consumir son vistos como personas que no merecen cuidado y asistencia. Entonces consumir más es el único camino hacia la inclusión social.”(¿?)

Una visión muy particular de cómo él entiende el desarrollo cultural de una sociedad, independientemente de la frialdad con que analiza  los hechos de actualidad. Pero no se puede dejar de lado que este sociólogo vive en una… y está hablando de las opulentas sociedades de los países centrales. Además, y si de análisis se trata, no aparece como un detalle menor algunos padecimientos traumáticos de exclusión que este hombre sufrió en su vida personal  (señalados por la periodista), de los que uno podría inferir -un tanto irresponsablemente- que tajantes afirmaciones bien podrían surgir de un aparente y propio resentimiento a partir de su historia de vida según se desprende de la presentación que hace la Diwan; aunque más adelante él hable del “resentimiento” como algo exógeno a su persona.

A continuación Bauman esgrime un intento de  fundamento  aclarando:

“-La sociedad contemporánea integra a sus miembros, fundamentalmente, como consumidores. Para ser reconocidos, hay que responder  a las tentaciones del mercado. Todas estas son cosas que los pobres -gente que no tiene ingresos decentes(¿?), tarjetas de créditos, ni perspectiva de un futuro mejor- no están en condiciones de hacer. Entonces son visto como inútiles, porque los miembros “decentes” y “normales”(¿?) de la sociedad, los consumidores, no quieren nada de ellos. Nadie los necesita. Estas sociedades del consumo estarían mucho mejor si los pobres simplemente quemaran sus carpas, se dejaran quemar con ellas, o se fueran (Ver nota “El sucio costo social…” de El Fierro de Martín en este mismo blog) Lamentablemente estos deseos ocultos, no hacen más  que empeorar las cosas. El resentimiento resultante es más agudo y el deseo de venganza, todavía más violento.

En otro párrafo sostiene: “El consumo es inversión en la autoestima individual”.

Solamente  hace un señalamiemto explicito de los responsables de semejante mal, cuando manifiesta:

“Los consumidores son entrenados desde el nacimiento. La mentalidad de desechar se ha convertido en el objetivo principal de la educación a la que las empresas someten a sus futuros clientes desde muy temprana edad“(El Maestro Jauretche diría que “son zonzeras que les meten a las personas desde la más tierna infancia,  y en dosis para adultos”)

CONCLUSIONES PRELIMINARES

Artículos periodísticos de esta naturaleza pueden tener las más variadas lecturas, distintas interpretaciones, pero en nuestro caso y en este país,  una finalidad  determinada y muy particular según sea su autor, o el medio que lo publica.

Hablar de la inclusión social desde la perspectiva de nivel de consumo de los miembros de una sociedad en un artículo periodístico, no solo es poco serio, sino hasta poco académico (dicho con todo respeto para aquellos que disfrutan orgiásticamente con el academicismo) ¡Mas aún si esto es presentado por un matutino considerado -y que se auto-considera-  serio!

Es más que evidente que el target de lectores que se informan -y forma intelectualmente- con La Nación son excelentes consumidores, pero que -y fundamen-talmente- operan como burócratas del mercado y sirvientes de   los productores internacionales que requieren de más y mejores -selectos- consumidores. Además los integrantes de este sector social se saben y  reconocen como modelos de vida para el resto de los integrantes de la sociedad, básicamente en relación con el nivel de vida del que hacen ostentación.

También eran esperables este tipo de reacciones periodísticas, cuando el sistema que les permitió tener lo que tienen y ser lo que son, está boqueando por su propia descomposición.

En la segunda parte de esta nota profundizaré un poco más sobre este tema poniendo como ejemplo “otros botones” y realizaré algunas disquisiciones en relación con la manipulación de la información.

VICTOR L. MARTINEZ

Contacto con el autor: contacto@revistaelemilio.com.ar